EL PECADO Y LOS PECADOS
¿Las palabras pecado y pecados se usan con diferente significado en la Biblia?
RESPUESTA
La diferencia entre pecado y pecados radica en que pecado es singular y pecados es plural. En el Antiguo Testamento no existe ninguna diferencia entre pecado y pecados, pero sí se presenta una diferencia muy significativa en el Nuevo Testamento.
Hagamos una lista de las veces que aparece la palabra pecado en estas dos formas, singular y plural, en el Nuevo Testamento. La palabra pecado es armatia en griego.
Pecado en singular: Mt. 12:31; Jn. 1:29; 8:21, 34 (dos veces), 46; 9:41 (dos veces); 15:22 (dos veces), 24; 16:8, 9; 19:11; Hch. 7:60; Ro. 3:9, 20; 4:8; 5:12 (dos veces), 13 (dos veces), 20, 21; 6:1, 2, 6 (dos veces), 7, 10, 11, 12, 13, 14, 16, 17, 18, 20, 22, 23; 7:7 (dos veces), 8 (dos veces), 9, 11, 13, (tres veces), 14, 17, 20, 23, 25; 8:2, 3 (tres veces), 10; 14:23; 1 Co. 15:56 (dos veces); 2 Co. 5:21 (dos veces); Gá 2:17; 3:22; 2 Ts. 2:3 (Reina-Valera 1960); He. 3:13; 4:15; 9:26, 28; 10:6, 8, 18; 11:25; 12:1, 4; 13:11; Jac. [Stg.] 1:15 (dos veces); 2:9; 4:17; 1 P. 2:22; 4:1; 1 Jn. 1:7, 8; 3:4 (dos veces), 5, 8, 9; 5:16 (tres veces), 17 (dos veces).
Pecados en plural: Mt. 1:21; 3:6; 9:2, 5, 6; 26:28; Mr. 1:4, 5; 2:5, 7, 9, 10; Lc. 1:77; 3:3; 5:20, 21, 23, 24; 7:47, 48, 49; 11:4; 24:47; Jn. 8:24 (dos veces); 9:34; 20:23; Hch. 2:38; 3:19, 5:31; 10:43; 13:38; 22:16; 26:18; Ro. 4:7; 7:5; 11:27; 1 Co. 15:3, 17; Gá. 1:4; Ef. 2:1; Col. 1:14; 1 Ts. 2:16; 1 Ti. 5:22, 24; 2 Ti. 3:6; He. 1:3; 2:17; 5:1, 3; 7:27; 8:12; 9:28; 10:3, 4, 11, 12, 17, 26; Jac. [Stg.] 5:15, 20; 1 P. 2:24 (dos veces); 3:18; 4:8; 2 P.1:9; 1 Jn. 1:9 (dos veces); 2:2, 12; 3:5; 4:10; Ap. 1:5; 18:4, 5.
Cuando leemos todos estos versículos vemos la sabiduría de Dios al escribir la Biblia y le alabamos diciendo: “Oh, Dios, te adoramos”.
La diferencia entre pecado y pecados es la siguiente: cada vez que la Biblia menciona la conducta pecaminosa del hombre como el orgullo, la envidia, la mentira y así sucesivamente, usa la forma plural: pecados. La palabra pecado en singular, nunca se usa en la Biblia con relación al comportamiento externo, pero tiene dos connotaciones diferentes.
En primer lugar, el pecado es el amo y el poder que controla o domina y es lo que comúnmente llamamos la fuente o la raíz del pecado, y aunque estas expresiones no constan en la Biblia, las usaremos por el momento. En las Escrituras dice que el pecado reina y controla como un dueño absoluto. El pecado, en singular, nos domina, nos dirige y nos induce a cometer pecados.
En segundo lugar, el pecado se refiere al problema mismo del pecado. Cada vez que la Biblia menciona el perdón que Dios da, usa el plural, pecados, ya que necesitamos ser perdonados por nuestra conducta. El perdón no elimina la naturaleza pecaminosa de la que estamos constituidos. Decir que Dios perdona el pecado, en singular, es incorrecto ya que Dios sólo perdona los pecados, en plural. Como el pecado en singular es el amo, el poder, no somos directamente responsables de él, no se quita de en medio con el perdón. Los pecados necesitan el perdón porque se refieren a nuestra conducta, y nosotros somos responsables de ellos y por ellos recibimos castigo; para ellos necesitamos el perdón. En la Biblia siempre que se confiesan los pecados, se usa el plural. El pecado en singular no se refiere a la conducta y, por ende, no requiere confesión, pero en plural se refiere a la conducta y requiere confesión. La muerte de Cristo tiene como fin salvarnos de nuestros pecados. “Y llamarás Su nombre Jesús, porque El salvará a Su pueblo de sus pecados” (Mt. 1:21). Esto significa que el Señor Jesús nos salva de los múltiples pecados de nuestro comportamiento.
Cuando el Señor Jesús les dijo a los judíos: “Moriréis en vuestros pecados” (Jn. 8:24), El usó el plural, pecados, y no la forma singular , pecado. La Biblia no dice que Cristo murió por nuestro pecado (singular) sino por nuestros pecados (plural).
“Y vosotros estabais muertos en vuestros delitos y pecados” (Ef. 2:1). El plural indica que nosotros vivíamos en pecados (plural) tales como el orgullo, la inmundicia, la envidia y demás, y estábamos muertos en pecados (plural) no en pecado (singular).
Quitar los pecados, según se menciona en Hebreos 10:4, se refiere a eliminar nuestros pecados (plural), y la conciencia de los pecados de la cual habla Hebreos 10:2 también alude a los pecados.
¿Por qué no tenemos conciencia de pecados después de que la sangre del Señor ha lavado nuestra conciencia? Nuestra conciencia nos acusa delante de Dios de pecados específicos, como por ejemplo, la ira y el orgullo. Ya que la sangre del Señor Jesús nos concedió el perdón de tales pecados, nuestra conciencia ya no puede acusarnos de ellos. La sangre elimina los pecados. Si la sangre del Señor nos limpiara del pecado (singular), no veríamos pecado en nuestra experiencia, pues si la sangre quitara de en medio el pecado (singular), estaríamos libres del poder del pecado, el cual nos induce a cometer pecados; pero éste no es el caso. La sangre del Señor Jesús nos ha lavado de tal manera que nuestra conciencia no nos acusa de nuestros pecados pasados; esto no significa que el pecado esté ausente; significa que nuestra conciencia ya no nos acusa de esos pecados porque ya la sangre nos lavó.
¿Cómo podemos ser libres del pecado (singular) que nos domina? “Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con El para que el cuerpo de pecado sea anulado, a fin de que no sirvamos más al pecado como esclavos” (Ro. 6:6). En este versículo se mencionan tres asuntos: (1) el cuerpo de pecado, (2) el hombre viejo y (3) el pecado. Se le llama cuerpo de pecado porque el pecado induce el cuerpo a actuar como una marioneta incitándolo a pecar valiéndose del hombre viejo, el cual, por un lado, es inducido a pecar, y por otro, hace que el cuerpo peque. Así que el hombre viejo está entre el pecado y el cuerpo. El hombre viejo es nuestro yo, nuestra personalidad. El pecado seduce, y el hombre viejo consiente y hace que el cuerpo peque. Algunos dicen que la muerte del Señor Jesús erradicó el pecado, lo cual es erróneo porque lo que hizo el Señor fue quitar de en medio el viejo hombre; así que el pecado y el cuerpo de pecado todavía están presentes, pero el viejo hombre el cual se encontraba entre ellos fue anulado. El hombre como persona sigue existiendo, pero el pecado no puede manipular al hombre nuevo. Aunque el pecado (singular) permanece, ya no somos sus esclavos; ya no somos esclavos del pecado porque el hombre viejo, el cual incitaba al cuerpo a pecar, ha sido crucificado. ¿Qué ocurre entonces con el cuerpo? Antes practicaba el pecado, ahora quedó sin utilidad.
En Hebreos 1:3 al decir que el Señor efectuó la purificación de los pecados, no se refiere a la raíz del pecado (singular), sino que el castigo por los pecados (en plural) ha sido eliminado.
