PDA

Ver la Versión Completa : Devocional: ¡Ábrete!



CosenoGale
26/06/2007, 23:15
Hermanos esta información se encuentra en la página [Only Registered And Activated Users Can See Links] espero que sea de edificación para el cuerpo de Cristo.

[Ventajas de una comunicación abierta y sincera]

«En mi primer año de universidad, empecé a salir con un muchacho muy agradable. Ibamos a diferentes lugares y lo pasábamos muy bien. Era muy simpático y amaba al Señor, pero era muy callado. Era muy introvertido y poco hablador. ¡A mí me gustaba mucho, y creo que yo también le gustaba! Tengo que decir que creo que yo le gustaba bastante; en realidad no estaba segura, porque no teníamos mucha comunicación. Casi nunca conversábamos de otra cosa que no fuera el tiempo, lo que estábamos haciendo, adónde íbamos o nuestros estudios. ¡No teníamos ninguna conversación profunda ni hablábamos de lo que sentíamos!»

«¡No me di cuenta de que eso era un problema hasta que comencé a interesarme seriamente en él! El había llegado al último año de su carrera sin casarse ni comprometerse con nadie, , y creo que en realidad era muy tímido y tenía miedo de enamorarse demasiado. ¡Así que comenzó a enfriar un poco las cosas, y aquello fue un golpe para mi joven corazón! Entonces empecé a pensar y orar para ver cuál había sido el problema, y por fin me di cuenta de que yo en realidad no sabía lo que pensaba él de nuestra relación, ni él sabía lo que yo pensaba! ¡Entonces fue cuando me di cuenta de que en todo el tiempo que habíamos estado saliendo juntos nunca nos habíamos sincerado profundamente el uno con el otro!»

«Después de que dejamos de vernos, seguía sin comprenderlo, y pensé: «'¿Por qué no se lo pregunté? ¿Por qué no hablamos con franqueza de lo que pensábamos y sentíamos?' ¡De haberlo hecho, todo habría resultado muy fácil y se habría evitado todo el problema de que yo no supiera lo que él pensaba y él no supiera lo que yo pensaba! ¡Qué ridiculez, tener un contacto tan estrecho con alguien y no saber sin embargo casi nada de lo que siente y piensa!»
«
¡Eso me enseñó una buena lección! ¡Aprendí a preguntar! Y aprendí la importancia de la comunicación franca, sincera y humilde. Aprendí la importancia de preguntar las cosas cuando no las entiendo, y de procurar que la otra persona se sincere y exprese lo que siente y piensa, y que es importante que yo también diga sinceramente lo que pienso!» ¡Así dice la autora de «La importancia de la buena comunicación»!

¿Por qué son tan reservados algunos?

¿Por qué le costó tanto a mi amigo comunicarse? ¿Por qué hay algunos que cubren en todo momento con un velo su mente y su corazón de forma que otros ni siquiera alcanzan a vislumbrar sus más intimos pensamientos y sentimientos? Existen varias razones para ello:

Los hay que desde niños los han educado en la creencia de que mostrar los sentimientos o hablar mucho de ellos es señal de debilidad. ¡Creen que tienen que aguantarse y sufrir en silencio! A consecuencia de ello, nunca llegan a desarrollar la capacidad de tener conversaciones con sentido con otras personas! Nunca aprendieron a sincerarse con otra persona, y les cuesta encontrar las palabras para hablar.

Otros temen dejar al descubierto lo que sienten o piensan. No quieren correr el riesgo de que otra persona los rechace u ofenda si no está de acuerdo con ellos.

Otros tienen la actitud de pensar que hablar no sirve de nada. ¿Para qué molestarse entonces? Es posible qu en algún momento intentaran comunicarse con alguien y no diera resultado, y por eso se dieron definitivamente por vencidos.

Hay algunos que no creen que tengan nada que ofrecer como persona. No creen que sus ideas sirvan para nada. Tienen un concepto muy bajo de sí mismos, y como resultado, rehúyen comentar y expresar lo que sienten.

Los complejos y temores de este tipo mantienen la comunicación a un nivel muy bajo. Pero si nos liberamos de actitudes tan negativas que tanto nos limitan, podremos comunicarnos a un nivel más profundo y con más sentido. Existen muchos niveles de comunicación entre las personas, que van desde tópicos y charlas superficiales hasta las conversaciones profundas en que se revelan los sentimientos desnudando el alma.

:Colombia

CosenoGale
26/06/2007, 23:16
Niveles de comunicación:

Decir tópicos es la forma más común de comunicación entre las personas. ¡Es una forma sin ningún peligro! Intercambiamos frasesitas como: «¿Cómo estás?», «¿Cómo está tu familia?», «¿Dónde has estado?», «¡Qué vestido tan lindo llevas!», etc. En este tipo de conversación no se comunica ningún sentimiento personal. Cada uno de los interlocutores permanece a salvo encerrado en su caparazón.

Luego está la clase de conversación en la que nos limitamos a comunicar una información. En esta clase de conversación comentamos los chismes y noticias del día, pero no nos comprometemos expresando nuestro parecer al respecto.
«¿Te enteraste de lo de Ana? Está embarazada otra vez.»
«¿Ah, sí? Eso me recuerda una cosa. Creo que a la gata le falta poco para tener sus gatitos.»

