Hola!! ¿Aun no eres miembro del FCE? Te invitamos a formar parte de esta gran comunidad. Por favor tomate un minuto has click aqui Para que tengas acceso completo al foro, y así puedas disfrutar de todas las prestaciones del FCE.
Existe el infierno? alguien vio alguna vez al diablo? - Página 2
Página 2 de 3 PrimerPrimer 123 ÚltimoÚltimo
Resultados 11 al 20 de 28

Tema: Existe el infierno? alguien vio alguna vez al diablo?

  1. #11
    Usuario Colaborador Array Avatar de Mercurio
    Fecha de Ingreso
    30 oct, 08
    Mensajes
    781
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    767
    Agradecido 734 en 421 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Existe el infierno? alguien vio alguna vez al diablo?




    Cita Iniciado por VALERIIO Ver Mensaje
    tengo 18 años soy cristianos sera verdad esto

    el infierno si existe, pero no de la manera en que se lo considera, lo explico

    cada uno de nuestros pensamientos es energia, la energia es algo que se transforma infinitamente, no puede ser creeada ni destruida, solo modificada, (aqui radica el secreto para ser felices, pero eso es otro tema...)
    Bueno, prosigo, los pensamientos de la humanidad entera generan una realidad en otras dimensiones, estas dimensiones o universos paralelos son mas conocidos como planos astrales u oniricos. alli el pensamiento en tantos seres humanos de hace tantos siglos ha generado una realidad paralela, que cuando uno tiene la capacidad de realizar viajes astrales puede presenciar, esto que les cuento no es para que lo crean, ya que si tienen el interes de realizar viajes astrakle conscientes pueden explorarlo por ustedes mismos.

    un saludo!
    Interesante observación para alguien 18 años (bueno, eso fue en el 2010, ahora algo más crecidito).
    No sé si continuas por aquí después de este tiempo, pero como han rescatado este tema...
    En fin, no hay nada raro en eso de los viajes astrales. Ya Pablo, comenta acerca del que, posiblemente, él tuvo (2ª Cor. 12.1-5). También Eclesiastés 12, habla del "cordón de plata".
    Ya ves. Nada nuevo bajo el sol.
    Ahora bien, Pablo habló acerca de un tercer cielo. No entiendo muy bien la fijación con el infierno y el diablo respecto a este asunto.
    Otra cosa es que esa actividad sea provocada por uno mismo. Ahí ya entraríamos en terreno delicado. Pablo fue tomado, él no lo buscó. Además no hizo incitó a los creyentes a la búsqueda de esa práctica.
    Mercurio
    Citar Citar  

  2. El siguiente usuario agradeció a Mercurio por este útil mensaje:

    haaluf (11/02/2012)

  3. #12
    Usuario Colaborador Array Avatar de Mercurio
    Fecha de Ingreso
    30 oct, 08
    Mensajes
    781
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    767
    Agradecido 734 en 421 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Existe el infierno? alguien vio alguna vez al diablo?




    Cita Iniciado por iskonic Ver Mensaje
    Si existe el infierno, y si hey visto a satanas, tambien hey visto a nuestro señor jesucristo, y tambien hey escuchado al padre de nuestro señor jesucristo.
    ¡Hombre, iskonic!
    Constato para asombro mío que, últimamente, has visto a mucha gente.
    Pienso que tendrías que mandar analizar el agua que tomas. Me da el aquel que le ponen algo raro.

    Nos vemos
    Mercurio
    Citar Citar  

  4. El siguiente usuario agradeció a Mercurio por este útil mensaje:

    haaluf (11/02/2012)

  5. #13
    Miembro Registrado Array
    Fecha de Ingreso
    29 nov, 11
    Mensajes
    9
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    0
    Agradecido 2 en 2 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Existe el infierno? alguien vio alguna vez al diablo?




