Hola!! ¿Aun no eres miembro del FCE? Te invitamos a formar parte de esta gran comunidad. Por favor tomate un minuto has click aqui Para que tengas acceso completo al foro, y así puedas disfrutar de todas las prestaciones del FCE.
Obra De Teatro: Las Siete Palabras De La Cruz
Resultados 1 al 3 de 3

Tema: Obra De Teatro: Las Siete Palabras De La Cruz

  1. #1
    Administrador Array Avatar de JoseLuis
    Fecha de Ingreso
    09 oct, 06
    Mensajes
    3,478
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    944
    Agradecido 3,293 en 1,224 Post.
    Entradas de blog
    7
    Poder de Reputación
    10

    Predeterminado Obra De Teatro: Las Siete Palabras De La Cruz




    OBRA DE TEATRO: LAS SIETE PALABRAS DE LA CRUZ
    (por Claudia López. Corrientes. Argentina)

    I ACTO:
    Voz en off: -Actos finales, horas finales, palabras finales. Esto refleja una vida bien vivida. Así fueron las últimas palabras de nuestro Maestro. Cuando estaba en el umbral de la muerte, Jesús también puso su casa en orden:
    Una oración final de perdón.
    Una plegaria concedida.
    Una petición de amor.
    Una pregunta de sufrimiento.
    Una confesión de humanidad.
    Un pedido de liberación.
    Un grito de consumación...
    ¿Palabras musitadas de casualidad, por un mártir desesperado? No, palabras de profundidad descritas por el Divino Libertador en los lienzos del sacrificio. Palabras finales. Actos finales. Cada uno es una ventana a través de la cual la Cruz puede ser mejor comprendida. Cada uno abre un tesoro de promesas...

    Escena: la madre de Tomás sentada con las pies descansando sobre una silla, fumando y con una botella de cerveza, Tomás entra con una escoba...

    Madre: - ¡Tomaaaaaás! ¡vení limpiá acá! ¡esto es una mugre!!, ¡serví para algo, sólo sabés hacer idioteces!!... (con voz de ebria) yo estoy muuuuy cansada... trabajé todo el día para darte de comer a vos, ¡parásito!...
    Tomás: - pe...pe...pe... pero, mamá!! Tengo que ir a-a-a-a la escuela...
    Madre: - ¡para qué querés ir a la escuela!!... si ni siquiera aprendiste a hablar, ¡sos un torpe!! ¡me arruinaste la vida!! Cuando tu padre me abandonó y yo estaba embarazada, me hubiera deshecho de vos, pero no ¡no lo hice! Y ahora tengo que romperme el lomo para mantenerte y no servís para nada, no vas a llegar a ser nadie en la vida!! ...(llora)
    (Tomás llora mientras barre, la madre se va, deja la escoba y toma sus útiles y sale. Al rato llega a la escuela)
    Compañero 1: -¡Miren ahí viene el ta-ta-ta!! (todos se ríen) ¡miren la pinta de matón que tiene! Ja, ja, ja...
    Compañero 2: -¡ahí viene Mariana! Cuando pasa empujalo que se le caiga encima, ¡si está muerto con ella!
    Compañero 3: (lo empuja) - ¡ahí está el amor de tu vida!! ¡dale un beso!
    Compañera: - ¡salí, no me toques asqueroso!! ¡ni te me acerques! ¡no te soporto!
    (todos se ríen)
    Preceptora: -¡¿qué pasa aquí?!
    Compañera: - ¡señora! Este chico me está molestando...
    Compañeros: -¡si señora siempre molesta!!
    Preceptora: - ¡Tomás siempre molestando! No aprendés más, no vas a salir al recreo hasta que aprendas a comportarte, o si no tendré que llamar a tu mamá, ¡y pedile disculpas a tu compañeros!...
    Tomas: - pe-pe-pe...pero... señora, no-no-no fue a-a-a-a-así...
    (todos se ríen)
    Preceptora: - ¡nada, nada! ¡estás castigado!...
    (salen todos, Tomás vuelve a su casa)
    Escena: Tomás enciende el televisor, y se pone a escribir una carta.
    Tomás: - Querida mamá:
    Quiero que sepas que a pesar de todo yo te amo, sos mi mamá, sos lo único que conocí, que más se pareció al amor, lamento mucho haberte arruinado la vida, si yo hubiera podido evitarlo lo hubiera hecho, por eso tomé esta decisión, me di cuenta que mi vida en este mundo no tiene sentido, vivo sufriendo y haciéndote sufrir, ni siquiera puedo defenderme, porque no puedo hablar bien, estoy cansado de desprecios, burlas, cada día que comienza es el principio de una horrible tortura, ya no lo soporto más. Me cuesta vivir con la idea de que soy torpe, que estoy tan solo, que no puedo ayudarte con tu sufrimiento, me hubiera gustado conocer a mi padre, pero ni siquiera a eso tuve derecho, tenés razón que yo no debí nacer, fui un error de la vida, pero por eso quiero terminar con todo esto. Porque prefiero hacerlo ahora, porque a veces creo que es mucho el odio que hay dentro de mi, y cada dia crece y crece, te pido perdón porque muchas veces te odié y odié a todos los que me hacen daño y se burlan de mi... y antes de hacerle daño a alguien prefiero terminar conmigo mismo, adiós mamá y perdoname...
    (toma un frasco de pastillas y cuando los va a tomar escucha la televisión)
    “Padre: perdónalos...
    (se acerca al televisor y lo toca...)
    -¿qui- quién eres tu?, ¿po-o-o-or qué pides perdón para esos que te estaban haciendo ta-ta-ta-tanto daño? ¿cómo pudiste hacerlo? (Mira su mano con las pastillas y mira hacia el cielo)... Si tu pu-pudiste hacerlo... tal vez yo también... Jesús... siempre me enseñaron que lo hiciste por mi, pe-perdóname y ayudame a perdonarlos, enséñame ese perdón, que es capaz de amar a pesar de las burlas, a-a-a- pesar del daño que te hacen al alma...a-a-a-al corazón... Señor... si tu fuiste capaz de soportarlo por mi, es porque de verdad mi vida vale algo para alguien, para ti... y vale mucho... vale tu sangre y vale el haber el dolor que causaban a tu corazón esos soldados... gracias Jesús, en tu Nombre yo perdono... los perdono de todo corazón (tira las pastillas y postra a orar).

    II ACTO:
    Escena: tres médicos están hablando en una oficina del hospital...
    Dra. Núñez Arjona: - Dr. Valverde... ya conseguí lo que me pidió...
    Dr. Valverde: - está segura, Dra.?, se acerca la fecha y cada día que pasaba parecía imposible que lo consiguiéramos... (se para)
    Dra. Núñez: -No se preocupe, Dr., reúne todos los requisitos, y ya hablé con los padres, fue relativamente fácil ya que la mujer tuvo un parto difícil, gracias a unos “truquitos” que la profesión nos enseña... y la colaboración de la Dra. Martianini...
    Dra. Martianini: - efectivamente, les dije que el niño sufrió asfixia severa y que no sobreviviría más de setenta y dos horas, posiblemente, para darnos tiempo e ir presentándoles poco a poco síntomas que empeoren el cuadro clínico, hasta que... bueno ya saben, de todos modos,... inevitablemente, el niño morirá...
    Dr. Valverde: - Bueno, bueno, vayamos por parte, ¡estoy muy emocionado! Si lo puedo decir así, , mejor explíquenmelo, paso a paso, acuérdense que debemos ser sumamente cuidadosos, no se nos debe escapar ningún detalle, haber... Dra. Nuñez comience usted ...
    Dra. Nuñez Arjona: - Muy bien, doctor... yo recibí esta paciente cuando estaba en su décima semana de gestación; y le comencé a prestar atención, pues su embarazo se desarrollaba normalmente, además había muy pocas probabilidades de complicaciones, ya que es una mujer joven, sana, bien alimentada, aunque ella y su marido son de condición humilde y muy jóvenes e inexpertos; le exigía controles periódicos por “supuestas” anomalías que yo detectaba, entonces podía seguirla de cerca. Como usted sabe la fecha de parto era importante, pues tenía que estar en el momento oportuno, o sea ¡este! Y cuando se hizo la primer ecografía fue doble la satisfacción, pues no sólo confirmó la fecha, sino que descubrí que ¡era varón!, ¡cuánto mejor dije! Varón, sano, primogénito, que más se podía pedir... entonces hable con la Dra. Martianini, le explique que esta podía ser nuestra oportunidad y nos ocupamos de asegurarnos de que ella atendiera al bebé en el parto...
    Dra. Martianini: - Sí, desde ese mismo momento, nos encargamos con la Dra. Núñez Arjona, de planear todo el parto, para que no se nos escape ningún detalle, ella se encargó de las complicaciones que presentaría el parto, lo que no fue difícil ya que la Dra. Es una eminencia en su materia; y se aseguró de que haya algunos problemitas durante el embarazo y que estos no afecten al niño, y yo me encargué desde el alumbramiento del estado del niño, que por cierto sólo está dormido, profundamente dormido... lo que sí, me gustaría alimentarlo antes del gran día, para que no esté muy débil, acuérdense que debe ser un sacrificio excelente...
    Dr. Valverde: - Confío en ustedes mis estimadas colegas y “hermanas”, este es un gran momento para nosotros, va a ser como tomar nuevas energías de nuestra fuente de poder, este sacrificio es sumamente importante, porque debemos agradar al señor de la oscuridad; ustedes saben que ninguno de los sacrificios ha sido en vano; hemos recibido lo que buscábamos, influencia, renombre, dinero, somos los mejores en nuestras áreas; ricos y pobres darían cualquier cosa por ser atendidos por nosotros, ¡somos capaces de hacer tanto bien a la humanidad! (se ríen)... pero todo tiene su precio, ¡ya lo saben! , más poder, más dinero, pues más consagración, más sacrificios... nuestra hermandad confía en nosotros; ya que de este lugar estratégico, donde trabajamos nos es relativamente fácil encontrar los niños que vamos a entregar en ofrenda, pero debemos ser muy cuidadosos...
    Dra. Martianini: - Pero, Doc... usted sabe que todas las personas más influyentes de nuestra sociedad y del gobierno están con nosotros...
    Dra. Núñez Arjona: - es más, a ellos les conviene que nosotros seamos siempre los que proveamos la ofrenda, además, nos pagan muy bien por hacerlo, ellos no se “ensucian” las manos y ¿quién desconfiaría de nosotros? Y si alguien lo hace, ellos se encargarán de “cubrirnos”...
    Dr. Valverde: - de todos modos, no quiero dar lugar a investigaciones... ¿y los detalles?...
    Dra. Martianini: - No se preocupe, Dr. Valverde, el cadáver que va a ser entregado a los padres ya está preparado hace meses, ahora está en proceso de descongelamiento, cuando este termine ya no tenemos mucho tiempo... es un feto casi a término que sufrió un aborto espontáneo y lo conservamos a propósito para esta ocasión...
    (salen los tres y vuelven a entrar las doctoras donde están los padres del niño, la madre está sentada y el padre parado al lado de ella)
    Madre: - Dra., ¿cómo está mi bebé? ¿cuándo voy a poder verlo?...
    Dra. Núñez Arjona: - Tranquila, mi amor, debo controlar tu presión, estás muy nerviosa, has tenido un parto difícil, debo cuidarte y debes cuidarte, toma esta píldora, necesitamos que estés tranquila...
    Dra. Martianini: - Señor, venga... (lo lleva aparte al padre) ...el niño empeoró gravemente lo llevamos urgente al quirófano pero no sobrevivió... (el padre llora) lo siento mucho, ya tendría que acostumbrarme ¡pero no! Cada vez que ocurre mi profesionalidad queda de lado, ¡y me duele tanto! (lagrimea)
    Padre: - No puede ser, ¡¿cómo se lo digo a mi esposa?! ...
    Dra. Martianini: - tranquilícese, ustedes son jóvenes van a tener más hijos... sabían que esto podía ocurrir...
    Padre: - Si, pero no es fácil, estábamos tan ilusionados ¿qué vamos a hacer?
    Dra. Martianini: - Y... dígale a su esposa... ¿prefiere que los dejemos solos?
    Padre: - ¡no por favor! ¡quédense!... ella va a necesitarlo... Clara... (llora)
    Madre: - ¡¿qué pasó?! ¡algo le pasó a mi bebé! ¡no, no...! (llora) ¡no puede ser! (llora sobre el hombro del marido)
    Dra. Núñez Arjona: - Clarita, mi vida... tenés que tranquilizarte acordate que hablamos de esta posibilidad, debes ser fuerte, tu marido también te necesita... vas a tener otros bebés, ya se que no es lo mismo, pero el tiempo sana las heridas y tu bebé va a ser como un angelito que desde el cielo te va a cuidar y yo me voy a encargar de tu salud, y vas a estar bien...
    (la pareja llora y salen todos y vuelven a entrar las doctoras con el doctor)
    Dra. Núñez Arjona: - ¡uf! ¡qué momento!
    Dra. Martianini: - ¡ni me lo digas! Pero, bueno, ya pasó, hablé con la enfermera que haga el papeleo y entreguen el cadáver...
    (entra el doctor)
    Dr. Valverde: - ¿y? ¿salió todo bien?
    Dra. Núñez Arjona: -¡perfecto!, ahora entregamos el cadáver, mañana lo exhuman y asunto olvidado...
    Dra. Martianini: - A nosotras nos resta trabajo, debemos sacar al niño, para prepararlo, tenemos tiempo hasta mañana a la noche...
    Dr. Valverde: - Si, ya está todo listo, haré una llamada para confirmar que esté todo preparado...
    Dra. Martianini: - ¿está seguro que el niño no sentirá nada? Acuérdense que soy pediatra y ¡amo los niños, es mi vocación!...
    Dra. Núñez A.: - Sí, ya lo creo...
    Dr. Valverde: - No se preocupen, yo mismo soy el que introduce el puñal sagrado en el corazón y soy muy certero... o ¿se olvidan que soy el mejor cirujano del país? (se ríen todos)
    Voz de Jesús: - NO SABEN LO QUE HACEN...

    III ACTO:
    Escena: José enfermo de Sida, sentado en la cama y la enfermera atendiéndolo)
    Enfermera: - ¿te sientes muy mal, José?, ya ni siquiera quieres probar la comida...
    José: - Es que no tengo hambre...(tose) el dolor casi no lo siento... debe ser el efecto de los medicamentos, porque sino es insoportable...
    Enfermera: - ¡qué vida de porquería! ¿no José?... estoy podrida de ver vidas jóvenes, hermosas, destruidas por esta enfermedad, no sé cómo Dios puede permitirlo, acaso no dicen que él es amor, que es todopoderoso, bueno, etc. A veces dudo seriamente de su existencia... ¡y vos!? ¡ahí por morirte y dando gracias y gracias a Dios! ¡¿por qué gracias?!...
    José: - (con voz débil) No hables así Teresa... todos estamos en la misma condenación en cierto sentido... (tose) tarde o temprano, vos estarás en mi lugar, tal vez no con esta enfermedad, pero sí a pocos pasos de encontrarte cara a cara con Él... ¿y qué le reclamarás? Después de todo, vivimos las consecuencias de nuestros actos... ¿o vos no?
    Enfermera: - Bueno, una santa no soy, hago la mía y no molesto a nadie, si nadie me molesta, si se me ponen delante y me estorban ¡los tumbo! No permito que nadie se meta conmigo, trato de ser feliz a mi manera,... ni ángel, ni demonio sólo una mujer que se las sabe arreglar sola...
    José: - (se ríe apenas) Me recuerdas tanto a mi hace unos años atrás...
    Enfermera: - ¡dale contame cómo eras!, desde el principio...
    José: -Bueno, yo siempre me consideré un ganador, nací en una familia común, mi padre siempre estaba trabajando, mi madre era una ama de casa excelente pero pasiva, creí que el amor se demostraba siempre otorgando, nos daba todos los gustos que estaban a su alcance, no se atrevía a disciplinarnos, no le contaba a papá si cometíamos alguna travesura, siempre trataba de “cubrirnos” en todo lo que hacíamos... así a los diez años fumé mi primer cigarrillo, andaba todo el día por la calle, volvía a casa sólo para comer y dormir, en la escuela era completamente un problema, pero mamá siempre me ayudaba a zafar, firmando las amonestaciones y así aguanté hasta el tercer año de la secundaria, pero para entonces conocía bien la calle, me drogaba, tuve relaciones sexuales desde los quince años con prostitutas, y con mis amigos para conseguir dinero para las drogas hacíamos cualquier cosa, robábamos, por ahí algún homosexual rico nos sacaba del apuro, así viví hasta los veintitrés años, más o menos, que caí preso por posesión ilegal de estupefacientes, y robo a mano armada y las vi mal los casi seis meses que pasé en ese lugar y decidí que no quería volver... (tose mucho)...
    Enfermera: - No te esfuerces... (le limpia la boca) otro día me seguís contando...
    José: - es que no sé si va a haber “otro día”... te iba diciendo que no quería volver a ese lugar... así que acepté un plan de rehabilitación, ahí conocí a Estrella... cuando la ví me quedé mudo... era asistente social y ¡era tan hermosa!... ¡no podía dejar de mirarla! Ella se puso incómoda y me hablaba sin mirarme a la cara (se ríe), no falté un día a ese plan de rehabilitación que si no hubiera sido por ella... tal vez no lo hubiera terminado... cuando me consideraron que podía ser “reinsertado en la sociedad”, me alegré tanto y la invité a salir, ni siquiera pensé que aceptaría... (tose) fue como si la vida me estuviera dando otra oportunidad y que todo lo otro había quedado atrás, muy atrás... pero no fue así...
    Enfermera: -pero, ¿te casaste con ella?...
    José: - Sí, al principio fue todo muy hermoso... nos amábamos tanto... conseguí trabajo, compramos una casa y planeábamos cuándo tendríamos hijos... pero por un problema de salud suyo no quedaba embarazada, pero siempre se ilusionaba con ese momento... y yo... bueno comencé a verme con mis antiguos amigos, y otra vez comenzaron las andadas, la droga, el dinero fácil, el sexo ilícito, a lo último ya estábamos tan drogados que no importaba si eran hombres o mujeres... fue un desastre... Estrella comenzó a darse cuenta de todo y sufría mucho, y coincidió que quedó embarazada, lo que la alegró por un tiempo... (tose)
    Enfermera: - ¿y qué pasó?
    José: - Yo tuve una sobredosis y me llevaron de urgencia al hospital y ahí me hicieron la prueba del HIV y dio positivo, me recuperé de la sobredosis pero ahí comenzó la peor pesadilla... la llamaron a Estrella para que se hiciera el análisis también, pero era demasiado tarde ella y el bebé ya estaban contagiados... yo quería morirme en ese mismo momento, no podía con la culpa, ella al principio no reaccionó, después lloraba dia y noche y no quería hablarme, no me podía perdonar más por el bebé... no sé qué pasó con ella si fue por tanta angustia o qué, que la enfermedad evolucionó rápidamente en ella, comenzó con una infección respiratoria, luego otra... y otra... cada vez más graves y se dificultaba el tratamiento por el embarazo... hasta que un día... (se seca los ojos) todo se terminó... tenía casi ocho meses de gestación, la infección le había deshecho el páncreas, y murieron los dos delante de mis ojos...
    Enfermera: - bueno, bueno... no me cuentes más... ya está bien...
    José: - No, dejame terminar... porque tenés qué entender por qué a pesar de todo eso hoy doy gracias a Dios... yo quería morirme y no tenía fuerzas para suicidarme, pensé en toda mi vida, en todo el daño que había causado... pero esto era lo peor... maté a lo que más amaba... pensé que tanto dolor me lo merecía, por eso no me atreví a suicidarme quería sufrir todo el proceso de la enfermedad, como lo sufrió ella... quería castigarme de alguna manera y... pensé en Dios, no quería que me sane, sólo quería pedirle que me ayude con la culpa, ¡con el remordimiento que sentía! que era peor que el dolor que producía la enfermedad... pero dije, no... Dios jamás me escucharía y menos me perdonaría...comenzaron los síntomas de la enfermedad y pensé llegó el momento de “pagar” por todo lo que había hecho... sufrí mucho y no podía culpar a Dios, ni pedirle ayuda, ¡yo era el culpable! Pero algo muy dentro de mi clamaba por ÉL... hasta que apareció alguién un día al lado de mi cama en el hospital,...viste que nos sos la única “valiente” que se acerca a los infectados de SIDA... (se ríe), este joven traía una Biblia en la mano, y me dijo que Dios me amaba, yo le dije ¡imposible! ¿por qué te creés que estoy acá? ¡soy de lo peor! Le dije, Él nunca se acordaría de mi... ni pretendo que lo haga, ¿por qué habría de hacerlo?, él muchacho me dijo: “no hay pecado que la Sangre de Cristo no pueda limpiar”, es que ya no tengo tiempo, le contesté, por más bueno que él sea ya no tengo oportunidad para hacer algo bueno... entonces él me mostró el pasaje que relata la crucifixión al lado de los ladrones, y me dijo que aquel ladrón que estaba junto a Jesús en la cruz tampoco tenía tiempo de remediar lo que había hecho sin embargo Jesús le aseguró que estaría con él.... esas simples palabras cambiaron toda mi vida, sentí que un gran peso salía de mi, no te lo puedo explicar, pero fue un alivio tan grande que ni todos los medicamentos que me das todo el día pueden hacer tanto efecto...
    Enfermera:- pero... ¿qué fue lo tan espectacular? Seguías enfermo...
    José: -Sí, lo sé, pero ya no me importaba morirme en ese mismo instante, pues sabía que Dios me había perdonado, sentía un gozo indescriptible y aún lo siento aunque se que en cualquier momento mis ojos se cerrarán para siempre, pero podré ver cara a cara a Aquel que derramó su Sangre para que todas las porquerías que hice, quedaran borradas para siempre... ¿cómo Teresa, podría no darle gracias al Señor Jesucristo por haber perdonado tanta maldad y darme un lugar en el cielo junto a Él?... (tose)
    Hay, Tere, me duele el pecho... (se ahoga) ya no puedo respirar...
    Enfermera: -¡esperá, José! ¡ya llamó al médico! ¡doctooooor!!... ¡José, escuchame! ¡doctooor!!...
    (José muere)
    -Bueno, José... andá... andá a disfrutar de ese lugar que te preparó Jesús...tal vez no te lo merecías... pero es tuyo... ¡él se lo ganó para vos!... (lo tapa con la sábana)
    Voz de Jesús: -HOY ESTARÁS CONMIGO EN EL PARAÍSO...

    IV ACTO:
    Escena: Madre llorando con un papel en la mano, tocan a la puerta.
    Mujer: ¡Oh, Santiago!(lo abraza) ¡ya me llegó la noticia!
    Santiago: - Carmen, lo siento mucho...
    Carmen: - No te preocupes, yo ya estaba preparada, si no ocurría ahora, seguramente hubiera sido en otro momento, los dos conocíamos bien a Martín... sólo que el dolor es tan fuerte, no se puede explicar lo que se siente perder un hijo... (llora)
    Santiago: - Me imagino... yo también estoy muy dolido, Martín era mi mejor amigo... y fue suya esta idea de alistarnos en los Cascos Blancos...
    Carmen: -Sí, así era Martín, tenía ideales, que creo no eran suyos, sino de Dios... él siempre quería suplir la necesidad, dar de comer al hambriento, curar al enfermo, hacer sonreír al que estaba sufriendo... desde pequeño buscaba hacer esas cosas... y cuando conoció al Señor ni te cuento, ¡parecía, que había descubierto un tesoro!... me decía... ¡mamá, todo el mundo debe conocer al Señor, lo maravilloso que es! ¡por fin había encontrado la única herramienta que necesitaba para ayudar a los necesitados... el Evangelio...
    Santiago: - Si lo recuerdo muy bien, fue el quién me predicó acerca de Jesús y me dijo: “Santiago, vamos a ir por todo el mundo donde haya gente que sufre y les vamos a predicar el Evangelio...” fue así, que me animó para que nos alistemos en los Cascos Blancos, pero nunca me imaginé que allí moriría... había aprendido con esmero el idioma, y les predicaba el Evangelio a todo el que se le acercaba... estábamos en un lugar donde recién había estallado una bomba, el fuego era voraz y sacamos a la gente como pudimos pero algunos habían quedado atrapados y había peligro de una segunda explosión, así que recibimos la orden de retirarnos, pero Martín se negó, ¡no podía dejar a esa gente allí!, se volvió y dijo que los sacaría, le rogué diciéndole que era imposible, pero él me dijo con firmeza “si no puedo sacarlos al menos les haré aceptar a Cristo y nos encontraremos en la Gloria...” (llora) y así, se perdió entre las llamas, pasó como veinte minutos y estaban todos atrapados no podían salir... y ahí... ¡Dios mío fue horrible! Ocurrió la segunda explosión...¡nunca podré olvidarlo!...
    Carmen: - Calmate, Santiago... no me sorprende lo que me cuentas yo conocía a mi hijo, y se de lo que era capaz de hacer en su entrega al prójimo... y a Dios...
    Santiago: - Sí, Carmen... esos últimos días habíamos hablado mucho con respecto a las “renuncias” que a veces tenemos que hacer en esa entrega... él me lo dijo, y yo lo sabía muy bien de cuánto significabas vos para él... y sus hermanos, su familia era lo que más amaba, y cuánto les dolía tener que dejarlos, pero su vida fue un continuo renunciar, amaba a Dios y al prójimo, y el precio que pagó fue renunciar a ustedes, siempre en cada oración los mencionaba uno a uno y lo ví llorar por extrañarlos tanto, pero él me dijo que si Jesús había renunciado a la Gloria, por venir a morir como el más cruel de los villanos por amor a nosotros, es lo menos que nosotros podemos hacer, renunciar a aquellos que amamos, a los lugares que amamos, aprender a sobrellevar las despedidas, cada vez que tenía que despedirse de ustedes decía que se le quedaba un pedazo del corazón... y a veces lo escuchaba llorar por las noches, leyendo tus cartas...
    Carmen: - Por favor, Santiago... no me digas más... yo también sé que es renunciar, yo renuncié a él cuando me dijo que el Señor lo llamaba...sé lo que duele... pero se que Aquel por quién lo hacemos nos dará cien veces más... y yo perdí un hijo, pero a través de él es como si hubiera ganado cienes alrededor del mundo donde él estuvo...
    Santiago: - así es, Carmen... esa noche... antes de la tragedia... no podíamos dormir y me dijo: Santiago, prométeme que si algo me pasa te ocuparás de mi madre... quiero que seas como un hijo para ella, que la ames como yo la amo... yo le dije: - Martín no te va a pasar nada... pero insistió, entonces le prometí que lo haría, así que Carmen, ¡aquí me tienes! Si me recibes, se que nunca voy a reemplazar a Martín, pero seré un hijo más para vos y te cuidaré... (la abraza)
    Carmen: - Por supuesto, Santiago, cómo no voy a recibirte, serás mi hijo a partir de ahora... te quiero mucho.
    Voz de Jesús: - “... HE AHÍ TU MADRE...”

    ACTO V:
    Escena: Judith caminando por la ruta, “haciendo dedo”, se le acerca un desconocido...
    Judith: (elegantemente vestida, caminando con dificultad por los tacos) – ¡Lo único que me faltaba! ¡quedarme con el auto en plena ruta y con este calor!, Miami en ésta época es de lo peor... y con el problema de la tensión racial, ya veo que me encuentro con un motín o un saqueo... ¡desempleo, inflación, tasa de criminalidad... y ahora se me rompe el auto!... Bastante egoísta mi razonamiento... pero bueno... acostumbrada a vivir sola, ¿qué se puede esperar de mi?... ¡pare por favor, necesito volver a mi casa!... (los autos pasan de largo)
    Desconocido: (se acerca por detrás) - ¿problemas, preciosa?...
    Judith: - ¿qué?... ¡ah, sí! ¡se me quedó el auto! Y tengo que regresar a mi casa a llamar al Seguro, aquí no tengo nada...
    Desconocido: - pues, por lo visto nadie piensa ayudarte... y por estos alrededores no hay nadie, sólo yo...
    Judith: - pero usted no anda en auto, no puede ayudarme...
    Desconocido: - es que lo dejé aquí cerca... andaba buscando un shop para comprar cigarrillos, si me acompañas te podré llevar a tu casa...
    Judith: (desconfiada) – ¿es...está seguro?...
    Desconocido: - por supuesto, no tengas miedo, puedes confiar plenamente en mi...
    (caminan y caminan y no llegan a ningún lado, salen y vuelven a entrar al escenario)
    Judith: -pero, ... ya hemos caminado mucho y no llegamos a ninguna parte... por aquí no hay nada, ni nadie... ¡yo me voy de aquí!...
    (la toma del brazo violentamente y la arrastra)
    Desconocido: - ¡tu no vas a ninguna parte! ¡perra!
    Judith: - ¡socorro! ¡suélteme! (lucha con él) ...
    ( el desconocido saca un cuchillo y la apuñala siete veces=
    Desconocido: - ¡muérete! ¡muérete!... ( siente que respira todavía, y la estrangula, mira hacia todos lados y revisa la cartera, tira el diario y sale corriendo)
    (Judith queda muerta en el suelo, se apagan las luces y se encienden las de sirenas, y comienza la escena con dos policías)
    Policía Hombre: - ¡pobre mujer! Se ensañaron con ella, mira tiene aproximadamente siete puñaladas... y señales de estrangulamiento... esperemos que llegue el forense... ¿quién será?
    Policía mujer: - Al parecer fue un robo, porque el bolso no se está, pero hay efectos personales en el suelo...
    Policía H.: - ten mucho cuidado no vayas a arruinar la escena del crimen...
    Policía M: - escúchame, crees que estás tratando con una novata... (se ríe)... Mirá, un diario personal, aquí tal vez esté su identificación... (lo guarda)
    Policía H.: - Bueno ¡despejen el área! ¡el espectáculo terminó!... ¡dejen trabajar a la policía!
    (se apagan las luces, entra la mujer policía con el diario en la mano)
    Policía mujer: - ¡qué día! Con la investigación del asesinato de ayer, no dormí en toda la noche...
    Policía H.: - Sí, Judith Bucknell... atractiva... joven... triunfadora... ¡y muerta! Sabías, que fue el homicidio número 160 de este año, y recién es 9 de junio... Tenía 38 años, pesaba 50 kg., apuñalada siete veces y estrangulada...¡qué suerte, pobre mujer!
    Policía mujer:- estuve leyendo su diario, y me quedé pensando en un tema que a veces nos toca vivirlo a todos, pero hay gente que vive siempre en esa situación y es... la Soledad... en su diario ella creó un personaje y una voz, el personaje es ella misma, melancólica, luchadora, abrumada, la voz es anhelante...Mira lo que dice aquí (le muestra una página a su compañero)
    Policía hombre: - haber...
    Policía mujer: - “Judith Bucknell, has fallado en la realidad, edad 38, muchos amantes, mucho amor ofrecido... ninguno retribuido”... otro...“Dónde están los hombres con las flores, la champaña y la música? ¿dónde están los hombres que llaman y piden una cita verdadera y genuina? ¿dónde están los hombres que quisiera compartir algo más que mi cama, mis bebidas, mi comida...? me gustaría tener en mi vida, antes de pasar por ella la clase de relación que es parte de una relación de amor...”, aquí sigue... “Veo a la gente y estoy tan celosa que quiero tirarme encima ¿qué me pasa? ¿qué pasa conmigo?” continúa así... “¿quién va a amar a Judith Bucknell?, me siento tan vieja, sin amor, sin nadie que me quiera. Abandonada. Usada. Quiero llorar y dormir para siempre”... vuelve a escribir “Estoy sola, y quiero compartir algo con alguien”... ¿qué te parece?
    Policía Hombre: - Bueno, al final encontró lo que quería, dormir para siempre... es una triste historia...
    Policía Mujer: - no era eso lo que ella buscaba, ella necesitaba amar y ser amada, lo que todos necesitamos, mira la ciudad, mira esa cantidad de Judith Bucknell que debe haber allí afuera... cuánta soledad, desamparo, desamor, sabés yo una vez me sentí así, pero tuve la suerte de encontrar un verdadero amor que lo llena todo y que su ausencia deja un vacío que nada ni nadie puede llenar... y es el amor de Dios...
    Policía Hombre: - no me digas que te hiciste monja... (se ríe)
    Policía Mujer: - ¡no tonto! Estoy hablando en serio, es terrible sentir la soledad en carne propia, estar rodeada de gente y sentir que nadie está contigo que a nadie le importas realmente... sabés saqué las cuentas y Judith Bucknell llegó a tener cincuenta y nueve amantes en cincuenta y seis meses... es fácil juzgarla, pero quien puede juzgar a alguien que sólo está buscando sentirse amada... pero el amor que ella necesitaba no era el de sus amantes, ni de sus amigos, necesitaba el amor de Dios, pero lamentablemente no lo encontró... tal vez nadie le dijo que solamente ese amor lo llena todo... y murió como vivió... sola, lejos de Dios... pero tal vez es tiempo de buscar una Judith Bucknell a nuestro alrededor, de los que hemos conocido el verdadero amor y decirles que no están solas, que alguien las ama de verdad, tanto que fue capaz de dar su vida por ellos... y tal vez así, le ganemos la guerra a este “mounstro” que es la soledad, desde el día que comprendí eso mi vida cambió, ya no estoy ni me siento sola, pero... allá fuera hay miles de voces clamando...
    Voz de Jesús: - DIOS MIO, DIOS MIO, ¿POR QUÉ ME HAS DESAMPARADO?...

    ACTO VI:
    Escena: Evangelista Roberto Mazuchi sentado en su oficina, con el Pastor y amigo Francisco García...
    Francisco: - ¡el Evangelista internacional Roberto Mazuchi! ¡felicitaciones, su Campaña ha sido un éxito, amigo mío... ¡10.000 personas, sólo tu puedes lograrlo, en este país!!... ¡eso es lo que yo llamo un Ministerio de Unción y Poder!! Tu si que no puedes quejarte, Dios te ha levantado y usado como nunca a nadie en esta nación... pero... ¡qué cara! ¿qué pasó? ¿No me digas que se te pegó “algún bichito” que quedó revoloteando en la carpa de liberación?...
    Roberto: - (se sonríe) no hables pavadas, de verdad no estoy de humor... para nada... y justamente estaba pensando en esa campaña... fueron 5000 nuevas decisiones por Cristo, son 5000 personas que seguramente se agregaran a este ministerio, más las miles que hay ¿qué voy a hacer, Francisco?
    Francisco: - ¡¿qué?! De qué estás hablando?, ¿qué pretendes? Haces una campaña, donde ocurren milagros, sanidades, liberaciones, miles se encuentran con Cristo cuando tu predicas ¿qué más puedes pedir? Eres un Siervo Ungido... te acuerdas cuando estábamos en el seminario y soñábamos con lo que Dios haría con nosotros, pasábamos horas orando y pidiendo un avivamiento y Dios nos respondió...
    Roberto: -Sí,... pero... siento que ya no es lo mismo...
    Francisco: -¡por supuesto que no es lo mismo! Tienes un ministerio de miles de personas, un canal de televisión, una radio que sale en casi todo el mundo de habla hispana, comedores infantiles, una iglesia en cada provincia, pastores reconocidos a nivel internacional, has escrito muchos libros que por poco son bets sellers, ¿y para qué seguir? Si tu lo sabes...
    Roberto: - no entiendes, Francisco... no soy más que un hombre que siente que sus fuerzas ya no lo acompañan, me siento muy cansado... hay momentos que quisiera huir... lejos muy lejos... olvidarme quién soy, no puedo salir a la calle, porque la gente se me viene encima, y yo quisiera atenderlos a todos pero no puedo, a veces lo intento pero ni quedándome meses en la oficina lograría hacerlo... y eso me frustra, Dios no me llamó a ser estrella de cine, me tienen que andar escondiendo... hasta qué punto estoy cumpliendo con mi llamado... tengo una agenda llena de compromisos que no son más que reuniones para tratar temas importantes, pastores, políticos, profesionales... necesito estar con mi familia, mis hijos han crecido tan rápido, Miguelito... bueno, Miguel ¡pide audiencia para hablar conmigo! ¿puedes creerlo? Y es mi hijo menor, Francisco y sabes que quería decirme... ¡qué se quiere ir de casa! ¡qué ya no soporta ser el hijo del Gran siervo de Dios Roberto Mazuchi!! Casi no lo reconozco tiene el pelo largo, aros por todas partes del cuerpo y los hombros tatuados a lo tribal... ¡¿en qué momento, Roberto?! Yo no estoy en contra de eso, pero en qué momento pasó todo que yo no me enteré... Roberto junior, por lo menos trabaja conmigo, ¿pero cuánto se de su vida, de sus sentimientos, de sus frustraciones?... y me enteré que los pastores de las iglesias del Norte quieren una reunión conmigo urgente, por problemas que surgieron allí, que ni sé si quiero enterarme... No doy más, Francisco...
    Francisco: Tranquilo, hermano, eres un hombre de Dios exitoso, pero sólo eso... un hombre, bendecido, ungido, pero un hombre, eres de carne y hueso, y tienes sentimientos, no pretendas hacerlo todo bien... como ser humano tienes necesidades básicas que suplir... y tal vez mucho tiempo las has pasado por alto, tomate un tiempo, sal de vacaciones, retoma fuerzas, el Señor está contigo siempre, para él eres su hijo antes de nada... para él sólo eres Roberto, no el Reverendo Roberto Martuchi, evangelista internacional, sólo un hombre... recuérdalo...
    Roberto: - Tienes razón...es tiempo que reconozca mis flaquezas, siempre trato de no defraudar a nadie o de no dañar mi imagen, cuidándome de esto y de lo otro... ¡Francisco, la obra no es mía, es de Él! Por lo tanto, seguirá adelante conmigo o sin mí... pero no te preocupes ¡estaré aquí! Sólo que hoy comienzan mis vacaciones, cargo pilas y vuelvo... ¿vamos a pescar? ¡A Miguel le fascina!
    Francisco:- Roberto, recuerda que tenemos cita con el vicegobernador, luego me invitaste a almorzar con los empresarios que estaban interesados en financiar el congreso y también...
    Roberto: -¡olvídalo, amigo!... hay muchos obreros aparte de tu y yo...
    Voz de Jesús: - TENGO SED...

    VII ACTO:
    Escena: Anciano sentado en el jardín de su casa, entra su nieta adolescente...

    Nieta: - ¡abuelito!¿siempre sentado en el jardín? ¿no te aburres? ¿siempre pensando sin hacer nada? ¿no te gustaría salir al centro? ¿al cine? ¡yo te llevo, papá me prestó el auto!...
    Abuelo: - ¡hijita! Yo ya fui a todos esos lugares y muchos otros que tu no conoces... ahora sólo debo esperar... mientras disfruto de mi familia, de ti, de mi casa, tu abuela está feliz de tenerme todo el día con ella y también disfruto de mis recuerdos...
    Nieta: - ¿cómo son tus recuerdos, abuelos? ¿tienes muchos?
    Abuelo: -¡Vaya que eres preguntona!... claro, que son muchos y algunos son muy bellos, otros no tantos y otros muy satisfactorios...
    Nieta: - y ahora... ¿qué esperas?
    Abuelo: - ¿qué espero?... (piensa) bueno, creo que... que me vengan a buscar...
    Nieta: - ¡¿a buscar?! ¡yo te vengo a buscar! ¡y no quieres salir conmigo! (lo abraza) ¿acaso tienes una chica más linda que te venga a buscar? ¡voy a ponerme celosa!
    Abuelo: - ¡tu eres la más hermosa! ¡mira hasta las flores del jardín están celosas de ti!
    Nieta: -¿y entonces? ¿a quién esperás?
    Abuelo: - a Aquel que me prometió que cuando la obra esté terminada vendría por mi...
    Nieta:- (se sienta) – Abuelo, no entiendo nada... ¿qué obra? ¿a quién esperas?... ¿a Dios?
    Abuelo: - Mirá hijita, es largo de explicar pero voy a tratar de hacerlo... tu no estás en este mundo por casualidad o simplemente siendo un número más, cada uno tenemos una misión, un propósito el cual Dios ya lo diseñó desde que fuimos formados en el vientre de nuestras madres... tu también tienes uno...
    Nieta: - ¿tu crees?... pero ¡cuéntame el tuyo!...
    Abuelo: - a los 17 años conocí al Señor, desde ahí mi vida cambió y entendí que Dios tenía un plan conmigo, cuando lo entendí pensé que Dios quería que fuera pastor de una iglesia o un evangelista, que eran los ministerios que yo más conocía... pero... con el tiempo sentía unos deseos de ser maestro, quería enseñar a la gente las cosa más básicas de la educación, como por ejemplo leer y escribir, higiene, darles los recursos más elementales para que logren ser personas de bien, estudie y me recibí de maestro de enseñanza primaria, lo cual en mi época no era poco decir... comencé a trabajar en diferentes escuelas, pero no era lo que yo quería, deseaba dar más, entonces me propuse ser maestro rural, entendía que la gente ahí me necesitaba más, ya que era difícil para ellos por las distancias ir a la escuela, muchos eran analfabetos y sobre todo no tenían ni noción acerca del Verdadero Dios y el Evangelio... y fuimos con tu abuela a trabajar en los pueblitos más olvidados, fundamos escuelas que hoy en día están bien organizadas y reconocidas y forman a muchos niños, no sólo en la educación básica, sino en los principios y valores cristianos ... cuando creíamos que nuestra labor en ese lugar estaba terminada buscábamos otro y nos íbamos allí... esto a veces era muy triste dejar un lugar donde habíamos invertido tanto, pero la necesidad de la gente nos llamaba a otro lugar y así lo hicimos por mucho tiempo... hasta que un día sentimos que tendría que haber lugares más necesitados que las zonas rurales y así nos enteramos que en el Impenetrable, había grupos indígenas que nadie nunca había llegado a ellos para enseñarles nada y menos el Evangelio, decidimos ir allí, al principio nos costó acostumbrarnos a las condiciones de vida, a los insectos, a los peligros, pero lo hicimos, trabajamos con ellos, había mucho por hacer, así que en ese lugar pasamos mucho tiempo, enseñándoles a mejorar su calidad de vida, era triste ver como algunos morían por enfermedades que se contraían por falta de higiene, por falta de vacunas, hicimos gestiones ante el gobierno para que de alguna manera mejoraran la calidad de vida de esas personas y les enseñamos acerca de Jesucristo, y muchos cambiaron radicalmente sus vidas... y no fueron en vano los años que invertimos ese lugar logramos muchas cosas... que ahora entiendo una por una había sido planeada de antemano por nuestro Dios...
    Nieta: - ¿y tu familia?
    Abuelo: - bueno, ellos siempre me acompañaron y me ayudaron... sin tu abuela no lo hubiera logrado... ella también creía en el plan de Dios para nuestras vidas, sólo que los nuestros ¡coincidieron! (se ríen) a eso me refiero cuando te digo que es Un Gran Plan... tus tíos desde pequeños se acostumbraron a esa vida y la disfrutaban, para ellos era todo una aventura cada que nos cambiábamos de lugar, así crecieron y hoy son hombres de bien que tambien entendieron el propósito para sus vidas y fueron obedientes, Luis es médico; Javier está en la política y cada uno extienden el Reino de Dios desde sus respectivos lugares... y tu mamá... cuando la conocí era una huerfanita de tan sólo dos años, su madre había muerto de cólera y su papá fue mordido por una serpiente venenosa, la vimos tan pequeña e indefensa que no pudimos resistirnos a ella, y la adoptamos y tu sabes que siempre ha sido mi bebita malcriada como lo eres tu ahora... (le acaricia la cabeza) y hoy en día miro hacia atrás y me he dado cuenta que no tengo nada de qué arrepentirme, me he equivocado muchas veces, y el Señor tuvo que sacarme de apuros y ayudarme a “ponerme a foco”, ... pero no dejé de cumplir nada de lo que Dios me mandó a hacer en esta vida... tengo la satisfacción de decir que todo ya está terminado...
    Nieta: - ¿y yo?, ¿Dios tendrá algo para mi abuelo?
    Abuelo: por supuesto, que sí... sólo debes buscarlo con todo tu corazón y él te lo revelará... porque el plan para ti ya está diseñado “exclusivamente para Ti”, como te gusta... (se agarra el pecho) ¡hay!
    Nieta: -(se desespera) ¡abuelo qué te pasa!... ¡abuela! ¡mamá! ¡vengan algo le pasa al abuelo!... (sale corriendo)
    (entra el ángel)
    Voz de Jesús: -...CONSUMADO ES...
    (El ángel lo toma de la mano y lo levanta)
    Ángel: - ... “bien, buen siervo y fiel, sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré, entra en el gozo de tu Señor...”
    (el ángel lo lleva hasta la presencia de Dios)
    Voz de Jesús: - PADRE EN TUS MANOS ENCOMIENDO MI ESPÍRITU...

    Voz en off: ¿Cómo dirías tus ultimas palabras? ¿con calma? ¿cuidadosamente?‘’la mayoría de nosotros solo tenemos una oportunidad para decir nuestras palabras finales. Fue todo lo que tuvo Jesús, sabiendo que sus horas finales serían ponderadas para siempre ¿no crees que él las pronunció con todo cuidado? ¿con toda calma? Sin duda que sí... aquel día no hubo accidentes... las palabras finales de Jesús no fueron dejadas al azar..

    Visita el FACEBOOK y el TWITTER del F.C.E.


    No Enlazar


    No Enlazar
    No Enlazar
    No Enlazar
    Citar Citar  

  2. #2
    Miembro Registrado Array
    Fecha de Ingreso
    19 may, 07
    Edad
    42
    Mensajes
    8
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    0
    Agradecido %1$s en %2$s Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Respuesta: Obra De Teatro: Las Siete Palabras De La Cruz




    Excelente obra, muchas gracias
    Citar Citar  

  3. #3
    Miembro Registrado Array
    Fecha de Ingreso
    06 jul, 10
    Mensajes
    23
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    0
    Agradecido %1$s en %2$s Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Obra De Teatro: Las Siete Palabras De La Cruz




    Que excelente aporte, dios los bendiga...
    Citar Citar  

Información de Tema

Usuarios Viendo este Tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas Similares

  1. Obra de Teatro: Los Dos Corazones
    Por JoseLuis en el foro Evangelisticas
    Respuestas: 22
    Último Mensaje: 30/06/2013, 00:05
  2. Obra de Teatro: Creo en Él
    Por JoseLuis en el foro Evangelisticas
    Respuestas: 6
    Último Mensaje: 23/03/2010, 23:42
  3. Obra de Teatro: El Enfermo
    Por JoseLuis en el foro Evangelisticas
    Respuestas: 6
    Último Mensaje: 27/01/2010, 01:51
  4. Devocional: Tres palabras para una obra de arte
    Por silver_maestro en el foro Devocional Diario
    Respuestas: 0
    Último Mensaje: 23/07/2007, 23:21

Marcadores

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •