Hola!! ¿Aun no eres miembro del FCE? Te invitamos a formar parte de esta gran comunidad. Por favor tomate un minuto has click aqui Para que tengas acceso completo al foro, y así puedas disfrutar de todas las prestaciones del FCE.
Mujeres del Antiguo Testamento - Página 4
Página 4 de 7 PrimerPrimer ... 23456 ... ÚltimoÚltimo
Resultados 31 al 40 de 65

Tema: Mujeres del Antiguo Testamento

  1. #31
    Hijo de Dios Array Avatar de Jandel
    Fecha de Ingreso
    03 jul, 07
    Edad
    41
    Mensajes
    439
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    542
    Agradecido 560 en 271 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Mujeres del Antiguo Testamento




    La mujer de Jeroboam


    «Entonces la mujer de Jeroboam se levantó y se marchó, y vino a Tirsa; y entrando ella por el umbral de la casa el niño murió" (1 Reyes 14: 17).



    Léase: 1 Reyes 14:1-17

    La lección que aprendemos de esta meditación es: hasta qué punto debe ceder una esposa a lo que le pide su marido. Esta historia nos da una respuesta bien clara.

    Jeroboam era el rey de las diez tribus. Tenían por lo menos dos hijos, Abías (del cúal se dice «se ha hallado alguna cosa buena en él, delante de Jehová») y Nadab, su sucesor, del cual se dice que «hizo lo malo en ojos de Jehová».

    En momentos de tribulación no es raro que la persona que no ha perdido todo contacto con Dios sienta impulsos de estar más cerca de Jehová. Y Jeroboam y su esposa, ante la enfermedad del hijo, sintieron este deseo. El hijo, Abías, estaba gravemente enfermo. El rey estaba ansioso para saber cuál sería el resultado de la enfermedad y no atreviéndose a ir personalmente a consultar al profeta Ahías, decidió que sería mejor que fuera su esposa, con la precaución de disfrazarse, para evitar que la reconociera.

    La mujer se disfrazó y tomando varios presentes se dirigió a Silo y fue a la casa de Ahías. Es difícil imaginarse cómo podía esperar a Jeroboam que con un simple disfraz engañaría al profeta, pero muy pronto supo su esposa que esta treta no les daría ningún resultado. Apenas hubo oído el sonido de los pies de la reina, Ahías la saludó diciéndole: «Entra, mujer de Jeroboam. ¿Por qué te finges otra? He recibido para ti duro mensaje»

    El mensaje era en esencia el siguiente: «Tan pronto regreses a la ciudad el hijo va a morir, porque Jeroboam ha hecho lo malo sobre todos los que han sido antes de él. Por ello, toda la casa de Jeroboam será destruida, tanto siervo como libre.»

    ¿Qué quieren enseñarnos las Escrituras con esta referencia en la historia a la esposa de Jeroboam? Es evidente, que no se trata de que no hay que engañar, ni que no hay que disfrazarse, sino algo distinto. El mensaje es que el principal pecado de la mujer de Jeroboam fue a asentir a la petición u orden de su marido, cuando esta orden estaba en discrepancia con los mandamientos del Señor.

    El deber que tiene la esposa a estar sumisa a su marido y hacer su voluntad tiene sus límites. Estos límites no son lo que ella aprueba o desaprueba. El marido tiene autoridad sobre la esposa y en un caso de diferencia de opinión irreconciliable ella tiene que ceder. Sin embargo, el límite de esta sumisión lo marca la conciencia que no se puede transgredir. En cuanto la conciencia de la mujer le asegura que lo que pide su marido está prohibido por Dios, no sólo tiene que negarse a ello, sino que tiene que resistirse a cumplir sus deseos. La autoridad del marido no está por encima de la autoridad de Dios. La mujer que da su aquiescencia a los designios pecaminosos del marido ya no es una «ayuda idónea para él». Le ayuda a condenarse y se condena ella al mismo tiempo.