    Saludos Valerito. Dios tiene que darte una noticia mala y otra buena. La mala es que efectivamente el infierno existe, pero la buena es que pronto dejará de existir. Me explico. La palabra ‘infierno’ es la palabra latina que sustituyó a la griega ‘hades’ y esta a su vez a la hebrea ‘sheol’. La Collier’s Encyclopedia (1986, vol. 12, pág. 28) dice con respecto al “infierno”: “Primero representa al Seol hebreo del Antiguo Testamento y al Hades griego de la Septuaginta y del Nuevo Testamento. Puesto que el Seol de los tiempos veterotestamentarios se refería simplemente a la morada de los muertos sin indicar distinciones morales, la palabra ‘infierno’, según se entiende hoy día, no es una traducción idónea”. La Grolier Universal Encyclopedia (1971, vol. 9, pág. 205) dice bajo “Infierno”: “Los hindúes y los budistas ven el infierno como un lugar de purificación espiritual y restauración final. La tradición islámica lo considera un lugar de castigo eterno”. La idea de sufrir después de la muerte también se halla entre las enseñanzas religiosas paganas de los pueblos antiguos de Babilonia y Egipto. Las creencias babilonias y asirias hablaban de un “mundo de ultratumba plagado de horrores, presidido por dioses y demonios de gran fuerza y fiereza”. Los antiguos escritos religiosos de los egipcios, si bien no decían que hubiese lugar donde se padeciese eternamente en el fuego, hablaban de la existencia de un “mundo inferior” en el que había “calderas” para arrojar a los réprobos. (The Religion of Babylonia and Assyria, de Morris Jastrow, Jr., 1898, pág. 581; El Libro de los Muertos, edición de Juan B. Bergua, Madrid, 1964, págs. 82-85.)
    Como estas palabras hebreas y griegas se refieren a una sepultura individual o sepulcro, suelen usarse en plural cuando se refieren a varios sepulcros. Por lo tanto, se distinguen de la palabra hebrea scheohl y de su equivalente griego haides, que se refieren a la sepultura común de toda la humanidad o dominio del sepulcro, palabras que siempre se emplean en singular. Por esta razón, muchas traducciones modernas no han seguido a la Versión Valera de 1909, donde scheohl y haides se traducen indistintamente por las palabras “infierno”, “sepulcro”, “sepultura”, “abismo”, “fosa” y otras, sino que han transliterado los términos originales al español. Por tanto podíamos decir, apoyándonos en las creencias judías, puesto que ellos manejaban este término con más conocimiento, que el hades o seol es la sepultura común de la humanidad, o el destino final al que estamos todos condenados, pero cuya asociación a lugar de tormento no es correcto. El haberlo asociado a este significado viene de haber confundido el término hades con el de ‘gehena’.
    Eclesiastés 9:5,6 nos habla de cuál es el estado en que se encuentran los muertos: “Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido. También su amor y su odio y su envidia fenecieron ya; y nunca más tendrán parte en todo lo que se hace debajo del sol”. Como vemos, no sufren ni sienten dolor. No hay que tenerles miedo, pues no pueden hacernos daño. No necesitan nuestra ayuda ni tampoco tienen la capacidad de ayudarnos. Ni ellos pueden hablar con nosotros ni nosotros con ellos. Hay muchos líderes religiosos que aseguran que pueden ayudar a los difuntos, y la gente, creyendo esa falsedad, les da dinero. Pero conocer la verdad impide que nos engañen con esas mentiras. Algunas religiones, como la católica, enseñan que los malos sufrirán eternamente en las llamas del infierno. Esta creencia insulta a Jehová, pues él es un Dios de amor y nunca atormentaría a nadie de esa manera (1 Juan 4:8). ¿Qué pensaría usted de un hombre que castigara a su hijo metiéndole las manos en el fuego por haberle desobedecido? ¿Sentiría respeto por él? ¿Desearía conocerlo siquiera? Desde luego que no. Seguro que lo consideraría un individuo muy cruel. Pues bien, eso es lo que Satanás quiere hacernos creer: que Jehová tortura a muchas personas con fuego por toda la eternidad, durante millones y millones de años.
    Adán y Eva habían desobedecieron a Dios, y no había ninguna razón para que los mantuviera vivos eternamente. Por ello, terminaron muriendo, tal como él les había advertido. Dejaron de existir. Así pues, no pasaron a vivir como espíritus en alguna otra parte. Así lo indican las palabras que Jehová dirigió al primer hombre tras pedirle cuentas por su desobediencia:”Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás.“ (Génesis 3:19). Dios había hecho a Adán del polvo del suelo (Génesis 2:7). Antes de eso, Adán no existía. Por lo tanto, cuando Jehová le indicó que volvería al polvo, le estaba diciendo que regresaría a ese mismo estado de inexistencia. Al igual que el polvo del que fue hecho, Adán no tendría vida. Por eso digo que cuando Cristo haga uso del rescate, y volvamos a tener vida eterna, y no tengamos que morir, dejarán de existir los sepulcros o ‘infierno’.
    Citar Citar  