Pero la verdadera comunicación empieza cuando estamos dispuestos a salir de nuestro encierro y nos arriesgamos a decirles a los demás nuestras ideas y decisiones y lo que pensamos de ellas! Si una persona desea comunicarse de verdad con otra, tiene que ponerse a un nivel en que pueda expresar lo que siente. Las conversaciones sinceras de corazón a corazón en vez de hablar de cosas superficiales acercan a las personas y las hacen más francas y humildes. Toda relación profunda, sobre todo los matrimonios, deben estar basadas en esta clase de franqueza y sinceridad si quieren tener éxito y madurar.
«¡Hay una cosa muy importante de la que te tengo que hablar, Juan!»
«¡Pues demos un paseo juntos! Me gustan mucho estas oportunidades de comunicarnos sinceramente.»

¡Cómo se les puede ayudar a otras personas a abrirse!

La mayoría de las personas que son muy calladas y retraídas no quieren serlo en realidad. Saben que tienen que liberarse y no desean en realidad ocultarse tras sus murallas, pero necesitan que alguien tenga el suficiente amor y comprensión para ayudarles a salir de su encierro. Si te interesan las personas y las amas, es preciso que tú aprendas a ayudarlas a salir de sí mismas e intentar responder y comunicarse. (Proverbios 20:5; Isaías 50:4a)

Una manera de hacerlo es indagar por las buenas haciendo preguntas específicas. «¿Qué quieres decir con eso? ¿Me lo podrías explicar?» Y si te dicen: «Me gustaría, pero no quiero comprometerme», les puedes preguntar algo así como: «¿Y por qué no te quieres comprometer?» La mayoría de las personas, si indagas, preguntas y las apremias a hablar, generalmente salen de sí mismas y son más explícitas, porque quieren serlo. ¡Lo que pasa es que necesitan ayuda!

:Colombia

CosenoGale
26/06/2007, 23:17
Los que «sufren en silencio»!

¡También están «los que sufren en silencio»! ¡Son los que se guardan sus sentimientos y emociones y sufren en silencio porque no creen que los demás quieran escuchar todos sus males y pesares! En cierta forma, sufrir en silencio es admirable; ser capaz de aguantarse y sufrir solo. Pero, ¿acaso no sería mejor pedir sinceramente ayuda y oración?

Cuando se sufre en silencio, se hace sufrir a todo el mundo, porque los demás generalmente perciben que uno sufre y le pasa algo malo, y entonces se preocupan por él. ¡No saben si está molesto o enojado con ellos, o enfermo o qué! ¡Cierto que en algunos casos es mejor aguantarse que descubrir los problemas! (Gálatas 6:5) ¡Pero en la mayoría de los casos, es mucho más saludable hablar claro para que nos ayuden los demás! (Gálatas 6:2; Santiago 5:16) ¡Así se evitan muchos malentendidos y los demás pueden orar por uno, compadecerse de él y darle todo lo que necesita y que seguramente desea que le den cuando se siente decaído! (Proverbios 12:25; 27:9)

¡Es más, muchas veces ayuda mucho hablar de lo que uno está pasando, aunque la persona que escucha no pueda aportar ninguna solución! Con frecuencia la gente dice: «Me ayudó mucho hablar de ello para aclararme las cosas interiormente.» Naturalmente, para un cristiano, una de las mayores ventajas de comunicarles a otros lo que siente es que les pueden pedir que oren con él. ¡Puede pedir oración, que hace mucho bien! «¡Uno puede perseguir a mil, y dos poner en fuga a diez mil!» (Deuteronomio 32:30)

La comunicación con Dios:

Algo infalible para ayudarnos en nuestra comunicación con los demás es tener una buena comunicación con Dios. ¿A qué clase de nivel nos comunicamos con Jesús? ¿Nos despojamos de toda fachada y le hablamos con el corazón en la mano? ¿O somos como la mujer del bulto de ropa sucia? Lo llevó al río con la intención de lavarla, ¡pero le daba vergüenza abrirlo y que la gente viera lo sucia que estaba la ropa! Y sumergió simplemente el bulto en el agua, lo meneó varias veces, lo sacó y se lo llevó de vuelta a casa. ¡La ropa estaba mojada pero seguía sucia!

¿Nos da vergüenza desnudar nuestros corazones ante el Señor y los demás por temor a que vean el desastre que somos? Jesús conoce nuestros corazones, conoce nuestras faltas y debilidades, y nos ama incondicionalmente tal como somos, y no de la manera en que nosotros creemos que deberíamos ser. (Salmo 139:4) Simplemente espera a que le abramos el corazón para que nos pueda «perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad.» (1a de Juan 1:9)

¡Si nos sometemos y le abrimos nuestra vida a Jesús diciéndole todo lo que tenemos en el corazón, veremos que nos resulta más fácil abrirnos con los demás! Saber que Jesús nos acepta y nos ama a pesar de nuestros fallos y defectos nos ayuda a aceptar, amar y tener compasión de los demás. ¡Eso entonces nos lleva a desear y estar dispuestos a compadecernos y escucharles, a querer comunicarles lo que sentimos y a darles las mismas soluciones que nosotros hemos encontrado en Jesús!

¡Así que si tienes problemas y sientes que tienes que expresar algo, sácalo a la luz! ¡Cuéntaselo a alguien a quien ames y en quien confíes! ¡Si no lo sacas a la luz, nunca tendrás la oportunidad de solucionarlo! ¡Habría muchos menos malentendidos en el mundo si las personas se comunicaran sincera y francamente entre sí y fueran más abiertas en cuanto a sus sentimientos! ¡Puede que al principio cueste un poco, pero esforzándose se vuelve más fácil! ¡El Señor siempre bendice la sinceridad y la buena comunicación! ¡A lo mejor El también te quiere bendecir a ti por ellas! ¿Por qué no pruebas a ver?

:Colombia