    Fuente: Libro "Mujeres del Antiguo Testamento"
    Autor: Abraham Kuyper (Siglo XX)
    Versión española: Samuel Vila. Editorial Clie.
    Visita la web de mi pueblo: No Enlazar Gracias


    Citar Citar  

  2. Los siguientes 2 usuarios agradecieron a Jandel por este útil mensaje:

    maribelita (12/01/2009), Maryta (11/01/2009)

  3. #32
    Hijo de Dios Array Avatar de Jandel
    Fecha de Ingreso
    03 jul, 07
    Edad
    41
    Mensajes
    439
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    542
    Agradecido 560 en 271 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Mujeres del Antiguo Testamento




    La Reina de Saba


    "La reina del Sur se levantará en el juicio con esta generación, y la condenará; porque ella vino de los confines de la tierra para oír la sabiduría de Salomón, y he aquí más que Salomón en este lugar" (Mateo 12: 42).


    Léase: 1 Reyes 10:1-13; Mateo 12:42.

    En ninguna parte de la Biblia se nos dice que la reina de Seba fuera una mujer pagana convertida. En realidad, se nos dice bastante para suponer que no se convirtió. Si se hubiera convertido se nos diría que al entrar en Jerusalén se dirigió al Templo para ofrecer sacrificios al Dios de Israel. En los dos puntos que se nos habla de ella, 1ª. Reyes 10 o en 2ª. Crónicas 9 no se dice nada de este hecho. Se nos habla de sus conversaciones con Salomón y de sus visitas a los palacios y la contemplación de sus riquezas... y nada más.

    Es verdad que al final de su visita dijo: «Bendito Jehová tu Dios, que se agradó de ti para ponerte en el trono de Israel.» Pero éstas no son palabras extrañas incluso en la boca de una persona pagana, por el hecho mismo que podía reconocer el Dios de Salomón como uno de tantos. Dice «Jehová tu Dios», lo cual distingue el de Salomón del propio.

    Lo mismo Jesús, cuando afirma que «la reina del Sur se levantará en el juicio con esta generación y la condenará», no hace más que poner otro ejemplo como el de Nínive, que había de hacer lo mismo, o el de Sodoma y Gomorra, que darían testimonio contra la «presente generación», o sea, que eran superiores a ella. La reina de Seba era un mujer que se interesaba en las cosas. Sus intereses eran múltiples y variados: joyas, vestidos lujosos, y también el cultivo de la mente.

    Había oído que había ascendido al trono de Israel un rey de profunda sabiduría, y grandes riquezas. Quiso conocerle. Ella misma había dedicado tiempo a las ciencias y las artes, hasta el punto que podía tener una profunda conversación con el rey: «le expuso todo lo que tenía en su corazón». Y Salomón le correspondIó. Pensemos en lo que le costó el viaje suyo y de todo sus séquitos, de tierras lejanas. Pensemos en los dones de piedras preciosas, talentos de oro y especias en grandes cantidades. La reina pensó que conocer a Salomón valía todo esto. Oyó al rey, disfrutó de su conversación con él, satisfizo su curiosidad intelectual y su sentido artístico. Pero nada más.

    Hoy vemos también muchas jóvenes, especialmente entre las clases pudientes, que sienten deseos de ampliar sus horizontes intelectuales, de alcanzar excelencia en el mundo de las artes, de las ciencias de las letras. Esta es una actividad digna de elogio. No hay por qué pensar que el fregadero, la escoba y las cazuelas son el destino exclusivo de la mujer. Elegir ser mediocre en la vida es una triste elección. Estas muchachas, con estas nobles ambiciones, si hubieran vivido en tiempo de Salomón habrían también emprendido el viaje a Jerusalén para extasiarse en los tesoros para los sentidos y para la mente que había en la corte del rey sabio y en la belleza externa del Templo.

    Pero por desgracia, la mayoría de las veces, ocupadas con todos estos oropeles se olvidan de algo: «He aquí hay uno mayor que Salomón en este lugar.» Este les pide no que aprecien la belleza de su palabra y nada más; les pide que le entreguen su corazón y se rindan a su servicio. Por desgracia muy pocas de estas jóvenes de educación esmerada están dispuestas a obedecer este punto. Lo que les interesa es la cultura por amor a la cultura. Pueden incluso considerar que Jesús era mayor que Salomón. Pero no le consideran como Redentor de su pecado y de su culpa. Por tanto, no se sienten inclinadas a adherirse a El ni a alabarle con agradecimiento. Se quedan donde se quedó la reina de Seba. Van a Jerusalén, se entusiasman y se marchan.