  6. #14
    Miembro Registrado Array
    Fecha de Ingreso
    29 nov, 11
    Mensajes
    9
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    0
    Agradecido 2 en 2 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Existe el infierno? alguien vio alguna vez al diablo?




    Saludos Mercurio. En 2 Corintios 12:2-4 el apóstol Pablo habla de alguien que fue “arrebatado hasta el tercer cielo” y “al paraíso”. Puesto que en las Escrituras no se menciona a ninguna otra persona que haya pasado por tal experiencia, lo más probable es que fuese la suya propia. Aunque hay quien ha intentado relacionar la referencia de Pablo al tercer cielo con el punto de vista de los rabinos primitivos de que había diferentes niveles en el cielo, hasta un total de “siete cielos”, no puede afirmarse que este punto de vista tenga ningún apoyo en las Escrituras. Como hemos visto, no se habla de los cielos como si estuvieran divididos en plataformas o niveles, sino que a la luz del contexto debe determinarse si se trata de los cielos que están en la expansión atmosférica de la Tierra, de los cielos del espacio sideral, de los cielos espirituales, etc. En ese pasaje él dijo claramente que estaba tratando sobre “visiones y revelaciones del Señor”. Y evidentemente él fue quien recibió una visión especial o una clara percepción arrobadora de algo futuro, más allá de su tiempo. Habló de ser “arrebatado al paraíso”. Pero, puesto que también mencionó un “tercer cielo”, parece que se estaba refiriendo a algo espiritual, a diferencia de un jardín paradisíaco literal. Había un precedente para que él hiciera eso. En este caso, la expresión “tercer cielo” parece indicar el grado superlativo de arrobamiento en el que tuvo esta visión. El contexto no da a entender que “el tercer cielo” se refiera a la atmósfera que rodea nuestro planeta ni al espacio exterior ni a un universo paralelo, sobre cuya existencia especulan algunos astrofísicos. En la Biblia, con frecuencia se usa el número 3 para representar énfasis, intensidad o más fuerza (Eclesiastés 4:12; Isaías 6:3; Mateo 26:34, 75; Revelación 4:8). Por tanto, lo que Pablo contempló en la visión fue algo elevado, ensalzado, algo de índole espiritual. Algunas profecías bíblicas anteriores nos ayudan a entender la cuestión. Cuando su pueblo de la antigüedad le fue infiel, Dios decidió permitir que los babilonios avanzaran contra Judá y Jerusalén, lo que resultó en la devastación acaecida en el año 607 a.C., según la cronología bíblica. La profecía declaraba que la tierra yacería desolada setenta años, y que luego Dios dejaría que judíos arrepentidos regresaran y restauraran la adoración verdadera. Esto ocurrió a partir del año 537 a.C. (Deuteronomio 28:15, 62-68; 2 Reyes 21:10-15; 24:12-16; 25:1-4; Jeremías 29:10-14). ¿Pero qué pasó con la tierra en sí? Durante aquellos setenta años se convirtió en un territorio de vegetación silvestre y parajes resecos, en albergue de chacales (Jeremías 4:26; 10:22). Sin embargo, existía esta promesa: “Ciertamente consolará Jehová a Sion; consolará todas sus soledades, y cambiará su desierto en paraíso, y su soledad en huerto de Jehová; se hallará en ella alegría y gozo, alabanza y voces de canto.” (Isaías 51:3).
    Aquello ocurrió una vez transcurridos los setenta años. Con la bendición de Jehová, las condiciones mejoraron. Imagine la escena: “Se alegrarán el desierto y la soledad; el yermo se gozará y florecerá como la rosa. Florecerá profusamente, y también se alegrará y cantará con júbilo; la gloria del Líbano le será dada, la hermosura del Carmelo y de Sarón. Ellos verán la gloria de Jehová, la hermosura del Dios nuestro. Fortaleced las manos cansadas, afirmad las rodillas endebles. Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará. Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos de los sordos se abrirán. Entonces el cojo saltará como un ciervo, y cantará la lengua del mudo; porque aguas serán cavadas en el desierto, y torrentes en la soledad. El lugar seco se convertirá en estanque, y el sequedal en manaderos de aguas; en la morada de chacales, en su guarida, será lugar de cañas y juncos.” (Isaías 35:1-7).
    Es razonable pensar que fue Pablo, pues él habla de este suceso justo después de haber defendido su condición de apóstol, y en ningún lugar de la Biblia se dice que otra persona tuviera la visión mencionada. Probablemente, lo que Pablo contempló fue el paraíso espiritual del que disfrutaría la congregación cristiana en “el tiempo del fin” (Daniel 12:4).
    Respecto a la cuerda de plata de Eclesiastés 12:6 te diré. ¿Cuáles son “los días malos” durante los cuales los que no se acuerdan de su Creador dicen: “No tengo en ellos contentamiento”? El escritor de Eclesiastés se refería a los días de la vejez, cuando una persona se debilita y los órganos del cuerpo comienzan a fallar al dejar de funcionar apropiadamente. En Eclesiastés se usa lenguaje simbólico para describir este ‘invierno’ de la vida... como cuando el Sol, la Luna y las estrellas se oscurecen, y las nubes de achaques aparecen y aumentan las dificultades de la persona.
    A ese período de la vida también se le llama ahí ‘el día en que temblarán los guardas de la casa, y se encorvarán los hombres fuertes, y cesarán las muelas porque han disminuido, y se oscurecerán los que miran por las ventanas; y las puertas de afuera se cerrarán, [...] y la langosta será una carga”.
    ¿Captas el sentido de la ilustración? La “casa”, en sentido figurado, es el cuerpo humano. Los “guardianes” de ésta son los brazos y las manos, que, durante la vejez, tiemblan. Las piernas (“los hombres fuertes”) se encorvan en la vejez y se les hace difícil sostener el cuerpo. Los dientes (“las mujeres que muelen”) ya no pueden desempeñar su función. ‘Han dejado de trabajar por haber llegado a ser pocos.’
    ¿Qué hay de los ojos de la persona de edad avanzada? Estas “ventanas” del cuerpo ‘lo han hallado oscuro’ debido a que la vista se ha debilitado. Ya no son muchas las veces en que se abren “las puertas” de la boca para expresar lo que hay dentro de la casa o cuerpo. De hecho, debido a la debilidad, la persona de edad avanzada pudiera parecerse a una langosta que se arrastra.
    Entonces, al irse aproximando la muerte, ‘se quita la cuerda de plata, y se quebranta el tazón de oro, y se quiebra el jarro junto al manantial’. La “cuerda de plata” se refiere evidentemente a la espina dorsal; y el “tazón de oro”, al cerebro. El “jarro” representa el corazón, que recibe la sangre que lleva la vida y la hace circular a través del cuerpo. La vejez afecta todo esto. Finalmente, al morir, la persona vuelve al polvo. (Eclesiastés 11:9–12:7.)
    Los días calamitosos de la vejez le sobrevienen rápidamente a la persona que ha malgastado su vida en empresas vanas... “¡la mayor de las vanidades!” (Eclesiastés 12:8). Sería sabio, por lo tanto, que te acordaras de tu Creador mientras tengas fuerzas y vigor. Hazte un registro de servicio fiel a Dios, quien se acordará de ti al emitir un juicio favorable, sí, vida eterna. (Mateo 6:19-21; Hebreos 6:10-12; Eclesiastés 12:13, 14.)
    Citar Citar  

  7. #15
    Usuario Colaborador Array Avatar de Mercurio
    Fecha de Ingreso
    30 oct, 08
    Mensajes
    781
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    767
    Agradecido 734 en 421 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Existe el infierno? alguien vio alguna vez al diablo?




    Cita Iniciado por Flunsy Ver Mensaje
    Saludos Mercurio. En 2 Corintios 12:2-4 el apóstol Pablo habla de alguien que fue “arrebatado hasta el tercer cielo” y “al paraíso”. Puesto que en las Escrituras no se menciona a ninguna otra persona que haya pasado por tal experiencia, lo más probable es que fuese la suya propia. Aunque hay quien ha intentado relacionar la referencia de Pablo al tercer cielo con el punto de vista de los rabinos primitivos de que había diferentes niveles en el cielo, hasta un total de “siete cielos”, no puede afirmarse que este punto de vista tenga ningún apoyo en las Escrituras. Como hemos visto, no se habla de los cielos como si estuvieran divididos en plataformas o niveles, sino que a la luz del contexto debe determinarse si se trata de los cielos que están en la expansión atmosférica de la Tierra, de los cielos del espacio sideral, de los cielos espirituales, etc. En ese pasaje él dijo claramente que estaba tratando sobre “visiones y revelaciones del Señor”. Y evidentemente él fue quien recibió una visión especial o una clara percepción arrobadora de algo futuro, más allá de su tiempo. Habló de ser “arrebatado al paraíso”. Pero, puesto que también mencionó un “tercer cielo”, parece que se estaba refiriendo a algo espiritual, a diferencia de un jardín paradisíaco literal. Había un precedente para que él hiciera eso. En este caso, la expresión “tercer cielo” parece indicar el grado superlativo de arrobamiento en el que tuvo esta visión. El contexto no da a entender que “el tercer cielo” se refiera a la atmósfera que rodea nuestro planeta ni al espacio exterior ni a un universo paralelo, sobre cuya existencia especulan algunos astrofísicos. En la Biblia, con frecuencia se usa el número 3 para representar énfasis, intensidad o más fuerza (Eclesiastés 4:12; Isaías 6:3; Mateo 26:34, 75; Revelación 4:8). Por tanto, lo que Pablo contempló en la visión fue algo elevado, ensalzado, algo de índole espiritual. Algunas profecías bíblicas anteriores nos ayudan a entender la cuestión. Cuando su pueblo de la antigüedad le fue infiel, Dios decidió permitir que los babilonios avanzaran contra Judá y Jerusalén, lo que resultó en la devastación acaecida en el año 607 a.C., según la cronología bíblica. La profecía declaraba que la tierra yacería desolada setenta años, y que luego Dios dejaría que judíos arrepentidos regresaran y restauraran la adoración verdadera. Esto ocurrió a partir del año 537 a.C. (Deuteronomio 28:15, 62-68; 2 Reyes 21:10-15; 24:12-16; 25:1-4; Jeremías 29:10-14). ¿Pero qué pasó con la tierra en sí? Durante aquellos setenta años se convirtió en un territorio de vegetación silvestre y parajes resecos, en albergue de chacales (Jeremías 4:26; 10:22). Sin embargo, existía esta promesa: “Ciertamente consolará Jehová a Sion; consolará todas sus soledades, y cambiará su desierto en paraíso, y su soledad en huerto de Jehová; se hallará en ella alegría y gozo, alabanza y voces de canto.” (Isaías 51:3).
    Aquello ocurrió una vez transcurridos los setenta años. Con la bendición de Jehová, las condiciones mejoraron. Imagine la escena: “Se alegrarán el desierto y la soledad; el yermo se gozará y florecerá como la rosa. Florecerá profusamente, y también se alegrará y cantará con júbilo; la gloria del Líbano le será dada, la hermosura del Carmelo y de Sarón. Ellos verán la gloria de Jehová, la hermosura del Dios nuestro. Fortaleced las manos cansadas, afirmad las rodillas endebles. Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará. Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos de los sordos se abrirán. Entonces el cojo saltará como un ciervo, y cantará la lengua del mudo; porque aguas serán cavadas en el desierto, y torrentes en la soledad. El lugar seco se convertirá en estanque, y el sequedal en manaderos de aguas; en la morada de chacales, en su guarida, será lugar de cañas y juncos.” (Isaías 35:1-7).
    Es razonable pensar que fue Pablo, pues él habla de este suceso justo después de haber defendido su condición de apóstol, y en ningún lugar de la Biblia se dice que otra persona tuviera la visión mencionada. Probablemente, lo que Pablo contempló fue el paraíso espiritual del que disfrutaría la congregación cristiana en “el tiempo del fin” (Daniel 12:4).
    Respecto a la cuerda de plata de Eclesiastés 12:6 te diré. ¿Cuáles son “los días malos” durante los cuales los que no se acuerdan de su Creador dicen: “No tengo en ellos contentamiento”? El escritor de Eclesiastés se refería a los días de la vejez, cuando una persona se debilita y los órganos del cuerpo comienzan a fallar al dejar de funcionar apropiadamente. En Eclesiastés se usa lenguaje simbólico para describir este ‘invierno’ de la vida... como cuando el Sol, la Luna y las estrellas se oscurecen, y las nubes de achaques aparecen y aumentan las dificultades de la persona.
    A ese período de la vida también se le llama ahí ‘el día en que temblarán los guardas de la casa, y se encorvarán los hombres fuertes, y cesarán las muelas porque han disminuido, y se oscurecerán los que miran por las ventanas; y las puertas de afuera se cerrarán, [...] y la langosta será una carga”.
    ¿Captas el sentido de la ilustración? La “casa”, en sentido figurado, es el cuerpo humano. Los “guardianes” de ésta son los brazos y las manos, que, durante la vejez, tiemblan. Las piernas (“los hombres fuertes”) se encorvan en la vejez y se les hace difícil sostener el cuerpo. Los dientes (“las mujeres que muelen”) ya no pueden desempeñar su función. ‘Han dejado de trabajar por haber llegado a ser pocos.’
    ¿Qué hay de los ojos de la persona de edad avanzada? Estas “ventanas” del cuerpo ‘lo han hallado oscuro’ debido a que la vista se ha debilitado. Ya no son muchas las veces en que se abren “las puertas” de la boca para expresar lo que hay dentro de la casa o cuerpo. De hecho, debido a la debilidad, la persona de edad avanzada pudiera parecerse a una langosta que se arrastra.
    Entonces, al irse aproximando la muerte, ‘se quita la cuerda de plata, y se quebranta el tazón de oro, y se quiebra el jarro junto al manantial’. La “cuerda de plata” se refiere evidentemente a la espina dorsal; y el “tazón de oro”, al cerebro. El “jarro” representa el corazón, que recibe la sangre que lleva la vida y la hace circular a través del cuerpo. La vejez afecta todo esto. Finalmente, al morir, la persona vuelve al polvo. (Eclesiastés 11:9–12:7.)
    Los días calamitosos de la vejez le sobrevienen rápidamente a la persona que ha malgastado su vida en empresas vanas... “¡la mayor de las vanidades!” (Eclesiastés 12:8). Sería sabio, por lo tanto, que te acordaras de tu Creador mientras tengas fuerzas y vigor. Hazte un registro de servicio fiel a Dios, quien se acordará de ti al emitir un juicio favorable, sí, vida eterna. (Mateo 6:19-21; Hebreos 6:10-12; Eclesiastés 12:13, 14.)
    Gracias Flunsy por "desear" de aclararme esa "experiencia" de Pablo, como "única" e "irrepetible". Ha sido un buen "intento".
    No obstante, como tal "intento", se halla "plagado" de no pocos interrogantes. Paso a referirte algunos pocos, para no hacer me tedioso:

    1.- Pablo habla de una "experiencia" que le ocurrió, bien sea:
    a.- "En el cuerpo". Si fuera éste el caso, nos hallaríamos ante una "traslación física" (como si fuera una teletransportación). Curiosamente, sí tenemos más casos de estos. Dos bien claros son, y un tercero se le supone:
    A.- Felipe (de índole terrenal). Hch 8:39 Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino.
    Hch 8:40 Pero Felipe se encontró en Azoto; y pasando, anunciaba el evangelio en todas las ciudades, hasta que llegó a Cesarea.
    B.- Elías (de índole celestial). 2Re 2:11 Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino.
    2Re 2:12 Viéndolo Eliseo, clamaba: ¡Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo! Y nunca más le vio; y tomando sus vestidos, los rompió en dos partes. (Este pasaje tiene material para debatir, pero ahora no es es caso).
    C.- Enoc (posiblemente igual que Elías, pero podemos descartarlo, si lo deseas). Gén 5:24 Caminó, pues, Enoc con Dios,(C) y desapareció, porque le llevó Dios.
    b.- "En el espíritu". En este caso hablaríamos de una "proyección astral". Es decir, del cuerpo espiritual. Aparte de Pablo, tenemos, por lo menos, otro caso registrado de forma fehaciente:
    A.- Juan, el apóstol y evangelista. Ap. 4.1 Después de esto miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, como de trompeta, hablando conmigo, dijo: Sube acá, y yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas.
    Ap. 4:2 Y al instante yo estaba en el Espíritu; y he aquí, un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado.
    La expresión "sube acá", define claramente una coordenada espacial. Creo que es una situación que se repite en alguna ocasión más en el Apocalipsis.

    2.- Pablo identifica el "tercer cielo" (v.2) con el "paraíso" (v.4). Todas tus "elucubraciones" sobre que el paraíso es algo "espiritual" y que no es "literal", así como las creencias judías al respecto, chocan frontalmente, no con mis ideas al respecto (que pueden ir a la par de lo escrito en las Sagradas Escrituras o, ajustarse más o menos), sino con las palabras de judíos de renombre, a saber:
    a.- Un tal Jesús de Nazaret, que en el momento antes de morir, le prometió al delincuente que, también estaba junto a Él crucificado, que estaría con Él en el "paraíso". Claro que, a lo mejor estaba en tal estado de schock traumático, que "deliraba" un poquitín, y le dio por ahí. Siendo asi, posiblemente, según tus aportaciones, se estaría refiriendo a algo "espiritual" (que ojo, yo considero que porque sea espiritual, no deja de ser menos literal y real)y, por consiguiente, ni el Nazareno, ni el ladrón arrepentido, fueron a un lugar real.
    b.- De igual modo, de nuevo Juan, todo un personaje reconocido en la Iglesia Primitiva, judío también, claro está, también escribió sobre ese "paraíso" (según tú, no literal) según las palabras que recibió:
    Apo 2:7 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios.

    Bueno, no deseo cansarte. Reconozco que el tema tiene enjundia y es un tanto escabroso pero, sería interesante, antes de realizar afirmaciones taxativas, traerlos deberes hechos.

    Sobre Eclesiastés 12, respecto al "cordón de plata". esa afirmación tuya sobre la interpretación apropiada, ¿Serías tan amable de respaldarla con el "aparato crítico" correspondiente, a no ser que sea "cosecha tuya propia"? Lo digo para saber cómo continuar el dabate en ese apartado. Gracias.

    Nos vemos
    Mercurio
    Citar Citar  

  8. El siguiente usuario agradeció a Mercurio por este útil mensaje:

    haaluf (11/02/2012)

  9. #16
    iskonic
    No Registrado

    Predeterminado Re: Respuesta: Existe el infierno? alguien vio alguna vez al diablo?




    Que manera de falsificar la palabra de 2Co.12.1-4.
    Citar Citar  

  10. #17
    Usuario Colaborador Array Avatar de Mercurio
    Fecha de Ingreso
    30 oct, 08
    Mensajes
    781
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    767
    Agradecido 734 en 421 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Respuesta: Existe el infierno? alguien vio alguna vez al diablo?




    Cita Iniciado por iskonic Ver Mensaje
    Que manera de falsificar la palabra de 2Co.12.1-4.
    ¡Me has dejado en blanco, como tu respuesta que no aporta nada! Si así es como defiendes una postura, seguiré "cubriéndome los pies" mientras te leo y contesto tus posts (¡oye, y además literal!).
    Nos vemos
    Mercurio
    Citar Citar  

  11. El siguiente usuario agradeció a Mercurio por este útil mensaje:

    haaluf (16/02/2012)

  12. #18
    iskonic
    No Registrado

    Predeterminado Re: Existe el infierno? alguien vio alguna vez al diablo?




    EL diablo estaba en Pedro , y dijo al Señor Jesus ten compasion de ti mismo .-ten compasion de ti mismo- el diablo esta en los pastores y ha arrastrado muchas naciones, lenguas,dicendo no mires nuestros pecados sino la fe que se muestra como cristianos
    Citar Citar  

  13. #19
    Miembro Registrado Array
    Fecha de Ingreso
    28 jul, 10
    Mensajes
    22
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    3
    Agradecido 12 en 8 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Existe el infierno? alguien vio alguna vez al diablo?




    Cita Iniciado por Aquila Ver Mensaje
    A ver,

    Cuando uno dice INFIERNO, está hablando de lo INFERIOR,

    Lo que esta abajo, no podemos olvidar que para la biblia la tierra es plana,

    El cielo esta "arriba" alli esta lo bueno,

    Como la tierra es plana, abajo, en la parte "inferior" esta lo malo,

    La existencia del infierno es entonces una verdad teologica y antropologica,

    En este sentido:

    No debe haber verdad mayor que la de la libertad humana,

    Si el infierno no existiese, el cielo, sería algo asi como un campo de concentración,

    un lugar al que algunos irian en contra de su voluntad,

    El infierno debe existir entonces para que el hombre desde su libertad tenga la opcion de libremente elegir su eterno destino.

    Un abrazo
    El infierno no es una realidad antropológica. Es mas que eso, es una realidad espiritual.

    Si crees en un cielo espiritual ¿por que no crees en un infierno espiritual también?

    Tanto en el cielo como en el infierno hay espiritus, esto obliga a que estos dos lugares sean de naturaleza espiritual, es decir existen pero no son perceptibles por los 5 sentidos del hombre.

    El cielo y el infierno no son "lugares" en el sentido de un espacio físico sino un estado espiritual que te identifica como adherido a Dios o separado de EL.

    Cada espíritu lleva consigo su infierno o cielo personal. El infierno es el diablo, el infierno es la acumulación de demonios, pero no un lugar propiamente. Sino su estado de alejamiento o acercamiento de Dios.

    Veras cada persona de este mundo tiene un cordón umbilical con Dios, es espiritual pero 100% real y literal, cuando mueres esta conexión desaparece si eres condenado para entrar en rechazo eterno de Dios, o se ve claramente en el caso de que seas salvado.

    El ser humano por naturaleza le pertenece a Dios y la escritura dice "somos ciudadanos del cielo" pero es el hombre el que decide "despegarse" de Dios.
    Citar Citar  

  14. #20
    Miembro Registrado Array
    Fecha de Ingreso
    02 jun, 12
    Mensajes
    6
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    0
    Agradecido 0 en 0 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Existe el infierno? alguien vio alguna vez al diablo?




    Saludos hermanos.
    Deseo aportar mi "punto de vista" respecto a la participacion de Flunsy (11/02/2012 #13)
    Es mi primer aporte en este foro, asi que hago una prueba!
    Dios tiene que darte una noticia mala y otra buena. La mala es que efectivamente el infierno existe, pero la buena es que pronto dejará de existir.
    Citar Citar  

Página 2 de 3 PrimerPrimer 123 ÚltimoÚltimo

Información de Tema

Usuarios Viendo este Tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas Similares

  1. alguna pagina de tiras barner
    Por jesus700 en el foro Diseño Grafico
    Respuestas: 0
    Último Mensaje: 19/05/2010, 17:22
  2. Bolivia? o alguna parte del mundo.
    Por Anita C en el foro Haciendo amigos en el foro.
    Respuestas: 17
    Último Mensaje: 28/04/2010, 08:51
  3. Existe alguna vestimenta especial para asistir a las Igelsias???
    Por EduardoM en el foro
    Comentarios y Discusiones Generales
    Respuestas: 10
    Último Mensaje: 17/10/2009, 23:59
  4. Hay Para Dios Alguna Cosa Dificil
    Por Maryta en el foro Manantiales en el Desierto
    Respuestas: 0
    Último Mensaje: 05/11/2007, 18:47

Marcadores

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •