Ezequiel visito a su primo Javier el último fin de semana. El día sábado colaboraron en un proyecto que el grupo de jovenes de Javier habia estado planeando por varios meses. Ezequiel no podia creer lo que estaba viendo. Todos estaban entusiasmados, tan comprometidos con el Señor, tan emocionados en ayudar. En el almuerzo lo llevo aparte a Javier y le preguntó, "¿Que esta sucediendo?"
"¿Que estas queriendo decir?, pregunto Javier.
"Bien", contesto Ezequiel, "La forma en que los chicos se interesan uno por el otro y por esta gente pobre es realmente impresionante. Es algo que nunca vi".
Ezequiel se asombraba cada vez más mientras transcurria el fin de semana. El domingo, el grupo había distribuido comida y ropa a 32 familias y habia visto a 13 personas venir a los pies de Jesucristo.
El secreto del grupo de Javier (que no es un secreto si lees el Nuevo Testamento) se llama "Fructificación". Todos los cristianos esperan llevar fruto en sus vidas. Este fruto crece por lo menos en dos formas:
1) Caracter: "Más el fruto del Espiritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza;..." (Gálatas 5:22-23).
2) Interés: "... La mies a la verdades mucha, más los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envie obreros a su mies". (Lucas 10:2).
Los frutos se manifiestan cuando vivis de acuerdo al Espiritu Santo. A medida que obedezcas su palabra, tu caracter llegará a ser como el caracter de Cristo. ¿El resultado? Mayor santidad, y por ende, mayor efectividad en la obra de Dios. Tambien querras involucrarte en latarea de sembrar la semilla de la Palabra de Dios en la vida de otras personas, nutriendola, viendo su crecimiento y finalmente, segando la cosecha de verlos ir a Jesucristo. ¿Que hacerca de vos? ¿Sos un cristianofructifero?
Tal vez el concepto de ser fructifero sea nuevo para vos. Seguramente tendras algunas preguntas. Lo que podes hacer ahora mismo es orar sinceramente esta oración:
"Padre, quiero ser un cristiano efectivo en tu obra. Ayudame a aprender un monton acerca de la fructificación en esta semana. Cambiame mientras estudie la Palabra de Cristo".
Lee y medita en Juan 4:35-38

Fuente: Revista Visión Joven Nº 73 octubre 1996.