    Fuente: Libro "Mujeres del Antiguo Testamento"
    Autor: Abraham Kuyper (Siglo XX)
    Versión española: Samuel Vila. Editorial Clie.
    Visita la web de mi pueblo: No Enlazar Gracias


    Citar Citar  

  4. Los siguientes 3 usuarios agradecieron a Jandel por este útil mensaje:

    angelic (14/01/2009), maribelita (13/01/2009), Maryta (15/01/2009)

  5. #33
    Miembro Activo Array Avatar de maribelita
    Fecha de Ingreso
    24 feb, 08
    Mensajes
    167
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    883
    Agradecido 312 en 149 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Mujeres del Antiguo Testamento




    Hola Jandel,
    Te animo a que cada dia sigas adelante con este tema que para mi es de mucha edificación.
    En particular me gustan dos personajes Ruth y Deborah, estoy ansiosa por leer el comentario acerca de Ruth.
    Que el Señor te siga bendiciendo para su gloria

    Citar Citar  

  6. El siguiente usuario agradeció a maribelita por este útil mensaje:

    Jandel (15/01/2009)

  7. #34
    Miembro Registrado Array
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 09
    Edad
    33
    Mensajes
    2
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    4
    Agradecido 2 en 2 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Mujeres del Antiguo Testamento




    Muchas gracias al hermano o hermana que haya escrito "Mujeres del Antiguo Testamento", muy bonitos temas que nos dejan grandes enseñanzas-

    Angelic
    Citar Citar  

  8. El siguiente usuario agradeció a angelic por este útil mensaje:

    Jandel (15/01/2009)

  9. #35
    Hijo de Dios Array Avatar de Jandel
    Fecha de Ingreso
    03 jul, 07
    Edad
    41
    Mensajes
    439
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    542
    Agradecido 560 en 271 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Mujeres del Antiguo Testamento




    Cita Iniciado por maribelita Ver Mensaje
    Hola Jandel,
    Te animo a que cada dia sigas adelante con este tema que para mi es de mucha edificación.
    En particular me gustan dos personajes Ruth y Deborah, estoy ansiosa por leer el comentario acerca de Ruth.
    Que el Señor te siga bendiciendo para su gloria

    Hola Cari, me alegro mucho que te gusten y sean de gran edificación para tu vida.
    Aquí te dejo el link de los estudios de Debora y puesto que hay dos mujeres en la biblia con el mismo nombre, puedes encontrar las dos mujeres en el mismo enlace, serían "Debora, la Nodriza" y "Debora, la Profetiza" el de Ruth lo pondré en breve.
    Espero que los disfrutes!!

    No Enlazar

    -Dios siga bendiciendo tu hermosa vida.


    Visita la web de mi pueblo: No Enlazar Gracias


    Citar Citar  

  10. El siguiente usuario agradeció a Jandel por este útil mensaje:

    maribelita (15/01/2009)

  11. #36
    Hijo de Dios Array Avatar de Jandel
    Fecha de Ingreso
    03 jul, 07
    Edad
    41
    Mensajes
    439
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    542
    Agradecido 560 en 271 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Mujeres del Antiguo Testamento




    La Reina Vasti


    "Mas la reina Vasti no quiso comparecer a la orden del rey enviada por medio de los eunucos; y el rey se enojó mucho, y ardía en ira" (Ester 1: 12).


    Léase: Ester 1

    Vasti es una figura noble. Es verdad que desobedeció a su rey y marido, Asuero, pero su desobediencia estaba justificada. Nadie va a defender que una esposa tenga que someterse a su marido de modo incondicional.

    Se celebraban grandes festividades en Persia. El reino de Asuero habla alcanzado enorme extensión. Hacía tres años que él reinaba. Todo Susa, la capital, estaba llena de personajes que habían llegado de numerosas partes del imperio. El rey celebraba banquetes a diario. La reina también hizo banquete para las mujeres. Y según leemos en el libro de Ester, «el séptimo día, estando el corazón del rey alegre del vino, mandó que Vasti se presentase ante el banquete, para mostrar a los príncipes congregados allí la belleza de la reina, porque era muy hermosa».

    Es posible que Vasti fuera una mujer orgullosa, pero pensar que el motivo de su negativa a presentarse al banquete era solo el orgullo sería un grave error. En Persia, las formas sociales dictaban que las mujeres quedaran recluídas, nunca aparecían en banquetes públicos delante de los hombres. Vasti comprendió que un requerimiento así solo podía explicarse por el exceso de vino que había ingerido el rey que quería jactarse de poseer una mujer tan hermosa, y mostrarla como si fuera un caballo o un objeto.

    Vasti sabía con toda seguridad cuáles serían las consecuencias de su negativa. A pesar de ello se negó a presentarse. Demostró que consideraba de más valor su dignidad como mujer que el mismo favor del rey ante el desdoro de exhibirse socialmente.

    Se nos dice que Asuero se enojo mucho y ardiendo en ira preguntó a sus consejeros (era hombre legalista) qué había que hacer con la reina. El consenso fue que la reina había pecado contra el rey y contra todos los príncipes y contra todos los pueblos, nada menos. El argumento clave usado por estos consejeros fue que «cuando llegara a los oídos de las mujeres este hecho tendrán en poco a sus maridos». El consejo fue seguido y Vasti no pudo presentarse más delante del rey. La ley ordenaba también «que todo marido fuese señor de su casa».

    Por lo que a nosotros afecta sabemos que la ley de Dios ordena que el hombre sea el señor de la creación, según vemos en la historia del Paraíso, por tradición seguida prácticamente en todos los pueblos. Esta prerrogativa ha sido usada con arrogancia por los hombres como un arma para mantener esclavizadas a sus mujeres, especialmente en los pueblos no cristianos. Es innecesario el sufrimiento que ello ha acarreado a la mujer en el curso de los siglos.

    Por lo que respecta a Israel esta ordenanza fue restaurada a su significado primitivo. Entre los judíos la mujer ha tenido siempre una posición dignificada. El cristianismo ha contribuido también a La liberación de la mujer de todo lazo de servidumbre que pudiera infringir en su dignidad apropiada. El apóstol Pablo nos dice que la esposa ha de estar sometida a la autoridad del marido en el hogar. Pero no cabe la menor duda que cualquier exigencia del marido contraria a las leyes de Dios ha de ser rechazada por la mujer. Lo mismo se aplica a lo que afecta a su dignidad como mujer.

    No podemos olvidar que ha habido ocasiones en que la mujer ha abusado también de sus derechos y procurado subyugar al marido, rechazando totalmente la ordenanza de sumisión. Dios no puede permitir ni lo uno ni lo otro.




    Fuente: Libro "Mujeres del Antiguo Testamento"
    Autor: Abraham Kuyper (Siglo XX)
    Versión española: Samuel Vila. Editorial Clie.
    Visita la web de mi pueblo: No Enlazar Gracias


    Citar Citar  

  12. Los siguientes 2 usuarios agradecieron a Jandel por este útil mensaje:

    maribelita (15/01/2009), Maryta (18/01/2009)

  13. #37
    Miembro Activo Array Avatar de maribelita
    Fecha de Ingreso
    24 feb, 08
    Mensajes
    167
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    883
    Agradecido 312 en 149 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Mujeres del Antiguo Testamento




    Valla con Vasti, perdió todo un reino por su actitud negativa.

    Me llevaré conmigo cuando forme mi hogar un consejo que me ha dado mi mamá: Mi hija las mujeres ganamos más con nuestros maridos cuando tenemos una actitud sumisas como manda la palabra de Dios.
    Ese consejo me lo dió una mujer que llevó casi 34 años de relación matrimonial con mi padre,quien ahora está en los brazos del Señor.
    Mi papá antes de partir dió gracias a Dios por la mujer que le habia dado por esposa, y por lo hijos que el Señor le dió de ella.

    Cariño como siempre te doy las gracias por este tema tan edificante, me encanto el tema de VAsti.
    Dios te bendiga.
    Citar Citar  

  14. El siguiente usuario agradeció a maribelita por este útil mensaje:

    Jandel (18/01/2009)

  15. #38
    Hijo de Dios Array Avatar de Jandel
    Fecha de Ingreso
    03 jul, 07
    Edad
    41
    Mensajes
    439
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    542
    Agradecido 560 en 271 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Mujeres del Antiguo Testamento




    La sirvienta judía de Naamán


    ...y de Siria habían salido bandas armadas, y habían llevado cautiva de la tierra de Israel a una muchacha, la cual servía a la mujer de Naamán" (2 de Reyes 5:2).


    Léase: 2 Reyes 5.

    Como nos dice el versículo anterior, la muchacha servía en calidad de cautiva, o como podría decirse, de esclava. En aquellos tiempos había gran cantidad de sirvientes en una casa principal, y de diversas categorías. Recordemos a Agar y a Zilpa, que eran como dueñas, o doncellas personales. Esta era la ocupación de la muchacha a que nos referimos.

    Naamán era el comandante en jefe del ejército del rey de Siria. Había ocupado una posición semejante a la de ministro de la guerra. Después de realizar campañas victoriosas en el territorio, de Israel había regresado a su pueblo cargado de botín: entre los despojos se hallaba esta muchacha judía, por medio de la cual iba a recibir su curación. La naturaleza exacta de la enfermedad de Naamán no la conocemos, aunque es llamada en el libro de Reyes lepra. Sin duda, era una enfermedad de la piel muy severa, aunque no le impedía cumplir sus deberes militares. La muchacha, viendo en la intimidad del hogar, en que las sirvientas entonces vivían, y han venido haciéndolo durante siglos, no pudo por menos que llegar a conocer la condición de su señor. Sin duda, sentiría afecto por sus amos y tenía bastante confianza en la señora para sugerirle que en Samaria había un profeta que podría curar la enfermedad. La historia es de las más conocidas del Antiguo Testamento. Naamán fue a Siria y Eliseo fue instrumento de Dios para que su «lepra» fuera curada. Sólo el Dios de Israel podía hacer milagros así. Su nombre, a partir de entonces, fue celebrado en Damasco. Podemos suponer que Israel no fue atacado por partidas armadas procedentes de Siria en tanto que Naamán fue el jefe supremo del ejército.

    Queda un aspecto que se puede hacer notar en el relato. Es la influencia que una doncella puede tener en una casa. Aunque el número de casas con sirvientas se ha venido reduciendo, en una forma u otra, siempre hay personas que prestan sus servicios, sea a horas, o por lo menos con un cierto tipo de regularidad en otras casas. Niñeras o cuidantes de niños que ya no son tampoco muy comunes. Las posibilidades de influir en la casa de los amos, sean en los mismos señores o en los hijos, o en el ambiente total de la familia por parte de la sirviente son muy grandes. Una sirviente cristiana que teme a Dios y tiene un sentido apropiado de su responsabilidad aprovechara las numerosas oportunidades que se le presentarán para dar testimonio del Señor, como hizo esta muchacha judía.





    Fuente: Libro "Mujeres del Antiguo Testamento"
    Autor: Abraham Kuyper (Siglo XX)
    Versión española: Samuel Vila. Editorial Clie.
    Visita la web de mi pueblo: No Enlazar Gracias


    Citar Citar  

  16. Los siguientes 2 usuarios agradecieron a Jandel por este útil mensaje:

    maribelita (19/01/2009), Maryta (18/01/2009)

  17. #39
    Hijo de Dios Array Avatar de Jandel
    Fecha de Ingreso
    03 jul, 07
    Edad
    41
    Mensajes
    439
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    542
    Agradecido 560 en 271 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Mujeres del Antiguo Testamento




    La sunamita


    "Aconteció también que un día pasaba Eliseo por Sunem, y había allí una mujer importante que le invitaba insistentemente a que comiese" (2 Reyes 4:8).


    Léase: 2 de Reyes 4:8-37

    Las diez tribus no habían retenido el servicio de los sacerdotes y los levitas. Por esta razón las personas temerosas de Dios tenían en gran estimación a los profetas, y por la misma razón los profetas de Israel fueron más importantes que los de Judá. En Judá no aparecieron personalidades del calibre de Elías y Eliseo. No es de extrañar que los israelitas piadosos les tuvieran gran afecto.

    Esta mujer de Sunem nos da un ejemplo «Eliseo pasaba por Sunem en sus viajes periódicos desde el Carmelo, donde vivía, a Jezreel la capital. Al principio, hacía estos viajes en un solo día. Pero al ir avanzando en años se cansaba demasiado. Una mujer de Sunem le invitó a quedarse en su casa. Esto se transformó en una costumbre.

    Esta mujer se había casado con un hombre de más edad que ella. Esta diferencia de edad debía ser nota ble, pues vemos que en una conversación de Eliseo con su criado Giezi, éste le hizo notar al profeta: «He aquí que ella no tiene hijo, y su marido es viejo.» No tenemos la menor idea de los motivos por los cuales esta mujer estaba casada con un hombre mucho mayor que ella. Es posible pensar que fue por conveniencias familiares, o quizá cuando se casaron, ella muy joven, y él un hombre maduro y en el vigor de la vida le ofreciera más confianza y seguridad que un partido más joven, con menos experiencia en la vida. Quizá viera en él un ideal de protección paterna. Todo esto son suposiciones. Es notable, por otro lado que le pusiera también mucho afecto a Eliseo, para entonces, ya prácticamente un anciano.

    Era una mujer independiente, temerosa de Dios y respetuosa con las personas de edad. Capaz de hacer planes y con mucha disposición: ella le dice al marido que tienen que hacer un aposento para Eliseo, cómo deben amueblarlo y no sólo convence al marido de que lo haga, sino que atrae a Eliseo a aceptar su hospitalidad.

    Eliseo quiere corresponder a su afecto y le pregunta a través de Giezi si ella quería que él hiciera algo en favor suyo, hablar al rey o a un general del ejército. La sunamita le contesta que era una mujer del pueblo y que no necesitaba favor ninguno.

    El incidente de la muerte del hijo es muy conocido. Habiendo salido al campo con su padre el niño sufrió un ataque de insolación. Llevado a la casa murió a las pocas horas sentado sobre las rodillas de su madre. La sunamita entonces va en busca de Eliseo y se echa a sus pies, asiéndose de ellos. Luego le dijo: «¿Pedí yo hijo a mi señor? ¿No dije yo que no te burlases de mí?» Es evidente que la intención de la madre estaba alimentada por su fe en el que el Dios de Eliseo podía devolverle al hijo, tal como se lo había dado, cuando ella ya ni soñaba tenerlo. Eliseo, después de un intento fallido del criado para reavivarlo, vuelve a la casa y le devuelve la vida. «Toma tu hijo», le dice simplemente a la sunamita. Al restaurarle a su hijo, Dios confirmó la sinceridad y validez de su maravillosa fe.




    Fuente: Libro "Mujeres del Antiguo Testamento"
    Autor: Abraham Kuyper (Siglo XX)
    Versión española: Samuel Vila. Editorial Clie.
    Visita la web de mi pueblo: No Enlazar Gracias


    Citar Citar  

  18. Los siguientes 2 usuarios agradecieron a Jandel por este útil mensaje:

    maribelita (20/01/2009), Maryta (27/01/2009)

  19. #40
    Hijo de Dios Array Avatar de Jandel
    Fecha de Ingreso
    03 jul, 07
    Edad
    41
    Mensajes
    439
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    542
    Agradecido 560 en 271 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: Mujeres del Antiguo Testamento




    La verdadera madre


    "Entonces el rey respondió y dijo: "Dad a aquella el hijo vivo, y no lo matéis; ella es su madre"
    (1 Reyes 3:27).


    Léase: 1 reyes 3:16-28

    No vamos a entretenernos a hablar de la sentencia de Salomón en sí, sino más bien a considerar los rasgos que nos revela la conducta de las dos mujeres en esta situación. Vamos a estudiar varios puntos distintos.

    Las dos eran mujeres de vida reprensible. Las dos habían concebido y el hijo de cada una era ilegítimo. Este es el primer comentario. Pero después de esto vemos que la conducta de las dos difiere en algunos puntos y coincide en otros.

    En primer lugar, incluso en una persona que ha sucumbido al pecado, y como estas dos mujeres vive del mismo, podemos hallar rasgos de verdadero valor. La madre verdadera por ejemplo, se opone rotundamente al sacrificio del hijo; en esto la segunda muestra entrañas insensibles, pues sabía que el hijo no era suyo. Sin duda, la segunda es una mujer mucho más depravada. Con todo, notemos que incluso ésta tiene una chispa de amor maternal por desviado que sea: procura poseer un hijo, aunque sepa que no es el suyo. Aquí nos duele tener que reconocer que incluso en países que llamamos cristianos no hay inconveniente por parte de algunas madres en hacer desaparecer un hijo, antes de haber nacido, para evitar el oprobio o la vergúenza pública que implica haber cometido una inmoralidad.

    Salomón se atrave a dar una orden monstruosa porque sabía que las mujeres de su país se rebelarían ante una orden semejante y no se equivocó. La madre al punto cedió sus derechos al hijo para salvarle la vida. Hoy muchas mujeres se preguntan: ¿Cómo puedo librarme del hijo?

    Incluso los animales, llevados por su instinto defienden a sus hijos. Una perra defiende a sus cachorros. Una madre, en un país cristiano, ¿cómo puede a sangre fría permitir que su hijo sea asesinado, o mejor dicho, cómo puede dar orden para que su hijo sea destruido?

    Excepto en casos especiales, la expresión de afecto maternal tenemos que considerarla natural. Por el hecho de poseer este afecto, no hay motivo para que tengamos que colmar de alabanzas a una mujer. Es un instinto, una pasión para preservar la vida del hijo. Se encuentra hasta cierto punto en personas esencialmente egocéntricas. La madre del hijo ilegítimo es un caso ejemplar de afecto maternal, y por él merece nuestra alabanza.

    Por otra parte, hemos de considerar que el mero hecho de que una mujer no haya sucumbido al pecado, no implica que represente un ideal de maternidad. Hay muchas mujeres que temen dar a luz, o bien que si han dado a luz finalmente a un hijo, lo ponen totalmente bajo el cuidado de manos extrañas.

    Como resumen, hemos de decir que, al margen de su conducta censurable en otros aspectos de su vida, la madre verdadera del niño es un ejemplo de afecto maternal, que cuando es contemplada por muchas madres cristianas en nuestra sociedad, debería causarles sonrojo.





    Fuente: Libro "Mujeres del Antiguo Testamento"
    Autor: Abraham Kuyper (Siglo XX)
    Versión española: Samuel Vila. Editorial Clie.
    Visita la web de mi pueblo: No Enlazar Gracias


    Citar Citar  

  20. El siguiente usuario agradeció a Jandel por este útil mensaje:

    Maryta (27/01/2009)

Página 4 de 7 PrimerPrimer ... 23456 ... ÚltimoÚltimo

Información de Tema

Usuarios Viendo este Tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas Similares

  1. Aprendiendo el Antiguo Testamento con Mimicas
    Por JoseLuis en el foro Material para Escuela Domincal de niñ@s
    Respuestas: 5
    Último Mensaje: 22/06/2011, 05:42
  2. El Griego del Nuevo Testamento
    Por JoseLuis en el foro Estudios Nuevo Testamento
    Respuestas: 4
    Último Mensaje: 02/02/2010, 03:02
  3. La Biblia Es Tu Testamento
    Por Maryta en el foro Las Promesas de Dios
    Respuestas: 0
    Último Mensaje: 03/03/2007, 17:02
  4. Antiguo Testamento en Hebreo
    Por JoseLuis en el foro Estudios Biblicos
    Respuestas: 0
    Último Mensaje: 20/10/2006, 13:28
  5. Nuevo Testamento en Griego
    Por JoseLuis en el foro Estudios Biblicos
    Respuestas: 0
    Último Mensaje: 20/10/2006, 13:27

Marcadores

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •