NO soy calvinista. Rechazo el calvinismo en sus cinco puntos (Doctrina TULIP) porque realmente me parece una tergiversación grotesca de la Palabra de Dios fruto de una eiségesis monstruosa.

En lo personal, no tengo nada en contra de hermanos cristianos que son calvinistas o que tienen una fuerte inclinación hacia las ideas de calvino. Tampoco me considero Arminianista, pero sí reconozco que, desde mi punto de vista, Arminio hizo una mejor exégesis que Calvino con respecto a los temas que tratan de la Salvación del hombre.

Hace tiempo escuche estos sermones del admirable Pastor Dawlin Ureña y con ellos realmente se terminó de ganar mi respeto y admiración, porque pensaba que existía la posibilidad de que un gran hombre de Dios como él (Ureña) fuera calvinista como es el caso de otros pastores a quienes admiro y con quienes estoy de acuerdo en casi todo su pensamiento doctrinal.

Les dejo los sermones para que los miren (o vuelvan a verlos) y comenten acerca de este interesante tema. A los que son calvinistas o pro calvinismo, les suplico que por favor no vayan a intentar convencerme acerca de adoptar el pensamiento calvinista. Yo ya tengo bien formado mi criterio con respecto a ese tema. Sin embargo quiero que sepan que no tengo nada en contra de los hermanos cristianos y pastores que creen en el calvinismo como una doctrina cristiana válida. Por muy calvinista que sea un hermano cristiano, el o ella está mucho más cerca de la verdad (y la salvación) que un católico, un mormón, un testigo de Jehová o un adventista.

Bendiciones en Cristo




No Enlazar

No Enlazar