¿Cómo podemos explicar el versículo que dice: “He aquí, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo” (Jn. 1:29)? Puesto que el pecado del mundo está en singular, ¿indica esto que la raíz de pecado ha sido erradicada? No, porque eso significaría que la raíz de pecado de los creyentes quedaría eliminada junto con la de todo el mundo. El significado de este versículo es que el Cordero de Dios resolvió el problema del pecado para todo el mundo, no que haya eliminado la raíz del pecado de todo el mundo, y esto concuerda con Romanos 5:12, que dice: “El pecado entró en el mundo por medio de un hombre”. El pecado debe ser eliminado por otro hombre. El Señor quitó de en medio el pecado del mundo y resolvió el problema.
¿Cómo resolvemos el problema del pecado (singular)? “Así también vosotros, consideraos muertos al pecado” (Ro. 6:11). Por la muerte de Cristo, los pecados (plural) fueron eliminados, mientras que el pecado (singular) fue anulado al morir nosotros juntamente con Cristo. Esto quiere decir que nos consideramos muertos; y si así nos damos por muertos, aunque el pecado todavía tenga el poder de dominar, no podrá vencernos.
Nuevamente encontramos el pecado en singular en 1 Juan 1:7, donde dice: “Pero si andamos en luz, como El está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesús Su Hijo nos limpia de todo pecado”. Este versículo no indica que la sangre del Señor Jesús elimina la raíz del pecado; la primera parte del versículo muestra que si andamos en luz como El está en luz, tenemos comunión unos con otros y luego dice que la sangre de Su Hijo también nos limpia de todo pecado. Si esta limpieza se refiriera a nuestra naturaleza pecaminosa y si anduviéramos en la luz como Dios está en la luz, entonces no tendríamos pecados ni sería necesario que la sangre del Señor Jesús nos limpiase. Cuando andamos a la luz del evangelio, cuando Dios nos ilumina con Su luz, vemos que la sangre del Señor resuelve todos los problemas en relación con nuestro pecado. El versículo 9 nos muestra claramente que tenemos pecados. Nuevamente tenemos pecados. Por lo tanto, podemos ver que el pecado se refiere al pecado que nos domina como amo, mientras que los pecados se refiere a nuestra conducta. El pecado se refiere al asunto en su totalidad, mientras que los pecados se refiere a los actos específicos.
“Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado” (2 Co. 5:21). La palabra pecado está en singular; el Señor Jesús fue hecho pecado, no pecados, por nosotros. ¿Por qué la palabra pecado se usa en singular aquí? Porque el Señor no conoció lo que era el pecado. No sirvió al pecado ni conoció el poder del pecado, mas fue hecho pecado para que Dios lo juzgara. Hacerse pecado significa que Dios lo trató a El como Dios trataría nuestro pecado. Si el Señor se hubiera hecho pecados, también tendría faltas en Su conducta y sería un pecador; también tendría orgullo, celos, inmundicia y demás pecados. Damos gracias a Dios porque El no hizo al Señor Jesús pecados sino que lo consideró el pecado mismo. Cuando el Señor Jesús murió, el problema del pecado del mundo quedó resuelto.
Finalmente, concluyamos con la pregunta que se presenta en el libro de Romanos. Los primeros ocho capítulos se relacionan con el problema del pecado y los pecados. Romanos 1:1—5:11, la primera sección, trata el problema de los pecados; mientras que Romanos 5:12—8:12, la segunda sección, habla del pecado. Con excepción del capítulo siete donde se habla de los pecados, todas las referencias de la segunda sección aparecen en singular. La primera sección abarca el aspecto de los pecados específicos de nuestra conducta, los cuales deben ser eliminados. Por lo tanto el Señor Jesús vino para quitar de en medio nuestros pecados. La segunda sección dice que Dios no sólo perdona nuestros pecados, sino que nos libra del pecado que nos domina; Dios no sólo perdona nuestros pecados y nos libra del castigo sino, que además nos salva del pecado y de pecar.
En la primera sección se muestra la sangre preciosa, mientras que la segunda sección habla de la cruz. La primera sección es la resurrección del Señor por nosotros, mientras que la segunda sección muestra que resucitamos juntamente con el Señor. La primera sección habla de la crucifixión y el derramamiento de la sangre por nosotros, y la segunda sección muestra que fuimos crucificados juntamente con El. La primera sección habla del perdón, y la segunda, de la liberación. La primera sección presenta la justificación, y la segunda, la santificación. En la primera sección se resuelve el castigo que merecemos por pecar, mientras que en la segunda somos librados del poder del pecado. Todos necesitamos experimentar estas dos secciones.
Cuando uno cree en el Señor, se preocupa por todos los pecados que ha cometido; cada pecado es confesado, y uno se da cuenta de que no había nada bueno ni por dentro ni por fuera de uno, y se pregunta cómo el Dios justo le pudo perdonar los pecados. Cuando comprendemos que el Señor llevó sobre Sí todos nuestros pecados y que Su sangre nos limpió y nos concedió el perdón, nos regocijamos. Dado que nuestros pecados fueron perdonados podemos levantarnos por la gracia de Dios y regocijarnos en la esperanza de la gloria de Dios. Ahora podemos obrar bien. Pero día tras día descubrimos que todavía mentimos como lo hacíamos antes. ¿Qué debemos hacer? Pedirle al Señor que nos perdone. El sigue perdonándonos, y Su sangre todavía es eficaz. Uno decide no volver a pecar. Al principio todo va bien pero a medida que transcurre el tiempo, uno se descuida y vuelve a pecar; acude nuevamente al Señor, pide perdón y decide nuevamente no volver a pecar, pero vuelve a pecar y a tropezar. Al comienzo de la vida cristiana uno no sólo reconoce la perversidad de sus pecados externos sino que percibe que el pecado interno se enseñorea de uno. Tomemos por ejemplo, una persona que se dedica a los juegos de azar; antes ella reconocía que su conducta no era apropiada, pero desde que creyó en el Señor, se da cuenta de que dentro de ella hay un amo muy poderoso que la induce a hacer cosas que no quiere hacer, pero al final las hace. Cada uno de nosotros tiene un pecado específico que lo enreda. Recordamos lo felices que nos sentíamos cuando fuimos salvos, pero ahora sufrimos más que cuando no lo éramos. ¿Cómo podemos vencer los pecados? Le preguntamos al Señor si hay una salvación más profunda. Romanos 5:12—8:39. Si la sangre fuera todo lo que Dios necesitara, El habría podido usar otro método para hacer que el Señor Jesús derramara Su sangre. ¿Por qué tuvo que morir en la cruz el Señor? Porque Dios no sólo quiso mostrarnos que el castigo por nuestra conducta era perdonado por medio del Señor, el Salvador, sino que, además, nuestra persona fue crucificada juntamente con El. El Señor Jesús fue a la cruz por nuestros pecados y nos incluyó en Su crucifixión para que fuésemos crucificados juntamente con El. No sólo los pecados del impío están en la cruz sino que él mismo fue clavado en la cruz. No sólo la sangre del Señor Jesús derramada en la cruz limpió nuestros pecados, sino que también Dios tomó Su muerte como la nuestra hace mil novecientos años. Al principio creímos que el Señor Jesús murió por nosotros, y hoy sabemos que Su muerte es nuestra muerte, y aunque el pecado todavía está presente, ya no puede inducir a aquel que está muerto ya que dicha persona, ya muerta, ha sido librada del pecado. Una vez que el hombre muere, el pecado no puede actuar porque aunque el pecado esté vivo, la persona está muerta. Dios perdona nuestros pecados externos, pero no perdona nuestro pecado interno. El crucificó nuestro viejo hombre para que el pecado que mora en nosotros no tenga poder para arrastrarnos. Puesto que ya nos damos por muertos, no tenemos que procurar morir; es decir, no creemos que debemos morir porque ya estamos muertos. Cuando nos sintamos débiles e inmundos, debemos tener presente que Dios ya puso fin a todos estos asuntos en la cruz, y si miramos a Cristo con los ojos de la fe y creemos que fuimos crucificados juntamente con El, veremos el poder de Cristo en salvarnos y librarnos del poder del pecado que está en nosotros. El primer paso de la salvación nos da paz y satisfacción y nos trae alegría. El segundo paso nos da poder para ser librados de pecar y andar en la senda del Señor. Es posible que sintamos la opresión del poder del pecado, pero cuán maravilloso sería que pudiéramos vencerlo. Podemos vencer el poder del pecado mediante la liberación, no mediante el perdón. Ya que el amo fue reemplazado, el hombre viejo ya no tiene control sobre nosotros. Todos debemos tomar este camino. W. Nee
!Jesus es el Señor!