Es una linea muy delgada, la emoción termina, acaba, es temporal y cíclica, el amor no, al contrario, se incrementa, cuando amamos a Dios encontramos en El que aunque nuestro camino a veces no es...