“Dando siempre gracias de todo a Dios” Efesios 5:20

No importa cual pueda ser la procedencia del mal si en verdad moras en Dios y estás rodeado por Él, como por una atmósfera, toda clase de mal tiene que pasar por Él antes de que llegue a ti. Por lo tanto, tienes que dar gracias a Dios por todo lo que te sobrevenga. No por lo pecaminoso que ello pueda ser, sino por lo que Dios ha de sacar de ello y por medio de ello. Ojala que Dios haga de nuestras vidas, una acción de gracias y una alabanza perpetua, entonces, Él convertirá todo en una bendición.
Una vez vimos a un hombre dibujar algunos puntos negros. Miramos, y de ello no pudimos sacar otra cosa sino que eran un conjunto irregular de puntos negros. Después dibujó unas líneas, las puso sobre unas pautas y entonces colocó una clave al principio y vimos que estos puntos negros eran notas musicales. Al sonar cantamos, “Alabad a Dios, de quien procede toda bendición. Alabadle todos los que moráis en la tierra.”
En nuestras vidas hay muchos puntos y manchas negras que no podemos comprender por qué están allí o por qué permitió Dios que llegasen. Pero si permitimos a Dios que Él venga a nuestra vidas y coloque los puntos en el lugar que corresponde, y dibuje las líneas que desea y separe ésta de la otra y ponga las pausas en su debido lugar, Él hará una armonía gloriosa con los puntos y manchas negras de nuestra vida. ¡No seamos un obstáculo para Él, en este trabajo tan magnífico.
C. H. P.
Muchos hombres deben la elevación de sus vidas, a sus tremendas dificultades.
C. H. Spurgeon
Cuando el músico oprime las llaves negras de un gran órgano, la música es tan agradable como cuando oprime las blancas, pero para obtener la calidad del instrumento, debe tocarlas todas.
Seleccionado

“Dando gracias al Padre, que nos hace idóneos para la participación de la herencia de los santos en la luz.” Colosenses 1:12