Hola!! ¿Aun no eres miembro del FCE? Te invitamos a formar parte de esta gran comunidad. Por favor tomate un minuto has click aqui Para que tengas acceso completo al foro, y así puedas disfrutar de todas las prestaciones del FCE.
Las Dispensaciones. - Página 3
Página 3 de 5 PrimerPrimer 12345 ÚltimoÚltimo
Resultados 21 al 30 de 43

Tema: Las Dispensaciones.

  1. #21
    Baneado del Foro Array
    Fecha de Ingreso
    27 abr, 09
    Mensajes
    658
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    58
    Agradecido 237 en 146 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Las Dispensaciones.




    ¿Porque crees que Dios constituyo en la Su Iglesia los 5 ministerios entre ellos los maestros? Los que no saben leer, tienen la responsabilidad de dejarse enseñar por la sana dotrina y examinarla. Los que si sabemos tambien tenemos la responsabilidad de examinar la sana dotrina. ¿Tu crees que entras en una iglesia sin examinar sus dotrinas? Esto es suicidio espiritual y ruina carnal.Por tanto, el uno otro tenemos que examinar la sana dotrina. Jesus dijo: "Que te conozcan a ti al unico Dios verdadero, y a Jesucristo a quien tu enviastes" ¿como? reteniendo lo bueno y desechando lo malo.

    ---------- Post added at 10:58 ---------- Previous post was at 10:55 ----------

    I. El Problema del Contexto

    Cuando el intérprete lee 1 Timoteo 3:15, la grandeza y prominencia de la asamblea local cobra mucha importancia ante sus ojos. Se dice de la iglesia que es la casa de Dios, la asamblea del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad. Sin embargo, al llegar al versículo 16, hay un aparente cambio en el pensamiento. El Apóstol Pablo está revelando un gran misterio. Es más, este misterio se relaciona obviamente con el Señor Jesucristo: Su vida encarnada y Su ministerio.

    ¿Qué relación hay entre la iglesia (v.15) y el misterio (V.16)? ¿Por qué escribió Pablo el versículo 16 después de escribir el versículo 15? ¿Por qué cambió el tema de Pablo aparentemente de la iglesia (v.15) a Cristo (v.16)? ¿Cuál es la relación entre la asamblea local de creyentes y el “misterio de la piedad”? ¿En que sentido se relaciona y aplica este gran misterio a la iglesia?

    II. La Solución del Problema como es Entendido Generalmente

    Los comentaristas que se ocupan del problema del contexto (muchos no lo hacen), incluyendo los comentaristas dispensacionalistas, están casi universalmente de acuerdo en que la solución se encuentra igualando el “misterio de la piedad” (v.16) con “la verdad” (v.15). Con esta interpretación “el misterio” consiste en la verdad respecto a Cristo como se expresa en las seis frases “del himno” (v.16), especialmente la verdad de Su encarnación. De modo que ellos dicen que el v.16 se refiere exclusivamente a Cristo y que solo se aplica indirectamente a la iglesia en el sentido de que la iglesia, como pilar y baluarte de la verdad, es responsable de sostener y defender los gloriosos hechos del Cristo encarnado.

    III. La Solución del Problema cuando es Interpretado Dispensacionalmente

    El Apóstol Pablo ha definido clara y cuidadosamente lo que es un “misterio” en el Nuevo Testamento en cuatro pasajes (Ef.3:4-5; Ef.3:9; Col.1:26-27; Rom.16:25-26, y comparar Mateo 13:35). La definición que se puede deducir de estas cuatro referencias es como sigue:

    Un misterio del Nuevo Testamento es algo que estaba oculto, que estaba guardado en secreto, que no se había dado a conocer a los hombres en generaciones anteriores (antes de la generación de Pablo), pero que fue manifestado y revelado en los tiempos del Nuevo Testamento a y por los apóstoles y profetas del Nuevo Testamento.

    En vista de esta definición bíblica, ¿cómo puede la Encarnación de Cristo ser el gran misterio de 1 Timoteo 3:16, siendo que el hecho de la Encarnación fue revelado claramente en el Antiguo Testamento? El hecho de que el Mesías se manifestaría en carne no era ningún secreto para quienes entendían y creían en su Antiguo Testamento (Isaías 7:14; 9:6; Jer.23:5-6; Miqueas 5:2; Mateo 2:4-5, etc.). Pero el hecho de que en esta edad presente Cristo esté manifestándose en un cuerpo, es la verdad que hacía estremecer de emoción el corazón de Pablo (Col. 1:27; Ef.1:22-23). La Encarnación de Cristo aplicada a la Iglesia, ciertamente que es un gran misterio.

    Hay al menos seis razones para sugerir que las afirmaciones concernientes a Cristo en 1 Timoteo 3:16 se aplican directamente a la Iglesia:

    El contexto inmediato (v.15) parece requerir la aplicación a la Iglesia. El tema de Pablo aquí es la grandeza e importancia de la asamblea local. A la luz del versículo 15, el misterio de la piedad tiene que incumbir de alguna manera a la Iglesia. Los versículos 15 y 16 están gramaticalmente unidos por la palabra “Y” (la primera palabra del v.16).

    Puesto que un misterio en el Nuevo Testamento no puede consistir de verdades que fueron reveladas en el Antiguo Testamento, el “misterio de la piedad” tiene que referirse a algo más que a los meros hechos de la Encarnación de Cristo, expuestos en el v.16. Ciertamente, la Encarnación de Cristo no era una verdad oculta en los tiempos del Antiguo Testamento. Nótese también que si Pablo estaba sólo exponiendo los hechos objetivos de la Encarnación, entonces aparentemente cometió una seria omisión. Al comunicar el propósito principal de la Encarnación, el Dr. Alva McClain hizo la siguiente afirmación: “Dios se encarnó en Cristo para que Él pudiera morir por los pecadores”. Sin embargo, nada se dice en el v.16 sobre la muerte de Cristo. ¿Omitiríamos tal doctrina en nuestra declaración de fe?

    Tal como Pablo usa el término “misterio” casi siempre involucra algún aspecto de verdad en cuanto a la Iglesia (ver Ef. 3:4-6; 5:32; Col. 1:24-27; 1 Co.15:51; etc.). 1 Timoteo 3:16 no debería ser la excepción, especialmente en vista del versículo anterior que trata de la iglesia y de cómo los creyentes deben conducirse en la iglesia.

    El término “piedad” (v.16) se relaciona al contexto inmediato del v.15. El término “piedad” incluye la idea de devoción, reverencia y respeto que resulta en una conducta temerosa de Dios. El término describe la conducta de creyentes que obedecen la Palabra de Dios (ver 1 Timoteo 2:2; 4:7-8; 6:3, 5-6, 11; etc.). De modo que el “misterio de la piedad” en 1 Timoteo 3:16 podría parafrasearse adecuadamente como “el misterio de una conducta temerosa de Dios”. La referencia obviamente es al versículo anterior, donde es expresado el propósito de Pablo al escribir: “para que sepas cómo debes conducirte (comportarte) en la casa de Dios”. ¿Cómo deben conducirse los hombres en la casa de Dios (v.15)? La respuesta se encuentra en el v.16—de una manera piadosa. En otras palabras, el gran misterio de la piedad tiene que estar relacionado de alguna manera con la conducta y el comportamiento apropiado en la asamblea local.

    El Apóstol Pablo, al exponer las grandes verdades Cristológicas, casi siempre las aplica a los creyentes (comparar Fil. 2:5-11). La doctrina de la resurrección y exaltación de Cristo en Efesios 1:18-23 se aplican directamente a la Iglesia (comparar también Ef.2:6). En Colosenses 1:15-18, Pablo declara que Cristo es el Creador y Sustentador del universo. Nuevamente se hace una aplicación directa a la Iglesia (Col.1:18). De modo que sería extraño que Pablo hiciera afirmaciones tan grandes en cuanto a la Encarnación de Cristo en 1 Timoteo 3:16 sin hacer una aplicación directa a los creyentes y a la Iglesia.

    El gran misterio del cual Pablo escribió en Efesios 5:32 no concernía solamente a Cristo, sino a “Cristo y a la Iglesia”. ¿No podría el gran misterio de 1 Timoteo 3:16 referirse también a Cristo y a la Iglesia? Podemos asumir que Timoteo estaba muy familiarizado con el contenido de la epístola a los Efesios (ver 1 Ti.1:3). En cuanto a ésto, deberíamos notar también la Gran Comisión de acuerdo con Juan: “Como me envió el Padre, así también yo os envío” (Juan 20:21 y ver Juan 17:18). El Padre envió a Cristo al mundo y ese ministerio está esbozado en 1 Timoteo 3:16. ¿No nos ha enviado Cristo también a nosotros (la Iglesia) al mundo para cumplir un ministerio similar? La Iglesia ha sido enviada al mundo de la misma manera en que Cristo fue enviado al mundo. Por lo tanto, podemos aprender en cuanto a nuestra misión de lo que aprendemos acerca de la misión de Cristo en 1 Timoteo 3:16. Este mismo principio se ve en Hechos 1:1-2. Este interesante pasaje nos dice que el Evangelio de Lucas habla acerca de todas las cosas que el Señor hizo y enseñó hasta que ÉL ascendió al cielo. Esto es solamente lo que Jesús comenzó a hacer y enseñar. La continuación de los hechos y enseñanzas del Señor es llevado a cabo por la Iglesia. El ministerio de Cristo en la tierra es llevado adelante por la Iglesia. Esto es lo que exactamente encontramos en 1 Timoteo 3:16.

    IV. Cómo se Aplica a la Iglesia el Misterio de la Piedad

    Las seis frases que se encuentran en el versículo 16 pueden ser analizadas como sigue:

    1. Cristo fue manifestado en carne. El Dios viviente fue hecho carne (Juan 1:14) y se dio a conocer a Sí Mismo en y por medio de un cuerpo (Juan 1:18). De igual modo, Dios el Hijo se está manifestando a Sí mismo en y por medio de Su Cuerpo que está en la tierra (Ef.1:22-23; Col.1:24-27). Cuando el cuerpo local y visible de Cristo permanece saludable (Ef. 4:12-16), se conduce de una manera piadosa y funciona de acuerdo con el modelo bíblico (1 Timoteo 3:1-15), lo siguiente será cierto:

    a. La VIDA de Dios se manifestará en y por medio de la Iglesia (Col.1:27).
    b. La SABIDURÍA de Dios se manifestará en y por medio de la Iglesia (Ef.3:10).
    c. El PODER de Dios se manifestará en y por medio de la Iglesia (Ef.3:20).
    d. La GRACIA de Dios se manifestará en y por medio de la Iglesia (Ef.2:7).
    e. La VERDAD de Dios se manifestará en y por medio de la Iglesia (1 Ti. 3:15).
    f. El AMOR de Dio se manifestará en y por medio de la Iglesia (Juan 17:23).
    g. La GLORIA de Dios se manifestará en y por medio de la Iglesia (Ef.3:21).

    2. Cristo fue justificado (declarado justo, vindicado) en el Espíritu. Durante Su ministerio terrenal, Cristo fue vindicado por el Espíritu de Dios. Sus milagros y señales fueron hechos por el poder del Espíritu (Mateo 12:28), dando indudable evidencia de que Cristo era todo lo que ÉL aseguraba ser. La final reivindicación de Cristo tuvo lugar cuando ÉL fue levantado de los muertos (Rom.1:4). De igual manera, Dios el Espíritu Santo está vindicando al Cristo Resucitado en y por medio de la Asamblea, convenciendo al mundo de que ÉL, en verdad, es el Justo (Juan 16:7-11; nótese especialmente el versículo7 que asocia este ministerio de vindicación y convencimiento con la venida del Espíritu el día de Pentecostés).

    3. Cristo fue visto por los ángeles. Durante Su vida y ministerio terrenal el Dios-hombre fue el centro mismo del interés, atención y curiosidad de los ángeles. Se maravillaban de su santo Señor (Isaías 6:1-4; cf. Juan 12:41) cuando se humilló a Sí Mismo (Fil.2:5-8) y fue hecho poco menor que los ángeles, para que ÉL pudiese gustar la muerte por todos los hombres (Hebreos 2:9). Sin embargo, hoy día es la Iglesia la que ha llegado a ser el espectáculo del universo y el centro de la observación angélica. Dios está dando a conocer ahora a los principados y potestades Su multiforme sabiduría y gracia por medio de la Iglesia (Ef.3:10; 2:7; cf.4:9; 11:10). El Dios viviente está usando a la Iglesia para enseñar a los ángeles acerca de Sí Mismo.

    4. Cristo ha sido predicado entre los gentiles y la responsabilidad y privilegio de dar a conocer las inescrutables riquezas de Cristo ha sido encomendado a la Iglesia. Aunque el evangelio fue conocido en edades anteriores (Rom. 1:1-4; Gálatas 3:8), hay un aspecto de “misterio” del evangelio que era desconocido en otras épocas, pero que ahora, en esta época, constituye el corazón mismo de la predicación del evangelio. Los pasajes que describen el “misterio del evangelio” son los siguientes: Romanos 16:25-26; Efesios 3:5-8; 6:19 y Colosenses 1:27; 4:3. Nuestro mensaje distintivo hoy es que tanto judíos como gentiles pueden creer el evangelio y ser unidos en un Cuerpo (1 Co.12:13) con el propósito de manifestar y dar testimonio de Cristo quien es la Cabeza soberana de este singular organismo.

    5. Cristo fue creído en el mundo y es el glorioso privilegio de la Iglesia de dar testimonio de Cristo como el único objeto de fe. El Señor Jesús oró por la unidad de la Iglesia con el propósito de “que el mundo crea que Tú me enviaste” (Juan 17:21). Si la iglesia se desempeña de acuerdo a la piedad (1 Ti.3:15) y es edificada (Efesios 4:12-16), los incrédulos serán convencidos cuando vean que el Dios viviente es manifestado en la asamblea (ver 1 Co.14:24-25; cf. Col.1:27 y el propósito de Juan como testigo en Juan 1:7).

    6. Cristo fue recibido arriba en gloria cuando ÉL fue llevado al cielo en la Ascensión. Esto marcó el término del ministerio y testimonio terrenal del Señor. De igual modo, el ministerio y testimonio de la Iglesia también tendrá un punto final: “Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria” (Col.3:4; ver también el comentario del “misterio” en 1 Co. 15:51-52 y comparar Ap.12:5 con 1 Ts.4:17 donde se usa por Ascensión de Cristo la misma palabra que para el Rapto de la Iglesia). En realidad, de acuerdo con Hechos 1:1-2, la Ascensión de Cristo no marcó el final del ministerio y testimonio de nuestro Señor, sino más bien, sólo el comienzo. Es la Iglesia la que continua con el testimonio (Hechos 1:8) y con la enseñanza (Mateo 28:20) del Señor resucitado, quien es la Cabeza del Cuerpo, Dios bendito por los siglos.

    Las seis frases que se encuentran en 1 Timoteo 3:16, aplicadas a la Iglesia, pueden resumirse brevemente como sigue:

    1. Manifestado en carne – Dios el Hijo manifestándose a SÍ Mismo en y por medio de Su Cuerpo que está en la tierra (Co. 1:24-27; Efesios 1:22-23).

    2. Justificado en el Espíritu – Dios el Espíritu vindicando al Cristo resucitado en y por medio de la Asamblea (Juan 16:7-11).

    3. Visto de los ángeles – Dios el Padre dando a conocer SU multiforme sabiduría y gracia a los principados y potestades por medio de la Asamblea (Efesios 3:10; 2:7).

    4. Predicado a los gentiles – La Asamblea dando a conocer el misterio del evangelio entre todas las naciones (Efesios 3:5-8; Rom. 16:25-26).

    5. Creído en el mundo – La Asamblea actuando como un testigo piadoso ante el mundo (Juan 17:21; 1 Co. 14:24-25).

    6. Recibido arriba en gloria – La Asamblea siendo recibida en gloria en el Rapto de la Iglesia (Col. 3:4; 1 Corintios 15:51-52).

    De modo que Pablo traza en el versículo 16 el propósito, el testimonio, el mensaje y el destino de la Iglesia. Cuando se entiende correctamente, 1 Timoteo 3:16 provee el resumen más completo de los aspectos “misterio” de la verdad en cuanto a la iglesia que pueda encontrarse en el Nuevo Testamento. Debería notarse también que esta sección (1 Timoteo 3:14-16) es el pasaje clave en el libro de 1 Timoteo y que nos dice el motivo por el cual fue escrita la epístola. Y recuerde, el tema dominante de 1 Timoteo es la iglesia local – su doctrina, su adoración, su organización, sus oficiantes, su disciplina, sus enemigos y su conducta.

    Esta interpretación resuelve el problema cronológico. Es decir, ¿por qué mencionó Pablo primero el “predicar” y el “creer” antes que la Ascensión de Cristo? Cristo no fue “predicado entre las naciones” hasta después de la Ascensión.

    Las seis frases en 1 Timoteo 3:16 tienen a “DIOS” (o a “Cristo”) como sujeto, pero el significado de estas frases tienen una aplicación directa a la iglesia local. Por lo cual, lo que tenemos aquí es una serie de seis paralelismos, en la cual el desempeño actual de la iglesia local es análogo al de nuestro Señor Jesús en los días de Su carne. Esto armoniza totalmente con las claras declaraciones de Juan 20:21; 17:18 y Hechos 1:1-2, que indican que el testimonio y ministerio de nuestro Señor en la tierra sería continuado con un ministerio similar por parte de la Iglesia.

    La muerte de Cristo no se menciona en 1 Timoteo 3:16. La muerte de Cristo es ciertamente de la mayor importancia para la Iglesia, porque Dios compró la Iglesia con Su propia sangre (Hechos 20:28). Pero el énfasis en 1 Timoteo 3:16 es sobre la vida y el testimonio del Señor Jesucristo y, por aplicación, la vida y el testimonio de la Iglesia; de modo que se explica fácilmente la omisión de declaración alguna sobre la muerte de Cristo.

    ¿Hace Latir tu Corazón la Verdad en cuanto a la Iglesia?

    ¿Vemos a la Iglesia como Dios la ve? ¿Te emociona la verdad sobre la Iglesia igual como emocionaba a Pablo? ¿Oras fervientemente para que el Señor abra los ojos de tu entendimiento para que puedas ver cuán preciosa es la Iglesia para Cristo (Efesios 1:18)? ¿Has descubierto cuáles son las riquezas de la gloria de este misterio (Colosenses 1:27)? ¿Eres un integrante pleno y un miembro activo de un cuerpo local de creyentes (Efesios 4:12-16)? ¿El Cristo morador es manifestado en tu asamblea (1 Co. 14:25)? ¡Que viéramos a la asamblea como Dios la ve! Confesemos y convengamos con Pablo: “¡GRANDE ES EL MISTERO DE LA PIEDAD!”

    ---------- Post added at 11:00 ---------- Previous post was at 10:58 ----------

    “Verdad Misterio” del Nuevo Testamento
    Relacionado con el Evangelismo Mundial

    (Este estudio ha sido tomado de Romanos 16)

    Romanos 16:25-27

    Hay varias similitudes entre estos versículos y los versículos de la introducción de Romanos capítulo 1. Considere lo siguiente:



    Romanos 16


    Romanos 1


    “mi evangelio” – v.25

    “el evangelio de Dios” –v.1
    “no me avergüenzo del evangelio” –v.16


    “la predicación de Jesucristo” –v.25

    “acerca de Su Hijo, Jesucristo” –v.3
    “el evangelio de Cristo”—v.16


    “para confirmaros” --v.25

    “a fin de que seáis confirmados” —v11


    “dar a conocer a todas las gentes” –v.26

    “en todas las naciones” –v.5


    “para la obediencia de la fe” –v.26

    “para la obediencia a la fe” –v.5


    “La revelación del misterio que se ha mantenido oculto desde tiempos eternos, pero que ha sido manifestado ahora y por las Escrituras de los profetas” –v.25-26

    “que ÉL había prometido antes por Sus profetas en las Santas Escrituras –v.2


    El último de éstos (que está en negritas) es en verdad un contraste. En el capítulo 1 Pablo habla acerca del evangelio de Dios que había sido prometido antes por los profetas en el Antiguo Testamento, pero en el capítulo 16, Pablo, hablando del evangelio, menciona un misterio que se había mantenido oculto, pero que ahora es revelado por los profetas del Nuevo Testamento. Hay un sentido en el cual el evangelio es tanto antiguo como nuevo. Hay un aspecto del evangelio que es antiguo y que fue revelado en las páginas de las Escrituras del Antiguo Testamento. Hay otro aspecto del evangelio que es nuevo y que había sido mantenido en secreto durante el período del Antiguo Testamento, pero que fue dado a conocer durante la edad presente por Pablo y por otros profetas y apóstoles del Nuevo Testamento.

    El Evangelio Antiguo

    El mensaje del evangelio se centra alrededor de la Persona y la obra de Cristo, especialmente Su muerte sustitutiva y Su resurrección corporal de la muerte. Pablo define más claramente el evangelio en 1 Corintios 15:1-4, donde dice “Cristo murió por nuestros pecados conforme a las Escrituras….y resucitó al tercer día conforme a las Escrituras”. La cruz y la tumba vacía no tienen que ser predicadas conforme a nuestras ideas y opiniones, sino estrictamente en conformidad y en concordancia con lo que ha sido revelado acerca de estos tremendos eventos en las Escrituras, para ser exactos, en las Escrituras del Antiguo Testamento. Por ejemplo, la explicación más descriptiva y la información más detallada de la muerte sustitutiva de Cristo es dada en Isaías 53, como 700 años antes de que Cristo fuera crucificado. Aún en el Nuevo Testamento es difícil encontrar la doctrina de la muerte sustitutiva de Cristo tan minuciosamente presentada como en Isaías 53 (los escritores del Nuevo Testamento asumen que ya has dominado lo que Dios ha dicho por medio del profeta Isaías). La prueba de que las grandes verdades de la muerte y resurrección de Cristo fueron reveladas en el Antiguo Testamento se puede encontrar en las palabras de nuestro Señor resucitado en Lucas 24:44-46.

    Cuando Felipe predicó el evangelio al etíope, el usó Isaías 53 como punto de partida (Hechos 8:28-35). En Hechos 2:24-32 Pedro predicó la resurrección de Cristo y usó el Salmo 16 como base de su mensaje. En Hechos 3:18 Pedro predicó el evangelio y anunció que los sufrimientos de Cristo habían sido predichos por boca de todos los profetas de Dios. En Hechos 4:10-11 Pedro predicó la muerte y resurrección de Cristo y la basó en el Salmo 118. En Hechos 10:43 Pedro proclamó que todos los profetas han señalado hacia Jesucristo y el perdón que se encuentra en ÉL. En Hechos 13:33-37 Pablo predicó el evangelio en una sinagoga y dijo a los judíos que la resurrección de Cristo era el cumplimiento del Salmo 2 y del Salmo 16.

    En Romanos, el tema principal de Pablo es la justificación por fe y Pablo pone a Abraham como ejemplo de ésto, basado en Génesis 15:6 (Rom.4:1-8). La revelación de la justicia de Dios fue testificada por la ley y por los profetas (Rom.3:21). En Romanos 10 Pablo analiza el evangelio de la gracia de Dios y cita varios pasajes del Antiguo Testamento para establecer sus puntos (ver versículos 6,7,11,13,15,16,18). En Romanos 15 Pablo cita varios pasajes del Antiguo Testamento que armonizan con el hecho de que el evangelio llegaría a los gentiles (versículos 9-12, 21).

    En Gálatas, Pablo usa nuevamente a Abraham como ejemplo de justificación por la fe (3:6) y Pablo incluso llega tan lejos como para decir que la promesa de Génesis 12:3 fue dada por Dios, porque Dios previó que los gentiles serían bendecidos y justificados por fe (Gálatas 3:8). En este mismo contexto, Pablo dice que Dios “dio de antemano la nueva a Abraham” (Gálatas 3:8). Pablo cita a Habacuc 2:4 para respaldar su doctrina de la justificación por fe (3:11).

    El evangelio que predicaba Pablo era “conforme a las Escrituras (del Antiguo Testamento)” (1 Co.15:3-4). Los temas básicos de la cruz y de la tumba vacía y de la justificación por fe se encuentran en el Antiguo Testamento. No había ningún misterio en esto.


    El Evangelio Nuevo

    Hoy hay un aspecto de “misterio” en el evangelio que era desconocido en otras edades, pero que ahora, en esta edad, forma el verdadero núcleo de la predicación del evangelio:

    Misterio que en otras generaciones no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu: que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, y copartícipes de la promesa en Cristo Jesús por medio del evangelio….. me fue dada esta gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo, (Efesios 3:5-8).

    En esta edad, por lo tanto, hay un elemento distintivo en el contenido del evangelio que es llamado “el misterio del evangelio” (ver Efesios 6:19 y comparar Colosenses 1:26-27; 4:3). Esta nueva revelación es que los gentiles son coherederos y co-miembros del cuerpo y copartícipes de la promesa (Efesios 3:6). Esa igualdad –judíos y gentiles unidos en un cuerpo- era desconocida anteriormente. El mensaje distintivo de la iglesia es que tanto judíos como gentiles pueden creer el evangelio y estar unidos en UN CUERPO (1 Co.12:13) con el propósito de manifestar y dar testimonio de Cristo, quien es la Cabeza soberana de este organismo vivo y único.

    Los escritores dispensacionalistas han reconocido hace tiempo el elemento distintivo de la predicación del evangelio en esta era de la iglesia:

    La idea de que los gentiles estarían exactamente en el mismo plano como los israelitas y, además, en íntima relación como miembros del mismo cuerpo, es absolutamente ajena al Antiguo Testamento. De acuerdo con Isaías 61:5, 6, los gentiles eran representados como siendo los siervos e Israel como los sacerdotes de Dios. Aunque es cierto que a los gentiles fueron prometidas bendiciones en el futuro reino milenial, nunca se les daba igualdad con los judíos en el Antiguo Testamento (Walwoord, La Iglesia en la Profecía).

    El Antiguo Testamento ciertamente predice la bendición de los gentiles para el período milenial (Is.61:5-6; 2:1-4), pero las bendiciones específicas no incluyen igualdad con los judíos como ocurre en el cuerpo de Cristo hoy. Grandes bendiciones se prometen a los gentiles en las predicciones del Antiguo Testamento, pero no a base de igualdad de posición con los judíos. Esta igualdad es la esencia del misterio revelado a los apóstoles y profetas en tiempos del Nuevo Testamento (Ryrie, Dispensacionalismo Hoy, p. 125).

    La verdad del misterio no es desarrollada tanto en Romanos como es desarrollada en Efesios y Colosenses, pero la epístola a los Romanos alude a algunas de estas cosas. La singularidad de estar en el cuerpo de Cristo es tratada en Romanos 12 y la singular UNIDAD e IDENTIFICACIÓN con Cristo, que disfrutan tanto judíos como gentiles en virtud de estar “en Cristo”, es tratada admirablemente en Romanos 6. El precioso y glorioso misterio de “Cristo en vosotros” (Col. 1:26-27) es esbozado en Romanos 8:9-10. La unión del creyente con Cristo, que es comparada con una relación matrimonial (Efesios 5:29-32) es presentada en Romanos 7:1-4. Las muchas riquezas que judíos y gentiles comparten por igual en Cristo, son expuestas maravillosamente en Romanos 8. El misterio del endurecimiento parcial y temporal de Israel es referido en Romanos 11:25. En verdad, Romanos nos ayuda a entender, más que cualquier otra epístola, el propósito y programa de Dios para Israel a la luz de lo que Dios está haciendo hoy entre los gentiles y a la luz de lo que Dios hará en el futuro (Romanos 9-11). De modo que el libro de Romanos contribuye de manera significativa a nuestro entendimiento de la verdad del misterio. ¡Qué Dios nos ayude a ser buenos y fieles administradores de estas cosas (1 Co.4:1-2)!

    Consideremos algunas de las palabras y frases clave de estos tres versículos finales:

    Romanos 16:25

    “Para confirmaros” significa hacerte firme y constante, guardarte de caer. Dios tiene todo el poder y la habilidad para establecer a los creyentes en la verdad, que nuestra FE esté asentada en los HECHOS de Dios. Los creyentes que no están bien versados en las verdades expuestas en el libro de Romanos, están en terreno peligroso y son susceptibles a muchos graves errores. Pero aquellos creyentes que han dominado la obra doctrinal maestra de Pablo, se han fortalecido en estas grandes verdades fundamentales y es difícil lograr que se muevan o desvíen del sólido fundamento sobre el cual se han establecido. Como caso en cuestión, el compañerismo de Iglesias Bíblicas, del cual yo formaba parte, fue dañado profundamente por una falsa enseñanza que negaba la Eterna Filiación de Cristo (enseñando, por el contrario, que Cristo llegó a ser el Hijo de Dios en el momento de la encarnación). Este error es tan simple y claramente respondido y refutado en Romanos 1:3-4 (en la encarnación, Aquel que ya era Hijo, llegó a ser hombre “del linaje de David según la carne”, en tanto que el punto de vista erróneo enseña que en la encarnación el Dios eterno llegó a ser el Hijo). Esto es solo un ejemplo de cómo un correcto entendimiento de la enseñanza expuesta en Romanos puede establecer a los creyentes en la verdad y guardarlos de caer en el error.

    Los creyentes no pueden ser establecidos plenamente en la verdad sin un entendimiento apropiado del “misterio dispensacional” que es el tema de este párrafo final. Es triste, en verdad, que los creyentes, en general, sean tan ignorantes de estos Sagrados Secretos que eran tan apreciados por el corazón del apóstol Pablo. Hay un conjunto de verdades que había estado oculto y guardado en el amante corazón de Dios durante las edades pasadas, pero que en esta presente edad, Dios quiere dar a conocer a Sus santos. Sin embargo, la ignorancia del “misterio” en nuestro día es asombrosa. En los consejos de ordenación se ha hecho la pregunta, “¿Qué significa ser un administrador de los misterios de Dios (1 Co. 4:1-2) y cuán importante es ésto para su ministerio?” En algunos casos no tienen idea. Cuán ignorantes somos cuando se trata de entender las riquezas y las glorias de este misterio que Dios se deleita en dar a conocer (Col. 1:27). La gran carga de Pablo era predicar entre los gentiles las inescrutables riquezas de Cristo y de aclarar a todos cuál sea la dispensación del misterio escondido desde los siglos en Dios, que creó todas las cosas” (Efesios 3:8-9). ¡Que apreciemos también nosotros estas cosas!

    “Según mi evangelio” – la expresión “mi evangelio” se encuentra solamente en otros dos lugares en la Biblia: 1) Romanos 2:16 – “En el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres, conforme a mi evangelio”; 2) 2 Timoteo 2:8 – “Acuérdate de Jesucristo, del linaje de David, resucitado de los muertos conforme a mi evangelio”. Cuando Pablo hablaba de “mi evangelio” no se estaba refiriendo necesariamente al “misterio”, como lo indica este último pasaje. Que el Mesías sería de la simiente de David y que resucitaría de los muertos eran verdades que fueron reveladas en el Antiguo Testamento y no eran misterios.

    ¿Qué quería decir Pablo con “mi evangelio”? ¿En qué sentido pertenecía el evangelio a Pablo? Recuerda, en Romanos 1:1 Pablo había dejado muy en claro que las buenas nuevas que predicaba eran “el evangelio de Dios”. Eran las buenas nuevas de Dios. ¿En qué sentido eran las buenas nuevas de Pablo? Hay al menos dos razones por las cuales Pablo personalizaba las buenas nuevas: 1) Era el evangelio de Pablo en el sentido de que había sido confiado a él: “El glorioso evangelio del Dios bendito, que a mí me ha sido encomendado” (1 Ti.1:11). “La comisión (dispensación, mayordomía) del evangelio me ha sido encomendada….porque me fue impuesta necesidad; ¡y hay de mí si no anunciare el evangelio!” (1 Co.9:17,16). Pablo tomaba muy en serio su responsabilidad en cuanto al evangelio. 2) Era el evangelio de Pablo en el sentido de que había sido revelado únicamente a él: “El evangelio anunciado por mí no es según hombre; pues yo no lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo” (Gálatas 1:11-12). “Mi evangelio…..según la revelación del misterio” (Romanos 16:25-26). “Subí según una revelación, y les expuse el evangelio que predico entre los gentiles” (Gálatas 2:2). “Por revelación me fue declarado el misterio” (Efesios 3:3 y comparar v.6— “por medio del evangelio”).

    Las buenas nuevas de Pablo incluían el misterio: “a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio” (Efesios 6:19). En vista de ésto, hay dos errores ultradispensacionalistas que deben evitarse: 1) Pablo fue la única persona que recibió la revelación del misterio. Este error es corregido por Efesios 3:5 que enseña que el misterio es revelado a los santos apóstoles y profetas de Dios. Sin duda, Pablo era el principal revelador del misterio, pero no fue dado exclusivamente a él. El no fue el único administrador de los misterios de Dios (1 Co.4:1-2). 2) El misterio no fue dado a conocer hasta que Pablo lo reveló. Los misterios de Dios son revelados en toda la plenitud de su hermosura en las epístolas de Pablo, pero Pablo no fue el primero en revelar estos secretos.

    Debería notarse que el misterio había sido revelado, al menos en forma embrionaria, por el Revelador principal, nuestro Señor Jesucristo. Esto se ve especialmente en los misterios de Mateo 13 y en el Discurso del Aposento Alto de Juan 14-17. Aquí hay algunos ejemplos:

    El misterio de la iglesia fue anticipado en Mateo 13:45-46.
    El misterio “Cristo en vosotros” (Col.1:27) fue anticipado en Juan 14:20 y 17:23.
    El misterio de la unidad de Cristo y Su iglesia (Ef.5:31-32) fue anticipado en Jn. 17:21-23
    El misterio del rapto (1 Co.15:51-52) fue anticipado en Juan 14:1-3.
    El misterio del estado presente de la nación de Israel (Rom.11:25) fue anticipado en Mateo 13:44.
    El misterio de la iniquidad que está en acción durante el tiempo presente (2 Ts.2:7) fue anticipado en las parábolas de la semilla de mostaza y de la levadura.
    El misterio de Judíos y Gentiles unidos en un cuerpo (Ef.3:5-6) fue anticipado en Juan 10:16.

    Lewis Sperry Chafer también descubrió una significativa correspondencia entre los “misterios del reino de los cielos” como están delineados en Mateo 13 y los misterios revelados por Pablo en las epístolas del Nuevo Testamento:

    En Mateo 13 están dadas, por Cristo Mismo y bajo siete parábolas, las características de la presente edad. En esta Escritura, esta edad misma es declarada un misterio o un secreto sagrado (Mateo 13:11), y las parábolas desarrollan la verdad de que hay tres aspectos principales presentes durante esta edad, es decir, (a) lo que es aceptable – el trigo, la perla, y los peces buenos; (b) lo que representa a Israel enceguecido (vs.14-15), que es el tesoro escondido en el campo – el campo es el mundo- y (c) la presencia del mal- la cizaña, las aves malas, levadura y peces malos. Debería observarse que en el Nuevo Testamento, cada uno de estos tres factores mismos es declarado ser un misterio o un secreto sagrado: (a) la Iglesia compuesta de Judíos y Gentiles en un cuerpo (Ef.3:4-6), (b) Israel enceguecido hasta que la Iglesia haya sido llamada (Rom. 11:25; cf. Hechos 15:13-18), y (c) la presencia y la característica del mal en esta edad (2 Ts.2:7). Ver Teología Sistemática, vol.IV.

    Como ya se ha dicho, los ultradispensacionalistas enseñan que el misterio no había sido revelado antes de Pablo y que fue revelado exclusivamente a Pablo. El Dr. Ernest Pickering responde lo siguiente: “Decir que verdad relativa a la iglesia nunca fue revelada antes de Pablo, es negar los pasajes de las Escrituras donde el Señor Mismo enseñó esa verdad. El Discurso del Aposento Alto (Juan 13-17) es ciertamente aplicable [específica y exclusivamente] a la iglesia. La bendita posición de los santos en Cristo, el acceso en oración, el ministerio del Espíritu Santo, el rapto de la iglesia—todo esto y más es enseñado en el Discurso del Aposento Alto” (Distinctive Teachings of Ultra-Dispensationalism).

    “Y la predicación de Jesucristo” (Rom.16:25). El evangelio de Pablo se centraba en la Persona del Señor Jesucristo. El no solo predicaba a Cristo (2 Co.4:5) sino que se regocijaba cuando otros predicaban a Cristo (Fil.1:18). Pablo puso en claro, desde el comienzo de esta epístola, que Jesucristo, el eterno Hijo de Dios, era el centro y corazón de su evangelio (Rom.1:1-4). Y cuando Pablo predicaba el misterio del evangelio entre los gentiles, él no cesaba de predicar entre ellos las inescrutables riquezas de Cristo (Ef.3:8). Solo cuando estamos separados para y dedicados a la Persona del Señor Jesucristo, podemos estar separados y dedicados al evangelio (Rom.1:1).

    “Según la revelación del misterio que se ha mantenido oculto desde tiempos eternos” – Este misterio, que había estado oculto, ahora es revelado. Ya no es un secreto. Lo que estaba escondido, ahora es dado a conocer. “Es el secreto “silenciado” durante las largas edades del pasado, pero que ahora es dado a conocer” (Moule). La frase “desde el principio del mundo” es literalmente traducido “desde los tiempos de las edades” (Darby) o “desde tiempos eternos (Kelly). Es el misterio que ha estado escondido desde edades y desde generaciones (Col.1:26).

    Hay cinco pasajes que definen claramente lo que es un misterio en el Nuevo Testamento. Son los siguientes:

    “Leyendo lo cual podéis entender cuál sea mi conocimiento en el misterio de Cristo, misterio que en otras generaciones no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu” (Efesios 3:4-5).
    “Y de aclarar a todos cuál sea la dispensación del misterio escondido desde los siglos en Dios, que creó todas las cosas” (Efesios 3:9).
    “El misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos” (Colosenses 1:26).
    “Abriré en parábolas mi boca; Declararé cosas escondidas desde la fundación del mundo” (Mateo 13:35).
    “Según la revelación del misterio que se ha mantenido oculto desde tiempos eternos,
    pero que ha sido manifestado ahora, y que por las Escrituras de los profetas, según el
    mandamiento del Dios eterno, se ha dado a conocer a todas las gentes para que
    obedezcan a la fe” (Romanos 16:26).


    A la luz de estos cinco pasajes podemos deducir la siguiente definición de lo que es un misterio en el Nuevo Testamento: Un misterio en el Nuevo Testamento es algo que estaba oculto, que se guardaba en secreto y no se había dado a conocer a los hombres en generaciones anteriores (anteriores a la generación de Pablo), pero que se manifestó y fue revelado en el tiempo del Nuevo Testamento a y por los apóstoles y profetas del Nuevo Testamento.

    De acuerdo con esta definición basada en la Biblia, los dispensacionalistas han mantenido la posición de que un misterio en el Nuevo Testamento es algo que nunca se había revelado en generaciones anteriores (en el período del Antiguo Testamento), pero que Dios tuvo a bien revelar en los tiempos de Pablo. Como ya se ha esbozado, esos misterios fueron dados a conocer primero por Cristo (parcialmente) y luego por Su apóstol Pablo (totalmente). Contrario a esta posición es la Teología Reformada (Teología del Pacto), que dice que los misterios del Nuevo Testamento fueron revelados en tiempos del Antiguo Testamento, pero que no fueron entendidos tan claramente como hoy día. Ellos enseñan que esos misterios no estaban del todo ausentes del Antiguo Testamento. De modo que ellos enseñan que los misterios fueron revelados parcialmente, pero que no fueron entendidos hasta más tarde. Sin embargo, esto es contrario a los cinco pasajes indicados anteriormente. Estos versículos no dicen que el misterio hubiese sido dado a conocer parcialmente, sino que no había sido dado a conocer en absoluto. Estaba oculto y guardado en secreto y encerrado en el amante corazón de Dios.


    Ilustremos esto con un ejemplo específico. En 1 Corintios 15:51-52 Pablo dio a conocer un misterio que había estado escondido en tiempos anteriores. El secreto que él reveló es que habría toda una generación de creyentes vivos que no gustarían la muerte física. El Antiguo Testamento no dice nada, en ninguna parte, acerca de un evento tal. Moisés, Elías, David e Isaías nunca tuvieron la más mínima indicación de que tal cosa sucedería algún día. Esto estaba totalmente oculto para ellos y no se podía encontrar en sus santas Escrituras. Dios nunca dijo una palabra de ésto hasta los tiempos del Nuevo Testamento, cuando fue insinuado por nuestro Señor (Juan 14:1-3) y explicado totalmente por Pablo (1 Co.15:51-52 y 1 Ts.4:13-18). Este es un verdadero misterio del Nuevo Testamento.
    El misterio del cual Pablo habló en Romanos 16 era que tanto Judíos como Gentiles eran tratados por Dios sobre la base de total igualdad y que, al creer en Cristo, ellos serían unidos en un cuerpo con el propósito de mostrar las excelencias de Aquel que los llamó de las tinieblas a Su luz admirable. De dos, Dios hizo UN NUEVO HOMBRE (Efesios 2:11-18) y UN NUEVO REBAÑO (Juan 10:16). Y es nuestro privilegio, en los días en que vivimos, dar a conocer este misterio, revelar el secreto, descubrir la revelación que había estado oculta. Este es un caso en que Dios quiere que seamos buenos para contar secretos (en contraste con Prov.11:13 donde contar secretos es condenado).

    Romanos 16:26

    “Pero que se ha dado a conocer ahora por las Escrituras de los profetas”

    El misterio que había estado oculto, ahora es dado a conocer. La frase “por las Escrituras de los profetas” es una traducción pobre. Debería traducirse “por las escrituras proféticas” (Kelly, Darby). Dios ha dado a conocer este misterio por los escritos de Sus profetas.

    Es difícil entender cómo los intérpretes no-dispensacionalistas pueden pensar que ésto se refiere a los escritos del Antiguo Testamento, especialmente después que Pablo acaba de decir que el misterio había estado oculto en épocas anteriores. Pablo tiene que estar refiriéndose a profetas del Nuevo Testamento. En Efesios 3:5 leemos que el misterio que no había sido dado a conocer a los hombres en otros tiempos, ahora es revelado a los santos apóstoles y profetas de Dios. Estos son apóstoles y profetas del Nuevo Testamento, los mismos hombres a los que se refiere Efesios 2:20 (ver también 1 Co. 12:10, 29; Efesios 4:11). Por cierto que los escritos que exponen más clara y completamente los misterios son las epístolas de Pablo, siendo Pablo el principal, pero no el único revelador de los misterios. Cuando se trata de los misterios, los profetas del Antiguo Testamento estaban en total oscuridad. El Único que conocía estos misterios durante el período del Antiguo Testamento era Dios Mismo.

    “Según el mandamiento del Dios eterno”

    En este caso la palabra “mandamiento” significa “mandato, orden, instrucción”. No es la misma palabra “mandamientos” que se usa para la Gran Comisión del Señor en Hechos 1:2 (que se refiere a aquellos mandamientos que el Señor dio a Sus discípulos después de la resurrección y antes de la ascensión).

    Pablo usa esta palabra, con respecto a su misión, solo en otros dos lugares: 1) “Pablo, apóstol de Jesucristo por mandato (orden) de Dios nuestro Salvador y del Señor Jesucristo, nuestra esperanza” (1 Ti.1:1). Pablo era un apóstol (un “enviado”) por orden del Dios vivo, y hay un sentido en al cual esto es cierto en cuanto a todo creyente: “Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo” (Juan 17:18 y ver 20:21). El mandato y orden de Dios es que nosotros debemos representarlo bien en el mundo y que debemos dar a conocer Su glorioso evangelio a todas las naciones. 2) “Y a su debido tiempo manifestó su palabra por medio de la predicación que me fue encomendada por mandato de Dios nuestro Salvador” (Tito 1:3). Pablo sabía que tenía una responsabilidad por el evangelio y una responsabilidad de predicar que le había sido encomendada. El estaba bajo órdenes para dar a conocer y manifestar la Palabra de Dios por medio de la predicación.

    Por cierto que estas afirmaciones están en total armonía con la Gran Comisión que incluye el mandato de Cristo de ir por todo el mundo y predicar el evangelio a toda criatura (Marcos 16:15), hacer discípulos de todas las naciones (Mateo 28:19-20), predicar el arrepentimiento y la remisión de pecados a todas las naciones, empezando primero por los judíos (Lucas 24:27) y ser testigos de Cristo por todo el mundo, empezando por Jerusalén (Hechos 1:8; y comparar Romanos 1:16- “al judío primeramente”). Pero con el paso del tiempo, los primeros discípulos aprendían más y más acerca de las verdades de la iglesia y del misterio y estas revelaciones adicionales sirvieron para profundizar y enriquecer su entendimiento del evangelio de la gracia y del propósito de Dios para la edad presente. Pero ninguna de estas revelaciones adicionales disminuyó jamás su obligación de predicar a Cristo y Su evangelio de acuerdo con las órdenes de marcha originales que ellos habían recibido durante los 40 días entre la resurrección y la ascensión.

    “Se ha dado a conocer a todas las gentes para que obedezcan a la fe”

    Aquí el lenguaje es muy similar a Romanos 1:5 –“para la obediencia a la fe en todas las naciones”. Todos los hombres en todas las naciones son mandados a creer y ser salvos (comparar Hechos 17:31 y 1 Juan 3:23a). Todos los hombres en todo lugar son responsables de OBEDECER el evangelio creyendo en el Señor Jesucristo. Los que DESOBEDECEN el evangelio serán castigados con eterna perdición (2 Tesalonicenses 1:8-9). Debemos hacer saber a la gente que Dios les ha mandado a que sean salvos, y que les exhorta enfáticamente a responder al evangelio de la manera correcta (comparar 2 Corintios 5:18-21).


    Romanos 16:27



    Al único y sabio Dios,

    sea gloria

    mediante Jesucristo

    para siempre.

    Amén.
    Citar Citar  

  2. #22
    Baneado del Foro Array
    Fecha de Ingreso
    27 abr, 09
    Mensajes
    658
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    58
    Agradecido 237 en 146 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Las Dispensaciones.




    INTRODUCCIÓN

    Los dispensacionalistas procuran interpretar la Biblia literalmente, es decir, entender las Escrituras consistentemente en su sentido llano, obvio, natural, tal como leeríamos y entenderíamos el periódico, un libro, un poema, un ensayo u otro tipo de literatura. Bernard Ramm dice, “Usamos la palabra ‘literal’ tal como la explica el diccionario: ‘…la construcción e implicación natural o usual de un texto o expresión; seguir el sentido normal y corriente de las palabras; no alegórico o metafórico’ (Webster’s New Internacional Dictionary)” [Bernard Ramm, Protestant Biblical Interpretation]

    Mal Couch y Charles Ryrie expresan muy bien este concepto:

    Una lectura normal de las Escrituras es sinónimo de una hermenéutica consistente literal, gramático-histórica. Cuando a la interpretación de las Escrituras se le aplica una hermenéutica literal, a cada palabra escrita en las Escrituras se le da el significado normal que tiene en su uso común. Los proponentes de una lectura consistente y literal de las Escrituras prefieren la frase una lectura normal de las Escrituras para diferenciar entre literalismo y letralismo. [Mal Couch, Editor general, An Introduction to Classical Evangelical Hermeneutics (Grand Rapids; Kregel, 2002), p.33]

    Si Dios es el originador del lenguaje y si el propósito principal de originarlo fue comunicar Su mensaje al hombre, entonces debe seguirse que, siendo totalmente sabio y totalmente amoroso, Él originó suficiente lenguaje para comunicar todo lo que deseaba decirle. Además, también tiene que seguirse que Dios usaría el lenguaje y esperaría que el hombre lo usara en sentido literal, normal y llano. Las Escrituras, entonces, no pueden considerarse como una ilustración de algún caso especial del uso del lenguaje de modo que en la interpretación de esas Escrituras haya que buscarse un significado más profundo de las palabras. [Charles C. Ryrie, Dispensacionalismo Hoy, (Editorial Portavoz, 1992) p.82 y 83]

    El Clarifying Statement on Dispensationalism (Una Aclaración del Dispensacionalismo) publicado por New England Bible Conference, lo explica así:

    La Biblia tiene que ser interpretada literalmente, que es la manera en que el lenguaje es normal y naturalmente entendido. Reconocemos que los escritores de la Biblia usaron con frecuencia un lenguaje figurativo, que es una manera normal y llamativa de representar una verdad literal. La Biblia debe ser entendida a la luz del uso normal del lenguaje, el uso común de las palabras, el trasfondo histórico y cultural, el contexto del pasaje y la enseñanza general de la Biblia (2 Timoteo 2:15). Lo más importante, el creyente tiene que estudiar la Biblia en total dependencia del ESPÍRITU DE VERDAD, cuyo ministerio es revelar a Cristo e iluminar la mente y el corazón de los creyentes (Juan 5:39; 16:13-15; 1 Co. 2:9-16). El hombre natural, no regenerado, no puede entender o interpretar correctamente la Palabra de Dios. Las cosas de Dios son locura para él, no las puede entender (1 Co.2:14) y su mente está cegada (Romanos 3:11; 2 Co.4:3-4).
    El Dr. David L. Cooper, fundador de The Biblical Research Society, era experto en los lenguajes bíblicos. Estudió griego con el Dr. A.T. Robertson. El Dr. Cooper es conocido por su “Regla de Oro de Interpretación”, que es como sigue:
    Cuando el sentido llano de las Escrituras
    tiene sentido común,
    no busques otro sentido.
    Por lo cual, toma cada palabra
    por su sentido primario,
    común y usual.
    A menos que los hechos
    del contexto inmediato,
    estudiados a la luz
    de pasajes relacionados
    y de verdades fundamentales,
    indiquen claramente otra cosa.

    [Esta regla fue publicada regularmente en la revista mensual Biblical Research Monthly, del Dr. Cooper]

    Una forma abreviada de esta regla es como sigue:

    Si el sentido llano tiene sentido, no busques otro sentido,
    para que no termine en un sinsentido.

    Los opositores del dispensacionalismo se apartan a veces de esta regla, y aunque no quieran admitirlo, ellos parecen seguir esta regla:

    Si el sentido llano no se ajusta a mi sistema teológico, entonces
    buscaré otro sentido, para que no termine estando de acuerdo
    con los dispensacionalistas.

    Esto es ilustrado por un amilenarista, llamado Floyd E. Hamilton, quien hizo esta notable admisión:

    Ahora bien, tenemos que admitir con franqueza que una interpretación literal de las profecías del Antiguo Testamento nos da precisamente una representación de un reino terrenal del Mesías, como el que presenta el premilenarista [Citado por Charles Ryrie, Las Bases de la Fe Premilenial, (Publicaciones Portavoz, 1984) p.47]

    En otras palabras, si una persona realmente interpreta literalmente las profecías bíblicas, será necesariamente un premilenarista, de acuerdo con Hamilton, quien no lo era.

    El dispensacionalista cree que Dios quiere decir lo que dice y que dice lo que quiere decir. Con fe como de niño reconoce su necesidad de tomar a Dios por Su Palabra y descansa en Sus claras, normales y obvias aseveraciones.

    Algunos opositores del dispensacionalismo afirman que ellos también interpretan la Biblia literalmente. Aquí hay siete pruebas para ver si realmente lo hace.

    Prueba #1 – Los Siete Días de Génesis Uno

    ¿Entiendo que los seis días de la creación son días de
    veinticuatro horas literales?

    “Porque en seis días hizo el Señor los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, el Señor bendijo el día de reposo y lo santificó” (Éxodo 20:11).

    Dios dice que realizó Su obra de creación en seis días. ¿Quiere realmente decir lo que dice? ¿Quiere decir “seis días” o quiere decir otra cosa? ¿Podemos tomarlo por Su Palabra? ¿Cómo entendería un niño este versículo?

    Muchos enseñan hoy en día que esos seis días de la creación no pueden referirse literalmente a seis días de 24 horas, sino que tienen que representar largos períodos de tiempo que corresponderían a las vastas edades geológicas de las que teorizan científicos y eruditos evolucionistas.

    Pero, ¿permite una interpretación normal tal aproximación no-literal? ¿Cómo habrían entendido Moisés y la gente de su tiempo Éxodo 20:11 y Génesis capítulo 1? La regla del lenguaje y uso de la palabra demanda que entendamos esto como días de 24 horas literales.

    El Dr. John Whitcomb, un pionero del movimiento creacionista moderno, ha mencionado, entre otros, los siguientes puntos significativos:

    1. Cuando el adjetivo numérico aparece junto a la palabra “día” (se conoce de al menos doscientos casos en el Antiguo Testamento), el significado siempre está restringido a veinticuatro horas (es decir, “primer día”, “segundo día” etc.). Ver un paralelo en Números 7:12-78.

    2. Cuando en el Antiguo Testamento aparece la forma plural “días” (aparece más de setecientas veces), siempre se refiere a días literales. Ver Josué 6:14 (“seis días”), donde es obvio que se trata de seis días literales.

    3. Una “semana” de creación de seis períodos de tiempo indefinidos, difícilmente podría servir como un modelo significativo válido para el ciclo de trabajo y descanso de Israel, conforme lo explicó por Dios en el cuarto mandamiento que dio en Sinaí (Éxodo 20:9-11). Cuán inconsistente es decir que Dios trabajó seis largos períodos (Éxodo 20:11) para que sirva de modelo al hombre para trabajar seis días literales (Éxodo 20:9). No estoy muy seguro de que la mayoría de la fuerza laboral quisiera que cada día de trabajo fuera equivalente a un largo período de tiempo, aunque esta forma no literal de entender “día” pueda ser atrayente cuando se trata de las semanas de vacaciones. [John Whitcomb, La Tierra Primitiva, (Portavoz, 1994),p.28]

    Antes de que apareciera el evolucionismo uniforme, había una unanimidad general entre los estudiantes de la Biblia que los días de la creación eran seis días literales de 24 horas. Las presiones de una teoría científica no comprobada no deberían forzar a los creyentes de la Biblia a abandonar el sentido natural del lenguaje.

    Prueba #2 – El Cambio en la Naturaleza de los Animales
    (Isaías 11)

    ¿Entiendo que Isaías 11 describe un tiempo en que la naturaleza de los animales será efectivamente cambiada (de feroz a apacible, de carnívoro a herbívoro, de venenoso a inocuo, etc.)?

    “Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará. La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas; y el león como el buey comerá paja. Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora” (Isaías 11:6-8).
    ¿Quiere Dios decir realmente lo que dice en los versículos mencionados, o quiere decir otra cosa? Si tomamos estos versículos literalmente de acuerdo a la manera normal en que se entienden las palabras, entonces nos veremos forzados a concluir que el reino aún no ha llegado. Si vas a cualquier jardín zoológico, no verás a leones comiendo paja. Ninguna madre amante permitiría hoy que su hijo jugara con una serpiente venenosa.

    Se cuenta la historia de un guardia de zoológico ruso que alardeaba, “en nuestro zoológico en Moscú, el lobo está junto al cordero en la misma jaula; eso es algo que ustedes los americanos no tienen”. Pero él no mencionó que un nuevo cordero tenía que ser puesto en la jaula cada día.

    Un ejemplo de un enfoque no literal se encuentra en la New Geneva Study Bible (que algunos consideran ser la Biblia Scofield de la Teología Reformada). Desde su publicación inicial se le ha cambiado el nombre a The Reformation Study Bible. De acuerdo a las notas que se encuentran en esta Biblia, los versículos que hablan del reino siendo libre de la amenaza de animales salvajes deberían entenderse en forma “figurada” para describir “paz y seguridad” y “amor reconciliador”, lo que encontramos en el tiempo actual, desde la primera venida hasta el regreso de Cristo. [Ver notas bajo Isaías 11:6-9 y Oseas 2:18. R.C.Sproul, General Editor, New Geneva Study Bible]

    La inconsistencia de esta interpretación se ve comparándola con otro pasaje que se refiere a la dieta de los animales. La New Geneva Study Bible tiene un enfoque muy literal en su nota bajo Génesis 1:29-30 (un pasaje que dice que originalmente los animales eran vegetarianos): “Originalmente la dieta de los animales era vegetariana”. ¿Por qué entienden literalmente Génesis capítulo 1 y figuradamente Isaías capítulo 11? ¿Por qué tiene buen sentido el sentido llano en Génesis 1 pero no en Isaías 11, especialmente cuando ambos versículos están hablando de la dieta de los animales? ¿Puede ser que Isaías 11, si se entiende literalmente, no se ajuste a su sistema teológico que dice que el reino es aquí y ahora, mientras que Génesis 1:29-30 no se opone a su teología? Esto ilustra el motivo por el cual los teólogos a menudo son inconsistentes cuando se trata del uso de la hermenéutica literal y que muchas veces tienden a abandonar el significado normal y natural de las palabras cuando las palabras describen las condiciones del reino. Los dispensacionalistas son conocidos por su uso consistente de la hermenéutica literal.

    Si alguien tuviera alguna duda que Isaías 11:6-8 se refiere a un futuro reino y que no se aplica a este tiempo presente, haga este experimento. Vaya al zoológico más cercano y eche paja dentro de la jaula de un león y vea si estos predadores carnívoros demuestran el más mínimo interés en ella. Luego tíreles trozos de carne y observe la acción.

    Prueba #3 –El Reino Milenial de Apocalipsis 20

    ¿Entiendo que Apocalipsis 20 describe un período literal de mil años durante el cual los creyentes reinarán con Cristo?

    En Apocalipsis capítulo 20 se hace referencia seis veces a un período de mil años. ¿Quiere Dios decir realmente lo que dice o se supone que los “mil años” han de tomarse figurativa o simbólicamente para referirse a alguna otra cosa?

    El Dr. Gary North, uno de los fundadores del movimiento reconstruccionista postmilenial, envió un boletín informativo en el cual reprende a los dispensacionalistas por su omisión en enseñar el creacionismo, especialmente en cuanto a los seis días literales de la creación. [Gary North, Christian Reconstruction, “Christianity and Progress” (Tyler, Texas; Institute for Christian Economics, May/June,1987] Atacó a C.I. Scofield por sostener la teoría del intervalo, una posición mantenida por muchos de los primeros dispensacionalistas, pero rechazado por la mayoría, sino por todos los dispensacionalistas actuales. North hizo la falsa acusación de que ningún seminario dispensacionalista sostiene la posición de una creación reciente y que ningún seminario dispensacionalista sostiene la posición de que los días de la creación fueron días literales de 24 horas. Esta acusación era falsa, evidenciada por el hecho de que el Seminario Teológico Grace ha publicado una declaración escrita sobre esta materia titulada Biblical Creationism, adoptada por la facultad el 6 Julio de 1979. Muchas otras escuelas dispensacionalistas también adoptaron una sólida posición en cuanto a los seis días literales de la creación.

    El Dr. North es de alabar por su acercamiento literal al primer capítulo de Génesis y su insistencia en que los seis días de la creación eran seis días literales de 24 horas. El toma Génesis 1 literalmente y entiende los seis días en su sentido normal, natural y obvio. “Días” significa “días”. “Mañanas y tardes” significa “mañanas y tardes”. “Quinto día” significa “quinto día”. Si el Dr. North siguiera el mismo acercamiento literal que usa para Génesis 1 y aplicara eso a Apocalipsis capítulo 20, entonces sería un dispensacionalista premilenarista y se vería forzado a abandonar su postmilenarismo. En vez de ello, él abandona su hermenéutica literal. Los mil años de Apocalipsis se vuelven simbólicos. El término “mil años” (mencionado seis veces en Apocalipsis 20) no significa realmente mil años.

    El Dr. North ha recomendado el libro de David Chilton, The Days of Vengeance—An Exposition of the Book of Revelation, como la obra maestra sobre profecía y North mismo escribió el prefacio. El dice que nadie ha escrito y nadie podrá escribir un mejor comentario sobre Apocalipsis, de modo que es razonable asumir que Gary North está de acuerdo con la posición de Chilton sobre Apocalipsis 20. Lo siguiente es el entendimiento no-literal de Chilton de los mil años: Los mil años representan “un vasto e indefinido período de tiempo…Ya ha durado casi 2000 años y probablemente durará muchos años más. Los mil años han de entenderse como un número simbólico, indicando un largo período….Puede significar millones de años” [David Chilton, The Days of Vengeance—An Exposition of the Book of Revelation (Ft. Worth: Dominion Press, 1987), p.507. El prefacio del Dr. North se encuentra en las p.15-33].

    El Dr. North se opone totalmente a la teoría de la evolución, sin embargo trata Apocalipsis 20 de una manera muy similar a como los evolucionistas tratan Génesis 1. El evolucionista dice:

    La evolución es realmente imposible, pero si nos dan suficiente tiempo, todas las cosas son posibles. No necesitamos a Dios; sólo necesitamos tiempo. Aunque no podemos ver que la evolución está sucediendo hoy, si nos dan suficiente tiempo, todo puede suceder. [Esto es bellamente ilustrado por una afirmación hecha por el evolucionista Rick Gore en un artículo titulado “The Awsome Worlds Within a Cell” (Mundos Extraordinarios dentro de una Célula) que apareció en el Nacional Geographic de Septiembre 1976. Explicando como se originó la primera célula, Gore dice, “Las probabilidades de que las moléculas precisas estuvieran en el lugar preciso en el momento preciso son prácticamente nulas. Sin embargo, tal como la ciencia lo estima, el tiempo es decisivo en la obra de la naturaleza. En verdad, lo que aparece como imposible en un momento dado, después de innumerables sondeos, llega a ser una certeza”. En otras palabras, los evolucionistas enseñan que “con tiempo, todas las cosas son posibles”]. Por eso no podemos tomar literalmente los días de Génesis 1, porque necesitamos mucho más de seis días. Necesitamos millones y millones de años. Sin todo eso tiempo, nuestra teoría de la evolución está en problemas.

    Los Reconstruccionistas hacen eco al pensamiento de los evolucionistas en su acercamiento a Apocalipsis capítulo 20:

    Reconstruir la sociedad de acuerdo con la ley de la Biblia parece imposible, pero si tenemos suficiente tiempo, puede ser realizado. Ciertamente, no vemos que esté sucediendo hoy. De hecho, parece que la sociedad se está volviendo más y más anárquica. Pero con suficiente tiempo, estos cambios vendrán para mejor. No necesitamos que Cristo venga personalmente a la tierra para cambiar la sociedad. Nosotros podemos hacerlo, pero necesitamos tiempo. Si nos dan suficiente tiempo, todo puede suceder. Por eso no podemos tomar literalmente los mil años, porque necesitamos mucho más tiempo que eso. Necesitamos miles y miles de años, quizás aun UN MILLÓN DE AÑOS para vencer y tener dominio sobre la tierra. Pero tengamos paciencia. Esto sucederá. Pero sin todo ese tiempo, nuestra teoría reconstruccionista/ postmilenarista estaría en gran apuro.

    Podemos estar agradecidos por un gran Dios Creador que pudo hacer los cielos y la tierra en seis días literales. Y podemos estar agradecidos por un gran Rey que viene, el Señor Jesucristo, que puede traer súbita y poderosamente Su reino prometido (Daniel 2:44). ÉL no depende de los débiles esfuerzos del hombre para mejorar la sociedad. Todo lo que el hombre puede hacer es corromper más y más la sociedad, tal como era en los días de Noé.

    Para mayor información sobre el reino, ver La Dispensación del Reino

    Prueba #4—Los Tres y Medio Años de Daniel y Apocalipsis

    ¿Entiendo que el Libro de Daniel y el Libro de Apocalipsis describen un período literal de tres años y medio?

    En las obras maestras de Dios, Daniel y Apocalipsis, se habla de un período de tiempo que dura tres años y medio. Está descrito de cuatro maneras diferentes:

    Mil doscientos sesenta (1260) días (Apocalipsis 12:6,14). Esto sería equivalente a 3 ½ años y también equivalente a 42 meses (30 días cada mes).

    Cuarenta y dos (42) meses (Apocalipsis 11:2; 13:5).

    “Un tiempo, tiempos y medio tiempo” (Daniel 12:7; Apocalipsis 12:14) –si un “tiempo” equivale a un año y si “tiempos” equivale a dos años, entonces “un tiempo, tiempos y medio tiempo” equivaldría a 3 ½ años.

    Media semana, consistiendo la semana de siete años, es decir, un período de 3 ½ años (Daniel 9:27).

    Dios quiere decir lo que dice y dice lo que quiere decir. ÉL nos ha hablado acerca de un período de tiempo que es equivalente a tres y medio años, y ÉL describe este período de tiempo de cuatro maneras distintas para que nosotros podamos entender bien. Cuando Dios dice 1260 días, ¿ÉL quiere realmente decir 1260 días? Cuando Dios dice 42 meses, ¿quiere realmente decir 42 meses? Cuando Dios dice 3 ½ años [tiempo (1) + tiempos (2) + medio tiempo (½)= 3 ½] ¿quiere realmente decir 3 ½ años? Cuando Dios habla de la mitad de un período de siete años (Daniel 9:27), ¿realmente quiere decir la mitad de un período de siete años?

    ¿Podemos creer que Dios realmente sabe contar?

    Para mayor información sobre este período de tiempo, ver La Gran Tribulación--¿Es Futura o se ha Cumplido? Y también El Tiempo de la Tribulación

    Prueba #5—Los Sacrificios de Animales y el Tercer Templo

    ¿Entiendo que en el futuro, durante la edad del reino, habrá sacrificios de animales?

    ¿Creo en un futuro templo milenial, tal como es descrito en los capítulos finales de Ezequiel?

    Los que no creen en un reino terrenal, milenial, literal, tienen un gran problema en creer que se reestablecerán los sacrificios de animales bajo el sacerdocio de Sadoc durante el reinado milenial venidero. Ellos no pueden entender cómo esto puede ser reconciliado con el sacrificio hecho una vez para siempre de nuestro Sustituto perfecto, el Señor Jesucristo.

    Sin embargo, no podemos ignorar pasajes muy claros que hablan acerca de futuros sacrificios de animales en el contexto de un futuro templo milenial. Ver Ezequiel 40-48 (especialmente 43:19-27); Isaías 56:6-7; Isaías 60:7; Zacarías 14:16-21. Espiritualizar estas profecías es vaciarlas de su contenido literal. Pretender que ellas se aplican de alguna manera a la iglesia de la edad presente es un insulto a Dios que espera que lo tomemos por Su Palabra. En realidad, muchos no-dispensacionalistas simplemente ignoran esas profecías, lo cual es más fácil que tratar de deshacerse en explicaciones.

    A menudo, el mismo acercamiento no-literal se hace respecto al templo milenial con su detallada descripción que nos ha sido dada en Ezequiel 40-48. Sin embargo, estos mismos hombres nos dirían que la detallada descripción del tabernáculo y su mobiliario que se encuentra en el libro del Éxodo o la detallada descripción del templo de Salomón en 1 Reyes 6, debe ser tomada literalmente. ¿Por qué entendemos las detalladas descripciones del tabernáculo y del templo como descripciones de estructuras literales, pero cuando se trata de un templo futuro, también descrito con mucho detalle, abandonamos un entendimiento literal de la Palabra de Dios? ¿Puede ser que nuestra hermenéutica esté gobernada por nuestra teología? Si una persona no cree en un futuro reino terrenal centrado en Jerusalén, entonces es fácil entender por qué tampoco creerá que podría haber allí un templo, mucho menos sacrificios de animales.

    Para un estudio ulterior ver: El Templo Milenial de Ezequiel 40-48 por el Dr. John Whitcomb (Un Ejercicio de Interpretación Literal).

    Prueba #6 – El Río Milenial Emanando de Jerusalén

    ¿Creo en un río milenial que se origina en el templo de Jerusalén y que fluye hacia el Mar Muerto (que será entonces un mar vivo) y el Mar Mediterráneo?

    Otra prueba para la interpretación literal es el río que se describe en Ezequiel 47 y otros lugares del Antiguo Testamento. Este asombroso río nacerá en la casa del Señor (comparar Joel 3:18) como un pequeño arroyo. Gradualmente este arroyo se volverá más profundo y caudaloso, hasta que sobrepase la cabeza de un hombre. Correrá hacia el este donde finalmente desembocará en el Mar Muerto, el cual tendrá entonces un nombre terriblemente equivocado porque las aguas del Mar Muerto se volverán frescas y se llenarán de peces (Ez.
    47:1-10). El Mar Muerto será transformado milagrosamente en un mar vivo.

    En Zacarías 14:8 leemos que la mitad de este río desembocará en el Mar Muerto y la otra mitad del río desembocará en el Mar Mediterráneo. Este río también es mencionado en el Salmo 46:4 (y note el contexto en el Salmo 46:9-10, que habla claramente del reino).
    Manfred Kober ha provisto la siguiente ilustración de la futura topografía de la Tierra Santa, mostrando a este asombroso río fluyendo hacia los dos grandes mares:



    Las descripciones de este río son tan literales, como literales puedan ser. Hay claras referencias geográficas en conexión con este río (Ezequiel 47:8-10). Se dan las medidas exactas de las distancias y de las profundidades (Ezequiel 47:3-5). Los detalles de este río son muy descriptivos y específicos. Fluye al mar (mar Muerto) y las aguas, que una vez fueron las aguas más saladas de la tierra, se vuelven dulces. Habrá muchas variedades de peces en estas mismas aguas, donde los peces anteriormente no podían vivir. Habrá pescadores en sus riberas y se extenderán las redes. ¿Hemos de rechazar toda esta descripción y espiritualizarla y darle algún otro significado, de acuerdo a nuestra propia fantasía o tomarla textualmente y dar a las palabras su sentido literal, normal y obvio?

    Cuando la gente se aparta de la interpretación literal, ellos niegan el sentido llano y dan al texto algún otro sentido, de acuerdo a su propia imaginación. Es casi chistoso leer los comentarios y ver como la gente espiritualiza este río y le da significados antojadizos.

    Los primeros padres veían el río como símbolo del bautizo. Algunos lo ven como la corriente de la historia. Muchos hablan del río como un símbolo de la vida espiritual, siendo algunos creyentes solamente cristianos hasta los tobillos o cristianos hasta las rodillas. Otros identifican el río con la corriente del evangelio, negando cualquier cumplimiento literal futuro. Derek Kidner, relacionando este río con el río del paraíso de Génesis 2, habla de él simplemente como “vitalidad que fluye de terreno sagrado”, lo que sea que tal cosa signifique. [Manfred Kober, “The Return of the Lord and the River of Life” (El Regreso del Señor y el Río de Vida)]

    El río está relacionado directamente con la casa del Señor (Ezequiel 47:1-2; Joel 3:18), de modo que si una persona rechaza la literalidad de este río, también tiene que rechazar la literalidad del templo que está descrito en Ezequiel 40-48. En realidad los tres (el templo, el río y los sacrificios de animales) van juntos o caen juntos.

    Alva McClain, cuya obra sobre el reino es clásica, ha escrito lo siguiente sobre el río milenial que emerge del templo:

    Además de estos resultados naturales que tienen que seguir a las lluvias controladas, también habrá ríos fluyendo por causas milagrosas, tal como la maravillosa corriente ilustrada en Ezequiel (47:1-12). Saliendo del templo, su gran dimensión, sus beneficiosos resultados, y su perenne fluir “en verano y en invierno” (Zacarías 14:8) –todo enfatiza la naturaleza sobrenatural de esta corriente. Nada inherentemente imposible hay en tal fenómeno. ¿Por qué podría alguien tropezar ante la idea de un hermoso río manando del centro geográfico del reino terrenal de nuestro bendito Señor, sanando tanto sus aguas como sus frutos, que crecen a ambos lados? ¿Hay aquí alguna cosa increíble, si recordamos que el Rey que viene es Aquel que una vez transformó agua en vino y envió a un hombre ciego a lavar su ceguera en las aguas de Siloé (Juan 9:11)? Qué símbolo tan visible será éste para recordar a las naciones las incesantes bendiciones que fluirán del trono del Hijo de David. Y nadie se irá de este santuario descorazonado y desilusionado por no haber encontrado ayuda. [Alva McClain, The Greatness of the Kingdom—an Inductive Study of the Kingdom of God (Winona Lake:BMH Books, 1974) p.237].

    Escribí a Gary DeMar, un autor preterista muy conocido y un crítico del dispensacionalismo.
    [Su ataque al dispensacionalismo se llama Last Days Madness—Obsession of the Modern Church (Atlanta; American Vision, 1999).] La pregunta que hice es simplemente ésta:

    Ezequiel 47 y otros pasajes enseñan que habrá un río que saldrá del templo y que desembocará en el Mar Muerto, con el resultado de que las aguas del Mar Muerto sanarán, de modo que vivirán peces allí y pescadores echarán sus redes (v.1-10).
    ¿Cuándo se cumplió ésto?

    Su respuesta fue larga, pero en esencia era que este pasaje de Ezequiel 47 ya fue cumplido por Jesucristo, quien es nuestro Río de Vida. [Esta respuesta es típica de un preterista: “Se ha cumplido, no es futuro”]. Ahora, ciertamente estaríamos de acuerdo en que Jesucristo es nuestro Río de Vida, y estaríamos todavía muertos en pecados si estuviésemos apartados de ÉL, quien es nuestra Vida, pero, ¿significa ésto que las claras afirmaciones acerca del río en Ezequiel 47 (y cómo las aguas del Mar Muerto serán sanadas) nunca tendrán un cumplimiento literal? La pregunta clave es realmente la siguiente: ¿Hará Dios lo que dijo que haría en Ezequiel 47, o no? Decir simplemente que todos los detalles y pormenores de esta profecía fueron cumplidas por Jesucristo no hacen justicia a las explícitas declaraciones de las Escrituras. No honra a Cristo negar el sentido llano, obvio y natural de Su Palabra. Las aguas del Mar Muerto nunca fueron sanadas en la primera venida de Cristo y durante los últimos 2000 años ningún pescador ha extendido allí sus redes. La profecía de Ezequiel nunca se ha cumplido, pero los que toman a Dios por Su Palabra, saben que se cumplirá.

    Prueba #7—El Alcance de la Expiación

    ¿Entiendo que Cristo murió por todos los hombres y que ÉL gustó la muerte por todos, sin excepción?

    El lenguaje de la Biblia no puede ser más claro:

    ÉL murió por. . .
    el mundo (Juan 3:16; 6:33, 51)
    todo el mundo (1 Juan 2:2)
    todos (1 Timoteo 2:6)
    todos nosotros (Isaías 53:6)
    todos los hombres (Romanos 5:18)
    por todos (Hebreos 2:9)
    por los que niegan a Cristo (2 Pedro 2:1)

    ¿Quiere Dios realmente decir lo que dice? ¿Podemos tomarlo por Su Palabra? ¿O permitiremos que nuestra teología nos obligue a cambiar el significado de las palabras que, en sí mismas, son muy claras?

    Sir Robert Anderson, en el prefacio de su libro Forgotten Truths (Verdades Olvidadas) ha escrito lo siguiente:

    Durante los primeros años de mi vida cristiana yo estaba muy confundido y afligido por la suposición de que las simples y llanas palabras de Escrituras tales como Juan 3:16; 1 Juan 2:2; 1 Timoteo 2:6 no eran ciertas, salvo en un sentido misterioso que sólo era entendido por los iniciados. Porque, se me había dicho, la predominante verdad de la soberanía divina en la elección, impedía tomarlas literalmente. Pero hace medio siglo, un amigo de esos días --el finado Dr. Horatius Bonar—me libró de este extrañamente prevaleciente error. El me enseñó que verdades pueden parecernos irreconciliables solamente porque nuestras mentes finitas no pueden entender al Infinito: y que nunca debemos permitir que nuestra pobre comprensión de los eternos consejos de Dios impidan la incuestionable fe en las palabras de las Sagradas Escrituras”. [Del prefacio del libro de Anderson ‘Forgotten Truths’ (Grand Rapids Kregel Publications, 1980), preface].

    Richard Baxter (1615-1691) era un hombre piadoso y es muy estimado entre los hombres reformados. Escribió lo siguiente en cuanto a esta materia:

    Cuando Dios nos dice, con toda la sencillez posible, que Cristo murió por todos y que gustó la muerte por todo hombre, los hombres lo negarán y, con ese fin, torcerán el sentido llano de las palabras, simplemente porque no pueden ver cómo esto puede reconciliarse con Cristo condenando a hombres y con Su especial amor hacia Sus elegidos. No es difícil ver la justa y equilibrada coherencia. Pero, ¿y si tu no puedes ver cómo concuerdan dos verdades del Evangelio? ¿Negarás entonces una de ellas, cuando ambas son evidentes? ¿No es un gran orgullo preferir tu propio entendimiento antes de la sabiduría del Espíritu de Dios, que ha inspirado las Escrituras? ¿No debería un hombre humilde decir más bien, sin duda que ambas son verdad, aunque yo no pueda reconciliarlas? De modo que otros negarán estas llanas verdades, porque ellos piensan que todos por quienes Cristo murió están ciertamente justificados y salvados; porque por quienquiera que Él muriera y satisficiera la justicia, Él les proveería de fe para creer en Él; Dios no podría castigar justamente a aquellos por quienes Cristo dio satisfacción, etc. Pero, ¿dicen las Escrituras todas o algunas de estas opiniones con la sencillez con la dice que Cristo murió por todos y por cada hombre? ¿Dice claramente en alguna parte que Él no murió por todos? ¿Dice que hace excepción de un hombre, y que Cristo no murió por él? ¿Dice en alguna parte que ÉL murió solamente por Sus ovejas o por Sus elegidos y que excluye a los no elegidos? No hay tal palabra en toda la Biblia; ¿no deberían estar las verdades ciertas y los textos claros por sobre los puntos inciertos y los textos oscuros? (Richard Baxter, Universal Redemption of Mankind, p.282-283).

    Richard Baxter aplica luego hábilmente estos principios al caso en cuestión:

    Quisiera preguntar a cualquiera, ¿creerías que Cristo murió por todos los hombres si las Escrituras lo dicen claramente? Si lo hicieras, dime, ¿qué palabras encontrarías o desearías que fueran más claras que las que son usadas aquí? ¿No es suficiente que Cristo es llamado el Salvador del Mundo? Dirás, ¿pero lo es de todo el mundo? Sí, dice que ÉL es la propiciación por los pecados de todo el mundo. Dirás, ¿pero no es para todos los hombres del mundo? Si, dice que Él murió por todos los hombres, como también por todo el Mundo. Pero dirás, ¿no dice que para cada hombre? Sí, lo dice, Él gustó la muerte por cada hombre. Pero, podrás decir, eso significa por todos los elegidos, si dijera eso de todos los no-elegidos, yo lo creería. Sí, lo dice así de quienes negaron al Señor que los compró, y que traerán sobre sí mismos destrucción repentina. Sin embargo, todo esto parece ser nada para el hombre prejuiciado. [Richard Baxter, Universal Redemption of Mankind, p.286-287. Los versículos aludidos en esta cita son Juan 4:42; 1 Juan 2:2; 1 Timoteo 2:4-6; Hebreos 2:9; 2 Pedro 2:1]

    Conocí a un hombre que no estaba comprometido con la creencia que Cristo murió por todos los hombres y que, sin embargo, hizo esta notable concesión: “Si Cristo murió por todos los hombres, no sé cómo la Biblia podría decirlo aún más claramente”. ¡Cuán cierto! Este mismo hombre, más adelante, adoptó la doctrina de la expiación ilimitada porque no podía negar las claras y llanas afirmaciones de las Escrituras.

    Para un estudio ulterior:
    ¿Por Quién Murió Cristo?
    La Obra de Cristo en la Cruz-- ¿Es Limitada o Ilimitada?

    Siete Pruebas-- ¿Cómo le fue?

    ¿Se aproximó a los siete ejemplos desde un punto de vista literal consistente, tratando de entender el lenguaje de la Biblia de una manera natural y normal, entendiendo el lenguaje en su sentido obvio? Que Dios nos ayude a acercarnos a Su Palabra con la fe sencilla de un niño y que con humildad le tomemos por Su Palabra, permitiendo que la Biblia diga lo que dice, y no forzándola a decir lo que nosotros queremos que diga o pensamos que debería decir. “Habla, Jehová, porque Tu siervo oye” (1 Samuel 3:9).



    *** ****** ***

    ---------- Post added at 14:15 ---------- Previous post was at 14:14 ----------

    Este artículo fue presentado originalmente en la Conferencia “New England Bible Conference” el 17 de Septiembre de 2007, por George Zeller.


    ¿Qué es la Interpretación Literal?

    La interpretación literal procura entender la Biblia en su sentido llano, natural y normal. Ve el sentido claro y obvio de un texto. Dios no quiere ocultar Su verdad al creyente; ÉL quiere comunicar Su verdad a los Suyos de manera muy clara. La responsabilidad del creyente es simplemente tomar a Dios por Su Palabra. Dios quiere decir lo que dice y dice lo que quiere decir.

    El intérprete literal no busca en la Biblia significados ocultos. Más bien busca el sentido obvio del texto. El intérprete literal no lee entre líneas, sino lee el texto sagrado para determinar su sentido llano y sencillo, a la luz del significado normal de las palabras, del contexto y de las reglas gramaticales comúnmente aceptadas.

    El Método Alegórico

    En agudo contraste a la interpretación literal está el método de interpretación alegórico. El padre de la interpretación alegórica es Orígenes quien vivió en el tercer siglo. Todavía hay muchos hoy en día que siguen su método alegórico de interpretación. La interpretación alegórica implica buscar significados espirituales ocultos que van más allá del sentido literal del texto.

    Como una ilustración del método alegórico, consideremos 1 Samuel 17:40—“Y (David) tomó su cayado en su mano y escogió cinco piedras lisas del arroyo, y las puso en el saco pastoril.” ¿Cuál es el significado de estas cinco piedras lisas? Imagine a un predicador diciendo, “Estas cinco piedras lisas simbolizan Fe, esperanza, amor, gozo, paz.” Puede servir para el bosquejo de cinco puntos de un sermón. En otro lugar del mundo otro pastor se para frente a su congregación y dice, “Estas cinco piedras lisas representan: valor, fortaleza, perseverancia, poder, paciencia.” Según el método alegórico, es la pura imaginación del intérprete la que determina el significado del texto. La persona le puede dar el significado que quiera.

    Pregunta a un dispensacionalista lo que significan esas cinco piedras y él dirá algo como ésto: “Las cinco piedras lisas eran exactamente lo que el texto dice que eran. Eran cinco piedras lisas y David utilizó solamente una de ellas con su honda.”

    Nota: Al enfatizar el significado literal de un texto no estamos negando que un texto pueda tener varias aplicaciones. Hay un significado, muchas aplicaciones. El maestro diligente de la Biblia tiene que asegurarse de que cualquiera sea la aplicación que haga, ésta esté basada en el sentido llano, normal, literal del texto.

    Interpretación Normal

    La interpretación literal es la manera normal en la cual interpretamos cualquier troza de literatura. Busca descubrir el sentido obvio y llano del texto. Considere el siguiente artículo de un periódico:

    Mujer
    Encontrada Viva
    Después de 2 Semanas
    En las Montañas

    Associated Press

    Baker City, Ore.- Una mujer de
    76 años fue encontrada viva en
    las montañas el jueves, casi dos
    semanas después de su desaparición
    durante una cacería con su marido,
    dijeron las autoridades.

    ¿Cómo hemos de entender esto? Lo entendemos literalmente, de acuerdo con el sentido normal de las palabras. Significa lo que dice. La mujer tenía 76 años, no 34. Fue encontrada viva, no muerta. Fue encontrada en las montañas, no en el desierto. Fue encontrada casi dos semanas, no dos años, después de que desapareciera. Había ido de cacería, no de pesca. Su esposo estaba con ella, no su hermano. Las palabras de este artículo se entienden en su sentido normal y natural.

    Que este artículo sea cierto o no, es un asunto totalmente distinto. Muchos artículos en los periódicos más tarde resultan no ser fidedignos. No tenemos este problema con la interpretación de la Biblia. Cuando se trata de la Biblia, sabemos que todo lo que leemos es verdadero y fidedigno porque Dios no puede mentir (Tito 1:2), y nuestro Señor Jesús dijo, “Tú Palabra es verdad” (Juan 17:17). Dios quiere decir lo que dice y dice lo que quiere decir. Podemos confiar en Su Palabra y tomarlo por Su Palabra.

    Una Regla Útil

    El Dr. Cooper, fundador de The Biblical Research Society (Sociedad de Investigación de la Biblia) es conocido por su “Regla de Oro de Interpretación”, que es como sigue:

    Cuando el sentido llano de las Escrituras tiene sentido común, no busques otro sentido. Por lo cual, toma cada palabra por su sentido primario, común y usual, a menos que los hechos del contexto inmediato, estudiados a la luz de pasajes relacionados y de verdades fundamentales, indiquen claramente otra cosa.

    Una forma abreviada de esta regla es como sigue:

    Si el sentido llano tiene sentido, no busques otro sentido,
    para que no termine en un sinsentido.

    Los opositores del dispensacionalismo se apartan a veces de esta regla, y aunque no quieran admitirlo, ellos parecen seguir esta regla:

    Si el sentido llano no se ajusta a mi sistema teológico, entonces buscaré otro sentido, para que no termine estando de acuerdo con los dispensacionalistas.

    Esto es ilustrado por un amilenarista, llamado Floyd E. Hamilton, quien hizo este notable reconocimiento:

    “Ahora bien, tenemos que admitir con franqueza que una interpretación literal de las profecías del Antiguo Testamento nos presentan con exactitud un reino terrenal del Mesías, tal como el que presenta el premilenarista [Citado por Charles Ryrie, Las Bases de la Fe Premilenial, (Publicaciones Portavoz, 1984) p.47]

    En otras palabras, si una persona realmente interpreta literalmente las profecías bíblicas, será necesariamente un premilenarista, de acuerdo con Hamilton, quien no lo era.

    Interpretación Literal Consistente

    El dispensacionalismo es reconocido por su interpretación literal consistente. La palabra “consistente” es clave. Los no-dispensacionalistas también interpretan la Biblia literalmente en muchas partes, pero no lo hacen de manera consistente. Ilustraremos esto con los siguientes ejemplos:


    Ejemplo # 1 - La Primera y la Segunda Venida de Cristo


    Piensa en todas las profecías que se cumplieron literalmente en la primera venida de Cristo. ÉL nacería en Belén (Miqueas 5:2), nacería de una virgen (Isaías 7:14), enmudecería en presencia de Sus ejecutores (Isaías 53:7), los hombres echarían suertes sobre Su ropa (Salmo 22:18), Sus manos y Sus pies serían horadados (Salmo 22:16) y muchas más. Tanto los dispensacionalistas como los no-dispensacionalistas toman estos pasajes textualmente y creen que se cumplieron literalmente en la primera venida de Cristo.

    Considere los siguientes versículos que hablan de las dos venidas del Señor:

    Zacarías 9:9 se cumplió literalmente en la entrada triunfal. “Alégrate mucho, hija de Sión; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna.” ÉL cabalgó a Jerusalén literalmente sobre un asno. La profecía se cumplió como lo confirma Mateo 21:4-5. Tanto los dispensacionalistas como los no-dispensacionalistas están de acuerdo en que esta profecía se cumplió literalmente en la primera venida de nuestro Señor, en el momento de la entrada triunfal.

    Zacarías 9:10 habla de un tiempo futuro de paz universal: “Y de Efraín destruiré los carros, y los caballos de Jerusalén, y los arcos de guerra serán quebrados; y hablará paz a las naciones, y su señorío será de mar a mar, y desde el río hasta los fines de la tierra.” Estas palabras, tomadas textualmente, nos enseñan que llegará el día en que los equipos de guerra serán destruidos. Será un tiempo de total desarme. El Príncipe de Paz hablará paz. Tendrá dominio de mar a mar.

    El problema es que los no-dispensacionalistas niegan que Zacarías 9:10 se cumpla alguna vez en la tierra. Ellos no creen en una edad del reino como ha sido descrito minuciosamente por todos los profetas. Ellos niegan que el Mesías gobierne algún día esta tierra durante un largo período de paz universal. Muchos son amilenaristas en su teología, creyendo que no habrá un futuro reino en la tierra. Ellos niegan que el Mesías gobernará desde Jerusalén, aunque esta es la clara enseñaza de los profetas (Isaías 2:1-5; Jeremías 23:5-8).

    ¿Por qué interpretan literalmente Zacarías 9:9 y simbólicamente Zacarías 9:10? ¿Por qué interpretan los no-dispensacionalistas de manera literal los pasajes relativos a la primera venida de Cristo y abandonan totalmente la aproximación literal cuando se trata de los muchos pasajes relativos a la segunda venida de Cristo y Su reino milenial? Esto es inconsistente.


    Ejemplo # 2 - El Tabernáculo y el Templo


    El Tabernáculo: En Éxodo capítulo 25 y siguientes se describe con mucho detalle una asombrosa tienda, incluso su mobiliario, las cortinas, los pilares, las cuerdas, las estacas, los tableros, las basas, las barras, etc. Se dan las medidas exactas. Dios tenía un plano muy preciso para este tabernáculo. Ningún creyente en la Biblia discutirá el hecho de que este tabernáculo fue erigido tal como está descrito.





    El Templo de Salomón: En 1 Reyes capítulo 6 leemos que Dios también tenía un plano para el templo. Están descritos detalladamente sus medidas, los materiales de construcción, su pórtico, sus aposentos, su santuario interior, etc. El templo de Salomón era un edificio literal ubicado en Jerusalén y nadie discutiría esto. Ningún creyente en la Biblia negaría que el templo de Salomón fuera un magnífico edificio que estaba en Jerusalén.




    El Templo de Ezequiel—En Ezequiel capítulos 40-48 se describe con asombroso detalle otro templo. Ni siquiera el templo de Salomón fue descrito con tanto detalle. Capítulo tras capítulo están llenos con detalladas descripciones sobre ese asombroso templo y su diseño. Se dan detalladas medidas. Están descritos las cámaras, la techumbre, los pórticos, las puertas, y los atrios. Están detallados el lugar santo y el lugar santísimo. Se describen los sacrificios del templo. Los sacerdotes levitas, incluso los hijos de Sadoc, se vislumbran sirviendo en el templo. Está descrito un asombroso río que fluye desde el santuario. Las descripciones de este templo son tan detalladas que la Reformation Study Bible (La Biblia de Estudio Reformada) [llamada anteriormente New Geneva Study Bible, editada por R.C.Sproul Y otros hombres reformados) tiene un detallado diagrama del templo de Ezequiel:




    [El diagrama anterior se encuentra en la New Geneva Study Bible, R.C. Sproul, Editor general, p.1315].

    La nota de estudio que se encuentra sobre este diagrama dice esto: “El templo restaurado de Ezequiel no es un plano, sino una visión que resalta la pureza y vitalidad espiritual del lugar ideal de adoración y de los que adorarán allí. No tendrá (el templo de Ezequiel) un cumplimiento físico, terrenal.” En otras palabras, de acuerdo con esta Biblia de Estudio, la visión profética de Ezequiel nunca se cumplirá literalmente. Aunque esta Biblia de Estudio da un diagrama detallado de este templo, los responsables de esta Biblia no creen que un templo como ese sea levantado alguna vez en esta tierra. ¿Por qué entienden que el tabernáculo fue una tienda literal y que el templo de Salomón fue un templo real, sin embargo consideran que el templo de Ezequiel es solo una visión que nunca se cumplirá? Este acercamiento es totalmente inconsistente.

    Los dispensacionalistas son consistentes. Ellos creen que en el futuro habrá un templo en Jerusalén que será exactamente como lo describe Ezequiel. Será el templo que estará en la tierra durante el reino milenial del Mesías. [Para un estudio ulterior ver: El Templo Milenial de Ezequiel 40-48 por el Dr. John Whitcomb].


    Ejemplo # 3 - Las Plagas


    Los creyentes en la Biblia, tanto los dispensacionalistas como los no-dispensacionalistas están de acuerdo en que las plagas que cayeron sobre Egipto sucedieron exactamente como están descritas en la Biblia.

    Una de las plagas era la de las ranas y está descrita en Éxodo capítulo 8:


    1. Entonces Jehová dijo a Moisés: Entra en la presencia de Faraón y dile: Jehová ha dicho así: Deja ir a mi pueblo, para que me sirva.

    2. Y si no lo quisieras dejar ir, he aquí yo castigaré con ranas todos tus territorios.

    3. Y el río criará ranas, las cuales subirán y entrarán en tu casa, en la cámara donde duermes, y sobre tu cama, y en las casas de tus siervos, en tu pueblo, en tus hornos y en tus artesas.

    4. Y las ranas subirán sobre ti, sobre tu pueblo, y sobre todos tus siervos.

    5. Y Jehová dijo a Moisés: Di a Aarón: Extiende tu mano con tu vara sobre los ríos, arroyos y estanques, para que haga subir ranas sobre la tierra de Egipto.




    Los dispensacionalistas y los teólogos del pacto o reformados estamos todos de acuerdo. Los egipcios sufrieron la plaga de una gran cantidad de ranas, al punto que estos anfibios invadieron sus dormitorios, sus hornos, etc. ¿Por qué creemos esto todos nosotros? Porque el texto de la Biblia así lo dice. El texto de la Escritura es muy claro y tomamos estas declaraciones literalmente.

    El libro del Éxodo no es el único lugar donde se describen en forma gráfica juicios divinos. En el libro de Apocalipsis encontramos tres series de plagas que afectarán no solamente a Egipto, sino al mundo entero. Estas son las plagas de los sellos, las plagas de las trompetas y las plagas de las copas. Estas plagas del tiempo del fin están descritas en forma similar a las plagas que azotaron a los egipcios y que están descritas en Éxodo.

    Por ejemplo, la segunda plaga de las trompetas está descrita en Apocalipsis capítulo 8:


    8. El segundo ángel tocó la trompeta, y como una gran montaña ardiendo en fuego fue precipitada en el mar; y la tercera parte del mar se convirtió en sangre.

    9. Y murió la tercera parte de los seres vivientes que estaban en el mar, y la tercera parte de las naves fue destruida.


    Los dispensacionalistas creen que una tercera parte del mar se convertirá en sangre, que una tercera parte de las criaturas del mar morirá y que una tercera parte de las naves será destruida. Creemos esto porque el texto así lo dice. Una lectura normal de este texto lleva a esta conclusión.

    Otra plaga, la cuarta plaga de las copas, está descrita en Apocalipsis 16:


    8. El cuarto ángel derramó su copa sobre el sol, al cual fue dado quemar a los hombres con fuego.

    9. Y los hombres se quemaron con el gran calor, y blasfemaron el nombre de Dios, que tiene poder sobre estas plagas, y no se arrepintieron para darle gloria.


    Aquí tenemos una horripilante descripción de calentamiento global. Este calentamiento universal no será causado por el hombre y no será causado por emisiones de carbono. Esta plaga vendrá de la mano de Dios. [Podemos dar gracias que Al Gore no está en control del fin del mundo]. Los dispensacionalistas creen que esta plaga tendrá lugar tal como está descrito, porque tomamos el las Escrituras textualmente. Tomamos a Dios por Su Palabra.

    Los no-dispensacionalistas no creen que las plagas descritas en el libro de Apocalipsis se cumplirán literalmente. Pos ejemplo, los preteristas creen y enseñan que estas plagas ya se cumplieron en o alrededor del año 70 D.C. Ellos creen que la gran tribulación ya tuvo lugar. Por cierto, sabemos que estas plagas no se cumplieron literalmente en el año 70 D.C. ni en otro momento de la historia pasada. Sabemos que nunca ha habido un tiempo en que una tercera parte del mar se haya convertido en sangre, que una tercera parte de las criaturas del mar hayan muerto y que una tercera parte de las naves hayan sido destruidas. Puesto que esto nunca ha sucedido, y puesto que Dios no puede mentir, esto significa que tiene que haber un cumplimiento futuro. Los dispensacionalistas creen que estos juicios tendrán lugar en el período venidero de la tribulación, un tiempo que Jesús describió como el peor tiempo de tribulación que el mundo jamás ha conocido (Mateo 24:21).

    ¿Por qué los no-dispensacionalistas entienden literalmente las plagas de Egipto, como que sucedieron tal como está descrito, y, sin embargo, niegan que las plagas descritas en Apocalipsis se cumplirán literalmente? Esto es totalmente inconsistente.


    Ejemplo # 4 - El Cambio en la Naturaleza de los Animales


    Los creyentes en la Biblia enseñan por lo general unánimemente que hubo un cambio en la naturaleza de los animales en el comienzo de la historia. Esto se basa en Génesis 1 “Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer. Y fue así.” (Génesis 1:30). Originalmente los animales comían plantas, eran vegetarianos. ¿Por qué enseñan esto los dispensacionalistas y los no-dispensacionalistas? Porque el texto lo señala claramente y tomamos la Biblia textualmente. Sabemos que hubo un cambio en la naturaleza de los animales porque hoy en día el mundo animal es muy diferente. Hoy día muchos animales son carnívoros. Algunos animales son omnívoros, comen tanto plantas como carne (como los osos, los zorrillos, los mapaches). Este cambio en la naturaleza de los animales tuvo lugar en el tiempo de la caída o después del diluvio.

    La New Geneva Study Bible (Reformation Study Bible- Biblia de Estudio Reformada), editada por R.C. Sproul y otros, tiene esta nota bajo Génesis 1:29—“Originalmente la dieta de los hombres y de los animales (v.30) era vegetariana, una situación que fue alterada después del diluvio.” Este es un ejemplo de no-dispensacionalistas interpretando la Biblia literalmente, porque esto es exactamente lo que dice el texto.

    En el evangelio de Marcos leemos de un tiempo en que la naturaleza de los animales fue cambiada temporalmente. El relato de la tentación como está escrito en Marcos, solo tiene dos versículos, pero Marcos nos dice algo que los demás escritores de los evangelios no mencionan: “Y luego el Espíritu le impulsó al desierto. Y estuvo allí en el desierto cuarenta días, y era tentado por Satanás, y estaba con las fieras; y los ángeles le servían” (Marcos 1:12-13). Si otra persona hubiese estado en el desierto con los animales salvajes, probablemente habría sido devorado. Pero cuando el Señor Jesús estuvo allí, los animales no le causaron daño. Cuando Cristo esté presente en la tierra en Su reino, sucederá universalmente una situación similar. Leemos acerca de esto en Isaías 11:


    6. Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará.

    7. La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas; y el león como el buey comerá paja.

    8. Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora.

    9. No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar.


    ¿Cuál es el sentido llano y normal de este pasaje? Tal como Génesis 1:30 enseña que antes los animales eran vegetarianos, así Isaías 11:7 enseña que los animales volverán a ser vegetarianos en el reino. Los animales que ahora comen carne, entonces comerán plantas. Este es el sentido llano del texto. Es en este punto donde los no-dispensacionalistas se apartan del sentido llano y literal del texto, simplemente porque su teología no les permite otra cosa. Ellos no creen en un futuro reino terrenal.

    La New Geneva Study Bible (Reformation Study Bible- Biblia de Estudio Reformada), editada por R.C. Sproul y otros, tiene esta nota bajo Isaías 11:6-9—“Los animales carnívoros, ahora rehechos con naturalezas que protegen lo que anteriormente devoraban, retratan en efecto la maravillosa paz en la tierra durante la nueva era gobernada por el Mesías. La visión corresponde al amor reconciliador en la iglesia.” Analicemos esta nota. Ellos no creen que Isaías 11:6-9 debe tomarse literalmente. Por el contrario, es meramente una “visión” que representa algo. Y cuando hablan de “la nueva era gobernada por el Mesías”, ellos no se refieren a futuro reino real, porque para ellos el reino está aquí y es ahora. En su opinión, la profecía de Isaías retrata meramente una paz maravillosa y un amor reconciliador que se encuentra presente en esta era de la iglesia. Ellos niegan que esta profecía tenga algo que ver con la verdadera naturaleza de los animales.

    Insistir que la profecía de Isaías corresponde al “amor reconciliador en la iglesia” es absurdo. Lo que describe Isaías ciertamente no está sucediendo hoy día. Si vas a un zoológico, no encontrarás a ningún león comiendo paja. Ninguna madre hoy permitiría que su hijo jugara con una mortífera serpiente venenosa. Recordamos a un guardia de zoológico ruso que alardeaba, “en nuestro zoológico en Moscú, el lobo está con el cordero en la misma jaula; eso es algo que ustedes los americanos no tienen”. Pero él no mencionó que cada día un nuevo cordero tenía que ser puesto en la jaula.

    Una vez más vemos la inconsistencia en el trato del texto sagrado de los no-dispensacionalistas. ¿Por qué el sentido llano hace buen sentido en Génesis 1 pero no en Isaías 11, especialmente cuando ambos pasajes hablan de la dieta de los animales? ¿Podría ser que Isaías 11, si se interpreta literalmente, no está de acuerdo con su sistema teológico que dice que el reino está aquí y es ahora, y que, en cambio, la enseñanza de Génesis 1:20-30 no amenaza su teología? Esto ilustra el punto de que los teólogos a menudo son inconsistentes cuando se trata del uso de la hermenéutica literal, y que a menudo abandonan el significado normal y natural de las palabras cuando las palabras describen las condiciones del reino. Los dispensacionalistas son conocidos por el uso consistente de la hermenéutica literal. Si el texto de la Biblia contradice mi sistema teológico, ¿debo abandonar el sentido literal del texto y forzarlo a significar otra cosa? Si el texto sagrado contradice mi sistema teológico, ¿no sería mejor abandonar mi sistema teológico?


    Ejemplo # 5 - Pesca


    Considere Mateo 4:18—“Andando Jesús junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano, que echaban redes en el mar; porque eran pescadores.” Este versículo nos enseña, entre otras cosas, que estos discípulos estaban pescando en el mar de Galilea. ¿Cómo podría alguien leer este texto y negar que estos hombres estuvieran pescando en el mar de Galilea? La Biblia lo dice y nosotros lo creemos. Nadie discutiría esto. Los dispensacionalistas y los no-dispensacionalistas estarían de acuerdo con el sentido llano y obvio del este pasaje. Estos hombres estaban pescando en el Mar de Galilea.

    Consideremos otro pasaje en Ezequiel 47: “Y me dijo: Estas aguas salen a la región del oriente, y descenderán al Arabá [la región seca entre Jerusalén y el Mar Muerto], y entrarán en el mar [el Mar Muerto]; y entradas en el mar, recibirán sanidad las aguas. Y toda alma viviente que nadare por dondequiera que entraren estos dos ríos, vivirá; y habrá muchísimos peces por haber entrado allá estas aguas, y recibirán sanidad; y vivirá todo lo que entrare en este río. Y junto a él estarán los pescadores, y desde En-gadi hasta En-eglaim será su tendedero de redes; y por sus especies serán los peces tan numerosos como los peces del Mar Grande” (Ezequiel 47:8-10). Este pasaje también es sobre la pesca. Este pasaje está enseñando que llegará el día en que los hombres pescarán en el Mar Muerto. Hoy día nadie pesca en el Mar Muerto por la sencilla razón de que ningún pez puede sobrevivir en esas aguas. Pero este pasaje dice que las aguas del Mar Muerto serán sanadas y que los hombres echarán sus redes y que pescarán una gran variedad de peces.

    Nadie negará que, de acuerdo con Mateo 4:18, los discípulos estaban pescando en el Mar de Galilea, porque la Biblia así lo dice. Pero es difícil que haya un no-dispensacionalista en este mundo que crea que en el futuro los hombres estarán pescando en las aguas de lo que ahora es conocido como el Mar Muerto. ¿Por qué no creen esto? La Biblia enseña esto claramente en Ezequiel 47, pero ellos se niegan a tomar esto literalmente, porque está en conflicto con su sistema teológico. Si ellos niegan un reino literal, también tienen que negar cualquier actividad de pesca durante ese reino. Vemos nuevamente su total inconsistencia. Ellos entienden literalmente Mateo 4:18 y creen que había hombres pescando en el Mar de Galilea. Ellos se niegan a creer literalmente Ezequiel 47:8-10 y niegan los hombres que alguna vez van pescar en el Mar Muerto.
    Ezequiel 47 también describe un río asombroso que se originará en la casa del Señor (comparar Joel 3:18) como una corriente poco profunda. Gradualmente la corriente se profundizará y se llenará, hasta pasar por sobre la cabeza de un hombre. Finalmente fluirá hacia el este y se vaciará en el Mar Muerto que, como ya hemos visto, se volverá en agua fresca, abundando de peces (ver Ezequiel 47:1-10). El Mar Muerto será transformado milagrosamente en un mar vivo.

    En Zacarías 14:8 leemos que la mitad de este río desembocará en el Mar Muerto y la otra mitad del río desembocará en el Mar Mediterráneo.

    Manfred Kober ha provisto la siguiente ilustración de la futura topografía de la Tierra Santa, mostrando a este asombroso río fluyendo hacia los dos grandes mares:



    Las descripciones de este río son tan literales, como literales puedan ser. Hay claras referencias geográficas en conexión con este río (Ezequiel 47:8-10). Se dan las medidas exactas de las distancias y de las profundidades (Ezequiel 47:3-5). Los detalles de este río son muy descriptivos y específicos. Fluye al mar (Mar Muerto) y las aguas, que una vez fueron las aguas más saladas de la tierra, se vuelven dulces. Habrá muchas variedades de peces en estas mismas aguas, donde los peces anteriormente no podían vivir. Habrá pescadores en sus riberas y se extenderán las redes. ¿Hemos de rechazar toda esta descripción y espiritualizarla y darle algún otro significado, de acuerdo a nuestra propia fantasía o tomarla textualmente y dar a las palabras su sentido literal, normal y obvio?

    Cuando la gente se aparta de la interpretación literal, ellos niegan el sentido llano y dan al texto algún otro sentido, de acuerdo a su propia imaginación. Es casi chistoso leer los comentarios y ver como la gente espiritualiza este río y le da significados antojadizos.

    Escribí a Gary DeMar, un autor preterista muy conocido y un crítico del dispensacionalismo.
    [Su ataque al dispensacionalismo se llama Last Days Madness—Obsession of the Modern Church (Atlanta; American Vision, 1999).] La pregunta que hice es simplemente ésta:

    Ezequiel 47 y otros pasajes enseñan que habrá un río que saldrá del templo y que desembocará en el Mar Muerto, con el resultado de que las aguas del Mar Muerto sanarán, de modo que vivirán peces allí y pescadores echarán sus redes (v.1-10).
    ¿Cuándo se cumplió ésto?

    Su respuesta fue larga, pero en esencia era que este pasaje de Ezequiel 47 ya fue cumplido por Jesucristo, quien es nuestro Río de Vida. [Esta respuesta es típica de un preterista: “Se ha cumplido, no es futuro”]. Ahora, ciertamente estaríamos de acuerdo en que Jesucristo es nuestro Río de Vida, y estaríamos todavía muertos en pecados si estuviésemos apartados de ÉL, quien es nuestra Vida, pero, ¿significa ésto que las claras afirmaciones acerca del río en Ezequiel 47 (y cómo las aguas del Mar Muerto serán sanadas) nunca tendrán un cumplimiento literal? La pregunta clave es realmente la siguiente: ¿Hará Dios lo que dijo que haría en Ezequiel 47, o no? Decir simplemente que todos los detalles y pormenores de esta profecía fueron cumplidas por Jesucristo no hacen justicia a las explícitas declaraciones de las Escrituras. No honra a Cristo negar el sentido llano, obvio y natural de Su Palabra. Las aguas del Mar Muerto nunca fueron sanadas en la primera venida de Cristo y durante los últimos 2000 años ningún pescador ha extendido allí sus redes. La profecía de Ezequiel nunca se ha cumplido, pero los que toman a Dios por Su Palabra, saben que se cumplirá.

    Aquí Gary DeMar es culpable de un acercamiento alegórico. La interpretación alegórica implica buscar significados espirituales ocultos que van más allá del sentido literal del texto sagrado. DeMar ha abandonado el sentido literal del pasaje.


    Ejemplo # 6 - Longevidad


    En Génesis capítulo 5 leemos sobre hombres que vivieron antes del diluvio, muchos de los cuales vivieron más de 900 años. El versículo 27 nos dice que Matusalén vivió un total de 969 años. Los que toman a Dios por Su Palabra creen que Matusalén vivió todos esos años, porque eso es exactamente lo que dice el texto. Los hombres reformados que creen en la Biblia y los hombres del pacto que creen en la Biblia estarían de acuerdo con los dispensacionalistas en que estos hombres que vivieron antes del diluvio tenían vidas extremadamente largas.

    En Isaías 65 leemos sobre un tiempo futuro en que “un niño morirá de 100 años” (v.20). Si hoy una persona tiene 100 años nunca nos referiríamos a ella como un niño. Pero si el largo normal de la vida fuera 1000 años, tendría sentido referirse a alguien que muere de cien años como un niño. En este mismo capítulo leemos esto: “No edificarán para que otro habite, ni plantarán para que otro coma; porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos” (Isaías 65:22). Los árboles viven comúnmente por cientos de años. Se dice que un olivo puede a veces vivir hasta dos mil años. Algunos piensan que un olivo joven en el Monte de los Olivos de los tiempos de Cristo aún podría estar vivo. Sea cierto o no, nadie duda de la longevidad de los árboles. Llegará una época en esta tierra en que los hombres vivirán mucho tiempo, comparándose sus años con los años de un árbol.

    Los no-dispensacionalistas niegan que algún día los hombres vivan por tanto tiempo en esta tierra a pesar de las claras afirmaciones que se encuentran en Isaías 65. Esto es nuevamente un tema de consistencia. ¿Por qué creen las claras afirmaciones de Génesis capítulo 5 y niegan las claras afirmaciones de Isaías capítulo 65? ¿Por qué creen ellos lo que Dios dijo que ha sucedido, pero niegan lo que Dios dice en la profecía que sucederá algún día?

    Los dispensacionalistas creen que la longevidad será la norma en el reino milenial de Cristo.


    Ejemplo # 7 - “Días” y “Años”


    “Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó”
    (Éxodo 20:11).

    Dios dice que realizó en seis días Su obra de la creación. ¿Quiere ÉL decir realmente lo que dice? ¿Quiere decir “seis días” o quiere decir otra cosa? ¿Podemos tomarlo por Su Palabra?

    Para un análisis más detallado de cómo deben entenderse los “días” de Génesis ver nuestro artículo, Los Seis Días de la Creación.

    Antes del comienzo del evolucionismo uniformista, los estudiantes de la Biblia estaban por lo general de acuerdo en que los días de la creación eran seis días literales de 24 horas. Las presiones de teorías científicas no comprobadas no deben obligar a los creyentes en la Biblia a abandonar el sentido natural del lenguaje.

    El Dr. Gary North ha sido uno de los líderes del movimiento reconstruccionista postmilenial (el movimiento “teonomia”). [Desde mediados de 1970, la teonomia ha sido usada a menudo en los círculos protestantes para rotular específicamente la perspectiva ética del Reconstruccionismo Cristiano, una perspectiva que reclama ser el fiel avivamiento de la visión histórica protestante de la ley del Antiguo Testamento, tal como ha sido expuesta por muchos Reformadores europeos y por los Puritanos].

    En 1987, el Dr. Gary North envió un boletín informativo en el cual reprende a los dispensacionalistas por su omisión en enseñar el creacionismo, especialmente en cuanto a los seis días literales de la creación. [Gary North, Christian Reconstruction, “Christianity and Progress” (Tyler, Texas; Institute for Christian Economics, May/June,1987] Atacó a C. I. Scofield por sostener la teoría del intervalo (o teoría de la brecha), una posición mantenida por muchos de los primeros dispensacionalistas, pero rechazada por casi todos los dispensacionalistas actuales. North hizo la falsa acusación de que ningún seminario dispensacionalista sostiene la posición de una creación reciente y que ningún seminario dispensacionalista sostiene la posición de que los días de la creación fueron días literales de 24 horas. Esta acusación era falsa, evidenciada por el hecho de que el Seminario Teológico Grace ha publicado una declaración escrita sobre esta materia titulada Biblical Creationism, adoptada por la facultad el 6 Julio de 1979. Muchas otras escuelas dispensacionalistas también adoptaron una sólida posición en cuanto a los seis días literales de la creación.

    El Dr. North es de alabar por su acercamiento literal al primer capítulo de Génesis y su insistencia en que los seis días de la creación eran seis días literales de 24 horas. El toma Génesis 1 literalmente y entiende los seis días en su sentido normal, natural y obvio. “Días” significa “días”. “Mañanas y tardes” significa “mañanas y tardes”. “Quinto día” significa “quinto día”. Si el Dr. North siguiera el mismo acercamiento literal que usa para Génesis 1 y aplicara eso a Apocalipsis capítulo 20, entonces sería un dispensacionalista premilenarista y se vería forzado a abandonar su postmilenarismo. En vez de ello, él abandona su hermenéutica literal. Los mil años de Apocalipsis se vuelven simbólicos. El término “mil años” (mencionado seis veces en Apocalipsis 20) no significa realmente mil años.

    El Dr. North ha recomendado el libro de David Chilton, The Days of Vengeance—An Exposition of the Book of Revelation (Días de Retribución- Una Exposición del Libro de Apocalipsis), como la obra maestra sobre profecía y North mismo escribió el prefacio. El dice que nadie ha escrito y nadie podrá escribir un mejor comentario sobre Apocalipsis, de modo que es razonable asumir que Gary North está de acuerdo con la posición de Chilton sobre Apocalipsis 20. Lo siguiente es el entendimiento no-literal de Chilton de los mil años: Los mil años representan “un vasto e indefinido período de tiempo…Ya ha durado casi 2000 años y probablemente durará muchos años más. Los mil años han de entenderse como un número simbólico, indicando un largo período….Puede significar millones de años” [David Chilton, The Days of Vengeance—An Exposition of the Book of Revelation (Ft. Worth: Dominion Press, 1987), p.507. El prefacio del Dr. North se encuentra en las p.15-33].

    El Dr. North se opone totalmente a la teoría de la evolución, sin embargo trata Apocalipsis 20 de una manera muy similar a como los evolucionistas tratan Génesis 1. Los evolucionistas dicen:

    La evolución es realmente imposible, pero si nos dan suficiente tiempo, todas las cosas son posibles. No necesitamos a Dios; sólo necesitamos tiempo. Aunque no podemos ver que la evolución está sucediendo hoy, si nos dan suficiente tiempo, todo puede suceder. [Esto es bellamente ilustrado por una afirmación hecha por el evolucionista Rick Gore en un artículo titulado “The Awsome Worlds Within a Cell” (Mundos Extraordinarios dentro de una Célula) que apareció en el Nacional Geographic de Septiembre 1976. Explicando como se originó la primera célula, Gore dice, “Las probabilidades de que las moléculas precisas estuvieran en el lugar preciso en el momento preciso son prácticamente nulas. Sin embargo, tal como la ciencia lo estima, el tiempo es decisivo en la obra de la naturaleza. En verdad, lo que aparece como imposible en un momento dado, después de innumerables sondeos, llega a ser una certeza”. En otras palabras, los evolucionistas enseñan que “con tiempo, todas las cosas son posibles”]. Por eso no podemos tomar literalmente los días de Génesis 1, porque necesitamos mucho más de seis días. Necesitamos millones y millones de años. Sin todo eso tiempo, nuestra teoría de la evolución está en problemas.

    Los Reconstruccionistas hacen eco al pensamiento de los evolucionistas en su acercamiento a Apocalipsis capítulo 20:

    Reconstruir la sociedad de acuerdo con la ley de la Biblia parece imposible, pero si tenemos suficiente tiempo, puede ser realizado. Ciertamente, no vemos que está sucediendo hoy. De hecho, parece que la sociedad se está volviendo más y más anárquica. Pero con suficiente tiempo, estos cambios vendrán para mejor. No necesitamos que Cristo venga personalmente a la tierra para cambiar la sociedad. Nosotros podemos hacerlo, pero necesitamos tiempo. Si nos dan suficiente tiempo, todo puede suceder. Por eso no podemos tomar literalmente los mil años de Apocalipsis 20, porque necesitamos mucho más tiempo que eso. Necesitamos miles y miles de años, quizás aun UN MILLÓN DE AÑOS para vencer y tomar dominio sobre la tierra. Pero tengamos paciencia. Esto sucederá. Pero sin todo ese tiempo, nuestra teoría reconstruccionista/ postmilenarista estaría en gran apuro.

    Podemos estar agradecidos por un gran Dios Creador que pudo hacer los cielos y la tierra en seis días literales. Y podemos estar agradecidos por un gran Rey que viene, el Señor Jesucristo, que puede cambiar repentinamente y con poder la sociedad cuando inaugure Su reino prometido (Daniel 2:44). ÉL no depende de los débiles esfuerzos del hombre para mejorar la sociedad. Todo lo que el hombre puede hacer es corromper más y más la sociedad, tal como era en los días de Noé.

    Nuevamente tenemos el problema de la inconsistencia. Gary North entiende literalmente, en su sentido normal, los días de Génesis 1. El entiende los años de Apocalipsis de manera no-literal, de manera simbólica. Entender los días de Génesis 1 como días literales se ajusta a su teología; pero entender el milenio de Apocalipsis 20 como un milenio literal de 1000 años contradice su teología. ¿Debería el texto de la Biblia determinar nuestra teología o debe nuestra teología determinar cómo entendemos el texto?


    Ejemplo # 8 - El Alcance de la Expiación


    El pasaje familiar de Romanos 3:23 dice, “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.” Los que pertenecen al grupo Reformado, que son acérrimos calvinistas, dicen, “En Romanos 3:23 la palabra “todos” se refiere a todos los hombres sin excepción.” ¿Por qué dicen esto? Porque armoniza con su teología. Ellos creen en la total depravación del hombre, por lo cual creen que todos los hombres, sin excepción, son pecadores y totalmente depravados. En este punto su teología es correcta.

    Pero en otros pasajes, los hombres reformados entienden el término “todos” de manera muy diferente:

    “Mas Jehová cargó en ÉL el pecado de todos nosotros” (Isaías 53:6).

    “El cual se dio a sí mismo en rescate por todos” (1 Timoteo 2:6).

    Ahora se nos dice que el término “todos” no puede referirse a todos los hombres sin excepción, porque su teología los obliga a limitar el término “todos” a los elegidos. Ellos creen que Cristo murió solamente por los elegidos.

    En Isaías 53:6 el término “todos” ocurre dos veces: “Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en Él el pecado de todos nosotros.” Los hombres Reformados no tienen problema en entender que todos los hombres, sin excepción, se han descarriado, porque armoniza con su teología de la depravación. Pero tienen problema de decir que el SEÑOR cargó en Cristo la iniquidad de todos los hombres, sin excepción, porque eso estaría en conflicto con su teología de la expiación limitada. Su interpretación de las Escrituras depende de su teología.

    En Romanos 3:19 la Palabra de Dios dice esto: “Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios.” Los Reformados entienden que “todo el mundo” se refiere a todos los hombres sin excepción. Su doctrina de la total depravación está en armonía con la verdad de que todos los hombres, sin excepción, son culpables ante un Dios santo. Obviamente, estamos de acuerdo con esto.

    En 1 Juan 2:2 se usa el término “todo el mundo”: “Y ÉL es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo” (1 Juan 2:2). Los hombres reformados nos dicen que en este pasaje “todo el mundo” no se refiere a todos los hombres sin excepción, sino a todos los hombres sin distinción. Es decir, Cristo no murió solamente por los judíos elegidos, sino también por los gentiles elegidos. Su teología de la expiación limitada determina cómo entienden el texto.

    Los claros enunciados de las Escrituras deberían determinar mi teología y no al revés. Si los claros enunciados de las Escrituras están en constante conflicto con mi teología, entonces quizás debería rectificar mi teología. Los hombres reformados tienen la poco envidiable tarea de explicar constantemente que “todos” realmente no significa “todos” y que “todo el mundo” realmente no significa “todo el mundo” y que “todo hombre” no significa realmente “todo hombre”, etc.

    El lenguaje de la Biblia no puede ser más claro:

    ÉL murió por. . .

    el mundo (Juan 3:16; 6:33, 51)
    todo el mundo (1 Juan 2:2)
    todos (1 Timoteo 2:6)
    todos nosotros (Isaías 53:6)
    todos los hombres (Romanos 5:18)
    por todos (Hebreos 2:9)
    por los que niegan a Cristo (2 Pedro 2:1)

    ¿Quiere Dios realmente decir lo que dice? ¿Podemos tomarlo por Su Palabra? ¿O permitiremos que nuestra teología nos obligue a cambiar el significado de las palabras que, en sí mismas, son muy claras?

    Sir Robert Anderson, en el prefacio de su libro Forgotten Truths (Verdades Olvidadas) ha escrito lo siguiente:

    Durante los primeros años de mi vida cristiana yo estaba muy confundido y afligido por la suposición de que las simples y llanas palabras de Escrituras tales como Juan 3:16; 1 Juan 2:2; 1 Timoteo 2:6 no eran ciertas, salvo en un sentido misterioso que sólo era entendido por los iniciados. Porque, se me había dicho, la predominante verdad de la soberanía divina en la elección, impedía tomarlas literalmente. Pero hace medio siglo, un amigo de esos días --el finado Dr. Horatius Bonar—me libró de este extrañamente prevaleciente error. El me enseñó que hay verdades que pueden parecernos irreconciliables solo porque nuestras mentes finitas no pueden entender al Infinito: y que nunca debemos permitir que nuestra pobre comprensión de los eternos consejos de Dios impidan la incuestionable fe en las palabras de las Sagradas Escrituras”. [Del prefacio del libro de Anderson ‘Forgotten Truths’ (Grand Rapids Kregel Publications, 1980), preface].

    Richard Baxter (1615-1691) era un hombre piadoso y es muy estimado entre los hombres reformados. Escribió lo siguiente en cuanto a esta materia:

    Cuando Dios nos dice, con toda la sencillez posible, que Cristo murió por todos y que gustó la muerte por todo hombre, los hombres lo negarán y, con ese fin, torcerán el sentido llano de las palabras, simplemente porque no pueden ver cómo esto puede reconciliarse con Cristo condenando a hombres y con Su especial amor hacia Sus elegidos. No es difícil ver la justa y equilibrada coherencia. Pero, ¿y si tu no puedes ver cómo concuerdan dos verdades del Evangelio? ¿Negarás entonces una de ellas, cuando ambas son evidentes? ¿No es un gran orgullo preferir tu propio entendimiento antes de la sabiduría del Espíritu de Dios, que ha inspirado las Escrituras? ¿No debería un hombre humilde decir más bien, sin duda que ambas son verdad, aunque yo no pueda reconciliarlas? De modo que otros negarán estas llanas verdades, porque ellos piensan que todos por quienes Cristo murió están ciertamente justificados y salvados; porque por quienquiera que Él muriera y satisficiera la justicia, Él les proveería de fe para creer en Él; Dios no podría castigar justamente a aquellos por quienes Cristo dio satisfacción, etc. Pero, ¿expresan las Escrituras todas o algunas de estas opiniones con la sencillez con la dice que Cristo murió por todos y por cada hombre? ¿Dice claramente en alguna parte que Él no murió por todos? ¿Dice que hace excepción de un hombre, y que Cristo no murió por él? ¿Dice en alguna parte que ÉL murió solamente por Sus ovejas o por Sus elegidos y que excluye a los no elegidos? No hay tal palabra en toda la Biblia; ¿no deberían estar las verdades ciertas y los textos claros por sobre los puntos inciertos y los textos oscuros? (Richard Baxter, Universal Redemption of Mankind, p.282-283).

    Richard Baxter aplica luego hábilmente estos principios al caso en cuestión:

    Quisiera preguntar a cualquiera, ¿creerías que Cristo murió por todos los hombres si las Escrituras lo dicen claramente? Si lo hicieras, dime, ¿qué palabras encontrarías o desearías encontrar que fueran más claras que las que son usadas aquí? ¿No es suficiente que Cristo es llamado el Salvador del Mundo? Dirás, ¿pero lo es de todo el mundo? Sí, dice que ÉL es la propiciación por los pecados de todo el mundo. Dirás, ¿pero no es para todos los hombres del mundo? Si, dice que Él murió por todos los hombres, como también por todo el Mundo. Pero dirás, ¿no dice que para cada hombre? Sí, lo dice, Él gustó la muerte por cada hombre. Pero, podrás decir, eso significa por todos los elegidos, si dijera eso de todos los no-elegidos, yo lo creería. Sí, lo dice así de quienes negaron al Señor que los compró, y que traerán sobre sí mismos destrucción repentina. Sin embargo, todo esto parece ser nada para el hombre prejuiciado. [Richard Baxter, Universal Redemption of Mankind, p.286-287. Los versículos aludidos en esta cita son Juan 4:42; 1 Juan 2:2; 1 Timoteo 2:4-6; Hebreos 2:9; 2 Pedro 2:1]

    Conocí a un hombre que no estaba comprometido con la creencia que Cristo murió por todos los hombres y que, sin embargo, hizo esta notable concesión: “Si Cristo murió por todos los hombres, no sé cómo la Biblia podría decirlo aún más claramente”. ¡Cuán cierto! Este mismo hombre, más adelante, adoptó la doctrina de la expiación ilimitada porque no podía negar las claras y llanas afirmaciones de las Escrituras.


    Ejemplo # 9 - Elección


    Los teólogos reformados sostienen con firmeza la doctrina de la elección soberana de Dios. Muchos hombres reformados también han adoptado la teología del reemplazo, la teoría de que la Iglesia ha reemplazado permanentemente a Israel como el instrumente por medio del cual Dios obra y que el Israel natural no tiene futuro en los planes y propósitos de Dios.

    Nuevamente tenemos que considerar el asunto de la consistencia. ¿Cómo pueden sostener, con tanta fuerza, los hombres reformados la doctrina de la elección incondicional y sostener tan débilmente la elección incondicional de Israel? “Así que en cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros; pero en cuanto a la elección, son amados por causa de los padres” (Romanos 11:28). Si alguien debiera venir en defensa de la nación de Israel, deberían ser los hombres reformados. ¿Por qué toman los hombres reformados muy en serio y muy literalmente las promesas que Dios ha hecho a Sus santos elegidos por una parte, y por otra parte, espiritualizan o ignoran las promesas que Dios ha hecho a Su nación elegida? Esto no es consistente.



    Jeremías 31:35-37

    35: Así ha dicho Jehová, que da el sol para luz del día, las leyes de la luna y de las estrellas para luz de la noche, que parte el mar, y braman sus ondas; Jehová de los ejércitos es su nombre:

    36: Si faltaren estas leyes delante de mí, dice Jehová, también la descendencia de Israel faltará para no ser nación delante de mí eternamente.

    37: Así ha dicho Jehová: Si los cielos arriba se pueden medir, y explorarse abajo los fundamentos de la tierra, también yo desecharé toda la descendencia de Israel por todo lo que hicieron, dice Jehová.



    Los hombres reformados también sostienen firmemente la doctrina de la seguridad eterna del creyente. Dios nunca echará a quien ha venido verdaderamente a ÉL (Juan 6.37). Pero muchos de estos mismos hombres reformados no ven seguridad para la nación de Israel y creen que Dios ha desechado la descendencia de Israel por todo lo que han hecho. ¿Cómo pueden sostener la seguridad de uno y no la seguridad de otro?

    Pablo era consistente: “Digo, pues: ¿Ha desechado Dios a Su pueblo? En ninguna manera” (Romanos 11:1).


    Ejemplo # 10 - Los Textos Referentes al Tiempo de los Preteristas


    El preterismo es una variante de la escatología cristiana que sostiene que algunas o todas las profecías bíblicas concernientes a los Últimos Días (o Tiempos del Fin) se refieren a eventos que en realidad sucedieron en el primer siglo después del nacimiento de Cristo. El término preterismo viene del latín praeter, que significa “pasado”. Los partidarios del preterismo son conocidos como preteristas. Los preteristas creen que la Segunda venida de Cristo tuvo lugar en el año 70 D.C. y también creen que la “gran tribulación” (Mateo 24:21) tuvo lugar en o alrededor del año 70 D.C.


    Textos de los Preteristas Referentes al Tiempo

    De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte, hasta que hayan visto al Hijo del Hombre viniendo en Su reino (Mateo 16:28).

    De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca (Mateo 24:34).


    Jesús le dijo: Tú lo has dicho; y además os digo, que desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo (Mateo 26:64).

    No acabaréis de recorrer todas las ciudades de Israel, antes que venga el Hijo del Hombre (Mateo 10:23).

    No selles las palabras de la profecía de este libro, porque el tiempo está cerca (Apocalipsis 22:10).

    (Él) ha enviado Su ángel, para mostrar a Sus siervos las cosas que deben suceder pronto (Apocalipsis 22:6-7).


    Los pasajes mencionados son los textos favoritos que usan los preteristas para probar que la venida de Cristo tuvo lugar en el año 70 D.C.

    ¿En qué sentido son inconsistentes los preteristas cuando se trata de la interpretación literal? los preteristas tienen seis “textos tiempo” (ver arriba) que aseguran interpretar muy literalmente. Basados en esos seis textos, neutralizan el peso literal de cientos y cientos de profecías relacionadas con el período venidero de tribulación, la segunda venida de Cristo y el futuro reino milenial. Interpretan todas esas cientos de profecías de manera no literal. Cualquier sistema teológico que toma seis versículos de la Biblia y los usa para evitar y rechazar el sentido llano, normal y literal de cientos de enunciados escriturales debería ser altamente sospechoso.

    El dispensacionalista busca entender todas las afirmaciones de Dios de acuerdo con su sentido natural, normal, llano y literal, incluso los seis “textos tiempo” preteristas citados arriba.

    Si cientos de profecías no se cumplirán exactamente como los describe la Biblia, ¿qué significa ésto? Las implicaciones son desconcertantes. Significaría que Dios nos ha engañado y que Dios no quiere decir realmente lo que dice. Si las predicciones de Dios no suceden, eso haría a Dios un falso profeta. ¡Dios no lo permita! El Dios que conoce el fin desde el principio nunca ha hecho una predicción falsa o engañosa. Podemos confiar plenamente en todas las predicciones de Dios.


    CONCLUSIÓN

    Una Advertencia para los Dispensacionalistas


    Como creyentes en la Biblia y como dispensacionalistas, debemos examinar nuestros corazones para ver si realmente tomamos la palabra de Dios literalmente y si realmente tomamos en serio la Palabra de Dios. Considere lo siguiente:


    “Sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos porque yo soy santo” (1 Pedro 1:15-16).


    “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios” (1 Corintios 6:19-20).

    “¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?” (Romanos 6:1-2).

    “Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios” (Colosenses 3:1-3).


    La verdadera prueba si acaso realmente interpretas la Biblia literalmente y tomas a Dios por Su Palabra es tu manera de vivir. La verdadera prueba no está en si puedes trazar el diagrama dispensacional, o si puedes describir en detalle la secuencia de los eventos proféticos o si puedes explicar cómo serán las condiciones durante el reinado milenial de Cristo. Todas estas cosas tienen su lugar para entender y enseñar la Palabra de Dios, pero la prueba real es esta: Si realmente está consistentemente a Dios por Su Palabra y si realmente eres serio sobre lo que Dios ha dicho, entonces tu vida debe demostrarlo.

    Ha habido tristes y trágicos relatos de dispensacionalistas cuyas vidas han sido arruinadas y destruidas por el pecado: por adulterio y otros pecados sexuales, por infidelidad a Cristo, por manejar asuntos de dinero de manera turbia, por apartarse del Dios vivo. por otra parte, ha habido muchos no-dispensacionalistas que han sido conocidos por su vida piadosa, por su santidad personal y su caminar semejante a Cristo. ¿Por qué es así? Porque estos no dispensacionalistas han tomado muy en serio y muy literalmente ciertos pasajes de las Escrituras. Ellos han tomado a Dios por Su Palabra, actuaron por Sus mandatos, creyeron Sus promesas y se gloriaron en un Salvador fiel e hicieron estas cosas CONSISTENTEMENTE.

    Si eres un fiel intérprete de la Palabra de Dios, tu vida lo demostrará.


    “Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son Suyos; y, Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo” (2 Timoteo 2:19).
    Citar Citar  

  3. #23
    Miembro Registrado Array
    Fecha de Ingreso
    20 ene, 11
    Mensajes
    2
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    0
    Agradecido 0 en 0 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Las Dispensaciones.




    Observo los posteos, el problema que tienen ustedes se desgastan en discusiones que dijo esto que no dijo. ¿por que la inmensa mayoria de las personas en el mundo no los toma en cuenta? Porque son aburridos y tediosos y siguen a un "dios" que no funciona sin biblia. O sea que si no hubiera biblias, se acabo el tema y se acabo "dios". Y al que piensa distinto lo echan en un abrir y cerrar de ojos o lo llenan de versiculos que el pobre arrepentido no le queda otra de irse.
    Citar Citar  

  4. #24
    Baneado del Foro Array
    Fecha de Ingreso
    27 abr, 09
    Mensajes
    658
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    58
    Agradecido 237 en 146 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Las Dispensaciones.




    Amigo estamos en guerra no contra sangre ni carne sino contras los principados y potestades y toda las huestes de maldad.

    Lo unico que nos libra del ataque y engaño es la Biblia. Y SI fuera de la Biblia es un Dios inventado o imagirario, es decir, cada uno o una nos hariamos un dios que seria segun yo.

    Dios manda NO RUEGA que todos los hombres se arrepientan de sus pecados.

    ---------- Post added at 17:01 ---------- Previous post was at 16:56 ----------

    Introducción a la Profecía

    La mayoría de las personas están muy interesadas en el futuro. ¿Qué sucederá en lo días y en los años venideros? ¿Las cosas serán mejores o serán peores? ¿Habrá paz en la tierra o habrá guerra? ¿Qué le sucederá al planeta tierra? ¿Cómo será el mundo dentro de 100 años? ¿Dentro de 1000 años? ¿Llegará el mundo a su fin? ¿Qué sucede a las personas después que mueren? ¿Qué hay más allá de la tumba? Estas preguntas son interesantes y muy importantes. ¿Puedes pensar en otras preguntas que la gente pueda hacer respecto al futuro? ¿Estás TÚ interesado en lo que sucederá en el futuro?

    ¿Cómo puede aprender una persona acerca del futuro? ¿Cómo puede una persona saber lo que traerá el futuro? ¿Puede el hombre saber realmente lo que sucederá en el futuro (Proverbios 27:1; Santiago 4:14)? _____ ¿Por qué no? Cuando se trata de saber lo que sucederá en el futuro, el hombre no tiene respuestas. El hombre ni siquiera sabe lo que sucederá en las próximas 24 horas. ¿Quién tiene las respuestas? ¿Quién sabe lo que sucederá en los días y años por venir? De acuerdo a Isaías 46:9-10, ¿quién es el Único que sabe todo sobre el futuro? _________________

    Dios conoce el futuro y ÉL puede declarar el fin desde el principio. Suponga que los Yankees estuvieran ganando a los Red Sox por una cuenta de 9 a 3 con sólo una entrada más. Suponga que estuviera en el estadio mirando el juego. Seguramente pensarías que los Yankees van a ganar, pero, ¿lo sabes con certeza? Es posible que los Red Sox ganen el juego por una cuenta de 11 a 10 (o por otra cuenta). No sabemos la cuenta final de un juego de béisbol hasta que el juego haya terminado, pero Dios sabe todo acerca de ese partido de béisbol, aún antes de que comience. Aún antes que se tire el primer lanzamiento, Dios sabe exactamente quién ganará y cuál será la cuenta final. Dios conoce todos los sucesos que alguna vez tendrán lugar.

    Lo mismo es cierto en cuanto al mundo en el cual vivimos. Dios conocía todo acerca del futuro de este mundo aún antes de que ÉL creara este mundo. Dios tiene un plan perfecto para este mundo y Dios está llevando a cabo Su plan. ¿Hará Dios que suceda lo que ÉL se ha propuesto para este mundo (Isaías 46:11)? _____ Nosotros podremos sorprendernos por algo que escuchamos en las noticias. Por ejemplo, podremos sorprendernos de escuchar que el presidente ha sido baleado. ¿Pero sorprendería ésto a Dios? ¿Por qué no? Nosotros podremos sorprendernos al escuchar que dos países han decidido ir a la guerra entre ellos. ¿Sorprende ésto también a Dios? ____

    El Señor conoce todo sobre el futuro. ¿Pero cómo podemos enterarnos nosotros acerca del futuro? ¿Dios lo guarda en secreto sin decir nada a nadie? No, no es un gran secreto. Dios nos ha hablado acerca del futuro y para hacer ésto, Dios ha usado a hombres que son llamados PROFETAS.

    ¿Qué Es Un Profeta?

    ¿Puede nombrar a algunos de los profetas de Dios?

    ______________________________
    ______________________________
    ______________________________

    Podemos nombrar a algunos de los profetas, pero, ¿Qué es un profeta? Para averiguarlo, leamos Éxodo 4:10-14. Dios quería que Moisés hablara a los hijos de Israel. ¿Quería Moisés hacer ésto (Éxodo 4:10)? _____ ¿Dios estaba complacido o enojado (Éxodo 4:14)? _________________ ¿A quién escogió Dios para que hablara (Éxodo 4:14)? _________________

    Lea ahora cuidadosamente Éxodo 4:15-16 y observa el siguiente diagrama:



    Encontramos lo mismo en Éxodo capítulo 7. Lea Éxodo 7:1-2. En estos dos versículos vemos que Dios tenía un mensaje para Faraón, el rey de Egipto. Observe nuevamente el diagrama:



    Cuando decimos que Aarón era el profeta de Moisés, ¿qué queremos decir? Significa que Aarón hablaba por Moisés. Aarón era el portavoz o el vocero de Moisés. Él habló las palabras de Moisés.

    Lo mismo es verdad en cuanto a toda persona que es un verdadero profeta de Dios. Un profeta actúa como la boca de Dios. Un profeta transmite el mensaje de Dios:



    En Deuteronomio 18:18 Dios está hablando acerca de Su Profeta. ¿De quién son las palabras que están en la boca del profeta? _______________________ ¿Qué habla un profeta? ____________ ______________________ ¿Puede un verdadero profeta decir lo que él quiera decir y transmitir su propio mensaje? _____

    Todo verdadero profeta debería poder decir lo que dijo David en 2 Samuel 23:2: “El Espíritu del Señor _________________ por ______ y Su ______________ ha estado en mi __________.“ Dios es el que habla. El profeta sólo es la boca de Dios. El profeta debe transmitir el mensaje de Dios. El no debe dar su propio mensaje. Tal como nuestra boca sólo dice lo que nosotros queremos decir, así también el profeta sólo dice lo que Dios quiere que diga.

    Busque los versículos siguientes y escriba las primeras cuatro palabras que se encuentran en cada versículo: Isaías 45:1, Jeremías 19:1; Ezequiel 38:10; Zacarías 8:2

    ________________ ________________ ________________ __________________

    Dijo Isaías: “¿ASÍ DIGO YO?” ________ No era el mensaje de Isaías. Era el mensaje de Dios. Por esto decimos que la Biblia es la PALABRA DE DIOS y no LA PALABRA DEL HOMBRE.

    ¿Cuál era el Mensaje del Profeta?

    A veces pensamos que un profeta es alguien que predice lo que sucederá en el futuro. Los profetas de Dios por cierto hacían ésto, pero ellos hacían aún más que eso. Su principal tarea era transmitir al pueblo el mensaje de Dios. A veces Dios quería que la gente supiera algo acerca del futuro, pero otras veces Dios quería enseñar a la gente sólo Su verdad. Los profetas no sólo PREDECÍAN (decir lo que sucederá en el futuro) sino también PRECISABAN (exponer el mensaje de Dios y expresar la verdad de Dios, aunque no tuviera ninguna relación con el futuro). Podemos ver ésto buscando los siguientes versículos. Lea cada pasaje y si el pasaje habla del futuro, escriba FUTURO. Si el pasaje no habla del futuro, deje simplemente en blanco el espacio.



    En esta serie de apuntes queremos estudiar lo que Dios ha dicho acerca del futuro. Queremos estudiar aquellas cosas que fueron VATICINADAS y predichas por los profetas de Dios.

    El Verdadero y el Falso

    Hay dos clases de profetas: verdaderos profetas (los profetas de Dios) y falsos profetas. Los falsos profetas son aquellos que pretenden que tienen un mensaje de Dios, pero que en realidad no lo tienen. Ellos pretenden que están hablando por Dios, pero ellos en realidad no lo hacen. Dios ni siquiera los ha enviado.

    ¿Cómo puede una persona diferenciar un verdadero profeta de un falso profeta? Dios nos ha dado dos pruebas para que podamos saber la diferencia:

    Prueba Número 1—Tiene Que Suceder

    Esta prueba se encuentra en Deuteronomio 18:21-22. Si un profeta dice que algo va a suceder, entonces tiene que suceder. El profeta tiene que acertar en un 100%. Nunca debe equivocarse. Sus predicciones tienen que acontecer.

    Por ejemplo, suponga que un profeta hiciera esta predicción: “Así dice el Señor: no se preocupen, porque el enemigo no invadirá el país. Habrá paz en el país por muchos meses.” Y dos semanas después que el profeta ha dicho ésto, viene el enemigo e invade el país. ¿Es este profeta un verdadero profeta? _____ ¿Le dio realmente Dios este mensaje? _____ ¿Cómo sabe? ¿Se equivoca Dios alguna vez acerca de lo que acontecerá en el futuro? _____ Si el profeta es un verdadero profeta, entonces su palabra “se ________________” (Jeremías 28:9).

    Dios nunca se equivoca. Cuando ÉL nos dice lo que sucederá en el futuro, sabemos que realmente sucederá. Si la Biblia dice que sucederá, puedes contar con ello.

    Elías fue un verdadero profeta. Un día él le dijo al malvado Rey Acab que Jezabel (la malvada esposa de Acab) sería devorada por los perros (1 Reyes 21:23). ¿Sucedió ésto tal como el profeta había dicho (2 Reyes 9:30-36)? _____ Los profetas de Dios siempre dicen la verdad.

    El profeta Miqueas dijo que Cristo nacería en Belén (Miqueas 5:2). ¿Sucedió ésto así (Lucas 2:4)? _______ El profeta Daniel dijo que al Mesías (Cristo) le sería “quitada la vida” (Daniel 9:26). Ésto significa que ÉL moriría de una muerte violenta. ¿Sucedió ésto realmente (Juan 19:10-16)? _____ Los profetas de Dios nunca están equivocados.

    ¿Cuál era el castigo para un falso profeta (Deuteronomio 18:20)? __________________________
    Pretender que hablas el mensaje de Dios cuando en realidad no estás diciendo el mensaje de Dios, es un crimen muy serio.

    Prueba Número 2 – Tiene que ser el mensaje de Dios

    La segunda prueba de un profeta se encuentra en Deuteronomio 13:1-5. ¿Qué sucede si un profeta predice algo y sucede? ¿Significa que es un verdadero profeta? Por ejemplo, suponga que un profeta dice, “Así dice el Señor: el enemigo vendrá a invadirnos, pero nosotros estaremos preparados para enfrentar su ejército y lo venceremos”. Suponga también que el enemigo viene y que el enemigo es vencido. ¿Significa ésto que este profeta tiene que ser un verdadero profeta?

    A veces un falso profeta dice que algo va a suceder y Dios permite que suceda (Deuteronomio 13:1-2). Pero vea lo que el falso profeta está diciendo: “Vamos en pos de dioses _____________, que no conociste, y sirvámosles” (Deuteronomio 13:2). ¿Es éste el mensaje correcto? _____ ¿Diría Dios alguna vez a Su pueblo que fuera en pos de dioses ajenos? _____ Este mensaje es contrario a la Palabra de Dios y contradice los 10 Mandamientos de Dios (ver Deuteronomio 5:7-9). Es un mensaje falso. Este profeta está tratando de “apartarte del ___________ tu Dios” (Deuteronomio 13:5). ¿Un verdadero profeta daría alguna vez semejante mensaje? _____ ¿Por qué no? La señal o profecía tiene que ser examinada por la Palabra de Dios. No debe ir en contra o estar en desacuerdo con lo que Dios ha dicho. Tiene que estar de acuerdo con lo que Dios ha dicho y basada en ello. ¿Cómo era castigado un falso profeta (Deuteronomio 13:5)? _________ ___________________________.

    Suponga que hoy hubiera un hombre que asegurara que es un profeta de Dios. Un día él dice: “El 28 de Agosto habrá un gran terremoto en California.” Suponga que ésto sucede tal como fue predicho y entonces el profeta dice:”Esto comprueba que yo soy un gran profeta de Dios. Ahora quiero que todos me sigan a mí. No sigan creyendo en la Biblia, porque la Biblia está llena de historias que no son verdaderas. Yo les mostraré la verdadera manera de vivir.” ¿Es este hombre un verdadero profeta? ¿Por qué o por qué no?

    ¿Hay Profetas Hoy Día?

    Hoy día no necesitamos profetas, porque tenemos la Palabra de Dios, la Biblia. En la Biblia, Dios nos ha dicho todo lo que necesitamos saber acerca del futuro. Si quieres que Dios te hable hoy día, no tienes que buscar a alguien como Isaías o Jeremías o Daniel. Hoy día el mensaje de Dios se encuentra en la Biblia. Y la Biblia es el completo y final mensaje de Dios. ¿Quiere Dios que algo sea agregado a Su Palabra (Apocalipsis 22:18)? _____ ¿Quiere Dios que se suprima o quite algo de Su Palabra (Apocalipsis 22:19)? _____ La Biblia es todo lo que necesitamos y no le falta nada ni carece de nada. Y nada necesita ser agregado.

    Si quieres saber acerca del futuro, no necesitas encontrar a alguien con una bola de cristal o a alguien que asegura ser capaz de predecir lo que sucederá. La Biblia tiene todas las respuestas. Dios nos advierte acerca de buscar respuestas en lugares equivocados (Deuteronomio 18:9-14). Si queremos escuchar el mensaje de Dios hoy, abramos nuestra Biblia y leámosla.

    Esto no significa que la Biblia responde toda pregunta que podamos tener acerca del futuro. Aquí hay algunas preguntas que la Biblia no contesta:

    “¿En qué día y en qué año regresará Cristo?” (ver Mateo 24:36).
    “¿Quién será elegido como el próximo presidente?”
    “¿Estaré vivo en 20 años más?”

    ¿Puedes pensar en cualquier otra pregunta acerca del futuro que la Biblia no responde? Dios nos dice todo lo que necesitamos saber sobre el futuro y las respuestas se encuentran en la Biblia. Podemos confiar en Dios porque ÉL sabe todo en cuanto al futuro. Lo que nosotros no sabemos, ÉL lo sabe.

    No sabemos lo que contiene el futuro,
    pero sabemos Quién contiene el futuro.

    Si dejamos fuera la Palabra de Dios (descuidar y olvidar la Biblia), entonces dejamos fuera a Dios.
    Dios es el Único que tiene todas las respuestas y toda la sabiduría. De modo que si dejamos a Dios fuera, estaremos en la oscuridad. Sería como un maestro de cocina que se niega a consultar el libro de cocina. ¿Cómo puede una persona seguir la receta si se niega a mirar el libro en el cual se encuentra la receta?

    ¿Por qué Es Importante la Profecía?

    ¿Por qué nos habla Dios acerca del futuro? Veamos 10 razones:

    1. La profecía advierte a los incrédulos. No hay un futuro feliz para los incrédulos. Les espera la muerte y el juicio. Los malos son advertidos una y otra vez acerca del futuro (ver Proverbios 14:12; 2 Tesalonicenses 1:8-9).

    2. La profecía consuela a los creyentes porque su futuro es brillante y feliz (1 Tesalonicenses 4:13-18). La Biblia da fuerza para vivir y consuelo para morir. Un creyente puede enfrentar la muerte con valor porque sabe lo que Dios ha dicho acerca del futuro (Filipenses 1:21-23; 2 Corintios 5:8).

    3. La profecía comprueba que la Palabra de Dios es verdad. Nunca ninguna profecía de la Biblia ha fallado. Todo lo que Dios ha dicho en cuanto al futuro, ha sucedido o sucederá. Cuando vemos como se cumple la profecía, recordamos que la Palabra de Dios “es ___________” (Juan 17:17) y que Dios no “puede _____________” (Tito 1:2).

    4. La profecía nos da una verdadera descripción de los problemas del mundo. Cuando miramos nuestro mundo, vemos guerras y crímenes y pecado y enfermedad y toda clase de problemas. Sin la Biblia, estas cosas nos inquietan y confunden. Pero la Palabra de Dios nos ayuda a entender por qué estas cosas son así y cómo llegarán a su fin.

    5. La profecía nos ayuda a saber qué esperar. Si una persona piensa que no debería haber guerras en el mundo, estará muy enfadado y perturbado cada vez que hay guerra. Pero Jesús dijo que esperásemos guerras (Mateo 24:6-7). El creyente no está conmocionado por las noticias de guerra, él espera ésto. Sabiendo lo que va a suceder, también nos mantiene vigilantes (Romanos 13:11). Si su familia supiera que un ladrón entraría a su casa a las 3 a.m., ¿dormiría alguien esa noche? Dios nos ha hablado acerca del futuro, para que nosotros estemos espiritualmente vigilantes y preparados (1 Tesalonicenses 5:4-8; Mateo 24:43).

    6. La profecía aumenta nuestro entendimiento de la Biblia. Una gran parte de la Biblia es profética (nos dice lo que sucederá en el futuro). Si una persona no entiende profecía, entonces no entenderá la Biblia. Tal como una persona no sería muy educada si no entendiera aritmética y matemática, así una persona no tiene mucha inteligencia espiritual si no entiende profecía.

    7. La profecía nos ayuda a entender la voluntad de Dios. Si nunca aprendo lo que la Biblia dice acerca del futuro, entonces no conoceré cual sea el propósito de Dios para mi mundo y para mi vida.

    8. La profecía ayuda al creyente a caminar con Dios. No puedes caminar con Dios si no sabes en qué dirección Dios se está moviendo. En Génesis 18 Abraham necesitaba saber que Dios juzgaría a Sodoma. ¿Dios quiere ocultarnos lo que ÉL va a hacer (Génesis 18:17)? _____

    9. La profecía nos motiva y estimula a vivir una vida santa y justa (Oseas 14:9). Mientras mejor entendamos el futuro, tanto mejor caminaremos con Dios hoy. Si yo creo realmente que Cristo puede venir en cualquier momento, ¿hará ésto alguna diferencia en cómo vivo (Tito 2:11-14)?

    10. La profecía nos ayuda a ayudar a otros. Nuestros amigos inconversos no entienden lo que está sucediendo en el mundo y para ellos el futuro es oscuro y desconocido. Nosotros tenemos las respuestas que ellos necesitan. Podemos decir, “Permíteme mostrarte lo que Dios dice al respecto.” El pueblo judío ha enfrentado gran persecución y ataques terroristas horribles. Podemos hacernos amigos de los judíos y ayudarles a entender que Dios tiene un maravilloso plan y un maravilloso futuro para la nación de Israel (Isaías 2, Isaías 11, Jeremías 31, etc.) Mientras mejor conozcas la Biblia, mejor podrás ayudar a otros.

    Las Cosas Que Habrán De Venir

    Jesús dijo una vez que el Espíritu Santo vendría y que les haría saber “las cosas que habrán de ____________” (Juan 16:13). El Espíritu de Dios quiere mostrarnos y enseñarnos acerca de las cosas futuras y acerca de cosas que habrán de suceder. Al estudiar la Biblia con la ayuda de estos apuntes, deseamos orar y pedir al Espíritu de Verdad que nos enseñe todo lo que necesitamos saber en cuanto al futuro. Aquí hay algunos eventos importantes que estaremos estudiando:




    También estudiaremos acerca de diferentes personas: el Señor Jesucristo, los creyentes, los inconversos, los ángeles, el diablo, los demonios, el hombre de pecado (anticristo), el falso profeta, etc. Con el paso del tiempo, necesitamos saber lo que está por delante. Quiera Dios ayudarnos a entender las importantes profecías que se encuentran en Su Palabra, para que no estemos en la oscuridad (2 Pedro 1:19).
    NOTA: el profesor podrá querer preguntar a uno (o más) de sus alumnos que le explique lo que sucederá en el futuro, según su entender. ¿Cuánto sabe el estudiante acerca de las cosas por venir? ¿Tienen los estudiantes algún concepto del rapto, de la tribulación, del reino, etc.?

    ---------- Post added at 17:02 ---------- Previous post was at 17:01 ----------

    Qué Esperar De Los Días Venideros


    ¿Qué puedo esperar de los días venideros? ¿Qué nos dice la Biblia de los días que vienen? ¿Mejorará la situación del mundo o empeorará? ¿Los días que vienen serán días fáciles o días difíciles? ¿Qué podremos esperar en los días y años antes de que Jesucristo regrese por Sus creyentes (Juan 14:3)?

    ¿Guerra o Paz?

    ¿El Señor Jesús nos dijo que esperáramos guerra en este mundo o paz (Mateo 24:6)? _________
    Jesús dijo que guerras y rumores de guerras (marque la respuesta correcta de Mateo 24:6)….

    a. no sucederán
    b. puede que no sucedan
    c. puede que sucedan
    d. tienen que suceder

    ¿El creyente debe estar preocupado por eso (Mateo 24:6)? _____ ¿Las naciones del mundo estarán en paz unas con otras (Mateo 24:7)? _____ Jesús nos dijo qué esperar. ¿Debemos estar sorprendidos o conmocionados cuando escuchamos tales noticias? _____ Piensa en ti en el colegio. Si llegaras a clases pensando que no habrá cuestionario, ¿estarías sorprendido si el profesor entregara hojas e hiciera un cuestionario? ¿Estarías preparado? Pero si el profesor te hubiera advertido una semana antes que habría un cuestionario, ¿estarías sorprendido cuando se repartieran las hojas? ¿Estarías preparado? Si no estás preparado, ¿de quién es la falta? El Señor Jesús dijo que tienen que haber guerras. El creyente sabe qué esperar.

    ¿Debemos esperar que las guerras duren para siempre? En Isaías 9:6 (al final del versículo) el Señor Jesús es llamado “el Príncipe de _______.” Cuando el Príncipe de Paz venga a esta tierra, ¿continuarán las guerras o pondrá ÉL fin a las guerras (Salmo 46:9; Isaías 2:4)? ___________
    _______________________

    Pobreza

    La pobreza es un problema serio en el mundo actual. El mundo está lleno de gente pobre. El mundo está lleno de gente que carece de alimentos y vestidos y dinero. ¿Alguna vez has visto gente que es pobre? ¿Has visto alguna vez gente pidiendo alimentos o dinero? ¿Has visto alguna vez fotografías de niños que mueren de hambre?

    En Juan 12:3 leemos que María tomó un perfume muy valioso y lo derramó sobre los pies de Jesús. ¿Judas estaba complacido que ella hiciera ésto por el Señor (Juan 12:4-5)? _____ Judas dijo que el perfume debió haberse vendido y que el dinero podría haberse dado a los __________
    (Juan 12:5). ¿Estaba Judas realmente preocupado por los pobres (Juan 12:6)? ¿A quién quería darle él el dinero realmente (Juan 12:6)? ________________ Luego habló Jesús y dijo que María había hecho lo correcto (Juan 12:7-8). De acuerdo con las palabras de Jesús, ¿debemos esperar que hoy haya gente pobre? ______ ¿Debemos estar sorprendidos cuando vemos gente pobre? ______ Jesús nos dijo que esperáramos estas cosas.

    Enfermedad, Deterioro y Muerte

    Nuestro mundo está bajo maldición y Dios puso esta maldición sobre este mundo por causa del pecado del hombre. Puedes leer acerca de esta maldición en Génesis capítulo 3. Toda la creación está afectada por esta maldición. En Romanos 8:22 leemos que “toda la _______________ gime a una y a una está con __________________ de parto hasta ahora.”

    Todos los animales y las plantas están sujetos a las leyes de enfermedad y deterioro y muerte. Los animales matan y son muertos. Ellos comen y son comidos. Las plantas también son comidas y las que no son comidas, pronto se marchitan y mueren. TODO ESTÁ BAJO LA MALDICIÓN DE LA MUERTE (incluyendo animales, plantas y gente). Leemos en Romanos 8:19-23 que la creación no será rescatada o libertada de esta esclavitud hasta que Cristo vuelva. Cuando Cristo esté en la tierra como Rey, las cosas serán muy diferentes. Lea Isaías 11:6-9. ¿Están matando estos animales y están siendo muertos? ______ La descripción de Isaías 11:6-9, ¿corresponde a la descripción del reino animal actual? ______ Se cuenta la historia de un custodio de zoológico ruso que una vez dijo, “Nosotros guardamos a un lobo y a un cordero en la misma jaula.” La gente que escuchó ésto dijo. “¿Cómo puede ser ésto?” El explicó entonces, “esto es realmente cierto, aunque debemos meter un cordero nuevo cada día.” Pero cuando Cristo sea Rey, los leones y los lobos y los tigres y los osos ni siquiera necesitarán estar en jaulas.

    Hay mucha gente hoy que piensa que el hombre podrá solucionar de alguna manera el problema de la enfermedad y la muerte. Es cierto que los científicos han hecho muchos descubrimientos maravillosos y que han encontrado remedio para muchas enfermedades, pero ninguno ha resuelto el problema de la muerte. TODOS LOS HOMBRES MUEREN, incluso los científicos y los doctores. La Biblia dice que “la muerte pasó a __________ los hombres” (Romanos 5:12). La maldición de Génesis 3:19 dice: “Pues polvo eres y al polvo volverás.” Todos los hombres morirán y volverán al polvo.

    Hay gente hoy que cree que algún día se resolverá el problema de la muerte. Algunos incluso hacen congelar sus cuerpos cuando mueren. Estos cuerpos muertos luego son guardados en un lugar muy frío. Esta gente espera que algún día alguien invente una cura para la muerte y que los descongelarán y los volverán a la vida. ¿Podemos esperar que ésto suceda algún día? ¿Quién es la única Persona que puede llamar fuera a los muertos (ver Juan 5:28-29)? __________

    Estamos viviendo en un mundo de enfermedad y deterioro y muerte, y ésto no cambiará hasta que Cristo regrese. Debemos esperar que sea así. Algún día las cosas serán distintas y Dios dará a Sus creyentes cuerpos que no morirán nunca o nunca se deteriorarán y nunca tendrán enfermedades (ver 1 Corintios 15:52-54).

    Tiempos Difíciles

    Dios nos ha dicho lo que podemos esperar en los días por delante: “También debes saber ésto: que en los postreros días vendrán tiempos __________________” (2 Timoteo 3:1). La palabra “PELIGROSO” significa “duro” o “difícil”. No debemos esperar tiempos fáciles. La Biblia dice que los días por delante serán duros y difíciles.

    Jesús nos dijo que esperáramos lo mismo. ÉL dijo, “En el mundo tendréis _________________ (preocupaciones, dificultades, angustias, problemas)” (Juan 16:33). Jesús nunca dijo que el camino por delante sería un camino fácil. Lea lo que Jesús dijo a Sus propios discípulos (Juan 15:18-21; 16:2).

    Aún cuando los tiempos son tiempos difíciles, ¿necesitamos estar turbados o asustados (Juan 14:27)? ____ ¿Puede haber paz en medio de la aflicción (Juan 16:33)? _____ ¿Debemos tener temor de lo que los hombres puedan hacernos (Hebreos 13:6)? _____ ¿Tenemos que enfrentar solos las dificultades (Mateo 28:20)? _____ ¿Tenemos la fortaleza que necesitamos (Filipenses 4:13)? _____

    La Pecaminosidad del Hombre

    Veamos 2 Timoteo 3:13: “Mas los ____________ hombres y los engañadores irán de _______ en ________ engañando y siendo engañados.” ¿Por qué el mundo no va de bien en mejor? ¿Por qué las condiciones van de mal en peor? Esto es por causa de hombres y mujeres malos que viven en el mundo. La única manera de tener un mundo mejor es teniendo gente mejor.

    ¿Por qué los días postreros serán tan difíciles y peligrosos (ver 2 Timoteo 3:1)? ¿Es porque el gobierno es tan malo? ¿Es porque nuestros gobernantes y líderes son tan malos? ¿Es porque Rusia o Iraq o China o Corea del Norte u otro país es tan malo? El hombre siempre trata de culpar a alguien más o a algo más por los días difíciles en los que vivimos, pero la verdadera razón se encuentra en 2 Timoteo 3:2-4. ¿Por qué son tan duros y difíciles los postreros días? Es por causa de HOMBRES Y MUJERES PECADORES Y EGOISTAS. Veamos 2 Timoteo 3:2-4:


    Porque Habrá Hombres…

    amadores de sí mismos – egoístas, egocéntricos, buscan agradarse a sí mismos
    avaros – aman el dinero, codiciosos, adoran los billetes
    vanagloriosos – gustan jactarse de sí mismos y hacer alarde de lo que hacen
    soberbios – una persona que se cree superior a otros y trata de elevarse por encima de otros, aún si ello significa pisotear a otros
    blasfemos – los que hablan contra Dios y arrastran Su buen Nombre por el barro y hablan de Dios de una manera irreverentes
    desobedientes a los padres – los que no obedecen ni honran a sus padres, que son rebeldes en sus hogares
    ingratos – malagradecidos, no aprecian las bendiciones recibidas, no dan gracias a Dios por Su bondad (Romanos 1:21)
    impíos – no tienen respeto por nada que sea sagrado
    sin afecto natural – sin amor ni cariño que debe haber hacia la familia (el amor que una madre tiene por su hijo o que un padre tiene por su hijo o que un joven debe tener hacia su hermano o hermana)
    implacables – los que se niegan a hacer las paces, prefieren estar en guerra contigo, prefieren ser tu enemigo en vez de tu amigo
    calumniadores – dicen cosas falsas acerca de una persona
    intemperantes – no tienen dominio de sí mismos
    crueles – brutales, rudos, indómitos como un animal salvaje
    aborrecedores de lo bueno – no aman lo que es bueno y justo
    traidores – uno que traiciona a otro (como Judas), pretende ser tu amigo pero luego te deja caer y no es tu amigo
    impetuosos – hacen las cosas precipitadamente sin pensar mucho, actúan primero y piensan después
    infatuados – presumidos, hinchados de orgullo, vanidosos
    amadores de los deleites más que de Dios – buscan los placeres en vez de buscar a Dios
    ¡Los hombres serán llenos de pecado y egoístas! Al pensar en esta lista, piensa también en ti mismo. ¿ERES PARTE DEL PROBLEMA? ¿Eres tú culpable de algunas de estas cosas (ver especialmente los números 1, 6, 7 & 18)? Si es así, ¿qué debes hacer al respecto? ¿Qué harás al especto? El problema mayor del mundo no está en algo exterior, sino en algo INTERIOR (ver Marcos 7:21-23).

    ¿Quién se apoya en la Biblia?

    Aprendamos algo más acerca de los difíciles días en que vivimos. La Biblia dice en 1 Timoteo 4:1, “En los postreros tiempos algunos _________________ de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios.” Al diablo le gusta engañar a los hombres y alejarlos de la verdad. Este versículo nos dice que habrá algunos que se apartarán de la verdad de Dios. En un tiempo se apoyaron en la Biblia, pero luego se alejaron de ella:



    Lea las siguientes afirmaciones que una persona puede hacer, y si la persona cree la Palabra de Dios, ponga la letra C en el espacio, y si la persona no cree la Palabra de Dios, ponga las letras NC



    Cuidado con los Falsos Maestros

    En 2 Pedro 2:1 Pedro dijo, “habrá entre vosotros __________________________.” ¿Crees que estos maestros enseñarán la verdad? _____ En 1 Juan 4:1 se nos dice que “muchos __________ profetas han salido por el ______________.” Hemos aprendido acerca de los falsos profetas en el capítulo anterior. ¿Los falsos profetas entregan el verdadero mensaje de Dios? ______ En Hechos 20:29-30 Pablo advirtió a los efesios que vendrían falsos maestros. ¿Con qué clase de animales los compara (Hechos 20:29)? ____________________________ Tal como los lobos destruyen a las ovejas, así los falsos maestros destruyen a los creyentes. Esos falsos maestros vendrían desde afuera (Hechos 20:29) pero también se levantarían desde adentro (Hechos 20:30).

    ¿Cómo podemos saber si una persona es un FALSO MAESTRO? Debemos escuchar con mucho cuidado lo que el maestro dice. Y luego debemos preguntar: “¿Es ésto lo que la Biblia realmente dice? ¿La Biblia realmente enseña ésto? ¿De adónde obtiene este maestro sus ideas? ¿De la Biblia o de otra parte?”

    ¿La Biblia puede equivocarse alguna vez? _____ ¿La Biblia puede alguna vez enseñar algo que no sea verdad? _____ ¿Puede alguna vez equivocarse un maestro? _____ ¿Puede un maestro enseñar alguna vez algo que no sea verdad? _____

    Suponga que una persona viniera a su puerta y le dijera ésto: “Jesucristo es un ángel poderoso, pero ÉL no es Dios.” Esto es lo que dice la persona. ¿Qué dice la Biblia (Juan 1:1; Tito 2:13)? ¿Esta persona está de acuerdo con lo que la Biblia dice? _____ ¿Está enseñando la verdad esta persona? _____

    Recuerde, el diablo puede usar a personas para engañarlo y estafarlo, pero la Palabra de Dios (la Biblia) nunca lo engañará ni lo estafará. Cuando quiera que alguien le enseña algo (aún su pastor o sus padres o su profesor de Escuela Dominical), vaya a la Biblia y vea si realmente es así (ver Hechos 17:11). No creas ciegamente cualquier cosa que te enseñen. Verifica por ti mismo y compáralo con lo que dice la Palabra de Dios y ve si realmente es éso lo que Dios dice.

    Comezón de Oír

    Timoteo era un pastor. De acuerdo a 2 Timoteo 4:2, ¿qué le dijo Pablo a Timoteo que predicara?
    (Marque la respuesta correcta):

    a. sus propias ideas
    b. cualquier cosa que deseara predicar
    c. la Palabra (la Biblia)
    d. lo que la gente quisiera que predicara
    e. lo que agradara a la gente y la hiciera feliz

    La gente necesita la Palabra de Dios, le guste lo que dice o no le guste. Los pecadores necesitan la Palabra de Dios tal como los enfermos necesitan la medicina. Algunos remedios tienen buen sabor y otros remedios tienen un sabor horrible. Pero no importa el sabor, necesitas tomarlo si estás enfermo, porque ésto es lo que tu cuerpo necesita. La Palabra de Dios es lo que el pecador necesita.

    En 2 Timoteo 4:3 leemos que vendrá el tiempo cuando la gente no quiera escuchar la S_______ D______________. Los pecadores no quieren la medicina que se encuentra en la Palabra de Dios y que los puede sanar. Esta gente tiene “comezón de ______” (2 Timoteo 4:3). Esto significa que quieren que se predique sólo cosas agradables. Sólo quieren tragar medicina que tenga buen sabor aún cuando lo que realmente necesitan, es medicina de mal sabor. No quieren maestros que les digan la verdad. Ellos quieren maestros que les digan lo que ellos quieren escuchar.
    Lea lo siguiente y ponga una letra “D” si ésto es lo que el pecador DESEA escuchar y ponga una letra “N” si ésto es lo que el pecador NECESITA escuchar:



    Mucha gente hoy realmente no quiere saber lo que Dios dice en la Biblia. La próxima vez que veas a gente caminando a distintas iglesias el domingo, mira cuántas de ellos llevan Biblia. Y aún de los que llevan Biblia, ¿cuántos de ellos la leen con atención y la estudian y la entienden y la ponen en práctica y hacen lo que ella dice?

    Vendrán Burladores

    Note lo que Pedro nos dice en 2 Pedro 3:3: “sabiendo primeramente ésto, que en los postreros días vendrán ______________.” Estos burladores se reirán de la promesa de nuestro Señor de que ÉL volverá. Ellos dirán, “¿Dónde está la _______________ de Su ____________________?” (2 Pedro 3:4).

    ¿Crees que en los días de Noé había burladores? ¿Piensas que la gente se reía de Noé? Quizás decían,”¿Dónde está la lluvia que Noé prometió? No vemos ninguna lluvia. Noé, eres un tonto al construir un arca donde no hay agua.” Pero cuando se cerró la puerta del arca y cuando ya era demasiado tarde para entrar y cuando comenzó a llover, ¿cuánta gente crees tú que siguió riendo? Repentinamente ya no fue divertido.

    Lo mismo vale para hoy. La gente puede reír y pensar que es tonto pensar que Jesucristo regresará realmente. Pero cuando ÉL vuelva para juzgar a este mundo, de repente la gente ya no reirá. ¿Quién se reirá entonces (Salmo 2:4; Salmo 37:12-13; Proverbios 1:24-28)? _________ ______________ Recuerda. Dios siempre ríe de último.

    Podemos Esperar que Gente sea Salva

    Dios está ocupado salvando. Para esto vino Cristo al mundo (Juan 3:17). Hasta el día de hoy Dios está edificando Su iglesia (Mateo 16:18) y salvando a todos los que vienen a Dios por medio de Cristo (Hebreos 7:25). Dios no quiere que nadie _________________ (2 Pedro 3:9). Estos son días difíciles, pero Dios está obrando en este mundo y Dios tiene un mensaje de buenas nuevas para todos los hombres: “TODO AQUEL QUE EN ÉL (CRISTO) CREE NO SE PIERDA; MÁS TENGA _________ __________________” (JUAN 3:16).
    ¿Has creído en Cristo? ¿Lo has recibido como tú Salvador? Ver Juan 1:12. ¿Han sido perdonados tus pecados (Hechos 10:43)? ¿Estás afirmado en Su Palabra? ¿Estás permaneciendo en Su Palabra?

    ---------- Post added at 17:29 ---------- Previous post was at 17:02 ----------

    El Rapto

    La Historia de Enoc

    En Génesis capitulo 5 encontramos los nombres de varios hombres (como Adán, Set y Matusalén) que vivieron en los días anteriores al diluvio. En Génesis capítulo 5 lea los versículos 5, 8, 11, 14, 17 y 20. ¿Cuáles son las dos últimas palabras de estos versículos? ___ __________.

    Todos estos hombres murieron. Matusalén fue el hombre que vivió más años. ¿Qué edad tenía cuando murió (Génesis 5:27)? ________________ Todos estos hombres murieron, pero hay un hombre mencionado en este capítulo que no murió. A este hombre sucedió algo muy inusual y algo muy especial y nunca murió.

    Leemos acerca de este hombre en Génesis 5:21-24. Su nombre era Enoc. ¿Enoc luchó contra Dios y desobedeció a Dios o amó a Dios y caminó con Dios (Génesis 5:22)? ____________________ .
    Los días en que Enoc caminaba sobre la tierra no eran días fáciles. Los hombres eran muy pecadores y Dios iba a juzgar a todo el mundo enviando un gran diluvio. Pero en medio de este malvado mundo había un hombre que agradaba a Dios y que caminaba con Dios. ¿QUÉ LE SUCEDIÓ A ESTE HOMBRE?

    La Biblia nos dice lo que le sucedió a Enoc en Génesis 5 “ ______________, pues, Enoc con Dios, y _______________________, porque le ____________ Dios.” Enoc estaba caminando con Dios y de repente, YA NO FUE. El era y repentinamente, ya no era. Súbitamente desapareció, porque Dios le tomó y lo removió de la tierra.



    Leemos también acerca de Enoc en Hebreos 11:5. De acuerdo a este versículo, ¿murió Enoc alguna vez? _____ Se nos informa que Enoc fue TRASPUESTO (Hebreos 11:5). Esto significa que fue rápidamente trasladado de un lugar a otro. Fue trasladado rápidamente de la tierra al cielo. Enoc NO FUE ENCONTRADO. Los que estaban aún en la tierra no lo pudieron encontrar porque Dios lo tomó. ¿Enoc fue un hombre que agradó a Dios o que le desagradó (Hebreos 11:5)? _____ ______________ ¿Fue Enoc un hombre que creyó en Dios (Hebreos 11:6)? ______

    Enoc fue el hombre que nunca murió. Lo que le sucedió fue muy inusual. Pero lo asombroso es que la Biblia dice que lo que le sucedió a Enoc sucederá nuevamente, quizás muy pronto. Y esta vez no sucederá sólo a un hombre, le sucederá a mucha gente. Habrá todo un grupo de gente que nunca verá muerte. Habrá todo un grupo de gente que será repentinamente removida de la tierra y que no será encontrada por aquellos que quedarán sobre la tierra. Este inusual evento es llamado EL RAPTO.

    Mire el diagrama al final del capitulo 1 de esta serie de apuntes. Notará que el rapto es el próximo evento que tendrá lugar. ¿Qué es este evento? ¿Qué significa realmente la palabra RAPTO?

    Los cristianos hablan a menudo del RAPTO y necesitamos entender lo que significa esta palabra. La palabra RAPTO es una palabra latina que significa “SER ARREBATADO, SER AGARRADO ARRIBA, SER TOMADO O LLEVADO REPENTINAMENTE”. La palabra se encuentra en 1 Tesalonicenses 4:17

    “Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos _________________ juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire.”

    Esta misma palabra se usa en otras partes en el Nuevo Testamento:



    Enoc fue removido de la tierra y llevado al cielo. Un día Cristo vendrá y removerá a todo un grupo de personas de la tierra y los llevará al cielo. Cristo también levantará los cuerpos de aquellos cristianos que ya han muerto (como Pedro y Pablo y Juan George Whitefield y George Mueller). El pasaje más importante de la Biblia que nos habla de ésto se encuentra en 1 Tesalonicenses 4:13-18. Lea estos versículos y considere el siguiente diagrama:



    ELLOS (los creyentes descendiendo con el Señor) y NOSOTROS (los creyentes que caminan con el Señor en la tierra) nos reuniremos en el aire para estar con el Señor PARA SIEMPRE en cuerpos nuevos que existirán para siempre. Ver 1 Tesalonicenses 4:17.

    Cuando Cristo descienda del cielo (ver 1 Tesalonicenses 4:16) sucederán dos cosas. ¿Qué es lo que sucederá primero (ver 1 Tesalonicenses 4:16)? LOS MUERTOS EN CRISTO R______________ (Dios levantará sus cuerpos). ¿Qué es lo siguiente que sucederá (ver 1 Tesalonicenses 4:17)? LOS QUE ESTÉN VIVOS CUANDO CRISTO VUELVA SERÁN A___________________ (RAPTADOS) CON ELLOS EN LAS NUBES, PARA RECIBIR AL SEÑOR EN EL AIRE.

    Si, la Biblia enseña que habrá un grupo de personas viviendo en la tierra que nunca DORMIRÁN (ver 1 Corintios 15:51). Esto significa que ellos nunca MORIRÁN (igual como Enoc). La razón por la cual nunca morirán es porque serán ARREBATADOS al cielo igual como Enoc. Si Cristo descendiera del cielo hoy, ¿tú serías ARREBATADO?

    ¿Quién Será Arrebatado?

    Hay una sola clase de persona que será “arrebatada” (1 Tesalonicenses 4:17). Esta persona debe “c_______ que Jesús murió y resucitó” (1 Tesalonicenses 4:14). El Señor Jesús habló del rapto en Juan 14:3. Si una persona quiere participar en esta gran evento, ¿qué debe hacer (Juan 14:1)? _____________________________________

    En otras palabras, el rapto es SÓLO PARA CREYENTES. Si una persona quiere ser ARREBATADA en el aire para estar con Cristo (Juan 14:3; 1 Tesalonicenses 4:17), primero tiene que VENIR A CRISTO para salvación (Juan 6:35,37).

    ¿Has recibido a Jesucristo como a tu Salvador personal (Juan 1:12)? ______ ¿Has dicho a Dios real y honestamente que eres un pecador y que necesitas un Salvador? ¿Has confesado que el Señor Jesucristo murió, que fue sepultado y que resucitó de los muertos por tu pecado y que ÉL tomó tu lugar y que recibió en tu lugar el juicio de Dios por el pecado? ¿Has puesto toda tu fe en el Señor y sólo en ÉL? ¿Estás confiando en Él para salvarte del pecado y de la pena y del poder del pecado? ¿Sabes que ÉL perdonó todo tu pecado? Si has hecho ésto, entonces el rapto es para ti. Cuando Cristo venga, el tomará a todas las personas salvas. Los que no son salvos, no serán tomados. Ellos permanecerán en la tierra. Todo creyente debería poder decir ésto: “YO SE QUE CRISTO MURIÓ POR MÍ Y QUE ÉL RESUCITÓ POR MÍ Y QUE UN DÍA ÉL VENDRÁ POR MI.”

    ¿Dónde Irán a Parar Los Que Han Sido Arrebatados?

    ¿Dónde está Cristo hoy? ¿Está en el cielo o en la tierra (Juan 14:2)? ______________________
    ÉL está preparando un hermoso lugar para Sus creyentes (Juan 14:2). Cuando Cristo vuelva otra vez, ¿adónde nos llevará (Juan 14:3)? ¿Nos llevará al cielo? _____

    Si somos salvos, nuestro verdadero hogar es el cielo. Algún día Cristo vendrá para llevarnos a casa (Filipenses 3:20-21). Usualmente pensamos que para ir al cielo una persona tiene que morir. Pero cuando Cristo venga, ÉL llevará directamente al cielo a todos los creyentes que están vivos. ÉL hará por nosotros lo mismo que ÉL hizo por Enoc.

    ¿Cuán Rápidamente Serán Arrebatados?

    Lo que sucedió a Enoc, sucedió repentinamente. En un momento estaba allí, y en el próximo momento ya no estaba. El rapto también será un evento repentino. La Biblia nos dice que el rapto será “en un ________________, en un ______________ y _______________ de ojos” (1 Corintios 15:52).

    La palabra “MOMENTO” significa en “UNA FRACCIÓN DE SEGUNDO” (más rápido de lo que puedas chasquear tus dedos). Nota: es la palabra griega por “átomo” que literalmente significa “indiviso”. Por ejemplo, una hora puede ser dividida en 60 minutos y un minuto puede ser dividido en 60 segundos. Un “átomo” es una unidad de tiempo tan pequeña, que ya no puede ser dividida. Por lo cual decir una “fracción de segundo” es una buena traducción. También será en “un abrir y cerrar de ojos” (más rápido de lo que puedas pestañear). Este evento sucederá muy rápido.

    Supongamos que una persona joven inconversa dijera ésto: “No es necesario que sea salvo ahora. Esperaré hasta el último minuto. Cuando piense que Cristo viene, entonces creeré en ÉL y ÉL me llevará al cielo”. ¿Crees que el plan de esta persona funcionará? ¿Por qué no?

    ¿Por Qué Serán Arrebatados?

    En Juan 14:3 Jesús dijo, “Vendré otra vez”. De acuerdo a este versículo, ¿por qué vendrá ÉL otra vez? (Marque la respuesta correcta)

    a. para establecer Su reino en la tierra
    b. para juzgar a los malos y enviarlos al infierno
    c. para echar a Satanás de la tierra
    d. para recibir a los creyentes y llevarlos al cielo

    Hoy estamos AUSENTES DEL SEÑOR. El Señor Jesucristo está en el cielo a la diestra de Dios en Su cuerpo resucitado y glorificado. ÉL está en el cielo y nosotros estamos en la tierra (aunque como Dios, ÉL ha prometido estar con nosotros en todo tiempo — Mateo 28:20, Hebreos 13:5). Cuando Jesús venga por nosotros, entonces estaremos PRESENTES CON EL SEÑOR y tendremos una relación aún más maravillosa con ÉL (ver 1 Tesalonicenses 4:17- “y así estaremos siempre ________ el Señor” y ver también 2 Corintios 5:8). ¿Hay una diferencia entre hablar con tu abuela por teléfono cuando ella está a kilómetros de distancia y estar realmente con ella? Cristo vendrá para que podamos estar con ÉL.

    ¿Cuándo Serán Arrebatados?

    ¿Cuándo tendrá lugar el rapto? ¿Hoy? ¿Mañana? ¿El próximo mes? ¿El próximo año? Necesitamos entender primero lo que Dios está haciendo en el mundo hoy. Cristo está edificando Su iglesia (Mateo 16:18). Esto significa que cada persona que es salva llega a ser un miembro de la iglesia de Cristo (ver Hechos 2:47 y compare con 1 Corintios 12:13).

    Piense en un motel. Si hay un letrero en el motel que dice SE ALQUILA, ésto significa que aún hay lugar para la gente. El motel está diciendo ésto: “Por favor, venga y pase la noche con nosotros. Tenemos lugar para usted”. Si el letrero dice, “COMPLETO”, ésto significa que el motel está lleno y que no hay más lugar. El motel está diciendo ésto: “Lo sentimos, usted ha llegado demasiado tarde. No hay más lugar”.

    Dios tiene hoy un letrero que dice HAY LUGAR. Dios está diciendo ésto: “Estás siendo invitado para ser salvo y ser un miembro de la iglesia. Hay lugar junto a la cruz para ti. Si tú crees en Cristo, tú puedes ser un miembro de la iglesia”. Sin embargo, llegará el día cuando la iglesia de Dios estará completa y no habrá lugar para más miembros. Habrá un letrero que diga COMPLETO:
    “Lo siento, has llegado demasiado tarde. No puedes ser un miembro de la iglesia. Ya no hay lugar para ti”. Cuando la iglesia esté completa, Cristo vendrá y llevará a la iglesia (los creyentes) al cielo. La gente aún podrá ser salva después del rapto, pero no serán miembros de la iglesia.

    ¿Cuándo tendrá lugar el rapto? No lo sabemos. Es posible que sólo falte una sola persona más que sea salva para que la iglesia esté completa. Quizás sean 10 personas más o 100 personas o 1000 personas las que necesitan ser salvas antes de que la iglesia esté completa. Durante 2000 años Dios ha estado salvando personas y haciéndolas miembros de Su Iglesia. Pero no sabemos cuándo ÉL estará terminando de edificar Su iglesia.

    El Señor Jesús puede venir en cualquier momento. Sabemos que ÉL vendrá (Juan 14:3) pero no sabemos exactamente cuándo. Aún Pablo pensaba que él podría estar vivo para experimentar el rapto (ver 1 Tesalonicenses 4:17 y note la palabra “NOSOTROS”). Nosotros podemos orar hoy la misma oración que una vez dijo Juan: “Sí, ______ Señor Jesús” (Apocalipsis 22:20). El rapto puede suceder en cualquier momento y necesitamos estar preparados.

    ¿Estás Preparado Para Ser Arrebatado?

    Lo primero que debes hacer para estar preparado para el rapto es asegurarte de que eres salvo. Si no estás seguro de ser salvo, asegúrate de hablar con tu profesor de Escuela Dominical o con tu pastor en cuanto a ésto, para que te puedan ayudar.

    Si somos salvos, también necesitamos estar preparados para la venida del Señor. Se cuenta la historia de cierto hombre que visitó una pequeña escuela rural que consistía de una sola sala de clase. Hizo la promesa de dar un premio al estudiante cuyo escritorio estuviese muy ordenado cuando él volviese. No dio ninguna indicación, ni siquiera un indicio de cuando regresaría. Apenas hubo abandonado el recinto, uno de los estudiantes anunció que ella quería ganar el premio. Era una niña cuyo escritorio siempre estaba desordenado. Sus compañeros se rieron de ella diciendo: “Cómo, Mary, tu pupitre siempre está desordenado. Nunca está limpio.” Pero desde ahora mismo ”dijo Mary, “yo lo limpiaré cada lunes en la mañana.” “¿Pero si nuestro visitante volviera el fin de semana?” preguntó alguien. “Bueno, entonces lo limpiaré todas las mañanas” dijo Mary. “Y si viene al final del día” preguntó otro. Mary permaneció en silencio por un instante y luego se le iluminó la cara y dijo: “Yo sé lo que haré. Lo mantendré limpio todo el tiempo.”

    Cristo puede venir en cualquier momento. Por lo tanto debemos mantener limpias nuestras vidas TODO EL TIEMPO.

    Supongamos que tus padres salieran de viaje por una semana y te dejaran a ti y a tus hermanas y hermanos mayores en casa. Durante la semana los platos sucios se amontonan hasta casi alcanzar el techo. Finalmente, la noche antes que el papá y la mamá regresen a casa, los hijos se reúnen para limpiar todo el desorden. ¿Habrías estado avergonzado si tus padres hubiesen regresado un día antes? _____ .
    El apóstol Juan escribió estas palabras: “Y ahora, hijitos, _________________ en ÉL, (permanece en una correcta relación con el Señor y mantén tu vida limpia TODO EL TIEMPO y usa 1 Juan 1:9 cuando quiera lo necesites); para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida (en el RAPTO) no nos alejemos de él ________________________” – ver 1 Juan 2:28.

    ¿ESTARÁS PREPARADO?


    ¡PODRÍA SER HOY!

    ---------- Post added at 17:30 ---------- Previous post was at 17:29 ----------

    Paz Verdadera Y Paz Falsa

    Hay mucha gente hoy en día clamando por paz. Desean que terminen las guerras y que terminen los enfrentamientos. Si pudiéramos leer sus letreros, ésto es lo que podríamos ver:



    La guerra no es un asunto agradable. A la mayoría de las personas no les gusta pensar en soldados muriendo en el campo de batalla o en bombas que son lanzadas sobre ciudades que están llenas de hombres, mujeres y niños. La mayoría de las personas anhelan el día en que ya no habrá más guerras y cuando haya verdadera “paz en la tierra”.

    La Biblia nos dice que algún día el Señor Jesucristo será REY y que ÉL gobernará en este mundo desde la ciudad de Jerusalén (ver Isaías 2:1-5). ÉL será llamado el PRÍNCIPE DE P_____ (Isaías 9:6). Cuando Jesús sea REY SOBRE LA TIERRA, ¿habrá guerras (Miqueas 4:3)? ______ Jesucristo hará “____________ las guerras hasta los fines de la tierra” (Salmo 46:9).

    Sí, la paz llegará al planeta tierra. Pero, ¿está Jesucristo reinando hoy sobre la tierra desde Jerusalén? _____ ¿Tenemos PAZ EN LA TIERRA hoy o tenemos hoy GUERRA EN LA TIERRA (Mateo 24:6-7)? _________________ Hoy en día el PRÍNCIPE DE ESTE MUNDO es el diablo (Juan 16:11) y nosotros sabemos que él no es el PRÍNCIPE DE PAZ. La Biblia nos dice que habrá paz en la tierra, PERO NO TODAVÍA. No puede haber paz verdadera y duradera sin el PRÍNCIPE DE PAZ.

    En Un Mundo Pecaminoso La Guerra A Veces Es Necesaria

    Probablemente un policía no gusta de usar su pistola para matar a una persona, pero, ¿será a veces necesario que lo haga? ______ ¿Cuándo será necesario que él haga ésto? Cuando un criminal trata de causar daño a gente inocente, ¿debe el policía tratar de impedirlo de alguna manera? _____

    Si un hombre irrumpiera en tu casa y tratara de matar a tu madre, ¿tu padre debería tratar de impedirlo? _____ ¿Debería tu padre matar a este hombre si esto fuese la única manera de impedirlo? _____

    Esperamos que la mayoría de nosotros nunca tengamos que matar a alguien, pero a veces matar es necesario y a veces matar es hacer lo correcto. Recuerde, hay una diferencia entre ASESINAR Y MATAR. Asesinar es matar alevosamente a otra persona – esa clase de homicidio que no es accidental, sino que fue planeado cuidadosamente y que fue ejecutado deliberadamente. Matar es una palabra más general que significa simplemente “quitar la vida”. Asesinar siempre es matar, pero matar no siempre equivale a asesinar. La palabra “MATAR” en Éxodo 20:13 debería en realidad traducirse como “ASESINAR”.

    David mató a Goliat (1 Samuel capítulo 17). Por esta causa, ¿Dios estaba disgustado con David o estaba complacido con David? _______________________ David hizo lo correcto.

    Tal como un padre necesita proteger a su familia y tal como el policía necesita proteger a la gente en las calles, así también los soldados protegen a los que viven en un país. El trabajo de un soldado no es un trabajo fácil, pero es un trabajo importante y debemos orar por los soldados que sirven a nuestro país.

    La Debilidad Conduce a la Guerra
    La Firmeza Conduce a la Paz

    La mayoría de la gente no quiere pelear a menos que piensen que pueden ganar. Sólo un tonto iría a una pelea que sabe que perderá. ¿Serías un tonto si trataras de boxear con el campeón de los pesos pesados del mundo? Goliat era un CAMPEÓN (ver 2 Samuel 17:4), y era tan GRANDE y tan ALTO y tan FUERTE que nadie quería pelear con él. Los hombres de Israel pensaban que Goliat ganaría y que ellos seguramente perderían, por lo que no se atrevían a pelear. ¿Por qué peleó David con el gigante? ¿Pensó David que Goliat ganaría? ¿Pensó David que Dios era más grande y más fuerte que el poderoso Goliat?

    En Lucas 11:21 Jesús habló acerca de un hombre que tenía varias cosas valiosas en su palacio. El tenía cosas que ladrones y asaltantes gustarían de robar y llevar. ¿Por qué la gente temía entrar al palacio y llevarse lo que pertenecía a este hombre? _________________________ Si un hombre es fuerte y está armado, entonces es mejor que lo pienses dos veces antes de tratar de robarle. Este hombre podía vivir en paz porque era tan fuerte que la mayoría de la gente no se atrevería a irrumpir en su palacio.

    Pero un día, llegó un hombre más fuerte (lea Lucas 11:22). ¿Qué le sucedió al hombre que vivía en el palacio? ¿Fue atacado? _____ ¿Ganó o perdió? ___________________ El hombre más fuerte tenía más armas y más poder de lucha y fue capaz de ganar la pelea y tomar el palacio. Lo mismo sucede con los países. Si un país es fuerte, entonces la mayoría de los demás países no se atreverán a atacarlo.

    ¿Cómo puede un país evitar ser atacado (marque la respuesta correcta)?

    A. Deponer las armas y negarse a usarlas.
    B. Decir a otros países, “ESTEMOS EN PAZ. NOSOTROS NUNCA PELEAREMOS, AUNQUE NOS ATAQUEN.”
    C. Ser tan fuertes que ninguno de los otros países se atrevan a atacarte.
    D. Destruir todas las armas y decir a todos los soldados que busquen otro trabajo.

    A veces es necesario ser fuerte y duro. A veces es cuestión de vida o muerte. Si estás en campo abierto enfrentado a un rinoceronte, sin lugar hacia el cual escapar y sin un árbol al cual trepar, no te pares allí ondeando una bandera blanca y diciendo palabras de paz. Si tú no disparas, él irá a la carga. El más fuerte ganará.

    El Señor Jesús dijo algo más acerca de ir a la guerra en Lucas 14:31-32. Aquí hay un rey tratando de decidir si ir a la guerra en contra de otro rey. De modo que se sienta a pensar con cautela: “¿Soy realmente capaz de ganar esta guerra? ¿Tengo suficientes soldados? ¿Es mi ejército suficientemente fuerte como para vencer al enemigo?” Si decide que el ejército del otro rey es demasiado grande y demasiado fuerte, ¿qué hará? ¿Peleará o se rendirá (Lucas 14:32)? _______ ______________________________ El país que está invadiendo y conquistando puede decir al país débil: “PUEDES PELEAR Y SER DESTRUIDO O PUEDES RENDIRTE. ¿QUÉ ELECCIÓN QUIERES HACER?”

    La gente no quiere pelear contra un ejército fuerte. El enemigo teme atacar. Josué tenía un ejército muy fuerte y Dios le dio muchas grandes victorias. Sus enemigos aprendieron luego que era torpe tratar de pelear contra Josué. ¿Había paz en el país (ver Josué 14:15)? _____ David tenía un ejército poderoso y Dios hizo que los soldados de David ganasen en los campos de batalla. ¿Había paz en el país (2 Samuel 7:1)? ______ LA PAZ VIENE CUANDO EL EJÉRCITO ES TAN FUERTE QUE EL ENEMIGO TEME PELEAR.

    ¿Debemos Desarmarnos?

    “DESARMAR” significa entregar o quitar las armas. Cuando un policía captura a un ladrón de banco, lo primero que hace es DESARMARLO. Le quita todas sus armas para que no pueda seguir peleando o atacándolo.

    ¿Debe desarmarse un país? ¿Debe un país deshacerse de todo su armamento? ¿Debe un país permitirse llegar a ser tan débil que no sea capaz de defenderse de sus enemigos?

    Sería maravilloso si todas las naciones del mundo destruyeran todo su armamento y decidieran vivir en paz. Pero no vivimos en un mundo así. Vivimos en un mundo pecaminoso descrito por Santiago en Santiago 4:1-2. Vivimos en un mundo en el cual la gente quiere lo que no les pertenece y están dispuestos a pelear y matar para obtenerlo.

    Suponga que las naciones del mundo se reunieran y decidieran desarmarse y destruir todas las armas. Pero dos de esas naciones sólo pretendieran hacerlo. En vez de destruir sus armas, ellos empiezan secretamente a construir aún más. Pronto todas las naciones del mundo serían débiles y estas dos serían fuertes. Estas dos naciones podrían atacar y conquistar a cualquier país que quisieran. Nadie sería lo suficientemente fuerte como para detenerlos. El desarme no llevará a la paz, a menos que cada país lo hiciera.

    Sería agradable si pudiéramos vivir en un mundo donde no se robara. ¿Pero vivimos en un mundo así? _____ Suponga que el presidente de los Estados Unidos hiciera el siguiente anuncio por radio y televisión: “Ciudadanos americanos, desde ahora en adelante todos viviremos en paz los unos con los otros. Todos dejaremos las puertas de nuestras casas sin llave y dejaremos las puertas de nuestros automóviles sin cerradura y decidamos amarnos unos a otros y nunca robar lo que no es nuestro.” Si la gente empezara realmente a dejar sus casas y sus automóviles sin llave, ¿crees que la gente se aprovecharía de ésto? Cincuenta personas en tu comunidad podrían tratar de ser honestos y seguir la recomendación del presidente, pero no necesitas más que un ladrón para arruinarlo para todos. RECUERDA, AÚN NO ESTAMOS EN EL CIELO. Suceden suficientes robos aún cuando la gente cierra sus puertas con llave. Piensa cuantos más robos habría si la gente lo hiciera fácil para que los ladrones entraran y robaran. ¿Debe un país dar facilidades a otro país para que lo invada y conquiste?

    Estar Preparado es Provechoso

    En Nehemías capítulo 4 los hijos de Israel estaban construyendo un muro alrededor de la ciudad de Jerusalén. ¿Por qué necesitaban un muro? ¿Era para decoración? ¿Era para evitar que los niños pequeños se extraviaran? No, EL MURO ERA PARA PROTECCIÓN Y DEFENSA. Los judíos sabían que estaban rodeados de enemigos y querían edificar un muro para proteger su ciudad.

    Sus enemigos no querían que lograran edificar el muro. ¿Estaba haciendo planes el enemigo para venir y atacar (Nehemías 4:11)? _____ ¿Creían los judíos que ellos debían estar ARMADOS o creían que debían estar DESARMADOS (Nehemías 4:13)? _________________________ ¿Qué armas tenía (Nehemías 4:13)? _________________________________________ ¿Estaban PREPARADOS para pelear? _____ Al final de cuentas, los judíos ni siquiera necesitaron pelear (ver Nehemías 4:15). El enemigo sabía que ellos estaban PREPARADOS y listos para pelear, de modo que no se atrevieron a atacarlos. Entonces los judíos regresaron a su trabajo de construir el muro. ¿Seguían estando preparados para pelear (Nehemías 4:16-18, 21)? ______

    Usualmente un país no atacará a otro país que está PREPARADO Y LISTO PARA PELEAR. Al principio de la Segunda Guerra Mundial los japoneses sorprendieron a los Estados Unidos y atacaron Pearl Harbor. Los Estados Unidos no estaban preparados para el ataque. MUCHAS VECES LOS PAÍSES QUE ESTÁN REALMENTE PREPARADOS PARA PELEAR, NO NECESITAN PELEAR. Si el enemigo piensa que eres débil y /o no estás preparado, probablemente atacará.

    Guerra Nuclear

    Actualmente los soldados no utilizan lanzas, espadas y arcos. Hoy día tenemos las armas más poderosas y destructivas conocidas por el hombre. Las armas nucleares son las armas más poderosas y mortíferas de todas. Una bomba nuclear lanzada sobre una ciudad puede causar una gran pérdida de vidas y una gran destrucción de propiedades. Y la precipitación radioactiva de la bomba puede causar pérdida de vida adicional en las regiones contiguas.

    En la actualidad se habla mucho sobre una GUERRA NUCLEAR. Mucha gente está asustada de lo que podría pasar si los hombres usaran las armas nucleares. Muchos temen que podría comenzar una guerra nuclear y que misiles que transportan bombas (quizás lanzados desde submarinos) serían enviados a través de todo el mundo y que no habría sobrevivientes. ¿Es esto posible? ¿Podría toda la humanidad ser destruida por una guerra nuclear? ¿Es así como el mundo llegará a su fin?

    El mundo que Dios hizo no será destruido por armas nucleares, aunque teóricamente fuera posible. Pero bíblicamente es imposible. ¿Qué nos enseña la Biblia acerca de ésto? ¿Por qué enseña la Biblia que la humanidad no puede destruirse a sí misma?

    Suponga que todos murieran en una guerra nuclear. Si ésto sucediera, ¿quedaría alguien en la tierra cuando Cristo regresara? _____ Cristo tendría que volver a una tierra vacía porque todos habrían muerto en la guerra. Pero ésto no es lo que la Biblia enseña. La Biblia pone en claro que aún habrá mucha gente viva en la tierra cuando Cristo vuelva (Salmo 2:2 y Apocalipsis 19:11-19). La humanidad no será destruida totalmente por la guerra. Ese no es el plan de Dios. La Biblia enseña que habrá gente en la tierra.

    Hay gente hoy que teme que toda la raza humana será destruida por una guerra nuclear. Si conocieran mejor su Biblia, se darían cuenta que eso nunca podría suceder, porque la Biblia enseña que habrá gente viviendo en la tierra cuando Cristo regrese. Hace mucho tiempo se produjo una situación similar. En los días de Ester había gente que temía que toda la raza judía fuera destruida. Y tenían buenas razones para pensar que eso podría suceder (ver Ester 3:13). Pero si la gente hubiera creído en su Biblia, habrían sabido que eso era imposible. Dios había prometido que la nación de Israel nunca dejaría de ser una nación (Jeremías 31:35-37; 33:24-26). Si la raza judía hubiese sido destruida, entonces Dios habría sido un mentiroso. Lo mismo es cierto hoy día. La raza humana no puede ser destruida por una guerra nuclear. Esto no es lo que Dios nos ha dicho en Su Palabra. Hay gente viviendo en la tierra hoy. Habrá gente viviendo en la tierra durante el período de la tribulación (un período de siete años previo a la venida del Señor a la tierra). Habrá gente viviendo en la tierra durante los mil años del reinado de Cristo. La Biblia nunca prevé un tiempo en que toda la raza humana sea destruida.

    Esto no significa que las armas nucleares nunca serán usadas. Tales armas de destrucción masiva ya han sido usadas. Los Estados Unidos usaron armas atómicas para poner fin a la Segunda Guerra Mundial. Mucha gente murió por la bomba atómica que fue lanzada, pero mucha más gente fue salvada, porque esta terrible guerra llegó rápidamente a su fin por causa de estos bombardeos. Estas bombas cayeron en Japón. Si acaso se usarán más bombas nucleares en el futuro, sólo Dios lo sabe.

    El Holocausto Venidero

    La palabra “HOLOCAUSTO” significa total (completa) destrucción. Se refiere especialmente a destrucción por fuego (SER TOTALMENTE QUEMADO, SER COMPLETAMENTE CONSUMIDO POR EL FUEGO). Mucha gente está asustada ante un HOLOCAUSTO NUCLEAR. Temen que algún día las armas nucleares sean usadas y que la humanidad será completamente destruida por el fuego nuclear y por la radioactividad.

    Un tiempo de gran destrucción vendrá sobre el planeta tierra y morirán millones de personas, pero esta destrucción no será causada por el hombre. No será una destrucción causada por Rusia o por Irak o por China o por cualquier otro país. Esta no será una destrucción causada por una guerra nuclear entre ciertos países. Esta destrucción será causada por DIOS MISMO. Dios enviará grandes juicios y plagas sobre la tierra durante el período de la Tribulación (estudiaremos el período de la Tribulación en el capítulo 7). Este será un HOLOCAUSTO DIVINO (causado por Dios) como resultado de la pecaminosidad del hombre. Toda la población inconversa del mundo será removida de la tierra cuando Dios termine Su obra de juicio.

    El libro de Apocalipsis nos habla de estos juicios y plagas que vendrán sobre la tierra en el futuro. Por ejemplo, en Apocalipsis 6:8 se nos dice que una c_________ parte de la tierra morirá. Esto es una cuarta parte de la población mundial. En Apocalipsis 9:15 leemos que la t____________ parte de los hombres morirán. Esto es destrucción masiva. Puede leer más acerca de estas plagas en Apocalipsis capítulos 8 y 9. Cuando el Señor Jesucristo regrese al final de la Tribulación, habrá otra gran destrucción y matanza de los enemigos de Dios (ver Apocalipsis 14:14-20; 19:11-20).

    En los días de Moisés Dios envió terribles plagas y juicios sobre la tierra de Egipto. Puedes leer acerca de ésto en los primeros capítulos del libro de Éxodo. En el futuro Dios enviará plagas y juicios no sólo sobre la tierra de Egipto, sino sobre el mundo entero. Los que fueron arrebatados al cielo (ver capítulo 3) serán guardados de este terrible tiempo de aflicción que vendrá sobre todos los que han quedado sobre la tierra (Apocalipsis 3:10). Lo que en miniatura sucedió a la tierra de Egipto hace mucho tiempo, sucederá al mundo entero en el período de la Tribulación. El holocausto de Dios viene.

    El hombre no debería ser temido. Rusia o China o algún otro país no deberían ser temidos. La Biblia indica en Ezequiel capítulos 38-39 que Dios se encargará de ese gran poder del norte (RUSIA y sus aliados). Satanás no es aquel a quien deberíamos temer. El Único a quien deberíamos temer es a DIOS MISMO (ver Mateo 10:28). Si realmente queremos tener PAZ, entonces necesitamos asegurarnos de tener PAZ CON _________ (Romanos 5:1).

    La peor de todas las guerras es cuando un hombre o una mujer o un niño o una niña están en guerra con Dios en su corazón. El peor conflicto y el conflicto más destructivo es cuando una persona lucha contra Dios en su corazón. El Señor Jesús murió en la cruz para que esta guerra pudiera terminar (Romanos 5:6-10). Los que creen en Cristo y los que han recibido a Cristo como a su Salvador tienen paz con Dios (Romanos 5:1). Los que rechazan a Cristo y se niegan a confiar en ÉL, siguen en guerra con Dios. Si rechazan la misericordia de Dios, no les queda sino el juicio y la ira de Dios (Juan 3:36 y 2 Tesalonicenses 1:8-9). ¿Has sometido tu vida al Dios vivo o estás aún luchando contra ÉL?

    Paz Falsa

    Puede que hoy no haya paz en el mundo, pero Cristo ha hecho posible que nosotros tengamos paz en nuestros corazones (Juan 14:27). La Biblia enseña que antes de que Cristo venga a la tierra, habrá falsos “MOVIMIENTOS DE PAZ”. Habrá gente diciendo “P____ y SEGURIDAD” (1 Tesalonicenses 5:3) cuando realmente no hay verdadera paz ni verdadera seguridad. Hace mucho tiempo la gente gritaba “PAZ, PAZ”, pero, ¿había realmente paz (Jeremías 6:14; 8:11)? _____ No te dejes engañar por este falso movimiento de paz.

    Mucha gente desea paz en la tierra, pero recuerda ésto: SOLO DIOS PUEDE TRAER VERDADERA PAZ AL PLANETA TIERRA. Y sólo Dios puede traer verdadera paz al corazón del hombre. Aún en medio de este mundo afligido por el pecado, Dios dice que el creyente puede tener PAZ (Juan 16:33). DONDEQUIERA CRISTO GOBIERNA, HAY PAZ. Si dejo que Cristo gobierne en mi corazón, entonces puedo tener paz en mi corazón. Algún día Cristo gobernará en esta tierra y en ese tiempo habrá PAZ EN LA TIERRA (ver Isaías 9:6-7 y Lucas 2:14).

    Preparados Para el Ataque

    Estos son días en que necesitamos soldados fuertes para Cristo. El enemigo desearía atacarnos.
    Satanás desearía encontrarnos débiles y desprevenidos ante sus ataques. ¿Anda el diablo como león rugiente en la tierra buscando a quienes pueda atacar (1 Pedro 5:8)? ______ ¿Dios quiere que seamos fuertes o débiles (Efesios 6:10)? _______________ ¿Quiere Dios que estemos desarmados o quiere Dios que estemos armados (Efesios 6:11-17)? _____________________ ¿Quiere Dios que estemos preparados para resistir al enemigo? ______ ¿Quién es el verdadero enemigo (Efesios 6:12)? _______________________________________ Cuando los creyentes resisten firmes en el poder de Dios, ¿qué hará el enemigo (Santiago 4:7)? ______________

    Dios nunca ha perdido una batalla. Los que permanecen con ÉL, permanecen en una completa victoria. ÉL incluso ha prometido dar la pelea (Éxodo 14:14; Nehemías 4:20). Dios es más poderoso que cualquier arma nuclear.

    SI DIOS ES POR NOSOTROS, ¿QUIÉN CONTRA NOSOTROS? Ver Romanos 8:31

    ---------- Post added at 17:31 ---------- Previous post was at 17:30 ----------

    CAPÍTULO 5



    La Nación Que No Puede Ser Destruida



    Suponga que un hombre es molestado por un mosquito. Suponga también que este hombre da una palmada al mosquito, pero éste no muere. Luego le asesta con un periódico, pero no muere. Luego le pega con un matamoscas, pero eso tampoco mata a esta peste. Luego lo rocía con un insecticida, pero sigue con vida. Lo captura en un frasco y lleva el frasco a 25 millas de su casa y lo entierra. Una semana después, este mismo mosquito está de regreso sobre el brazo del hombre. El mosquito no puede ser destruido.

    Queremos aprender acerca de una nación que es como este mosquito imaginario. Es una nación a la cual no se le puede dar muerte ni se la puede destruir. Se han hecho muchos intentos para destruir esta nación, pero todos han fallado. Esta nación sigue viva. Es una nación maravilla. Es la nación más asombrosa sobre la faz de la tierra. Es la nación de ISRAEL - la NACIÓN JUDÍA.

    El Nacimiento de Esta Nación

    Esta nación no ha existido siempre. Esta nación no existía en los días de Adán. Esta nación no existía en los días de Noé. ¿Cómo partió esta nación y cómo comenzó?

    Esta nación asombrosa empezó con un hombre. ¿Cuál era el nombre de este hombre (Génesis 12:1)? _______________ ¿Por cuál nombre fue llamado más tarde (Génesis 17:5)? ___________ Dios dio a este hombre una promesa extraordinaria en Génesis 12:2: “Haré de ti una n_________ g______________.” De Abraham procedería Isaac y de Isaac procedería Jacob, quien también fue llamado I__________ (ver Génesis 32:28). De Jacob procederían 12 hijos y de estos 12 hijos procedería una gran nación:







    Dios no escogió a Egipto para ser Su nación especial. Dios no escogió al pueblo árabe para que fuese Su pueblo especial. Dios no escogió a la poderosa nación de Rusia o China para ser Su nación especial. Dios escogió a la nación de Israel: “Porque tú eres pueblo santo para el Señor tu Dios; el Señor tu Dios te ha escogido (Israel) para serle un P__________ ESPECIAL, más que todos los pueblos que están sobre la tierra” (Deuteronomio 7:6). ¿Escogió Dios a Israel porque era una nación grande y poderosa (Deuteronomio 7:7)? _____ ¿Por qué escogió Dios a Israel para ser Su nación especial y para serle un pueblo propio? (Ver Deuteronomio 7:8 y marque la respuesta correcta):

    a. porque Dios odiaba a las otras naciones
    b. porque Dios sabía que los hijos de Israel eran un pueblo justo y la gente de las otras naciones era gente pecadora
    c. porque Dios amaba a Israel y quería guardar Sus promesas para con ellos
    d. porque a Dios agradaban más los hijos de Israel que los Egipcios



    Los Egipcios Tratan De Destruir a Israel



    ¿Tienes algún amigo judío en tu colegio o en tu vecindario? Esta es la gente que desciende de Abraham, Isaac y Jacob. (Nota: Una persona también puede llegar a ser judío por adoptar la fe judía. Tal persona es llamada un prosélito, o un convertido al judaísmo). Nosotros los llamamos judíos. Usualmente la Biblia los llama los hijos de Jacob o los hijos de Israel.

    Hace mucho tiempo, Dios dio una promesa a Abraham. Dios dijo a Abraham que él tendría muchos, muchos hijos, tal como hay muchas, muchas estrellas y tal como hay muchos, muchos granos de arena que están a la orilla al mar (Génesis 22:17). ¿Puedes contar el número de estrellas que se pueden ver en una noche clara y estrellada? _____ ¿Puedes contar el número de granos de arena que hay junto al mar? Dios estaba diciendo a Abraham que tendría tantos hijos (descendientes), que la gente no podría contarlos, porque serían tantos. Dios cumplió Su promesa porque hoy hay MILLONES de judíos en el mundo.

    Cuando los hijos de Israel entraron en la tierra de Egipto, ellos eran solamente 70 (Éxodo 1:5). ¿AUMENTARON en número (más y más gente) o DECRECIERON en número (menos y menos gente)? Para encontrar la respuesta lea Éxodo 1:7,9) _____________________ Dios bendijo a esta nación y se multiplicaron grandemente. La nación de Israel vino a Egipto con sólo 70 personas, pero ellos crecieron y crecieron y crecieron.

    Los egipcios empezaron a preocuparse (ver Éxodo 1:9). Trataron de pensar de qué manera podrían impedir que los hijos de Israel llegasen a ser una gran nación. Hicieron planes:



    ¿Puede Una Nación Vivir Durante 40 Años En Un Desierto Árido?

    Eran como 2 millones de judíos los que cruzaron el Mar Rojo y que entraron en el desierto que estaba al otro lado. Permanecerían en el desierto como por 40 años. ¿Cómo puede sobrevivir tanta gente en un solitario desierto por tanto tiempo?

    ¿Había ocasiones en las que los hijos de Israel pensaban que ellos morirían en este soledad (Éxodo 16:3; 17:3)? _____ ¿Los cuidó Dios en este desierto durante todos los 40 años y les proveyó de alimento y de agua y de todo lo que necesitaban (Deuteronomio 1:31; 2:7)? ______ Sus vestidos y sus calzados no se gastaron ni envejecieron (Deuteronomio 29:5). ¡Si tú tuvieras que usar los mismos zapatos durante 40 años! ¿Crees que durarían por tanto tiempo? _____ Dios estaba cuidando a Su nación escogida durante todos esos años.

    Los Enemigos Tratan De Destruir a Israel

    Después de haber estado en el desierto, los hijos de Israel llegaron a la tierra de Palestina. Moisés había muerto y Josué era su nuevo líder. La nación enfrentó ahora otro problema. Había otras naciones que ya vivían en la tierra de Palestina (ver Deuteronomio 7:1). ¿Estas naciones eran más fuertes que Israel o eran más débiles que Israel (Deuteronomio 7:1)? __________________ ¿Crees que esas naciones estarían muy felices cuando los hijos de Israel vinieran y dijeran, “LO LAMENTAMOS, ESTA ES NUESTRA TIERRA. DIOS NOS LA HA DADO Y NOSOTROS VIVIREMOS AQUÍ, NO USTEDES”? ______ Israel estaba en una lucha. ¿Sería destruida esta pequeña nación de Israel?

    Cuando leemos el libro de Josué nos enteramos de que los hijos de Israel conquistaron todas esas naciones y que ganaron sus batallas. ¿Cómo pudieron conquistar naciones que eran más fuertes y poderosas que ellos? ¿Cuál fue su arma secreta (Deuteronomio 3:22)? _____________________ Cuando enfrentamos problemas que son demasiado grandes para nosotros, necesitamos recordar que Dios puede ser también nuestra arma secreta.

    Varios años más tarde, los ejércitos filisteos trataron de destruir a los hijos de Israel. Su héroe era Goliat – probablemente el hombre más poderoso y alto de la tierra. ¿Pudieron los filisteos destruir a los hijos de Israel (1 Samuel capítulo 17)? ____

    Capturado Por El Enemigo

    ¿Recuerdas esa peste de mosquito de la cual hablamos al comienzo de esta lección? Finalmente el hombre capturó al mosquito en un frasco y lo llevó lejos. Parecía que ese sería el final del señor Mosquito.

    Con el paso del tiempo los hijos de Israel se apartaron del Señor e hicieron lo que era malo a los ojos de Dios. Ellos sirvieron a otros dioses y adoraron ídolos. Por causa de su pecado, Dios permitió que el enemigo los conquistara y los llevara cautivos a una tierra extraña. Primero vinieron los asirios y llevaron en cautiverio a muchos judíos. Luego el ejército de Babilonia llegó a Palestina y destruyó la ciudad de Jerusalén y conquistó al pueblo judío y se lo llevó cautivo a la tierra de Babilonia. Leemos acerca de ésto en 2 Crónicas 36:19-20. Parecía que esto sería el final de la nación.

    Pero 70 años después sucedió algo sorprendente. Dios obró en el corazón de un rey llamado Ciro y él permitió que el pueblo judío volviera a su tierra (2 Crónicas 36:19-26). Regresaron alrededor de 50000 personas. La nación no había muerto aún.

    Las Promesas De Dios Para Israel

    Dios prometió a Abraham que de él procedería una gran nación. Y Dios no permitirá que esta nación sea destruida. En Jeremías 31:35-37 Dios dijo algo muy importante en cuanto a la nación de Israel. En este pasaje Dios nos dice que tendría que suceder una de tres cosas para que la nación de Israel fuera destruida. Si ninguna de estas tres cosas sucede, entonces la nación de Israel nunca será destruida y nunca dejará de ser una nación. Veamos cuales son estas tres cosas:



    Dios no quebrantará Sus promesas a Israel. Si los enemigos de Israel quieren tener éxito, entonces tienen que encontrar un modo de impedir que salga el sol y tienen que empezar a construir telescopios mucho mejores y tienen que ocuparse en cavar hasta el centro de la tierra. Los judíos no necesitan preocuparse. Su futuro está asegurado.

    El Malvado Plan De Amán

    En los días de Ester había un orgulloso y malvado hombre llamado Amán. Amán odiaba al pueblo judío y quería destruirlos. El tenía un plan y parecía que su plan daría resultados. El pudo lograr que el Rey dictara una ley (un decreto inalterable) que decía que en un día determinado todos los judíos (hombres, mujeres y niños) en todo el reino fueran destruidos. Puedes leer esta ley en Ester 3:13.

    Si hubieses estado viviendo en los días de Ester, habría parecido que la nación de Israel sería destruida y que Israel dejaría de ser nación. Parecía que no había esperanza. Parecía como que los judíos serían aniquilados y que la nación llegaría a su fin. Pero recuerda, Dios prometió que ésto jamás sucedería (ver Jeremías 31:35-37).

    ¿QUÉ SUCEDIÓ? ¿Quién pereció y murió (Ester 7:10)? ____________ La nación de Israel no pereció, pero Amán pereció. El que quiso destruir a Israel, fue destruido. La nación de Israel siguió viva.

    La Nación Rechaza a Cristo

    Cuando Jesucristo se hizo hombre, ÉL nació como judío. La Biblia dice que ÉL fue “el hijo de D__________, hijo de A__________________” (Mateo 1:1).



    En los días de Cristo, los romanos gobernaban el mundo, pero ellos permitieron que el pueblo judío tuviera su hogar en Palestina. Jesús vino al mundo para salvar al pueblo judío de sus ________________ (Mateo 1:21). ¿El pueblo judío recibió a Cristo o rechazó a Cristo (Juan 1:11)? _____________________ ¿Dijeron, “CORÓNALO” o dijeron “CRUCIFÍCALO” (ver Juan 19:6,15)? __________________________ No todos los judíos rechazaron a Cristo. Hubo algunos como Pedro y Juan y Pablo y Mateo que creyeron en Cristo y lo siguieron. Pero la mayoría de los judíos lo rechazó. Los judíos rechazaron a Aquel que vino del cielo para salvarlos.

    Aunque la mayoría de los judíos rechazaron a Cristo, ¿qué es lo que Dios quiere que tú hagas (Juan 1:12)? _____________________ Si tu recibes a Cristo, la Biblia dice que llegarás a ser un hijo de D______ (Juan 1:12). Todos los que hoy reciben a Cristo y creen en ÉL son el pueblo especial de Dios. ¿Has hecho ésto? ¿Eres un hijo de Dios? La mayoría de los judíos dijo “NO” a su Salvador y así Dios se dirigió a todo el mundo y dijo, “¿QUISIERAS SER SALVO? ¿QUIERES SER UN HIJO DE DIOS? ¿QUIERES RECIBIR A CRISTO COMO A TU SALVADOR Y SEÑOR?” Los judíos dijeron “NO”. ¿Qué dirás tú al ofrecimiento de Dios?

    El Castigo De Dios

    Rechazar a Cristo fue un pecado muy grande y Dios tendría que juzgar a la nación de Israel por ésto. Como 40 años después de la muerte de Cristo los soldados romanos entraron en la ciudad de Jerusalén y la destruyeron. Los judíos debieron abandonar su patria y fueron dispersados por todo el mundo. Tuvieron que vivir en otros países y en algunos de esos países fueron perseguidos y tratados muy mal. ¿Sería éste el fin de la nación judía? Fueron expulsados de su país y dispersados por todas las naciones del mundo.

    Supongamos que tuvieras un montón de 500 monedas en el centro de un gran campo. Si todas esas monedas están juntas, es fácil recogerlas y guardarlas. Pero supongamos que tomaras cada moneda y la lanzaras tan lejos como pudieras (y lanzaras cada moneda en una dirección diferente). ¿Sería fácil reunir otra vez todas las monedas? ______

    Así es con la nación de Israel. Los judíos han sido “lanzados” o dispersados por todo el mundo. ¿Cómo podrá ser reunida nuevamente la nación? ¿Podrá la nación volver a vivir alguna vez?

    El Nuevo Estado De Israel

    En los tiempos modernos sucedió algo muy extraordinario. Las monedas han comenzado a regresar al montón. Los judíos han comenzado a regresar a la tierra de Palestina. En 1948 nació la nueva nación de Israel. Miles de judíos han estado regresando a su antigua patria. La nación de Israel vive aún. ¿Alguna vez escuchas algo acerca de la nación de Israel en las noticias? ______ ¿Tiene la nación de Israel enemigos hoy que desean ver a Israel destruida? _____

    Días Venideros Difíciles

    El pueblo judío no ha tenido un camino fácil. Por ejemplo, se estima que durante la Segunda Guerra Mundial, Hitler, el líder alemán dio muerte a alrededor de 6 millones de judíos. Este hombre trató de destruir al pueblo judío, pero hoy Hitler está muerto y la nación judía está viva aún.

    Habrá un día futuro en que los judíos sufrirán una aflicción aún mayor. Este será “el tiempo de _______________ para Jacob” (Jeremías 30:7). Este tiempo de angustia también es conocido como el tiempo de tribulación (estudiaremos la TRIBULACIÓN en el capítulo 7). Muchos morirán en ese día de angustia (Zacarías 13:8-9). Una vez más los enemigos de Israel tratarán de destruir a esta nación. Esto puede verse en Apocalipsis capítulo 12, donde la “MUJER” se refiere a la nación de Israel y el “DRAGÓN” se refiere a Satanás. ¿Satanás trata de destruir la nación? ____
    ¿Tiene éxito? ______

    El Mesías Viene

    Cuando Cristo vino por primera vez, el pueblo judío lo rechazó. Cuando Cristo venga por segunda vez, el pueblo judío lo recibirá (ver Romanos 11:26-27). Al final de la tribulación la situación del pueblo judío parecerá desesperada. Estarán rodeados por sus enemigos y una vez más parecerá que serán destruidos. Pero en la hora más oscura, el Mesías regresará y la nación será liberada.

    Leemos acerca de la venida de Cristo en Zacarías 12:9-12. ¿Lamentará el pueblo judío la manera en que trataron a Cristo cuando ÉL vino la primera vez? _____

    LA Nación Más Grande En La Tierra

    Después que Cristo regrese, ÉL establecerá Su reino en la tierra. Durante Su reinado la nación de Israel será el reino más grande en la tierra y los judíos serán estimados y respetados más que cualquier otro pueblo (ver Zacarías 8:23). Cristo no establecerá Su trono en la ciudad de Nueva York, o Washington D.C. o Moscú, sino en la ciudad de Jerusalén. Jerusalén será la capital del mundo (Isaías 2:1-3). Dios dijo a Abraham que una gran nación procedería de él. La Palabra de Dios se cumplirá.

    Dios Tiene Un Maravilloso Futuro Para Israel

    La Biblia, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, revela que Dios tiene prometido un maravilloso futuro para la nación de Israel. Dios cumplirá todas Sus promesas y Sus pactos que ÉL hizo a Su pueblo escogido. Los cristianos en todas partes deben tener en sus corazones un gran amor por el pueblo judío.


    La Palabra De Dios Es Verdad

    Hemos visto que Dios cumplió Su promesa concerniente a la nación de Israel. Dios prometió que esta nación jamás sería destruida. Aún cuando una y otra nación ha tratado de destruirla, todas han fallado.

    ¿Qué te ha prometido Dios si tú eres un creyente en Cristo? ¿Perecerás alguna vez (Juan 3:16)? ______ ¿Podrás ser destruido (2 Corintios 4:9)? ____ ¿Alguna vez serás echado fuera (Juan 6:37)? _____ ¿Podrás perderte alguna vez (Juan 6:39)? _____ ¿Cristo te abandonará alguna vez (Hebreos 13:5)? _____ ¿Estarás alguna vez separado del amor de Dios (Romanos 8:38-39)? ____ ¿Cumplirá Dios todas estas promesas? ____ ¿Por qué (Tito 1:2)? __________________________


    ¿Por qué no inclinas tu cabeza y agradeces a Dios por Su maravillosa salvación y por la manera en que ÉL te guarda de la destrucción?

    Dios guarda al creyente SALVO PARA SIEMPRE.

    ---------- Post added at 17:32 ---------- Previous post was at 17:31 ----------

    El Dragón Diabólico


    A veces la gente habla acerca del diablo. ¿El diablo es real o es sólo presunción? ¿Satanás es sólo una entidad imaginaria, ficticia, mítica o es realmente verdadero?

    Si el diablo es real, ¿lo has visto alguna vez? ¿Cómo es? ¿Es rojo con cuernos en su cabeza y con una horquilla en sus manos? ¿Es poderoso? ¿Es inteligente? ¿Es hábil? ¿Qué está haciendo en el mundo hoy? ¿Qué le sucederá en el futuro? ¿Debo estar asustado de Satanás?

    La Biblia tiene mucho que decir del diablo. De hecho, es imposible tener un conocimiento correcto del diablo aparte de lo que Dios ha revelado en Su Palabra. Satanás es una persona muy real. Es tan real como tú. Lea lo que el Señor Jesús dijo en Lucas 10:18. ¿Creía Jesucristo que Satanás es una persona real? _____ En este capítulo queremos aprender acerca de Satanás y de lo que le sucederá en el futuro.

    Un Ángel Llamado Lucifer

    Dios no creó al diablo. Es decir, Él no creó a una criatura malvada y pecaminosa. Dios creó un hermoso ángel que era justo y santo y bueno. Era una clase de ángel especial conocido como QUERUBÍN (Ezequiel 28:14). Este ángel es conocido a veces por el nombre de L______________ (Isaías 14:12). Era muy cercano a Dios y servía en la presencia misma de Dios. Era uno de los ángeles más importantes que Dios había creado.

    Dios nos dice cómo era este ángel en Ezequiel 28:11-19. ¿Creó Dios a este ángel perfecto o imperfecto (Ezequiel 28:12,15)? _______________

    La Caída de Lucifer

    Algo terrible sucedió a este ángel. La Biblia dice respecto a Lucifer, “Se ______________ tu corazón a causa de tu hermosura” (Ezequiel 28:17). Se ENORGULLECIÓ de su hermosura y de su sabiduría y de su poder. Esto es lo que dijo:

    LUCIFER DIJO:
    “¡Cuán hermoso soy! ¡Cuán sabio soy! Dios no es el Único que es grande. Yo también soy grande. ¿Por qué deben adorar a Dios todos los ángeles? Quiero que me adoren a mí. QUIERO SER IGUAL AL ALTÍSIMO (ver Isaías 14:12-14)”
    Era PECADO para Lucifer pensar de esta manera. Una vez Lucifer fue perfecto, pero ya no lo era: “Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti ________________” (Ezequiel 28:15).

    La palabra “maldad” significa PECADO, INIQUIDAD, DESHONESTIDAD. Dios encontró maldad y pecado en el corazón de este ángel. Este ángel pecó y llegó a ser Satanás, el diablo. Dios no creó a Satanás. Lucifer llegó a ser Satanás por causa del pecado.

    Los Cinco Nombres Del Diablo

    En la Biblia, los nombres usualmente tienen significado. Por ejemplo. El nombre “JESÚS” significa SALVADOR (ver Mateo 1:21). El diablo tiene varios nombres y cada nombre nos dice algo acerca de él. En Apocalipsis 12:9 y 20:2 encontramos CUATRO NOMBRES para este malvado personaje. ¿Cuáles son estos cuatro nombres?

    1) ______________________________ 2) _____________________________

    3) ______________________________ 4) _____________________________

    Aprendamos acerca de algunos de estos nombres:

    1) El Dragón

    Usualmente cuando pensamos en un dragón pensamos en una enorme criatura imaginaria que se parece a un dinosaurio y que respira fuego por su boca o por sus narices. El diablo no es una criatura imaginaria. EL ES REAL. Y el diablo es una criatura muy destructiva. Jesús describió a este dragón en Juan 8:44 y dijo, “él ha sido ___________________ desde el principio.”

    Desde el comienzo de la historia humana, Satanás, el dragón, ha estado tratando que la gente escoja su camino (EL CAMINO DE MUERTE) en vez del camino de Dios (EL CAMINO DE VIDA). Dios dijo a Adán que no comiese del árbol del conocimiento del bien y del mal, porque si comiere de ese árbol, él ciertamente ________________ (Génesis 2:17). ¿Trató Satanás, el dragón, de hacer que él comiera ese fruto (Génesis 3:1-5)? ______ ¿Tuvo éxito (Génesis 3:6)? _____

    Nota: Los que son estudiantes de historia saben que durante toda la estadía del hombre sobre la tierra ha habido historias de dragones. Leyendas e imágenes de dragones se pueden encontrar en África, India, Europa, Medio-Oriente, en Oriente y en todo lugar de la tierra. Las historias y los grabados guardan ciertas similitudes. Los dragones son descritos como muy fuertes, tienen un cuerpo voluminoso, largos cuellos fornidos, y grandes y poderosas colas. ¿Podría ser que las historias y las imágenes de dragones se basan, en verdad, sobre hechos? ¿Estaban los antepasados familiarizados con animales verdaderos que se ajustan a esta descripción? Muchos han llegado a la conclusión de que esas leyendas de dragones, aunque llenas de exageraciones y de elementos ficticios, en realidad tienen su base de verdad y que esos dragones eran en realidad criaturas semejantes a reptiles que hoy se conocen como dinosaurios. Para dos notables descripciones bíblicas de dinosaurios ver Job capítulos 40 y 41 (Behemot y Leviatán.


    2. La Serpiente Antigua

    Cuando el diablo engañó a Eva, ¿qué animal usó como medio para hablar (Génesis 3:1-4)? __________________________ Cuando el diablo es llamado “la serpiente antigua”, nos recuerda el momento en que él engañó a Eva en el Jardín del Edén. ¿La serpiente estaba tratando de ayudar a Adán y a Eva o estaba tratando de causarles daño? _____________________________ ¿Esta serpiente era su amigo o su enemigo? ________________________

    3. El Diablo

    El nombre “DIABLO” significa alguien que calumnia, alguien que acusa, alguien que dice falsedades acerca de otro.” Al diablo le gusta acusar a Dios y al pueblo de Dios.

    Después que Lucifer cayera en pecado, Dios lo sentenció y le dijo que su castigo sería:_________ ETERNO (Mateo 25:41). Cuando Satanás supo ésto, probablemente acusó a Dios y dijo algo como ésto:

    EL DIABLO DIJO:
    “Eso no es justo. ¿Cómo puede un Dios de amor enviar a Su criatura a un lago de fuego por siempre jamás?”

    Acusó a Dios de ser injusto. Satanás no es el único acusador en el mundo. Mucha otra gente acusa a Dios igual que el diablo. Ellos pueden decir algo como ésto: “DIOS NO ES JUSTO AL ENVIAR A LA GENTE AL INFIERNO SÓLO PORQUE NO CREEN EN JESUCRISTO”. Pero Dios es recto y Dios es justo y nosotros sabemos que el Juez de toda la tierra hará lo que es J________ (Génesis 18:25).

    Una vez Satanás acusó a Job y dijo algo falso sobre él. Lea Job 1:8-11:

    EL DIABLO DIJO:
    “Job no ama verdaderamente a Dios. El sirve a Dios solamente por todas las bendiciones que Dios le ha dado. Si Dios le quitara a Job todas las bendiciones, Job maldeciría a Dios”.

    ¿Permitió Dios que Satanás le quitara a Job las bendiciones, trayendo destrucción y muerte sobre sus posesiones y sobre su familia (Job 1:12-19)? _____ ¿Maldijo Job a Dios (Job 1:20-22)? ¿Estaba Satanás en lo cierto o estaba equivocado? _________________

    Al diablo le gusta acusar al pueblo de Dios y hablar en contra de ellos. ¿Cuántas veces hace ésto (Apocalipsis 12:10)? ____________________

    4. Satanás

    El nombre SATANÁS significa “el adversario, EL ENEMIGO, el antagonista”. Satanás no es un amigo. El es el enemigo terrible. El es el enemigo de Dios y él es el enemigo del pueblo de Dios. Odia a Dios y odia al pueblo de Dios. Jesús hablo sobre este ENEMIGO en Mateo 13:28 y 39. Satanás no está por Dios, está EN CONTRA DE DIOS.

    Una vez Jesús dijo, “El que no es conmigo, ____________ mí es” (Mateo 12:30). Hay sólo dos lados y nadie puede en verdad ser neutral. Una persona está CON DIOS (al lado de Dios) o está CONTRA DIOS (al lado del diablo). Toda persona es un hijo del d_______________ o es un hijo de __________ (1 Juan 3:10) ¿Cómo llega una persona a ser un hijo de Dios (Juan 1:12)? ____________________________________________

    Satanás quiere que la gente esté a su lado. El no quiere que la gente llegue a ser hijo de Dios. De acuerdo con Lucas 8:12, ¿qué es lo que el diablo no quiere que la gente haga? A Satanás no le importa que la gente sea religiosa. ¿Puede la gente ir a la iglesia y ser aún inconversa? _____ ¿Puede la gente decir oraciones y cantar himnos y sin embargo no ser salva? ______ ¿Puede una persona ser religiosa y estar aún la lado del diablo? ______ En Juan 8:44 Jesús estaba hablando a un grupo de personas que eran muy religiosas. ÉL les dijo, “Vosotros sois de vuestro padre el ___________”. Satanás quiere cegar a la gente y mantenerlos en un estado de INCREDULIDAD (lea 2 Corintios 4:3-4). El es el gran enemigo de nuestras almas.

    Aunque Satanás es nuestro gran enemigo, ¿necesita el cristiano tenerle miedo? La Biblia dice en 1 Juan 4:4 que “mayor es EL que está en ________________ que el que está en el ____________”El Dios que está en ti (si eres un creyente) es mayor que el DIABLO que está en el mundo. Satanás es más grande que tú, pero ¿es Satanás más grande que tu Dios? ______ ¿Necesitas tener miedo del diablo? ______

    5. El Tentador

    En Mateo 4:3 leemos que el T_______________ vino a Jesús. ¿Quién era este TENTADOR (Mateo 4:1)? ________________________ Al diablo le gusta tentar a la gente y trata de hacerlos pecar. En Mateo capítulo 4 el diablo tentó al Señor Jesús, pero no pudo lograr que Jesús pecara.

    Esto no significa que echemos la culpa de todo al diablo y que digamos siempre, “EL DIABLO ME HIZO HACERLO”. No, nuestro propio corazón pecaminoso nos hizo hacerlo (ver Santiago 1:14). Cuando caemos en pecado, no tenemos que culpar a nadie sino a nosotros mismos. Al diablo le gusta ver caer en pecado a la gente y hará todo lo que pueda para llevar a la gente a pecar, pero no debemos culpar al diablo por el pecado que cometemos. La persona que realmente debe ser culpada, es la persona que pecó. Cuando Eva pecó en Génesis 3:1-6, ¿tuvo el diablo una parte en eso? ______ ¿Tentó él a Eva? ______ ¿A quién culpó Eva (Génesis 3:13)? ______________ ¿De quién fue en realidad la culpa? ____________

    ¿Cómo Es Satanás?

    1. Satanás no está presente en todo lugar (OMNIPRESENTE)

    El diablo solo puede estar presente en un lugar en un momento determinado. No puede estar en todas partes al mismo tiempo. No puede estar en Connecticut y en California al mismo tiempo.

    Sin embargo, el diablo puede ir rápidamente de un lugar a otro. En Job 1:6-7 leemos que Satanás puede ir de la tierra al cielo (v. 6) y que puede recorrer toda la tierra (v.7). El diablo también tiene miles y miles de demonios (ángeles malvados) que le sirven y que llevan a cabo sus planes. De modo que, aunque Satanás no puede estar en todas partes al mismo tiempo, él tiene tantos ayudantes que pareciera que él estuviera en todas las partes del mundo. Piense en Santa Claus en Navidad. Hay tanta gente vestida como Santa en los diferentes negocios a través del país, que casi parece que Santa estuviera en todas partes. Hay tanta gente que se parece a Santa y que hacen el trabajo de Santa. Lo mismo es cierto en cuanto a Satanás por causa de todos sus ayudantes. Por supuesto, Satanás es real y Santa no lo es.

    2. Satanás no sabe todo (OMNISCIENTE)

    El diablo no lo sabe todo. Sólo Dios sabe todo. En Job capítulo 1 Satanás creía saber por qué Job temía a Dios, pero estaba equivocado. El no lo sabe todo, pero esto no significa que el diablo sea estúpido. El fue creado “lleno de S_________________“ (Ezequiel 28:12) y aún después de que él cayera en pecado, él sigue siendo muy sagaz, muy ingenioso y muy inteligente. Es tan sagaz que ha embaucado y engañado a millones de personas que creen sus ingeniosas mentiras (Juan 8:44).

    3. Satanás no es todo-poderoso (OMNIPOTENTE)

    Satanás es poderoso, pero no es todopoderoso. ¿Quién tiene más poder que Satanás (1 Juan 4:4)? ______________________ En Apocalipsis 12:7-9 leemos que Satanás y sus ejércitos lucharon contra Miguel (otro ángel) y sus ejércitos. ¿Tuvo Satanás suficiente poder para ganar esta batalla? ______ (Nota: en realidad esta batalla aún no ha tenido lugar, aunque está descrita en Apocalipsis 12 como si ya hubiera sucedido. Acontecerá en el futuro). ¿Los dardos de Satanás son lo suficientemente poderosos para destruir al creyente, si el creyente está vestido con la armadura de Dios y está sosteniendo el escudo de Dios (Efesios 6:16)? ______

    Satanás no es todopoderoso, pero él es mucho más fuerte que nosotros. Un niño fue consultado, “¿Qué harías si Satanás golpeara a tu puerta?” El jovencito tuvo la idea correcta: “Enviaría al Señor Jesús a la puerta”. Dios puede manejar al diablo. Nosotros no podemos.

    Dos Extremos Que Se Deben Evitar

    Hay dos extremos que deben evitarse tratándose del diablo.

    1) Exagerar la importancia del diablo

    Algunas personas dan demasiada importancia al diablo. Piensan todo el tiempo en él. Ven la mano del diablo en todo lo que ocurre. Hablan todo el tiempo de él. Están absortos en Satanás. Pero el creyente en Cristo necesita estar absorto en Dios. Necesitamos centrar nuestros pensamientos en el Señor nuestro Dios. Necesitamos ver la mano de Dios en todo lo que ocurre. No necesitamos estar pensando constantemente en el diablo, porque Dios, que mora en nosotros, es infinitamente más grande que Satanás (1 Juan 4:4).

    2) Desestimar al diablo

    Debemos reconocer la realidad del diablo y debemos entender con claridad todo lo que la Biblia enseña acerca de este ángel caído. Necesitamos conocer a nuestro enemigo y entender sus engaños. Dios siempre debe ser nuestro foco principal, pero no debemos ser ignorantes de Satanás y de sus ardides. Para aprender cómo tratar al diablo, estudie Mateo capítulo 4.

    ¿Qué Está Haciendo Satanás Hoy?

    Satanás está muy vivo hoy y está muy ocupado. Satanás está muy activo en el planeta tierra. Para ver ésto, haga concordar lo siguiente:

    1. _____ Está engañando y estafando a las naciones

    2. _____ Ciega las mentes de los incrédulos y trata de impedir que la gente crea el evangelio

    3. _____ Anda como león rugiente buscando a quienes pueda atacar

    4. ____ El es el príncipe o gobernante de este mundo. El gobierna en los corazones de los inconversos y lleva a cabo su malvado programa en el mundo.

    A. 1 Pedro 5:8


    B. Apocalipsis 20:3


    C. Juan 16:11; Juan 12:31


    D. 2 Corintios 4:3-4 Lucas 8:12


    Arrojado Fuera Del Cielo

    Hoy en día Satanás tiene permiso para entrar al cielo. Podemos ver ésto leyendo Job 1:6 y Job 2:1. En el futuro vendrá un tiempo en que Satanás será forzado a abandonar el cielo. Leemos acerca de ésto en Apocalipsis 12:7-12. Puesto que Satanás ya no podrá estar en el cielo, ¿dónde tendrá que estar (Apocalipsis 12:9, 12)? _________________ Lea cuidadosamente Apocalipsis 12:12:

    Los Que Están En El Cielo Dicen

    “¡Regocíjense! ¡Gócense! ¡Celebremos!
    ¡El diablo se ha ido! ¡Ha sido arrojado del cielo! ¡HURRA!
    Los Que Están En La Tierra Dicen “¡Pobre de nosotros! ¡Estas son malas noticias! El diablo ha sido lanzado a la tierra y está muy enojado. Ha estado causando problemas en la tierra por miles de años, pero ahora sí que causará realmente problemas. ¡Socorro!
    ¿Cuándo sucederá este gran evento? El siguiente diagrama puede ser de ayuda:



    Aprenderemos más acerca de la gran tribulación en el capítulo siguiente y en el capítulo 8 aprenderemos acerca del hombre que Satanás usará en ese tiempo. Este es también el tiempo en el cual el DRAGÓN (Satanás) perseguirá y tratará de destruir a la MUJER (la nación de Israel). Leemos acerca de ésto en Apocalipsis 12:13-17. Cuando el diablo no puede luchar directamente contra Dios, entonces él lucha contra el pueblo de Dios (Apocalipsis 12:17).

    Encerrado en Prisión

    Cuando Jesucristo vuelva a la tierra, Satanás será arrojado al abismo y allí será encadenado (Apocalipsis 20:1). Esta es una prisión especial que Dios usará para mantener a Satanás alejado de la tierra. ¿Por cuánto tiempo estará encadenado Satanás (Apocalipsis 20:2)? ______________ . Durante esos años Jesucristo estará reinando como Rey sobre toda la tierra. ¿Qué sucederá a Satanás al final de esos 1000 años (Apocalipsis 20:7)? __________________________________ Esta será la última oportunidad que tendrá Satanás de causar problemas en la tierra. Estudiaremos más acerca de ésto cuando lleguemos al capítulo 11 de estos apuntes.

    El Eterno Hogar De Satanás

    ¿Cuál será el destino final del diablo (Apocalipsis 20:10)? ____________________________ Este es el lugar que Dios le tiene preparado (Mateo 25:41). Allí es donde Satanás será atormentado (castigado, torturado) día y noche por los ____________ de los ____________ (Apocalipsis 20:10).

    ¿Habrá también otra gente en este lago de fuego (Apocalipsis 20:15; 21:8)? ______ Los que estén de parte de Satanás también pasarán su eternidad en el mismo lago de fuego. Los que estén de parte de Dios pasarán su eternidad en el lugar que Cristo ha preparado para ellos (Juan 14:1-3). ¿Dónde pasarás tú la eternidad?

    Sí, el diablo es muy real, pero Dios también es muy real. Satanás quiere maldecirnos; Dios quiere bendecirnos. Satanás quiere que el hombre pase la eternidad con él, pero Dios quiere que los hombres pasen la eternidad con el Señor Jesucristo. El diablo es nuestro enemigo; Dios es nuestro Amigo. ¿En qué lado estás tú? ¿Estás en el lado ganador o en el lado perdedor? ¿Estás en el lado correcto o en el lado equivocado? ¿Estás a favor de Dios y en contra de Satanás o estás en contra de Dios y a favor de Satanás? ¿A quién estás sirviendo? ¿Para quién estás viviendo? ¿A quién estás siguiendo?

    ¡LA ELECCIÓN ES TUYA!
    Citar Citar  

  5. #25
    Baneado del Foro Array
    Fecha de Ingreso
    27 abr, 09
    Mensajes
    658
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    58
    Agradecido 237 en 146 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Las Dispensaciones.




    El Tiempo De La Gran Tribulación

    Nuestro mundo ha pasado por algunos tiempos muy difíciles. Ha habido tiempos de escasez y de mucha hambre. Leemos acerca de una tal hambre en los días de José: “Y el hambre estaba por _________ la extensión del __________” (Génesis 41:56). Ha habido tiempos en que miles han muerto de enfermedad. En el siglo 14 alrededor de ¼ de la población de Europa (alrededor de 25 millones de personas) murieron de una terrible enfermedad que fue llamada la “Peste Negra”.
    Esa plaga o enfermedad fue causada por pulgas y ratas.

    También se han peleado terribles guerras sobre el Planeta Tierra. En el siglo 20 hubo dos grandes GUERRAS MUNDIALES. Miles y miles de hombres y mujeres de diferentes países perdieron sus vidas por estas sangrientas guerras. Este mundo también ha conocido a algunos gobernantes muy crueles, como el Faraón que vivió en los días de Moisés, Nerón que vivió en los días de Pablo y Hitler que vivió en el siglo 20 (que mató a millones de judíos). Un gran número de personas han sufrido bajo gobernantes como éstos.

    En el Planeta Tierra también ha habido terribles persecuciones. Los primeros cristianos fueron muy perseguidos por los romanos. Algunos fueron muertos con la espada, otros fueron quemados, otros fueron destrozados por animales salvajes y otros fueron torturados por métodos aún más crueles. Más tarde, en España, muchos cristianos fueron quemados en la hoguera. Aún hoy hay cristianos que están sufriendo y son perseguidos y son muertos por su fe en Cristo. El pueblo de Dios nunca ha tenido un camino fácil (ver Hebreos 11:35-38). Se cree que durante la Segunda Guerra Mundial alrededor de 6 millones de judíos fueron muertos por los alemanes.

    Sí, la tierra ha conocido todas estas cosas: ESCASEZ, HAMBRE, ENFERMEDAD, MUERTE, GUERRAS, GOBERNANTES MALVADOS, Y TERRIBLES PERSECUSIONES. Al mirar hacia el futuro, ¿qué debemos esperar? Los días por delante, ¿serán más brillantes o más oscuros? Podemos pensar, “ES SEGURO QUE LAS COSAS NO PUEDEN IR PEOR. LAS COSAS DEBEN EMPEZAR A IR MEJOR. DÍAS MEJORES TIENEN QUE ESTAR POR DELANTE. ESTE MUNDO YA HA PASADO POR TANTAS AFLICCIONES. ¿CÓMO PODRÍAN IR PEOR LAS COSAS?”

    Sí, este mundo ha pasado por tiempos de mucha dificultad, pero la Biblia enseña claramente que el tiempo de las peores dificultades está aún por delante. ¡Lo peor está aún por venir! Las cosas no irán mejor (al menos no por ahora). Las cosas se pondrán mucho, mucho peores. El mundo se dirige hacia un tiempo de aflicción, peor que cualquier cosa que este mundo haya experimentado.
    El Planeta Tierra ha pasado por algunos torbellinos de turbación, pero un gran TORNADO está en camino.

    Nunca Ha Habido Un Tiempo Como Ese

    El profeta Daniel dijo que habrá un “TIEMPO DE _________________” sobre la tierra (Daniel 12:1). Este será el tiempo de mayor angustia que el mundo jamás haya conocido. El profeta Jeremías habló de este mismo tiempo en Jeremías 30 “¡Ah, cuán _____________ es aquel día! tanto, que _________________ semejante a él; tiempo de ________________ para Jacob.”

    El Señor Jesucristo habló de este mismo tiempo de tribulación en Mateo 24:21. En este versículo ÉL dijo, “porque habrá entonces G______ T_________________.” TRIBULACIÓN significa “aflicción, gran miseria.” De acuerdo a lo que Jesús dijo en Mateo 24:21, ¿ha conocido el mundo un tiempo de angustia como ése? ______ Cuándo ese tiempo de perturbación haya pasado, ¿habrá otro tiempo de sufrimiento como ése? ______ Esa será la hora más negra que el mundo haya conocido jamás.


    Será Un Tiempo Corto

    Hay una sola cosa buena en cuanto a este tiempo de gran aflicción: NO DURARÁ MUCHO. La Gran Tribulación de la cual nuestro Señor habló en Mateo 24:21 durará solo 3½ años. Esta es una buena noticia para aquellas personas que estarán viviendo sobre la tierra durante ese tiempo. Dios no hará que sea un tiempo largo; ÉL hará que el tiempo sea corto (ver Mateo 24:22). Aún cuando será un tiempo muy difícil para vivir, la buena noticia es que pasará luego.

    La Segunda Guerra Mundial fue una guerra muy terrible y difícil, pero lo bueno fue que duró solo alrededor de 5 años. Algunas personas no disfrutan estar sentados en el sillón del dentista, pero lo hacen igual porque saben que es necesario y saben que estarán sentados allí por un corto tiempo (usualmente por una hora o menos). ¡Pasará pronto! Si le hubieras dicho que tendrían que estar sentados en el sillón del dentista durante tres días, probablemente nunca habrían ido.

    Cuando pasamos por momentos de angustia en nuestras vidas, necesitamos recordar que el sufrimiento no durará para siempre. Terminará finalmente. Job pasó por un tiempo de gran angustia y sufrimiento. ¿Hubo un final para ello (Santiago 5:11; Job 42:10-17)? _____ José fue echado dentro de una cisterna (Génesis 37:24). ¿Quedó para siempre en esa cisterna? _____ José fue echado también en una prisión (Génesis 39:20). ¿Se quedó para siempre en la prisión? _____ El tiempo de gran tribulación no durará para siempre. Durará solo por cortos 3 ½ años. Le toma a una persona más tiempo pasar por cuatro años de universidad que lo que le tomará pasar por este tiempo de gran angustia.

    Lo Peor Será Sucedido Por Lo Mejor

    El tiempo de mayor tribulación será seguido por el tiempo de mayor bendición. De acuerdo a la Biblia, ¿qué sucederá inmediatamente después de este tiempo de gran tribulación (ver Mateo 24:29-30)? __________________________________________________ _________________
    __________________________________________________ __________________________

    El REY DE REYES regresará a esta tierra y establecerá SU reino en la tierra.

    ¿Has visto alguna vez aproximarse una tempestad de truenos? Todo se pone negro y luego empieza la tempestad y retumban los truenos y cae la lluvia. Pero luego pasa la tempestad y sale el sol y todo está tranquilo y apacible. Puede ser que hasta aparezca un arco iris en el cielo. Así es como será en la tierra después de los turbulentos tiempos de la tribulación. Saldrá el “sol” (ver Malaquías 4:2). Jesucristo regresará a esta tierra. Será un tiempo de paz y bendición. Será el tiempo más maravilloso que el mundo haya conocido jamás. Lo peor será seguido por lo mejor.

    Es cierto que los peores días aún están por delante. El tiempo de gran tribulación viene. Pero también es cierto que los mejores días aún están por delante. No importa cuán negros puedan ser los días, podemos orar, “V_________ TU R__________” (Mateo 6:10). ¡VENGA TU REINO! Después de la tempestad, vendrá un gran día.


    La Duración De Este Tiempo De Gran Tribulación

    En Daniel 9:27 el profeta habla acerca de “UNA S_____________.” El está hablando acerca de una semana antes de que Jesucristo regrese a la tierra. Esta es una semana muy especial. Usualmente cuando hablamos de una semana, estamos hablando de un período de tiempo que se compone de siete días. Pero Daniel no está hablando acerca de una semana de días. Está hablando de otra clase de semana. Está hablando acerca de una SEMANA DE AÑOS. Cuando Daniel habló de UNA SEMANA, ¡él se estaba refiriendo a 7 AÑOS! El estaba hablando acerca de los siete años antes de que Jesucristo regrese a la tierra:



    En Daniel 9:27 el profeta también habla acerca de “la mitad de la semana.” Recuerda, esta semana se compone de 7 años. Si pones una línea en la mitad de esta semana, has dividido la semana en dos partes iguales de 3 ½ años:



    El tiempo de Gran Tribulación acerca del cual habló Jesús en Mateo 24:21 son los últimos 3 ½ años (la última mitad de la semana). Este tiempo de gran angustia tendrá lugar durante los 3 ½ años antes de que Jesucristo regrese a la tierra. La Biblia usa diferentes maneras para describir este período de 3 ½ años:

    1. 1260 DÍAS (Apocalipsis 12:6,14)
    2. _____ MESES (Apocalipsis 11:2; 13:5).
    3. “un tiempo, y tiempos y la mitad de un tiempo (Apocalipsis 12:14). un tiempo =1 año tiempos = 2 años la mitad de un tiempo = medio año ¿Cuál es el número total de años? ___________
    4. “un corto tiempo” (Apocalipsis 12:12)

    Un Tiempo De Juicio

    Hoy estamos viviendo en el día de la GRACIA. Dios está siendo benévolo con los hombres, aunque ellos no lo merecen. Dios está ofreciendo Su don de salvación a todos los hombres (Juan 3:16; Romanos 6:23; 1 Juan 5:11-12). Dios no está juzgando al mundo, sino ÉL está dando tiempo a la gente para que sea salva.

    Cuando el hombre rechaza la gracia de Dios, nada queda, sino el juicio de Dios. Si el hombre rechaza el amor de Dios, entonces tendrá que enfrentar la ira y el enojo de Dios.

    En los días de Noé, Dios fue misericordioso con los hombres por 120 años (Génesis 6:3 y 1 Pedro 3:20). Durante esos años Noé estuvo construyendo el arca y a los hombres y a las mujeres se les dio la oportunidad de salvarse. La gente pudo haber entrado en el arca con Noé, pero ellos rechazaron creer a Dios. Finalmente los 120 años llegaron a su término y la puerta del arca se cerró. El día de la gracia se acabó, y comenzó el día del juicio. ¡VINO EL DILUVIO!

    Hoy en día Dios ha sido misericordioso con hombres y mujeres por mucho más de 120 años. Por alrededor de 2000 años Dios ha sido benevolente con este mundo, invitando al hombre para ser salvo. Pero pronto el día de la gracia acabará y Dios derramará SU ira sobre este mundo. En vez de ser el Dios de gracia, Él será el Dios de juicio. Esta es una de las razones por la cual la tribulación será un tiempo tan difícil. Dios derramará Sus juicios sobre la gente que vive en la tierra.


    Una Serie De Tres Juicios

    El libro de Apocalipsis nos enseña que habrá tres series de juicios o plagas que caerán sobre la tierra:


    1) Los Juicios de los Siete Sellos

    Lea acerca de ésto en Apocalipsis capítulo 6 y 8:1. ¿Cuáles serán algunas de las cosas que sucederán a aquellos que vivan en la tierra?

    2) Los Juicios de la Siete Trompetas

    Lea sobre ésto en Apocalipsis capítulos 8 y 9 y 11:5. ¿Cuáles son algunas de las cosas que sucederán?

    3) Los Juicios de las Siete Copas

    Lea sobre ésto en Apocalipsis capítulo 16. ¿Cuáles son algunas de las cosas que sucederán?

    Estos terribles juicios nos recuerdan las plagas que Dios puso sobre la tierra de Egipto en los días de Moisés (Éxodo cap. 6-12). Una diferencia es ésta: en los días de Moisés las plagas sólo vinieron sobre la tierra de Egipto. Durante el tiempo de la gran tribulación las plagas y los juicios caerán sobre TODA LA TIERRA (ver Apocalipsis 3:10).

    ¿Qué hará esta gente cuando estas plagas caigan sobre ellos? ¿Despertarán y se volverán a Dios? ¿Creerán a Dios y se volverán de sus malos caminos? ¿Se arrepentirán? La respuesta se encuentra en Apocalipsis 9:20-21. ¿Cambiaron de parecer y se apartaron de sus malvados caminos? _____

    Un Tiempo De Gracia

    Aunque este tiempo de gran angustia será un tiempo en que Dios juzgará a hombres pecadores, también será un tiempo en que la gente será salva. Aún en un tiempo en que Dios juzga, Su gracia puede ser vista. Aún en las horas más oscuras de la historia humana, habrá un rayo de luz. Dios se extenderá en amor y salvará a personas por SU gracia.

    Lea Apocalipsis capítulo 7. Este capítulo nos cuenta acerca de gente que será salva durante este tiempo de gran angustia. ¿Cuántos judíos salvos habrá (Apocalipsis 7:14)? _______________ En el versículo 9 leemos acerca de otro grupo de personas salvas de toda nación. ¿Cuántas hay allí? __________________________________________ Si, mucha gente salva saldrá de la gran tribulación (v.14).

    También sabemos que las buenas nuevas de Dios serán predicadas en todo el mundo: “Y será predicado este evangelio del reino en _________ el _____________ (Mateo 24:14) y entonces Cristo regresará a la tierra. El mensaje de las buenas nuevas será probablemente algo como ésto:

    “TENGO BUENAS NOTICIAS PARA TI. EL REY VIENE PRONTO. NECESITAS ARREPENTIRTE Y VOLVERTE DE TUS PECADOS Y CREER EN CRISTO, EL REY. AUNQUE ESTÉS VIVIENDO EN UN TIEMPO DE GRAN ANGUSTIA, TEN ÁNIMO. EL REY DE REYES VIENE. RECÍBELO COMO TU SALVADOR, DE LO CONTRARIO, TENDRÁS QUE ENFRENTARLO COMO TU JUEZ.”

    ¿Pasaremos Nosotros Por La Tribulación?

    ¿Recuerdas la semana de siete años acerca de la cual habló Daniel en Daniel 9:27? Antes de que empiece esta última semana de siete años, algo sucederá. Jesucristo vendrá para llevar a Sus creyentes al cielo. Esto es llamado el RAPTO (ver Capítulo 3).



    Esto significa que las personas salvas que viven hoy no tendrán que pasar por el tiempo de tribulación. En vez de ello, ellos serán arrebatados al cielo antes que empiece el tiempo de angustia. ¿Ha prometido Dios guardar a Sus creyentes de la hora de la prueba que vendrá sobre el mundo entero (Apocalipsis 3:10)? ______

    Para un estudio más detallado sobre ese asunto ver ¿Pasará La Iglesia Por La Tribulación?”

    Para quienes no conocen al Señor como a su Salvador, la situación es muy diferente. ¿Estarán incluidos en el rapto? _____ Ellos permanecerán en la tierra y tendrán que vivir durante ese tiempo muy difícil. Escribe la fecha de hoy: ____________________ ¿Te das cuenta que en 4 años más este mundo puede estar en la última mitad de la semana de 7 años de Daniel? Si el rapto ocurriera pronto, entonces en unos pocos años más el tiempo de la gran tribulación, del cual habló Jesús, estaría aquí.

    Si Cristo viniera por Sus creyentes hoy, ¿te llevaría con ÉL o te dejaría atrás? ¿Estás seguro de ser salvo? ¿Estás seguro de que tienes vida eterna? Si no estás seguro, por favor, habla con tus padres o con tu profesor de Escuela Dominical o con tu Pastor. Ellos quieren ayudarte a ESTAR SEGURO EN CUANTO A ESTAS COSAS. Ellos desean que puedas enfrentar el futuro sin temor. ¿Por qué no hablas HOY con alguien sobre estas cosas?

    ---------- Post added at 21:25 ---------- Previous post was at 21:25 ----------

    El Hombre Del Diablo

    Hemos estudiado acerca de Satanás (Capítulo 6) y hemos estudiado acerca del tiempo de la gran angustia, llamado la Tribulación (Capítulo 7). En este capítulo queremos aprender acerca del hombre que Satanás usará en el período de la Tribulación.

    Cuándo el Señor Jesús vino a la tierra la primera vez, ¿a qué hombre usó el diablo en una forma especial (Juan 13:2)? __________ ¿Hizo Judas lo que el diablo quería que hiciera? _____ En esta lección aprenderemos acerca de otro hombre que hará la voluntad de Satanás.

    El Ofrecimiento Del Diablo

    En Mateo capítulo 4 Jesucristo fue tentado por el diablo. Leemos en el versículo 8 que el diablo llevó a Jesús a un _____________ muy alto y le mostró todos los reinos del mundo.

    Luego el diablo le hizo un ofrecimiento. Trató de llegar a un acuerdo con Jesús. ¿Qué prometió el diablo dar a Jesús (Mateo 4:8-9)? __________________________________________ El diablo no prometió dar a Jesús sólo algunos de los reinos del mundo. No dijo,”te daré los reinos de Rusia e Inglaterra e India y China, pero eso es todo.” No, Satanás le prometió todos los reinos. Pero de acuerdo al trato de Satanás, ¿qué tenía que hacer Jesús para recibir esos reinos (Mateo 4:9)? _________________________________________________ ¿Jesús estaba dispuesto a hacer ésto (Mateo 4:10)? ______ ¿Jesús estaba dispuesto a ser un adorador del diablo? _____ De acuerdo con Jesús, ¿quién es la única Persona que debemos adorar y servir (Mateo 4:10)? _________________________

    Jesús dijo “NO” al ofrecimiento de Satanás, pero, en algún tiempo futuro, el diablo se volverá a otro hombre y le hará el mismo ofrecimiento y este hombre dirá “SI”. Jesús rechazó y rehusó el ofrecimiento del diablo, pero vendrá otro hombre que lo aceptará. El diablo dirá, “SI ME ADORAS, TE DARÉ TODOS LOS REINOS DEL MUNDO.” Vendrá un hombre que aceptará este ofrecimiento. El diablo encontrará a su hombre.

    ¿Cuál Es Su Nombre?

    ¿Cuál será el nombre de este hombre? Bueno, no sabemos cuál será su verdadero nombre, pero sabemos cómo lo llama la Biblia. La Biblia lo llama por tres nombres diferentes (entre otros), y cada nombre nos dice algo acerca de este hombre malvado:

    1) La Bestia

    En el libro de Apocalipsis este hombre es llamado LA BESTIA (Ver Apocalipsis 13:1,2,4; 16:13; 19:19-20; 20:10). Dios ve a este hombre como una BESTIA. Dios lo ve como un animal salvaje. Cuando pensamos en un animal feroz y salvaje, ¿pensamos usualmente en un manso cordero o en un gracioso ciervo? Usualmente pensamos en un animal peligroso como un león o un tigre o un leopardo o un oso. Pensamos en un animal que tiene el poder de matar y de destruir. Durante el tiempo de gran angustia, el hombre de Satanás será muy peligroso y tendrá el poder de matar y de destruir (Apocalipsis 13:7,10).

    2) El Hombre De Pecado

    En 2 Tesalonicenses 2:3 este hombre es llamado “EL HOMBRE DE _________________.” Debemos recordar que el pecado tuvo su comienzo con el diablo: “porque el diablo _________ desde el principio” (1 Juan 3:8). En el capítulo 6 aprendimos que el diablo fue la primera criatura que pecó contra Dios. En vez de amar y servir a Dios, Lucifer quiso tomar el lugar de Dios. Aún dijo en su corazón, “Y SERÉ __________________ AL ALTÍSIMO” (Isaías 14:12-14).

    El hombre de pecado imitará el pecado de Satanás. El también tratará de tomar el lugar de Dios. En vez de adorar a Dios, exigirá que la gente lo adore a él (Apocalipsis 13:12,15). En vez de servir a Dios, tratará de obligar a todos a servirle a él. El se presentará a sí mismo como DIOS (2 Tesalonicenses 2:4).

    La vida de este hombre será lo opuesto a la justicia. Si quieres saber lo que realmente es la justicia, entonces estudia la vida de Jesucristo, el Justo (1 Juan 2:1). Si quieres saber lo que es el pecado realmente, entonces estudia la vida de este hombre (LA BESTIA) que es llamado el Inicuo (2 Tesalonicenses 2:8). Si el pecado pudiera ser personificado, este hombre representaría lo que es el pecado.

    Nota: La frase “el inicuo” mencionada en 2 Tesalonicenses 2:8 en realidad significa “el sin ley.” El Anticristo no será sólo el hombre de pecado, sino será el hombre de la ilegalidad. No tendrá ningún respeto por la ley de Dios. El será un rebelde contra todo lo que Dios y Sus normas representan. Su mayor hecho de iniquidad será cuando se presente a sí mismo como Dios (2 Tesalonicenses 2:4).

    3) El Anticristo

    Juan nos dice en 1 Juan 2:18 que el “ANTICRISTO ___________.” Juan estaba diciendo algo como ésto: “Este hombre aún no está aquí, pero viene.” ¡El Anticristo vendrá! El hombre del diablo va a venir. De hecho, es muy posible que esté vivo hoy.

    La palabra “ANTICRISTO” puede significar dos cosas y ambas son cierto respecto a este hombre:

    1) La palabra “ANTICRISTO” puede significar “CONTRA CRISTO.” Sabemos que este hombre estará en contra de Cristo y en contra de la gente que cree en Cristo. El será enemigo de Dios. Será un adversario, no un amigo. Se OPONDRÁ a Dios (2 Tesalonicenses 2:11) y luchará contra todo lo que representa a Dios. El tiene también una BOCA GRANDE que hablará contra Dios (ver Daniel 7:8; Apocalipsis 13:5). La Biblia dice que “____________ el Dios de dioses hablará maravillas” (Daniel 11:36).

    2) La palabra “ANTICRISTO” también puede significar “TOMAR EL LUGAR DE CRISTO.” Jesucristo es Aquel que debe ser amado y adorado y reverenciado, pero este hombre malvado tratará de que él sea amado y adorado y reverenciado (2 Tesalonicenses 2:4). En vez de exaltar a Jesucristo, ¿a quién exaltará (Daniel 11:36)? ____________________ En vez de motivar a la gente para que adore a Jesucristo, tratará que la gente adore ¿a quién (Apocalipsis 13:15)? ______________ Y si al gente se niega a adorarlo, ¿qué les sucederá (Apocalipsis 13:15)? ________________________

    ¿Cuán Poderoso Será Este Hombre?

    ¿Por cuánto tiempo estará en el poder este hombre (Apocalipsis 13:5)? ______ MESES (o 3 ½ años). Aprendimos en el capítulo 7 que este período de 3 ½ años es llamado la Gran Tribulación (un tiempo de gran aflicción). Al principio de este período Satanás será arrojado del cielo (Apocalipsis 12:7-12) y tiene solamente 3 ½ cortos años para causar problemas (Apocalipsis 12:12). ¿De dónde obtiene la Bestia su poder (Apocalipsis 13:2,4)? __________________ ¿Quién es el DRAGÓN (Apocalipsis 12:7)? __________________ Es durante estos últimos 3 ½ años que el diablo dará a este hombre poder absoluto sobre todos los reinos del mundo. Satanás es quien está obrando detrás de este hombre (2 Tesalonicenses 2:9). La gente no estará adorando sólo a la Bestia, sino también estarán adorando a quien da a la BESTIA su poder (Apocalipsis 13:5).

    ¿Podrá alguien hacerle guerra a este hombre (Apocalipsis 13:4)? _____ ¿Tendrá poder sobre toda la gente y todas las naciones alrededor del mundo (Apocalipsis 13:7)? _____ ¡Este hombre será el GOBERNANTE sobre todo el mundo! Será el DICTADOR MUNDIAL. Será el rey de la tierra. Será el gobernante más poderoso y el gobernante más malvado que el mundo haya conocido jamás.

    El Falso Profeta

    Habrá otro hombre malvado durante la Tribulación que ayudará al hombre de pecado. Este hombre es llamado el FALSO PROFETA y es descrito en Apocalipsis 13:11-16. También es llamado una “BESTIA” (Apocalipsis 13:11).

    Apocalipsis 13:1-10 habla acerca de la primera BESTIA, que es el HOMBRE DE PECADO o ANTICRISTO. El es el gobernante mundial.
    Apocalipsis 13:11-16 habla sobre otra BESTIA que es el FALSO PROFETA. Su tarea es hacer que la gente adore a la primera BESTIA.

    El FALSO PROFETA hará que los que vivan en la tierra “_________________ a la primera bestia” (Apocalipsis 13:12). Este hombre hará grandes milagros que engañarán realmente a la gente. ¿Cuál será uno de los milagros que hará (Apocalipsis 13:13)? _____________________________
    ____________________. ¿De dónde crees tú que obtendrá el poder para hacer esos sorprendentes milagros (Apocalipsis 13:12; 2 Tesalonicenses 2:9)? ________________________

    Dos Asombrosos Milagros Que Engañarán Al Mundo

    MILAGRO NÚMERO 1 – La BESTIA (el hombre de pecado) será herido mortalmente. Esto significa que es un tipo de herida que causa la muerte. ¿Cómo recibió esta herida (Apocalipsis 13:14)? ________________________ ¿Qué sucedió con esta herida mortal (Apocalipsis 13:3)? _______________________ Aunque murió por esta herida de espada, la Biblia dice que él “v________” (Apocalipsis 13:14). ¿Se asombró la gente por este milagro (Apocalipsis 13:3)? ______ (¿Cómo imita este milagro la resurrección de Cristo?)

    MILAGRO NÚMERO 2 – El FALSO PROFETA manda a los que viven sobre la tierra que hagan una imagen o una estatua de la BESTIA (el hombre de pecado). Leemos esto en Apocalipsis 13:14-15. ¿Qué logró hacer el FALSO PROFETA a esta imagen o estatua (Apocalipsis 13:15)? ____________ __________________. Por el poder de Satanás hará que una estatua inanimada llegue a tener vida y que aún hable.

    La Maligna Trinidad de Satanás

    Dios es una TRINIDAD. ÉL es UN DIOS, pero ÉL se da a conocer en tres PERSONAS (Padre, Hijo y Espíritu Santo). El diablo trata de FALSIFICAR y COPIAR a Dios. El también tiene una TRINIDAD (tres personas malvadas que actúan en conjunto):

    LA VERDADERA TRINIDAD
    LA TRINIDAD DEL DIABLO
    1) Dios el Padre
    “el Dios de dioses”
    ( Daniel 11:36)
    1) Satanás el Diablo
    “el dios de este mundo”
    (2 Corintios 4:4)
    2) Dios el Hijo
    EL SEÑOR JESUCRISTO
    (El Hombre perfecto de Dios)
    2) la BESTIA
    EL ANTICRISTO
    (el hombre del diablo)
    3) Dios el Espíritu Santo
    La tarea del Espíritu es atraer la atención a Cristo y hacer que la gente lo adore a ÉL
    3) el Falso Profeta
    la tarea del FALSO PROFETA es atraer la atención hacia el Anticristo (BESTIA) y hacer que la gente lo adore

    ¿Puedes encontrar a los tres miembros de la trinidad del diablo en Apocalipsis 16:13?
    1. ____________________________ 2. ____________________________
    3. ____________________________

    Las Primeras Dos Personas En El Infierno

    No vale la pena seguir a Satanás y luchar contra Dios y el pueblo de Dios. Dios nunca pierde. Los que luchan contra Dios pierden siempre.

    Al final de los 3 ½ años de Gran Tribulación, Jesucristo volverá a la tierra. Cuando Jesús venga, ¿qué hará ÉL con esta persona malvada (la BESTIA)? Leemos en 2 Tesalonicenses 2:8 que Jesús lo __________________ con el resplandor de Su venida. El mismo suceso se describe en Apocalipsis 19:20. ¿Qué sucederá con la BESTIA y el FALSO PROFETA? _____________________ _______________________. Ellos serán las primeras dos personas que serán lanzadas al lago de fuego. ¿Quién se unirá a ellos 1000 años después (Apocalipsis 20:10)? __________________ Es en el Lago de Fuego donde la trinidad del diablo sufrirá y será castigada por siempre jamás. Ellos tres.

    La Marca De La Bestia

    El Falso Profeta también hará que la gente reciba la marca de la Bestia (ver Apocalipsis 13:16). ¿En cuales dos partes puede ser colocada la marca (Apocalipsis 13:16)? ___________________ _____________________ Si una persona no tiene esta marca, ¿qué cosas no podrá hacer (Apocalipsis 13:17)? __________________________

    Hoy en día muchas personas usan tarjetas de crédito para comprar o vender. La tarjeta de crédito tiene números en ella y se la puede entregar al cajero en el negocio. Durante la Tribulación la gente también tendrá tarjetas de crédito, pero estas tarjetas de crédito no estarán en tarjetas. Estarán en la mano derecha de la gente o en la frente. Si no tienen la marca correcta, no podrán comprar ni vender. ¿Qué tan bien podría funcionar su familia si no pudiera ir al almacén de comestibles o a la farmacia o a la gasolinera o a cualquier otro negocio? Usted no podría obtener las cosas que necesita.

    Nota: La marca de la bestia probablemente implique algún tipo de chip computacional incorporado en la mano derecha o en la frente que pueda ser escaneado en los negocios, etc. Esa tecnología existe hoy y puede ser implantada bajo la piel. Es muy asombroso y un tributo a la divina inspiración de la Biblia, que el libro de Apocalipsis mencione tal tecnología que era desconocida al mundo hasta la última parte del siglo 20. No era desconocida para Dios que sabe el fin desde el principio.

    ¿Qué estará diciendo una persona cuando reciba la marca de la Bestia? Recibir la marca significa que en efecto ha tomado una decisión:

    “YO HE DECIDIDO ADORAR A LA BESTIA (Apocalipsis 14:9). ESTOY RECHAZANDO A JESUCRISTO COMO MI SALVADOR Y ESTOY ESCOGIENDO ADORAR AL DIABLO Y A SU HOMBRE (Apocalipsis 13:4). YO NO QUIERO FORMAR PARTE DEL REINO DE DIOS, SINO QUIERO SER PARTE DEL MALVADO SISTEMA DEL DIABLO. MI NOMBRE NO SE ENCONTRARÁ EN EL LIBRO DE LA VIDA DEL CORDERO (Apocalipsis 13:8) Y YO PERECERÉ EN EL INFIERNO PARA SIEMPRE (Apocalipsis 14:9-11). YO ESTOY ESCOGIENDO A SATANÁS Y YO ESTOY RECHAZANDO A DIOS”.

    Recibir la marca de la bestia es, en efecto, elegir deliberadamente ir al infierno (Apocalipsis 14:9-11).

    La Gran Decisión

    Los que vivan durante el tiempo de la gran tribulación tendrán que tomar una gran decisión. ¿Recibirán o no la marca? ¿Adorarán o no a la BESTIA? ¿Seguirán a Cristo o seguirán al Anticristo? ¿Quién será? ¿DIOS o el DIABLO? Pensemos acerca de esta importante decisión y lo que la gente puede ganar o perder:

    La Persona Que Recibe La Marca De La Bestia:

    ¿Qué Ganará? ¿Podrá comprar y vender (Apocalipsis 13:17)? _____ ¿Lo perseguirá la Bestia y tratará de matarlo (Apocalipsis 20:4)? _____ La persona que reciba la marca será protegida por 3 ½ años por la bestia y su gobierno.

    ¿Qué Perderá? ¿Estará en el libro de la vida (Apocalipsis 13:8)? _____ ¿Será castigado con fuego por los siglos de los siglos (Apocalipsis 14:9-11)? _____

    La Persona Que Se Niega A Recibir La Marca De La Bestia

    ¿Qué Perderá? ¿Podrá comprar y vender (Apocalipsis 13:17)? _____ ¿La Bestia andará detrás de él (Apocalipsis 13:7)? _____ ¿Puede perder su vida (Apocalipsis 13:5)? _____ ¿Puede perder su cabeza (Apocalipsis 20:4)? _____

    ¿Qué Ganará? Si muere durante la tribulación, ¿es maldito o bienaventurado (Apocalipsis 14:13)? _____________________ ¿Disfrutará el reino de Dios (Apocalipsis 20:4)? _____ Puede sufrir por 3 ½ años, pero disfrutará de las bendiciones de Dios para siempre (ver Apocalipsis 7:14-17).

    No será fácil ser un creyente durante el tiempo de la gran angustia. Será muy fácil recibir la marca. Dios quiere que hagamos lo que es justo, aún cuando no sea fácil hacerlo. Si escogemos hacer lo recto, Dios nos ayudará a hacer aún aquellas cosas que no son fáciles.

    Piensa en ti mismo y en las decisiones que tienes que tomar hoy. ¿Rechazarás a Cristo o lo recibirás? ¿Vas a formar parte del sistema del diablo o vas a formar parte del reino de Cristo (Colosenses 1:13)? A quién escogerás — ¿Dios o el diablo? Si escoges rechazar a Cristo, ¿qué ganarás? ¿Qué perderás? Si escoges recibir a Cristo, ¿qué perderás? ¿Qué ganarás? ¿Es fácil ser un cristiano hoy? ¿Por qué? ¿Por qué no? ¿Has decidido seguir a Jesús? ¿Por qué? ¿Por qué no?

    ---------- Post added at 21:26 ---------- Previous post was at 21:25 ----------

    La Segunda Venida De Cristo

    Hace como 2000 años Jesucristo visitó esta tierra y murió en la cruz para proveer salvación para el hombre pecador. Luego ÉL resucitó nuevamente de los muertos y regresó al cielo. ¿Jesucristo regresará alguna vez?

    Después que Jesús murió y resucitó otra vez, ÉL se apareció a Sus discípulos por un período de 40 días (Hechos 1:3). ¿Qué sucedió a Jesús al final de estos 40 días (Hechos 1:9; Lucas 24:51)?
    __________________________________________________ _______



    Después que Jesús desapareciera de su vista, los discípulos continuaron mirando hacia el cielo (Hechos 1:9-10). Mientras miraban, dos ángeles con vestiduras blancas se pusieron junto a ellos (Hechos 1:10). Estos ángeles dijeron a los discípulos algo muy importante: “Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así _____________ (de la misma manera) como le habéis visto ir al cielo” (Hechos 1:11).

    Dios quería que estos discípulos supieran que Jesucristo volvería algún día a la tierra. Los dos ángeles pusieron algo muy en claro en Hechos 1:11. Lo que estaban diciendo era ésto: Jesucristo volverá de la misma manera en que lo vieron irse. Igual como ÉL ascendió, así mismo ÉL descenderá. El cuadro siguiente nos ayudará a pensar en ésto:



    ¿CÓMO SE FUE JESÚS?
    ¿CÓMO VENDRÁ JESÚS?
    ÉL ascendió
    ÉL descenderá
    ÉL dejó la tierra para ir al cielo

    ÉL dejará el cielo para venir a la tierra
    ÉL abandonó la tierra
    ÉL bajará a la tierra
    ÉL se fue en una nube (Hechos 1:9)

    ÉL volverá en las nubes (Mateo 24:30; Apocalipsis 1:7).
    ÉL se fue en un cuerpo real (un cuerpo resucitado)

    Él volverá en un cuerpo real
    Cuando ÉL se fue, la gente lo vio (Hechos 1:9)

    Cuando ÉL vuelva, la gente lo verá (Apocalipsis 1:7)
    Fue JESUCRISTO quien se fue al cielo

    Será el “MISMO JESÚS” el que volverá (Hechos 1:11): La misma Persona que se fue, será la misma Persona que volverá

    ¿Cómo Será SU Venida?

    Hay dos pasajes que describen muy bien la segunda venida de nuestro Señor a la tierra. Se encuentran en Apocalipsis 19:11-21 y Mateo 24:20-31. ¿Qué aprendes acerca de la segunda venida de Jesucristo al leer estos versículos? ¿Vendrá solo o vendrá acompañado por otros? ¿Qué hará a Sus enemigos? ¿Qué hará a la bestia y al falso profeta? ¿La gente lo verá cuando ÉL venga (Mateo 24:30)? _____ ¿Qué Nombre tendrá Jesús escrito en ÉL (Apocalipsis 19:16)? __________ ________________


    Tal Como En Los Días De Noé

    Jesús habló en una oportunidad a Sus discípulos y dijo, “Mas como en los días de N_____, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37). Esto significa que Jesús estaba haciendo una comparación. ÉL estaba comparando los días de Noé con el tiempo de Su venida. ÉL estaba diciendo, “Mi venida será muy similar a lo que ocurrió en los días de Noé. Si ustedes entienden lo que ocurrió en los días de Noé, entonces entenderán lo que sucederá cuando Yo venga a la tierra.”

    Pensemos en los días de Noé y ésto nos ayudará a entender la segunda venida de nuestro Señor a la tierra:

    LOS DÍAS DE NOÉ
    LA VENIDA DE CRISTO
    En los días de Noé los hombres eran muy malvados y Dios tenía que juzgarlos (Génesis 6:5-7).

    En los días antes de que Cristo venga, los hombres serán muy malos (Mateo 24:12) y Dios tendrá que juzgar al mundo

    En los días de Noé los hombres se burlaban de Noé y no creyeron que Dios enviaría realmente un diluvio

    En los días antes de la venida de Cristo, la gente se burlará de lo que la Biblia dice y no creerá que Cristo vendrá otra vez (ver 2 Pedro 3:3-4).
    En los días de Noé Dios esperó un LARGO TIEMPO ante de enviar el juicio. Dios esperó 120 años durante los cuales Noé construyó el arca (Génesis 6:3). Dios fue muy PACIENTE (esperando mucho tiempo antes de enojarse).
    En los días antes de que Cristo venga, Dios será muy PACIENTE (2 Pedro 3:9). Dios ha estado esperando durante los pasados 2000 años dando al hombre la oportunidad de ser salvo.

    En los días antes del diluvio Enoc fue llevado al cielo, antes de que Dios juzgara al mundo (Génesis 5:24 y ver Capítulo 3 de estos apuntes).

    En los días antes de que Cristo regrese a la tierra, los creyentes serán llevados al cielo antes que el mundo sea juzgado (Juan 14:3; 1 Tesalonicenses 4:13-18).
    En los días de Noé la gente malvada fue sorprendida por el diluvio. Ellos estaban comiendo y bebiendo y haciendo otras cosas normales y de repente vino el diluvio y los destruyó. El diluvio vino de súbito y luego ya fue demasiado tarde (ver Mateo 24:36-39).
    De igual modo habrá gente malvada que estará completamente sorprendida cuando Cristo venga a juzgar al mundo. Estarán comiendo y bebiendo y haciendo otras cosas normales y repentinamente vendrá Cristo, y entonces será demasiado tarde.

    En los días de Noé la gente justa (Noé y los que estaban en el arca) fueron dejados en la tierra. Después del diluvio los que estaban en el arca aún estaban vivos y su tarea era multiplicarse y repoblar la tierra (1 Pedro 3:20; Génesis 9:1)
    En el día cuando Cristo regrese, la gente justa (los salvos) serán dejados en la tierra. Esta gente permanecerá en la tierra y formarán parte del reinado de Cristo (ver Mateo 25:34). Su tarea será multiplicarse y repoblar la tierra.

    En los días de Noé, la gente mala fue llevada (Mateo 24:38-39). Esto significa que fueron destruidos por el diluvio.
    El día en que Cristo regrese, la gente mala será llevada (Mateo 24:40-41; Lucas 17:34-37). Esto significa que serán removidos de la tierra por medio de los juicios.

    Las Dos Venidas De Cristo

    Actualmente estamos viviendo entre las dos venidas de Cristo. Cristo vino por primera vez hace casi 2000 años cuando nació en Belén. Algún día Cristo vendrá a esta tierra por segunda vez. Llamamos a ésto la Segunda Venida de Cristo. La primara venida es un evento pasado. Ya ha sucedido. La Biblia dice, “Cristo Jesús __________ al mundo para salvar a los _______________”(1 Timoteo 1:15). ÉL ya ha hecho ésto. “PERO SABEMOS QUE EL __________ DE __________ ___________________” (1 Juan 5:20). ¡ÉL ha venido! ¡Pero la Biblia también enseña que Él vendrá otra vez!

    La Segunda Venida de Cristo es un evento futuro. Esto no ha ocurrido aún. Esto sucederá en algún momento en el futuro. ¿Alguien sabe en realidad exactamente cuando vendrá Cristo (Mateo 24:36-42)? ______ Ha habido muchos grupos de personas que han tratado de establecer fechas.
    Han dicho, “creemos que Cristo vendrá en 1918” o “creemos que Cristo vendrá en 1988.” Pero todas estas personas han estado equivocadas. Dios nos ha dicho que Cristo vendrá otra vez, pero no nos ha dicho CUANDO.

    Veamos algunas diferencias entre la primera y la segunda venida de Cristo:

    LA PRIMERA VENIDA DE CRISTO

    LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO


    Cristo vino a morir

    Cristo vendrá a gobernar y a reinar
    La primera venida de Cristo es materia de HISTORIA
    La segunda venida de Cristo es materia de PROFECÍA
    Ya ha sucedido

    La Palabra de Dios nos dice que sucederá.
    Tuvo lugar en el PASADO

    Tendrá lugar en el FUTURO
    Cristo HA VENIDO
    Cristo VENDRÁ (Hechos 1:9)
    Cristo vino para ser el SALVADOR DE PECADORES (Mateo 1:21)
    Cristo vendrá para ser el REY DE ___________ (Apocalipsis 19:16)
    Cristo vino para ser el SALVADOR del hombre (Juan 3:17)
    Cristo vendrá para ser el JUEZ del hombre (Judas 14-15)
    ¿Qué será para ti? Si no recibes a Cristo como a tu Salvador, entonces algún día tendrás que enfrentarlo como a tu Juez.

    Cristo vino a la tierra como un bebé recién nacido (Lucas 2:7)
    Cristo vendrá a la tierra como un guerrero conquistador (Apocalipsis 19:11-16)
    Cristo vino humildemente cabalgando sobre un asno (Mateo 21:1-5)
    Cristo vendrá con poder cabalgando sobre un caballo blanco (Apocalipsis 19:11-16)
    Cristo vino para traer paz al corazón humano (Efesios 2:13-19, Romanos 5:1)

    Cristo vendrá a traer paz a todo el mundo (Isaías 9:6-7; Zacarías 9:10).
    Cuando Cristo vino la primera vez, el gobierno estaba en las manos de los hombres (Herodes el Grande, los romanos, etc.)
    Cuando Cristo venga por segunda vez, el gobierno estará en Sus manos y sobre Sus hombros (Isaías 9:6)
    Cristo fue muerto por Sus enemigos (Mateo 27:20-25).
    Cristo matará a Sus enemigos (2 Tesalonicenses 1:7-10; Apocalipsis 19:21)
    Cuando Cristo vino la primera vez, ÉL fue rechazado por el pueblo judío (Juan 1:11). Ellos crucificaron a su Mesías.

    Cuando Cristo venga por segunda vez, Él será ecibido por el pueblo judío (Zacarías 12:10-11; Romanos 1:25-28; Mateo 23:39)
    ¿Qué has hecho con Aquél que vino a salvarte hace como 2000 años? ¿Qué has hecho con ÉL (Ver Juan 3:18; 3:36)? ÉL vino a salvar (1 Timoteo 1:15). ¿Te ha salvado a ti (Hechos 16.30-31)?

    Jesús Vendrá Antes y Después De La Tribulación

    La Segunda Venida de Cristo consiste de dos partes o dos fases. En el capítulo 3 de estos apuntes ya hemos estudiado acerca del rapto (cuando Cristo viene por Sus creyentes). En este capítulo hemos estado estudiando cuando Cristo venga a la tierra para juzgar al mundo y para ser el Rey sobre la tierra. La primera parte de la Segunda Venida de Cristo es llamada el Rapto. La segunda parte de la segunda venida de Cristo tendrá lugar como 7 años después. Llamaremos a ésto la Segunda Venida del Señor a la tierra. El siguiente diagrama nos ayudará a entender ésto mejor:

    EL RAPTO

    LA SEGUNDA VENIDA A LA TIERRA
    ¿CUÁNDO?

    Antes de la Tribulación (Apocalipsis 3:10) La iglesia será guardada de esa hora de prueba que vendrá sobre el undo entero
    Después de la Tribulación (Mateo 24:29-30)
    ¿CUÁN RÁPIDO?

    En una fracción de segundo (1 Corintios 15:52). Sucederá antes que la gente se de cuenta que está sucediendo.
    Con la suficiente lentitud como para que la gente se de cuenta de lo está sucediendo (Mateo 24:27, Apocalipsis 1:7)
    ¿SEÑALES?

    No hay señales. El Señor puede venir por nosotros en cualquier momento.
    Hay varias señales (cosas que tienen que ocurrir antes de que Jesús venga). Jesús mencionó algunas de estas señales en Mateo 24:1-28).
    El rapto es como el Día de Acción de Gracias y la segunda venida es como la Navidad. Hay pocas señales relacionadas con el Día de Acción de Gracias (la gente no pone “ÁRBOLES DE ACCIÓN DE GRACIAS” o no decora sus casas con “LUCES DE ACCIÓN DE GRACIAS”, etc.) Hay muchas señales relacionadas con la Navidad (luces, decoraciones, árboles de navidad, etc.) Cuando ves las señales de Navidad, entonces sabes que la Navidad no está lejos, pero también sabes que el Día de Acción de Gracias está aún más cerca. Las señales de Navidad usualmente se ven aún antes del Día de Acción de Gracias. Por lo tanto, cuando vemos las señales de la segunda venida del Señor a la tierra, sabemos que el rapto tiene que estar aún más cerca.
    ¿VISIBLE?
    Los creyentes verán a Cristo (1 Juan 3:2)
    Toda persona verá a Cristo (Apocalipsis 1:7)
    Cuando Cristo regrese a la tierra, ¿será un asunto secreto, de lo cual se enterarán solo pocas personas o será un asunto público, que todos sabrán (Mateo 24:24-27)? __________________________________________ Nadie se perderá este evento.
    ¿DÓNDE?
    “en el a____________” (1 Tesalonicenses 4:17). Cristo no descenderá hasta la tierra.

    En la tierra (Ver Zacarías 14:4 y Hechos 1:11)

    CREYENTES Y NO CREYENTES

    Los creyentes serán tomados al cielo (como Enoc) y los inconversos serán dejados en la tierra (1 Tesalonicenses 4:13-18)

    Los creyentes serán dejados en la tierra (como Noé) y los inconversos serán llevados en juicio (Lucas 17:34-37)
    ¿POR QUÉ VENDRÁ ÉL?
    Para recibir a Su Esposa, que es LA IGLESIA (Juan 14:3)

    Para recibir Su reino (Lucas 19:12).

    El planeta tierra está lleno de problemas. ¿Cuáles son algunos de los problemas que el hombre enfrenta hoy día? El hombre es incapaz de solucionar estos problemas. Sólo Dios puede sacar al hombre del lío en que se ha metido.

    Hay buenas nuevas para el Planeta Tierra. El Señor Jesucristo regresará. Él tomará lo malo y lo corregirá. ÉL tomará las cosas torcidas y las enderezará. ÉL será capaz de solucionar los problemas que enfrenta nuestro mundo. ¿Cómo será el mundo cuando Cristo regrese? ¿Será diferente al mundo que conocemos ahora? En el próximo capítulo aprenderemos cómo será este mundo cuando Cristo esté gobernando en la tierra como el REY DE REYES y como el SEÑOR DE SEÑORES. Un mundo nuevo está por venir.

    Este mismo Jesús que puede enderezar este mundo y todos sus problemas, es el mismo Jesucristo que puede enderezar tu vida y los problemas que enfrentas. ¿Le permitirás hacerlo? Mañana ÉL gobernará en el trono de este mundo. ¿Le dejarás gobernar hoy en el trono de tu vida? Algún día el mundo será diferente porque Cristo reinará allí. Tu vida puede dar un vuelco hoy y ser diferente si dejas que Cristo gobierne en tu corazón. Algún día Jesucristo estará viniendo a este mundo. ¿Por qué no permites que Jesucristo venga hoy a tu corazón para que sea tu Salvador y tu Rey? ÉL quiere venir (ver Apocalipsis 3:20). ¿Qué tienes que hacer tú (Apocalipsis 3:20)?
    ___________________________________________

    ---------- Post added at 21:27 ---------- Previous post was at 21:26 ----------

    “¡Venga Tu Reino!”



    Por mucho tiempo la gente ha soñado con un mundo mejor. Han esperado y ansiado un mundo libre de los problemas de guerra y crimen y hambre y enfermedad. La Biblia enseña que este mundo mejor vendrá. Después que Cristo regrese a la tierra (ver capítulo 9 de estos apuntes), ÉL establecerá Su reino y ÉL gobernará sobre toda la tierra. ¿Cómo será Su reino? ¿En qué sentido serán diferentes las condiciones en la tierra? ¿Cómo será la vida en el futuro reino?

    1) Cristo será Rey sobre todo el mundo

    Cuando Cristo gobierne sobre la tierra, ÉL no gobernará sólo sobre una parte de la tierra. ÉL gobernará sobre toda la tierra:”Y el SEÑOR será Rey sobre ___________ la _____________” (Zacarías 14:9), De acuerdo con Daniel 7:14, ¿Quiénes servirán a este Rey? Marque la respuesta correcta:

    a. Alguna gente y algunas naciones
    b. La mayoría de la gente y la mayoría de las naciones
    c. Toda la gente y todas las naciones
    d. Ninguna persona y ninguna de las naciones

    Sí, Cristo será Rey sobre “toda la tierra” (Daniel 2:35). Será un reino mundial. Los que viven en África y los que viven en América del Norte y los que viven en Asia tendrán todos el mismo Rey. Jesucristo será el Presidente del mundo.

    La capital de Estados Unidos es Washington DC. La capital de Rusia es Moscú. ¿Puedes pensar en la capital de otros países? ¿Cuál ciudad será la capital del reino de Cristo? En Isaías 2:3 leemos que J_________________ será la capital. Jesús reinará como Rey desde esa ciudad. Aún hoy Jerusalén es una ciudad muy importante. Si miraras un mapamundi verías que Jerusalén está en el centro de tres continentes importantes: ÁFRICA, EUROPA y ASIA.

    2) Cristo será el Gobernante perfecto

    El gobierno de los Estados Unidos está constituido por tres poderes:

    1) El Poder Legislativo (EL CONGRESO)
    2) El Poder Ejecutivo (EL PRESIDENTE)
    3) El Poder Judicial (LA CORTE SUPREMA)

    El CONGRESO dicta las leyes. El PRESIDENTE, como el líder de la nación, guía nuestra nación, defiende la constitución, y sirve como comandante en jefe de todas las fuerzas armadas. La CORTE SUPREMA tiene que velar que las leyes se cumplan y se interpreten correctamente, a la luz de la Constitución, etc. (no es tarea de la Corte Suprema hacer las leyes). En la edad del Reino, Jesucristo será la CORTE SUPREMA, el CONGRESO y el PRESIDENTE, todo en Una Persona: “Porque el SEÑOR es nuestro _________, el SEÑOR es nuestro __________________, el SEÑOR es nuestro _________ (Isaías 33:22). ÉL es el Juez perfecto, el Gobernante o Presidente perfecto y ÉL hará leyes perfectas.



    3) Cristo gobernará en perfecta rectitud y justicia

    Hay muchas cosas que están mal en nuestro mundo hoy. Hay gobernantes que son deshonestos e injustos y a veces aún crueles. A veces gente inocente es castigada y a la gente culpable le es permitido salir libre. A veces se hacen leyes que son injustas. A veces la gente se sale con la suya haciendo lo que está mal o que incluso va contra las leyes. ¿Puedes pensar en otros males en nuestro mundo de hoy?

    En la era del Reino lo que está mal, será corregido y lo que está torcido, será enderezado. El Rey no será un ser humano pecador e imperfecto. El Rey será el perfecto, intachable, santo Hijo de Dios. El Rey tendrá perfecta sabiduría y entendimiento (Isaías 11:2-3). ÉL hará lo que es RECTO (justicia- Isaías 11:4-5) en vez de lo que es MALO. ÉL será un Rey JUSTO que gobernará de una manera honesta y justa y recta (Jeremías 23:5).

    El mundo nunca ha tenido un gobernante perfecto. Pero Jesucristo será exactamente eso. ¿Permitirá que se haga el mal en Su reino? ______ ¿Permitirá el crimen? _____ ¿Hará leyes injustas? ______ ¿Permitirá que personas inocentes sean castigadas? ______

    4) Habrá Paz en la Tierra

    ¿Hay paz en la tierra hoy? _____ ¿Puedes pensar en dos países que están combatiéndose hoy en alguna parte en el mundo? Mucha gente desearía vivir en un mundo en que ya no hay guerras y muerte.

    Cuando el Príncipe de Paz (Isaías 9:6) venga a establecer Su reino, no habrá más guerras. “ÉL hace ____________ las guerras hasta los fines de la tierra” (Salmo 46:9). Lea Isaías 2:4 y luego haga una lista de algunas cosas que ya no se necesitarán en el Reino:

    armas__________

    portaaviones____

    _______________

    _______________


    la Armada_________

    _________________

    _________________

    _________________

    5) Habrá una y solamente una Religión en la Tierra

    Hoy en día hay cientos de religiones en el mundo. ¿Puedes pensar en los nombres de algunas de estas religiones? Hay todo tipo de diferentes templos y santuarios e iglesias y sinagogas por todo el mundo. Los hombres tienen toda clase de diferentes ideas acerca de quién es Dios y cómo es Dios.

    En la edad del Reino las cosas serán muy diferentes. El Señor Mismo estará gobernando en la tierra y estará enseñando al hombre la verdad acerca de Dios (Isaías 2:3). No será permitida ninguna religión falsa. La única religión que será permitida es la adoración del único Dios verdadero. Durante el Reino, todos los habitantes de la tierra tienen que adorar al Rey. ¿Qué sucederá a las personas que no vengan a Jerusalén a adorar al Rey? ¿Cómo los castigará el Rey (Zacarías 14:17)? __________________________________________________

    Hay muchos lugares en el mundo hoy donde hay gente que no conoce las buenas nuevas acerca de Jesucristo. Esta es una de las razones por las cuales se envían misioneros. Durante la era del Reino las cosas serán muy diferentes. ¿Se necesitarán misioneros que digan a la gente que necesitan conocer al Señor (Jeremías 31:34)? _____ ¿Conocerán todos al Señor? ______ En Isaías 11:9 leemos que “la tierra será __________ del conocimiento del ___________, como las aguas cubren el mar”. ¿Cuánto del océano está cubierto por las aguas? ________ Durante el Reino, ¿cuánto de la tierra será llena del conocimiento del Señor? __________ Tal como el océano está lleno de agua, así la tierra será llena del conocimiento del Señor.

    Usualmente en nuestro país hoy no es necesario decir a la gente quién es el Presidente. La mayoría de la gente ya sabe quién es. Durante la era del Reino la gente sabrá quién es el Rey y no habrá necesidad de que se les diga.

    6) Satanás no andará por los alrededores causando problemas

    En Apocalipsis capítulo 20 leemos que la era del reino durará 1000 años (ver versículos 4-6). Por ésto la era del reino muchas veces es llamada EL MILENIO (la palabra significa sencillamente ”un período de mil años”).

    ¿Dónde estará el diablo durante estos 1000 años (Apocalipsis 20:1-3)? ____________________ ________________ El diablo estará encerrado en prisión durante todo el milenio. ¿Será una realidad 1 Pedro 5:8 durante la era del Reino? _____

    Satanás ha andado alrededor causando problemas desde los días de Adán y Eva (Génesis 3:1-6). El mundo nunca ha conocido una época durante la cual el diablo no haya estado alrededor. Pero en la era del Reino será diferente. Satanás no tendrá influencia sobre la tierra. En el próximo capítulo estudiaremos más sobre ésto.

    7) Las tierras desiertas serán fructíferas

    Actualmente hay muchas áreas en la tierra que son muy secas y desiertas. Hay vastos desiertos que se extienden por centenares de millas. Estas áreas son tan secas, que es muy poco lo que puede crecer.

    Cuando Cristo gobierne este mundo, aún la tierra tendrá un nuevo aspecto. En Isaías 32:15 leemos que el desierto se convertirá en c____________ f__________. Este nuevo aspecto también se describe en Isaías 35:1-2. ¿Cómo pueden brotar y florecer los desiertos? Un desierto no puede florecer a menos que haya abundante agua. ¿Proveerá Dios abundante agua para el desierto (Isaías 35:6-7)? ______


    8) Las enfermedades y las dolencias serán curadas

    Enfermedades y dolencias forman parte de nuestro mundo hoy. Nuestros hospitales y clínicas están llenos de personas que sufren de enfermedades y dolencias.

    ¿Será capaz el Rey de tener cuidado de los problemas de salud? ¿Hay alguna enfermedad que ÉL no pueda curar (ver Mateo 14:23-24)? _____

    La persona que vive en el reino no dirá, “estoy e____________” (Isaías 33:24). En aquel día el sordo oirá y el ciego verá (Isaías 29:18). Algunos de los asombrosos milagros de sanidad que tendrán lugar se describen en Isaías 35:5-6. Durante el reino la gente gozará de excelente salud.

    9) La gente vivirá por mucho tiempo, aún por cientos de años

    Si conocieras a un hombre que tuviera cien años de edad, ¿lo llamarías un anciano o un niño? ________________________________ En Isaías 65:20 se nos dice que un niño tendrá 100 años de edad. Hoy en día probablemente diríamos que alguien que tiene nueve años es un niño. Si tomas a un niño de nueve años y multiplicas el número de sus años por 8 (8X9=72) tendrás una edad de 72 años que hoy es considerado la duración promedio de vida (ver Salmo 90:10). Si el niño de 100 años que se describe en Isaías 65:20 viviera 8 veces su edad, llegaría a tener 800 años de edad (100X8=800). En Isaías 65:22 se nos dice que los años de la gente serán como los días de un ARBOL. ¿Sabes que hay muchos árboles que viven por cientos de años? La gente que vivirá en el reino, vivirá continuamente y sin cesar.

    El hombre que más tiempo ha vivido es Matusalén. ¿Qué edad tenía cuando murió (Génesis 5:27)? ________________ Habrá gente en el reino que vivirá durante todo el reino (durante todos los 1000 años). En el reino, Cristo a veces castigará a los pecadores con la pena de muerte (ver Isaías 65:20), pero si la gente sigue las leyes de Cristo y no se mete en problemas con el Rey, vivirán de continuo. Las únicas personas que deben temer a la muerte son los que se meten en problemas con el Rey.

    10) Habrá cambios en la naturaleza de los animales

    Este asombroso cambio se describe en Isaías 11:6-9 y 65:25. Los animales salvajes ya no serán salvajes. Las bestias feroces ya no serán feroces. Los animales carnívoros ya no comerán carne (compare Génesis 1:29-30). ¿Qué sucedería hoy si se encerrara a un lobo junto con un cordero? ¿Qué sucederá entonces (Isaías 11:6)? Estos animales salvajes serán tan mansos que hasta un niño podrá estar con ellos y no tendrá que tener temor de sufrir daño. ¿Qué sucedería hoy si un niño jugara cerca de la cueva de una víbora venenosa (Isaías 11:8-9)?

    Se cuenta la historia de un guardián de zoológico ruso que se jactaba, “en nuestro zoológico en Moscú, el lobo mora junto con el cordero en la misma jaula, algo que ustedes los americanos no tienen”. Pero lo que él no mencionó era que tenían que meter cada día un nuevo cordero en la jaula.

    Un hombre que vivía en Nuevo México escuchó una vez un sonido extraño que provenía de la sala de estar. Algo parecía pegar a alguien y luego su pequeño hijo reía de alegría. Volvió a escuchar el sonido de un golpe y el niño volvía a reír. Finalmente echó un vistazo a la sala para ver lo que estaba sucediendo. Encontró que el niño estaba golpeando la mampara con su mano. La mampara se abría un poco. Una gran serpiente cascabel que estaba afuera saltaba hacia la puerta. La puerta se cerraba con un golpe. El niño golpeaba nuevamente la mampara con su mano y ésta se abría unos centímetros y golpeaba a la serpiente. El niño no tenía ningún temor de la hermosa serpiente que seguía golpeando la mampara. Sólo la delgada mampara protegía al niño del mortífero veneno de la serpiente. Al padre casi se le heló la sangre de temor de que la mampara pudiera quebrarse permitiendo que la serpiente dañara al niño. ¡Cuán diferente es este versículo en Isaías 11:8! Este versículo está hablando de un tiempo cuando los padres no tendrán temor si su inocente hijo juega con una serpiente. En la edad del Reino no habrá peligro de ser herido o dañado por animales.

    ********

    Jesucristo será el Rey del mundo mañana, pero ÉL quiere que tú le hagas tu Rey hoy. El Señor quiere gobernar tu vida hoy. ÉL quiere decirte qué debes hacer y cómo debes vivir. Él quiere ocupar el trono de tu vida.

    Mucha gente no quiere que Dios sea su Rey. Ellos dicen, “NO QUEREMOS QUE ESTE REINE SOBRE NOSOTROS (ver Lucas 19:14). Esta gente quiere ser su propio rey.



    ¿Qué de ti? Cristo es el Rey perfecto y ÉL quiere gobernar en el trono de tu corazón. ¿Lo dejarás ser tu Rey? ÉL es un maravilloso Salvador y un maravilloso Rey. ¿Es ÉL tu Salvador y tu Rey? ¡Hazlo tuyo hoy!

    ---------- Post added at 21:28 ---------- Previous post was at 21:27 ----------

    La Rebelión Final y El Juicio Final

    El hombre siempre ha tratado de culpar a alguien más o a algo más por sus problemas. El hombre pecador siempre trata de defenderse: “¡NO ES MI CULPA! ¡NO ME CULPEN A MÍ!” El hombre ha estado haciendo ésto desde el principio. Adán y Eva desobedecieron a Dios y comieron del fruto del cual se les había dicho que no comieran (Génesis 3:6). ¿A quién culpó Eva (Génesis 3:13)? __________________________. ¿A quién culpó Adán (Génesis 3:12)? _____________________

    Al estudiar la rebelión final y el juicio final descubriremos dónde está el verdadero problema. ¿A quién debe culpar el hombre por sus problemas? ¿Quién es el responsable?

    La Rebelión Final

    La rebelión final es un evento que tendrá lugar después de los 1000 años de reinado de Cristo. Podemos leer acerca de este evento en Apocalipsis 20:7-9. Pero antes de echar una mirada a este evento, hay algunas cosas que necesitamos entender.

    1) Sólo Personas Salvas Entrarán en el Reino

    Cuando empiece el reinado de 1000 años, sólo a personas salvas les será permitido entrar en el reino. Jesús dirá a estas personas salvas, “V________, benditos de mi Padre, heredad el _______ preparado para ______________ desde la fundación del mundo” (Mateo 25:34). ¿Qué sucederá a la gente inconversa (Mateo 25:41)? ___________________________________________

    Leemos lo mismo en Mateo 13:41-42. Estos versículos nos dicen que la gente malvada será removida de la tierra y que será echada en el horno de fuego. ¿Quién quedará en la tierra para ser parte del reino — la gente justa o la gente injusta (Mateo 13:43)? ______________________ De acuerdo con Mateo 13:49-50 los ángeles apartarán a los malos de entre los justos (gente justa) y los malos serán echados en el ____________ de fuego.

    Esto significa que cuando comience el reino, toda persona que estará en la tierra es una persona salva. Los malos (no salvos) han sido removidos, pero los justos (salvos) permanecen. En ese tiempo toda persona en la tierra podrá decir, “¡HE CONFIADO EN JESUCRISTO PARA SER MI SALVADOR Y MI REY!”

    2) Nacerán Niños Con Corazones Pecaminosos

    Durante la era del reino nacerá un número incontable de niños. Mil años es tiempo suficiente para que nazcan miles y miles de personas y para que crezcan hasta la edad adulta. Hoy en día muchos niños mueren por enfermedad o hambre, pero eso no será así durante la era del reino. Nacerán bebés sanos a través de todo el mundo y estos bebés crecerán hasta ser adultos.

    Recuerda, los primeros bebés que nazcan tendrán padres salvos. Pero tener padres salvos no hace salvo al bebé. Si una persona hoy tiene padres cristianos, ¿significa que llega a ser cristiano al nacer? _____ La salvación no es algo que los padres pueden dar (traspasar) a sus hijos por medio del nacimiento. Los padres pueden enseñar a sus hijos acerca de la salvación, pero todo hijo tiene que creer en Cristo por sí mismo. El hecho de que los padres tengan fe, no significa que los hijos tengan fe. (Alguien ha dicho que Dios tiene muchos hijos, pero que ÉL no tiene nietos).

    La salvación no se puede transmitir de padres a hijos, pero hay algo que los padres transmiten a sus hijos: el carácter pecaminoso. Aún cuando los padres puedan ser salvos, ellos aún tienen una naturaleza pecaminosa que traspasan a sus hijos. David entendió ésto cuando dijo, “He aquí, en ______________ he sido formado, y en _______________ me concibió mi madre” (Salmo 51:5). Todo niño que ha nacido (excepto Jesucristo) ha recibido una naturaleza mala y pecaminosa de Adán. La gente no nace salva. Le gente nace en pecado. Los que nazcan durante el reino, nacerán con corazones malos y pecaminosos.

    3) Los Niños Que Nazcan Durante El Reino Necesitarán Ser Salvos

    ¿Qué debe hacer una persona para ser salva (Hechos 16:30-31)? ______________________ ___________________________________ Los niños que nazcan en el reino necesitarán creer en Cristo y deben recibirle como Salvador. Algunos de estos niños creerán en Él, pero muchos no lo harán. Exteriormente obedecerán al Rey y seguirán Sus reglas, pero interiormente se opondrán al Rey (ver Marcos 7:6). Esta gente inconversa podrá doblar sus rodillas ante el Rey, pero en sus corazones son obstinados. A veces los hijos hacen ésto con sus padres. Exteriormente hacen lo que sus padres dicen porque saben que si no obedecen, tendrán problemas. Pero interiormente están enojados con sus padres. ¿Alguna vez te ha sucedido ésto? Durante el reino habrá miles de personas que honrarán a Cristo exteriormente, pero interiormente lo odiarán.

    Hay otro versículo que nos dice que es ésto lo que esta gente hará durante el reino. Se encuentra en Salmo 66:3. Este Salmo está hablando del tiempo en que a toda la tierra se le dirá que aclamen a Dios con alegría (versículo 1). Está hablando del tiempo cuando “toda la __________ adorará” a Dios (versículo 4). Estos versículos están hablando del tiempo del reino, cuando Cristo gobernará sobre toda la tierra. Ahora bien, mira otra vez el versículo 3: “Decid a Dios:” ¡Cuán asombrosas son tus obras! por la grandeza de tu _____________ se someterán a ti tus enemigos”. Aún durante la edad del reino Dios tendrá Sus enemigos en la tierra. Y aunque estos enemigos no quieran, se someterán al Rey. Temerán desobedecerle por causa de Su grandeza y de Su poder. De modo que pretenderán honrarle y servirle y harán lo que el Rey diga, aunque en sus corazones ellos son Sus enemigos. Durante la era del reino habrá mucha gente que hará ésto.

    Dios Muestra Cuán Pecador El Hombre Es En Realidad

    Al final del reinado de 1000 años, Dios deja que Satanás salga de su p___________ (Apocalipsis 20:7). ¿La gente seguirá o no a Satanás? ¿La gente escogerá al Salvador o a Satanás? La gente podría decir, “Satanás, no queremos tener que ver nada contigo. Amamos a nuestro Rey, el Señor Jesucristo, y no te seguiremos a ti”. ¿Pero es ésto lo que ellos dirán? Leemos en Apocalipsis 20:8 que miles y miles (una hueste de gente demasiado numerosa para ser contada) seguirán a Satanás. Tal como no puedes contar todos los granos de arena de la orilla del mar, así tampoco podrás contar a toda esta gente que seguirá a Satanás, porque serán tantos. Estos rebeldes harán guerra contra Dios y contra el pueblo de Dios y Dios los destruirá (ver Apocalipsis 20:9). ¿Cómo los destruye Dios (Apocalipsis 20:9)? ________________________________ ¡Nunca vale la pena rebelarse contra Dios! Al final del reinado de 1000 años esta gente demostrará cuán pecaminosos son sus corazones en realidad.

    El Verdadero Problema Del Hombre Es El Pecado

    La gente nunca quiere culpar a sus propios corazones pecaminosos por sus problemas. Siempre quieren mirar hacia fuera de sí mismos y encontrar cosas a las cuales culpar. Quieren CULPAR A LA SOCIEDAD (el mundo a su alrededor). Dicen cosas como éstas: “Si pudiéramos librarnos de las enfermedades y del hambre y de la pobreza y del crimen y si pudiéramos vivir en un mundo perfecto con un gobierno perfecto, nuestros problemas se solucionarían.” Bien, durante el reino Dios dará al hombre un mundo perfecto y una sociedad perfecta y un gobierno perfecto. No habrá guerras ni enfermedades ni crimen ni pobreza ni hambre. Dios dará al hombre un mundo perfecto en el cual vivir, pero el hombre, así y todo, escogerá apartarse de Dios. ¿Jesús dijo que el problema del hombre viene de afuera o de adentro (Marcos 7:21)? ____________________ La rebelión final demuestra que el hombre tiene un corazón perverso (Jeremías 17:9). El problema está ADENTRO no AFUERA.

    ¿Cuál Es La Solución?

    El problema es el pecado. ¿Cuál es, entonces, la solución? Alimentar a los pobres, construir casas mejores, combatir el crimen, librarse de las enfermedades, construir un mundo mejor – todas estas cosas son útiles, pero ninguna de estas cosas solucionará el mayor problema del hombre. El problema del hombre es el PECADO, por lo tanto, el hombre necesita un SALVADOR. ¿Por qué vino Cristo al mundo (1 Timoteo 1:15)? _________________________________ ¡Cristo es la única solución para el problema del hombre! Juan Newton dijo una vez, “yo soy un gran pecador, pero tengo un Salvador aún más grande”. ¿Qué de ti?

    EL JUICIO FINAL

    Después de la rebelión final, tendrá lugar otro gran evento. Se llama EL JUICIO DEL GRAN TRONO BLANCO y está descrito en Apocalipsis 20:11-15.

    ¿Quién Es El Juez?

    La Persona que está sentada en este gran trono blanco se describe en Apocalipsis 20:11. ¿Quién es el Juez? Leemos en Hechos 17:31 y en Juan 5:22,27 que este Juez no es otro sino Jesucristo. Los que rechazan a Jesucristo como Salvador, tendrán que enfrentar algún día a Jesucristo como Juez. Hoy ÉL es el Salvador de pecadores. Vendrá el día, cuando ÉL será el Juez de pecadores.

    ¿Quién Será Juzgado?

    Juan el apóstol dijo, “Y vi a los M__________, grandes y pequeños, de pie ante Dios” (Apocalipsis 20:12). ¿Quiénes son esta gente muerta? En 2 Pedro 3:7 leemos que ésto será “el día del juicio y de la perdición de los hombres ___________.” Esta es gente que es impía y que es inconversa.

    Llegará el día cuando todas las personas inconversas que han vivido serán resucitadas y estarán de pie ante Dios. Jesús habló de esta resurrección en Juan 5:28-29. Todas las personas inconversas y malas que alguna vez han vivido deberán aparecer ante el Juez. Esto incluiría a:

    Caín
    La gente que murió en el diluvio en los días de Noé
    Faraón que vivió en los días de Moisés
    El malvado rey Acab y su mujer Jezabel
    Judas
    La gente que vive hoy y que rechazan ser salvas
    Los que en el futuro tomarán parte en la rebelión final
    TODOS LOS MUERTOS INCONVERSOS ESTARÁN DE PIE ANTE DIOS PARA SER JUZGADOS.

    Los Libros

    En Apocalipsis 20:12 leemos que hay libros que serán abiertos en este día del juicio. Estos libros contienen un cuidadoso registro de lo que esta gente ha dicho y hecho (SUS OBRAS). Dios guarda muy buenos registros. De hecho, nada de lo que una persona haga escapa a Su conocimiento. Nada está oculto ante Dios (Hebreos 4:13). ¿Dios aún sabe lo que una persona piensa? _____

    Imagina que por toda una semana estuvieras siendo observado por una cámara secreta y fueras escuchado por una grabadora secreta. Tú no sabes que se está usando una cámara y una grabadora. ¿Te gustaría que esta filmación fuera mostrada a tus padres y amigos? ¿Te gustaría que ellos escucharan cada palabra que has dicho durante toda la semana (aún esas palabras feas y enojadas)? ¿Te gustaría que vieran todo lo que has hecho durante la semana (aún aquellas cosas que hiciste cuando estabas solo en tu habitación)? ¿Quisieras que se mostrara esa filmación? ¿Quisieras que se escuchara esa grabación? ¿Te sentirías avergonzado si otros supieran de algunas de las cosas que has hecho o dicho?

    Nos gustaría que esos libros permaneciesen cerrados, pero se nos dice que para los inconversos esos libros serán abiertos algún día (Apocalipsis 20:12). Cuando esos libros sean abiertos, ¿qué comprenderán los inconversos?

    1. Comprenderán que ellos no vivieron lo suficientemente bien como para ganarse el camino al cielo. La salvación “no es por obras, para que nadie se gloríe” (Efesios 2:8-9).

    2. Se darán cuente de que nada de lo que hicieron o dijeron agrada a Dios, porque “los que están en la carne no pueden _____________ a Dios” (Romanos 8:8).

    3. Se darán cuenta que son CULPABLES ante Dios (Romanos 3:19).

    4. Comprenderán que no tienen excusa (Romanos 1:20; 2:1). Ninguno abrirá su boca (Romanos 3:19). Nadie dirá, “Dios, ¡tu eres injusto! Yo no merezco este juicio. Yo merezco ir al cielo.”

    5. Se darán cuenta que merecen ser castigados (Romanos 1:32). No tendrán a quién culpar, sino a sí mismos.

    El Libro

    Hay otro libro mencionado en Apocalipsis 20:12 y 15. Este se llama el LIBRO DE LA V________.
    Este libro es un libro de nombres (como la guía de teléfonos). Este libro contiene todos los nombres de las personas que estarán con Cristo en el cielo (compare Lucas 10:20). ¿Qué sucederá con las personas cuyos nombres no se encuentran en este libro (Apocalipsis 20:15)?
    _________________________

    Los muertos inconversos que están ante Cristo en el gran trono blanco descubrirán que sus nombres no están en el LIBRO DE LA VIDA. Esto es porque rechazaron al Hijo de Dios y al Salvador de Dios. ¡Es culpa de ellos! Ellos son los culpables. Podrían haber tenido vida eterna, pero ellos rechazaron la vida eterna. Podrían haber venido a Cristo, pero ellos no quisieron venir a Cristo: “Y no queréis venir a mí (rechazáis venir a Mí) para que tengáis ____________” (Juan 5:40). Desecharon la preciosa dádiva de Dios (ver Romanos 6:23) y no tienen a quién culpar sino a sí mismos.

    ¿Qué de ti?

    Dios es santo y justo e inmaculado. Por ésto el trono se llama el GRAN TRONO BLANCO. Dios odia el pecado y tiene que juzgar el pecado. Todos somos pecadores. Todos hemos hecho cosas que son malas y censurables. Todos somos culpables ante Dios. Y Dios tiene que juzgar a pecadores culpables.

    Cuando el Señor Jesús fue a la cruz, todos nuestros pecados fueron puestos sobre ÉL (2 Corintios 5:21). ÉL llegó a ser nuestro Sustituto y ÉL murió en nuestro lugar. Nosotros éramos los que debíamos morir y los que teníamos que ser castigados, pero Cristo tomó el castigo de Dios sobre Sí Mismo. El enojo y la ira y el juicio de Dios cayeron sobre Su Hijo amado que murió en nuestro lugar. ¿Crees realmente que Cristo hizo ésto por ti?

    Los que han creído en Cristo y que han confiado en ÉL como su Salvador no necesitan temer un juicio futuro. La Biblia dice que los que creen tienen vida eterna y “no vendrán a ______________ (JUICIO)” (Juan 5:24). Ver también Romanos 8:1. El creyente tampoco necesita temer que Dios abra algún día todos los libros. Para el creyente, los libros están cerrados para siempre, porque el creyente tiene el completo perdón de todos sus pecados. Dios ha dicho, “Y ___________ _____ me acordaré de sus _______________ y transgresiones” (Hebreos 10:17).

    Sí, los que rechazan a Cristo como a su Salvador no tienen a nadie a quien culpar, sino a sí mismos. El problema del hombre es el pecado y Cristo es la única Solución del hombre y el único Salvador del hombre. ¿Has admitido que tienes un problema? ¿Has encontrado la solución de Dios? ¿Has creído en el Hijo de Dios? ¿Tu nombre está en el Libro de la Vida? Si tu nombre está en el libro de la vida, ¡tienes que dar gracias sólo a Dios! Si tu nombre no está en el libro de la vida, no tienes que culpar a nadie sino a ti mismo.

    El verdadero creyente no vendrá a condenación o juicio (Juan 5:24). “No hay condenación” para él (Romanos 8:1). Todos sus pecados han sido tratados en la cruz. El juicio por los pecados del creyente tuvo lugar hace como 2000 años cuando Cristo fue juzgado y condenado por nosotros. ÉL fue condenado y castigado por mis pecados. La ira de Dios fue derramada sobre ÉL. “Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados…..el Señor cargó en él el pecado de todos nosotros” (Isaías 53:6). Y cuando venimos a Cristo con fe, somos justificados y declarados “INOCENTE” por el Juez de todo el universo. “¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió, más aún, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros” (Romanos 8:33-34). Puesto que Dios nunca nos va a condenar y puesto que Dios nunca nos va a cargar con culpa, entonces no necesitamos inquietarnos.

    Estamos tan identificados con Cristo resucitado y glorificado (“en Cristo Jesús,” Quien es nuestra Vida) que sólo si ÉL le pudiera ser “condenado”, condenación podría caer sobre nosotros. ¡Imposible! En otras palabras, estamos tan identificados con Cristo, que si Dios nos condenara a nosotros, tendría que condenar también a Su Hijo. “En ésto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como ÉL es, así somos nosotros en este mundo” (1 Juan 4:17).

    Por una parte se nos dice que el creyente no vendrá a juicio (Juan 5:24 y Romanos 8:1) y por otra parte se nos dice que el creyente estará ante el tribunal de Cristo (Romanos 14:10). ¿Cómo se pueden entender estos dos hechos aparentemente contradictorios? 1) El creyente nunca estará ante el Juez para ser condenado por sus pecados y castigado por sus pecados. Esta condenación y este castigo ya han caído sobre Cristo, nuestro Sustituto (Romanos 8:3 y ver el párrafo previo). Recuerde, si el creyente fuese condenado por un solo pecado, ésto sería suficiente para condenarlo al lago de fuego; 2) El creyente estará ante el BEMA o el tribunal de Cristo para dar cuenta de cuán fielmente ha vivido la vida cristiana desde el día en que fue salvo. El asunto entonces no será condenación o no condenación, sido el asunto será recompensas o pérdida de recompensas (1 Corintios 3:12-15). Pérdida de recompensa no significa pérdida de salvación. En el tribunal de Cristo, aún el cristiano más infiel “será salvo” y no condenado (1 Corintios 3:15).

    ¿Quién puede reclamar y disfrutar de esta maravillosa afirmación de “NINGUNA CONDENACIÓN”? Sólo aquellos que están “EN CRISTO JESÚS” (v.1). No se puede estar en un lugar más seguro. En los días de Noé había un sólo lugar seguro en el cual estar -- en el arca. El juicio de Dios cayó sobre todos los que no estaban en el arca. Hoy, Jesucristo es nuestra Arca de salvación. Los que están en ÉL, están salvos y seguros y no están en peligro del juicio de Dios.

    ---------- Post added at 21:29 ---------- Previous post was at 21:28 ----------

    Infierno

    El diccionario dice que INFIERNO es ”el lugar donde la gente malvada será castigada después de la muerte.” Hay mucha gente hoy que no cree en un infierno real. Ellos pueden decir algo como ésto: “YO NO CREO QUE UN DIOS DE AMOR PUEDA CASTIGAR A LA GENTE EN EL INFIERNO.”

    Dios es amor y Dios es muy bondadoso, pero Dios también es muy SANTO y JUSTO y RECTO. “Porque tú no eres un Dios que se complace en la _______________; el __________ no habitará junto a ti” (Salmo 5:4). ¿Contra quién está airado Dios (Salmo 7:11)? ______________________
    ¿Cuántas veces (Salmo 7:11)? _________________________ Nunca debemos olvidar que Dios es SANTO y que ÉL odia el pecado (comparar Salmo 5:5).

    Piensa en un juez humano. Se supone que un juez es honesto y justo y que toma decisiones rectas. Se supone que un juez cumple la LEY. Si una persona ha quebrantado la ley, es culpable y debe ser castigada. Si una persona no ha quebrantado la ley, es inocente y no debería ser castigada. Un juez justo y honesto debe “absolver al justo y _________________ al culpable” (Deuteronomio 25:1). Qué pensarías de un juez que dijera ésto: “Aún cuando has robado un banco y has matado al cajero, pretenderé que nunca has hecho tal cosa y te dejaré ir sin castigo, porque soy un juez cariñoso.” ¿Sería correcto hacer ésto? ¿Estaría actuando correctamente este juez? ¿Es realmente justo y honesto dejar que los criminales queden sin castigo? _____

    Dios es el JUEZ PERFECTO. En Nahum 1:3 leemos, “El Señor es tardo para la ira y grande en poder, y _____ tendrá por inocente al ___________________.” Esto significa que el SEÑOR no dejará sin castigo al culpable. ÉL tiene que castigar a los culpables. ¿Cuántos son culpables ante Dios (Romanos 3:19,23)? _______________ ¿Cuántas personas son inocentes ante Dios (Romanos 3:10-12)? __________________ ¿Qué de ti? ¿Eres inocente o eres culpable? ______________________ ¿Mereces ser castigado? ______ Todos merecen ir al infierno, pero lo asombroso es que “de tal manera amó Dios al mundo” (Juan 3:16) que todo aquel que cree en SU Hijo, no perecerá en el infierno. Dios ha provisto un camino para que el hombre pecador sea salvado del castigo del infierno. ÉL envió a Su Hijo para ser castigado por nosotros. Jesucristo fue hecho P______________ por ________________ (2 Corintios 5:21). Jesucristo padeció una sola vez por los p________________, el justo (ésto es Jesucristo) por los injustos (éstos somos nosotros) para llevarnos a D_______ (1 Pedro 3:18).

    ¿Qué Enseñó Jesús Sobre El Infierno?

    ¿El Señor Jesucristo creía en un infierno real (lea Marcos 9:43-48)? _____ ¿Jesucristo creía que hay un lugar real de fuego y castigo (Mateo 25:41,46)? _____

    Sí, Jesucristo creía en un infierno real. De hecho, Jesús dijo más acerca del INFIERNO que cualquier otra persona en la Biblia. ÉL advirtió a los hombres sobre el peligro del infierno y sobre el peligro del castigo futuro.

    Suponga que estuviera caminando por una calle tarde en la noche y viera fuego en el sótano de una casa. Suponga que los habitantes de la casa estuvieran durmiendo en el piso de arriba. Si realmente amaras a esa gente, ¿les avisarías? ¿Tratarías de advertirles del peligro en que se encuentran? Si realmente los amaras, ¿qué harías?

    El Señor Jesús nos ama realmente y es por eso que nos advierte sobre el infierno. ¿Qué harás con la advertencia? Piensa otra vez en las personas de la casa que se está incendiando. Supongamos que les gritas,”¡FUEGO! ¡FUEGO EN EL SÓTANO! ¡DESPIERTEN! ¡SALGAN DE LA CASA ANTES DE QUE SEA TARDE! ¡APÚRENSE! ¡FUEGO!” ¿Qué hará esta gente? Ellos pueden creer en tu aviso y creer que realmente hay fuego y salir corriendo de la casa o ellos pueden decir, “NO TE CREEMOS ESTÁS BROMEANDO. VOLVEREMOS A DORMIRNOS.”

    Ellos pueden creer y ser salvos o pueden negarse a creer y perecer. Lo mismo es válido respecto a las advertencias de Jesús en cuanto al infierno.

    Vida Más Allá De La Tumba

    El hombre no sabe lo que hay más allá de la tumba. No sabemos lo que sucede después de la muerte. Nosotros nunca hemos muerto y nunca hemos hablado con alguien que ha muerto.

    Suponga que hay una isla en el océano que se llama “LA ISLA DEL NO RETORNO.” Cuando la gente va a visitar esta isla, ellos nunca regresan. Supongamos que nunca has estado en esa isla. ¿Cómo podrías llegar a saber cómo es esa isla? ¿Podrías hablar con alguien que ha estado allí? ____ No hay manera de saber de esa isla, a menos que tú mismo vayas allá. Lo mismo es cierto respecto al lugar donde la gente va después de morir. La gente no sabe cómo es ese lugar, porque nunca han estado allí. ¿Pueden hablar con personas que han estado allí? _____

    Hay Alguien que sí sabe lo que hay después de la tumba. Hay Alguien que sí sabe acerca del lugar al cual la gente va después que muere. Esta persona es DIOS MISMO. Dios es la única Persona que puede responder las preguntas del hombre acerca de la vida después de la muerte. De modo que si queremos saber realmente adónde va el hombre después de la muerte, qué debemos leer (marque la respuesta correcta):

    a. el periódico
    b. la Enciclopedia
    c. la Biblia
    d. una revista
    e. buscar en internet
    f. libros de ciencia-ficción

    Las respuestas de Dios se encuentran en la Biblia. La Biblia es el único libro que puede responder las preguntas del hombre acerca de la vida y la muerte, el cielo y el infierno. Abramos la Biblia y encontremos algunas de estas respuestas.

    El Lugar Llamado Hades

    En Lucas 16:19-31 leemos acerca de un hombre pobre que fue salvo (Lázaro) y de un hombre rico que no fue salvo (no se dice su nombre). Cuando Lázaro murió fue llevado por los ángeles a un lugar de consuelo y dicha, donde estaban Abraham y las demás personas salvas (Lucas 16:22, 23, 25). Pero cuando murió el hombre rico inconverso, ¿en qué lugar se encontró (Lucas 16:22-23)? ___________________ ¿Se sentía contento o desdichado en ese lugar (Lucas 16:24)? ___________________ ¿Se sentía a gusto allí (Lucas 16:25)? _____ ¿Deseaba que sus 5 hermanos también vinieran a este lugar de sufrimiento (Lucas 16:25)? ______

    La palabra “INFIERNO” en Lucas 16:23 es la palabra griega HADES. El Hades es el lugar al cual fue el hombre rico al morir. Jesús llamó el HADES un “lugar de T______________ (tortura)” (Lucas 16:28). También se nos dice que es un lugar donde la gente sufre en algún tipo de fuego (ver Lucas 16:28—“llama”). Jesús describe el Hades como un terrible lugar de sufrimiento y miseria. También es un lugar donde la gente no encuentra alivio para su sufrimiento (Lucas 16:24-26). El hombre rico deseaba sólo UNA GOTA de agua (la cantidad de agua que sostendría la punta del dedo de una persona – Lucas 16:24), pero no recibió lo que pidió.

    En realidad, el Hades era el lugar al cual iban los muertos e incluía el lugar de tormento (Lucas 16:23-24) y también el lugar de consuelo, donde estaban Lázaro y Abraham (también llamado el “seno de Abraham”).

    ¿Adonde Va La Gente Cuando Muere?

    En los días antes de la cruz, la gente que moría iba al Hades. En el Hades había un lugar para los salvos y un lugar para los inconversos:

    Hades

    (el otro mundo)

    LUGAR PARA SALVOS

    El seno de Abraham
    (Lucas 16:22)
    Paraíso
    (Lucas 23:43)
    LÁZARO y ABRAHAM

    GRAN

    SIMA

    (Lucas 16:26)

    LUGAR PARA INCONVERSOS

    Lugar de Fuego
    (Lucas 16:24)
    Lugar de Tormento
    (Lucas 16:28)
    EL HOMBRE RICO


    Ahora que Cristo ha muerto y ha resucitado y ha ascendido al cielo, las cosas son diferentes. Hoy cuando la gente muere se va derecho al cielo (Filipenses 1:21,23; 2 Corintios 5:8, 12:2,4). Cuando Cristo ascendió al cielo, ÉL se llevó a Lázaro y a Abraham y a toda la gente salva con ÉL (comparar Efesios 4:8-10). Pero cuando hoy muere la gente inconversa, todavía van al mismo lugar. Todavía van al HADES, el mismo lugar al cual fue el hombre rico en Lucas capítulo 16.

    El Lugar Llamado Gehenna

    En el Nuevo Testamento se encuentra otra palabra para INFIERNO. Esta palabra se encuentra en Marcos 9:43-48. Es la palabra griega “GEHENNA”.

    En los tiempos del Antiguo Testamento, GEHENNA era un lugar situado fuera de los muros de Jerusalén. También se llamaba el VALLE DE HINOM. Era en este lugar donde a veces niños eran sacrificados y quemados en las llamas. Los niños eran pasados por fuego (ver 2 Crónicas 28:3). Esta malvada costumbre se practicaba en Gehenna. En los tiempos del Antiguo Testamento, cuando la gente pensaba en este lugar, pensaban en cuerpos que se quemaban en el fuego.

    Años más tarde, Gehenna llegó a ser el basurero de la ciudad. Los judíos que vivían en Jerusalén tiraban su basura y sus cosas inútiles a este valle. Aún los cuerpos de animales muertos eran lanzados en este lugar para ser devorados por los gusanos y por el fuego. A veces los cuerpos insepultos de los criminales eran lanzados al Gehenna después de haber sido ejecutados o crucificados. En este valle se mantenía ardiendo un fuego para consumir el desperdicio y la basura y los cuerpos muertos que eran lanzados allí. Parece que los fuegos nunca se apagaban en este valle. El lugar aún llegó a llamarse LA GEHENNA DE FUEGO.
    Jesús usó la palabra GEHENNA para describir el INFIERNO (EL LUGAR DE FUEGO ETERNO – ver Mateo 25:41). Se usa esta palabra en Mateo 5:29 (la palabra INFIERNO es la palabra GEHENNA).
    ¿Puedes imaginarte algo más horrible que te arranquen uno de tus ojos? Piensa en el dolor y en la agonía. Jesús estaba diciendo que la Gehenna era mucho peor que eso. Si tuvieras que escoger entre que te arrancaran un ojo o ir a la Gehenna, ¡mejor sería que te arrancaron un ojo!

    ¿Te gustaría que te ataran una gran piedra al cuello y que te lanzaran al océano (ver Marcos 9:42)? Jesús dijo que ésto era mucho mejor que ir al INFIERNO (Gehenna – compare Marcos 9:43-44). ¿Se apagan alguna vez los fuegos del Gehenna (Marcos 9:43-44)? _____

    A través de los siglos muchos cristianos han sido quemados en la hoguera. Estos cristianos sabían que el fuego por el cual tenían que pasar les haría sufrir sólo por un corto tiempo. Pero sus enemigos que los mataban, algún día sufrirían en llamas que durarían para siempre. Policarpo fue un cristiano que vivió hace mucho tiempo (en el segundo siglo D.C.). Sus enemigos querían quemarlo en la hoguera a menos que negara a Cristo. Uno de esos hombres dijo, “Quiero verte consumido por el fuego, a menos que cambies de parecer.” Policarpo respondió, “Tu fuego amenazador quema por una hora y luego se apaga, pero tu eres ignorante del fuego del juicio venidero y del eterno castigo reservado para los malvados” (ver Mateo 25:41,46). El fuego que Policarpo tuvo que sufrir es nada comparado con el fuego que los inconversos tendrán que sufrir para siempre.

    La Prisión Transitoria y La Prisión Final

    Cuando una persona inconversa muere, se va al HADES (como vimos en Lucas capítulo 16). El HADES es como una prisión transitoria. La gente inconversa no permanecerá en el HADES para siempre. Ellos permanecerán allí solamente hasta el Juicio del Gran Trono Blanco (ver el capítulo anterior). Después del Juicio del Gran Trono Blanco ellos serán echados a la PRISIÓN FINAL que se llama el ___________ de ______________ (Apocalipsis 20:14-15 y 21:8). Este es el lugar al que se refería Jesús cuando usaba la palabra INFIERNO o GEHENNA. Es el lugar donde el fuego nunca deja de arder.

    El lago de fuego es el lugar final en el cual estarán los inconversos por toda la eternidad. Los que irán al lago de fuego, nunca saldrán de allí. Sufrirán allí para siempre. El fuego nunca se apagará. Deberán quedarse para siempre en esta prisión. El lago de fuego también es llamado la M_______ S___________________ (Apocalipsis 20:14 y ver 21:8). La muerte significa SEPARACIÓN. La muerte segunda es cuando una persona es separada de Dios para siempre. Alguien dijo una vez, “Los que han nacido dos veces (ésto es, han nacido de nuevo) mueren una vez; los que han nacido una vez, mueren dos veces.” Esto significa que los que han nacido de nuevo, sólo mueren una vez (mueren físicamente). Los que no han nacido de nuevo, no sólo morirán físicamente, sino también serán echados al lago de fuego que es la MUERTE SEGUNDA. La MUERTE SEGUNDA es para todos los que no han NACIDO DE NUEVO en la familia de Dios. Esta es una de las razones por las cuales Jesús dijo, “Os es necesario nacer de nuevo” (Juan 3:7).

    ¿Por Qué La Gente Niega La Realidad Del Infierno?

    El infierno es una realidad terrible y no nos agrada pensar en eso. Pero la Palabra de Dios, que es la VERDAD absoluta (Juan 17:17) nos habla acera del infierno y Dios quiere que lo entendamos y Cristo murió para salvarnos de eso. La gente niega el infierno principalmente por dos razones: 1) Ellos no entienden lo terrible que es el pecado a los ojos de Dios; 2) Ellos no entienden la imponente santidad de Dios. Si entendiéramos realmente estas dos verdades, no tendríamos problema para entender por qué los malos tienen que sufrir para siempre en el infierno.

    ¿Qué Es El Infierno?

    Cuando pienses en el INFIERNO, debes pensar siempre en dos cosas: 1) Separación de Dios, 2) Castigo de Dios. Busca los siguientes versículos y ve si puedes encontrar estas dos cosas:

    1. Mateo_25:41
    SEPARACIÓN________________________________________
    CASTIGO ___________________________________________

    2. Mateo_25:46
    SEPARACIÓN________________________________________
    CASTIGO ___________________________________________

    3. 2°.TESALONICENSES_1:9
    SEPARACIÓN________________________________________
    CASTIGO ___________________________________________

    4. Nombres para el Infierno:

    SEPARACIÓN
    El Infierno es llamado “LA MUERTE SEGUNDA” Y ésto nos hace recordar separación
    CASTIGO
    El Infierno es llamado “EL LAGO DE FUEGO” Y ésto nos hace recordar castigo

    Jesús Sufrió El Infierno Por Nosotros

    ¿Qué sucedió a Jesús cuando ÉL murió en la cruz? Lea Mateo 27:46. ¿Fue separado de Dios? ______ Lea Isaías 53: 4,5,6,10 y 1 Pedro 3:18. ¿Fue castigado por Dios? ______ En realidad, éstas son las buenas nuevas que se encuentran en la Biblia. Jesucristo fue separado de Dios, para que nosotros nunca tuviésemos que ser separados de Dios. Jesucristo fue castigado por Dios, para que nosotros nunca tuviésemos que ser castigados por Dios. Jesucristo murió, para que nosotros nunca tuviésemos que sufrir la muerte segunda (Apocalipsis 2:11). Cristo murió para salvarnos y librarnos tan gran muerte (2 Corintios 1:10).

    ¿Has creído realmente que Jesucristo hizo ésto por ti? ¿Le has dado las gracias por haber estado dispuesto a ser separado de Dios para que tú puedas tener comunión con Dios? ¿Le has dado las gracias porque ÉL estuvo dispuesto a ser castigado por Dios para que tú pudieses ser perdonado por Dios?

    EL INFIERNO ES MUY REAL, pero lo que Cristo hizo en la cruz también es muy real. El odio de Dios hacia el pecado es muy real y el amor de Dios hacia los pecadores es muy real.

    LA CRUZ demostrará para siempre que Dios ama a los pecadores. El INFIERNO demostrará para siempre que Dios odia el pecado. Los CREYENTES EN EL CIELO demostrarán para siempre cuán bondadoso y misericordioso Dios es para con aquellos que han recibido a Su Hijo como Salvador. ¿Has hecho ésto? ¿Qué has hecho?

    Tú eres MUY REAL. ¿Eres REALMENTE salvo o estás REALMENTE separado de Dios?

    El Cielo es REAL. El infierno es REAL. Tú elección es REAL.

    ---------- Post added at 21:29 ---------- Previous post was at 21:29 ----------

    El Cielo, Nuestro Hogar Eterno


    En el capítulo anterior hemos aprendido acerca del lugar en el cual pasarán la eternidad los inconversos (INFIERNO). En este capítulo queremos aprender sobre el lugar en el cual la personas salvas vivirán para siempre (CIELO). ¿Dónde pasarás tú la eternidad?

    ¿Cuánto Dura La Eternidad?

    ¿Cuánto tiempo es para siempre? Para nuestras pequeñas mentes es difícil entender la eternidad y cuánto tiempo dura. Pero aquí hay una ilustración que podría ayudar:

    Suponga que una vez cada 1,000,000,000,000 años (cada trillón de años) un pequeño pajarito volara desde Júpiter al planeta Tierra, recogiera con su pico un grano de arena, volara de regreso a Júpiter y lo depositara en ese planeta. Trate de imaginar cuánto tiempo le tomaría a ese pajarito depositar los desiertos y las playas de la tierra en Júpiter. Y cuando ese pequeño pajarito hubiese completado esta no tan pequeña tarea, la eternidad no sería un segundo más corta que cuando comenzó.

    Sí, la pregunta “¿DÓNDE PASARÉ LA ETERNIDAD?” es muy importante. Y no disponemos de toda la eternidad para responder esta pregunta. Tenemos que hacer nuestra decisión AHORA, durante los años que pasamos sobre la tierra. Los que deciden poner toda su confianza en Jesucristo pasarán la eternidad en el CIELO (Juan 3:18, 36; Hechos 16:31).

    Los Tres Cielos

    La Biblia indica que hay tres cielos. En 2 Corintios 12:2 leemos que Pablo “fue arrebatado al _____________ cielo”. Si hay un tercer cielo, también tiene que haber un PRIMER y un SEGUNDO cielo.

    1) EL PRIMER CIELO es el que podemos ver durante el día, por donde vuelan los pájaros y por donde pasan las nubes. Este es el cielo atmosférico. Jesús dijo en Mateo 6:26, “Mirad las aves del _____________.” Ver también Salmo 8:8 (“las aves de los cielos”).



    2) EL SEGUNDO CIELO es el que se puede ver de noche – las estrellas, la luna y los planetas. Este es el universo estelar con todos sus billones de estrellas y galaxias. David se refirió al segundo cielo en Salmo 8:3, “Cuando veo tus _____________, obra de tus dedos, la __________ y las ___________________ que tú formaste.”



    3) El TERCER CIELO es el que no puede ser visto por ojos humanos. El tercer cielo sólo puede ser visto por los ojos de la fe. Dios nos describe este cielo en Su Palabra y nosotros creemos lo que Dios dice acerca de este lugar que nunca hemos visto. El tercer cielo es el lugar en el cual Dios el Padre manifiesta Su presencia (ver Mateo 6:9). El Señor Jesús está en el tercer cielo hoy (Hebreos 8:1; 9:24). Pablo visitó una vez el tercer cielo (2 Corintios 12:2). Este es el lugar al cual van los creyentes cuando mueren. El tercer cielo también es llamado “los cielos de los ___________” (Nehemías 9:6) y también es llamado “P_______________” (2 Corintios 12:4 y compare con el versículo 2). El tercer cielo son “las A______________” (Lucas 2:14) de todos los cielos. En este capítulo deseamos estudiar el tercer cielo. Cuando en este capítulo usamos la palabra “cielo” nos estamos refiriendo al tercer cielo.

    El Cielo Es Un Lugar Real

    El cielo no es una fantasía, un lugar de ensueño que en realidad no existe. El cielo es un lugar real. Jesús habló acerca e este lugar real en Juan 14:2. “En la casa de mi Padre muchas MORADAS (lugares para vivir) hay; si así no fuera, yo os los hubiera dicho; voy, pues, a preparar _____________ para vosotros.” Jesucristo enseñó a Sus discípulos que el cielo es un lugar real.

    El Cielo Es Donde Está Dios

    El cielo es más que sólo un lugar. Es un lugar donde está Dios. Es un lugar donde Dios se da a conocer de una manera muy especial.

    En Juan 14:3 y Juan 17:24 Jesús describe el cielo usando tres palabras: DONDE ____ ESTOY.
    El cielo es donde está Jesús. Jesús quiere que nosotros estemos donde ÉL está. Hoy estamos ausentes del Señor (ÉL está en el cielo y nosotros estamos en la tierra), pero algún día los creyentes estarán “P_______________ al Señor” (2 Corintios 5:8). La buena noticia que Pablo dio a los creyentes tesalonicenses era ésta:”Y así estaremos siempre ______ el ___________” (1 Tesalonicenses 4:17).

    El cielo es más que sólo un LUGAR. El cielo es una PERSONA. El cielo es donde está Cristo y nosotros estaremos CON ÉL.

    Piensa en tu propio hogar. Tu hogar es más que sólo un lugar. Tu hogar es más que sólo una casa hecha de madera, ladrillo o piedra. Un hogar es un hogar por causa de la gente que vive allí (tu padre, tu madre y hermanos y hermanas, etc.). Sin estas personas, no sería un hogar. Sin Cristo, el cielo no sería el cielo.

    Jesucristo Será El Centro De La Atención

    Jesucristo quiere que Sus creyentes estén con ÉL en el cielo “para que ________ mi gloria” (Juan 17:24). Cuando lleguemos al cielo, Cristo será el centro de la atención y nosotros “le _______________ tal como ÉL es” (1 Juan 3:2).

    Fanny Crosby era una señora que estaba totalmente ciega y ella escribió la letra de muchos himnos que nosotros cantamos. Fanny dijo en una oportunidad que ella estaba tan agradecida de ser ciega. Quienes la escucharon decir ésto estaban muy sorprendidos, pero entonces ella explicó, “estoy agradecida de ser ciega porque ésto significa que la primera Persona que podré ver será a mi Salvador.” Ella estaba esperando llegar al cielo para ver a Quién murió por ella.

    Lea 1 Pedro 1:8 con cuidado. ¿Los creyentes ven a Cristo hoy día? ____ Hoy nosotros caminamos por fe y no por vista. Nuestro Salvador está en el cielo y nosotros estamos en la tierra. Aunque hoy los creyentes no ven a su Salvador, ¿se regocijan ellos igual con gran alegría (1 Pedro 1:8)? ______ Si hoy nos regocijamos grandemente aún cuando no vemos a Cristo, piensa cuánto más nos regocijaremos cuando le veamos cara a cara.

    Cuando veamos a Cristo en el cielo, ésto será un constante recordatorio de lo mucho que nos amó. El cuerpo resucitado de Cristo aún lleva las cicatrices que ÉL recibió al morir en la cruz por nosotros (ver Juan 20:27). Cuando estemos en el cielo y veamos las señales de los clavos en Sus manos, ésto nos recordará lo mucho que ÉL nos amó. Recordaremos que ÉL es el CORDERO DE DIOS que fue sacrificado por nosotros, que tanto nos amó, que estuvo dispuesto a morir en la cruz en nuestro lugar. En los últimos dos capítulos de Apocalipsis (capítulos 21 y 22) se describe el hogar eterno de los creyentes. ¿Puedes encontrar en estos capítulos los versículos que hablan acerca del CORDERO (el Salvador que murió por nosotros)?

    Apocalipsis 21 __________________________________________________ _____

    Apocalipsis 22 __________________________________________________ _____

    Cosas Que No Se Encontrarán En El Cielo

    Una de las maneras de aprender acerca del cielo es saber sobre las muchas cosas que no habrá en el cielo. Hay muchas cosas a las cuales estamos acostumbrados en la tierra, que no se encontrarán en el cielo. Aquí hay cuatro versículos que nos hablan de las cosas que no habrá en el cielo: Apocalipsis capítulo 21 versículos 4, 8, 23, 27. Al leer cuidadosamente estos versículos, haz una lista que contenga todas las cosas que no habrá en el cielo (te hemos escrito algunas):

    Cárceles farmacias
    Cerraduras en las casas

    cementerios
    ________________________________________ ________________________________________
    ________________________________________ ________________________________________
    ________________________________________ ________________________________________
    ________________________________________ ________________________________________
    ________________________________________ ________________________________________
    ________________________________________ ________________________________________

    ¿Qué Sucede Cuando Muere Un Creyente?

    Si te encontraras con un gran abejorro podrías asustarte. Pero si alguien le quitara el aguijón al abejorro, ya no tendrías que temerle. Sería inofensivo. No tendría poder para picarte o dañarte de manera alguna. Sería una inofensiva bola de pelusas.

    La muerte es como ese abejorro. La muerte era en otro tiempo algo muy temido, porque significaba separación de Dios por causa de nuestros pecados. Pero el Señor Jesucristo murió por nuestros pecados y resucitó nuevamente victorioso. Por lo cual Cristo ha removido el “AGUIJÓN” de la muerte para cada creyente: ”¿Dónde está, oh muerte, tu ______________? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?” (1 Corintios 15:55). Para el creyente la muerte ya no tiene aguijón y la tumba ya no tiene victoria. Es como un abejorro inofensivo. No puede ya causarnos ningún daño.

    ¿Qué pensaba el apóstol Pablo de la muerte? ¿Pensaba él que la muerte era alguna terrible pérdida o pensaba él que la muerte era alguna sorprendente ganancia (Filipenses 1:21)? _______ ____________________ ¿Pablo tenía temor a la muerte o Pablo tenía deseo de morir (Filipenses 1:23)? ________________________ Recuerda, Pablo era un creyente y amaba a Cristo. Pablo sabía que la muerte significaba simplemente partir y estar con ____________ (Filipenses 1:23). Pablo sabía que estar “ausente del cuerpo” significaba que estaría “presente con el ___________” (2 Corintios 5:8). Por ésto, Pablo al final de su vida pudo decir, “Porque yo ya estoy ________ ser sacrificado” (2 Timoteo 4:6). Estaba preparado para morir. Estaba preparado para ir a su hogar celestial. Estaba listo para estar en la presencia de su Salvador. Pronto Nerón, el emperador romano, ejecutaría a Pablo decapitándole. Pero ésto no importaba, porque Pablo estaba listo para ir a su hogar celestial. El sentía nostalgia del cielo.

    En Lucas capítulo 23 versículos 39-43 leemos acerca de un criminal que estaba muriendo en una cruz cerca del Señor Jesús. Este hombre sabía que era un pecador culpable (Lucas 23:41) pero se volvió a Jesús con fe sencilla y dijo, “Señor, acuérdate de mí….”(Lucas 23:42). Jesús le dio una maravillosa promesa: “_______ estarás _______________ en el paraíso.” Este hombre murió pocas horas más tarde (ver Juan 19:32) pero al momento de morir, se fue a estar con Jesús. La muerte no es algo terrible para el pecador creyente. Es algo maravilloso.

    El Mito

    Un mito es una historia fabricada que no es verdadera. Acerca del cielo hay un mito que muchas personas creen. Supongamos que fueras donde una persona inconversa y le hicieras esta pregunta: ”¿Qué clase de personas van al cielo?” ¿Qué piensas que dirían? Probablemente muchos darían una respuesta como ésta: LA GENTE BUENA VA AL CIELO Y LA GENTE MALA SE VA AL INFIERNO. ¿Esto es la verdad o es un mito? Pensemos cuidadosamente sobre ésto:

    Si sólo la gente buena se va al cielo, ¿habría alguna esperanza para los pecadores? ______ ¿Habría alguna esperanza para el criminal del cual leímos en Lucas 23:40-43)? _____
    ¿La Biblia da alguna esperanza a los pecadores (1 Timoteo 1:15)? ______
    Si solamente la gente buena va al cielo, ¿cuántas personas se irán al cielo de acuerdo con Romanos 3:12? _______________
    Si solamente la gente mala se va al infierno, ¿cuántas personas se irán al infierno de acuerdo con Romanos 3:23 y Eclesiastés 7:20? ______________________________________
    De acuerdo con Juan 3:16-18, ¿quién se va al cielo? __________________________________
    De acuerdo al mismo versículo, ¿quién se va al infierno? _________________________________
    Dios está poblando el cielo con pecadores. Dios está salvando a pecadores por Su gracia y está preparando un lugar para ellos en el cielo. El cielo estará poblado algún día por PECADORES SALVADOS. La gente no se va al cielo porque es buena. La gente se va al cielo porque tiene un BUEN SALVADOR.

    ¿Cómo Responderías si Dios Te Preguntara?

    Supongamos que tú murieras y Dios te preguntara, “¿POR QUÉ HABRÍA DE DEJARTE ENTRAR EN MI CIELO?” ¿Cuál sería tu respuesta? Supongamos que alguien respondiera a Dios, “Señor, tú debes dejar que yo entre en tu cielo porque he tratado de vivir una vida buena y he tratado de no dañar a nadie.” ¿Esta sería una buena respuesta? _____ Supongamos que alguien dijera a Dios, “Señor, debes dejarme entrar en el cielo porque yo asistía a la iglesia todos los domingos y yo oraba y yo leía mi Biblia.” ¿Es ésta una buena respuesta? _____ Escribe cuál sería tú respuesta a esta pregunta:
    __________________________________________________ __________________________________________________ ___________________
    __________________________________________________ __________________________________________________ ___________________

    ¿A quién debes agradecer por poder ir al cielo? ¿Es gracias a ti o gracias a otro? ________________________________________ Si Dios te diera lo que realmente MERECES (por la manera en que has vivido y por las cosas que has hecho), ¿te daría el cielo? ¿Por qué o por qué no?

    ¿Cuál es el ÚNICO CAMINO al cielo (Juan 14:6)? ________________________ ¿Quién es la ÚNICA PUERTA al cielo (Juan 10:9)? ____________________________

    Un Brillante Futuro

    En este conjunto de apuntes hemos aprendido acerca de algunas de las cosas que sucederán en el futuro. Algunas de las cosas que sucederán no son cosas muy agradables: GUERRAS, TRIBULACIÓN, LA BESTIA, EL FALSO PROFETA, EL DRAGÓN (Satanás), LA REBELIÓN FINAL y EL INFIERNO. Estas cosas presentan un futuro que parece muy negro (como una gran tormenta que viene).

    ¡Animo! También hay buenas noticias. Hay una cosa que sabemos con certeza. Si estás confiando en Jesucristo como en tu Señor y Salvador, entonces TU FUTURO ES BRILLANTE. Dios es tu Padre, Cristo es tu Salvador, el Espíritu Santo es tu Consolador y el Cielo es tu hogar. Tienes un futuro garantizado en el cielo. Es como tener una entrada y un asiento reservado para un juego de pelotas. Tú sabes con certeza que al ir a ese juego, habrá un asiento para ti, porque has pagado tu entrada. De igual manera, el creyente tiene una entrada para entrar al cielo que fue pagada por Jesucristo cuando ÉL murió en la cruz. Por ésto Pedro dijo que hay un lugar “reservado en los _______________ para __________________” (1 Pedro 1:4).

    ¿Tienes una entrada para el cielo? ¿Hay allí un lugar reservado para ______________________? (escribe tu nombre).

    Si no estás seguro en cuanto a ésto, entonces es importante que hables con tu profesor de Escuela Dominical o con tu Pastor o con alguien que pueda ayudarte. Ellos desean que puedas estar seguro de ir al cielo. Ellos quieren que estés seguro de que eres salvo y de que pasarás TU ETERNIDAD con el Señor Jesucristo.
    Citar Citar  

  6. #26
    Baneado del Foro Array
    Fecha de Ingreso
    27 abr, 09
    Mensajes
    658
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    58
    Agradecido 237 en 146 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Las Dispensaciones.




    Por George Zeller, Asistente del Pastor, Middletown Bible Church, CT


    Como creyentes comprados con la sangre de Cristo podemos dar gracias a Dios por la Reforma y por las grandes verdades que fueron recuperadas por los Reformadores: la suficiencia de la Escrituras, la justificación por fe y el sacerdocio universal de cada creyente, por nombrar solo unas pocas. En muchos sentidos, la Reforma fue un movimiento de regreso a la Biblia. Hoy día nuestra meta también debería ser siempre regresar a la Biblia, no un regreso a la Reforma. Siempre es mejor volver a las fuentes prístinas de las Escrituras (Salmo 12:6) en vez de volver a las corrientes contaminadas río abajo. El propósito de este breve artículo es destacar ciertos problemas de la Teología Reformada que tienen importantes implicaciones prácticas para la vida y el ministerio del creyente.

    ¿Tenemos Realmente un Evangelio Para Todos los Hombres?

    Pablo enseñó que las buenas nuevas del evangelio incluyen el hecho de que “Cristo murió por nuestros pecados” (1 Corintios 15:1-4). ¿Podemos honestamente compartir estas buenas nuevas con todos los hombres en todas partes? La mayoría de los hombres reformados creen que Cristo murió como Sustituto y pagó el castigo por el pecado solamente por los elegidos, es decir, solamente por los que finalmente serán salvos. La Biblia usa toda clase de términos universales para dejar en claro que el Salvador murió por los pecados de toda la raza de Adán (Isaías 53:6; Juan 3:16; 6:51; 1 Timoteo 2:6; Hebreos 2:9; 1 Juan 2:2; 2 Pedro 2:1; etc.). Ver ¿Por Quién Murió Cristo?

    El Dr. Jay Adams explica que él no tiene un evangelio para todos los hombres: “Como cristiano reformado, el escritor cree que los consejeros no deben decir a un consultante inconverso que Cristo murió por él, porque no puede decir eso. Nadie sabe, excepto Cristo, mismo quienes son sus elegidos por quienes ÉL murió” (énfasis mío). (Capacitado para Orientar). En agudo contraste con el limitado mensaje de Adams es lo siguiente, de alguien que conoció el corazón desbordante de Roberto Moffat: “Uno de los misioneros más grandes de los tiempos modernos (Sr. Moffat), uno de los más dotados, uno de los más devotos, uno de los más honrados y exitosos, cuando le pregunté por allá por el año 1841, qué evangelio predicaba a sus pobres africanos, contestó que era una máxima para él y sus compañeros decir a todos por igual que Cristo murió por ellos.” (James Morison, The Extent of the Atonement, p.112).

    ¿Cómo podemos ofrecer con sinceridad a los hombres lo que no ha sido provisto para ellos? ¿Cómo podemos ofrecerles un don gratuito si el don no ha sido adquirido para ellos? ¿Cómo podemos apremiarles a beber de la fuente de vida si no hay una provisión de agua para ellos? ¿Cómo podemos decirles que sean salvos si Cristo no proveyó para su salvación? ¿Cómo podemos decirle a una persona, “Toma este remedio y serás sano” si no hay medicina para tomar y no se ha provisto curación?

    Los hombres reformados, si son honestos, tienen un evangelio muy incierto: “Quizás Cristo murió por ti.” “Tal vez Dios te amó tanto.” “Quien sabe si Cristo derramó Su sangre por ti.” “Salvación ha sido provista para ti, puede ser.” “Posiblemente Dios muestra Su amor para contigo.” “Esperamos que ÉL sea la propiciación por tus pecados.” “Es posible que Cristo muriera como tu Sustituto.” “Puede ser que te traiga buenas nuevas.” Esto sería como decir, “Se que tienes un problema, pero no estoy seguro si hay un remedio para tu problema. Se que tienes una terrible enfermedad, pero no estoy seguro que haya un remedio para ti. Puede ser que tu caso no tenga esperanza. Sencillamente no sabemos si hay un Salvador para ti.” Cuán agradecidos debemos estar de que realmente hay un “Salvador para todos los hombres” (1 Timoteo 4:10).

    ¿Tenemos que ser Salvos Antes de Poder Creer?

    Todos reconocemos que la salvación es una obra sobrenatural de Dios, y que nadie puede ser salvo sin la iluminación divina (Mateo 16:17; Hechos 16:14) y sin la convicción interior del Espíritu (Juan 16:7-11). Dios, el Espíritu Santo persuade y convence al mundo del pecado de incredulidad (Juan 16:9). A los que están en tinieblas se les ordena y son responsables de recibir al Señor Jesucristo, la Luz del mundo. En el momento de la regeneración un hijo de ira llega a ser un hijo de Dios y posee la vida misma y la luz de Dios. En el instante mismo en que cree en el Señor Jesucristo él es regenerado y salvado eternamente (Juan 1:12; Gálatas 3:26; Hechos 16:30-31). Los hombres reformados dicen que la regeneración precede a la fe. La Biblia enseña que un hombre tiene que creer para vivir (Juan 20:31; Juan 6:47); ellos enseñan que un hombre tiene que vivir para creer.

    Charles Spurgeon se dio cuenta de la tontería de decir que un pecador tiene que ser regenerado antes de que pueda creer: “Si he de predicar fe en Cristo a un hombre regenerado, entonces el hombre, siendo regenerado, ya es salvo y es una cosa ridícula e innecesaria que yo le predique a Cristo y le inste a creer para ser salvo, si él ya es salvo, puesto que ha sido regenerado. ¿Tengo que predicarles la fe solamente a los que ya la tienen? Eso es realmente absurdo. ¿No es esto como esperar que el hombre sea sano para luego traerle la medicina? Esto es predicar a Cristo a los justos y no a los pecadores.” [Spurgeon, sermón titulado “Garantía de la Fe”].

    Algunos hombres reformados llevan aún más lejos esta enseñanza aberrante. Ellos dicen que un bebé puede ser regenerado a una temprana edad, aunque no llegue a tener fe en Cristo hasta años más tarde. Pregunté a R,C. Sproul acerca de esta enseñanza y su asistente, V. A. Voorhis contestó en su lugar: “La regeneración siempre precede a la fe… el infante puede llegar a tener fe muchos años después que Dios ha obrado por medio de Su Santo Espíritu en él para regenerarlo.” [De una carta de V. A. Voorhis con fecha 1/6/2000]. Esta extraña enseñanza, que no es bíblica, sugiere que un infante puede haber nacido de nuevo y, sin embargo, no llegar a ser un creyente hasta después de varios años. Ver el estudio ¿La Regeneración Precede a la Fe?

    Nuestro Entendimiento de la Soberanía de Dios, ¿es un
    Obstáculo o un Aliciente para el Evangelismo Personal?

    La Escrituras enseñan la doctrina de la elección (Efesios 1:4; 2 Tesalonicenses 2:13), aunque buenos hombres de Dios tienen una variedad de ideas sobre de sus particularidades. George Whitefield y John Wesley tenían diferentes puntos de vista en cuanto a la elección, sin embargo, se estimaban mutuamente y ambos hombres sabían emplearse y ser empleados en la salvación de los perdidos. La visión que uno tenga de la soberanía de Dios es muy defectuosa si desanima o apaga el celo evangelístico. Para ilustrar la presunción y el feo exclusivismo de algunos calvinistas extremos, considera el siguiente verso de un antiguo himno particular bautista: “Nosotros somos los pocos elegidos de Dios, dejen que los demás se condenen; hay suficiente lugar en el infierno para ustedes, no queremos un cielo atestado.” Obviamente, este es un ejemplo extremo, pero cualquier intento de usar la doctrina de la elección como excusa para ser negligente en alcanzar a los hombres perdidos es aborrecible para Dios, quien quiere que “todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad” (1 Timoteo 2:4).

    Un sano entendimiento de la soberanía de Dios solo puede animar a un fiel ganador de almas. Entiende que es solamente Dios Quien salva, de modo que tiene que depender totalmente de ÉL. Sus propios argumentos intelectuales o sus ingeniosos métodos nunca llevarán a un hombre a la fe en Cristo. Solo Dios puede abrir los ojos de los ciegos. Solo Dios puede hacer la obra de convicción que convencerá a hombres perdidos de su desesperada necesidad del Salvador. Esto debería dar como resultado un evangelismo que está bañado en oración, en total dependencia del Señor de la mies.

    ¿La Clave Para la Vida Cristiana se Encuentra en el Monte Sinaí o en el Monte Calvario?

    Los hombres reformados ponen a los creyentes bajo la ley, no para la justificación, sino para la santificación. Ellos enseñan que el creyente está bajo la ley como regla de vida. En contraste con la teología reformada, el dispensacionalismo nos enseña que para encontrar la regla de vida para el creyente no hay que ir al monte Sinaí, sino al Monte Calvario. El Monte Sinaí es incapaz de justificar a una persona y el Monte Sinaí también es incapaz de santificar a una persona. La regla de vida para un creyente no es la ley. Jesucristo lo es: “Para mí el vivir es Cristo” (Filipenses 1:21). ¿Cómo vivía Pablo? ¿Cuál era su regla de vida? ¿Vivía por las obras de la ley? ¿Encontró su regla de vida en el Monte Sinaí? Nótese lo que dice un gran apóstol, “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gálatas 2:20). Pablo vivía por la regla de la “nueva criatura” que fluye del Monte Calvario (Gálatas 6:14-16).

    Al gloriarnos en la cruz, nos damos cuenta de nuestra maravillosa identificación con Cristo en Su muerte y resurrección y afirmamos estos hechos por fe (Romanos 6; Colosenses 3:1-4; Gálatas 2:20). El Monte Sinaí nunca ha producido una nueva criatura, un nuevo hombre. Solo puede condenar al viejo hombre. La clave para vivir la vida cristiana se encuentra en el Monte Calvario y se basa en la perfecta obra realizada por nuestro Salvador. Para una mayor información sobre este crucial asunto ver nuestro estudio, ¿Cuál es la Regla de Vida del Creyente?

    ¿Es la Rendición al Señorío de Cristo un Requisito para la Salvación?

    Muchos en el campo reformado adhieren a lo que ha sido llamado “Salvación por Señorío.” El Dr. Renald Showers ha ayudado a clarificar esto: “Por una parte hay una “creencia fácil” que sostiene que un mero asentimiento mental a ciertas verdades salva a una persona. Por otra parte, para corregir este error, algunos han agregado cosas al evangelio y a los requisitos bíblicos para la salvación (salvación por Señorío)… Hay una clara distinción entre un requisito para la salvación y el resultado de la salvación. Estas dos cosas no deben ser confundidas. La disposición y el deseo de que Cristo gobierne la vida de uno, son impulsados por la nueva vida espiritual impartida por el Espíritu Santo cuando ÉL regenera al creyente en la salvación. El inconverso no puede ni quiere someterse al gobierno divino (Romanos 8:7). Tal como el árbol no puede dar manzanas a menos que tenga la naturaleza de un manzano, así una persona no puede tener la voluntad y el deseo de someterse al gobierno de Cristo a menos que posea la nueva naturaleza que se recibe por la regeneración en la salvación (2 Pedro 1:3-4). De modo que incluso la voluntad y el deseo de someterse al gobierno de Cristo es el resultado y no un requisito para la salvación.” [“The Trouble with Lordship Salvation” –El Problema de la Salvación por Señorío—publicado en Word of Life 1990 Annual, pps.18-19].

    El sencillo mandamiento que Dios ha dado a los inconversos es “Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo” (Hechos 16:31). La salvación no se basa en las realizaciones del hombre o en los compromisos del hombre; se basa solamente en la perfecta obra acabada de Cristo. La fe es descansar sobre lo que Cristo ya ha realizado. Redefinir la fe salvadora agregando otros requisitos es pervertir el evangelio. Rendirse al Señorío de Cristo…Estar dispuesto a obedecer al Señor en todo…Amar a Cristo por sobre todo…Cumplir las demandas del discipulado… estos no son requisitos para la salvación. La salvación es por la gracia de Dios basada sobre la Persona y la obra de Cristo. Significa confiar en ÉL y solamente en ÉL. No se basa sobre los frágiles compromisos del pecador. Si así fuera, ninguno de nosotros podría calificar para el cielo. De modo que rechazamos la Salvación por Señorío, pero de todo corazón abrazamos la Santificación por Señorío. Una vez que somos salvos, la sumisión al Señorío de Cristo y la obediencia a todos Sus mandamientos es esencial, por cuanto el Señor es el que produce en nosotros el querer como el hacer, por su buena voluntad (Filipenses 2:12-13). Para una mayor aclaración sobre este asunto ver nuestro artículo Salvo solo Gracia.

    ¿Podemos Realmente Entender Literalmente las Profecías de Dios?

    Cuando se trata de las claras declaraciones proféticas de Dios, los hombres reformados han abandonado el sentido llano y normal del texto bíblico. Ellos niegan que el Mesías establecerá Su glorioso reino en esta tierra, negando así cientos de pasajes que se encuentran en los escritos de los profetas (tales como Isaías 2:1-5; 11:1-12; Jeremías 23:5-8; etc.). Muchos niegan que Israel tenga algún futuro en el programa de Dios (a pesar de Jeremías 31:35-37). Creen, en cambio, que la iglesia ha reemplazado a Israel, robándole así sus bendiciones. En la mayoría de los círculos reformados, la palabra “rapto” es ridiculizada y menospreciada, despojando así a los creyentes de la bienaventurada esperanza de la inminente venida de nuestro Señor por los Suyos. Muchos hombres reformados han adoptado el preterismo, un sistema de interpretación que dice que todas o casi todas las profecías ya se han cumplido en el pasado. Ellos enseñan que la gran tribulación y la venida del Señor ya sucedieron en o alrededor del año 70 D.C. En vista de estas cosas, los hombres reformados están transmitiendo este mensaje: “No hay rapto; no hay segunda venida; no hay un reino; y no hay futuro para Israel. Y cuando Dios dice algo sobre el futuro, no tomen Sus palabras en serio. ÉL no quiere realmente decir lo que dice.” Ver nuestro estudio sobre Interpretación Literal.

    Para un Mayor Estudio

    Es imposible abarcar los problemas de la Teología Reformada en un artículo breve. Para un estudio más a fondo sobre estas y otras materias referimos a nuestros lectores a nuestra página Teología Reformada.

    ---------- Post added at 00:17 ---------- Previous post was at 00:16 ----------

    El Peligro de Enseñar que Cristo
    Murió sólo por los Elegidos
    ____________________________________

    Esto se conoce comúnmente como la creencia en una “expiación limitada” (algunos hombres Reformados prefieren llamarla “expiación determinada”). Es la enseñanza de que Cristo murió en la cruz y pagó la pena solamente por los pecados de los elegidos. EL no murió por aquellos que finalmente terminarán en el lago de fuego. Muchas veces se formula como sigue: “Cristo murió por todos los hombres SIN DISTINCIÓN, pero ÉL no murió por todos los hombres SIN EXCEPCIÓN”. Este es un sutil juego de semántica que les posibilita decir que ÉL murió por todos, sin querer decir realmente que ÉL murió por todos. Lo que ellos quieren decir en realidad es que Cristo murió por toda clase de gente y por gente de toda condición, pero que ÉL no murió por cada individuo en particular. Es decir, ÉL murió por judíos y gentiles, ricos y pobres, esclavos y libres, hombres y mujeres, etc., pero se entiende que ÉL murió solo por los judíos y gentiles elegidos, sólo por los ricos y pobres elegidos, etc.

    El Dr. Paul Reiter ha resumido en forma clara y simple la enseñanza de las Escrituras sobre esta materia. ¿POR QUIÉN MURIÓ CRISTO?

    ÉL MURIÓ

    1. Por todos (1 Ti.2:6; Isaías 53:6)
    2. Por cada hombre (He.2:9)
    3. Por el mundo (Juan 3:16)
    4. Por los pecados de todo el mundo (1 Juan 2:2)
    5. Por los impíos (Rom.5:6)
    6. Por falsos maestros (2 Pedro 2:1)
    7. Por muchos (Mateo 20:28)
    8. Por Israel (Juan 11:50-51)
    9. Por la Iglesia (Efesios 5:25)
    10. Por “mí” (Gálatas 2:20).

    Es evidente que el Calvinista extremo tiene que ignorar el lenguaje claro y el sentido obvio de muchos pasajes y que tiene que forzar las Escrituras y adaptarlas a su modelo teológico. La expiación limitada puede parecer lógica y razonable, pero la verdadera prueba es ésta: ¿ES BÍBLICA? “¿Qué dicen las Escrituras?” (Rom. 4:3). Con una fe sencilla, como la de un niño, debemos dejar que la Biblia diga simplemente lo que dice.

    Los que promueven esta doctrina errónea tratan de decirnos que “mundo” realmente no significa “mundo” y que “todos” realmente no significa “todos” y que “todo hombre” realmente no significa “todo hombre” y que “todo el mundo” realmente no significa “todo el mundo”. Se nos dice que versículos tan sencillos como Juan 3:16 e Isaías 53:6 no deben entenderse como los entendería un niño, sino como los entendería un teólogo. Es decir, debemos reinterpretar esos versículos a la luz de nuestro sistema teológico.

    La verdadera doctrina de la expiación podría expresarse como sigue:

    Las Escrituras enseñan que el sacrificio del Cordero de Dios involucró el pecado del mundo (Juan 1:29) y que la obra de redención del Salvador (1 Ti.2:6; 2 Pedro 2:1), de reconciliación (2 Co.5:19) y de propiciación (1 Juan 2:2), fue por todos los hombres (1 Ti. 4:10), pero que la obra de la cruz de Cristo es eficaz y válida y aplicable solamente para quienes creen (1 Ti.4:10; Juan 3:16). Podríamos decirlo de una manera aún más sencilla: “La muerte de Cristo fue SUFICIENTE PARA TODOS pero es EFICIENTE solo para quienes creen”. La obra de la cruz de Cristo no es limitada, pero la aplicación de esa obra por la operación del Espíritu Santo está limitada sólo para los creyentes.

    El Calvinista extremo diría que la cruz fue designada sólo para los elegidos y que no tenía propósito para los “no-elegidos” (los incrédulos persistentes). Pero la muerte del Hijo de Dios tenía una intención y un propósito divino para ambos grupos. Para los elegidos, la intención de Dios era salvación de acuerdo con Su propósito y gracia en Cristo Jesús desde antes de la fundación del mundo (2 Ti.1:9; 2 Ts.2:13). Para los incrédulos, el propósito y la intención es dejar al incrédulo sin excusa. Los hombres son CONDENADOS porque han rechazado la Persona y la OBRA de Jesucristo y rechazaron el único remedio de Dios para el pecado (Juan 3:18; 5:40). Los incrédulos nunca podrán decir que no se hizo provisión para su salvación y que no les fue ofrecida. Jamás podrán estar antes Dios y decir, “La razón por la cual no soy salvo es porque Cristo no murió por mí”. No, la razón por la cual no son salvos es porque rechazaron a Aquel que murió por ellos y que es el Salvador de todos los hombres (1 Ti.4:10). Están sin excusa.

    Este no es un asunto meramente académico. Es extremadamente práctico. Afecta el corazón mismo del evangelio y su presentación. El evangelio que predicaba Pablo a la gente no salva de Corinto era este: “Cristo murió por nuestros pecados” (1 Co.15:3). ¿Tenemos realmente un evangelio de buenas nuevas para todos los hombres (comparar Lucas 2:10-11)? Al predicar el evangelio, ¿qué podemos decir a una persona no salva? ¿Podemos decir, “mi amigo, el Señor Jesucristo murió por ti? ¿ÉL pagó el castigo por tus pecados? ¿ÉL murió como tu Sustituto”?

    Un escritor Reformado dijo ésto:

    Pero los consejeros, como cristianos, están obligados a presentar las demandas de Cristo. Tienen que presentar las buenas nuevas que Cristo Jesús murió en la cruz en lugar de los Suyos, que Él llevó la culpa y sufrió la pena por sus pecados. ÉL murió para que todos los que el Padre le dio vengan a ÉL y tengan vida eterna. Como un cristiano reformado, el escritor cree que los consejeros no pueden decir a un aconsejado no salvo que Cristo murió por él, PORQUE ELLOS NO PUEDEN DECIR ESO. Nadie sabe, excepto Cristo Mismo, quienes son Sus elegidos por quienes ÉL murió (énfasis añadido). [Jay Adams, Capacitado para Orientar).

    Como ha dicho C.H. Mackintosh, “Un discípulo de la alta escuela de doctrina (calvinismo extremo) no oirá un evangelio mundial- un evangelio del amor de Dios por el mundo—de buenas noticias para toda criatura bajo el cielo. El tiene un solamente mensaje para los elegidos”.

    ¿Cómo podemos ofrecer sinceramente a los hombres algo que no ha sido provisto para ellos? ¿Cómo podemos ofrecerles un don gratuito, si el don no ha sido adquirido para ellos? ¿Cómo podemos instarles a beber de la fuente de vida, si el agua no ha sido provista para ellos? ¿Cómo podemos decirles que sean salvos, si el Señor Jesucristo no ha provisto para su salvación? ¿Cómo podemos decirla a una persona, “Toma la medicina y serás sanado” si no hay medicina para tomar y no hay sanidad provista? W. Lindsay Alexander explica: “Sobre este supuesto (el de una expiación limitada), las invitaciones y promesas generales del evangelio no tienen una base adecuada, y parecen ser una mera burla, en breve, una oferta de algo que no ha sido provisto”. [W. Lindsay Alexander, Un Sistema de Teología Bíblica].

    Si el predicador Reformado fuera realmente honesto en cuanto a ésto, el debería predicar su “evangelio” dentro de estas líneas:

    “Quizás Cristo murió por ti”.

    “Quizás Dios te amó tanto”.

    “Cristo derramó Su sangre por ti, quizás”.

    “La salvación ha sido provista para ti, tal vez”.

    “Posiblemente Dios encomienda Su amor hacia ti”.

    “Esperamos que ÉL sea la propiciación por tus pecados”.

    “Es posible que Cristo muriera como tu Sustituto”.

    “Tal vez te traiga buenas noticias”.

    “Es posible que Cristo muriera por ti. Si llegas a ser salvo, sabremos que ÉL murió por ti, pero si continúas rechazándole, entonces ÉL no murió por ti”.

    “Cristo murió por ti solamente si tú crees que ÉL murió por ti (demostrando que eres un escogido), pero si no crees esto y continúas en tu incredulidad hasta el día de tu muerte, entonces Cristo no murió por ti”.

    Los que sostienen una expiación limitada o determinada no presentan el evangelio de esta manera, pero ¿una presentación así, no sería consistente con su teología? ¿No sería esta una manera correcta y prudente y sincera de compartir el evangelio? Un calvinista extremo debe ser muy cuidadoso de como presenta la obra de la cruz de Cristo a una persona no salva, porque nunca puede estar realmente seguro si Cristo proveyó salvación para esa persona. Como ha dicho Robert Lightner, “Creer en una expiación limitada significa que las buenas nuevas de la gracia salvadora de Dios en Cristo no puede ser personalizada. Los que sostienen tal posición no pueden decirle a una persona a la que están testificando que Cristo murió por ella porque esa persona puede, de hecho, ser alguien por quien Cristo no murió”. [Esta cita es de un artículo de Robert Lightner del libro, Walwoord: A Tribute, p.166].

    John Bunyan hizo la siguiente observación: “La oferta del Evangelio no puede, con el permiso de Dios, ser ofrecido más allá de la muerte de Cristo, porque si es quitada, no hay en realidad Evangelio ni gracia (Bunyan’s Works). En otras palabras, ¿cómo puedes ofrecer a alguien el Evangelio si no sabes acaso Cristo murió por esa persona? ¿Cómo podemos ofrecer a un pecador algo que no ha sido provisto? Como dijo Lightner, “Ningún axioma parece más cierto que si una salvación es ofrecida, eso implica que la salvación ha sido provista”. [Robert Lightner, The Death Christ Died, p.114).

    Boettner dice: “Redención universal significa salvación universal” (citado por Lightner, The Death Christ Died, p.96). El Calvinismo extremo sostiene que Cristo tiene que salvar a todos por quienes ÉL murió. Ellos razonan así: si Cristo murió por todos, entonces todos tiene que ser salvos”. Pensemos en la lógica de tal razonamiento. Esto sería como decir, “si la medicina está al alcance de todos, entonces todos tienen que ser sanados”. Obviamente que esto es falso. La medicina, aunque esté disponible, no hará ningún, bien a menos que sea tomada. “Hay más que suficiente agua fresca para toda persona sedienta en el pueblo”. ¿Significa ésto que toda persona en el pueblo tendrá su sed aplacada? Sólo si cada persona bebe. Tenemos que hacer una diferencia entre la redención realizada y la redención aplicada.






    Para un estudio más detallado sobre la extensión de la expiación ver ¿Por quién murió Cristo?—Una Defensa de la Expiación Ilimitada y La Obra de Cristo en la Cruz— ¿Es Limitada o Ilimitada?

    ---------- Post added at 00:17 ---------- Previous post was at 00:17 ----------

    El Peligro de Enseñar que la
    Regeneración es Antes que la Fe


    __________________________________________________ ____________



    La doctrina de la total depravación del hombre ha sido distorsionada por los Calvinistas extremos, lo cual ha resultado en un entendimiento equivocado de la incapacidad del hombre. El carcelero Filipense preguntó en una oportunidad, ¿QUÉ DEBO HACER PARA SER SALVO? (Hechos 16:30-31 y comparar Hechos 2:37-38). Algunos Calvinistas extremos, si hubiesen estado en el lugar de Pablo, habrían respondido como sigue: ¿Qué tienes que hacer para ser salvo? ¡Nada! ¡Absolutamente nada! ¡Tú estás espiritualmente MUERTO y eres totalmente incapaz de responder a Dios hasta que seas regenerado!

    Los Calvinistas extremos enseñan que la regeneración tiene que preceder a la fe y que una persona tiene que nacer de nuevo antes de que pueda creer. Ellos dirían que una persona tiene que tener vida eterna antes de que pueda creer, porque una persona que está muerta en pecados es incapaz de creer. Ellos enseñan la fe sin regeneración es imposible. Tal enseñanza les parece lógica y razonable basados en el sistema teológico que han adoptado. Pero, “¿QUÉ DICEN LAS ESCRITURAS?

    La Biblia enseña claramente lo siguiente: ¡CREE Y SERÁS SALVO! “De cierto, de cierto os digo: El que cree en Mí, tiene vida eterna” (Juan 6:47). “Para que todo aquel que en ÉL cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:15). El Calvinista extremo dice, “¡VIVE Y CREERÁS!” Ruego notar que Juan 1:12 no dice esto: “Pero a todos los que han sido regenerados, a ellos les dio poder para creer en Su Nombre, y ser hechos hijos de Dios.” Note también que Juan 20:31 dice, “para que creyendo, tengáis vida en Su Nombre”. No dice, “para que teniendo vida, podáis creer”. En su condición desvalida y sin esperanza, al pecador se le dice que MIRE al Señor Jesucristo Y VIVA (Juan 3:14-16). (Cantamos el himno “mira a Cristo y vivirás”. El Calvinista extremo debería cambiar las palabras a “VIVE Y MIRA”).

    Asumamos por un momento que lo que dice el Calvinista extremo es verdad. Si la regeneración precede a la fe, entonces ¿que tiene que hacer el pecador para ser regenerado? El Calvinista extremo nunca ha respondido satisfactoriamente a esto. La respuesta de Shedd es típica: Puesto que el pecador no puede creer, él es instruido a cumplir con los siguientes deberes: (1) Leer y escuchar la Palabra divina. (2) Aplicar seriamente la mente a la verdad. (3) Orar por el don del Espíritu Santo para convicción y regeneración. (W.G.T. Shedd, Dogmatic Theology).

    La respuesta de Roy Aldrich a ésto es incisiva: “Una doctrina de total depravación que excluye la posibilidad de la fe también tiene que excluir la posibilidad de “oír la palabra”, “dedicarse seriamente a la verdad divina” y “orar por el Espíritu Santo para convicción y regeneración”.

    La tragedia de esta posición es que pervierte el evangelio. Al pecador se le dice que la condición para ser salvo es la oración en vez de la fe. Cuán contrario es ésto a Hechos 16:31. Al pecador no se le dice que ore por convicción y regeneración. Al pecador se le dice que crea en el Señor Jesucristo.

    Algunos hombres reformados, incluso R.C. Sproul, hasta enseñan que una persona puede ser regenerada cuando niño y luego no llegar a la fe en Cristo hasta años más tarde. Para mayor información ver ¿La Regeneración Precede a la Fe?

    Para un análisis más detallado sobre este asunto, ver ¿La Regeneración Precede a la Fe?


    *** ****** ***

    ---------- Post added at 00:18 ---------- Previous post was at 00:17 ----------

    El Peligro de Enseñar que la Fe es el
    Don de Dios

    Esta enseñanza está basada en una interpretación equivocada de Efesios 2:8-9 que dice, “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”. Muchos hombres reformados concluyen erróneamente que el pronombre “esto” se refiere a la “fe”. Lo que Pablo está realmente enseñando es que la SALVACIÓN es el don de Dios. La declaración de fe de las iglesias fundamentales es clara y precisa: “Creemos que la salvación es el don de Dios dado al hombre y que es recibido por fe personal en el Señor Jesucristo”. La salvación es el don; la fe es “la mano del corazón” que se extiende y recibe el don que Dios ofrece.

    El hecho de que la SALVACIÓN (VIDA ETERNA, JUSTICIA) es el don de Dios es enseñado repetidas veces a través del Nuevo Testamento (ver Juan 4:10; Rom.5:15, 16, 17; 6:23). En el Nuevo Testamento la palabra “DON” nunca se refiere a la fe salvadora, aunque reconocemos que aparte de la misericordia de Dios y de la bondadosa capacitación e iluminación, la fe salvadora no puede ser ejercida (Juan 6:44, 65; Mateo 11:27; 16:16-17; Hechos 16:14; etc.)

    La enseñanza de que la fe es el don de Dios tiene algunas implicancias prácticas y afectará la manera en que la persona entenderá el evangelio y cómo una persona presenta el evangelio. Si la fe es el don de Dios, entonces ¿cómo logro obtener ese don? ¿Qué debo hacer? ¿QUÉ DEBO HACER PARA CREER? ¿Cómo puedo obtener de Dios este don? Primera opción: ¿No hago nada con la esperanza de que Dios me lo conceda soberanamente? ¿No hago nada con la esperanza de ser uno de los elegidos de Dios? Segunda opción: ¿Clamo a Dios y le ruego que Él me de el don de la fe salvadora?

    John MacArthur sostiene esta segunda opción. El enseña que la fe es el don de Dios y recomienda que el pecador ore a Dios para obtenerla:

    La fe es un don de Dios… es permanente…la fe que Dios da engendra (causa) obediencia…Dios te la dio y ÉL la sostiene… Que Dios te conceda la verdadera fe salvadora, un don permanente que comienza con humillación y quebrantamiento por el pecado y termina en obediencia y justicia. Esta es la verdadera fe y es un don que solamente Dios puede dar y si tu deseas eso, ora y pide que ÉL te lo conceda” (trascripción de una grabación GC 90-21, de John MacArthur que trata de la Salvación por Señorío).

    Nótese cuidadosamente lo que está haciendo John MacArthur. El no está diciendo al pecador que crea en el Señor Jesucristo (Hechos 16:31), sino que ore y pida a Dios que le conceda el don de la fe. Esto pervierte el evangelio de Cristo, haciendo que la condición para la salvación sea la oración en vez de la fe. A los pecadores se les dice que crean en Cristo. No se les dice que oren por el don de la fe. (Recomendamos el artículo de Roy L. Aldrich titulado “The Gift of God”, Biblioteca Sacra. July 1965, pages 248-253).

    Para un estudio detallado del DON DE DIOS (Efesios 2:8) ver ¿Cuál es el “Don de Dios”? –Un Estudio sobre Efesios 2:8-9

    *** ****** ***

    ---------- Post added at 00:21 ---------- Previous post was at 00:18 ----------

    El Peligro de Añadir Exigencias
    Adicionales a la Fe Salvadora


    En años recientes, muchos hombres Reformados han estado promocionando fuertemente lo que ha sido llamado la “Salvación por Señorío”. La Salvación por Señorío enseña esencialmente que la simple fe en Cristo no es suficiente para la salvación. Es necesario algo más. Es necesario un sólido compromiso con Cristo. Una persona debe someterse al Señorío de Cristo. La voluntad de obedecer los mandamientos de Cristo es una condición necesaria. El pecador también debe cumplir las demandas del discipulado o, al menos, estar dispuesto a cumplirlas para tener vida eterna.

    Nunca debemos olvidar que una persona es salva porque pone toda su confianza en la misericordia de un amante Salvador que murió por ella. No es nuestro COMPROMISO lo que nos salva; es nuestro Cristo quien nos salva. No es nuestra ENTREGA la que nos salva; es nuestro Salvador quien nos salva. No es lo que yo hago por Dios; es lo que Dios ha hecho por mí.

    Debemos evitar el peligroso error de tomar lo que debe ser el RESULTADO de la salvación y hacerlo el REQUISITO para la salvación:


    Es porque soy salvo, que me someto a Su Señorío.

    Es porque soy salvo, que yo lo sigo en obediencia voluntaria.

    Es porque soy salvo, que estoy de acuerdo con los términos del discipulado

    Es porque soy salvo, que me someto a Su autoridad en todas las áreas de mi vida.


    La conducta y el fruto son las evidencias de la fe salvadora, pero ellos no son la esencia de la fe salvadora. No confundas el fruto con la raíz. Porque somos justificados gratuitamente por Su gracia es que nos elevamos a la altura de las demandas de la justicia de Dios en Cristo (2 Co.5:21); porque somos frágiles, a menudo fallamos en cumplir con las demandas del discipulado (Lucas 14:25-33, etc.). Los requisitos del discipulado son muchos; los requisitos para ser salvos es la simple fe y confianza en el Salvador.

    Mi compromiso con el Salvador no me salva. CRISTO ME SALVA POR SU GRACIA. Mi sometimiento a Su Señorío no me salva. CRISTO ME SALVA POR SU GRACIA. Mi obediencia a Su Palabra no me salva. CRISTO ME SALVA POR SU GRACIA. Mi amor por el Salvador no me salva. CRISTO ME SALVA POR SU GRACIA. Mi habilidad o falta de habilidad para cumplir todas las demandas del discipulado no me salva. CRISTO ME SALVA POR SU GRACIA. Mi comportamiento (conducta) no me salva. CRISTO ME SALVA POR SU GRACIA.
    La gracia salvadora de Dios se encuentra en la Persona del Señor Jesucristo. Solamente ÉL puede satisfacer la santidad y la justicia de Dios. La vida eterna no es algo que nosotros podemos ganar o alcanzar por medio de nuestra fidelidad durante nuestra vida cristiana. Por el contrario, es un don gratuito que recibimos en el momento mismo en que creemos en Cristo. Cada creyente posee esta VIDA ahora: “El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios, no tiene la vida” (1 Juan 5:12; todos los verbos están en tiempo presente).

    ¿Has sido tú justificado gratuitamente por Su gracia por la redención que es en Cristo Jesús? ¿Tu esperanza se basa en lo que tú has hecho o se basa tu esperanza en la sangre y justicia de Jesús? “¡Sólo puedo confiar en el Nombre de Jesús!” Apoyémonos solo en Cristo, la Roca sólida, y no sobre la arena movediza de nuestros compromisos.



    Para un estudio más detallado y exhaustivo sobre la Salvación por Señorío, ver Salvo Sólo por Gracia — Una Clarificación de la Salvación por Señorío. Otros escritos relacionados con el tema son El Glorioso Evangelio del Dios Bendito -- ¿Qué es el Verdadero Evangelio? y Charles Spurgeon y la Salvación por Señorío.


    *** ****** ***

    ---------- Post added at 00:22 ---------- Previous post was at 00:21 ----------

    El Peligro de Enseñar que el Creyente no
    Posee una Vieja Naturaleza


    No todos los hombres Reformados sostienen esta posición, pero muchos lo hacen, incluso John MacArthur, M. Lloyd-Jones y David Needham. Fue Needham quien trajo a discusión esta posición de “una naturaleza” al publicar su libro Birthright -- Christian, Do You Know Who You Are? (Derecho de Nacimiento — Cristiano, ¿Sabes Quién Eres?) [Nota: John MacArthur es dispensacionalista en algunos aspectos (especialmente en el área de la profecía), pero es reformado en muchos aspectos. En sus dos libros sobre Salvación por Señorío él ataca el dispensacionalismo, asegurando al mismo tiempo ser dispensacionalista. El teólogo reformado John Gerstner lo describe como estar tan alejado del dispensacionalismo como alguien puede estar y seguir siendo llamado dispensacionalista (de un mensaje grabado dado en Geneva College, Sept. 27,1986)].

    Podemos considerar a John MacArthur como un vocero de los que sostienen esta posición como puede verse en las siguientes citas:

    La salvación no se trata de mejorar o perfeccionar lo que ha existido previamente. Es una transformación total. En el nuevo nacimiento una persona llega a ser “una nueva criatura; las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas” (2 Co. 5:17). No es que simplemente recibe algo nuevo, sino que llega a ser una nueva persona. La nueva naturaleza no es agregada a la antigua naturaleza, sino que la reemplaza. La persona transformada es un ser completamente nuevo. La terminología bíblica entonces no dice que un cristiano tiene dos naturalezas diferentes. El tiene solamente una naturaleza, la nueva naturaleza en Cristo. El viejo yo muere y el nuevo yo vive; ellos no coexisten. No es un residuo de la vieja naturaleza, sino un vestigio residual de la carne pecaminosa que causa que el cristiano peque. El cristiano es una persona nueva única, una creación totalmente nueva, no es un esquizofrénico espiritual. El creyente, como persona, es transformada en su totalidad, pero aún no es completamente perfecto. Tiene un residuo de pecado, pero no tiene el pecado reinando en él. Ya no es el viejo hombre corrupto, sino ahora es un nuevo hombre creado en justicia y santidad, esperando la completa salvación. (The MacArthur New Testamente Commentary—Ephesians).

    Se ha discutido mucho sobre la relación del viejo yo y el nuevo yo. Muchos sostienen que en el momento de la salvación los creyentes reciben una nueva naturaleza, pero que también tienen la vieja naturaleza. De modo que la salvación es una adición, no una transformación. Esa visión, sin embargo, no es precisamente consistente con la enseñanza bíblica. En la salvación, la vieja naturaleza fue quitada. [Luego él cita 2 Co.5:17 y Rom.6:6]. La salvación es transformación—la vieja naturaleza se ha ido, ha sido reemplazada por la nueva naturaleza. [The MacArthur New Testament Commentary — Colossians and Philemon].

    Sostener tal punto de vista tiene algún significado muy práctico. Si el creyente posee sólo una nueva naturaleza en Cristo, deberíamos esperar que el creyente fuese totalmente libre de pecado. Esperaríamos que el creyente exhibiera una calidad de vida que fuera verdaderamente excepcional. John MacArthur, por ejemplo, enseña lo siguiente:

    1) Los cristianos nunca serán avergonzados ante el tribunal de Cristo. [Marks of a True Believer. Ver también comentarios en la Biblia de Estudio MacArthur bajo 1 Juan 2:28).

    Pero ver 1 Juan 2:28.

    2) Los cristianos tienen siempre comunión con Dios y nada, ni siquiera el pecado puede interrumpir esa comunión. (Confession of Sin, Moody Press. Ver también comentarios en la Biblia de Estudio MacArthur bajo 1 Juan 1:3).

    Pero ver Juan 13:8.

    3) Los cristianos están en la luz y no pueden andar en tinieblas. (Confession of Sin y Faith Works. Ver también el comentario en la Biblia de Estudio MacArthur bajo 1 Juan 1:7).

    Pero ver Efesios 5:8.

    4) Los cristianos no necesitan confesar sus pecados para ser perdonados. [Confession of Sin, p.28, 32-34. Faith Works, p.167. MacArthur falla en distinguir los dos aspectos del perdón. Ver Dos Aspectos del Perdón].

    Pero ver 1 Juan 1:9 y Salmo 51.

    5) Los cristianos ya no pueden vivir en la esclavitud del pecado. (Faith Works, p.117).

    Pero ver Gálatas 5:1.

    *** ****** ***
    Citar Citar  

  7. #27
    Baneado del Foro Array
    Fecha de Ingreso
    27 abr, 09
    Mensajes
    658
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    58
    Agradecido 237 en 146 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Las Dispensaciones.




    El Peligro de Negar el Reino Milenial

    Los primeros Reformadores nunca se libraron totalmente del método alegórico de Orígenes y del concepto iglesia/reino de Agustín. La mayoría de los teólogos Reformados aún están entrampados y aprisionados por estos enfoques de la palabra profética. El enfoque dispensacional, por el contrario, insiste en que las profecías bíblicas deben ser interpretadas en su sentido llano, obvio y normal.

    Los Teólogos Reformados enseñan también una resurrección general al final de los tiempos y también un juicio general. Esto significa que todos los hombres, salvos y no salvos, serán resucitados en el día final y todos serán juzgados. La Biblia, por el contrario, enseña que hay varios juicios diferentes y que hay dos resurrecciones separadas por mil años. Harry Bultema (1884-1952) pastoreó Iglesias Reformadas en Iowa y Michigan. El era un teólogo reformado, pero en sus estudios sobre profecía se dio cuenta de que la Biblia, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento, no enseña una resurrección general. El publicó sus hallazgos en su libro Maranatha—A Study of Unfulfilled Prophecy.(Maranata—Un Estudio sobre Profecía Incumplida). Este libro fue publicado nuevamente por Kregel Publications en 1985 (originalmente fue publicado en idioma holandés). Su exposición sobre la primera resurrección es muy lúcida y es más detallada que la mayoría de los escritos de los dispensacionalistas que han tratado este tema. Bultema también tiene un capítulo fascinante titulado “From the Reformation to the Present” (‘Desde la Reforma hasta el Presente’), donde identifica a los hombres que eran chiliastas (o premilenaristas), incluyendo muchos de convicción reformada.


    Estos estudios de nuestra página web pueden ser de ayuda:

    Una Comparación y Contraste entre Nuestro Mundo Presente, el Milenio y el Estado Eterno.

    ¿Interpretas la Biblia Literalmente? Seis Pruebas para Comprobarlo.

    Diferenciar entre las Dos Venidas de Cristo, los Cinco Juicios y las Dos Resurrecciones

    ---------- Post added at 13:00 ---------- Previous post was at 12:59 ----------

    El Peligro de No Entender la Biblia en su
    Sentido Literal Normal


    La Biblia tiene que ser interpretada literalmente, que es la manera en que el lenguaje es entendido normal y naturalmente. Reconocemos que los escritores de la Biblia usaron con frecuencia un lenguaje figurado, lo cual es una manera normal y vívida de describir la verdad literal. La Biblia debe entenderse a la luz del uso normal del lenguaje, el uso común de las palabras, el trasfondo histórico y cultural, el contexto del pasaje y la enseñanza general de la Biblia (2 Timoteo 2:15). Lo más importante es que el creyente tiene que estudiar la Biblia en total dependencia del ESPÍRITU DE VERDAD, cuyo ministerio es revelar a Cristo e iluminar las mentes y los corazones de los creyentes (Juan 5:39; 16:13-15; 1 Co.2:9-16). El hombre natural, no regenerado, no puede entender o interpretar correctamente la Palabra de Dios. Las cosas de Dios son locura para él; él no las puede entender (1 Co.2:14), y su mente está cegada (Romanos 3:11; 2 Corintios 4:3-4).

    Dios quiere decir lo que dice y dice lo que quiere decir. Dios no nos ha dado Su Palabra para engañarnos o para embaucarnos. ÉL espera que recibamos con la fe sencilla de un niño lo que Él ha dicho. Debemos tomarlo simplemente por Su Palabra.

    La Teología Reformada ha abandonado la interpretación literal en tres áreas clave:

    1) La Profecías del Reino

    No se pueden leer las grandes profecías de la Biblia que se encuentran en Isaías, Jeremías, Daniel, Ezequiel y en todos los demás profetas sin enfrentarse cara a cara con descripciones asombrosamente detalladas de un futuro reino cuando el Mesías gobierne en Jerusalén. ¿Cómo podemos ignorar tales profecías? ¿Cómo podemos decir orgullosamente que esas predicciones nunca se cumplirán literalmente? ¿Estaban equivocados los profetas? ¿Se anularon de alguna manera sus predicciones? ¿Por qué se niegan los hombres reformados a entender estas profecías del reino en su sentido literal normal?

    2) Las Profecías de la Gran Tribulación y de la Segunda Venida

    Muchos hombres Reformados se han unido hoy al campo preterista. Ellos creen que la mayoría o todas las profecías ya se han cumplido en el pasado, especialmente en conexión con la destrucción de Jerusalén en el año 70 D.C. Ellos aseguran que esas grandes profecías sobre la gran tribulación y la segunda venida de nuestro Señor no son FUTURAS, sino que ya se han CUMPLIDO. Ellos aseguran que esos grandes eventos proféticos ya han sucedido. ¿Qué de la Gran Tribulación? Ellos dicen que ya tuvo lugar, en el año 70 D.C. ¿Qué de la segunda venida del Señor? Ellos dicen que ya tuvo lugar, en el año 70 D.C.

    Este enfoque es el resultado de una interpretación no-literal de la profecía. La Biblia dice muchas cosas acerca de cuando el Señor venga en Su reino. Considere lo siguiente y nótese cómo contradice completamente la noción de que Cristo vino en Su reino en el año 70 D.C.:

    1. Cuando Cristo venga en Su reino, ÉL volverá a la tierra y será visto por todo ojo (Mateo 24:25-30 y Apocalipsis 1:7).

    Esto no sucedió en el año 70 D.C. En el año 70 D.C Cristo no fue visto por nadie.

    2. Cuando Cristo venga en Su reino, el pueblo judío será reunido de toda nación de la tierra y será llevado a su tierra prometida (Mateo 24:31; Jeremías 16:14-15; Isaías 43:5-7; Jeremías 23:7-8, Jeremías 31:7-10; Ezequiel 11:14-18, Ezequiel 36:24).

    Esto no sucedió en el año 70 D.C. En vez de ser reunidos, los judíos fueron muertos y esparcidos.

    3. Cuando Cristo venga en Su reino, no habrá guerras en la tierra (Isaías 2:4; Miqueas 4:3; Salmo 46:9; Zacarías 9:10).

    Esto no sucedió en el año 70 D.C. El año 70 D.C. fue un tiempo de feroces guerras llevadas a cabo por el poderoso ejército romano.

    4. Cuando Cristo venga en Su reino, el reino será restaurado a Israel (Hechos 1:6) y el Mesías se sentará en el trono de David que estará localizado en Jerusalén (Isaías 9:7; Jeremías 17:25; 23:5-6; 33:15; Oseas 3:4-5; Amós 9:11-15; Lucas 1:32-33).

    Esto no sucedió en el año 70 D.C. En el año 70 D.C. Jerusalén fue destruida, el templo fue destruido y ningún Rey del linaje de David estaba reinando en el trono.

    5. Cuando Cristo venga en Su reino, será un tiempo de gran liberación y de gran bendición para el pueblo judío (Jeremías 30:7-9; Ezequiel 34:25-31).

    Esto no sucedió en el año 70 D.C., que fue un tiempo de gran juicio sobre el pueblo judío que algunas décadas antes había rechazado y crucificado a su Mesías (aunque algunos judíos habían creído en ÉL).

    6. Cuando Cristo venga en Su reino, el santuario de Dios (Su templo) estará en medio de Su pueblo (Ezequiel 37:26-28; Ezequiel 40:5-43:27).

    Esto no sucedió en el año 70 D.C., porque fue entonces que el templo judío fue destruido, con el resultado de que los judíos no tienen ningún templo.

    7. Cuando Cristo venga en Su reino, habrá un sacerdocio operando en el templo y se ofrecerán sacrificios de animales (Ezequiel 44:1-46:24).

    Esto no sucedió en el año 70 D.C., porque cuando los romanos destruyeron el templo ellos pusieron fin a la función del sacerdocio y ellos pusieron fin a los sacrificios de los animales.

    8. Cuando Cristo venga en Su reino, “los judíos poseerán y se establecerán en la tierra prometida y será subdividida nuevamente entre las doce tribus. Pero esta división tribal será diferente de la descrita en el libro de Josué” (Arnold Fruchtenbaum, Footprints of the Messiah, p.328). La descripción de la ubicación de todas las doce tribus durante el reino está descrita en Ezequiel 47:13-48:29. Siete tribus estarán situadas al norte del templo (Ezequiel 48:1-7) y cinco tribus estarán situadas al sur del templo (Ezequiel 48:23-29).

    Esto no sucedió en el año 70 D.C. Después de la destrucción de Jerusalén por los romanos, los judíos sobrevivientes fueron esparcidos a través del mundo hasta el siglo 20, cuando un pequeño remanente regresó a la tierra de Israel y un estado judío fue establecido.

    9. Cuando Cristo venga en Su reino, habrá un mensaje de buenas nuevas que será declarado a Jerusalén (Isaías 52:7-10). Este mensaje consistirá de los siguientes elementos: 1) Las buenas nuevas de paz; 2) Las buenas nuevas de que el Mesías reina en Sión; 3) Las buenas nuevas de que Dios ha consolado a Su pueblo; 4) Las buenas nuevas de que Dios ha redimido a Jerusalén.

    Esto no sucedió en el año 70 D.C. En el año 70 D.C. solo había malas noticias para el pueblo judío. Fueron las malas nuevas de juicio y destrucción y ruina y muerte, no la buenas nuevas de consuelo y paz.

    10. Cuando Cristo venga en Su reino habrá gozo y alegría (Isaías capítulo 35). Este gozo y esta alegría será el resultado de las siguientes condiciones: 1) el desierto florecerá (versículo 1-2, 6-7); 2) el Mesías vendrá a libertar a Israel (v.3-4); 3) Los que sean cojos o ciegos o sordos serán sanados (v.5-6); 4) los animales salvajes ya no serán un problema (v.9); 5) será un tiempo de gran alegría (v.10).

    Esto no sucedió en el año 70 D.C. En el año 70 D.C. los judíos que tuvieron la fortuna de sobrevivir a la invasión romana, no tuvieron gozo y alegría, sino solamente dolor y suspiros (comparar Isaías 35:10).

    3) Los Pasajes que hablan del Alcance de la Expiación de Nuestro Señor

    Otro ejemplo del abandono de la interpretación literal de los hombres Reformados es su interpretación teológica cuando se trata de la pregunta, ¿POR QUIÉN MURIÓ CRISTO?

    Los hombres Reformados están de acuerdo que se usan términos universales para describir a aquellos por quienes Cristo murió. ¿Cómo deben entenderse estos términos universales? Los que se adhieren a una expiación limitada nos dicen que “mundo” (Juan 3:16; 2 Co.5:19; Juan 6:51) no significa realmente “mundo” y que “todo el mundo” (1 Juan 2:2) realmente no significa “todo el mundo”. Ellos insisten además que “todos” (1 Timoteo 2:6) realmente no significa “todos”, que “todos los hombres” (1 Timoteo 2:4) realmente no significa “todos los hombres”, que “por todos” (Hebreos 2:9) realmente no significa “por todos” y que “todos nosotros” (Isaías 53:6) realmente no significa “todos nosotros”.

    Sir Robert Anderson ha escrito lo siguiente: Durante los primeros años de mi vida cristiana yo estaba muy confundido y afligido por la suposición de que las simples y llanas palabras de Escrituras tales como Juan 3:16; 1 Juan 2:2; 1 Timoteo 2:6 no eran ciertas, salvo en un sentido misterioso que sólo era entendido por los iniciados. Porque, se me había dicho, la predominante verdad de la soberanía divina en la elección, impedía tomarlas literalmente. Pero hace medio siglo, un amigo de esos días --el finado Dr. Horatius Bonar—me libró de este extrañamente prevaleciente error. El me enseñó que verdades pueden parecernos irreconciliables solamente porque nuestras mentes finitas no pueden entender al Infinito: y que nunca debemos permitir que nuestra pobre comprensión de los eternos consejos de Dios impidan la incuestionable fe en las palabras de las Sagradas Escrituras”. [Del prefacio del libro de Anderson ‘Forgotten Truths’ (Grand Rapids Kregel Publications, 1980), preface].

    Los dispensacionalistas se han esforzado en seguir la siguiente regla de interpretación bíblica: Cuando el sentido llano tiene un buen sentido, no busques otro sentido, no sea que resulte en un sinsentido. Pero otros han abandonado el enfoque literal cuando se trata de ciertas áreas de las Escrituras. Los redencionistas limitados, por ejemplo, parecen haber seguido otra regla: Cuando el sentido llano contradice nuestro sistema teológico, busca otro sentido no sea que terminemos contradiciendo nuestro particular sistema de Calvinismo.

    Hace más de trescientos años Richard Baxter escribió lo siguiente:

    Cuando Dios nos dice, con toda la sencillez posible, que Cristo murió por todos y que gustó la muerte por todo hombre, los hombres lo negarán y, con ese fin, torcerán el sentido llano de las palabras, simplemente porque no pueden ver cómo esto puede reconciliarse con Cristo condenando a hombres y con Su especial amor hacia Sus elegidos. No es difícil ver la justa y equilibrada coherencia. Pero, ¿y si tu no puedes ver cómo concuerdan dos verdades del Evangelio? ¿Negarás entonces una de ellas, cuando ambas son evidentes? ¿No es un gran orgullo preferir tu propio entendimiento antes de la sabiduría del Espíritu de Dios, que ha inspirado las Escrituras? ¿No debería un hombre humilde decir más bien, sin duda que ambas son verdad, aunque yo no pueda reconciliarlas? De modo que otros negarán estas llanas verdades, porque ellos piensan que todos por quienes Cristo murió están ciertamente justificados y salvados; porque por quienquiera que Él muriera y satisficiera la justicia, Él les proveería de fe para creer en Él; Dios no podría castigar justamente a aquellos por quienes Cristo dio satisfacción, etc. Pero, ¿dicen las Escrituras todas o algunas de estas opiniones con la sencillez con la dice que Cristo murió por todos y por cada hombre? ¿Dice claramente en alguna parte que Él no murió por todos? ¿Dice que hace excepción de un hombre, y que Cristo no murió por él? ¿Dice en alguna parte que ÉL murió solamente por Sus ovejas o por Sus elegidos y que excluye a los no elegidos? No hay tal palabra en toda la Biblia; ¿no deberían estar las verdades ciertas y los textos claros por sobre los puntos inciertos y los textos oscuros? (Richard Baxter, Universal Redemption of Mankind, p.282-283).

    Richard Baxter aplica luego hábilmente estos principios al caso en cuestión:

    Quisiera preguntar a cualquiera, ¿creerías que Cristo murió por todos los hombres si las Escrituras lo dicen claramente? Si lo hicieras, dime, ¿qué palabras encontrarías o desearías que fueran más claras que las que son usadas aquí? ¿No es suficiente que Cristo es llamado el Salvador del Mundo? Dirás, ¿pero lo es de todo el mundo? Sí, dice que ÉL es la propiciación por los pecados de todo el mundo. Dirás, ¿pero no es para todos los hombres del mundo? Si, dice que Él murió por todos los hombres, como también por todo el Mundo. Pero dirás, ¿no dice que para cada hombre? Sí, lo dice, Él gustó la muerte por cada hombre. Pero, podrás decir, eso significa por todos los elegidos, si dijera eso de todos los no-elegidos, yo lo creería. Sí, lo dice así de quienes negaron al Señor que los compró, y que traerán sobre sí mismos destrucción repentina. Sin embargo, todo esto parece ser nada para el hombre prejuiciado. [Richard Baxter, Universal Redemption of Mankind, p.286-287. Los versículos aludidos en esta cita son Juan 4:42; 1 Juan 2:2; 1 Timoteo 2:4-6; Hebreos 2:9; 2 Pedro 2:1]

    Conocí a un hombre que no estaba comprometido con la creencia que Cristo murió por todos los hombres y que, sin embargo, hizo esta notable concesión: “Si Cristo murió por todos los hombres, no sé cómo la Biblia podría decirlo aún más claramente”. ¡Cuán cierto! Este mismo hombre, más adelante, adoptó la doctrina de la expiación ilimitada porque no podía negar las claras y llanas afirmaciones de las Escrituras.

    Para un análisis más amplio acerca de la importancia de la interpretación literal ver el siguiente estudio: ¿Interpretas la Biblia Literalmente? -- Seis Pruebas para Comprobarlo.


    *** ****** ***

    ---------- Post added at 13:00 ---------- Previous post was at 13:00 ----------

    El Peligro de Enseñar que Todas o casi Todas las
    Profecías se Cumplieron en el Año 70 D.C.


    Este peligro fue evaluado en el capítulo anterior, cuando consideramos cómo los hombres Reformados han abandonado el entendimiento literal normal de la Palabra de Dios, especialmente en relación a las partes proféticas de la Biblia.

    Usa tu imaginación y supongamos que tú eres un israelita viviendo en los días de Ester durante el Imperio Persa (alrededor de 470 A.C.). Un día te encuentras con varios rollos hebreos que incluyen los libros de Isaías y Miqueas (ambos escritos aproximadamente 700 años antes del nacimiento de Cristo). Mientras lees esos libros sagrados, descubres algunas asombrosas profecías en cuanto a la venida del Mesías:

    Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad (Miqueas 5:2).

    Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel (Isaías 7:14).

    Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado (Isaías 9:6)

    Supongamos que luego te encuentras con un amigo judío y tú compartes con él tu entusiasmo: “¿No es maravilloso que Dios ha prometido que algún día ÉL enviará al Mesías al mundo?” Pero para tu asombro, tu amigo no comparte tu misma expectativa. El dice ésto:

    Amigo, lamento decirte que tú has entendido mal estas profecías. Estas profecías no son predicciones acerca de lo que sucederá en el FUTURO, sino son predicciones que ya se han CUMPLIDO en el pasado. Verás, los que tenemos un profundo discernimiento del verdadero mensaje de la Biblia, entendemos que esas predicciones se cumplieron en el tiempo de la destrucción de Jerusalén por los babilonios. Fue en ese momento en que el Mesías vino en juicio. Todas esas profecías son acerca de la venida en juicio del Mesías en los días de Nabucodonosor. Aunque es cierto que nadie vio al Mesías en ese tiempo, así y todo, es entonces cuando ÉL vino. No debes esperar que Él venga en el futuro, porque ÉL ya ha venido. De hecho, Isaías nos dijo que Su venida tendría lugar pronto:”Aullad, porque cerca está el día de Jehová; vendrá como asolamiento del Todopoderoso” (Isaías 13:6). Obviamente, esto se estaba refiriendo al cercano evento de la destrucción por Babilonia, no a un suceso en un futuro distante. Cualquiera que vive hoy y que vive con la esperanza de la venida del Mesías en un futuro lejano, lamentablemente está equivocado y no ha entendido la Biblia.
    Esperamos que quienquiera que lea lo anterior, reconozca la insensatez de entender la profecía de esa manera. Sin embargo, hoy en día hay mucha gente en el campo reformado que ha adoptado el preterismo y que nos está diciendo lo mismo que en nuestra historia imaginaria. Las grandes profecías de la segunda venida de nuestro Señor, se nos dice, ya se han cumplido en el pasado, en el año 70 D.C. con la destrucción de Jerusalén por los romanos. Aunque nadie vio el regreso de Cristo en ese tiempo, es entonces cuando Él vino en juicio.

    Las grandes verdades de las Escrituras proféticas: la venida del Señor por Sus santos (1 Tesalonicenses 4:13-18), la gran tribulación (Apocalipsis 4-19), la segunda venida de Cristo, el reinado del Mesías (descrito con mucho detalle por todos los profetas) – todo esto es negado por los que relegan todas las profecías a la destrucción de Jerusalén en el año 70 D.C. Cientos de profecías son anuladas por este método bajo la confusa suposición de que ya se han cumplido.

    En esta página web ya hemos tratado con el asunto del preterismo y referimos al lector a los siguientes estudios:




    -La Gran Tribulación – ¿Es Futura o se ha Cumplido?
    -J.C. Ryle y el Preterismo.
    -La Destrucción de Jerusalén Comparada y Contrastada con la Tribulación del Final de los Tiempos (Lucas 21:20-24)
    -“La Venida del Señor en Su Reino” ¿Tuvo Lugar en el Año 70 D.C. (Mateo 16:28)?
    - El Preterismo Respondido por las Escrituras – un análisis profundo (10 capítulos) de todos los textos favoritos de los Preteristas)
    - Un Problema para los Preteristas—Romanos 16:20




    *** ****** ***

    ---------- Post added at 13:01 ---------- Previous post was at 13:00 ----------

    El Peligro de la Teología del Pacto


    Los de tradición Reformada generalmente adoptan la Teología del Pacto. Este sistema de teología se desarrolló después de la Reforma. Explica todas las relaciones entre Dios y el hombre, desde el principio hasta el final de los tiempos, bajo el Pacto de Obras, el Pacto de Gracia y, (a veces), el Pacto de Redención. [Los dispensacionalistas, por el contrario, enfatizan los pactos que son mencionados en la Biblia, tales como el Pacto Abrahámico, el Pacto Mosaico, el Pacto Davídico y el Nuevo Pacto]. Los teólogos Reformados/del Pacto enseñan que los israelitas del Antiguo Testamento y los creyentes del Nuevo Testamento son un pueblo y que la Iglesia no es sino una continuación y sucesión de Israel. Ellos entienden usualmente que la IGLESIA incluye a los santos de todas las edades. Ellos enseñan que la Iglesia, como sucesora de Israel, ahora ha absorbido y se ha apropiado las profecías y las promesas del Antiguo Testamento. De acuerdo con su pensamiento, las promesas que Dios hizo a Israel, ahora son cumplidas en la Iglesia o han sido desperdiciadas por causa de la incredulidad de Israel (pero ver Jeremías 31:31-37). Este sistema teológico es directamente opuesto al dispensacionalismo, que hace una clara y bíblica distinción entre el programa de Dios para Israel y el programa de Dios para la Iglesia (Hechos 15:13-18; Romanos 11:25-26).


    Ver varios estudios en Dispensacionalismo


    La siguiente declaración, precisa y provechosa, ha sido formulada por los hombres de la New England Bible Conference y se titula “Una Aclaración en cuanto al Dispensacionalismo”.

    Cuando la Palabra de Dios, la Biblia, se interpreta de una manera literal consistente, resultará en el dispensacionalismo. El dispensacionalismo es el resultado de una interpretación literal normal consistente.

    Una dispensación es un período de tiempo especial en el desarrollo del programa de Dios, durante el cual algunos o toda la humanidad debe responder con fe, siendo responsables de ser buenos administradores de esa particular revelación que Dios ha dado (Ef. 3:2, 9; Col.1:25; Éxodo 34:27,28; Gálatas 3:10-12; 1 Timoteo 1:4; Ef. 1:10; etc.).

    Creemos que para “dividir bien la Palabra de verdad” es esencial distinguir cosas que son diferentes y darnos cuenta de algunas diferencias básicas de la Biblia, tales como la diferencia del programa de Dios para Israel y el programa de Dios para la Iglesia (Hechos 14:14-17; Rom.11:25-27), el intervalo de 1000 años entre las dos resurrecciones (Ap.20: 4-6), la diferencia entre los varios juicios que ocurren en distintos tiempos (2 Co.5:10; Mateo 25:31-46; Ap.20:11-15), la diferencia entre la ley y la gracia (Juan 1:17; Rom.6:14-15; Rom.7:1-6); y la diferencia entre el oficio presente de Cristo a la diestra del Padre como el gran Sumo Sacerdote de la Iglesia y el oficio futuro de Cristo en el trono restaurado de David, como el Rey milenial de Israel (Heb.1:3; 10:12-13; Hechos 15:16; Lucas 1:32).


    Creemos que la Iglesia es un cuerpo de creyentes diferente, que no estaba presente en la tierra durante el período del Antiguo Testamento y que no era objeto de las profecías del Antiguo Testamento (Ef.3:1-9; Col.1:25-27). De acuerdo con el programa e itinerario de Dios, la Iglesia está en la tierra entre las dos venidas de Cristo, habiendo comenzado la Iglesia después de la semana 69 de Daniel (el día de Pentecostés, Hechos 2) y completándose el ministerio de la Iglesia en el Rapto, antes del comienzo de la semana 70 de Daniel (Daniel 9:24-27). Durante este intervalo, Dios está visitando a las naciones para tomar pueblo para Su Nombre (Hechos 15:14-16; Efesios 3:1-11; Rom. 11:25). La Iglesia es, ciertamente, la asamblea llamada por Dios.


    Creemos que Dios cumplirá literalmente Su pacto y las promesas del reino a la nación de Israel, tal como lo predijeron los profetas (Génesis 12:2-3; 15:18-21; Deut.30:3-10; 2 Samuel 7:4-17; Jer.31:31-37; 33:15-26). Creemos que las promesas del Pacto Abrahámico (Génesis 12, 15, 17), el Pacto Palestino (Deut. 30), el Pacto Davídico (2 Samuel 7) y el Nuevo Pacto (Jer.31) fueron hechos incondicionalmente a la nación de Israel y que el reino milenial incluirá el cumplimiento literal de estas promesas al Israel étnico (Jer.31:31-37; 33:14-26; Ezequiel 36:25-28; 40-48; Rom. 11:23-32). La Iglesia no es el “nuevo Israel” o el “Israel espiritual”, sino “un nuevo hombre” creado de dos grupos, Judíos salvos y Gentiles Salvos (Efesios 2:15; 1 Co. 10:32). Los términos “Israel”, “Israelita” y “Judío” se usan en el Nuevo Testamento para referirse al Israel nacional étnico. El término “Israel” se usa para la nación o el pueblo como un todo o para el remanente creyente entre ellos. No se usa para la Iglesia en general o para los creyentes gentiles en particular. Los gentiles salvos de la edad presente son los hijos espirituales de Abraham, quien es el padre de todos los que creen (Rom.4:12, 16; Gálatas 3:7, 26, 29), sean judíos o gentiles; pero los creyentes gentiles no son israelitas (es decir, no son los hijos de Jacob). Los Israelitas son definidos meticulosamente por Pablo en Romanos 9:4-5.


    Creemos que en cada dispensación los programas distintivos de Dios se cumplen por causa de Su grande Nombre y que en cada dispensación las personas siempre han sido salvas por gracia mediante la fe (Efesios 2:8; Génesis 15:6; Hebreos 11:4-7; Rom. 4:1-8). Creemos que la gloria de Dios es el principio dominante y el propósito que engloba todo trato de Dios con los hombres en toda edad y que en cada dispensación Dios se manifiesta a Sí Mismo a los hombres y a los ángeles de un modo tal, que todo redunde para la alabanza de Su gloria (Efesios 1:6, 12, 14; 3:21; Romanos 11:33-36; 16:27; Isaías 43:7; 1 Timoteo 1:17).




    Para un estudio adicional, ver “Explicando las Dispensaciones”.

    Libro recomendado: “Dispensacionalismo Hoy” (Charles Ryrie).






    Una Comparación y un Contraste
    Entre

    ISRAEL Y LA IGLESIA





    La profecía que se encuentra en Daniel 9:24-27 es clave para entender que la edad presente constituye un paréntesis. La historia de Israel, desde la reconstrucción de Jerusalén hasta la segunda venida del Mesías, está incorporada en la profecía de las 70 Semanas de Daniel 9:24-27. Sabemos que al Mesías se le quitó la vida (de manera violenta) después de la semana 69, y sabemos del libro de Apocalipsis y de otros pasajes de las Escrituras, que la semana 70 es aun futura y que representa los últimos siete años antes de que el Mesías regrese a la tierra. Entre la semana 69 y la 70 hay un intervalo de casi 2000 años, durante el cual Dios ha estado edificando Su Iglesia (Mateo 16:18) y “visitando a los gentiles para tomar de ellos pueblo para Su Nombre” (Hechos 15:14).


    Es muy significativo que esta profecía de las 70 Semanas de Daniel, mientras da detalles sobre la historia del pueblo de Dios – “setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo” (Daniel 9:24) – nada dice sobre un período de la historia que, como ahora sabemos, consiste de casi dos milenios. Cuando este notable “paréntesis” o “intervalo” es integrado a la gran profecía cronológica de Daniel, el intérprete es forzado a distinguir dos historias: 1) la historia de Israel aludida (490 años); 2) la historia de la Iglesia, que constituye un paréntesis y que no es mencionada (casi 2000 años). Dios tiene una historia o un programa distinto para Israel y también una historia o programa distinto para Su Iglesia. Los dos programas armonizan perfectamente, pero no interfieren el uno con el otro y tampoco se sobreponen el uno al otro en el tiempo. La edad de la Iglesia se centra totalmente en el período de tiempo entre el final de la semana 69 y antes del comienzo de la semana 70.

    Importantes Distinciones Entre Israel y la Iglesia

    Los dispensacionalistas se distinguen de los no-dispensacionalistas en que los primeros reconocen una clara distinción bíblica entre Israel y la Iglesia. Las siguientes distinciones, ilustradas en forma de diagrama, están basadas en las claras enseñanzas de las Escrituras cuando son interpretadas en su sentido llano, literal, normal. Por ejemplo, los no-dispensacionalistas se horrorizan ante el pensamiento de que en el futuro reino Mesiánico se observarán sacrificios de animales, pero ésto es lo que predicen los profetas del Antiguo Testamento. (Para un estudio adicional, ver El Templo Milenial de Ezequiel 40-48 por el Dr. John Whitcomb (Un Ejercicio de Interpretación Literal). En este diagrama el término “Iglesia” se refiere a la verdadera Iglesia, compuesta de creyentes nacidos de nuevo, y no incluye a los Cristianos profesantes que no tienen la vida de Dios (1 Juan 5:12)





    Una Comparación y un Contraste Entre
    Israel y la Iglesia


    Israel

    La Iglesia


    Israel es una nación escogida por Dios y sustentada por promesas dadas por juramento (Deut.7:6-9). No todos los individuos de esta nación escogida son salvos (Rom. 9:6; 11:28).

    La Iglesia es una asamblea de creyentes que han sido llamados y que han sido bautizados en el cuerpo de Cristo (1 Co. 12:13). Cada miembro del cuerpo de Cristo es salvo, pero hay multitudes de cristianos profesantes que no son salvos (2 Ti. 2:19)

    Israel tiene su origen en Abraham, Isaac y Jacob (siendo Jacob el padre de las doce tribus).

    La Iglesia tiene su origen en el Día de Pentecostés (Hechos 2) cuando los primeros creyentes fueron puestos en el cuerpo de Cristo.

    En el programa de Dios para Israel, Sus testigos son una nación (Isaías 43:10).

    En el programa de Dios para la Iglesia, Sus testigos se encuentran entre todas las naciones (Hechos 1:8)

    El programa de Dios para Israel estaba centrado en Jerusalén (Mateo 23:37) y estará nuevamente centrado en Jerusalén durante la Tribulación (Mateo 24:15-20) y durante el Milenio (Isaías 2:1-5).

    El programa de Dios para Su Iglesia comenzó en Jerusalén y se extendió hasta lo último de la tierra (Lucas 24:47; Hechos 1:8). La Iglesia se identifica con el Cristo resucitado, no con alguna ciudad terrenal.

    La esperanza y expectativa de Israel era terrenal, centrada en el establecimiento del Reino del Mesías, profetizado por los profetas (Jer.23:5-8; Isaías 2:1-5, 11:1-16).

    La esperanza y expectativa de la Iglesia es celestial, centrada en la gloriosa manifestación de Cristo para llevar a Su pueblo al cielo (Juan 14:1-3; Fil.3:20-21; Col.3:1-4; 1 Ts.4:13-18).

    El propósito y programa de Dios para Israel fue revelado en las Escrituras del Antiguo Testamento.

    El propósito y programa de Dios para la Iglesia no fue revelado en el Antiguo Testamento, sino fue revelado en el Nuevo Testamento por los apóstoles y profetas (Efesios 3:5).

    La historia de Israel presentada en Daniel 9:24 (las 70 semanas o 490 años) incluye sacrificio de animales. Estos años incluirán la tribulación, durante la primera mitad de la cual también habrá sacrificios de animales. La historia milenial de Israel también los incluye (Ezequiel 43:27)


    La historia de la Iglesia no incluye sacrificios de animales. El sacrificio del Mesías es recordado por medio de la Mesa del Señor.

    La historia de Israel presentada en Daniel 9:24 (los 490 años que también incluyen la Tribulación) incluye un templo en Jerusalén. Lo mismo es válido en el Milenio (Ezequiel capítulos 40-48)

    Durante la mayor parte de la edad de la Iglesia no hay un templo judío en Jerusalén. Durante este tiempo Dios manifiesta Su gloria en Sus creyentes, individual y colectivamente, designándolos como Su templo (1 Co.3:16; 6:19-20; Ef. 2:21-22). Esto se realiza por la morada de Dios el Espíritu Santo.

    La historia de Israel presentada en Daniel 9:24 (los 490 años) comprenden un sacerdocio limitado a los hijos de Aarón y excluye a la mayoría de los israelitas. Lo mismo se aplica al milenio, cuando los sacerdotes de Zadoc (que también son hijos de Aarón) servirán en el templo (Ez. 40:46; 43:19; 44:15)

    Durante la edad de la Iglesia todo verdadero creyente es un sacerdote y puede ofrecer sacrificios espirituales al Señor (Hebreos 13:15; 1 Pedro 2:9; Ap.1:6). En tanto que Israel tenía un sacerdocio, la Iglesia es un sacerdocio.

    La historia de Israel presentada en Daniel 9:24 (los 490 años) terminará con la venida del Mesías a la tierra para establecer su Reino.

    La historia de la Iglesia terminará con el Rapto de la Iglesia, cuando haya entrado la plenitud de los gentiles (1 Ts.4:13-18; Romanos 11:25).

    Durante la historia de Israel (los 490 años de Daniel 9:24 que incluye la Tribulación),
    el mundo se divide en dos grupos: Judíos y Gentiles. Esta división de toda la gente entre judíos y gentiles también se aplicará a los que vivan en sus cuerpos naturales durante el Milenio.

    Durante la edad de la Iglesia, desde Pentecostés hasta el Rapto, el mundo se divide en tres grupos: Judíos, Gentiles y la Iglesia de Dios (1 Co. 10:32), estando la Iglesia compuesta de judíos y gentiles unidos en un Cuerpo (Efesios 2:15; 3:6).

    Durante la historia de Israel, desde el Sinaí hasta el Reino Milenial (excluyendo la edad de la Iglesia), el rol de Israel en el mundo estará caracterizado por PRIORIDAD (es decir, ellos tendrán, como el pueblo escogido de Dios, un rol de liderazgo) –ver Deut.4:6-8; Isaías 43:10; Mateo 10:5-6; Zacarías 8:23).

    Durante la edad de la Iglesia, el rol de Israel en el mundo estará caracterizado por IGUALDAD – Judíos y Gentiles unidos en un cuerpo para dar testimonio del Cristo resucitado (Col. 3:11; Gálatas 3:28).

    Los judíos varones eran circuncidados como señal del Pacto Abrahámico. Los judíos creyentes eran circuncidados en el corazón (Jer. 4:4)

    Los creyentes de esta edad disfrutan de una circuncisión no hecha a mano (Col.2:11; Fil.3:3). No se requiere de circuncisión física.

    Israel estaba bajo la ley de Moisés como regla de vida.

    La Iglesia está bajo la regla de la “nueva criatura” (Gálatas 6:15-16). Ver nuestro estudio: ¿Cuál es la Regla de Vida para el Creyente?

    Los judíos incrédulos eran físicamente hijos de Abraham y espiritualmente hijos del diablo (Juan 8:37-44).

    Todo creyente en Cristo (cada verdadero miembro de la Iglesia, tanto judío como gentil) es un hijo de Abraham y un hijo de Dios (Rom.4:11-12; Gá.3:26-29). Esto no significa que los creyentes de la edad de la Iglesia sean israelitas. Ver El Uso del Término “Israel” en el Nuevo Testamento.

    Israel debía observar el Día Sábado (Éxodo 20:8). La observancia del Sábado también tendrá lugar durante la Tribulación (Mateo 24:20) y durante el Milenio (Ezequiel 46:1, 3).

    La Iglesia debe ser diligente y debe hacer todo esfuerzo para entrar en el reposo de Dios (Hebreos 4:9-11). Esto es una tarea diaria.

    La membresía de la nación de Israel era por nacimiento o por llegar a ser un prosélito (por convertirse al judaísmo).

    La membresía en la Iglesia es por el nuevo nacimiento, llevado a cabo por el ministerio bautismal de Dios (1 Co. 12:13)

    Los creyentes judíos de antes de Pentecostés, los judíos creyentes de la Tribulación y los creyentes judíos del reinado Milenial de Cristo, no son miembros del cuerpo de Cristo.

    Los creyentes Judíos y Gentiles, desde Pentecostés hasta el Rapto, son miembros del cuerpo de Cristo.

    El lugar de adoración de Israel se centraba en Jerusalén (Dan.6:10; Juan 4:20) y esto también será así en la Tribulación (Dan. 9:27) y en el Milenio (Isaías 2:1-5)

    El lugar de adoración de la iglesia es “donde hay dos o tres reunidos en Mi Nombre” (Mateo 18:20; Juan 4:21-24). Cristo está en medio de Sus Iglesias (Apocalipsis 1:13, 20).

    Israel es asemejado a la esposa de Jehová, a menudo, a una esposa infiel (Oseas).


    La Iglesia es la amada Novia de Cristo (2 Co.11:2; Ap. 19:7-8) que algún día será presentada sin mancha ni arruga (Ef.5:27)



    *** ****** ***

    ---------- Post added at 13:01 ---------- Previous post was at 13:01 ----------

    El Peligro de Poner al Creyente Bajo la Ley

    La Teología Reformada ataca la esencia misma de la vida cristiana y la regla por la cual debe ser vivida. La Teología Reformada yerra en su enseñanza sobre la santificación enviando al creyente de regreso al Monte Sinaí en vez de enviarlo al Monte Calvario. Pablo siempre se enfocaba en la cruz: “¡Oh gálatas insensatos! ¿Quién os fascinó para no obedecer a la verdad, a vosotros ante cuyos ojos Jesucristo fue ya presentado claramente entre vosotros como crucificado?” (Gálatas 3:1). “Pero lejos está de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí, y yo al mundo” (Gálatas 6:14).

    Los hombres reformados nunca dirían que el hombre es justificado por las obras de la ley. Ellos insisten correctamente que la justificación es por fe y no por obras. “La justificación es por fe” era el fiel clamor de la Reformación. El problema no se relaciona con la justificación, sino con la santificación (la vida cristiana y cómo ha de vivirse). Los teólogos reformados enseñan consistentemente que los creyentes están bajo la ley como regla de vida. Ellos dicen usualmente que el creyente no está bajo la ley ceremonial (el sistema de sacrificios, etc.), pero que está bajo la ley moral (los Diez Mandamientos, etc.). La característica opresiva de todos los teólogos reformados es su doctrina de la relación del creyente con la ley. Ellos dicen que el creyente está “bajo la ley” como regla de vida.

    Miles Stanford, autor de The Complete Green Letters, ha dado la siguiente lista de autores calvinistas o reformados que están a favor de la ley, cuya teología ha impregnado el pensamiento de un gran número de creyentes:


    Adams, J.
    Allis, O.
    Bass, C.
    Baxter, R.
    Berkof, L.
    Berkouwer, G.
    Boettner, L.
    Boice, J.
    Bonar, A.
    Boston, T.
    Brown, D.
    Conn, H.
    Cox, Wm.

    Edwards, J
    Fletcher, D.
    Fuller, D.
    Gerstner, J.
    Gill, J.
    Goodwin, T.
    Haldane, R.
    Hamilton, F.
    Hodge, A.
    Hodge, C.
    Kromminga, D.
    Kuiper, H.
    Kuyper, A.

    Lloyd-Jones, M.
    Mauro, P.
    Morris, L.
    Murray, G.
    Murray, J.
    Nicole, R.
    Owen, J.
    Packer, J.
    Payne, H.
    Pink, A.
    Romaine, Wm.
    Ryle, J.
    Schaeffer, F.

    Shedd, Wm.
    Smeaton, G.
    Steele, D.
    Stonehouse, N.
    Stott, J.
    Thomas, C.
    Van Til, C.
    Van Til, H.
    Vos, G.
    Warfield, B.
    Watson, R.
    Watson, T.
    Wyngaarden, M.


    Muchas de las personas mencionadas pueden y deben ser considerados como hombres muy piadosos. Su contribución a la causa de Cristo no debe ser minimizada. Sin embargo estos hombres no eran dispensacionalistas en su teología y ellos yerran siempre cuando insisten que el creyente está bajo la ley como regla de vida. Para la santificación, el creyente tiene que ser dirigido al Monte Calvario, no al Monte Sinaí. La cruz es el lugar donde se encuentra la verdadera libertad.
    W. J. Berry, en su prefacio para el libro clásico de William Huntington The Believers Rule of Life (La Regla de Vida del Creyente), resumió muy bien el problema:

    Es un hecho divino que Cristo ha libertado absolutamente a los “redimidos” de toda esclavitud y de las consecuencias de toda ley con castigo promulgada. Esta verdad fue negada al principio por los fariseos y por algunos judíos creyentes. Esta negación de la verdad podría haber prevalecido, si el asunto no hubiese sido aclarado inmediatamente por los apóstoles. Estas aclaraciones fueron establecidas en la conferencia de Jerusalén (Hechos 15:1-35); cuando Pablo corrigió a Pedro; en la reprensión de los judaizantes gálatas por el apóstol; en su exposición en la epístola a los Romanos, y en la clarificación final en la epístola a los Hebreos. Pero a pesar de estas claras declaraciones del cielo, algunos hombres llegaron a las iglesias y persistieron en enseñar la ley de Moisés. En el Concilio de Nicea, convocado por el emperador romano Constantino, sus obispos comenzaron el primer “sistema” de leyes judeo-cristinas, que fueron diseminadas durante la Edad Media por los papas y la jerarquía de obispos, luego modificada y continuada por los reformadores protestantes, de allí a toda la cristiandad hasta el día de hoy. El asunto no es una cuestión de bien o mal, sino de la relación bajo la cual servimos. Todos los que están bajo la ley, sirven al pecado para condenación; todos los que están libres de la ley, ahora sirven como hijos libres a la justicia y verdadera santidad (Romanos 6:15-23).

    Los primeros dispensacionalistas también entendieron muy bien este asunto:

    Por la ley aprendo que Dios aborrece el hurto, pero yo no robo porque esté bajo la ley. Toda la Palabra de Dios es para mí y fue escrita para mi instrucción; pero ya no estoy bajo la ley, sino que soy un cristiano que murió con Cristo en la cruz y no estoy en la carne, a la cual se aplica la ley. He muerto a la ley por el cuerpo de Cristo (Romanos 7:4). [John Darby].

    Algunos hombres, aunque muy equivocados, pueden tener muy buenas intenciones al imponer la ley como regla de vida al cristiano, pero todo el principio es falso, porque la ley, en vez de ser una regla de vida, es necesariamente una regla de muerte para quien tiene pecado en su naturaleza. Lejos de ser un poder liberador, sólo puede condenar; lejos de ser un medio de santificación, es, de hecho, el poder del pecado (1 Corintios 15:56). [William Kelly].

    Estamos plenamente convencidos que la verdadera santidad práctica no puede ser construida sobre una base legal; en consecuencia, llamamos la atención de nuestros lectores sobre 1 Corintios 1:30. Es de temer que muchos de los que han abandonado en alguna medida, el terreno legal en cuanto a la “justificación”, persisten en ello para la “santificación”. Creemos que esto es el error de miles y estamos deseamos que esto sea corregido. Es evidente que un pecador no puede ser justificado por las obras de la ley, y es igualmente evidente que la ley no es la regla de vida del creyente. En cuanto a la regla de vida del creyente, el apóstol no dice, ‘para mí el vivir es la ley’; sino, “Para mí el vivir es Cristo” (Filipenses 1:21). Cristo es nuestra regla, nuestro modelo, nuestro criterio, nuestro todo. Recibimos los Diez Mandamientos como parte del canon inspirado; creemos además que la ley permanece en todo su vigor para gobernar y condenar al hombre mientras vive. Permita que el pecador trate de obtener vida por medio de la ley, y vea donde le llevará; y permita que el creyente ajuste su caminar a ella, y vea lo que hará de él. Estamos plenamente convencidos que si un hombre anda conforme al espíritu del evangelio, él no cometerá asesinato o hurto; pero estamos también convencidos que un hombre, que se limita a las normas de la ley de Moisés, quedará muy corto en cuanto al espíritu del evangelio. [C.H. Mackintosh].

    La mayoría de nosotros hemos sido enseñados y ahora vivimos bajo la influencia del galatianismo. La teología protestante está casi totalmente galatanizada, en cuanto a que no se da el lugar distintivo y separado ni a la ley ni a la gracia, como en los consejos de Dios, sino que han sido mezclados en un sistema incoherente. La ley ya no es, según la intención divina, un ministerio de muerte (2 Corintios 3:7), o de maldición (Gálatas 3:10), o de convicción (Romanos 3:19), porque se nos ha enseñado que tenemos que tratar de guardarla y que podemos lograrlo con la ayuda divina. Por otra parte, la gracia tampoco nos trae la bendita liberación del dominio del pecado, porque se nos mantiene bajo la ley como regla de vida, a pesar de las claras aseveraciones de Romanos 6:14. [C.I.Scofield].

    Cuando el pecador es justificado por fe, ¿necesita de la ley para agradar a Dios? ¿Puede la obediencia a la ley producir en él el fruto de santidad para Dios? ¿Cuál es la relación del pecador justificado con la ley? ¿Está aún bajo el dominio de la ley o ha sido liberado también de la ley y de su esclavitud? Estas preguntas son respondidas en este capítulo (Romanos 7). “Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios. Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra” (Romanos 7:4,6) [Arno C. Gaebelein].

    Los creyentes de hoy ya no están bajo la ley, ni como medio de justificación ni como regla de vida, sino que son justificados por gracia y son llamados a andar por gracia. Aquí (en Romanos 7:14-25) tenemos a un judío creyente luchando para lograr la santificación usando la ley como regla de vida y tratando resueltamente de obligar a su vieja naturaleza a someterse a la ley. Ahora, en la cristiandad, el creyente gentil común pasa por la misma experiencia; porque el legalismo es enseñado por lo general casi en todas partes. Por lo tanto, cuando alguien es convertido, no es sino natural razonar que ahora, que uno ha nacido de Dios, es sólo cuestión de una firme determinación y un persistente esfuerzo en someterse a la ley y uno logrará una vida de santidad. Y Dios Mismo permite la prueba para que Su pueblo aprenda por experiencia que la carne en el creyente no es mejor que la carne en el inconverso. Cuando el cristiano deja de esforzarse, encuentra liberación por medio del Espíritu al ocuparse con el Cristo resucitado. [H.A.Ironside]

    La Palabra de Dios condena despiadadamente todo intento de poner la creyente cristiano “bajo la ley”. El Espíritu Santo, por medio del Apóstol Pablo, dio a la iglesia el libro de Gálatas con el propósito de tratar con esta herejía. Lea esta Epístola una y otra vez, y note con cuidado el error preciso con el cual está tratando el escritor. No se trata de un rechazo total del evangelio de la gracia de Dios y un volverse completamente al legalismo. Es mas bien el error de decir que la vida cristiana, habiendo comenzado por fe sencilla en Cristo, debe luego continuar bajo la ley o alguna parte de ella (Gálatas 3:2-3). [Alva McClain].

    La clave para vivir la vida cristiana no se encuentra en le Monte Sinaí. Se encuentra en el Monte Calvario. Es allí donde aprendo que “he muerto y que mi vida está escondida con Cristo en Dios” (Colosenses 3:3). La ley vino del Sinaí, pero la GRACIA brota y fluye desde el Calvario y es la gracia de Dios la que nos enseña “que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente” (Tito 2:11-12). Los Gálatas insensatos abandonaron el Monte Calvario por el Monte Sinaí, aunque Jesucristo había sido clara y abiertamente presentado ante ellos como crucificado (Gálatas 3:1). “Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí, y yo al mundo” (Gálatas 6:14).

    Ver los siguientes estudios:
    ¿Cuál es la Regla de Vida del Creyente?
    La Vida Cristiana –y cómo debe vivirse
    Romanos- versículo por versículo

    *** ****** ***

    ---------- Post added at 13:03 ---------- Previous post was at 13:01 ----------

    El Peligro de Enseñar la Errónea Doctrina del
    “Cumplimiento Vicarial de la Ley”

    El Cumplimiento Vicarial de la Ley



    “Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos” (Romanos 5:19).

    El contraste, en este versículo, es entre un acto de desobediencia de Adán que hundió en el pecado a toda la raza y un acto de obediencia de Cristo que proveyó salvación para todos.

    Romanos 5:19 es malinterpretado a menudo por los hombres Reformados que dicen que la obediencia de Cristo mencionada en este versículo, se refiere a Su obediencia durante toda Su vida, al guardar la perfectamente la ley. Y aunque el Señor Jesucristo guardó perfectamente cada jota y cada tilde de la ley, la obediencia mencionada en Romanos 5:19 es la misma obediencia que se menciona en Filipenses 2:8, es decir, la obediencia de Cristo a la voluntad del Padre de ir a la cruz. Se refiere a Su un acto de redención.

    Los Teólogos Reformados sostienen una teoría que a veces es llamada “el cumplimiento vicarial de la ley”. Esta teoría dice que Cristo no solo murió por nosotros como nuestro Sustituto (una verdad con la que estamos absolutamente de acuerdo), sino que Cristo también vivió por nosotros (durante Sus días previos a la cruz) y que guardó los mandamientos de Dios por nosotros como nuestro Sustituto. Ellos enseñan que la deuda que el hombre tenía con Dios fue pagada y totalmente satisfecha no solo por la muerte sustitutiva de Cristo, sino también por la obediencia de Su vida (lo que ellos llaman la “justicia activa” de Cristo). Ellos enseñan que la justificación no se basa solo en la muerte de Cristo en la cruz, donde llevó la pena del juicio de Dios contra nosotros, sino que se basa también en la obediencia de Cristo durante toda Su vida al cumplir los preceptos de la ley de Dios por nosotros” [Reformation Study Bible (Biblia de Estudio Reformada), ver nota bajo Romanos 3:24]. Respecto a esta “justicia obediente de Cristo” ellos aseguran y mantienen que Cristo expió tanto por Su vida como por Su muerte y que esto era absolutamente necesario y esencial para procurar nuestra justificación. Ellos dicen que cuando somos salvos, Dios nos imputa la justicia de Cristo guardando le ley.

    El documento de 1999 titulado The Gospel of Jesus Christ: An Evangelical Celebration (firmado por varios líderes evangélicos, incluyendo a Hybels, Hayford, MacArthur, Robertson, McCartney, Swindoll, Lucado, Stott, Ankerberg, Stowell, Stanley, etc.) dice expresamente:

    De acuerdo con el evangelio, la justificación de Dios de quienes confían en él, es una transición decisiva, aquí y ahora, de un estado de condenación e ira por causa de sus pecados, a uno de aceptación y favor en virtud de la perfecta obediencia de Jesús que culminó en su muerte voluntaria llevando los pecados.

    Luego añade:

    Afirmamos que la obra salvadora de Cristo incluye tanto su vida como su muerte a nuestro favor (Gálatas 3:13). Declaramos que la fe en la perfecta obediencia de Cristo, por la cual él satisfizo todas las demandas de la ley de Dios a nuestro favor, es esencial al Evangelio. Negamos que nuestra salvación fuera efectuada solo o exclusivamente por la muerte de Cristo, sin relación con su vida de perfecta justicia.

    Esta declaración perpetúa claramente la idea equivocaqda de que nuestra justificación se basa sobre la obediencia legal de Cristo durante Su vida, como también sobre Su muerte y resurrección.

    Al responder a esta teoría, debemos primero afirmar terminantemente que el Señor Jesucristo vivió una vida perfecta, sin pecado y que ÉL obedeció perfectamente los mandamientos de Dios, haciendo siempre aquellas cosas que agradaban al Padre. ÉL era el inmaculado e impecable Cordero de Dios. Ningún creyente en la Biblia podría negar la perfecta e impecable vida de nuestro Salvador. Estos hechos son indiscutibles.

    Sin embargo, la justicia por la cual somos justificados no proviene del Jesús terrenal, sino que llega a ser nuestra por el Hijo de Dios resucitado y glorificado y por nuestra unión con ÉL. Rogamos notar que Romanos 4:25 no dice esto: “El cual fue entregado por nuestras transgresiones, y que obedeció la ley para nuestra justificación.” En este caso, la Teología Reformada busca la justicia en el lado equivocado de la cruz. Nosotros no encontramos nuestra justicia en la ley, ni tampoco en Cristo guardando la ley, sino que encontramos nuestra justicia solo EN ÉL, el Cristo resucitado (2 Corintios 5:21).

    Nuestra posición justa en Cristo se debe al hecho de que hemos sido UNIDOS al Cristo resucitado y que ÉL ha venido a ser nuestra justicia (1 Corintios 1:30). La justicia de Dios que recibimos por fe, es “aparte de la ley” (Romanos 3:22), y no tiene base legal alguna. En Romanos 3:24 leemos que la base de nuestra justificación se encuentra en el Calvario: “Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús”. Este versículo no dice que la base de nuestra justificación es que Cristo guardó la ley.

    Para un excelente análisis sobre por qué el “cumplimiento vicarial de la ley” es una doctrina errónea, ver la observación de William Newell sobre este punto en su comentario sobre Romanos versículo por versículo (ver las páginas 147- 149, su comentario sobre Romanos 5:19). Este material se reproduce también más abajo, junto con otros útiles artículos sobre la materia.





    La Justicia de Cristo

    (por David Dunlap, usado con su permiso)

    A finales del siglo 18 un grupo de intrépidos líderes dispensacionalistas británicos comenzó a alzar su voz en una inflexible oposición a, lo que a muchos parecía ser, una doctrina establecida de la iglesia. Esta doctrina era llamada “La Imputación de la Obediencia Activa de Cristo”. Esta doctrina gozaba de tanta aceptación en aquel tiempo, que pocos pensaban que podría ser desafiada. Era una doctrina que se originó en el período de la Reforma y fue articulada primero en los escritos de los reformadores Juan Calvino y Martín Lutero. Pero cuando los dispensacionalistas británicos, tales como John N. Darby y William Kelly, basándose en la Biblia, se opusieron a esta doctrina, fueron denunciados agriamente como no ortodoxos e incluso heréticos. En ese tiempo, un libro por William Reid llamado Heresies of the Plymouth Brethern (Las Herejías de los Hermanos de Plymouth) fue publicado como un ataque a estos dispensacionalistas; y el Dr. Robert Dabney divulgó un ataque similar en una obra titulada Theology of the Plymouth Brethern (La Teología de los Hermanos de Plymouth) en 1891. Sin embargo, durante los años siguientes y hasta nuestros días, líderes evangélicos han llegado a la conclusión de que esta doctrina reformada de la imputación no estaba basada sobre los fundamentos sólidos de la Palabra de Dios, sino más bien sobre las arenas movedizas del razonamiento humano. Hoy día, esta doctrina no es, en general, aceptada entre los evangélicos; de hecho, hay pocos cristianos serios que estén familiarizados con ella. El escritor reformado Dr. R. C. Sproul lamenta que esta doctrina sea ignorada y pasada por alto entre los evangélicos del día de hoy. [R.C. Sproul, Faith Alone (Grand Rapids, MI:Baker Books, 1997), p.103]. Sin embargo, en años recientes ha habido un interés creciente en esta doctrina debido a la popularidad de la Teología Reformada.

    ¿Qué es la Salvación por la “Obediencia” de Cristo?

    La Teología Reformada, desde el tiempo de los Reformadores, ha enseñado que Cristo proveyó un doble fundamento para la justificación. Se ha asegurado que los sufrimientos de nuestro Señor, desde Su nacimiento hasta Su muerte, es Su “obediencia activa” y que Sus sufrimientos y muerte en la cruz constituyen Su “obediencia pasiva”. Estos dos aspectos se combinan para formar la base de la justificación del creyente. Todos los cristianos evangélicos afirman que la muerte de Cristo en la cruz es la base bíblica de la justificación. Sin embargo, la Teología Reformada insiste en que la obediencia y los sufrimientos de Cristo anteriores a la cruz son esenciales para nuestra salvación. El Calvinismo afirma que la muerte de Cristo, Su “obediencia pasiva”, trata con nuestra culpa, mientras que los méritos de la vida de Cristo, Su “obediencia activa”, proveen para nuestra justificación. El Reformador Calvino, en su obra teológica más importante, The Institutes of Christian Religión (La Institución de la Religión Cristiana), expone esta postura,

    …cuando se pregunta como Cristo, al abolir el pecado, quitó la enemistad entre Dios y nosotros, y compró una justicia que lo hace favorable y propicio a nosotros, se puede responder generalmente que él logró esto por todo el transcurso de Su obediencia. Esto se comprueba por el testimonio de Pablo, “Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos” (Romanos 5:19). Luego él extiende la base del perdón, que exime de la maldición de la ley, a la totalidad de la vida de Cristo. “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a Su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que están bajo la ley” (Gálatas 4:4-5). De modo que en Su bautismo, Él declaró que una parte de la justicia fue cumplida por Su sumisión al mandamiento del Padre. En resumen, desde el momento en que él tomó la forma de siervo, ÉL comenzó, para poder redimirnos, a pagar el precio de la liberación….(itálicas mías). [Juan Calvino; Calvin’s Institutes, vol. 2].

    No debemos perdernos las implicaciones de lo que Calvino está diciendo. No es solamente la muerte de Cristo la que redime y justifica; sino también Sus sufrimientos y obediencia que Cristo soportó durante Su vida anterior a la cruz. Cada acto de obediencia como niño era redentor, cada gota de sangre derramada en Su juventud, era expiatoria, en cada acto de obediencia, desde que ÉL tomó la forma de siervo, desde de Su nacimiento, Él estaba “pagando el precio de nuestra liberación”. A veces los autores reformados dan tanto peso a la obra redentora en la vida de Cristo, que uno se pregunta por qué, después de todo, fue necesaria la muerte de Cristo. Algunos escritores reformados insisten tanto en este punto, que atribuyen cualidades redentoras a eventos específicos en la vida de Cristo. El teólogo reformado y compositor de himnos Horatius Bonar detalla eventos de la vida de Cristo que considera ser sufrimientos redentores anteriores a la cruz. El escribe:

    La vida vicarial de Cristo comenzó en el pesebre…allí comenzó a llevar el pecado…cuando fue circuncidado y bautizado, lo fue como sustituto…y ÉL fue siempre Aquel impecable llevando nuestros pecados… [Horatius Bonar, The Everlasting Righteousness, (London: J.Nisbet& co. 1879), pp.26,27, 29, 32).

    Por alarmante que esto parezca a muchos estudiantes serios de la Biblia, esta posición Reformada de la justificación persiste hasta nuestros días. El popular teólogo reformado R.C.Sproul ha expresado este parecer en los términos más extremos. El asegura que la cruz sola era insuficiente, porque la muerte y la vida de Cristo están en pie de igualdad en la obra de justificación y redención. Por lo cual, sin la obra redentora de la vida de Cristo, la muerte de Cristo no justificaría al creyente. El escribe,

    Sin embargo, la cruz sola no nos justifica…Somos justificados no solo por la muerte de Cristo, sino también por la vida de Cristo. La misión redentora de Cristo no estaba limitada a la cruz. Para salvarnos, ÉL debía vivir una vida de perfecta justicia. Su perfecta, activa obediencia fue necesaria para la salvación Suya y la nuestra…Nosotros somos constituidos justos por la obediencia de Cristo que nos es imputada por fe [R.C. Sproul, Faith Alone, (Grand Rapids, MI:Baker Book House, 1995), p.104].

    La vida santa e impecable de Cristo es de gran interés para los que tienen una mente espiritual. La contemplación de Sus perfecciones exhibidas antes de la cruz, inspiran verdadera adoración, porque la adoración no surge solamente de nuestra apreciación de Su muerte, sino también de la consideración de todo lo que ÉL era en Sí Mismo y para la delicia de Dios (Mateo 17:5). Esto no es decir que Su vida contribuye directamente a nuestra redención. Más bien, Su carácter santo era algo esencial a Su propia naturaleza que lo calificaba para ser el Cordero de sacrificio. Porque Dios, al establecer la Pascua, dijo claramente que “tu cordero será sin defecto y sin mancha” (Éxodo 12:5) y Pedro confirma que Él cumplió con este requisito divino (1 Pedro 1:19). Su santidad era, como hemos dicho, esencial para ÉL personalmente, pero no es vicarial o traspasada de alguna manera a nosotros. El evangelio no es que Cristo vivió Su vida en nuestro beneficio, sino que ÉL “murió por nuestros pecados…fue sepultado y resucitó” (1 Corintios 15:3, 4).

    Examen de los Argumentos Reformados

    Los Teólogos Reformados se esfuerzan por encontrar en la Biblia un claro y preciso apoyo para este concepto de la justificación. Sin embargo, un versículo que es citado con tenacidad por los escritores reformados es Romanos 5:18, “Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida.” Los escritores Reformados entienden que la frase “por la justicia de uno” significa los actos justos, obedientes y guardando la ley de la vida de Cristo anteriores a la cruz. La teoría es que esta justicia nos es imputada por fe. Sin embargo, ¿es esto lo que enseña Romanos 5:18? Esta frase “justicia de uno” ¿se refiere a Su vida o a Su muestre en la cruz, una vez para siempre? William MacDonald proporciona la necesaria claridad sobre este punto cuando escribe:
    La justicia de Cristo mencionada en Romanos 5:18 no significa Su justicia como Hombre en la tierra o Su perfecto cumplimiento de la ley. Nunca se dice que esto nos sea imputado. Si esto nos fuera imputado, no habría sido necesario que Cristo muriera. The New American Standard Bible es acertada cuando traduce: “Así pues, como por una transgresión vino la condenación a todos los hombres, así también por un acto de justicia vino la justificación a todos los hombres.” Este “un acto de justicia” no era la vida de Cristo o Su cumplimiento de la ley, sino Su muerte sustitutiva en la cruz del Calvario [William MacDonald, Justification by Faith, (Romans), (Kansas City, KA: Walterick Publishers, 1981), p.62].

    Una cuidadosa lectura y estudio de este versículo muestra que la palabra “justicia” (“dikaioma” en griego) debería ser interpretado como “acto de justicia”. Se refiere a lo que fue realizado en Su muerte y es diferente a la justicia como cualidad. La exposición en los versículos 8-10 del mismo capítulo da mayor luz al hecho de que es una referencia a la muerte de Cristo. Más aún, la Palabra de Dios nunca enseña que somos justificados por la vida justa de Cristo, sino por el acto justo de Cristo en la cruz, lo que permitió a Dios derramar Su ira contra el pecado.

    ¿Cuáles son las Implicaciones Bíblicas?

    Todo estudiante cuidadoso de las Escrituras debería estar preocupado por esta enseñanza. Para empezar, este punto de vista Reformado de la justificación se opone al tenor de la enseñanza del Nuevo Testamento sobre la justificación. El Nuevo Testamento establece repetidas veces que la base de la justificación no se encuentra en la vida de Cristo, sino en Su muerte; y que la justificación no fue por numerosos eventos en la vida de Cristo, sino por un evento, es decir, la muerte de Cristo. La cantidad de referencias bíblicas debería hacernos meditar. Leemos, “Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo en verdad muerto en la carne…” (1 Pedro 3:18); “…estando ya justificados en Su sangre, por Él seremos salvos de la ira” (Romanos 5:9); “Así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos…” (Hebreos 9:28). Más aún, los escritores de los evangelios dejaron muy en claro que hasta el tiempo de los sufrimientos de Cristo en la cruz, nuestro Señor no “bebió la copa” de la ira de Dios llevando los pecados. El Dios justo no olvidó al Hijo antes de la cruz. El Hijo, antes de la cruz, nunca pronunció el triste lamento, “Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado…” (Marcos 15:34). La cruz de Cristo fue el único lugar donde el Dios santo derramó Su justo e irrestricto juicio contra el pecado. Allí el Dios santo derramó Su inexorable ira sin misericordia, para que pudiésemos recibir la infinita misericordia de Dios sin ira. En relación a esto nuestro Señor dijo, “Ahora está turbada mi alma; ¿y qué diré? ¿Padre, sálvame de esta hora? Mas para esto he llegado a esta hora” (Juan 12:27). ¿No son más que suficientemente claras las Escrituras de que fue en la cruz donde nuestro Señor sufrió por nuestros pecados y soportó la ira de Dios contra el pecado?

    Pero aún hay otra seria consecuencia de esta doctrina reformada de la justificación. Esta perspectiva doctrinal cambia la salvación por la gracia de Dios en una salvación por obras al tratar de guardar la ley de Moisés. Las Escrituras son muy claras en este punto; nadie será salvo jamás por guardar la ley. Pablo dice sin ambages, “…mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío” (Romanos 5:4); “y que por la ley ninguno se justifica para con Dios” (Gálatas 3:11); “sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo…” (Gálatas 2:16). Así y todo, según la visión Reformada de la justificación, se nos instruye que somos considerados justos por guardar la ley. Sin embargo, hay in giro inusual; no es nuestro propio guardar la ley lo que nos justifica, sino la de Cristo, quien guardó la ley en representación nuestra, de modo que Sus méritos en guardar la ley nos son imputados a nosotros. Nótese las palabras del respetado autor y teólogo reformado Dr. J.I. Packer:

    En la teología clásica (reformada) protestante la frase “la imputación de la justicia de Cristo” significa, específicamente, que los creyentes son justos y que tienen justicia ante Dios por ninguna otra razón, sino porque Cristo, su cabeza, era justo ante Dios, y ellos son uno con Él, participantes de Su condición y aceptación. Dios los justifica al traspasarles, por causa de Cristo, el veredicto que la obediencia de Cristo merece. Dios los declara justos, porque ÉL los considera justos; y ÉL les acredita justicia, no porque ÉL considere que ellos han guardado personalmente Su ley, sino porque ÉL los considera unidos a aquel que la guardó representativamente.

    La justicia cristiana comienza con la muerte y resurrección de Cristo. Cristo Mismo resucitado es nuestra justicia, no Cristo cumpliendo la ley en nuestro lugar. La relación del cristiano con la ley ha sido quebrada por la muerte y resurrección de Cristo. En Romanos capítulo 7, el apóstol Pablo expone este tema importante. El poder de la ley solo está vigente mientras la persona vive, o en las palabras del apóstol, “la ley se enseñorea del hombre entre tanto que éste vive” (Romanos 7:1). Luego Pablo explica nuestra total liberación de la ley cuando dice que los que estaban bajo la ley han muerto a la ley por la muerte de Cristo, para que pudieran ser unidos a otro, al que resucitó de los muertos (Rom.7:1-6). Un hombre muerto no está sujeto a la ley civil o religiosa; de igual manera, el creyente no está sujeto a la ley de Moisés, porque él ha muerto y resucitado en Cristo. Por lo tanto, para quienes han creído en Cristo, la ley ha perdido su autoridad para traer tanto condenación como justicia por la obediencia de Cristo. Pablo finalmente concluye su argumento en Romanos al escribir, “Porque el fin de la ley es Cristo, para justicia de todo aquel que cree” (Rom.10:4). Si la ley no tiene poder para hacer justo, ¿cuál es el verdadero carácter de la justificación? En la justificación Dios nos adjudica una infinita rectitud y todo el valor de la muerte de Cristo es acreditado al creyente por fe, sin tener en cuenta la ley, conforme a la gracia. Por la resurrección de Cristo el creyente tiene ahora una nueva posición en el Cristo resucitado en gloria (Rom.4:25). El erudito dispensacionalista William Kelly describe bellamente la base y el carácter de la justificación de Dios por medio de Cristo al escribir:

    Si Cristo solamente hubiese guardado la ley, ni tu alma ni la mía podrían haber sido salvas y menos haber sido bendecidos como lo hemos sido. Cualquiera que guardara la ley, habría sido una justicia por la ley y no la justicia de Dios, que no tiene la más mínima relación con la obediencia a la ley. Por cuanto Cristo fue obediente hasta la muerte, Dios trajo una nueva clase de justicia—no la nuestra, sino Su propio favor. Cristo fue hecho maldición sobre el madero; Dios lo hizo pecado por nosotros, para que nosotros fuésemos hechos la justicia de Dios en ÉL [William Kelly, Lectures on the Epistle to the Ephesians].

    John Nelson Darby expone la importante conexión entre la resurrección de Cristo y nuestra nueva posición en ÉL. El escribe:

    Lo que niego es la doctrina de que mientras la muerte de Cristo nos limpia del pecado, Su cumplimiento de la ley sea nuestra justicia positiva; y que Su cumplimiento de la ley nos sea imputado, como si estuviésemos bajo ella, y que el guardar la ley fuera justicia positiva. Yo creo que Cristo glorificó perfectamente a Dios por Su obediencia hasta la muerte, y que es para nuestro provecho, y que, aunque Su muerte ha cancelado todos nuestros pecados, somos aceptos de acuerdo a Su aceptación presente a los ojos de Dios…al ser considerados como resucitados con ÉL, nuestra posición ante Dios no es una justicia legal o dimensionada por el cumplimiento de la ley por parte de Cristo, sino por Su aceptación presente como resucitado… y nosotros somos considerados justos de acuerdo con el valor de Su resurrección [J.N.Darby, Collected Writings].


    La Importancia de la Cruz de Cristo

    Por otra parte, la muerte de Cristo no debe ser minimizada. Si el cumplimiento de la ley por parte de Cristo pudiera justificar, ¿por qué entonces murió Cristo? Comprendemos que el cristiano Reformado elevará vigorosamente su objeción. Argumentará con firmeza que la muerte de Cristo era esencial y necesaria para nuestra salvación. Respetamos esta sincera objeción. Sin embargo, la pregunta más seria aun permanece sin respuesta. Si, como sugiere el punto de vista reformado, la justificación viene por medio de la ley, puesto que Cristo fue en todo aspecto, totalmente obediente a la ley y si los méritos de la vida justa de Cristo tienen un valor tan redentor como la muerte de Cristo, entonces, ¿por qué murió Cristo? La Teología Reformada asegura con firmeza que la obediencia y los justos méritos de la vida de Cristo son tan redentores como la muerte de Cristo. El respetado teólogo reformado Archibald Alexander Hodge explica:

    Las Escrituras nos enseñan claramente que la obediencia de Cristo era tan vicaria como lo fueron sus sufrimientos y que Él nos reconcilió con el Padre tanto por lo uno como por lo otro [Archibald Alexander Hodge, The Atonement].

    Si todo esto es verdad, ¿por qué tenía que morir Cristo? ¿Por qué pasajes del Antiguo Testamento, tales como Isaías 53 y Salmo 22, hablan de la necesidad de la muerte del Mesías? La Teología Reformada nunca ha dado una respuesta satisfactoria a esta importante pregunta. Los escritores Reformados, debido a la influencia de la Teología del Pacto, no ven la diferencia entre la justicia por la ley en el Antiguo Testamento y la justicia solo por la muerte de Cristo en el Nuevo Testamento. La Teología del Pacto también falla en ver importantes diferencias entre el Israel terrenal bajo la ley y la iglesia del Nuevo Testamento. Por lo cual sugiere una doctrina de justificación por una mezcla de ambos, la ley y la gracia. Esto nunca dará resultado. Dios ha puesto a un lado la justificación por la ley y ha introducido algo totalmente nuevo. La ley vino por medio de Moisés, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de nuestro Señor Jesucristo. Solamente la cruz de Cristo debe estar al frente de cualquier teología de la justificación. Por lo cual debe afirmarse con toda seriedad que la muerte de Cristo era, sin duda alguna, necesaria. Cualquier intento de minimizar o disminuir su importancia y eficacia debe ser resistido con vigor. El respetado comentarista bíblico John Ritchie ha resumido bien el punto de vista reformado de la justificación y la frase “la justicia de Cristo”. El escribe:

    La frase teológica “la justicia de Cristo”, que tanto se usa, no es un término bíblico. El significado que se le atribuye generalmente es que habiendo fallado el pecador en guardar la ley, Cristo la ha guardado por él, que Su obediencia le es contada por justicia al hombre, y que todos los que creen son revestidos con ella. Pero esto no sería “justicia aparte de la ley” (Romanos 3:21). Si Dios considera que el pecador ha guardado la ley porque Cristo la guardó por él, entonces la justicia es ciertamente por la ley y la muerte de Cristo fue “en vano” (Gálatas 2:21). En todo esto, la justificación por gracia para redención, no tiene lugar. El evangelio no consiste en que el pecador es hecho justo por la imputación de la obediencia legal de Cristo en la tierra y salvo por Su muerte, sino más bien que “estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira” [John Ritchie, Romans].

    Debemos rechazar las conclusiones de creyentes, en otros aspectos bíblicamente sanos, que el cumplimiento de la ley por parte de Cristo justifica, redime y reconcilia. Debemos dejar de lado las recientes afirmaciones del teólogo reformado R.C. Sproul que dice que “sin embargo, la cruz sola no nos justifica….” (Faith Alone, p.103) y las del Dr. D. James Kennedy, que comentó, “estamos revestidos de su justicia solamente… Su obediencia perfecta provee nuestra justificación. Esto es todo lo que se necesita, y nada menos será suficiente” (Is Jesus the Only Way to God?) Las Escrituras son claras y definitivas en este punto de que nadie es parcialmente justificado y redimido en grado alguno por guardar la ley.

    Sin embargo, con ésto no queremos decir que el Nuevo Testamento guarde silencio respecto a las glorias y perfecciones de la vida de Cristo. Nuestro amado Señor satisfizo, sin duda, total y completamente las demandas de la santa ley de Dios durante Su vida terrenal. Su vida obediente fue necesaria para manifestar la gloria de Dios en Cristo al mundo y a Sus discípulos. El Señor Jesucristo vivió una vida de obediencia como ningún otro jamás ha vivido y jamás vivirá. ÉL hizo siempre lo que agradaba a Su Padre (Rom.15:3). Nunca necesitó retractarse de palabra alguna, porque nunca habló con imprudencia o exageración. Nuestro Señor nunca tuvo que pedir disculpas por algo que había hecho, porque nuestro Señor nunca agravió a nadie. Ningún pensamiento o hecho de nuestro Señor necesitó de confesión, porque Él nunca pecó o transgredió la ley de Dios. Nuestro Señor nunca pidió consejo a alguien durante Su ministerio terrenal, porque ÉL siempre fue el todo-sabio y omnisciente Dios. Sin embargo, ninguna de estas perfecciones y glorias de nuestro Señor justificaron o redimieron al hombre de un solo pecado. Porque es solamente la impecable e infinita obra de nuestro Señor en la cruz de Cristo la que puede redimir. El experto en Nuevo Testamento, W.E. Vine resume la relación de la vida terrenal de nuestro Señor y Su muerte en la cruz cuando escribe:

    Ni la encarnación del Hijo de Dios, ni Su cumplimiento de la ley en Sus días en la carne fueron de provecho, en su totalidad o en parte, para la redención del hombre….Su obra redentora misma comenzó y terminó en la cruz…Por lo cual en ninguna parte del Nuevo Testamento se dice que Cristo guardó la ley por nosotros. Solo Su muerte es vicaria o sustitutiva. No se dice que Él haya llevado el pecado durante algún momento de Su vida, Fue en la cruz que Él llegó a ser el portador del pecado [W.E.Vine, The Epistle of the Galatians].


    El Error del Cumplimiento Vicarial de la Ley
    (William Newell, su comentario en Romanos bajo Romanos 5:19)




    Del mismo modo por la obediencia del Uno (Romanos 5:19). Esto fue la muerte de nuestro Señor como un acto de obediencia. “Se hizo obediente hasta la muerte y muerte de cruz”. Por supuesto, ÉL fue siempre obediente a Su Padre, pero nunca podrá enfatizarse demasiado que Su vida antes de la cruz –“Su obediencia activa” como se le llama—en ningún sentido se nos computa por justicia. “Primeramente os he enseñado,” dice Pablo, “que Cristo murió por nuestros pecados.” ÉL era antes de Su muerte santo, sin culpa, inmaculado, separado de los pecadores.” ÉL mismo dijo, “Si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto.” ¿No veis que los que pretenden que la vida justa de nuestro Señor bajo la Ley de Moisés se nos computa como nuestra justicia “activa”, mientras que Su muerte por la cual quitó nuestros pecados es, como pretenden, el aspecto “pasivo”, no veis, digo, que están realmente dejándoos, así como al Señor, bajo la autoridad de la Ley?

    “Justificados en (el valor o poder de) Su sangre,” y de ella sola, es el directo mentís a la pretensión de que el hombre debe tener “una justicia activa” tanto como “una justicia pasiva”. La afirmación aparente es que, “considerando que todos hemos quebrantado la Ley (¡a pesar de que Dios dice que los gentiles eran “sin ley”, y que los que están en Cristo no están bajo ella!), y considerando que el hombre no puede por sus propias obras recobrar su posición justa, vino Cristo, dicen, “y guardó la ley en lugar del hombre, y luego fue a la cruz y sufrió la pena de muerte por la culpa del hombre. De manera que el resultado es una “justicia activa” computada al hombre, esto es, Cristo guardando la ley en lugar del hombre, y segundo, una “justicia pasiva” que consiste en haberse quitado toda culpa por la sangre de Cristo”.

    Ahora bien, lo terrible de esto es la incredulidad en cuanto al estado irrecuperable del hombre delante de Dios. Porque no solamente debía ser derramada la sangre de Cristo en expiación de nuestra culpa, sino que teníamos que morir con Cristo. Estábamos unidos con el viejo Adán, y el hombre viejo—todo lo que teníamos y éramos en Adán—debe ser crucificado si hemos de “unirnos a Otro, es decir, al que fue levantado de los muertos.” La enseñanza teológica desde la Reforma nunca ha expuesto claramente nuestro completo fin en la muerte con Cristo en la cruz.

    El resultado fatal de este terrible error es dejar a la Ley como demandante de los que están en Cristo; porque “la Ley tiene dominio sobre el hombre en tanto que éste vive” (7:1). Nunca seréis libres de las demandas de la Ley sobre vuestra conciencia a menos que podáis creer en vuestro mismo corazón que moristeis con Cristo, que vuestro viejo hombre fue crucificado con Él y que vuestra historia en Adán delante de Dios llega a un completo fin en el Calvario [Nota. “Tanto los Calvinistas como los Arminianos piensan que la carne no es tan mala que no pueda ser influenciada para Dios por Cristo usando la Ley y dándole poder por el Espíritu”—Este es el penetrante y correcto comentario de William Kelly].

    Repito que la ley no fue dada a ninguno de los dos Adanes. El primer Adán tenía vida. ¡Dios no le dio la ley para que obtuviera vida! No fue sino hasta Moisés cuando la ley entró, y entonces sólo como algo incidental para revelarle al hombre su condición. La Ley no fue dada al primer Adán ni a la raza humana, sino a Israel solamente (Deut. 4:5-8; 33:1-5; Sal.147:19,20). De nuevo, ¡la Ley no fue dada al último Adán!” El Postrer Hombre Adán fue hecho espíritu vivificante.” Este es Cristo, resucitado de los muertos, a la diestra de Dios, que comunica la vida espiritual. ¿Está Él bajo la Ley? Es sólo el desesperado legalismo del corazón del hombre y su confianza propia lo que lo hace meter la Ley, aferrarse a ella ¡aun cuando Cristo debe cumplirla por él! ¡“El cumplimiento vicarial de la ley” es una herejía gálata!

    Nuestro Señor dijo claramente que Su obra en este mundo era morir: “El Hijo del Hombre vino para dar Su vida en rescate”; y en efecto, “por el Eterno Espíritu se ofreció sin mancha a Dios.” Ciertamente, debía ser un cordero inmaculado. Pero, ¿para qué? ¡Para el sacrificio! Él no tocó nuestro caso, no tuvo ninguna relación con nosotros, hasta que Dios puso sobre Él nuestros pecados y lo hizo pecado por nosotros en la cruz. Cristo no pertenecía a nuestra raza, “los hijos de los hombres”. Él era la Simiente de la mujer, no del hombre. Ciertamente, Él era el Hijo del Hombre, porque Dios preparó para Él un cuerpo (Salmo 40; Hebreos 10) por el poder del Espíritu Santo (Lucas 1:35). Pero, aunque Él vivió entre los pecadores, estuvo “separado de los pecadores” y no tuvo relación con ellos hasta que Dios lo hizo la ofrenda por los pecados de ellos en la cruz.

    Cristo mismo, resucitado, es nuestra justicia. Su vida terrenal bajo la Ley no es nuestra justicia. No tenemos ninguna relación con un Cristo sobre la tierra y bajo la Ley. Se nos dice expresamente en Romanos 7:1-6 que aun los creyentes judíos, quienes han estado bajo la Ley, fueron muertos a la Ley por el Cuerpo de Cristo, para que pudieran estar unidos a Otro, es a saber, al que fue levantado de los muertos. Alguien dijo estas hermosas palabras: “El cristianismo principia con la resurrección.”


    Justificación en el Cristo Resucitado

    (Una selección de Charles Stanley, de Rotherham)



    ¿Sobre qué otro principio puede Dios justificar al culpable? Para el… pecador esta es una tremenda pregunta. ¿Cómo puedo ser justificado y tener paz con Dios? Es evidente que si el hombre no puede justificar lo que no es positivamente justo, entonces seguramente Dios no puede justificar lo que sea menos que justo. Pero en el hombre no hay rectitud. Todos son culpables. “Así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron”.

    ¿Cómo tratan entonces las Escrituras esta asombrosa interrogante—la justificación del pecador y la justicia de Dios al justificarlo? Respondo, Por medio de Jesús, la resurrección de entre los muertos — Jesús y la resurrección — Jesús “llevando nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero” — el Justo muriendo por los injustos. Sí, Jesús crucificado y Jesús resucitado fue lo que el Espíritu Santo puso ante los pecadores perdidos: Su muerte para expiación—Su resurrección para justificación. “El cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación” (Romanos 4:25).

    De modo que, mientras Su preciosa sangre limpia de todo pecado, Su resurrección me lleva a una posición de total justicia en ÉL resucitado y, en consecuencia, a una completa justificación. Y es respecto a esta positiva rectitud para justificación que la enseñanza antigua y moderna difieren ampliamente—maestros modernos…habiendo abandonado el fundamento cristiano de una nueva vida en resurrección y habiendo regresado al terreno del legalismo y esclavitud, encontrándose, como suponen, bajo la ley; ellos dicen, La ley tiene que ser guardada perfectamente y sin ello no hay justificación. Así regresan a la ley para justificación. Pero entonces encuentran que prácticamente el creyente puesto así bajo la ley, solo la quebranta. ¿Qué debe hacerse? Oh, dicen, tú estás bajo la ley y la quebrantas; pero Cristo guardó la ley por ti durante Su vida y ésto te es imputado para justicia.

    Debo decir en respuesta a muchas preguntas sobre este solemne asunto, que no encuentro esta doctrina en las Escrituras: no puede ser la antigua doctrina de la Iglesia de Dios. La base está equivocada… La justificación no se basa en el principio de la ley. “La justicia de Dios se ha manifestado aparte de la ley”. [Nota del autor: La “justicia de Dios” significa exactamente eso—La justicia de Dios. Eso no es Cristo guardando rectamente la ley…Si Dios quería hablar de la justicia de Dios, ¿cómo debería expresarse para que nosotros creyéramos que Él quería decir exactamente eso, si “la justicia de Dios” no significa la justicia de Dios?] “Ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado” (Leer Romanos 3:19-26).

    Toda doctrina en la palabra de Dios está establecida claramente no sólo en un versículo, sino en varios. Tome la expiación: “Así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos”—“Quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero” – “porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos”; y cientos de otros pasajes. Pero, ¿dicen las Escrituras alguna vez que Cristo guardó la ley por nosotros para nuestra justificación? No tengo conocimiento de un solo texto. Sin embargo si así fuese, hay muchos lugares en los que debería decir así. Tome Romanos 8:33. “Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condenará?” ¿Dice que fue Cristo quien guardó la ley? No; sino, “Cristo es el que murió, más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.” Ahora bien, ¿no es ésto todo lo que las Escrituras dicen acerca de la justificación de Dios de los elegidos? Evidentemente, no se encuentra ni un solo pensamiento en cuanto a Cristo guardando la ley en lugar de los justificados. Un cuidadoso examen de cada pasaje estará en perfecta armonía con esta declaración.

    Examine el libro de los Hechos. El apóstol no predica ni una sola vez que Cristo guardó la ley en nuestro lugar, sino “Cristo murió por nuestros pecados”. Una notable demostración de ésto es 2 Corintios 5. El apóstol no dice, ‘por lo cual pensamos que todos los hombres están bajo la ley y que Cristo guardó la ley por ellos’; no, sino “pensamos que si uno murió por todos, luego todos murieron”. No hay una sola noción de guardar la ley por ellos, sino “que murió y resucitó por ellos. De manera que nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según la carne; y aun si a Cristo conocimos según la carne, ya no lo conocemos así”. ¿No comprueba esto que el apóstol no retornó a Cristo bajo la ley para justificación, sino que avanzó hacia la resurrección?

    “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas. Y todo esto proviene de Dios….” De modo que las cosas viejas de la ley, su justicia y su condenación, pasaron. No he sido devuelto a Cristo bajo la ley para justificación, sino he sido llevado a Cristo en resurrección y allí soy hecho la justicia positiva de Dios en ÉL tan ciertamente como ÉL fue hecho pecado por mí. “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado (esto, por cierto, fue en la cruz), para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en ÉL”. ¡Qué paz tan profunda y sólida da ésto! Resucitados pues en ÉL, unidos a ÉL, somos hechos “la justicia de Dios en ÉL”.

    De modo que, tal como nuestra caída en el primer Adán no solo trajo condenación, sino un verdadero estado de muerte por el pecado, tanto más la resurrección en Cristo no solo trae absolución de la condenación, sino un eterno estado de vida y efectiva justicia—absolutamente perfecta y sin pecado, la justicia de Dios EN CRISTO. De modo que para el creyente, Cristo, por Su obediencia hasta la muerte, ha llegado a ser el fin de la ley para justicia. El fin de la ley era la maldición y nuestro adorable Jesús llegó a ser una maldición. En ÉL, nuestro moribundo Sustituto, la vida que una vez despilfarramos, fue entregada, la condenación que merecíamos, fue ejecutada totalmente. Y cuando Dios lo levantó de los muertos, Él lo levantó como nuestro Garante justificado. Así aplica el Espíritu Santo Isaías 50:6-9 en Romanos 8:34.

    Para el apóstol, si no hubiera un evangelio de la resurrección, no habría ningún evangelio, “si Cristo no resucitó, aún estáis en vuestros pecados”. Pero Cristo resucitó y el creyente resucitó con ÉL, por lo cual no está en sus pecados, sino es justo en el Cristo resucitado, el comienzo de una nueva creación. No me cabe duda de que la ignorancia en cuanto a la nueva creación en Cristo resucitado es la causa de que los hombres defiendan la justificación por la ley. No es extraño que para alguien que ignora (todo el significado de) la resurrección, el evangelio de la justicia de Dios, que justifica al creyente por medio de la muerte y resurrección de Cristo, es un evangelio nuevo. Jesús y la resurrección es como un evangelio nuevo, tal como lo era en Atenas hace 1800 años. En verdad, es uno de los tristes fenómenos de estos últimos días que la antigua doctrina de “por Jesús, la resurrección” se haya perdido tanto. La doctrina moderna es, por Jesús la justificación del viejo hombre bajo la ley. La doctrina antigua era, muerte y sepultura del viejo hombre, (ver Romanos 6) y perfecta justificación, no del viejo hombre, sino del nuevo hombre, resucitado en Cristo Jesús.

    ¡Oh! mi lector, si has muerto con Cristo, ¿no estás justificado de todo pecado? Si has resucitado con ÉL, ¿no eres justo en ÉL? ÉL es tu justicia: no era, sino es (1 Corintios 1:30). Tu eres la justicia de Dios en ÉL (1 Corintios 5:21). Revestido así en el Cristo resucitado, ¿no es esta la justicia que es de Dios por la fe? (ver Filipenses 3:9,10). De esta manera ha sido suplida tu necesidad, ha sido suplida de tal manera, que ahora ya no hay condenación. Muerto con Cristo, resucitado con Cristo, “ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús” (Romanos 8).

    Un extracto de Justification in the Risen Christ (Justificación en Cristo Resucitado) por Charles Stanley de Rotherham, de los Plymouth Brethern).



    ¿Pagó el Salvador

    la Pena por nuestros Pecados

    Antes de la Cruz?



    “Quien llevó ÉL Mismo nuestros
    pecados en Su cuerpo SOBRE
    EL MADERO” (1 Pedro 2:24).

    Una enseñanza común de los hombres Reformados es que la muerte del Señor en la cruz no es el único lugar donde fue pagada la pena del pecado, sino que en el pago por este castigo estaban incluidos los sufrimientos de nuestro Señor aparte de la cruz del Calvario. A menudo presentan los sufrimientos del Señor en el huerto de Getsemaní como un tiempo en que el Señor Jesús estaba sufriendo como el Sustituto Divino por los pecados del hombre.

    A la luz de la doctrina reformada del “cumplimiento vicarial de la ley” no es sorpresa que ellos sostengan esta opinión. Si los hechos justos de Cristo fueron sustitutivos, y si Su justicia al guardar la ley fue imputada a la cuenta del creyente, es evidente que los sufrimientos de nuestro Señor, aparte de la cruz, deben ser también sustitutivos y expiatorios. Ellos enseñan que los sufrimientos durante Su vida fueron expiatorios, pero la Biblia no enseña tal cosa.

    Para un análisis mayor sobre este error doctrinal, ver ¿Llevó el Señor Nuestros Pecados antes de la Cruz del Calvario?


    *** ****** ***

    ---------- Post added at 13:04 ---------- Previous post was at 13:03 ----------

    El Peligro de Enseñar que el Salvador Llevó Nuestros Pecados Antes de la
    Cruz del Calvario

    “Quien llevó ÉL Mismo nuestros pecados en
    Su cuerpo SOBRE EL MADERO”
    (1 Pedro 2:24)

    Una enseñanza común entre los Teólogos Reformados es que la culpa por el pecado no fue pagada solamente por la muerte del Señor en la cruz. Ellos dicen que los sufrimientos de nuestro Señor anteriores y apartes de la cruz del Calvario son parte de este castigo. A menudo señalan que los sufrimientos del Señor en el huerto de Getsemaní forman parte de los sufrimientos del Señor Jesús como el Sustituto Divino por los pecados del hombre.

    A la luz de la doctrina Reformada del “cumplimiento vicarial de la ley” esa opinión no es sorprendente. Si las acciones justas de Cristo eran sustitutivas y si Su justicia cumpliendo la ley fue imputada a cuenta del creyente, se sigue que los sufrimientos de nuestro Señor, no relacionados con la cruz, también son sustitutivos y expiatorios. Ellos enseñan que Sus sufrimientos durante Su vida eran expiatorios, pero la Biblia no enseña tal cosa.

    Aquí hay algunas citas de hombres reformados que comparten esta opinión:


    John R.W. Stott, rector de la All Soul Church, Londres, explica que los sufrimientos de Cristo en el jardín de Getsemaní eran de tal magnitud, que eran equivalentes al infierno: “Hasta nos atrevemos a decir que nuestros pecados enviaron a Cristo al “infierno”, no el “infierno” (hades, el lugar de los muertos) al cual el credo dice que “descendió” después de la muerte, sino al “infierno” (gehenna, el lugar de castigo) al cual lo condenaron nuestros pecados antes que muriera su cuerpo…Dios en Cristo lo soportó en nuestro lugar. (The Cross of Christ, p.79, 161).

    C.H. Spurgeon – “No se lo que Adam Smith supone que es correcto, que Cristo pagó un precio más alto (por nuestros pecados) en el huerto de Getsemaní del que pagó en la cruz; pero yo estoy convencido que los que llegan a un refinamiento tal que piensan que la expiación fue realizada solamente en la cruz, son muy necios” (A Treasury of Spurgeon on The Life and Work of our Lord, Grand Rapids, MI: Baker, 1979, p.119).


    C.H. Spurgeon – “Siento que merezco ser lanzado al lo profundo del infierno; pero voy a Getsemaní, y me asomo por esos rugosos olivos, y veo a mi Salvador. Sí, le veo revolcarse angustiado en tierra, y escucho que salen de Él tales gemidos, como nunca antes han salido de pecho humano alguno. Miro la tierra y la veo enrojecida por Su sangre y, en tanto que Su rostro está manchado con sudor y sangre, me digo, “mi Dios, mi Salvador, ¿qué te aflige?” Le escucho responder, “Estoy sufriendo por tu pecado.” (A Treasure of Spurgeon on the Life and Work of our Lord, Grand Rapids, MI: Baker, 1979, p.131).

    Matthew Henry— (hablando de Sus sufrimientos en el huerto): Ahora está llevando las iniquidades que el Padre puso sobre él y con tristeza y conmoción tomó a su cargo la empresa. Los sufrimientos que estaba experimentando eran por causa de nuestros pecados y todos ellos fueron puestos sobre él y ÉL lo sabía (Comentario de toda la Biblia).

    F.W. Krummacher- es uno de los peores ofensores al respecto. Sus comentarios son demasiado extensos para ser incluidos aquí (El Salvador Sufriente).


    Hay al menos dos razones principales por las cuales sabemos que nuestro Señor no estaba cargando nuestros pecados en Su cuerpo en el huerto de Getsemaní. 1) En Sus oraciones en el huerto, el Señor siempre se dirigió a Dios como “Padre” (ver Mateo 26:39, 42, 44; etc.). Es impensable que el Señor Jesús se dirigiera a Dios como “Padre” en un momento en que Dios estaba actuando como un JUEZ SANTO, derramando Su terrible ira sobre el Sustituto de los pecadores. En un momento tal no podía haber una placentera relación Padre/Hijo (comparar Mateo 27:46). Si Dios se hubiese olvidado de Jesús en el huerto, ¿cómo podría haberse dirigido a Dios como “Padre”? 2) Inmediatamente después de este tiempo en el huerto, el Señor Jesús dijo, “La copa que el Padre me ha dado, ¿no la he de beber?” (Juan 18:11). Note que el tomar la copa de la ira de Dios era aún FUTURO. ÉL no había bebido aún de esa copa. ÉL bebería esa copa sobre el madero (1 Pedro 2:24).

    La angustia del Señor en el huerto era una anticipación de la cruz del Calvario. No involucraba Sus sufrimientos por nuestros pecados, sino anticipaba ese terrible evento. C.H.Mackintosh lo dijo así:

    Por estos versículos se hace evidente que se aproximaba algo que el bendito Salvador jamás había afrontado anteriormente, - estaba siendo llenada para ÉL una copa que aún no había catado. Si hubiese sido un portador de pecado durante toda Su vida, ¿a qué viene entonces esta intensa “agonía” al solo pensamiento de afrontar el pecado y aguantar la ira de Dios en función de dicho pecado? ¿Qué diferencia hay entre el Cristo del Getsemaní y el Cristo del Calvario, si llevaba sobre Sí el pecado durante toda Su vida? Había una diferencia objetiva, y ésta se debía a que ÉL no fue un portador del pecado durante toda Su vida. ¿Cuál era esa diferencia? Que en Getsemaní, preveía la cruz; pero en el Calvario la estaba sufriendo realmente. En Getsemaní “se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle”; en el Calvario fue desamparado por todos, sin la presencia de angélicos consuelos. En Getsemaní, se dirige a Dios como “Padre”, mostrando así que gozaba de la plena comunión que tan inefable relación implica; pero en el Calvario, grita “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”; aquí el portador de pecado alza Sus ojos y contempla el trono de la Justicia Eterna envuelto en negras nubes, y el rostro de la Santidad inflexible vuelto al otro lado, porque Él estaba siendo “hecho pecado por nosotros”. (Citado por Chafer, Volumen III de su Teología Sistemática, en dos tomos, p. 851).

    Para una más completa discusión de estos puntos importantes ver L.S.Chafer, Teología Sistemática en dos tomos, Volumen III pág. 848 y siguientes (sección titulada “Sufrimientos en Vida”).

    William Kelly en sus apuntes sobre 1 Pedro 2:24, responde a la teoría no bíblica y a la falsa doctrina de que Cristo llevó nuestros pecados durante toda Su vida terrenal:

    La hipótesis es incompatible, no solamente con la palabra usada por el Espíritu Santo aquí y en todo otro lugar, sino con los más amplios y más solemnes hechos que los creyentes más iletrados, enseñados por Dios, reciben con temor reverente y adorando con gratitud. ¿Qué significó esa sobrenatural oscuridad que cubrió la cruz a plena luz del día? ¿Qué significó el grito de Aquél que, en pleno disfrute del amor, siempre decía “Padre”, pero ahora “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” . . . Si ÉL hubiese llevado durante toda Su vida nuestros pecados, ÉL debería haber estado durante toda Su vida abandonado por Dios, que no puede mirar el pecado sin la más mínima consideración. Pero no, Isaías 53:6 afirma que Jehová cargó nuestra iniquidad en Su Ungido cuando colgaba del madero. Cuán infundada es la idea de que nuestro Señor cargaba los pecados durante toda Su vida.

    Los siguientes pasajes son solamente algunos de los que enseñan que la obra expiatoria de nuestro Señor, de llevar nuestros pecados en Su cuerpo, tuvo lugar en conexión con Su muerte en la cruz y que no incluyen los muchos sufrimientos de Su vida en la tierra antes de la cruz.

    “Haciendo la paz mediante la sangre de su cruz” (Colosenses 1:20).

    “Cristo murió por nuestros pecados” (1 Corintios 15:3).

    “Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros” (Isaías 53:6). Favor notar que este pasaje es citado en 1 Pedro 2:24-25 donde se dice claramente que la obra de Cristo de llevar nuestros pecados tuvo lugar “en el madero”.

    (El tipo) Tal como el sacrificio de los animales se realizaba en el altar, así el sacrificio del Señor se realizó en el altar de la cruz del Calvario (el antitipo).

    La dramática implicación de Mateo 27:45-46 es que las tres horas de tinieblas fueron las horas en que Jesús fue olvidado por Su Padre, porque fue entonces que nuestros pecados fueron cargados sobre ÉL.

    “El cual fue entregado por nuestras transgresiones” (Romanos 4:25). Comparar Romanos 8:32.

    “Fuimos reconciliados con Dios por la muerte de Su Hijo” (Romanos 5:10 y ver el v.9, “en Su sangre”).

    “Al que no conoció pecado (Cristo), por nosotros (el Padre) lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en ÉL” (2 Corintios 5:21). Aunque Cristo no era un pecador, ÉL fue tratado como un pecador cuando ÉL fue hecho maldición por nosotros. Aunque nosotros no somos justos, somos tratados como justos, porque Dios ve al pecador creyente EN SU HIJO JUSTO.

    Pablo empieza Gálatas con esta afirmación: “El cual se dio a Sí Mismo por nuestros pecados” (Gálatas 1:4) y termina el libro con esta afirmación: “Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo”. Las dos afirmaciones están íntima y vitalmente conectadas.

    Cristo fue hecho maldición por nosotros cuando Dios derramó Su ira sobre nuestro Sustituto. ¿Cuándo llegó a ser maldición por nosotros? “EN EL MADERO” (ver Gálatas 3:13).

    Por causa de nuestro PORTADOR DE PECADO hemos sido hechos CERCANOS y hemos sido reconciliados con Dios. ¿Cuándo y cómo sucedió esto? “Por la sangre de Cristo…mediante la cruz” (ver Efesios 2:13, 16).

    Fuimos redimidos con la preciosa sangre de Cristo (1 Pedro 1:18-19).

    “Quien llevó ÉL Mismo nuestros pecados en Su cuerpo sobre el madero” (1 Pedro 2:24).

    “Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu” (1 Pedro 3:18). Notar dos puntos en este pasaje: 1) La frase “padeció una sola vez” limita claramente Su cargar los pecados a un tiempo específico. Fue un acto de amor redentor llevado a cabo una vez. La frase no es consistente en absoluto con sufrir por nuestros pecados durante toda Su vida; 2) Cristo sufrió por nuestros pecados una vez, y esto es equivalente a “haber sido muerto”. De modo que están involucrados los sufrimientos en Su muerte, no Sus sufrimientos durante Su vida encarnada.

    “Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con Su sangre” (Apocalipsis 1:5).

    Pablo no se gloriaba en Getsemaní; él se gloriaba en la cruz (Gálatas 6:14). El no predicaba el huerto; él predicaba la cruz (1 Corintios 1:18; 2:2). Pedro no enseñó que Cristo llevó nuestros pecados en Su cuerpo en el huerto, sino sobre el madero (1 Pedro 2:24).


    -- George Zeller (Nov. 2003)




    Curados por Sus Llagas

    A menudo se piensa que Isaías 53:5 se refiere a los azotes que Jesús recibió de mano de los romanos. Dice, “por Sus llagas fuimos nosotros curados”. ¿Se refiere esto realmente a los sufrimientos que Cristo soportó, por los latigazos romanos, antes de ir a la cruz? Es mejor entender que Isaías 53:5 se refiere al terrible castigo que Cristo sufrió de mano de Dios Padre cuando ÉL llevó nuestros pecados en Su cuerpo sobre el madero en la cruz del Calvario.

    Isaías 53 no alude a lo que los romanos hicieron a Jesús, sino a lo que Dios Padre hizo a Jesús. ÉL fue azotado y herido por Dios (v.4), aunque sabemos que en Su juicio Él fue azotado por los romanos. Es cierto que Cristo fue golpeado por los romanos en Su proceso cuando le abofetearon con sus manos y sus puños y abusaron de Él de otras maneras, sin embargo Isaías 53 enfatiza que ÉL fue azotado por el SEÑOR (v.10). El énfasis en Isaías 53 es sobre lo que Dios le hizo—ver v.6 (“Jehová cargó en Él el pecado de todos nosotros”). Isaías 53:5 dice que el Mesías “fue herido por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados.”


    La clara enseñanza de la Biblia dice que Cristo pagó la pena por nuestros pecados cuando Él murió en la cruz, no antes de la cruz. Ver 1 Pedro 2:24 que dice que ÉL “llevó nuestros pecados en Su cuerpo sobre el madero.” Cuando Isaías 53:5 dice “por Su llaga fuimos curados” se refiere al castigo que fue aplicado sobre Él por el Padre, cuando Él fue castigado como nuestro Sustituto. Esto es confirmado además por 1 Pedro 2:24, donde la frase de Isaías, “por su llaga fuimos curados” es citada por Pedro. Este mismo versículo deja en claro que fue en el madero (la cruz) que Él llevó nuestros pecados en Su cuerpo. De modo que concluimos que las llagas mencionadas en Isaías 53:5 fueron heridas recibidas de Dios el Padre cuando ÉL murió por nuestros pecados y no golpes recibidos de mano de los romanos antes de la cruz.

    Los comentarios de William Kelly son de ayuda:

    Cuando se dice, “por Sus llagas fuimos curados”, ¿es posible que un santo pueda creer que se refiere a los azotes que Él recibió de los soldados? Estas múltiples expresiones en Isaías 53 no indican solo lo que los hombres le hicieron a Jesús, sino lo que Él sufrió de parte de Jehová, cuando Él cargó la iniquidad de los Suyos sobre el Mesías rechazado – expresiones tomadas de lo que es común entre los hombres, pero sobre todo, para expresar lo que Él Mismo infligió. Jehová quiso quebrantarlo, fue Él quien quiso afligirlo y fue por las transgresiones de Su pueblo que Él fue golpeado. Él llevó los pecados de muchos. [William Kelly, “The Day of Atonement, Leviticus 16”].




    *** ****** ***

    ---------- Post added at 13:05 ---------- Previous post was at 13:04 ----------

    Los Peligros de la

    TEOLOGÍA REFORMADA





    El Peligro de Descuidar el
    Ministerio Celestial


    Algunos Teólogos Reformados tienden a sobre enfatizar la vida y el ministerio terrenal de Cristo y a descuidar Su vida y misterio celestial. Por ejemplo, enseñan a menudo que el Sermón del Monte es la “Carta Magna” de la vida cristiana. La enseñanza de John MacArthur es típica de este acercamiento cuando insiste que el Sermón del Monte “es primordialmente un mensaje para cristianos” y que debe ser considerado como “verdad para hoy”. [El Evangelio según Jesucristo. John MacArthur critica a quienes quieren remitir este Sermón a otra época. Es importante entender que este Sermón fue dado en un tiempo cuando el reino era anunciado como estando “cercano”).

    Ver el siguiente estudio: El Sermón del Monte – ¿Es para la Iglesia de hoy?

    Reconocemos plenamente el valor de “toda la Escritura” (2 Timoteo 3:16). Los Evangelios son ciertamente provechosos para nosotros y son de un valor inmenso para el corazón creyente. El Sermón del Monte es rico en verdades y aplicaciones y lecciones para el hijo de Dios. Pero para encontrar la revelación de Dios que fue dada directamente a la IGLESIA, debemos dirigirnos a las Epístolas, no a los Evangelios. No descuidemos los libros que fueron dados a las iglesias. Es allí donde encontramos a nuestro celestial Señor, ascendido, glorificado y sentado, y nos encontramos sentados con ÉL allí.

    Consideremos con cuidado las palabras de Pablo: “De manera que nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según la carne; y aun si a Cristo conocimos según la carne, ya no lo conocemos así” (2 Corintios 5:16). Las Epístolas no fueron dadas para que conociéramos a Cristo según la carne, sino para que conozcamos a nuestro Gran Sumo Sacerdote quien, habiendo cumplido Su perfecta obra en la cruz, ahora está sentado a la diestra de la Majestad en las alturas.

    Si lees el Nuevo Testamento, comenzando con Hechos, continuando por todas las Epístolas y terminando con Apocalipsis, descubrirás lo siguiente:

    183 versículos hablan de la muerte de Cristo.
    97 versículos hablan de la resurrección de Cristo.
    162 versículos hablan de la vida y el ministerio celestial de Cristo.
    203 versículos hablan del regreso de Cristo (como Rey, como Juez, etc.).

    SOLAMENTE 10 PASAJES HABLAN DE SU VIDA Y MINISTERIO TERRENALES.

    Estos diez pasajes son los siguientes:

    Hechos 2:22, que habla del ministerio terrenal de nuestro Señor y de Sus milagros.

    Hechos 10:38, que da un resumen de Su ministerio terrenal.

    Hechos 20:35, donde Pablo menciona uno de los dichos de Cristo.

    1 Timoteo 3:16, donde la vida y el testimonio del Señor Jesús son un modelo para la vida y el testimonio de la Iglesia [Ver el estudio: El Misterio de la Piedad].

    1 Timoteo 6:13, que habla de Cristo ante Pilato antes de Sus muerte.

    2 Pedro 1:15-18, que habla de la transfiguración (que en realidad es una visión anticipada del reino y que podría nombrarse bajo la categoría de la segunda venida).

    1 Pedro 2:21-23, el ejemplo de la vida de Cristo, especialmente Sus sufrimientos.

    Hebreos 4:15, que habla de que Cristo fue tentado (ver también 2:18), pero sin pecado. El énfasis de este pasaje, sin embargo, es Su ministerio como Sumo Sacerdote.

    Hebreos 5:7, que habla de Su agonía en el huerto, anterior a Su muerte.

    1 Juan 2:6, la manera en que Cristo anduvo como un ejemplo para los creyentes.

    Otras referencias posibles podrían ser Hebreos 12:3 y 1 Pedro 4:1. Si el lector encuentra algún otro pasaje en Hechos o en las epístolas que hablen de Su vida y ministerio terrenales, rogamos contactarnos para estar enterados de esta omisión.

    De modo que, en la Epístolas del Nuevo Testamento se destacan principalmente la vida y el ministerio celestiales de nuestro Señor exaltado, La Cabeza de la iglesia, la Vida del cuerpo, la Vid de los pámpanos. Dios en verdad nos ha dado un libro entero, una de las epístolas más largas (Hebreos), cuyo tema principal es el ministerio de nuestro Señor a nuestro favor en el cielo actualmente.

    Nunca olvidemos que nuestro Señor Jesús está en el lado de la resurrección de la cruz. ÉL ha resucitado, ha ascendido y ha sido glorificado y exaltado. Una cuidadosa y piadosa lectura del capítulo 17 de Juan nos muestra que el gran énfasis de esta oración está en nuestro Señor en el cielo (“He acabado la obra”; “Ya no estoy en el mundo”; “Voy a Ti”).

    “Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra” (Colosenses 3:1-2).


    *** ****** ***

    ---------- Post added at 13:07 ---------- Previous post was at 13:05 ----------

    El Peligro de Descuidar la
    Posición Celestial



    Los primeros dispensacionalistas pioneros (Darby, Kelly, Mackintosh, etc.) estaban emocionados por causa de su posición en Cristo. Aunque andaban sobre la tierra, se veían a sí mismos como sentados en el cielo. Ellos entendieron su elevado y celestial llamamiento. Ellos entendieron su IDENTIFICACIÓN con Cristo, no sólo en Su muerte y resurrección, sino también en Su ascensión y su reunión presente. Mientras la mayoría de los hombres Reformados nos animan a “mirar hacia arriba”, el dispensacionalista que está consciente de su posición exaltada tiene palabras mejores: “MIRA HACIA ABAJO” (un lema que fue dado a este escritor por Miles Stanford). ¿Por qué? “Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios” (Colosenses 3:3). No perdamos nuestra perspectiva.

    “Y juntamente con Él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús” (Efesios 2:6). “Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo” (Filipenses 3:20). “Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad al apóstol y sumo sacerdote de nuestra profesión, Cristo Jesús” (Hebreos 3:1).

    Nunca encontramos afirmaciones como éstas en los Evangelios. No encontramos estas afirmaciones en el Sermón del Monte. No encontramos que tales declaraciones se hubieran hecho a los israelitas en tiempos del Antiguo Testamento. Dios está haciendo en estos tiempos presentes una cosa única y maravillosa.


    *** ******

    ---------- Post added at 13:08 ---------- Previous post was at 13:07 ----------

    Los Peligros de la

    TEOLOGÍA REFORMADA



    Conclusión

    A pesar de sus varios puntos fuertes, la Teología Reformada yerra en algunas áreas cruciales. Su Calvinismo extremo la obliga a tener un evangelio sólo para los elegidos. Su mortal legalismo impregna toda su enseñanza sobre la vida cristiana y la santificación. Su enseñanza sobre la regeneración y la fe salvadora quita al pecador toda responsabilidad personal dada por Dios de creer el evangelio. Su énfasis en la salvación por Señorío complica y corrompe el mensaje del evangelio al requerir del pecador actos adicionales de sometimiento y obediencia para ser salvo. Esto le quita mérito al sencillo mensaje del evangelio de la gracia de Dios que Pablo predicaba y defendía con su vida.

    La teoría Reformada del “cumplimiento vicarial de la ley” es una distorsión de la doctrina de la justificación y la enseñanza de que Cristo llevó nuestros pecados antes de la cruz es un serio malentendido de lo que tuvo lugar en el madero del Calvario. Poner al creyente bajo la ley de Moisés como regla de vida, pone la atención sobre el Monte Sinaí, en vez del Monte Calvario y cuando la cruz no es el centro de la vida cristiana, se hace un daño incalculable.

    Adicionalmente a estos problemas, la Teología Reformada ha abandonado la interpretación literal normal de las Escrituras cuando se trata de las profecías en general y del reino milenial de Cristo en particular. Muchos hombres Reformados han adoptado el preterismo, un sistema de interpretación profética que ha destruido el significado profético de cientos de pasajes en la Palabra de Dios, privando así a la Iglesia de su “bienaventurada esperanza”. Cuando la Iglesia pierde su celo evangelístico por causa del Calvinismo extremo y cuando la Iglesia deja de esperar la venida del Señor por causa de influencias preteristas, una triste condición espiritual será el resultado inevitable.

    Con una Biblia abierta y con un corazón contrito y humillado y con una actitud de temor y temblor ante la Palabra escrita de Dios, continuemos en aquellas cosas que se ajustan a la sana doctrina.
    Citar Citar  

  8. #28
    Baneado del Foro Array
    Fecha de Ingreso
    27 abr, 09
    Mensajes
    658
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    58
    Agradecido 237 en 146 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Las Dispensaciones.




    Los teólogos reformados a menudo nos urgen a volver a la Reforma. Un ejemplo de esto es The Reformation Study Bible –Biblia de Estudio Reformada- (originalmente llamada The New Geneva Study Bible) con R.C. Sproul como el editor general. En la introducción Sproul dice: “The Reformation Study Bible contiene en sus comentarios y notas teológicas una nueva exposición moderna de la verdad de la Reforma. Su propósito es presentar nuevamente la luz de la Reforma.” El propósito declarado de The Reformation Study Bible es llevarnos de vuelta a la Reforma para aprender sus doctrinas y su teología.

    Debemos recordar que la LUZ no procede de la Reforma, sino viene de las Escrituras: “La exposición de tus palabras alumbra” (Salmo 119:130). Los reformadores fueron iluminados en muchas maneras, pero esto solo fue por la luz de las Escrituras. En muchos sentidos la Reforma fue un movimiento de “regreso a la Biblia”. También hoy en día, nuestra meta siempre debe ser un regreso a la Biblia, no un regreso a la Reforma. Esto no quiere decir que debemos ignorar lo que dijeron y escribieron los Reformadores, pero siempre debemos probar todas las cosas por la Palabra de Dios para ver si lo que ellos enseñaron está en armonía con la verdad bíblica. Ver Hechos 17:11.

    Pablo dijo “Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo” (1 Corintios 11:1). Debemos seguir a los reformadores en muchos aspectos, así como ellos siguieron a Cristo. En algunas materias, sin embargo, debemos ser cuidadosos de no seguirlos. En algunos asuntos los Reformadores no siguieron a Cristo en absoluto. Para ilustrar esto, examinaremos la vida de dos de los reformadores más importantes—Martín Lutero y Juan Calvino. Estos hombres tenían grandes fortalezas pero también algunas notorias debilidades. Es con tristeza que llamamos la atención al lado más oscuro de estos hombres, pero los hechos de la historia no pueden ser ignorados.

    Lutero y los Judíos

    Lo siguiente fue escrito por el respetado historiador de la Iglesia, Phillip Schaff [History of the Christian Church, Vol. 7 “Modern Christianity—The German Reformation” (Historia de la Iglesia Cristiana, “Cristianismo Moderno-La Reforma Alemana”), pp. 61-62]:

    Unas pocas palabras sobre su visión de la tolerancia de los judíos, que tenían que soportar toda clase de indignidades de parte de los cristianos, como si ellos fuesen personalmente responsables del crimen de la crucifixión. Al principio Lutero estaba por mejorar la opinión pública. En 1523 protestó en contra el trato cruel de los judíos, como si fueran perros y no seres humanos y aconsejó amabilidad y bondad como el mejor medio para convertirlos. Si lo apóstoles, dijo, que eran judíos, hubiesen tratado a los gentiles como nosotros, los cristianos gentiles, tratamos a los judíos, ningún gentil se hubiera convertido jamás, y yo mismo, si fuera judío, preferiría volverme cualquier cosa menos cristiano. Pero en 1543 escribió dos virulentos libros en contra de los judíos. Su intercambio con varios rabinos lo llenó de disgusto e indignación contra su orgullo, obstinación y blasfemias. Llegó a la conclusión de que era inútil discutir con ellos y que era imposible convertirlos. Moisés no logró hacer nada con el Faraón con las advertencias, plagas y milagros, sino tuvo que dejar que se ahogara en el Mar Rojo. Los judíos crucificarían a su esperado Mesías si alguna vez viniera, aún peor de lo que crucificaron al Mesías cristiano. Ellos son una raza ciega, dura, incorregible. Fue tan lejos como aconsejar su expulsión de las tierras cristianas, prohibir sus libros, y quemar sus sinagogas e incluso sus casas, donde ellos blasfeman a nuestro Salvador y a la Virgen Santa. En el último de sus sermones que predicó poco antes de su muerte en Eisleben, donde muchos judíos tenían permiso de comerciar, él concluyó con una severa advertencia contra los judíos como enemigos públicos peligrosos que no debían ser tolerados, pero dejó la alternativa de conversión o expulsión. [Énfasis mío].

    Para una fascinante discusión sobre cómo los judíos modernos ven a Martín Lutero, ver el artículo “Martin Luther and the Protestant Reformation” (Martín Lutero y la Reforma Protestante) que se encuentra en el libro Jewish Literacy_The Most Important Things to Know About the Jewish Religion, its People and its History (La Cultura Judía- Las Cosas Más Importantes que Deben Saberse Sobre la Religión Judía, su Pueblo y su Historia), por el rabino Joseph Telushkin [William Morrow and Company, NY,1991] p.204-206. Telushkin se explaya sobre los mismos puntos como Phillip Schaff más arriba. El también compara a Lutero con Mahoma, porque ambos hombres inicialmente tenían amor por los judíos, pero que luego se transformó en odio contra los judíos, cuando los judíos no quisieron convertirse. Aquí hay algunas de las chocantes citas de Telushkin:

    Lutero redactó los escritos más antisemitas producidos en Alemania hasta el tiempo de Hitler.

    En una ocasión, este anterior adalid de amor cristiano dijo: “Yo los amenazaría con extirpar sus lenguas de sus gargantas si se niegan a reconocer la verdad de que Dios es una trinidad y no solo una unidad.”

    En los juicios de Nuremberg, el propagandista Julius Streicher se defendió con la afirmación de que él no dijo nada peor de los judíos de lo que había dicho Martín Lutero.

    Hitler aseguró orgullosamente que Lutero era un aliado: “El vio al judío como nosotros estamos solo comenzando a verlo ahora.”

    Para ver la actitud que debe tener un creyente hacia el pueblo judío, ver: “Amamos a Nuestros Amigos Judíos”.

    La Intolerancia de Calvino

    Los Reformadores salieron del Catolicismo Romano, que fue conocido por su intolerancia y por su persecución de cualquiera que fuera contrario al dogma católico, como todo el que ha estudiado la Inquisición Española bien lo sabe. Lo trágico es que Juan Calvino y algunos de los otros reformadores llegaron a ser vergonzosamente intolerantes con los que diferían de sus posiciones doctrinales, aun hasta el punto de ejecutar al ofensor.

    Lo que sigue es de Philip Schaff (History of the Christian Church), Vol.8, “Protestant Intolerance” (Intolerancia Protestante), p. 700-800.

    Los reformadores heredaron la doctrina de la persecución de su Iglesia madre y la practicaron hasta donde tenían el poder para hacerlo. Combatieron la intolerancia con intolerancia. Se diferenciaron de sus oponentes en grado y extensión, pero no en el principio de la intolerancia. Quebraron la tiranía del papado y abrieron así el camino para el desarrollo de la libertad religiosa, pero negaron a otros la libertad que ellos mismos ejercían. Los gobiernos protestantes en Alemania y Suiza excluyeron, dentro de los límites de su jurisdicción el Catolicismo Romano de todos sus derechos religiosos y civiles y tomaron posesión exclusiva de sus iglesias y conventos y otras propiedades. Ellos desterraron, encarcelaron, ahogaron, decapitaron, ahorcaron y quemaron a anabaptistas, antitrinitarios y otros disidentes.

    El principal ejemplo de intolerancia fue la ejecución del hereje Servet. Schaff dedica 86 páginas a este hombre—sus doctrinas, juicio y ejecución (volumen 8). Servet huyó a Ginebra donde Calvino lo hizo arrestar, enjuiciar y finalmente quemar vivo. Otros reformadores que apoyaron a Calvino en este acto incluyen a Beza y también al usualmente apacible y benigno Melanchton.

    Estos hombres deben ser alabados por su odio hacia la falsa doctrina (ver Apocalipsis 2:15), pero deben ser fuertemente condenados por su intolerancia, persecución y aun ejecución de aquellos que promocionaban el error. El Dr, John Whitcomb ha delineado la visión bíblica como sigue: “Insistimos en que ningún ser humano en la edad de la iglesia debe ser jamás ejecutado por algún error teológico. Al mismo tiempo, no osamos minimizar los errores doctrinales y debemos ser cuidadosos en aplicar los principios del Nuevo Testamento en cuanto a la separación bíblica y la disciplina de la iglesia.” C.H. Mackintosh ha comentado como sigue:

    La quema de Servet en 1553 por sus opiniones teológicas, es una terrible mancha sobre la Reforma y sobre el hombre que sancionó ese procedimiento tan anticristiano. Es verdad que las opiniones de Miguel Servet eran fatal y fundamentalmente falsas. Sostuvo la herejía de Arrio, que es sencillamente una blasfemia contra el Hijo de Dios. Pero el quemarlo vivo a él o a otro cualquiera por causa de falsas doctrinas, era un flagrante pecado contra el espíritu, naturaleza y principios del evangelio, el lamentable fruto de la ignorancia en cuanto a la esencial diferencia entre el Judaísmo y el Cristianismo. C.H.Mackintosh, Estudios sobre el Libro de Deuteronomio, Vol. II, p.126, nota de página.

    Obviamente, durante el Reino Milenial, el Rey no permitirá ninguna religión falsa o desviaciones doctrinales, y toda la tierra estará unida en la verdadera adoración del verdadero Dios. Pero en contrario de la enseñanza de muchos teólogos reformados, aún no estamos en el reino.

    Conclusión

    Toda luz verdadera que tuvieron los reformadores vino de las Escrituras. Nos regocijamos en las verdades que ellos recuperaron, tales como la justificación por fe, la absoluta suficiencia de las Escrituras y el sacerdocio universal de todos los creyentes. Estas son verdades muy básicas de la Biblia. Había otras doctrinas, tales como la naturaleza y el propósito y destino de la iglesia, que ellos no entendieron muy bien (como queda ilustrado por el hecho de que Calvino estaba tratando de hacer de Ginebra algo así como un pequeño reino o estado-iglesia). Las verdades relacionadas con el amado cuerpo y esposa de Cristo fueron descubiertas en un período posterior de la historia de la iglesia, especialmente durante el siglo 19 en Inglaterra e Irlanda. Los Reformadores también tuvieron algunas faltas notorias, como hemos documentado más arriba, de las cuales podemos aprender y tratar de evitarlas en nuestras propias vidas y ministerios.

    Nunca debemos volver a la Reforma, pero siempre a la Biblia. Siempre es mejor volver a las fuentes puras de los manantiales en vez de volver a las aguas río abajo, porque las corrientes río abajo pueden haber sido contaminadas por el camino. La Palabra de Dios es una fuente pura e incontaminada de verdad, y los que beben de ella nunca serán decepcionados. Podemos aprender de los Reformadores y de todos los grandes hombres de la historia de la iglesia, pero tenemos que probar constantemente todas las cosas por la Palabra de Dios y seguir a estos hombres solo hasta donde ellos siguieron a Cristo.

    ---------- Post added at 14:27 ---------- Previous post was at 14:26 ----------

    ¿Por Quién Murió Cristo?

    Introducción

    “¿Qué dice la Escritura?” (Romanos 4:3)


    “Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo” (1 Timoteo 2:3-6).

    “Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos” (Hebreos 2:9).

    “Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo” (1 Juan 2:2).


    La Biblia dice que…


    ÉL murió por TODOS (1 Timoteo 2:6).
    ÉL murió por TODOS LOS HOMBRES (Rom.5:18; 1 Timoteo 4:10).
    ÉL murió por TODOS NOSOTROS (Isaías 53:6).
    ÉL murió por los IMPÍOS (Romanos 5:6).
    ÉL murió por los que NIEGAN AL SEÑOR (2 Pedro 2:1).
    ÉL murió por los PECADORES (Romanos 5:8).
    ÉL murió por TODOS (Hebreos 2:9).
    ÉL murió por MUCHOS (Mateo 20:28).
    ÉL murió por el MUNDO (Juan 6:33, 51; Juan 1:29 y Juan 3:16).
    ÉL murió por TODO EL MUNDO (1 Juan 2:2).
    ÉL murió por la TODA NACIÓN de Israel (Juan 11:50-51).
    ÉL murió por la IGLESIA (Efesios 5:25).
    ÉL murió por Sus OVEJAS (Juan 10:11).
    ÉL murió por MÍ (Gálatas 2:20).


    Las Escrituras enseñan que el sacrificio del Cordero de Dios incluyó el pecado del mundo (Juan 1:29) y que la obra de redención (1 Timoteo 2:6; 2 Pedro 2:1), reconciliación (2 Corintios 5:19), y propiciación (1 Juan 2:2) del Salvador fue efectuada a favor de toda la humanidad (1 Timoteo 4:10a). Sin embargo, la obra de Cristo en la cruz es eficaz, válida y beneficiosa solamente para los que creen (1 Timoteo 4:10b; Juan 3:16). Para decirlo de otro modo, Cristo murió una muerte sustitutiva e hizo un pago por los pecados que fue SUFICIENTE para todos los hombres, pero que es EFICIENTE solo para los escogidos.

    Definición de Términos

    Para comenzar, puede ser de ayuda definir algunos de los términos que serán usados en este estudio:


    La expiación: Para nuestros propósitos aquí, estaremos usando este término para referirnos a la obra de Cristo en la cruz en general, con un énfasis especial en la muerte sustitutiva de Cristo por nuestros pecados.

    Expiación ilimitada (expiación general, expiación universal): Esta es la doctrina que dice que Cristo murió por los pecados de todos los hombres, por toda la humanidad, por cada persona, por todo el mundo. Sin embargo, los individuos no se benefician de la muerte de Cristo para ser salvos hasta que vienen a Cristo y creen en Él. El don de Dios ha sido comprado, ofrecido y presentado a todos (1 Juan 5:11), pero tiene que ser recibido personalmente por fe (1 Juan 5:12; Juan 1:12).

    Expiación limitada (expiación definida, expiación particular, redención limitada): Esta es la doctrina que dice que Cristo murió solamente por los elegidos. ÉL no murió por los que estarán finalmente en el infierno (como Judas o el Faraón). Este es el tercer punto de los cinco puntos del calvinismo, la letra “L” en el término TULIP.

    Los Elegidos: Usamos este término para referirnos a los salvos de todos los tiempos. El término incluye a cada uno o a todos aquellos que estarán finalmente en el cielo y que serán contados entre los redimidos (comparar Colosenses 3:12).

    Los No-elegidos: Usamos este término para referirnos a los que finalmente perecerán en el infierno. Se refiere a los que persisten en su incredulidad y que rechazan a Cristo hasta el día de su muerte. Están en el infierno, no porque Dios los escogiera para condenación, sino porque “ellos no recibieron el amor de la verdad para ser salvos” (2 Tesalonicenses 2:10-13). Los que van al cielo, solo lo harán gracias a Dios; los que van al infierno solo podrán culparse a sí mismos por ello.

    Calvinismo Extremo (hipercalvinismo, Calvinismo de cinco puntos): En este estudio es simplemente otra manera de referirse a los que creen en una expiación limitada, es decir, que Cristo murió solamente por los elegidos.

    Nota: reconocemos que a nadie le agrada referirse a sí mismo como “hiper” o “extremo”. La mayoría se considera muy equilibrada. Cuando un calvinista de cinco puntos usa el término “hipercalvinista”, se está refiriendo a un grupo de calvinistas aún más extremo que, por ejemplo, puede creer que no es necesario predicar el evangelio a los pecadores. Ellos razonan que los que Dios ha escogido, llegarán a la fe en Cristo, se predique o no el evangelio. William Carey se encontró con un extremista así cuando propuso su obra misionera. Su nombre era Sr. Ryland Sr., y él reprendió a Carey con estas palabras: “Joven, tome asiento. Usted es un entusiasta. Cuando le plazca a Dios convertir a los paganos, ÉL lo hará sin consultar con usted o conmigo.” Por otra parte hay calvinistas decididos como James Morrison o Richard Baxter, pero como ellos abogan por una expiación ilimitada y por una redención universal, son considerados calvinistas moderados.


    *** ****** ***

    ---------- Post added at 14:27 ---------- Previous post was at 14:27 ----------

    ¿Por Quién Murió Cristo?

    Introducción

    “¿Qué dice la Escritura?” (Romanos 4:3)


    “Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo” (1 Timoteo 2:3-6).

    “Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos” (Hebreos 2:9).

    “Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo” (1 Juan 2:2).


    La Biblia dice que…


    ÉL murió por TODOS (1 Timoteo 2:6).
    ÉL murió por TODOS LOS HOMBRES (Rom.5:18; 1 Timoteo 4:10).
    ÉL murió por TODOS NOSOTROS (Isaías 53:6).
    ÉL murió por los IMPÍOS (Romanos 5:6).
    ÉL murió por los que NIEGAN AL SEÑOR (2 Pedro 2:1).
    ÉL murió por los PECADORES (Romanos 5:8).
    ÉL murió por TODOS (Hebreos 2:9).
    ÉL murió por MUCHOS (Mateo 20:28).
    ÉL murió por el MUNDO (Juan 6:33, 51; Juan 1:29 y Juan 3:16).
    ÉL murió por TODO EL MUNDO (1 Juan 2:2).
    ÉL murió por la TODA NACIÓN de Israel (Juan 11:50-51).
    ÉL murió por la IGLESIA (Efesios 5:25).
    ÉL murió por Sus OVEJAS (Juan 10:11).
    ÉL murió por MÍ (Gálatas 2:20).


    Las Escrituras enseñan que el sacrificio del Cordero de Dios incluyó el pecado del mundo (Juan 1:29) y que la obra de redención (1 Timoteo 2:6; 2 Pedro 2:1), reconciliación (2 Corintios 5:19), y propiciación (1 Juan 2:2) del Salvador fue efectuada a favor de toda la humanidad (1 Timoteo 4:10a). Sin embargo, la obra de Cristo en la cruz es eficaz, válida y beneficiosa solamente para los que creen (1 Timoteo 4:10b; Juan 3:16). Para decirlo de otro modo, Cristo murió una muerte sustitutiva e hizo un pago por los pecados que fue SUFICIENTE para todos los hombres, pero que es EFICIENTE solo para los escogidos.

    Definición de Términos

    Para comenzar, puede ser de ayuda definir algunos de los términos que serán usados en este estudio:


    La expiación: Para nuestros propósitos aquí, estaremos usando este término para referirnos a la obra de Cristo en la cruz en general, con un énfasis especial en la muerte sustitutiva de Cristo por nuestros pecados.

    Expiación ilimitada (expiación general, expiación universal): Esta es la doctrina que dice que Cristo murió por los pecados de todos los hombres, por toda la humanidad, por cada persona, por todo el mundo. Sin embargo, los individuos no se benefician de la muerte de Cristo para ser salvos hasta que vienen a Cristo y creen en Él. El don de Dios ha sido comprado, ofrecido y presentado a todos (1 Juan 5:11), pero tiene que ser recibido personalmente por fe (1 Juan 5:12; Juan 1:12).

    Expiación limitada (expiación definida, expiación particular, redención limitada): Esta es la doctrina que dice que Cristo murió solamente por los elegidos. ÉL no murió por los que estarán finalmente en el infierno (como Judas o el Faraón). Este es el tercer punto de los cinco puntos del calvinismo, la letra “L” en el término TULIP.

    Los Elegidos: Usamos este término para referirnos a los salvos de todos los tiempos. El término incluye a cada uno o a todos aquellos que estarán finalmente en el cielo y que serán contados entre los redimidos (comparar Colosenses 3:12).

    Los No-elegidos: Usamos este término para referirnos a los que finalmente perecerán en el infierno. Se refiere a los que persisten en su incredulidad y que rechazan a Cristo hasta el día de su muerte. Están en el infierno, no porque Dios los escogiera para condenación, sino porque “ellos no recibieron el amor de la verdad para ser salvos” (2 Tesalonicenses 2:10-13). Los que van al cielo, solo lo harán gracias a Dios; los que van al infierno solo podrán culparse a sí mismos por ello.

    Calvinismo Extremo (hipercalvinismo, Calvinismo de cinco puntos): En este estudio es simplemente otra manera de referirse a los que creen en una expiación limitada, es decir, que Cristo murió solamente por los elegidos.

    Nota: reconocemos que a nadie le agrada referirse a sí mismo como “hiper” o “extremo”. La mayoría se considera muy equilibrada. Cuando un calvinista de cinco puntos usa el término “hipercalvinista”, se está refiriendo a un grupo de calvinistas aún más extremo que, por ejemplo, puede creer que no es necesario predicar el evangelio a los pecadores. Ellos razonan que los que Dios ha escogido, llegarán a la fe en Cristo, se predique o no el evangelio. William Carey se encontró con un extremista así cuando propuso su obra misionera. Su nombre era Sr. Ryland Sr., y él reprendió a Carey con estas palabras: “Joven, tome asiento. Usted es un entusiasta. Cuando le plazca a Dios convertir a los paganos, ÉL lo hará sin consultar con usted o conmigo.” Por otra parte hay calvinistas decididos como James Morrison o Richard Baxter, pero como ellos abogan por una expiación ilimitada y por una redención universal, son considerados calvinistas moderados.


    *** ****** ***

    ---------- Post added at 14:28 ---------- Previous post was at 14:27 ----------

    Un Análisis de Pasajes Clave de las Escrituras

    Isaías 53:6

    El término “todos nosotros” se usa dos veces en este versículo. Es de lo más natural y normal asumir que esta palabra se refiere al mismo grupo de personas cada vez que es usado en este versículo. ¿Por quién murió Cristo? Él murió por todos nosotros que nos hemos descarriado. Todos los hombres son invitados a identificarse con el primer “todos” (al reconocer su culpa y desobediencia), y participar del último “todos” (recibiendo el perdón por el sacrificio expiatorio).

    La amplitud universal de Isaías 53:6 la perciben incluso los oponentes de la expiación ilimitada. Por ejemplo, John Murray niega enfáticamente que Cristo muriera por todos los hombres. Sin embargo, esto es lo que escribió en cuanto a Isaías 53

    Sería fácil argumentar que la indicación del “todos” de la última cláusula es tan extensa como el número de aquellos que se habían descarriado y que se habían apartado por su propio camino. Si es así, la conclusión sería que el Señor cargó en Su Hijo el pecado de todos los hombres y que ÉL fue hecho un sacrificio por el pecado de todos (de un artículo titulado “Redemption”).

    Esta es ciertamente nuestra conclusión y lamentamos que el sistema teológico de Murray lo obligue a entender que “todos nosotros” signifique “algunos de nosotros”, a pesar de lo que el texto dice con claridad.

    LIMITEMOS la muerte de Cristo de la siguiente manera: El Señor Jesús murió únicamente por los que SE DESCARRIARON. ÉL no murió por los que no están perdidos. Tenemos buenas noticias para toda persona perdida, sin excepción: ¡Cristo murió por ti!

    Es posible que la expresión “todos nosotros” pueda limitarse a la nación de Israel (la audiencia inmediata de Isaías), pero es muy improbable que debamos limitarla aún más, como para que se refiera solamente al “Israel elegido”. Muchos de los judíos a quienes ministraba Isaías se negaron a creer y nunca fueron salvos (comparar Isaías 6:9-10 y 53:1). Ellos estarían incluidos en el “todos nosotros.” Por otra parte, es probable que sea mejor entender que la expresión “todos nosotros” se refiera a toda la humanidad, porque los pasajes del Nuevo Testamento aplican Isaías 53 a todos los hombres, no solamente a Israel (Hechos 8:30-35; 1 Pedro 2:24-25).


    *** ****** ***

    ---------- Post added at 14:29 ---------- Previous post was at 14:28 ----------

    Un Análisis de Pasajes Clave de las Escrituras

    Juan 3:16

    Aunque Juan Calvino enseñó que el término “mundo” en Juan 3:16 incluye a “todos los hombres sin excepción” (ver su comentario de Juan 3:16), muchos de sus seguidores que llevan su nombre, tratan de limitar esta palabra de tal manera, que incluya solo a los elegidos.

    La palabra “mundo” [kosmos] es usada de algunas maneras interesantes en el evangelio de Juan. En Juan 1:10 leemos que “el mundo no le conoció.” En 3:17 se usa para describir a los que tienen una necesidad desesperada de salvación. En 12:31 y 16:11 describe un dominio sobre el cual Satanás es príncipe y gobernador. En 14:22 se usa en contraste con “nosotros” (los discípulos elegidos): “Señor, ¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo?” En 15:18-19 dice que el mundo odia a los creyentes (ver también 17:14). En 16:8-9 el mundo es convencido de pecado “porque ellos (el mundo) no creen en Mí” y de modo que en este pasaje el término “mundo” es casi sinónimo de “incrédulos.” En 16:20 encontramos al mundo alegrándose porque ha podido deshacerse de Cristo (comparar v.19). Si el término “mundo” es sinónimo de “los elegidos”, entonces Juan 17:6 podría re-escribirse: “He manifestado Tu Nombre al mundo.” Pero esto sería contrario a lo que realmente dice. En efecto, en 17:9 el término “mundo” se usa en contraste a los elegidos (“los que me diste”) y en 17:21 la palabra se refiere obviamente al mundo inconverso. En 17:25 describe a quienes no han conocido al Padre en contraste con los que pertenecen a Cristo, quienes sí lo conocen. Este es el uso normal de esta palabra.

    Los diccionarios de autoridad reconocida están de acuerdo en decir que kosmos (mundo) como es usado en Juan 3:16, se refiere a “la humanidad, la raza humana.” Este es el sentido obvio de la palabra en este contexto. Decir que kosmos en Juan 3:16 se refiere al “mundo de los elegidos” no es natural. Es un significado forzado por la teología que uno tiene, no por el texto mismo ni por el contexto. Por esto J.C.Ryle dijo, “Limitar la palabra mundo a los elegidos es violentar el lenguaje…El mundo significa toda la raza humana…sin excepción… Hace tiempo que he llegado a la conclusión de que los hombres pueden ser más sistemáticos en sus afirmaciones que la Biblia, y que pueden caer en grave error por la veneración idólatra de un sistema (teológico).”

    Esta palabra tiene algunos usos inusuales. Por ejemplo, en Juan 12:19: “Mirad, el mundo se va tras Él.” ¿Es este un ejemplo en que la palabra no significa todos los hombres? En realidad, este es un ejemplo de hipérbole (exageración extravagante). Los fariseos podrían haber dicho, “Todos van tras ÉL,” y el significado habría sido el mismo. Se usa un término universal con el propósito de exagerar. El significado del término es similar en Juan 3:16—de tal manera amó Dios AL MUNDO, esto es, A CADA UNO. La única diferencia es que en Juan 3:16 no hay exageración. Significa precisamente cada uno, cada persona, toda la humanidad.

    ¿Cómo podemos estar seguros del significado del término “mundo” en Juan 3:16? A menudo se pasa por alto el contexto de este pasaje. Juan 3:16 no puede ser entendido totalmente si no se toma en cuenta el relato de la serpiente en el desierto de Números 21 (ver Juan 3:14-15). La comparación es obvia. A los israelitas se les había dicho que miraran a la serpiente de bronce y que los que miraran, vivirían. Al mundo se le dice que mire al Salvador colgando del madero de la cruz del Calvario y que los que lo miran a ÉL con una mirada de fe, vivirán.

    ¿Puso Dios un LÍMITE al número de los israelitas que podían mirar? Definitivamente no. La invitación de MIRAR fue dada a todos los que habían sido mordidos por las serpientes- a todos los que estaban muriendo y pereciendo, indefensos y sin esperanzas. La serpiente sobre el asta era la provisión completa de Dios para cada israelita que había sido mordido y que estaba pereciendo. De igual modo, por la muerte del Hijo de Dios, Dios hizo una completa provisión para cada pecador que está pereciendo. Ningún israelita sería sanado si no miraba a la serpiente de bronce. De igual modo, ningún pecador será salvo sin fe personal en la OBRA, en el MÉRITO y en la PALABRA del Hijo de Dios.

    ¿Quién debe mirar al Salvador? El MUNDO—todos los que han sido mordidos por la serpiente del pecado, todos los que están muriendo y pereciendo, todos los que están indefensos y sin esperanza. Esta es la gente que está incluida en la palabra MUNDO. El Señor Jesús murió solamente por los que están perdidos y que están pereciendo en sus pecados y que, sin el remedio provisto en la cruz, están en una condición de indefensión y desesperanza.

    El término “todo aquel” en Juan 3:16 puede ser traducido literalmente como “cualquiera” o “cada cual que cree.” Imagine a un hombre generoso en una esquina que está repartiendo caramelos gratis y dice, “Niños y niñas, vengan. Cualquiera que reciba un caramelo también recibirá gratis un globo.” Sin considerar la respuesta de los niños, ¿no sería esto un ofrecimiento universal a todos los niños y niñas? Nadie que escuchara esta invitación sería excluido. Podría decir también, “Todo aquel que reciba un caramelo, también recibirá gratis un globo” y el significado sería el mismo.

    Números 21:8 dice, “cualquiera que mirare (la serpiente de bronce), vivirá.” Todo aquel que la mirare, vivirá. Dios amó tanto a los israelitas que proveyó una serpiente de bronce, para que cualquiera que la mirare, no pereciera, sino que viviera. Pocos de los que creen en una expiación limitada parecen discutir Números 21. Sus implicaciones son aparentemente demasiado universales. Juan 3:16 no puede ser entendido correctamente aparte de su contexto inmediato, y su contexto inmediato incluye el v.14 que se refiere a la serpiente en el desierto.

    Aquí [Juan 3:14-16] el Salvador está hablando de sí mismo como el antitipo de la serpiente de bronce. Pero la serpiente de bronce fue levantada para todos los israelitas del campamento mordidos por las serpientes, de modo que, a menos que el tipo sea más glorioso que el antitipo, el Salvador tiene que haber sido levantado en la cruz para todos los pecadores del mundo mordidos por el pecado. Si esto es así, Dios te ha amado y ha dado a Su Hijo por ti. – (James Morrison, The Extent of the Atonement.)

    La pequeña palabra “que” es significativa en este versículo: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, QUE dio a su Hijo unigénito.” La palabra “que” con el indicativo (dio), expresa un REAL RESULTADO, y no solo una intención. Dios no solo concibió el plan de salvación en la eternidad pasada (Apocalipsis 13:8), sino que llevó efectivamente a cabo su plan al dar a Su Hijo en la cruz. Dios no solo amó al mundo, sino ÉL mostró Su amor (Romanos 5:8), por la verdadera entrega de Su Hijo en la cruz por el mundo (Juan 1:29; 6:51; 1 Juan 2:2; etc.).

    Martín Lutero comentó sobre Juan 3:16:

    Por otra parte, ¿quién sabe si yo soy elegido para salvación? Respuesta: te ruego que mires las palabras (de Juan 3:16), para determinar cómo y de quién ÉL está hablando. “De tal manera amó Dios al mundo”, y “para que todo aquel que en Él cree.” Ahora, el mundo no significa solamente Pedro y Pablo, sino toda la raza humana, toda la humanidad. Y nadie queda excluido aquí. El Hijo de Dios fue entregado por todos. Todos deben creer, y todos los que creen, no perecerán, etc. Te ruego que te consideres a ti mismo para determinar si eres o no eres un ser humano (es decir, parte del mundo) y, si acaso perteneces, como todo otro hombre, al número de aquellos que están incluidos en la palabra “todos.”

    El calvinista extremo tiene problemas para entender cómo Dios puede amar a quienes no son elegidos. Por ejemplo, A.W.Pink argumenta que el joven rico, en Marcos capítulo 10, tiene que haber sido uno de los elegidos de Dios y que tiene que haber sido salvo en algún momento después de su entrevista con el Salvador. El llega a esta conclusión porque la Biblia dice que Jesús amó a este joven (Marcos 10:21) y Pink no puede entender cómo el Señor puede amar a alguien que no es elegido. La Biblia no dice que el joven rico fuera salvo alguna vez. En realidad, implica que él nunca fue salvo. Aunque es probable que este hombre nunca fue salvo, Dios lo amó. De tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo para morir por todos los hombres, incluso por el joven rico.


    *** ****** ***

    ---------- Post added at 14:30 ---------- Previous post was at 14:29 ----------

    Un Análisis de Pasajes Clave de las Escrituras

    Juan Capítulo 6

    En Juan capítulo 6 el Señor Jesús está hablando a una audiencia hostil e incrédula. Ellos no recibieron su enseñanza (v. 60) y ellos se volvieron atrás (vs.66-67). Tenemos que concluir que la mayoría de esta gente nunca entrará en el cielo: “Pero hay algunos de vosotros que no creen. Porque Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían, y quién le había de entregar” (Juan 6:64).

    ¿Qué dijo el Señor a estos judíos incrédulos? “Mi Padre OS DA el verdadero pan del cielo” (v.32). El Señor Jesús dijo a estos judíos que el verdadero Pan del cielo les fue DADO a ellos por el Padre. En el v.33 el Pan verdadero del cielo es identificado como el Señor Jesucristo, Aquel que “da vida al mundo”. Dios dio a Su Hijo, el Pan de Vida, aún a aquellos que no creían (“aunque me habéis visto, no creéis”—v.36). Esto incluiría también a Judas, que estaba entre la audiencia.

    “Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo” (Juan 6:51). Este Pan se refiere particularmente a la muerte sacrificial del Señor en la cruz (ver también los versículos 54-56). Este Pan fue dado para la vida del mundo.

    “Entonces los judíos contendían entre sí, diciendo: ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?” (Juan 6:52). Nótese que estos judíos incrédulos entendieron que Jesús estaba diciendo que este Pan fue dado a ellos para comer. El Señor no los corrigió en cuanto a eso. De hecho, ÉL lo confirmó al decir (mi paráfrasis) “Yo he dado mi carne para que ustedes la coman, pero si ustedes no la comen, no tendrán vida” (ver v.53).

    Los versículos 53-58 muestran que es necesario que la persona participe personalmente (por fe) de lo que Cristo hizo por ella en la cruz, cuando Él dio Su vida y derramó Su sangre.

    Conclusión: el verdadero pan del cielo (que es identificado como el Señor Jesucristo con especial referencia a Su muerte sacrificial en la cruz) fue dado por el mundo, y fue dado incluso para los judíos incrédulos que oyeron estas palabras (la mayoría de los cuales, lo podemos decir con certeza, eran no-elegidos; sabemos con toda certeza que uno de ellos no era elegido: Judas). Estos judíos incrédulos entendieron que este Pan fue dado a ellos. Tienen que haber entendido bien, puesto que Jesús no los corrigió. El Señor Jesús, sin embargo, dejó en claro que este Pan que les fue dado, no les haría ningún bien a menos que ellos participaran de él por fe. Las palabras del Señor aquí, en Juan 6, indican claramente que la muerte sacrificial de Cristo fue por todos, pero que es efectiva solo para los que creen. Los incrédulos no se benefician de lo que fue provisto tan bondadosamente para ellos y que les fue ofrecido tan gratuitamente.

    *** ****** ***

    ---------- Post added at 14:31 ---------- Previous post was at 14:30 ----------

    Un Análisis de Pasajes Clave de las Escrituras

    1 Corintios 15:3-4

    ¿Cuál era el mensaje del evangelio que Pablo predicaba a los hombres perdidos? En 1 Corintios 15:3-4 el Apóstol Pablo expuso claramente el evangelio que predicaba. En 1 Corintios 15:3 leemos que la parte central del mensaje del evangelio es que “Cristo murió por nuestros pecados conforme a las Escrituras”. En 1 Corintios 15:1 Pablo dice que este es el evangelio que él predicó a los corintios, y obviamente, cuando al principio ellos escucharon el evangelio, ellos no eran salvos y no eran regenerados, y Pablo no sabía quienes de entre su audiencia eran los elegidos. El solo sabía que Dios tenía “mucho pueblo” en esta ciudad (Hechos 18:10). A estos corintios no salvos, incluso a algunos que nunca serían salvos, Pablo predicó este evangelio:”Cristo murió por NUESTROS pecados (los tuyos y los míos).”

    Aquí, entonces, tenemos la definición inspirada del objeto de la fe salvadora—el evangelio. No es solamente,--“Cristo es capaz, es infinitamente capaz de salvar hasta lo sumo, a todos los que por ÉL se acercan a Dios;” sino es,- Cristo murió por NUESTROS pecados, conforme a las Escrituras.” Algunos se han aventurado a asegurar que ningún hombre puede afirmar, hasta después de una larga vida de santidad, que “Cristo murió por mí;” y predicadores han dicho a otros predicadores que ellos no tienen el derecho de decir a alguien, “Cristo murió por ti.” Sin embargo, Pablo aparentemente pensaba distinto, porque no tenía escrúpulos para levantarse en medio de los corintios, mientras eran aún paganos e incrédulos, y proclamar con osadía, no solamente, “Cristo murió por MIS pecados,” sino “Cristo murió por NUESTROS pecados (esto es por vuestros pecados, corintios paganos, y por los míos), de acuerdo con las Escrituras. –James Morrison, The Extent of the Atonement, p.23

    “Cristo murió por nuestros pecados conforme a las Escrituras.” El corazón del mensaje del evangelio es la muerte de Cristo por nuestros pecados y este mensaje está de acuerdo con las Escrituras del Antiguo Testamento. Hay un pasaje que expone, sobre todos los demás, la muerte del Mesías por nuestros pecados. Este es Isaías capítulo 53. Este es el pasaje que nos dice que las iniquidades de “todos nosotros” fueron cargadas en Cristo (v.6). La muerte de Cristo por nuestros pecados, conforme a las Escrituras, no estuvo limitada a los pecados de los elegidos, sino fue a favor de todo individuo perdido: “Todos nosotros nos descarriamos como ovejas; cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros” (Isaías 53:6).

    Pablo dice en 1 Corintios 15:2 que algunos de los que oyeron este evangelio no lo creyeron para ser salvos. Ellos “creyeron en vano.” Este pasaje indica que en el infierno habrá algunas personas que en un tiempo oyeron personalmente a Pablo decirl las buenas nuevas, y estas buenas nuevas eran que Cristo murió por sus pecados.

    Para los que creen en una expiación limitada, el mensaje de Pablo tenía un significado diferente: “Cristo murió por nuestros pecados”. ¿Cómo entiende el mensaje de Pablo el que sustenta una expiación limitada? “Pablo predicó que Cristo murió por los pecados de todos nosotros que somos los elegidos de Dios. Tenemos buenas nuevas, pero son solamente para aquellos de nuestros oyentes que son elegidos.” ¡Cuan contrario al glorioso evangelio de nuestro Dios bendito! Tenemos un mensaje del evangelio que es para todo el pueblo (comparar Lucas 2:10), no un evangelio que es solamente para los elegidos. El evangelio de Pablo era para “todo hombre en todo lugar” (Hechos 17:30). La tragedia no es que la mayoría de los hombres no tengan un evangelio. La tragedia es que la mayoría de los hombres desobedecen el evangelio al negarse a creer en Aquel que murió por ellos (2 Tesalonicenses 1:8-9).


    *** ****** ***

    ---------- Post added at 14:32 ---------- Previous post was at 14:31 ----------

    Un Análisis de Pasajes Clave de las Escrituras

    2 Corintios 5:19-20

    Como embajadores de Cristo hemos de ir a todos los hombres con la palabra de reconciliación. ¿Cómo podemos decir a hombres y mujeres que se reconcilien con Dios, si no hubiera sido provista tal reconciliación? Pero si Dios ha reconciliado al mundo Consigo Mismo, entonces podemos ir al mundo con un mensaje de reconciliación. El sufrimiento de Cristo provee una base justa para que Dios acoja el regreso de los rebeldes. Para los que son enemigos de Dios y para todos los que son enemigos de Dios, tenemos un mensaje de buenas nuevas. ¡Tenemos una palabra de reconciliación! Tenemos un mensaje de esperanza, porque “ÉL murió por todos” (2 Corintios 5:14-15). Dios es el Reconciliador de todos los hombres (versículo 19, “el mundo”), especialmente de los que creen (versículo 20, donde la reconciliación queda limitada a los que responden con fe). Comparar 1 Timoteo 4:10.

    De acuerdo con 2 Corintios 5:19, se dice que hay una reconciliación mundial y que fue hecha completamente por Dios; sin embargo, en el contexto del versículo siguiente, se indica que el pecador individual tiene la responsabilidad, además de la reconciliación universal hecha por Dios, de reconciliarse él mismo con Dios. Lo que Dios ha realizado ha cambiado de tal modo el mundo en relación a ÉL Mismo, que ÉL, conforme a las demandas de infinita justicia, está satisfecho con la muerte de Cristo como la solución al problema del pecado de cada uno. Sin embargo, el objetivo no se ha alcanzado hasta que el individuo, que ya ha sido incluido en la reconciliación del mundo, también esté satisfecho con la misma obra de Cristo que ha satisfecho a Dios como la solución a su propio problema del pecado. De modo que hay una reconciliación que en sí misma no salva a nadie, pero que es la base de la reconciliación de todo aquel que cree y de cada uno que quiera creer. Cuando creen, son reconciliados experimental y eternamente, y llegan a ser hijos de Dios mediante las riquezas de Su gracia.


    *** ****** ***

    ---------- Post added at 14:32 ---------- Previous post was at 14:32 ----------

    Un Análisis de Pasajes Clave de las Escrituras

    1 Timoteo 2:6

    Este versículo dice que Cristo se dio a Sí Mismo en rescate por todos. El término “todos” tiene que ser definido por su contexto. En los vs.1-2 somos exhortados a orar por todos los hombres. ¿Por qué debemos orar por todos los hombres? Porque Dios nuestro Salvador se preocupa por todos los hombres: “Dios nuestro Salvador quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad” (vs.3-4). ¿Cómo probó Dios que ÉL realmente quiere que todos los hombres sean salvos? ÉL proveyó un Mediador entre Dios y el hombre y este Mediador se dio a Sí Mismo en rescate por todos. En efecto, el Apóstol está diciendo aquí, “Oren por todos, porque Dios quiere la salvación para todos, como queda en evidencia por Su muerte por todos.”

    Nota: Los hombres reformados tratan de argumentar que “todos los hombres” no significa todos los hombres sin excepción, sino que solamente significa todos los hombres sin distinción. De modo que Jay Adams traduce el v.6 de la siguiente manera: “El cual se dio a Sí Mismo en rescate por toda clase de personas” (The Christian Counselor’s New Testament) y la New Geneva Study Bible tiene la siguiente nota: “Esto es probablemente una referencia a toda clase de personas.” De modo que ellos tratan de argumentar que “todos” no significa realmente “todos”, sino que es meramente un sinónimo para los elegidos.

    James Morrison resalta el vigor de este pasaje (1 Timoteo 2:6) de una manera única:

    Se admite que Nerón era el principal gobernante de ese entonces, “el rey” o emperador que Pablo tenía en vista en el pasaje que estamos considerando [Nerón reinó desde el año 54 hasta 68 D.C]. Nerón era la peor clase de hombre que uno podría imaginarse. El era la personificación de todo lo ruin, detestable, infame y cruel. Sin embargo, era por este Nerón que los cristianos debían orar; y se les mandaba a orar porque Dios quería que incluso este Nerón fuera salvo, y viniera al conocimiento de la verdad, y porque Cristo se dio a Sí Mismo en rescate incluso por este Nerón. Cuán evidente es que “de tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo unigénito para que se diera a Sí Mismo en rescate por TODOS”. Lector, Dios te amó a ti y a Nerón: Jesús se dio a Sí Mismo en rescate por Nerón y por ti. Tu no eres sino un Nerón en miniatura y bajo restricción; pero cuida de no hacer como Nerón, despreciar las “riquezas de Su gracia”, y ser como Nerón en tu perdición. [James Morrison, The Extent of the Atonement, p.19-20].

    Charles Spurgeon predicó una vez sobre este pasaje y recalcó la necedad de decir que el “todos los hombres” de 1 Timoteo 2:4 no se refiere a toda la humanidad. Sus comentarios son largos, pero dignos de ser citados. Esto es un extracto de un sermón de Charles Spurgeon sobre 1 Timoteo 2:3-4, “Dios nuestro Salvador, que quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad” [The Metropolitan Tabernacle Pulpit, Vol.26, 1880, pp.49-50).


    Quiera Dios el Espíritu Santo guiar nuestra meditación de esta tarde para tener el mejor resultado práctico, que pecadores sean salvos y los creyentes sean animados a una mayor diligencia.

    No intento exponer el texto de un modo controversial. Es como la piedra angular de un edificio y que mira un ángulo distinto del evangelio al que estamos acostumbrados. Dos lados del edificio de la verdad se encuentran aquí. En muchas aldeas hay una esquina en la que se encuentran los ociosos y los camorristas; y la teología tiene tales esquinas. Sería en verdad muy sencillo ponernos en actitud de combate y, durante la próxima media hora, llevar adelante un feroz ataque contra quienes tienen una opinión diferente sobre algunos puntos que pueden surgir de este texto. No veo que algo bueno que pudiera salir de esto y como tenemos poco tiempo disponible y la vida es corta, es mejor que la ocupemos en algo que sirva para nuestra edificación. Quiera el buen Espíritu guardarnos de un espíritu contencioso y ayudarnos a recibir provecho de su palabra.

    Es muy cierto que cuando leemos que Dios quiere que todos los hombres sean salvos, esto no significa que Él lo quiere por la vía de un decreto o imposición divina, porque si así fuera, todos los hombres serían salvos. Él quiso hacer el mundo y el mundo fue hecho: no es así como Él quiere que todos los hombres sean salvos, porque sabemos que no todos los hombres serán salvos. Por terrible que sea esta verdad, es así porque la Sagrada Escritura dice que habrá hombres que, como consecuencia de su pecado y de su rechazo del Salvador, irán a eterna perdición, donde habrá lloro y lamento y crujir de dientes.

    Finalmente habrá cabritos a la izquierda y ovejas a la derecha; cizaña que será quemada, como también grano que será recogido; paja que será dispersada, como trigo que será guardado. Hay un terrible infierno como también un cielo glorioso, y no hay decreto que diga lo contrario. ¿Entonces? ¿Le daremos al texto otro significado que el que obviamente tiene? Pienso que no. La mayoría de ustedes deben estar familiarizados con el método que usan nuestros amigos calvinistas para tratar con este texto. “Todos los hombres” dicen ellos, “es decir, ALGUNOS HOMBRES”: como si el Espíritu Santo no pudiera haber dicho “algunos hombres” si era eso lo que quería decir. “Todos los hombres” dicen ellos, esto es, algunos de toda clase de hombres”: como si el Señor no pudiera haber dicho “toda clase de hombres” si era eso lo que quería decir.

    El Espíritu Santo, por medio del apóstol he escrito “todos los hombres”, y, sin duda, Él quiere decir todos los hombres. Yo se como deshacerme de los “todos” de acuerdo con un método de crítica, que hace algún tiempo era muy usual, pero yo no veo como pueda ser aplicado aquí con el debido respeto por la verdad. Acabo de leer la exposición de un doctor muy capacitado [seguramente se refiere a su predecesor John Gill –editor] que explicó el texto de tal modo que lo elude; le aplica pólvora gramatical y lo desacredita al interpretarlo. Cuando leí esta exposición, pensé que habría sido un buen comentario del texto si éste hubiera dicho, “Quien NO QUIERE que todos los hombres sean salvos, ni vengan al conocimiento de la verdad.” Si ese hubiese sido el lenguaje inspirado, cada observación del erudito doctor habría sido acertado, pero como dice “quien QUIERE que todos los hombres sean salvos”, sus observaciones están más que un poco fuera de lugar.

    Mi amor por ser consistente con mis propios puntos de vista doctrinales no es lo suficientemente grande como para permitirme alterar concientemente un solo texto de las Escrituras. Tengo mucho respeto por la ortodoxia, pero mi reverencia por la inspiración es mucho mayor. Preferiría cien veces parecer inconsistente conmigo mismo, que ser inconsistente con la Palabra de Dios. Nunca me ha parecido que sea un crimen ser inconsistente conmigo mismo, porque ¿quién soy yo para deba ser consistente siempre? Pero pienso que es un gran crimen ser tan inconsistente con la Palabra de Dios como para querer recortar una rama o aún una ramita de un solo árbol del bosque de las Escrituras. Dios no permita que yo corte o acomode ni en el más leve modo, cualquier expresión divina. Así dice el texto, y así debemos leerlo, “Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.”

    ¿No quiere decir el texto que el deseo de Dios es que los hombres sean salvos? La palabra “quiere” da al original toda la fuerza que necesita, y el pasaje debería decir—“que desea que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.” Tal como es MI deseo que así sea, y tal como es tu deseo que así sea, así es el deseo de Dios que todos los hombres sean salvos; porque, por cierto, ÉL no es menos benevolente que nosotros.




    *** ****** ***

    ---------- Post added at 14:33 ---------- Previous post was at 14:32 ----------

    Un Análisis de Pasajes Clave de las Escrituras

    1 Timoteo 4:10

    Este versículo presenta un problema para quienes niegan que Cristo murió por todos. Este versículo enseña que hay un sentido en que Dios es el Salvador de todos los hombres y que hay un sentido especial en que Dios es solamente el Salvador de los que creen. La clave para entender ésto ya ha sido explicada por Pablo en el capítulo 2. Hay un sentido en el que Dios es el Salvador de todos los hombres, porque Dios quiere que todos los hombres sean salvos y ÉL ha provisto en Salvador para todos los hombres, que se entregó a Sí Mismo como rescate por todos (1 Timoteo 2:3-6). Hay un sentido especial en el cual ÉL es solo el Salvador de los que realmente vienen al conocimiento de la verdad (1 Timoteo 2:4), y que vienen al Padre por el único Mediador que ha sido provisto (1 Timoteo 2:5). Para un estudio más detallado sobre 1 Timoteo 4:10 y el modo poco satisfactorio en que lo explican los Calvinistas extremos, ver nuestro estudio El Salvador de Todos los Hombres.

    Juan Calvino estaba de acuerdo en que Dios es el Salvador de toda la raza humana: “Sepamos entonces, que a toda la raza humana ha sido manifestada y exhibida la salvación por medio de Cristo…” (ver Commentary of the Evangelists, Matthew, Mark and Luke, John Calvin).

    Los que creen en una redención limitada elevan la siguiente objeción: “¿Cómo puede ser Dios el Salvador de todos los hombres, si Él no salva a todos?” La respuesta es sencilla: Ellos no recibieron al Salvador que murió por ellos. Ellos lo rechazaron (Juan 1:11). A los que creen en una redención limitada debemos preguntar: ¿Cómo pueden los pecadores rechazar al Salvador si ÉL no es realmente su Salvador? ¿Cómo pueden negar al Señor que los compró (2 Pedro 2:1) si Él en realidad nunca los compró? ¿Cómo pueden rechazar la obra de Cristo en la cruz si esa obra nunca fue realmente para ellos? La razón por la cual Israel pudo rechazar a Cristo como a su Mesías y Rey era porque ÉL era realmente su Mesías y Rey. Los egipcios no rechazaron a Cristo como a su Mesías, simplemente porque ÉL no era su Mesías.

    A toda persona no salva nosotros podemos entregar esta buena noticia: “Amigo, quiero que sepas que hay un Salvador para ti (comparar Lucas 2:10-11). ÉL murió por ti. ÉL hizo todo lo necesario para que tu seas salvo. ÉL pagó todo el castigo por tus pecados. Todo lo que tiene que hacer es recibirlo por fe.”


    *** ****** ***

    ---------- Post added at 14:34 ---------- Previous post was at 14:33 ----------

    Un Análisis de Pasajes Clave de las Escrituras


    Hebreos 2:9


    Este versículo dice “que por la gracia de Dios (Jesús) gustase la muerte por todos”. Este es uno de los casos en el que los que sostienen una expiación limitada se ven forzados a re-traducir. Por ejemplo, en The Christian Counselor’s New Testament de Jay Adams, un cristiano reformado, el pasaje se traduce: “para que…gustase la muerte por toda clase de personas.” Este es un caso en que se rectifica el texto para que esté de acuerdo con la particular teología. De igual modo la New Geneva Study Bible dice que “todo hombre” (v.9) se refiere a los “muchos hijos” del v.10. Esto significaría que “todo hombre” realmente no significa “todo hombre”, sino que se refiere solamente a los elegidos. ¿Por qué insisten en esto los eruditos reformados? Porque su sistema teológico así lo exige.

    El erudito en griego, Dean Alford explica el verdadero significado de este término: Si se preguntara por qué pantos (cada) en vez de panton (todos), podemos decir con certeza que el singular resalta mucho más que el plural, que la muerte de Cristo se aplica a cada individuo” (New Testament for English Readers, p.1459). Westcott agrega: Cristo no solo gustó la muerte por todos, sino por cada uno” (The Epistle to the Hebrews, p.46).



    *** ****** ***

    ---------- Post added at 14:35 ---------- Previous post was at 14:34 ----------

    ¿Por Quién Murió Cristo?

    Una Defensa de la Expiación Ilimitada




    Un Análisis de Pasajes Clave de las Escrituras

    2 Pedro 2:1


    “Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los RESCATÓ, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.”

    Este notable versículo declara que el Salvador pagó el precio de la redención hasta para los que, por negar a Cristo, serán destruidos en el infierno. La palabra “rescató” es la misma palabra que se encuentra en 1 Corintios 6:20 y 7:23 traducida como “compró”. De modo que en el infierno habrá incrédulos que, mientras estaban en la tierra, negaron al Cristo “que los compró.” ÉL pagó el precio por sus pecados, aunque ellos no se beneficiaron personalmente de este pago. Por cuanto ellos rechazaron a Cristo, Su obra en la cruz nunca fue puesta a la cuenta de ellos.

    Nada, pecador, puede ser más claro que ésto,-- Jesucristo te compró con Su preciosa sangre; ÉL pagó el precio de Su sangre por tu liberación. Pero esto no significa necesariamente que tú serás libertado. Tu puedes, a pesar de todo, hundir el puñal de la incredulidad en tu propia alma, y “atraer sobre ti mismo destrucción repentina.” Si tu pereces, sin embargo, serás un suicida, --el asesino de tu propio espíritu. El precio ha sido pagado por ti, la sangre fue derramada por ti, la obra fue consumada por ti, la justicia fue cumplida por ti, la gloria está esperando por ti; pero está en ti si creerás o no creerás todo esto y el amor de Dios envuelto en ello, o si lo considerarás todo como una “maraña de visiones sin fundamento”, efectuando a la fuerza tu propio asesinato y condenación. Cuídate de “no negar al Señor que te compró”.


    *** ****** ***

    ---------- Post added at 14:36 ---------- Previous post was at 14:35 ----------

    Un Análisis de Pasajes Clave de las Escrituras

    1 Juan 2:2

    Lee este pasaje a un niño y él te dirá que Cristo murió por todos los hombres. El asumiría que “todo el mundo” significa exactamente eso. Lee el versículo a un calvinista extremo y él te dirá que Cristo es la propiciación por los pecados de los judíos elegidos, y no solo por los pecados de los judíos elegidos, sino también por los pecados de los gentiles elegidos. Nos recuerda Mateo 11:25.

    John Murray, que niega que Cristo muriera por todos, dice ésto de 1 Juan 2:2—“Ningún texto de las Escrituras presenta un apoyo más plausible a la doctrina de la expiación universal… debe decirse que el lenguaje que usa Juan aquí estaría perfectamente de acuerdo con la doctrina de la expiación universal si las Escrituras demostraran en otras partes que ésta es la doctrina bíblica” (Redemption Accoplished and Applied, p.72). Por cuanto 1 Juan 2:2 no está de acuerdo con el sistema teológico de Murray, él trata de que el pasaje signifique alguna otra cosa de lo que obviamente dice.

    Para determinar el significado del pronombre “nuestro” en 1 Juan 2:2 debemos preguntar a quién estaba escribiendo Juan. John Owen, un decidido defensor de la expiación limitada, creía que la carta de 1 Juan fue escrita alrededor del año 46 D.C. y que fue enviada a cristianos judíos. Sin embargo, la mayoría de los eruditos de la Biblia de hoy están de acuerdo en que la carta fue escrita probablemente hacia el final de la vida de Juan y que sus destinatarios eran creyentes que vivían en Asia Menor, que es donde Juan ministraba hacia el final de su vida. Obviamente, las iglesias de Asia Menor, hacia el final del primer siglo, se componían tanto de creyentes judíos como de creyentes gentiles, siendo la mayoría gentiles.

    En realidad, Juan nos dice a quienes estaba escribiendo. En Juan 5:13 él dice, “estas cosas os he escrito A VOSOTROS QUE CREÉIS EN EL NOMBRE DEL HIJO DE DIOS.” El escribió esta carta a CREYENTES. De modo que en 1 Juan 2:2 Cristo es la propiciación por nuestros pecados (es decir, creyentes), y no solo por los nuestros, sino por los pecados de todo el mundo (esto es, incrédulos). Que el término “mundo” en otras partes se refiere a incrédulos (en contraste con creyentes) queda claro en Juan 14:22; 16:8-9; 17:9, 21).

    Cuando Juan usa la palabra “nuestro”, él se está refiriendo a todos los creyentes cristianos, no solo a los creyentes judíos. Ver 1 Juan 1:9- “nuestros pecados” (no eran solo los creyentes judíos los que debían confesar sus pecados). Ver también 1 Juan 1:10—“nosotros”, “hemos”, “hacemos” (no eran solamente los creyentes judíos los que estaban en peligro de decir que no habían pecado). Ver 1 Juan 2:1—“abogado tenemos” (no solo los cristianos judíos tenían un Abogado, sino todos los creyentes). No hay ninguna razón para decir que Juan escribió su epístola solamente para creyentes judíos. Los términos “nuestro” y “todo el mundo” son claramente contrastes entre creyentes y los que no lo son.
    Si hay alguna duda en cuanto a esto, dejemos que la Biblia defina sus propios términos. Uno debe considerar el uso del término “mundo” en el libro de 1 Juan (ver 1 Juan 3:1; 3:13; 4:5; 4:9; 4:14; y especialmente 5:19). Esta palabra no se usa, ciertamente, para referirse a gentiles elegidos. Especialmente significativo es el uso de este término en 1 Juan 5:19. Juan usa la expresión “todo el mundo” solo en dos lugares: 1 Juan 2:2 y 5:19. En 1 Juan 5:19 leemos ésto: “Sabemos (los cristianos) que somos (los cristianos) de Dios, y EL MUNDO ENTERO (los no cristianos), está bajo el maligno.” Este es el mismo significado que la expresión tiene en 1 Juan 2:2, aunque ciertos calvinistas se ven forzados a negar esto por causa de su teología que dice que Cristo no puede haber pagado la pena de muerte por ningún no elegido.

    Para resumir este punto, en 1 Juan 2:2 y 1 Juan 5:19 los términos usados significan lo mismo:


    “nuestro” “nosotros”

    Se refiere a cristianos, aquellos a quienes Juan estaba escribiendo (incluye tanto a creyentes judíos como gentiles).


    “mundo entero”

    Se refiere a todos los incrédulos que forman parte del sistema mundial de Satanás (esto incluye tanto a los no elegidos como a los no salvos que en un tiempo posterior responderían al evangelio, creerían en Cristo y que luego serían liberados del sistema mundial de Satanás).

    De modo que 1 Juan 2:2 enseña que Cristo, por Su muerte en la cruz, satisfizo las demandas de la justicia divina no solo por los pecados de los creyentes sino por los pecados de todos los incrédulos que forman parte del reino de las tinieblas de Satanás (la mayoría de los cuales son no elegidos). De modo que la gente salva no forma parte de “todo el mundo.” Algunos de los que están incluidos en “todo el mundo” podrían eventualmente creer el evangelio y ser salvos. El término “mundo” aquí en 1 Juan 2:2 no significa “toda la humanidad” como en Juan 3:16. Más bien, significa “toda la humanidad” en contraste con la “humanidad salva”. Este es un uso común de la palabra “mundo” (ver Juan 17:9, 21—Cristo oró por los creyentes, no por el mundo; sin embargo, algunos de los que están en el mundo creerán por el testimonio de la iglesia).

    Los que niegan el hecho de que Cristo murió por todos (creyentes y no creyentes) a veces tratan de argumentar en base a una comparación entre 1 Juan 2:2 y Juan 11:51-52 (ver el argumento del libo de Gary Long, Definite Atenement, p.95). Sin embargo, Juan 11:51-52 es en realidad un argumento contundente de que Cristo murió por todos los hombres y no solo por los elegidos. En el versículo 50 el sumo sacerdote Caifás (siendo él mismo no regenerado) hizo mención de uno muriendo por el pueblo (el pueblo judío), para que no pereciera TODA LA NACIÓN. El estaba, ciertamente, pensando en todo el pueblo judío, sin excepción. Si los romanos fueran a invadir Palestina, ellos buscarían destruir a todos los judíos, sin excepción. Sin saberlo, el sumo sacerdote en realidad dijo una profecía, que Jesús debía morir por esa nación (v.51). En otras palabras, Jesús murió por toda la nación judía. ÉL no solo murió por todos los judíos, sino la muerte de Cristo fue por los pecados de todo el mundo, con el resultado que Dios puede reunir hijos desde los lugares más remotos de la tierra. Juan 11:51-52 enseña que Cristo murió por toda la nación de Israel y 1 Juan 2:2 enseña que Cristo murió por todo el mundo.


    *** ****** ***
    Citar Citar  

  9. #29
    Baneado del Foro Array
    Fecha de Ingreso
    27 abr, 09
    Mensajes
    658
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    58
    Agradecido 237 en 146 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Las Dispensaciones.




    Respuesta a Algunas Objeciones Comunes

    “Cristo no ‘pagó la pena del pecado’ por aquellos que lo rechazan, porque si lo hubiera hecho, ellos no tendrían que pagarla ellos mismos en el infierno.”

    El Dr. Chales Smith, en su librito Did Christ Die Only For The Elect? (“¿Murió Cristo Solamente por los Elegidos?”) trata con esta objeción:

    “Si Cristo murió por todos los hombres, ¿porqué tienen que pagar, o cómo se puede requerir que los hombres paguen, por sus propios pecados en el infierno?...Debido al infinito valor de Su Persona, ÉL llevó un castigo que era más que equivalente al castigo que podría ser pagado por todos los seres humanos durante toda la eternidad. Una equivalencia exacta del castigo es innecesaria e imposible. El Dios infinito pagó, en esos momentos en la cruz, un precio mayor que el que todos los hombres juntos jamás podrían pagar. El no pagó el precio que de otro modo nosotros hubiésemos tenido que pagar. ÉL hizo un pago mayor, que puede ser puesto a nuestra cuenta, en vez del castigo que nosotros hubiésemos tenido que pagar. Aunque se hizo un pago adecuado a favor de todos, el pago no es acreditado a nuestra cuenta hasta que respondemos con fe a la obra del Espíritu en nuestros corazones, cuando nos atrae a ÉL” (pp.13-14).

    El terrible castigo por el pecado fue pagado totalmente por Cristo. La muerte que ÉL murió fue tan suficiente, que las Escrituras dicen que Cristo hasta compró y pagó el precio por los falsos maestros que niegan a Cristo (2 Pedro 2:1). Sin embargo, la obra de Cristo en la cruz no nos beneficia personalmente hasta que nos la apropiamos personalmente por fe.

    ¿Se pagarán dos veces los pecados del incrédulo (una vez por Cristo en la cruz y una vez por él mismo en el infierno)? No, el pago que Cristo hizo a su favor nunca llegó a ser suyo. Los beneficios de la muerte de Cristo en realidad nunca fueron puestos a su cuenta, y a ese hombre el Señor lo inculpará pecado (comparar Romanos 4:8 y Juan 8:24). El cuidadoso estudiante de las Escrituras tiene que hacer una diferencia entre la REDENCIÓN EFECTUADA (por Cristo en la cruz) y la REDENCIÓN APLICADA (por el Espíritu Santo en el corazón del pecador que cree). Los beneficios de la obra de Cristo en la cruz nunca son puestos a la cuenta del pecador a menos que y hasta que él crea.

    El calvinista extremo también tiene que distinguir entre la obra de Cristo en la cruz que fue realizada y los beneficios de esa obra en la cruz que es aplicada al corazón del pecador creyente por el Espíritu Santo. ¿Murió Cristo por Saulo de Tarso que estaba persiguiendo a la iglesia? Todo calvinista tiene que responder SI a esa pregunta. Si Cristo pagó todo el castigo por los pecados de Saulo de Tarso, ¿entonces por qué Saulo no fue perdonado cuando todavía estaba persiguiendo a la iglesia? La respuesta es que él estaba todavía en incredulidad y no fue sino hasta su conversión que los beneficios de la obra de Cristo en la cruz fueron puestos a su cuenta.

    La gente no se pierde porque Cristo no muriera por ellos. La gente se pierde porque ellos rechazan al Cristo que murió por ellos. Si Cristo murió solamente por los elegidos, entonces tendríamos un evangelio solamente para los elegidos. Sin embargo, los que están perdidos no están sin un evangelio. El problema es que ellos han rechazado y desobedecido el evangelio que tenían. La gente no se pierde porque el agua de vida no esté a su disposición. Las fuentes de agua viva abundan. La gente se pierde porque no quiere beber. “El que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente” (Apocalipsis 22:17).

    ---------- Post added at 22:05 ---------- Previous post was at 22:04 ----------

    Respuesta a Algunas Objeciones Comunes

    “El mensaje del evangelio nada tiene que ver con la amplitud de la expiación.”

    J.I.Packer argumenta que la amplitud de la expiación no tiene nada que ver con el evangelio: “Lo que debe decirse de la cruz al predicar el evangelio, es simplemente que la cruz de Cristo es la base sobre la cual es otorgado el perdón de Cristo. Y esto es todo lo que ha de decirse. La pregunta sobre la extensión de la expiación no viene al caso… El evangelio no es “cree que Cristo murió por los pecados de todos, por lo tanto también por los tuyos.”

    Al contrario de lo que Packer afirma, Pablo nos dice que el corazón del mensaje del evangelio que él predicaba a los corintios no salvos (incluso a muchos corintios no elegidos) era éste: “que Cristo murió por NUESTROS PECADOS (los tuyos y los míos)”. Ver 1 Corintios 15:1-3. Si este era el evangelio que predicaba Pablo, ¿no debería ser el evangelio que nosotros predicamos? Quisiéramos preguntar a J.I.Packer y a otros que limitan la expiación lo siguiente: ¿Puede acercarse a una persona inconversa y decirle con sinceridad de corazón, “Amigo, tengo buenas nuevas para ti. Jesucristo murió por ti. ÉL pagó el castigo por tus pecados”?


    “¿Qué de los pasajes que limitan la muerte de Cristo a un grupo selecto?”

    Es cierto que hay pasajes que hablan de Cristo muriendo por Su iglesia, por Sus ovejas, por los Suyos. “Cristo amó a la iglesia y se entregó a Sí Mismo por ella” (Efesios 5:25). “Cristo nos amó y se entregó a Sí Mismo por nosotros” (Efesios 5:2). “Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas” (Juan 10:11). Tales pasajes no pueden usarse como argumento de que Cristo murió solamente por la iglesia y solamente por los elegidos. De igual manera alguien podría argumentar de Gálatas 2:20 que Cristo murió solamente por el apóstol Pablo. ¡Cuán absurdo!

    Richard Baxter, en su libro Universal Redemption of Mankind (Redención Universal de la Humanidad), dice que “no hay un solo texto en la Escrituras que diga que Cristo no murió por todos o que Cristo solo murió por Sus Escogidos, o alguna cosa similar” (p.275). No es suficiente que los redencionistas limitados encuentren versículos que digan que Cristo murió por la iglesia o por los suyos, etc. Con esto estamos todos de acuerdo. Para probar una expiación limitada ellos deberían encontrar también versículos que digan claramente que Cristo murió solamente por la iglesia y solamente por los suyos y por nadie más. Pero no existe tal afirmación en las Escrituras.

    “Y dará a luz un hijo, y llamarás Su nombre JESÚS, porque ÉL salvará a Su pueblo de sus pecados” (Mateo 1:21). A menudo se cita este versículo como prueba de que Cristo murió solamente por “Su pueblo”. Este versículo dice que “ÉL salvará a SU PUEBLO” de sus pecados,” pero debemos ejercer cautela antes de igualar a “SU PUEBLO” con los elegidos. De acuerdo con Mateo 2:6, “SU PUEBLO” es Israel, no solo el Israel escogido. Cristo vino a salvar a las ovejas perdidas de la casa de Israel (Mateo 10:6), sin embargo muchas de esas ovejas perdidas no quisieron creer (Mateo 10:14-15). ¿Es posible que Dios llame a alguna gente “LOS SUYOS” y que algunos de ellos sean incrédulos endurecidos? La respuesta se encuentra en Juan 1:11: “A lo suyo vino, y LOS SUYOS no le recibieron.” El pueblo de Dios, el pueblo judío, en su mayoría rechazó a su Salvador. Pero nunca debemos olvidar que las buenas nuevas del Salvador de Dios es “PARA TODO EL PUEBLO” (Lucas 2:10-11). Cristo salvará a todo el pueblo en un sentido provisorio, porque ÉL proveyó salvación para todos. En un sentido especial, Él salvará realmente solo a los que confían en Su obra acabada en la cruz.

    Notas de interés en cuanto a Mateo 1:21 y Lucas 2

    Comentando sobre Mateo 1:21, Calvino- al contrario de casi todos los “calvinistas”—entendió que “su pueblo”, al que Jesús “salvaría de sus pecados”, era la nación judía, no los elegidos (ver el comentario de Calvino sobre los Evangelios Sinópticos, que fue uno de sus últimos escritos, que fue publicado originalmente en 1563. Calvino murió al año siguiente, a la edad de 54 años).

    El comentario de Calvino sobre Lucas 2:10 es de interés. El creía que “todo el pueblo” se refería al pueblo judío (no solo a los judíos elegidos), y por aplicación a “toda la raza humana”. Estos son sus comentarios: “Dios invita a todos indiscriminadamente a la salvación por el evangelio, pero la ingratitud del mundo es la razón por la cual su gracia, que es igualmente ofrecida a todos, es disfrutada por pocos. Aunque este gozo está restringido a pocas personas, sin embargo, con respecto a Dios, se dice que es común. Cuando el ángel dice que este gozo es para todo el pueblo, está hablando del pueblo escogido solamente; pero ahora que la pared intermedia de separación” (Efesios 2:14) ha sido derribada, el mismo pasaje se refiere a toda la raza humana (Commentary on a Harmony of Evangelists, Matthew, Mark and Luke by John Calvin, vol.I Baker Book House reprint, 1979, pp.115-116).


    “Cristo murió por todos los hombres SIN DISTINCIÓN, pero él no murió por todos los hombres SIN EXCEPCIÓN.”

    Para los que creen en una expiación limitada, esta es una manera muy ingeniosa de decir que Cristo murió por todos, aunque ellos no quieren decir realmente que ÉL murió por todos. Cuando dicen que Cristo murió por todos los hombres SIN DISTINCIÓN, ellos quieren decir que Cristo murió por toda clase de hombres. ÉL murió por los hombres (elegidos) y por las mujeres (elegidas). ÉL murió por esclavos (elegidos) y por libres (elegidos). ÉL murió por judíos (elegidos) y por gentiles (elegidos). Pero ellos insisten en que ÉL no murió por todos los hombres si excepción, porque ellos creen que ÉL murió solamente por los escogidos. Hebreos 2:9 enseña que Cristo murió por todos los hombres sin excepción. Isaías 53:6 enseña que ÉL fue cargado con los pecados de todos nosotros.


    *** ****** ***

    ---------- Post added at 22:05 ---------- Previous post was at 22:05 ----------

    Respuesta a Algunas Objeciones Comunes

    “El mensaje del evangelio nada tiene que ver con la amplitud de la expiación.”

    J.I.Packer argumenta que la amplitud de la expiación no tiene nada que ver con el evangelio: “Lo que debe decirse de la cruz al predicar el evangelio, es simplemente que la cruz de Cristo es la base sobre la cual es otorgado el perdón de Cristo. Y esto es todo lo que ha de decirse. La pregunta sobre la extensión de la expiación no viene al caso… El evangelio no es “cree que Cristo murió por los pecados de todos, por lo tanto también por los tuyos.”

    Al contrario de lo que Packer afirma, Pablo nos dice que el corazón del mensaje del evangelio que él predicaba a los corintios no salvos (incluso a muchos corintios no elegidos) era éste: “que Cristo murió por NUESTROS PECADOS (los tuyos y los míos)”. Ver 1 Corintios 15:1-3. Si este era el evangelio que predicaba Pablo, ¿no debería ser el evangelio que nosotros predicamos? Quisiéramos preguntar a J.I.Packer y a otros que limitan la expiación lo siguiente: ¿Puede acercarse a una persona inconversa y decirle con sinceridad de corazón, “Amigo, tengo buenas nuevas para ti. Jesucristo murió por ti. ÉL pagó el castigo por tus pecados”?


    “¿Qué de los pasajes que limitan la muerte de Cristo a un grupo selecto?”

    Es cierto que hay pasajes que hablan de Cristo muriendo por Su iglesia, por Sus ovejas, por los Suyos. “Cristo amó a la iglesia y se entregó a Sí Mismo por ella” (Efesios 5:25). “Cristo nos amó y se entregó a Sí Mismo por nosotros” (Efesios 5:2). “Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas” (Juan 10:11). Tales pasajes no pueden usarse como argumento de que Cristo murió solamente por la iglesia y solamente por los elegidos. De igual manera alguien podría argumentar de Gálatas 2:20 que Cristo murió solamente por el apóstol Pablo. ¡Cuán absurdo!

    Richard Baxter, en su libro Universal Redemption of Mankind (Redención Universal de la Humanidad), dice que “no hay un solo texto en la Escrituras que diga que Cristo no murió por todos o que Cristo solo murió por Sus Escogidos, o alguna cosa similar” (p.275). No es suficiente que los redencionistas limitados encuentren versículos que digan que Cristo murió por la iglesia o por los suyos, etc. Con esto estamos todos de acuerdo. Para probar una expiación limitada ellos deberían encontrar también versículos que digan claramente que Cristo murió solamente por la iglesia y solamente por los suyos y por nadie más. Pero no existe tal afirmación en las Escrituras.

    “Y dará a luz un hijo, y llamarás Su nombre JESÚS, porque ÉL salvará a Su pueblo de sus pecados” (Mateo 1:21). A menudo se cita este versículo como prueba de que Cristo murió solamente por “Su pueblo”. Este versículo dice que “ÉL salvará a SU PUEBLO” de sus pecados,” pero debemos ejercer cautela antes de igualar a “SU PUEBLO” con los elegidos. De acuerdo con Mateo 2:6, “SU PUEBLO” es Israel, no solo el Israel escogido. Cristo vino a salvar a las ovejas perdidas de la casa de Israel (Mateo 10:6), sin embargo muchas de esas ovejas perdidas no quisieron creer (Mateo 10:14-15). ¿Es posible que Dios llame a alguna gente “LOS SUYOS” y que algunos de ellos sean incrédulos endurecidos? La respuesta se encuentra en Juan 1:11: “A lo suyo vino, y LOS SUYOS no le recibieron.” El pueblo de Dios, el pueblo judío, en su mayoría rechazó a su Salvador. Pero nunca debemos olvidar que las buenas nuevas del Salvador de Dios es “PARA TODO EL PUEBLO” (Lucas 2:10-11). Cristo salvará a todo el pueblo en un sentido provisorio, porque ÉL proveyó salvación para todos. En un sentido especial, Él salvará realmente solo a los que confían en Su obra acabada en la cruz.

    Notas de interés en cuanto a Mateo 1:21 y Lucas 2

    Comentando sobre Mateo 1:21, Calvino- al contrario de casi todos los “calvinistas”—entendió que “su pueblo”, al que Jesús “salvaría de sus pecados”, era la nación judía, no los elegidos (ver el comentario de Calvino sobre los Evangelios Sinópticos, que fue uno de sus últimos escritos, que fue publicado originalmente en 1563. Calvino murió al año siguiente, a la edad de 54 años).

    El comentario de Calvino sobre Lucas 2:10 es de interés. El creía que “todo el pueblo” se refería al pueblo judío (no solo a los judíos elegidos), y por aplicación a “toda la raza humana”. Estos son sus comentarios: “Dios invita a todos indiscriminadamente a la salvación por el evangelio, pero la ingratitud del mundo es la razón por la cual su gracia, que es igualmente ofrecida a todos, es disfrutada por pocos. Aunque este gozo está restringido a pocas personas, sin embargo, con respecto a Dios, se dice que es común. Cuando el ángel dice que este gozo es para todo el pueblo, está hablando del pueblo escogido solamente; pero ahora que la pared intermedia de separación” (Efesios 2:14) ha sido derribada, el mismo pasaje se refiere a toda la raza humana (Commentary on a Harmony of Evangelists, Matthew, Mark and Luke by John Calvin, vol.I Baker Book House reprint, 1979, pp.115-116).


    “Cristo murió por todos los hombres SIN DISTINCIÓN, pero él no murió por todos los hombres SIN EXCEPCIÓN.”

    Para los que creen en una expiación limitada, esta es una manera muy ingeniosa de decir que Cristo murió por todos, aunque ellos no quieren decir realmente que ÉL murió por todos. Cuando dicen que Cristo murió por todos los hombres SIN DISTINCIÓN, ellos quieren decir que Cristo murió por toda clase de hombres. ÉL murió por los hombres (elegidos) y por las mujeres (elegidas). ÉL murió por esclavos (elegidos) y por libres (elegidos). ÉL murió por judíos (elegidos) y por gentiles (elegidos). Pero ellos insisten en que ÉL no murió por todos los hombres si excepción, porque ellos creen que ÉL murió solamente por los escogidos. Hebreos 2:9 enseña que Cristo murió por todos los hombres sin excepción. Isaías 53:6 enseña que ÉL fue cargado con los pecados de todos nosotros.


    *** ****** ***

    ---------- Post added at 22:07 ---------- Previous post was at 22:05 ----------

    Respuesta a Algunas Objeciones Comunes

    “Cristo murió por todos los hombres, pero Su muerte beneficia a los no-elegidos solo en un sentido temporal. ÉL no pagó realmente la pena por sus pecados.”

    Esta es la posición de John MacArthur y de otros. Esto es una manera de decir que la muerte de Cristo fue por todos, sin creer que ÉL realmente pagó el castigo por el pecado de todos. John MacArthur no cree que Cristo murió como un Sustituto por todos los hombres: “ÉL (Cristo) no “pagó la pena del pecado” por los que lo rechazan, porque si lo hubiera hecho, ellos no tendrían que pagarlo ellos mismos en el infierno…La expiación es limitada en el sentido de que Cristo actuó como sustituto solamente por los que creen en ÉL” (de una carta escrita por el asistente personal de John MacArthur por encargo de él, el 20.3.96). Esto implica que Cristo no murió como Sustituto por los que persisten en rechazarlo (los que no han sido elegidos).

    MacArthur enseña que la muerte de Cristo es por todos los hombres, pero que los no-elegidos se benefician de la muerte de Cristo sólo en un sentido temporal (ellos no son destruidos instantáneamente, ellos se benefician de la lluvia y del sol, se benefician de la gracia común, etc.). Sin embargo sólo los elegidos se benefician de la muerte de Cristo en cuanto al real pago por sus pecados.

    El asistente, en la misma carta mencionada, explica la posición de MacArthur como sigue: “ÉL no pagó la pena del pecado por los que lo rechazan…pero las ramificaciones de Su sacrificio se extienden más allá del propósito primario de asegurar la salvación de los elegidos. Todas las criaturas de Dios, incluso aquellos hombres y mujeres que rechazan a Dios, reciben muchos beneficios de la muerte de Cristo, y la vida misma no es el último de esos beneficios. Dios podría haber destruido, justamente, al mundo inmediatamente después que Adán y Eva pecaron, pero ÉL ha permitido, en Su bondad, que floreciera y lo ha sostenido con Su mano por miles de años…De modo que John cree que hasta los no-elegidos han sido afectados positivamente como resultado de la expiación de Cristo… La expiación es limitada en el sentido de que Cristo actuó como sustituto solo por los que creen en ÉL. Sin embargo, la expiación es ilimitada en el sentido de que sus beneficios se extienden a toda la creación de Dios.” ¿Qué tan buenos son estos “beneficios temporales” en lo que concierne a los no-elegidos? ¿No habría sido mucho mejor para los no-elegidos que Dios hubiera destruido al mundo inmediatamente después que Adán y Eva pecaran? Jesús dijo a Judas que para él habría sido mejor no haber nacido nunca. Hay un sentido en que esto es cierto para todos los que persisten en su incredulidad. No haber nacido es mejor que pasar la eternidad en de lago de fuego.

    Cuando John MacArthur enseña que Cristo murió por todos los hombres (usando versículos como Juan 3:16; Hebreos 2:9; 1 Timoteo 2:6; etc.), lo que realmente quiere decir es que hay algunas bendiciones temporales que benefician a los no-elegidos. El no quiere decir que Cristo pagó el castigo por el pecado de los no-elegidos. De acuerdo con la carta del asistente, John MacArthur cree y enseña que Cristo murió como Sustituto solo por los pecados de los elegidos. Esta enseñanza es contraria a una declaración de fe que MacArthur firmó y que dice lo siguiente: “Creemos que el Señor Jesucristo murió en la cruz por toda la humanidad como un sacrificio representativo, vicario y sustitutivo.”

    El Señor Jesucristo proveyó una salvación perfecta y eterna para todos los hombres. ÉL quiere que todos los hombres sean salvos eternamente, no solo temporalmente (1 Timoteo 2:4). ÉL pagó el precio de la redención para hacer esto posible, incluso por los pecados de todo el mundo. Sin embargo, el pecador no posee estos beneficios eternos hasta que él cree en el Señor Jesucristo. Sólo cuando cree, obtiene lo que ha sido provisto en el Calvario.


    *** ****** ***

    ---------- Post added at 22:07 ---------- Previous post was at 22:07 ----------

    Respuesta a Algunas Objeciones Comunes

    “Si Cristo murió por todos, entonces el sacrificio de Cristo fue inútil respecto a los no-elegidos. No les sirvió de nada.”


    Al menos, la muerte de Cristo sirve para el propósito de condenar a los que rechazan al Salvador. Los hombres son condenados porque han rechazado a la Persona y la obra de Jesucristo (Juan 3:18) y porque han rechazado el único remedio de Dios para su pecado (Juan 5:40). Nunca podrán decir que no se hizo provisión para su salvación ni que no se les hubiese sido ofrecida. Ellos no quisieron recibir el don que Dios proveyó en Su Hijo. Los hombres no se pierden porque no se proveyera un Salvador. Los hombres se pierden porque rechazan al Salvador que ha sido provisto.

    “En la visión limitada, los no elegidos no son culpables por rechazar a Cristo, porque ellos no tienen un Cristo al cual rechazar; en cambio, en la visión ilimitada y, como creemos, es la visión de la Biblia, los hombres son culpables ante Dios y serán condenados en base a su rechazo de Cristo” (Lightner, p.130).


    Si Cristo murió por todos, entonces Su muerte por los no-elegidos habría sido vana. Nunca habría logrado su salvación.”


    Dios ha hecho tanto por los que finalmente lo rechazan, pero Sus esfuerzos a su favor no son un desperdicio. La benignidad, paciencia y longanimidad de Dios hacia los incrédulos debería llevarlos al arrepentimiento (Romanos 2:4), pero ¡ay!, en muchos casos no lo hace. Dios contendió con los hombres incrédulos antes del diluvio (Génesis 6:3), sin embargo ellos perecieron sepultados en las aguas. Pero la disputa de Dios con esos hombres no fue en vano. En los tiempos de la iglesia primitiva los apóstoles y discípulos proclamaron un mensaje de buenas nuevas a toda criatura (Marcos 16:15), sin embargo, y la gran mayoría rechazó su mensaje e incluso reaccionaron violentamente en su contra. ¿Fueron vanos sus esfuerzos? En Juan capítulo 6, la gente se apartó del Señor, excepto 12 y uno de ellos era un traidor. Mientras más predicaba Jesús, tanto más la gente lo abandonaba y ya no andaba con ÉL. ¿Significa esto que Su predicación fue en vano? Los creyentes son olor grato, no solo de “vida para vida” sino también de “muerte para muerte” (2 Corintios 2:14-16). El creyente ha de ser un testimonio, no solo para los que serán salvos, sino también para los que perecerán, y tal testimonio, por cierto, que no es en vano y, por cierto, que no es una pérdida. Es agradable a Dios.

    Hay numerosos ejemplos en la naturaleza de las cosas que parecen ser un desperdicio, pero que, en realidad, son parte del perfecto plan de Dios para este mundo. Innumerables flores crecen y florecen y sin embargo su belleza nunca es vista por algún ojo humano. “¿Con qué propósito caen en el océano y en el desierto beneficiosas lluvias? ¿Con que propósito se pudren millones de manzanas que no fueron degustadas o se marchitan miles de millones de hojas de hierba sin consumir? ¿Con qué propósito mueren las hierbas medicinales sin haber sido usadas? ¿Son todas estas cosas un desperdicio y sin utilidad, porque por cierto que esas beneficiosas lluvias no fructifican, y esos vegetales alimenticios no alimentan, y esas yerbas curativas no sanan?” De igual modo, la muerte de Cristo no era en vano y no es un desperdicio, aunque es despreciada y ridiculizada y considerada como locura por la gran mayoría de los hombres.

    Dios no ha dado a conocer Sus intenciones de manera confusa. ÉL designó, por la muerte de Cristo por todos, y por la predicación de este hecho, poner a la humanidad sobre un nuevo fundamento. ÉL ha despejado el camino para que todos sean salvos al dar a Su Hijo para morir por todos; y ahora ÉL invita a todos, Él manda a todos, ÉL desafía a todos, ÉL implora a todos; y aunque no todos lo acepten, la gloria de Su amor sin límites es magnificada y desplegada admirablemente por el hecho mismo de que nadie ha sido excluido, sino por su propia necedad.”

    El amor redentor de Dios, tal como es demostrado en la cruz, fue derramado sobre todos los hombres, dejando a todos sin excusa. Es muy lamentable que habrá aquellos por quienes Cristo murió, que perecerán. Pero la razón de esto no es que no se hubiera hecho provisión o que no se diera el don. Más bien, el don fue rechazado y el amor fue menospreciado. “Maravillosa gracia de Jesús, que se extiende a todos los perdidos.”

    ---------- Post added at 22:08 ---------- Previous post was at 22:07 ----------

    Respuesta a Algunas Objeciones Comunes

    “Si Cristo murió por todos, entonces el sacrificio de Cristo fue inútil respecto a los no-elegidos. No les sirvió de nada.”


    Al menos, la muerte de Cristo sirve para el propósito de condenar a los que rechazan al Salvador. Los hombres son condenados porque han rechazado a la Persona y la obra de Jesucristo (Juan 3:18) y porque han rechazado el único remedio de Dios para su pecado (Juan 5:40). Nunca podrán decir que no se hizo provisión para su salvación ni que no se les hubiese sido ofrecida. Ellos no quisieron recibir el don que Dios proveyó en Su Hijo. Los hombres no se pierden porque no se proveyera un Salvador. Los hombres se pierden porque rechazan al Salvador que ha sido provisto.

    “En la visión limitada, los no elegidos no son culpables por rechazar a Cristo, porque ellos no tienen un Cristo al cual rechazar; en cambio, en la visión ilimitada y, como creemos, es la visión de la Biblia, los hombres son culpables ante Dios y serán condenados en base a su rechazo de Cristo” (Lightner, p.130).


    Si Cristo murió por todos, entonces Su muerte por los no-elegidos habría sido vana. Nunca habría logrado su salvación.”


    Dios ha hecho tanto por los que finalmente lo rechazan, pero Sus esfuerzos a su favor no son un desperdicio. La benignidad, paciencia y longanimidad de Dios hacia los incrédulos debería llevarlos al arrepentimiento (Romanos 2:4), pero ¡ay!, en muchos casos no lo hace. Dios contendió con los hombres incrédulos antes del diluvio (Génesis 6:3), sin embargo ellos perecieron sepultados en las aguas. Pero la disputa de Dios con esos hombres no fue en vano. En los tiempos de la iglesia primitiva los apóstoles y discípulos proclamaron un mensaje de buenas nuevas a toda criatura (Marcos 16:15), sin embargo, y la gran mayoría rechazó su mensaje e incluso reaccionaron violentamente en su contra. ¿Fueron vanos sus esfuerzos? En Juan capítulo 6, la gente se apartó del Señor, excepto 12 y uno de ellos era un traidor. Mientras más predicaba Jesús, tanto más la gente lo abandonaba y ya no andaba con ÉL. ¿Significa esto que Su predicación fue en vano? Los creyentes son olor grato, no solo de “vida para vida” sino también de “muerte para muerte” (2 Corintios 2:14-16). El creyente ha de ser un testimonio, no solo para los que serán salvos, sino también para los que perecerán, y tal testimonio, por cierto, que no es en vano y, por cierto, que no es una pérdida. Es agradable a Dios.

    Hay numerosos ejemplos en la naturaleza de las cosas que parecen ser un desperdicio, pero que, en realidad, son parte del perfecto plan de Dios para este mundo. Innumerables flores crecen y florecen y sin embargo su belleza nunca es vista por algún ojo humano. “¿Con qué propósito caen en el océano y en el desierto beneficiosas lluvias? ¿Con que propósito se pudren millones de manzanas que no fueron degustadas o se marchitan miles de millones de hojas de hierba sin consumir? ¿Con qué propósito mueren las hierbas medicinales sin haber sido usadas? ¿Son todas estas cosas un desperdicio y sin utilidad, porque por cierto que esas beneficiosas lluvias no fructifican, y esos vegetales alimenticios no alimentan, y esas yerbas curativas no sanan?” De igual modo, la muerte de Cristo no era en vano y no es un desperdicio, aunque es despreciada y ridiculizada y considerada como locura por la gran mayoría de los hombres.

    Dios no ha dado a conocer Sus intenciones de manera confusa. ÉL designó, por la muerte de Cristo por todos, y por la predicación de este hecho, poner a la humanidad sobre un nuevo fundamento. ÉL ha despejado el camino para que todos sean salvos al dar a Su Hijo para morir por todos; y ahora ÉL invita a todos, Él manda a todos, ÉL desafía a todos, ÉL implora a todos; y aunque no todos lo acepten, la gloria de Su amor sin límites es magnificada y desplegada admirablemente por el hecho mismo de que nadie ha sido excluido, sino por su propia necedad.”

    El amor redentor de Dios, tal como es demostrado en la cruz, fue derramado sobre todos los hombres, dejando a todos sin excusa. Es muy lamentable que habrá aquellos por quienes Cristo murió, que perecerán. Pero la razón de esto no es que no se hubiera hecho provisión o que no se diera el don. Más bien, el don fue rechazado y el amor fue menospreciado. “Maravillosa gracia de Jesús, que se extiende a todos los perdidos.”

    ---------- Post added at 22:09 ---------- Previous post was at 22:08 ----------

    Respuesta a Algunas Objeciones Comunes

    “Si Cristo llevó el pecado de todos, el resultado sería la salvación universal.”

    Boettner lo dice así: “La redención universal significa salvación universal” (citado por Lightner, p.96). El calvinista extremo argumenta que Cristo salva a todos aquellos por quienes ÉL murió.

    “Si Cristo murió por todos, entonces todos serán salvos.” Pensemos en la lógica de esta afirmación. Esto sería como decir, “Si la medicina está al alcance de todos, todos tienen que ser sanados.” Obviamente, esto es falso. La medicina, aunque esté disponible, no hará ningún bien a menos que sea tomada. “En la aldea hay suficiente agua fresca para cada persona sedienta.” ¿Significa esto que cada persona de la aldea tendrá saciada su sed? Solamente si cada persona bebe. Tenemos que hacer una diferencia entre la redención realizada y la redención aplicada.

    “La Biblia dice que Cristo murió por MUCHOS, no por TODOS.”

    La Biblia dice muy claro que Cristo murió por TODOS en 1 Timoteo 2:6; 2 Corintios 5:14-15 e Isaías 53:6. Ver así mismo Hebreos 2:9 donde también leemos que Él murió por todos (por cada persona, cada individuo). Sin embargo, es cierto que hay pasajes que enseñan que Cristo murió por MUCHOS:

    “Habiendo él llevado el pecado de MUCHOS” (Isaías 53:12).

    “Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate POR MUCHOS” (Marcos 10:45).

    “Porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que POR MUCHOS es derramada para remisión de los pecados” (Mateo 26:28).

    El término “MUCHOS” es usado mayormente, no como contraste de la palabra “todos”, sino como contraste de la palabra “pocos”. Lo contrario de la palabra MUCHOS es la palabra POCOS, no la palabra TODOS. Esto puede verse en Mateo 7:13-14 donde MUCHOS están en el camino ancho que lleva a la perdición y POCOS están en el camino angosto que lleva a la vida. Ver también Mateo 20:16—“porque MUCHOS son llamados, mas POCOS escogidos.” En este versículo los MUCHOS incluyen más que los elegidos (los escogidos). Se hace un contraste entre los MUCHOS que son llamados y los POCOS que son escogidos.

    Si MUCHOS es lo contrario de POCOS, entonces en vez de referirse a un número pequeño (pocos) se refiere a un número grande (muchos). Hay algunos casos en que este gran número es equivalente a TODOS. Un escolar puede repartir invitaciones a su fiesta de cumpleaños a todos los 35 estudiantes de su curso de la escuela. TODOS los estudiantes de su clase fueron invitados. Pero solamente 7 llegaron realmente a la fiesta. MUCHOS (todos) fueron invitados, pero POCOS llegaron. Un ejemplo muy claro en la Biblia donde MUCHOS es equivalente a TODOS se encuentra en Romanos 5:19—“Porque así como por la desobediencia de un hombre los MUCHOS fueron constituidos pecadores.” Compare esto con Romanos 5:12 y es evidente que los MUCHOS del versículo 19 es igual a TODOS LOS HOMBRES del versículo 12.

    Es posible que la palabra MUCHOS se refiera a los elegidos de Dios. Esto es el caso en Hechos 18:10 donde el Señor dio seguridad a Pablo al decir, “Tengo MUCHO pueblo en esta ciudad.” Así Pablo fue animado de que su labor no sería en vano porque MUCHOS, no solamente unos pocos, llegarían a conocer a Cristo en la ciudad de Corinto.

    ¿Qué significa la palabra MUCHOS cuando se usa en conexión con la obra de Cristo en la cruz? En Isaías 53 los “muchos” del versículo 12 se define por el contexto como refiriéndose a TODOS NOSOTROS:

    “ÉL llevó el pecado de muchos” (v.12).

    “El Señor cargó en él el pecado de todos nosotros” (v.6).

    Por lo tanto, ÉL murió como Sustituto no solo por unos POCOS, sino por MUCHOS, sí, por todos nosotros.

    Encontramos la misma verdad cuando comparamos Marcos 10:45 con 1 Timoteo 2

    “Para dar su vida en RESCATE POR MUCHOS” (Marcos 10:45).

    “El cual se dio a sí mismo en RESCATE POR TODOS” (1 Timoteo 2:6 y ver “todos los hombres” del v.4).

    Concluimos, por lo tanto, que cuando la Biblia dice que Cristo murió por MUCHOS, el significado es este: ÉL no murió solamente por unos pocos, ÉL murió por muchos, sí, por todos los hombres. O, como lo dice Juan, “Y ÉL es la propiciación por nuestros pecados, y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo” (1 Juan 2:2). Estamos totalmente de acuerdo con el comentario de Calvino sobre Marcos 14 que cuando Jesús dijo que su sangre sería derramada por muchos, ÉL quiso decir “no solamente por una parte del mundo, sino por toda la raza humana.”

    “Si Cristo murió por ti, nunca podrás perderte.”(Charles Spurgeon, citado por Lightner, p.93)

    La gente no se pierde porque Cristo no muriera por ellos. Ellos se pierden porque han rechazado a Cristo, quien murió por ellos. Es mejor re-escribir la cita de Spurgeon como sigue: “Si persistes en rechazar a Cristo quien murió por ti, nunca podrás ser salvo.” Spurgeon también debe haberse dado cuenta de que aun lo elegidos están PERDIDOS antes de venir a Cristo por fe, aunque Cristo muriera por ellos.

    Moisés levantó la serpiente en el desierto. Si algún israelita pereció, no fue porque no hubiera remedio. Fue porque no quiso mirar y vivir.

    A.W.Pink dijo algo similar a la cita de Spurgeon mencionada arriba: “Nadie por quien Cristo murió se puede perder el cielo.” Si esto fuera cierto, todos serían salvos, porque Cristo gustó la muerte por todos (Hebreos 2:9). Nadie se presentará jamás ante Dios diciendo: “Me perderé el cielo, porque el Salvador no murió por mí.” Por el contrario, toda boca se cerrará porque una gran salvación fue provista por Dios en la cruz y fue ofrecida a cada pecador. Parece ser casi blasfemo culpar por la perdición de los pecadores al supuesto hecho de que Cristo no murió por ellos.

    *** ****** ***
    Citar Citar  

  10. #30
    Baneado del Foro Array
    Fecha de Ingreso
    27 abr, 09
    Mensajes
    658
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    58
    Agradecido 237 en 146 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Las Dispensaciones.




    Respuesta a Algunas Objeciones Comunes

    “Si Cristo llevó el pecado de todos, el resultado sería la salvación universal.”

    Boettner lo dice así: “La redención universal significa salvación universal” (citado por Lightner, p.96). El calvinista extremo argumenta que Cristo salva a todos aquellos por quienes ÉL murió.

    “Si Cristo murió por todos, entonces todos serán salvos.” Pensemos en la lógica de esta afirmación. Esto sería como decir, “Si la medicina está al alcance de todos, todos tienen que ser sanados.” Obviamente, esto es falso. La medicina, aunque esté disponible, no hará ningún bien a menos que sea tomada. “En la aldea hay suficiente agua fresca para cada persona sedienta.” ¿Significa esto que cada persona de la aldea tendrá saciada su sed? Solamente si cada persona bebe. Tenemos que hacer una diferencia entre la redención realizada y la redención aplicada.

    “La Biblia dice que Cristo murió por MUCHOS, no por TODOS.”

    La Biblia dice muy claro que Cristo murió por TODOS en 1 Timoteo 2:6; 2 Corintios 5:14-15 e Isaías 53:6. Ver así mismo Hebreos 2:9 donde también leemos que Él murió por todos (por cada persona, cada individuo). Sin embargo, es cierto que hay pasajes que enseñan que Cristo murió por MUCHOS:

    “Habiendo él llevado el pecado de MUCHOS” (Isaías 53:12).

    “Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate POR MUCHOS” (Marcos 10:45).

    “Porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que POR MUCHOS es derramada para remisión de los pecados” (Mateo 26:28).

    El término “MUCHOS” es usado mayormente, no como contraste de la palabra “todos”, sino como contraste de la palabra “pocos”. Lo contrario de la palabra MUCHOS es la palabra POCOS, no la palabra TODOS. Esto puede verse en Mateo 7:13-14 donde MUCHOS están en el camino ancho que lleva a la perdición y POCOS están en el camino angosto que lleva a la vida. Ver también Mateo 20:16—“porque MUCHOS son llamados, mas POCOS escogidos.” En este versículo los MUCHOS incluyen más que los elegidos (los escogidos). Se hace un contraste entre los MUCHOS que son llamados y los POCOS que son escogidos.

    Si MUCHOS es lo contrario de POCOS, entonces en vez de referirse a un número pequeño (pocos) se refiere a un número grande (muchos). Hay algunos casos en que este gran número es equivalente a TODOS. Un escolar puede repartir invitaciones a su fiesta de cumpleaños a todos los 35 estudiantes de su curso de la escuela. TODOS los estudiantes de su clase fueron invitados. Pero solamente 7 llegaron realmente a la fiesta. MUCHOS (todos) fueron invitados, pero POCOS llegaron. Un ejemplo muy claro en la Biblia donde MUCHOS es equivalente a TODOS se encuentra en Romanos 5:19—“Porque así como por la desobediencia de un hombre los MUCHOS fueron constituidos pecadores.” Compare esto con Romanos 5:12 y es evidente que los MUCHOS del versículo 19 es igual a TODOS LOS HOMBRES del versículo 12.

    Es posible que la palabra MUCHOS se refiera a los elegidos de Dios. Esto es el caso en Hechos 18:10 donde el Señor dio seguridad a Pablo al decir, “Tengo MUCHO pueblo en esta ciudad.” Así Pablo fue animado de que su labor no sería en vano porque MUCHOS, no solamente unos pocos, llegarían a conocer a Cristo en la ciudad de Corinto.

    ¿Qué significa la palabra MUCHOS cuando se usa en conexión con la obra de Cristo en la cruz? En Isaías 53 los “muchos” del versículo 12 se define por el contexto como refiriéndose a TODOS NOSOTROS:

    “ÉL llevó el pecado de muchos” (v.12).

    “El Señor cargó en él el pecado de todos nosotros” (v.6).

    Por lo tanto, ÉL murió como Sustituto no solo por unos POCOS, sino por MUCHOS, sí, por todos nosotros.

    Encontramos la misma verdad cuando comparamos Marcos 10:45 con 1 Timoteo 2

    “Para dar su vida en RESCATE POR MUCHOS” (Marcos 10:45).

    “El cual se dio a sí mismo en RESCATE POR TODOS” (1 Timoteo 2:6 y ver “todos los hombres” del v.4).

    Concluimos, por lo tanto, que cuando la Biblia dice que Cristo murió por MUCHOS, el significado es este: ÉL no murió solamente por unos pocos, ÉL murió por muchos, sí, por todos los hombres. O, como lo dice Juan, “Y ÉL es la propiciación por nuestros pecados, y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo” (1 Juan 2:2). Estamos totalmente de acuerdo con el comentario de Calvino sobre Marcos 14 que cuando Jesús dijo que su sangre sería derramada por muchos, ÉL quiso decir “no solamente por una parte del mundo, sino por toda la raza humana.”

    “Si Cristo murió por ti, nunca podrás perderte.”(Charles Spurgeon, citado por Lightner, p.93)

    La gente no se pierde porque Cristo no muriera por ellos. Ellos se pierden porque han rechazado a Cristo, quien murió por ellos. Es mejor re-escribir la cita de Spurgeon como sigue: “Si persistes en rechazar a Cristo quien murió por ti, nunca podrás ser salvo.” Spurgeon también debe haberse dado cuenta de que aun lo elegidos están PERDIDOS antes de venir a Cristo por fe, aunque Cristo muriera por ellos.

    Moisés levantó la serpiente en el desierto. Si algún israelita pereció, no fue porque no hubiera remedio. Fue porque no quiso mirar y vivir.

    A.W.Pink dijo algo similar a la cita de Spurgeon mencionada arriba: “Nadie por quien Cristo murió se puede perder el cielo.” Si esto fuera cierto, todos serían salvos, porque Cristo gustó la muerte por todos (Hebreos 2:9). Nadie se presentará jamás ante Dios diciendo: “Me perderé el cielo, porque el Salvador no murió por mí.” Por el contrario, toda boca se cerrará porque una gran salvación fue provista por Dios en la cruz y fue ofrecida a cada pecador. Parece ser casi blasfemo culpar por la perdición de los pecadores al supuesto hecho de que Cristo no murió por ellos.

    *** ****** ***

    ---------- Post added at 22:12 ---------- Previous post was at 22:11 ----------

    ¿Por Quién Murió Cristo?

    Una Defensa de la Expiación Ilimitada



    El Uso de Términos Universales en Conexión con la Muerte de Cristo

    Los que niegan que la muerte de Cristo fuera universal (por todos los hombres) tienen que admitir, no obstante, que se emplean términos universales en pasajes que se relacionan con el alcance de la expiación. Por ejemplo, Gary D.Long en su libro Definite Atonement admite que tales términos universales se usan y que se dice que Cristo murió por el “mundo,” “por todos” o “por cada” (ver p.32). También John Murray en un artículo titulado “Redemption” admite que la Biblia usa expresiones que son de forma universal, tales como “mundo” y “todos” y “cada uno” y “todos los hombres”.

    Si Cristo murió solamente por los elegidos, y si la Biblia dice que Cristo murió por “todos”, “por el mundo”, “por todos los hombres”, etc., entonces debemos concluir que estos términos universales se refieren a los elegidos. En otras palabras, tenemos que asumir que en esos casos los términos como “el mundo” y “todos los hombres” son sinónimos de “los elegidos”.

    Pero esto ocasiona un problema. En cuanto a la doctrina de la elección, no hay un solo pasaje que use términos universales para referirse a los elegidos. Si esos términos pueden, en verdad, significar los elegidos, entonces ¿por qué nunca se usan en los pasajes clave que exponen la doctrina de la elección? Para dar algunos ejemplos, por qué nunca leemos versículos como estos: “El mundo no me ha elegido a mi, pero yo he elegido al mundo” (comparar Juan 15:16). “Según ÉL ha escogido a todo hombre en Él antes de la fundación del mundo” (comparar Efesios 1:4). “Quien salvó a todo hombre y llamó a todo hombre con llamamiento santo…según el propósito suyo y la gracia que fue dada a todos los hombres en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos” (comparar 2 Timoteo 1:9). “Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios haya escogido a todo el mundo para salvación…” (comparar 2 Tesalonicenses 2:13).

    Yo demostraría la universalidad de la propiciación con el hecho de que los escritores inspirados hablan de la amplitud de la propiciación en un lenguaje muy diferente del que emplean cuando hablan de la elección, justificación, santificación o glorificación… Ellos hablan de Cristo haciendo la propiciación por los “hombres”, por “todos los hombres”, por “cada hombre”, por “el mundo”, por “todo el mundo”, incluso por “los aun niegan al Señor, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.” ¿Pero dónde hablan ellos de Dios eligiendo “hombres”, “todos los hombres”, “cada hombre”, “el mundo”, “todo el mundo” e incluso “aquellos que niegan a Cristo y atraen sobre ellos destrucción repentina”? ¿Dónde hablan ellos de Dios justificando, santificando y glorificando a “hombres”, “todos los hombres,” “cada hombre,” “el mundo,” “todo el mundo,” e incluso a “los que niegan a Cristo y atraen sobre ellos destrucción repentina”?

    ¿Cómo explicamos entones el hecho de que las Escrituras, al hablar de la muerte de Cristo, usa frecuentemente términos generales y universales, extendiéndolo a todos, en cambio, cuando menciona la elección divina, la Biblia siempre usa términos restrictivos, limitándolos a unos pocos (es decir, a los creyentes)? Si aquellos por quienes Cristo murió son los mismos como los elegidos, ¿por qué no se usan los mismos términos para describir a ambos? ¿Por qué se usan términos universales para describir a aquellos por quienes Cristo murió, pero no se usan para describir a los elegidos, si se refieren al mismo grupo? El hecho de que la Biblia use términos universales para describir a aquellos por quienes Cristo murió y nunca usa esos términos para describir a los elegidos, es uno de los argumentos más contundentes en contra de la doctrina de la expiación limitada.

    Entendiendo el Lenguaje de la Biblia de una Manera Normal y Natural

    ¿Cómo deben entenderse esos términos universales? Los que creen en una expiación limitada nos dicen que “mundo” (Juan 3:16; 2 Corintios 5:19; Juan 6:51) realmente no significa “mundo” y que “todo el mundo” (1 Juan 2:2) no significa realmente “todo el mundo.” Además, ellos insisten en que “todos” (1 Timoteo 2:6) no significa realmente “todos” y que “todos los hombres” (1 Timoteo 2:4) no significa realmente “todos los hombres” y que “todos” (Hebreos 2:9) no significa realmente “todos” y que “todos nosotros” (Isaías 53:6) no significa realmente “todos nosotros.

    Sir Robert Anderson ha escrito lo siguiente: Durante los primeros años de mi vida cristiana yo estaba muy confundido y afligido por la suposición de que las simples y llanas palabras de Escrituras tales como Juan 3:16; 1 Juan 2:2; 1 Timoteo 2:6 no eran ciertas, salvo en un sentido misterioso que sólo era entendido por los iniciados. Porque, se me había dicho, la predominante verdad de la soberanía divina en la elección, impedía tomarlas literalmente. Pero hace medio siglo, un amigo de esos días --el finado Dr. Horatius Bonar—me libró de este extrañamente prevaleciente error. El me enseñó que verdades pueden parecernos irreconciliables solamente porque nuestras mentes finitas no pueden entender al Infinito: y que nunca debemos permitir que nuestra pobre comprensión de los eternos consejos de Dios impidan la incuestionable fe en las palabras de las Sagradas Escrituras”.

    Los dispensacionalistas se han esforzado en seguir la siguiente regla para interpretar la Biblia: Cuando el sentido llano tiene sentido, no busques otro sentido, pera que no termine en un sinsentido. Pero hay otros que han abandonado el acercamiento literal cuando se trata de ciertas áreas de la Escrituras. Los redencionistas limitados (los que creen en una expiación limitada) por ejemplo, parecen seguir otra regla: Cuando el sentido llano contradice nuestro sistema teológico, busca otro sentido para que no terminemos contradiciendo nuestro sistema calvinista particular.

    Hace trescientos años Richard Baxter escribió lo siguiente:

    Cuando Dios nos dice, con toda la sencillez posible, que Cristo murió por todos y que gustó la muerte por todo hombre, los hombres lo negarán y, con ese fin, torcerán el sentido llano de las palabras, simplemente porque no pueden ver cómo esto puede reconciliarse con Cristo condenando a hombres y con Su especial amor hacia Sus elegidos. No es difícil ver la justa y equilibrada coherencia. Pero, ¿y si tu no puedes ver cómo concuerdan dos verdades del Evangelio? ¿Negarás entonces una de ellas, cuando ambas son evidentes? ¿No es un gran orgullo preferir tu propio entendimiento antes de la sabiduría del Espíritu de Dios, que ha inspirado las Escrituras? ¿No debería un hombre humilde decir más bien, sin duda que ambas son verdad, aunque yo no pueda reconciliarlas? De modo que otros negarán estas llanas verdades, porque ellos piensan que todos por quienes Cristo murió están ciertamente justificados y salvados; porque por quienquiera que Él muriera y satisficiera la justicia, Él les proveería de fe para creer en Él; Dios no podría castigar justamente a aquellos por quienes Cristo dio satisfacción, etc. Pero, ¿dicen las Escrituras todas o algunas de estas opiniones con la sencillez con la dice que Cristo murió por todos y por cada hombre? ¿Dice claramente en alguna parte que Él no murió por todos? ¿Dice que hace excepción de un hombre, y que Cristo no murió por él? ¿Dice en alguna parte que ÉL murió solamente por Sus ovejas o por Sus elegidos y que excluye a los no elegidos? No hay tal palabra en toda la Biblia; ¿no deberían estar las verdades ciertas y los textos claros por sobre los puntos inciertos y los textos oscuros?

    Richard Baxter aplica luego hábilmente estos principios al caso en cuestión:

    Quisiera preguntar a cualquiera, ¿creerías que Cristo murió por todos los hombres si las Escrituras lo dicen claramente? Si lo hicieras, dime, ¿qué palabras encontrarías o desearías que fueran más claras que las que son usadas aquí? ¿No es suficiente que Cristo es llamado el Salvador del Mundo? Dirás, ¿pero lo es de todo el mundo? Sí, dice que ÉL es la propiciación por los pecados de todo el mundo. Dirás, ¿pero no es para todos los hombres del mundo? Si, dice que Él murió por todos los hombres, como también por todo el mundo. Pero dirás, ¿no dice que para cada hombre? Sí, lo dice, Él gustó la muerte por cada hombre. Pero, podrás decir, eso significa por todos los elegidos, si dijera eso de todos los no-elegidos, yo lo creería. Sí, lo dice así de quienes negaron al Señor que los compró, y que traerán sobre sí mismos destrucción repentina. Sin embargo, todo esto no parece significar nada para el hombre prejuiciado.

    Conocí a un hombre que no estaba comprometido con la creencia que Cristo murió por todos los hombres y que, sin embargo, hizo esta notable concesión: “Si Cristo murió por todos los hombres, no sé cómo la Biblia podría decirlo aún más claramente”. ¡Cuán cierto! Este mismo hombre, más adelante, adoptó la doctrina de la expiación ilimitada, porque no podía negar las claras y llanas afirmaciones de las Escrituras.


    *** ****** ***

    ---------- Post added at 22:13 ---------- Previous post was at 22:12 ----------

    ¿Tiene Alguna Importancia?

    El tema de la amplitud de la expiación es más que un tema teológico. Es un asunto muy práctico. Las Escrituras enseñan claramente que tenemos buenas nuevas para hombres perdidos. ¿Son estas buenas nuevas solamente para los elegidos? La manera en que entendamos el evangelio y la expiación afectará la manera en que presentaremos el evangelio a los perdidos. Hay una diferencia. El Dr. Jay Adams, en su libro Capacitado para Orientar, dice como los cristianos reformados deben presentar las demandas de Cristo a los no salvos: “Tienen que presentar las buenas nuevas de que Cristo Jesús murió en la cruz en lugar de los Suyos, que Él llevó la culpa y sufrió la pena por sus pecados. ÉL murió para que todos los que el Padre le dio vengan a ÉL y tengan vida eterna. Como un cristiano reformado, el escritor cree que los consejeros no pueden decir a un aconsejado no salvo que Cristo murió por él, porque ellos no pueden decir eso. Nadie sabe, excepto Cristo Mismo, quienes son Sus elegidos por quienes ÉL murió” (énfasis añadido).

    Uno de los grandes misioneros del pasado estaría muy en desacuerdo con Jay Adams. Lo siguiente ha sido relatado por James Morison: “Uno de los grandes misioneros de los tiempos modernos (el Sr. Moffat), unos de los más dotados, uno de los más devotos, uno de los más honrados y exitosos, cuando le pregunté como por el año 1841, qué evangelio le predicaba a sus pobres africanos, me respondió que era su máxima y la de sus colegas, decir a todos que Cristo murió por ellos.”

    Los que creen que Cristo murió solamente por los elegidos, tienen que tener mucho cuidado, como Jay Adams, en cómo presentan el evangelio. Una vez pregunté a un calvinista extremo: “¿Por quién murió Cristo?” Contestó en términos generales: “Cristo murió por los pecadores”. Pero alguien que cree en la expiación limitada tiene que tener cuidado aún en decir esto. Si le dice a una audiencia de no-salvos, “Tengo para ustedes buenas noticias. Cristo murió por los pecadores,” esto sería engañoso, porque podría estar dando a un no-elegido la falsa impresión de que Cristo murió por él. El podría pensar, “yo se que soy un pecador, de modo que las buenas nuevas tienen que ser que Cristo murió por mí.” Si la doctrina de la expiación limitada fuera cierta, deberíamos decir lo siguiente: Cristo murió por los pecadores, pero no por todos los pecadores. De hecho, ÉL no murió por la mayoría de los pecadores, sino solo por unos pocos (comparar Mateo 7:13-14, donde leemos que solo unos pocos serán salvos). Un mensaje como ese, es buenas nuevas solo para una pequeña minoría de pecadores.

    Presentar el Evangelio con Sinceridad

    ¿Cómo podemos ofrecer sinceramente a los hombres algo que no ha sido provisto para ellos? ¿Cómo podemos ofrecerles un don gratuito, si el don no ha sido adquirido para ellos? ¿Cómo podemos instarles a beber de la fuente de vida, si el agua no ha sido provista para ellos? ¿Cómo podemos decirles que sean salvos, si el Señor Jesucristo no ha provisto para su salvación? ¿Cómo podemos decirle a una persona, “Toma la medicina y serás sanado” si no hay medicina para tomar y no hay sanidad provista? W. Lindsay Alexander explica: “Sobre este supuesto (el de una expiación limitada), las invitaciones y promesas generales del evangelio no tienen una base adecuada, y parecen ser una mera burla, en breve, una oferta de algo que no ha sido provisto”. [W. Lindsay Alexander, Un Sistema de Teología Bíblica].

    Robert Ligthner dice lo siguiente: “A menos que cristo muriera por todos los hombres, el mensaje del amor de Dios y la muerte de Cristo tiene que entregarse con mucha reserva, porque podría escucharlo alguien que no está entre aquellos que Dios ama y por quienes Cristo murió… Por lo cual, decir a todos los hombres que estas cosas son ciertas y que la salvación está a su alcance es decir algo que no es verdad si la posición limitada es aceptada” (The Death Christ Died, p.15).

    Los que creen en una expiación limitada, si son realmente honestos y sinceros, están obligados a presentar un evangelio muy indefinido:

    “Quizás Cristo murió por ti”.

    “Quizás Dios te amó tanto”.

    “Cristo derramó Su sangre por ti, quizás”.

    “La salvación ha sido provista para ti, tal vez”.

    “Posiblemente Dios encomienda Su amor hacia ti”.

    “Esperamos que ÉL sea la propiciación por tus pecados”.

    “Es posible que Cristo muriera como tu Sustituto”.

    “Tal vez te traiga buenas noticias”.

    “Es posible que Cristo muriera por ti. Si llegas a ser salvo, sabremos que ÉL murió por ti, pero si continúas rechazándole, entonces ÉL no murió por ti”.

    “Cristo murió por ti solamente si tú crees que ÉL murió por ti (demostrando que eres un escogido), pero si no crees esto y continúas en tu incredulidad hasta el día de tu muerte, entonces Cristo no murió por ti”.

    Los que sostienen una expiación limitada o determinada no presentan el evangelio de esta manera, pero ¿una presentación así, no sería consistente con su teología? ¿No sería esta una manera correcta y prudente y sincera de compartir el evangelio? Un calvinista extremo debe ser muy cuidadoso de como presenta la obra de la cruz de Cristo a una persona no salva, porque nunca puede estar realmente seguro si Cristo proveyó salvación para esa persona. Como ha dicho Robert Lightner, “Creer en una expiación limitada significa que las buenas nuevas de la gracia salvadora de Dios en Cristo no puede ser personalizada. Los que sostienen tal posición no pueden decirle a una persona a la que están testificando que Cristo murió por ella, porque esa persona puede, de hecho, ser alguien por quien Cristo no murió”. (Del libro, Walwoord: A Tribute, p.166).


    *** ****** ***

    ---------- Post added at 22:14 ---------- Previous post was at 22:13 ----------

    ¿Tenemos Realmente un Evangelio para Toda Criatura?

    ¿Cómo podemos predicar el evangelio a toda criatura (Marcos 16:15) si Cristo no murió por cada criatura? Si las buenas nuevas de la cruz son solamente para algunos, ¿cómo podemos predicarlas con sinceridad a todos? Como L.S. Chafer pregunta, “¿Cómo puede predicarse un evangelio universal, si no hay una provisión universal? Decir por una parte que Cristo murió solamente por los elegidos y decir por otra parte que Su muerte es la base de la salvación que es ofrecida a todos los hombres, es casi una contradicción (Bibliotheca Sacra). Como ha dicho C.H. Mackintosh, “Un discípulo de la alta escuela de doctrina no sabe de un evangelio universal- del amor de Dios por el mundo—de buenas nuevas para toda criatura bajo el cielo. El tiene un evangelio solo para los elegidos” (en su artículo, One–Sided Theology).

    John Bunyan hizo la siguiente observación: “La oferta del Evangelio no puede, con el permiso de Dios, ser ofrecida aparte de la muerte de Cristo, porque si ésta es quitada, no hay en realidad ni Evangelio ni gracia (Bunyan’s Works). En otras palabras, ¿cómo puedes ofrecer a alguien el Evangelio si no sabes acaso Cristo murió por esa persona? ¿Cómo podemos ofrecer a un pecador algo que no ha sido provisto? Como dijo Lightner, “Ninguna máxima parece más cierta que si una salvación es ofrecida, eso significa que ha sido provista una salvación” (p.114).

    El que cree en una expiación limitada no puede decir a una persona inconversa: “Amigo, el Señor Jesús murió en la cruz por ti. ÉL murió como tu Sustituto, ÉL murió en tu lugar. ÉL pagó el castigo por tus pecados.” [Lea de nuevo la cita de Jay Adams dada anteriormente]. El corazón del mensaje del evangelio es “Cristo murió por nuestros pecados” (1 Corintios 15:3). Cuídate de cualquier teología que suprime el corazón mismo del evangelio.

    Una manera en que los evangelistas de la expiación limitada pueden tratar con este problema, es predicar la muerte de Cristo en términos muy generales: “Cristo murió por los pecadores. Cristo murió por los impíos.” Por supuesto, lo que ellos quieren decir es que Cristo murió por los pecadores elegidos y que ÉL murió por los impíos que son elegidos. El problema con este acercamiento es que el mensaje de la cruz nunca puede ser dirigido al pecador individual. ¿Qué sabemos con seguridad acerca del pecador al que estamos compartiendo el evangelio? Sabemos con certeza que es un pecador impío y podemos demostrar eso por medio de las Escrituras. ¿Sabemos con certeza que Cristo murió por él? No hay manera en que el evangelista de la expiación limitada pueda saber ésto cuando presenta el evangelio al pecador. “Yo sé que tienes un problema, pero no estoy seguro si hay solución para tu problema. Se que tienes una terrible enfermedad, pero no estoy seguro si acaso hay un remedio para ti.”


    *** ****** ***

    ---------- Post added at 22:15 ---------- Previous post was at 22:14 ----------

    ¿Deberíamos Elogiar al Incrédulo por su Incredulidad?


    Si Cristo no murió por todos los hombres, deberíamos estar alabando a los impíos por su incredulidad. Por ejemplo: un ateo que niega a Cristo dice, “Yo no creo que Cristo murió por mí.” Si lo que enseña el calvinista extremo es cierto, entonces él está en lo correcto al no creer que la muerte de Cristo fue por él. “Yo no creo que Cristo hiciera cosa alguna para salvarme.” Si Cristo no murió por el incrédulo que hizo esta declaración, entonces lo que está diciendo es correcto y deberíamos alabarlo por su incredulidad. Charles Smith lo dijo de la siguiente manera, “Alguien que rechaza la vida eterna que fue provista para nosotros en Cristo, hace a Dios mentiroso. De acuerdo con la Palabra de Dios, él ha rechazado creer la verdad. Pero los que enseñan la expiación limitada quieren hacernos creer que alguien que va al infierno, va allí porque ha creído la verdad—es decir, la verdad de que Cristo no murió por él” (¿Murió Cristo solo por los Elegidos?) Estaría en lo correcto al no creer que Cristo murió por su salvación. ¿Cómo podemos condenar a este hombre por rechazar al Salvador, si Cristo no hizo nada para salvarlo?


    ¿Los Incrédulos Tienen el Mandato de Creer una Mentira?

    La Declaración de Fe de Westminster (Westminster Confession of Faith) es una declaración terminante de la doctrina de la Teología Reformada. La persona que recopiló esta confesión de fe ha admitido que “cualquiera que oye el evangelio (sin distinguir entre elegidos y reprobados) debe creer que Jesucristo murió por él.” Pero si Jesucristo no murió por él, ¿está obligado a creer una mentira? Cuando predicamos el mensaje del evangelio, ¿qué estamos diciendo a los pecadores que crean?

    Cuando el pecador que oye el evangelio es exhortado a “creer en el Señor Jesucristo,” ¿qué es lo que debe creer? “Debe estar persuadido en su corazón que Jesucristo le pertenece, que tendrá vida y salvación por medio de ÉL y que cualquier cosa que Él haya hecho para la redención de la humanidad, Jesucristo lo hizo por él”. ¿Cómo? ¿Cada oyente del evangelio debe creer eso, si es un hecho [como lo sostienen los redencionistas limitados] que para millones de los oyentes ÉL no hizo absolutamente nada en el Calvario—no derramó sangre, no hizo expiación, no pagó rescate? ¿Debe creer algo que no es verdad? ¿Debe creer una mentira? El es invitado a hacer eso, es exhortado a hacer eso, es implorado a hacer eso, es ordenado a hacer eso, es amenazado con la condenación eterna si no lo hace, siempre que sea verdad que Cristo nada hizo por él en el Calvario.

    No, no estamos exhortando a los pecadores a creer una mentira. Le estamos suplicando, por el amor de Cristo, a creer la verdad del evangelio, que “Cristo murió por nuestros pecados” (1 Corintios 15:3).


    Amigo, Cristo murió por ti.
    Créelo, porque es la verdad.
    Rechaza este mensaje de Su amor demostrado en la cruz, que incluye a todos,
    Y sufrirás la muerte eterna, el eterno castigo y una pérdida terrible.



    Los pecadores no perecen por creer una mentira, sino por rechazar la verdad de Dios. “Y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos” (2 Tesalonicenses 2:10).


    *** ****** ***

    ---------- Post added at 22:15 ---------- Previous post was at 22:15 ----------

    ¿Cuán Calvinista era Calvino?


    ¿Cuán calvinista era Juan Calvino? ¿Qué enseñó acerca de la amplitud de la expiación? Examinemos sus propias palabras:

    Sobre Isaías 53:12—“Apruebo el significado habitual, que ÉL sólo llevó el castigo de muchos, porque en ÉL fue puesta la culpa de todo el mundo. Es evidente por otros pasajes, y especialmente por el capítulo 5 de la Epístola a los Romanos, que muchos a veces quiere decir todos”.

    Sobre Marcos 14:24—“La palabra muchos no significa solo una parte del mundo, sino toda la raza humana.” En otras palabras, la sangre de Cristo fue derramada por toda la raza humana.

    Sobre Mateo 20:28—“Muchos es usado, no para un número determinado, sino para un gran número, por cuanto ÉL se separa de todos los demás. Y este también es el significado de Romanos 5:15, donde Pablo no está hablando de una parte de la humanidad, sino de toda la raza humana.”

    Sobre Juan 1:29—“Y cuando él dice el pecado DEL MUNDO, él extiende indiscriminadamente Su favor sobre toda la raza humana…todos los hombres, sin excepción, son culpables de injusticia delante de Dios y necesitan ser reconciliados con ÉL…Nuestra obligación ahora es recibir los beneficios que se ofrecen a todos, que cada uno de nosotros quede convencido que no hay nada que le impida obtener la reconciliación en Cristo, siempre que venga a ÉL por…fe.”

    Sobre Juan 3:16—“ÉL ha empleado el término universal todo aquel, tanto para invitar a todos, indiscriminadamente, a participar de la vida, como para quitar toda excusa a los incrédulos…Él se muestra reconciliado con todo el mundo, cuando invita a todos los hombres, sin excepción, a la fe en Cristo.”

    Sobre Romanos 5:18—“ÉL otorga este favor a todos, porque es presentado a todos y no porque se hace realmente extensivo a todos (en la experiencia); porque aunque Cristo sufrió por los pecados de todo el mundo, y es ofrecido por la benignidad de Dios a todos indiscriminadamente, sin embargo, no todos lo reciben.”

    Sobre 2 Corintios 5:19—Dios “se ha reconciliado con todo el mundo” y Calvino prosigue diciendo que “todo el mundo” significa “todos los hombres, sin excepción.”

    Sobre Gálatas 5:12—“La voluntad de Dios es que busquemos la salvación de todos los hombres sin excepción, porque Cristo sufrió por los pecados de todo el mundo.”

    Sobre Hebreos 5:9—“El (el autor de Hebreos) agregó el término universal “para todos” para mostrar que nadie que presta atención y obediencia al evangelio de Cristo, está excluido de esta salvación.”

    En realidad, debemos decir que algunos comentarios de Calvino parecieran indicar que él creía en una expiación limitada (ver sus comentarios sobre 1 Timoteo 2:4-6, por ejemplo, donde dice que “todos” se refiere a toda clase de hombres, y ver sus comentarios sobre 1 Juan 2:2 donde dice que la palabra “todos” no incluye a los reprobados). Sin embargo, en sus comentarios sobre 1 Juan 2:2 él menciona la frase que es usada comúnmente en las escuelas: “Los sufrimientos de Cristo fueron suficientes para todo el mundo, pero son eficientes solo para los elegidos.” Luego el dice que está de acuerdo con esta afirmación y que es verdad.

    En conclusión, a menudo Calvino hizo afirmaciones que parecen indicar que sostenía una expiación ilimitada, pero también hizo afirmaciones que parecen armonizar mejor con una expiación limitada. La mejor indicación de su posición sobre esta materia debería venir de su declaración final sobre este asunto, como sugiere Norman Douty. Calvino hizo una declaración en su testamento, que escribió cuando tenía 54 años de edad, poco antes de su muerte. Era el año 1564 y puede ser recordado como su opinión final en cuanto a la amplitud de la expiación: “También testifico y confieso que espero humildemente delante de Dios que Él me lave y purifique de tal manera por la sangre del gran Redentor, derramada por los pecados de toda la raza humana, que me permita estar ante Su tribunal bajo el abrigo del Redentor mismo.”


    *** ****** ***

    ---------- Post added at 22:16 ---------- Previous post was at 22:15 ----------

    Los Defensores y Detractores del Hecho de que Cristo Murió por Todos


    Al establecer cualquier doctrina, la Palabra de Dios es lo único que cuenta. “Sea Dios veraz y todo hombre mentiroso” (Romanos 3:4). Habiendo ya establecido por las Escrituras que sobre Cristo fueron cargados los pecados de todos nosotros, es interesante considerar lo que otros grandes hombres piadosos del pasado han dicho sobre este asunto del alcance universal de la expiación.

    Norman F. Douty, en su excelente libro The Death of Christ, nombra como 70 maestros líderes de la Iglesia, desde los primeros siglos hasta la era moderna, que apoyaban con firmeza que Cristo murió a favor de todos los hombres, no solamente de los elegidos (pp.136-163). Algunos de los nombres de su lista: Clemente de Alejandría, Eusebio, Atanasio, Crisóstomo, Agustín, Martín Lutero, Hugo Latimer, Myles Coverdale, Thomas Cranmer, Felipe Melanchton, Arzobispo Ussher, Richard Baxter, John Newton, John Bunyan, Thomas Scott, Henry Alford, Philip Schaff, Alfred Edersheim, H.C.G. Moule, W.H. Griffith Thomas y A.T. Robertson.

    Las citas siguientes son de interés:

    “Aunque la sangre de Cristo es el rescate de todo el mundo, están excluidos de su beneficio los que, estando conformes en su cautividad, no quieren ser redimidos por ella” (Próspero, quien murió en el año 463 D.C.).

    “Cristo murió por todos, a pesar de eso, sin embargo, no todos reciben los méritos de su muerte…ellos desprecian la gracia ofrecida” (Benedicto Aretius, 1505-1575).

    “Podemos concluir que el Cordero de Dios, al ofrecerse a Sí mismo en sacrificio por los pecados de todo el mundo, quiso, al dar suficiente satisfacción a la justicia de Dios, hacer a la naturaleza del hombre, que ÉL asumió, un objeto idóneo de la misericordia, y preparar un remedio para los pecados de todo el mundo, que no debe ser negado a nadie que quiera beneficiarse de él” (Arzobispo Ussher, 1581-1656). [Citado por James Morison, The Extent of the Atonement, p.136).

    James Morison argumenta que la doctrina de la expiación limitada nunca fue enseñada en los primeros siglos de la historia de la iglesia:

    La doctrina de la propiciación solo para los elegidos no tiene más que mil cuatrocientos años. Esa doctrina no era conocida durante los primeros tres gloriosos siglos de la era cristiana. No fue conocida ni siquiera por doscientos años después. Esto es con seguridad un hecho contundente y debería hacer pensar y meditar a algunos hombres antes de condenar. “Yo pienso”, dice el ilustre Obispo Davenant, un hombre muy versado en la historia de la iglesia y en los escritos de los Padres, “que podemos afirmar con certeza que antes de la disputa entre Agustín y Pelagio, no había cuestionamiento respecto a la muerte de Cristo, si acaso debía extenderse a toda la humanidad o restringirse solo a los elegidos. Porque los Padres, cuando hablaban de la muerte de Cristo, nos la describían como realizada y sufrida para la redención de la raza humana; y ni una palabra (que yo sepa) se dijo por ellos de que, por decreto de Dios, alguien quedara excluido. Ellos están de acuerdo que solamente beneficia a los que creen, sin embargo confiesan en todo lugar que Cristo murió a favor de toda la humanidad. [Luego él cita a Clemente de Alejandría, Orígenes, Primasio, Atanasio y Próspero).

    El Obispo Davenport continúa dando más detalles en cuanto a la opinión de Agustín: “Aseguramos, por tanto, que Agustín nunca trató de impugnar la proposición de los semi-pelagianos, de que Cristo murió por toda la raza humana… Porque Agustín nunca consideró errónea la afirmación de que “Cristo murió por la redención de toda la raza humana;” y tampoco reconoció ni defendió que “Cristo no murió por todos los hombres, sino solamente por los predestinados.”

    Agustín murió en el año 429 D.C. y hasta ese tiempo al menos, no hay la más mínima evidencia que algún cristiano siquiera soñara de una propiciación solo para los elegidos. Incluso después de él, la doctrina de una propiciación limitada fue difundida lentamente y por mucho tiempo no fue recibida sino parcialmente. [James Morison, The Extent of the Atonement pp.114-117).


    Defensores más recientes de una Expiación Ilimitada son los siguientes: D.L. Moody, Albert Barnes, L.S.Chafer, John Walwoord, Robert Lightner, William Newell, R.C.H. Lenski, D. Edmond Hieber, Robert Gromacki, E. Schuyler English, R.A.Torrey, Charles Ryrie y todos los miembros de las Iglesias Independientes Fundamentales de América que han incorporado la expiación ilimitada como parte de su declaración de fe.

    Nota: Uno de los hombres mencionados en el párrafo anterior es el notable comentarista Albert Barnes (1798-1870), quien era un predicador presbiteriano y expositor de la Biblia. En 1835 fue llevado a juicio por el Segundo Presbiterio de Filadelfia por su creencia en una expiación ilimitada, pero fue absuelto. El caso continuó causando conmoción en la denominación y ese fue uno de los motivos de la división de la Iglesia Presbiteriana en Estados Unidos en 1837. Ver The Wycliffe Biographical Dictionary of the Church, p.29. Es interesante leer los comentarios de Barnes sobre pasajes como Juan 3:16; 1 Juan 1:29; Hebreos 2:9; 1 Timoteo 2:4-6; 1 Juan 2:2.


    Los que son defensores de una Expiación Limitada incluyen a Berkhof, Crawford, Cunningham, Eldersveld, Haldane, Hodge, Lloyd-Jones, John Murray, Owen, Packer, Pink, Smeaton, Spurgeon, Stonehouse y Warfield. A esta lista podemos agregar John Gerstner, Gary Long, David N. Steele, Custis C. Thomas, W.E.Best, John MacArthur y muchos otros. Aunque estamos en desacuerdo con estos hombres en esta materia, no los difamamos, como al parecer ha hecho Charles Spurgeon con los que sostienen una expiación ilimitada:


    “Puede haber hombres con mentes tan torcidas que pueden concebir que es posible que Cristo muriera por un hombre que luego se pierde. Yo digo, que puede haber algunos. Lamento decir que aún se pueden encontrar personas cuyos cerebros han sido tan confundidos en su niñez, que no pueden ver que lo que están sosteniendo es tanto una absurda falsedad como una calumnia blasfema…Me siento conmocionado con solo mencionar tan horroroso error y si no fuera porque es tan común, lo pasaría por alto con el desprecio que merece” (citado por Norman Douty, The Death of Christ, p.163).


    *** ****** ***

    ---------- Post added at 22:16 ---------- Previous post was at 22:16 ----------

    ¿Por Quién Murió Cristo?

    Una Defensa de la Expiación Ilimitada




    Exhortación Final

    ¡Atención Todas las Personas No Salvas! ¡El TODOS te Incluye a Ti!

    TODOS han pecado (Romanos 3:23) y TODOS nosotros nos descarriamos como ovejas, más el Señor cargó en ÉL el pecado de TODOS nosotros (Isaías 53:6). La gracia de Dios se ha manifestado a TODOS los hombres (Tito 2:11). Un Salvador fue provisto para TODO el pueblo (Lucas 2:10-11). La salvación fue hecha posible para TODOS (Juan 3:16-17) y Jesucristo es el Salvador de TODOS los hombres (1 Timoteo 4:10). Dios quiere que TODOS los hombres sean salvos (1 Timoteo 2:3-4) y el Salvador murió por TODOS (1 Timoteo 2:6; 1 Juan 2:2). De modo que el mensaje del evangelio es para TODOS (Marcos 16:15) y la bondadosa invitación de Dios se extiende a TODOS (Romanos 10:13; Apocalipsis 22:17). TODOS los hombres en todas partes son exhortados a arrepentirse (Hechos 17:30). TODOS los hombres de TODAS las naciones son exhortados a creer el evangelio (Romanos 1:5; 16:26). Los cristianos son llamados a ir a TODOS los hombres y a instarles a que se reconcilien con Dios (2 Corintios 5:19-20). Sí, el TODOS te incluye a ti. ¿Recibirás en forma personal o rechazarás en forma personal TODO lo que el Dios vivo ha hecho por ti?

    “Mas a todos los que le recibieron (a Cristo), a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” (Juan 1:12).


    *** ****** ***

    ---------- Post added at 22:19 ---------- Previous post was at 22:16 ----------

    Para Estudios Ulteriores

    Recomendamos los siguientes recursos:

    ¿Por quién murió Cristo? Teología Sistemática (2 tomos), Lewis Sperry Chafer, Vol. III, capítulo X, páginas 999-1022. Esta es una excelente discusión sobre este tema. Chafer trata el tema de la extensión del alcance de la expiación desde tres aspectos de la obra de Cristo en la cruz: redención (hacia el pecado), reconciliación (hacia el hombre), y propiciación (hacia Dios).

    La Extensión de la Expiación, Teología Básica, Charles Ryrie, Capítulo 55.

    Did Christ Die Only for The Elect? de Charles Smith. Este es un librito muy útil que muestra los problemas de la expiación limitada (inglés).

    The Extent of the Atonement por James Morison. Un libro excelente escrito por este creyente escocés del siglo 19. He citado varias veces de este libro (inglés).

    The Death Christ Died- A Biblical case For Unlimited Atonement por Robert Lightner. Esta es una excelente defensa de la doctrina de la expiación ilimitada escrita por un respetado teólogo y maestro de la Biblia (inglés).


    *** ****** ***
    Citar Citar  

Página 3 de 5 PrimerPrimer 12345 ÚltimoÚltimo

Información de Tema

Usuarios Viendo este Tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas Similares

  1. dispensaciones
    Por maggaly en el foro Estudios Tematicos
    Respuestas: 0
    Último Mensaje: 01/02/2010, 03:46

Marcadores

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •