Hola!! ¿Aun no eres miembro del FCE? Te invitamos a formar parte de esta gran comunidad. Por favor tomate un minuto has click aqui Para que tengas acceso completo al foro, y así puedas disfrutar de todas las prestaciones del FCE.
La Verdadera Obediencia a Dios
Resultados 1 al 10 de 10

Tema: La Verdadera Obediencia a Dios

  1. #1
    Miembro Activo Array Avatar de redencion
    Fecha de Ingreso
    19 jun, 08
    Edad
    54
    Mensajes
    4,189
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    1,773
    Agradecido 2,438 en 1,308 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado La Verdadera Obediencia a Dios




    La verdadera obediencia a Dios

    Talvez usted conoce a alguien que piensa que si una
    persona está yendo en dirección correcta en la vida,
    eso es lo que realmente le importa a Dios. Son
    muchas las personas que creen estar demostrando
    obediencia a Dios ayudando a los demás de vez en
    cuando, evitando las tentaciones, y asistiendo a la
    iglesia. Pero la obediencia es mucho más que eso. La
    verdadera obediencia a Dios implica hacer lo que
    Dios dice, cuando lo dice, como lo dice, por cuanto
    tiempo lo diga, hasta que lo que Él dice se ha
    logrado.
    Lamentablemente, este concepto es a menudo
    rechazado por la cultura de hoy. Nuestra sociedad es
    corrupta, y como resultado hemos racionalizado la obediencia al punto de perder las
    mejores bendiciones de Dios.
    ¿Se ha preguntado usted por qué, muchas veces, Dios no responde sus oraciones, o por qué
    es que a pesar de que intenta hacer las cosas una y otra vez, las situaciones de su vida
    siguen sin funcionar? La respuesta puede estar en su medida de obediencia a Dios. Si usted
    ha recibido a Cristo, pero todavía sigue experimentando una gran frustración espiritual,
    puede haber una área de desobediencia en su vida que no ha enfrentado.
    Posiblemente, Dios le ha pedido algo, y como respuesta usted ha ignorado Sus palabras o
    ha hecho sólo parte de lo que Él le ha pedido.
    Antes de que trate de hacer una lista de todo lo que Dios le ha pedido que haga o que no
    haga, piense en lo siguiente: ¿Hay una área particular de su vida en la que tiene una lucha
    para poder ser obediente a la Palabra de Dios? Cuando lee la Biblia, ¿le recuerda Dios
    constantemente algún pecado específico? Cuando ora, ¿le viene a la mente una y otra vez
    el mismo asunto? Si el Señor le está recordando algo en este mismo momento, piense en
    esto: Pudiera ser que usted ha estado viviendo en la misma situación durante años porque,
    en algún momento, decidió hacer las cosas a su manera en vez de hacerlas a la manera de Dios.(continúa)

    Bendiciones para todos

    Citar Citar  

  2. Los siguientes 2 usuarios agradecieron a redencion por este útil mensaje:

    even-ezer (17/03/2009), Guerrera de luz (17/03/2009)

  3. #2
    Miembro Activo Array Avatar de redencion
    Fecha de Ingreso
    19 jun, 08
    Edad
    54
    Mensajes
    4,189
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    1,773
    Agradecido 2,438 en 1,308 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: La Verdadera Obediencia a Dios




    El comprender esta diferencia clave entre nuestra manera de actuar y la manera como Dios
    quiere que hagamos las cosas, puede hacer una diferencia tremenda en la vida de todo
    cristiano.


    Esto es lo que quiero compartir con usted hoy. Tenemos que poner a la obediencia en el primer lugar de nuestra lista de prioridades. Pero, para hacer esto,
    necesitamos comprender completamente el porqué la obediencia juega un papel tan importante.

    Desobediencia: Adán y Eva
    Cuando hay desobediencia, hay siempre consecuencias dolorosas. Algunas veces, esas consecuencias afectan sólo a la persona, y a veces también a otras. Quizás la ilustración más clara de esta verdad la vemos en Adán y Eva.
    Dios creó un ambiente perfecto para esta joven pareja, y les dio sólo dos mandamientos:
    “Fructificad y multiplicaos” (Génesis 1:28) y “Del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás” (Génesis 2:17). Sabemos que Adán y su mujer entendieron bien estas sencillas
    instrucciones, porque Eva fue capaz de repetirlas al tentador antes de sucumbir a su perverso plan (Génesis 3:3).
    Ahora bien, usted podría pensar: Bueno, las cosas son diferentes hoy. No hay serpientes que hablen, y tenemos muchas instrucciones sobre cómo conducirnos en la vida. Es cierto, pero una cosa no ha cambiado: Dios nos ha propuesto una senda de obediencia a cada uno
    de nosotros, y tenemos la alternativa de seguirla o de escoger nuestro propio camino.
    Por tanto, si usted quiere desobedecer a Dios, simplemente aléjese de Su senda. No lea la
    Biblia, no vaya a la iglesia, y ni siquiera trate de escuchar Su voz, porque si lo hace va a saber la verdad y tendrá que enfrentarse a ella.
    Por el contrario, para evitar la desobediencia, debemos someter nuestros pensamientos, acciones y palabras a la voluntad perfecta de Dios. Pero más importante aun, si Dios nos da palabras de dirección, de sabiduría o de advertencia, debemos obedecerlas completamente.
    La desobediencia es rebelión contra Dios, una ofensa hacia Él. Es el testimonio de su corazón que dice que usted ha elegido su propio camino por encima del de Dios.
    Cuando usted desobedece, está esencialmente rechazando reconocer la autoridad, el derecho y el poder de Dios sobre su vida.(continúa)

    Citar Citar  

  4. #3
    Miembro Activo Array Avatar de redencion
    Fecha de Ingreso
    19 jun, 08
    Edad
    54
    Mensajes
    4,189
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    1,773
    Agradecido 2,438 en 1,308 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: La Verdadera Obediencia a Dios




    [
    Obediencia parcial: El rey Saúl


    Contrario a la creencia de mucha gente equivocada, la obediencia perfecta no significa que tenemos que ser personas perfectas.
    El obedecer a Dios no exige una obediencia intachable.
    Examinemos la vida de alguien, que demuestra el porqué son tantas las personas insatisfechas e infelices en su vida cristiana. En 1 Samuel 10 podemos ver el caso
    del rey Saúl y de su lucha con la obediencia total.
    Saúl recibió la orden de Dios de que fuera a Gilgal y esperara allí durante siete días al profeta Samuel, quien se le uniría.
    Ambos ofrecerían un solo holocausto (1 Samuel 10:8).
    Saúl comenzó bien, pero a medida que se acercaba el séptimo día se fue poniendo nervioso y sintiéndose frustrado, y finalmente decidió hacer la ofrenda sin Samuel. Pero la Biblia
    nos dice que “cuando él acababa de ofrecer el holocausto, he aquí Samuel que venía” (1
    Samuel 13:10). Saúl había esperado bastante tiempo, pero la obediencia parcial no es obediencia.
    En los versículos 13 y 14 podemos leer el resultado de este drama: “Entonces Samuel dijo a Saúl: Locamente has hecho; no guardaste el mandamiento de Jehová tu Dios que él te
    había ordenado; pues ahora Jehová hubiera confirmado tu reino sobre Israel para siempre.
    Mas ahora tu reino no será duradero”.
    Dios no promete que podremos ver o comprender de qué manera se revelará Su plan en nuestras vidas.
    Más bien, con frecuencia nos llama a que le obedezcamos momento a momento, confiando en que arreglará las cosas en el tiempo de Él.
    Esto quiere decir que muchas veces tendremos que esperar, pero si lo hacemos con obediencia Dios bendecirá el
    resultado.(continúa)

    Citar Citar  

  5. #4
    Miembro Activo Array Avatar de redencion
    Fecha de Ingreso
    19 jun, 08
    Edad
    54
    Mensajes
    4,189
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    1,773
    Agradecido 2,438 en 1,308 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: La Verdadera Obediencia a Dios




    Obediencia completa: Noé


    Cuando leemos acerca de la vida de Noé en Génesis, capítulos 6 al 9, vemos una clara descripción de obediencia completa. Dios llamó a este hombre para que hiciera algo extraordinario, algo que parecía imposible e ilógico, pero Noé obedeció sin hacer preguntas.
    Noé obedeció a Dios, aun a pesar de lo que los demás pensaban de él. Cuando escogemos la senda de la obediencia, también tenemos que estar preparados para la respuesta negativa que sin duda alguna recibiremos de los demás.
    ¿Siempre le traerá a usted popularidad el obedecer a Dios? No. ¿La gente lo criticará? Sí, probablemente. ¿Pensarán que son ridículas algunas cosas que usted hace? Sí. ¿Se reirán de usted alguna vez? Sí. Pero quiero que tenga presente algo: Noé fue un hombre que eligió caminar con Dios en medio de una sociedad depravada. De hecho, era tan perversa
    que Dios decidió exterminar a todos los seres humanos de la tierra, a excepción de una familia. Imaginamos lo que estas personas le decían a Noé, día tras día, al observarlo.
    De la vida de Noé podemos deducir una clave importante en cuanto a la obediencia: Si Dios nos dice que hagamos algo, no debemos concentramos en las cosas o en las personas
    que tratan de evitar que lo hagamos. Esas personas quieren apartarnos de lo que Dios nos ha llamado a hacer. Si Noé hubiera comenzado a escuchar a sus críticos, no habría
    construido el arca, y habría sido barrido con el resto de la tierra. Antes bien, eligió ser absolutamente obediente a Dios.

    Obediencia suprema: Jesús


    Consideremos, finalmente, la vida de Jesús. Por supuesto, Jesús era perfecto: Dios en forma humana. Pero hay algo muy importante que podemos aprender de su vida. Aunque no podemos ser perfectos e intachables como Jesús, el Espíritu Santo puede facultarnos para que obedezcamos a Dios todas las veces que Él nos ordene hacer algo. Si esto no fuera posible, Dios no sería un Dios justo. Por tanto, cualquier cosa que Él requiera de nosotros, ya sea doloroso o placentero, beneficioso o costoso, nuestro Padre celestial nos
    ayudará a ser obedientes a Él.
    El Dios a quien servimos es un Dios misericordioso, amoroso, maravilloso, indescriptible y formidable. Sé por experiencia propia que la obediencia tiene que ser una prioridad en la vida de todo creyente. Es la única manera como usted puede llegar a ser la persona que Dios quiere que sea, y el único modo para que pueda alcanzar las cosas que Él ha
    preparado tan maravillosamente para usted en su vida.
    Si usted recibe a Jesucristo como su Salvador, su primer acto de obediencia debe ser esta oración: “Padre, perdóname por mis pecados. He pecado contra ti; he estado viviendo en rebeldía. Te pido ahora que me perdones por mis pecados; no porque soy bueno, sino porque creo que tu Hijo Jesús pagó totalmente la deuda de mi pecado”. En el mismo
    momento que usted hace eso, el Espíritu Santo viene a su corazón y le capacita para que ande en obediencia, contando con Su fortaleza y poder.
    Mi oración por usted es que sea obediente a Dios. Que llegue a ser la persona que Él quiere que sea; para que haga la obra que Él quiere que haga; para que dé el fruto que Él le
    permitirá dar, a fin de que pueda recibir las bendiciones que ha preparado para usted.
    (tomado de No Enlazar)



    Bendiciones para todos

    Citar Citar  

  6. Los siguientes 2 usuarios agradecieron a redencion por este útil mensaje:

    CHELU (19/03/2009), Gregoryo (19/03/2009)

  7. #5
    Miembro Activo Array Avatar de redencion
    Fecha de Ingreso
    19 jun, 08
    Edad
    54
    Mensajes
    4,189
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    1,773
    Agradecido 2,438 en 1,308 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: La Verdadera Obediencia a Dios




    Obediencia y Reposo


    En una expedición de caza, una familia se detuvo para almorzar. Los niños jugaban a la sombra de un árbol, distantes de sus padres y del resto de los adultos del grupo. De repente, el padre de uno de ellos, pegó un salto y gritó a su hijo: "Échate al piso" y éste lo hizo inmediatamente. Los otros en el grupo se impactaron al saber que una serpiente venenosa se arrastraba por el árbol lista para atacar al niño. Si lo hubiese mordido, habría muerto. Sólo el padre del infante vio la serpiente.

    Causó asombro la respuesta instantánea del chico ante la orden del padre. Este último explicó el amor permanente que disfrutaban y que cada vez era mayor, tomando como punto de partida la verdad que había en cada uno. El muchacho no vaciló ante la orden de su padre confió en él y respondió en consecuencia a ello. El padre también esperaba que ese fuera el proceder de su hijo.

    El reposo que ambos disfrutaron más tarde ese mismo día, fue evidencia del descanso perdurable que Dios tiene para cada uno de sus hijos a medida que aprendemos a confiar en Él.

    Dios quiere permanecer en nosotros, y anhela que permanezcamos en Él. Esta permanencia se hace más fácil para unos que para otros. No siempre es posible saber lo qué Dios ha planeado para nuestras vidas, pero podemos asegurar que cualquier cosa que sea, Él está listo para sostenernos en esa situación y capacitarnos con lo necesario para soportar, mientras ahí Él nos quiera. La permanencia comienza con la confianza y concluye con absoluto descanso.

    Juan 15:4 "Permaneced en mí, y yo en vosotros".

    (tomado de.RenuevoDePlenitud.com)

    No Enlazar

    Citar Citar  

  8. #6
    Miembro Activo Array Avatar de redencion
    Fecha de Ingreso
    19 jun, 08
    Edad
    54
    Mensajes
    4,189
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    1,773
    Agradecido 2,438 en 1,308 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: La Verdadera Obediencia a Dios




    ¡Cree o regresa al desierto!
    Yo he predicado que voy a ver la gloria de Dios en Uruguay, desde que llegué. No sé cómo, pero sí sé que Dios obrará. Para mí la promesa es que veremos la gloria de Dios en esta nación y en esta oportunidad vamos a hablar de las promesas de Dios.

    El trato de Dios con su pueblo se basa en el amor y en la confianza mutua; Dios me ama, y yo lo amo. Dios pone su confianza en mí, y yo pongo mi confianza en Él. Dios nos sustenta con el poder de su palabra y la gracia que opera sobre nosotros, tiene que ver con promesas. Dios hace promesas a los que le aman y estos confían en esas promesas: Creen y obedecen.

    Leemos en el libro de Deuteronomio: 1:19-20: “Y salidos de Horeb, anduvimos todo aquel grande y terrible desierto que habéis visto, por el camino del monte del amorreo, como Jehová nuestro Dios nos lo mandó; y llegamos hasta Cades-barnea. Entonces os dije: Habéis llegado al monte del amorreo, el cual Jehová nuestro Dios nos da”. Entonces Moisés dice en los versículos siguientes: “Mira, Jehová tu Dios te ha entregado la tierra; sube y toma posesión de ella, como Jehová el Dios de tus padres te ha dicho; no temas ni desmayes. Y vinisteis a mí todos vosotros, y dijisteis:

    Enviemos varones delante de nosotros que nos reconozcan la tierra, y a su regreso nos traigan razón del camino por donde hemos de subir, y de las ciudades a donde hemos de llegar. Y el dicho me pareció bien; y tomé doce varones de entre vosotros, un varón por cada tribu. Y se encaminaron, y subieron al monte, y llegaron hasta el valle de Escol , y reconocieron la tierra. Y tomaron en sus manos del fruto del país, y nos lo trajeron, y nos dieron cuenta, y dijeron: Es buena la tierra que Jehová nuestro Dios nos da”.

    Hasta aquí estaba todo bien: Se encaminaron, subieron, llegaron, reconocieron, tomaron en sus manos el fruto, lo trajeron y dieron cuenta de ellos. El versículo 26 continúa diciendo: “Sin embargo, no quisisteis subir, antes fuisteis rebeldes al mandato de Jehová vuestro Dios; y murmurasteis en vuestras tiendas, diciendo: Porque Jehová nos aborrece, nos ha sacado de tierra de Egipto , para entregarnos en manos del amorreo para destruirnos”.(prédica de Mision vida para las Naciones, continúa)
    No Enlazar

    Citar Citar  

  9. #7
    Miembro Activo Array Avatar de redencion
    Fecha de Ingreso
    19 jun, 08
    Edad
    54
    Mensajes
    4,189
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    1,773
    Agradecido 2,438 en 1,308 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: La Verdadera Obediencia a Dios




    CUANDO HAY UNA PROMESA, HAY DERECHOS

    En primer lugar, la tierra que ellos debían tomar en posesión desde hacía 500 años la llamaban “la tierra prometida”. Esa era una promesa de Dios, y cuando sacó a Abraham de tierra de los caldeos, le dijo: “Vete de tu tierra y de tu parentela a la tierra que yo te mostraré”; lo hizo vivir como forastero pero le prometió: “Esta tierra que tu ves se la voy a dar a tu descendencia”.
    Después de Abraham vino Isaac; luego Jacob, quien tuvo 12 hijos, los cuales conformaron las 12 tribus.

    Estos terminaron viviendo en Egipto, cautivos por 430 años, hasta que Dios se acordó de su promesa y descendió, y habló con Moisés diciéndole: “He visto la aflicción de mi pueblo y he descendido para librarles”. Y Dios libró a su pueblo de la esclavitud de Egipto llevándolos por el desierto hasta la tierra que había prometido a Abraham. ¡Ellos tenían una promesa! Ahora, cuando tú tienes la promesa de Dios, tienes la escritura de lo que está prometido. Puedes decirle a Dios: “Señor, tú lo prometiste”.

    Cuando se ha hecho una promesa, es muy difícil volver atrás. Si tú le has prometido a tu hijo una bicicleta, si se portaba bien, él viene y reclama lo que le pertenece. Te haces el sonso, pero tu hijo te dice: “Papá, tú me prometiste”. El niño ejerce presión,
    cuando hay una promesa, hay derechos.
    Pero Dios no es como los padres, sus promesas son fieles. ¡Lo que Dios promete, Él lo cumple! Y el trato de Dios con el creyente es a través de las promesas. Dios da promesas y los creyentes las reclaman y las arrebatan. Los creyentes obedecen lo que hay que obedecer para apoderarse de las promesas.


    Cuando Moisés le habló al pueblo diciéndoles que tomaran la tierra que Dios ya les había dado, a estos les pareció bien, y acordaron en mandar 12 espías que reconozcan la tierra. Los 12 espías vieron la misma tierra, pero 10 de ellos vinieron con una visión negativa; sacaron la conclusión de que sería difícil conquistar la tierra que Dios ya les había dado. Moisés no les dijo que vayan y tomen la tierra que Dios posiblemente les dé, o les dará, sino la tierra que Dios les da. Una promesa de Dios, es un presente continuo. Si Dios dijo que me da, utilizo el verbo en el presente y no en futuro. +

    La tierra ya estaba dada, ¡era ir y tomarla! Esos 10 espías habían visto las murallas que rodeaban la tierra y a sus gigantes, y cuestionaron la idea de ir a la conquista, pero dos de esos espías dijeron que la tierra era buena, y que Dios la había prometido, así que si Dios estaba con ellos, -“los comerían como pan”- dijeron. Esas eran dos visiones distintas: ¡Dos arrebataron las promesas, y diez se negaron a creer!

    La historia no termina ahí; cuando no crees en las promesas de Dios, o las ignoras, no solamente te las pierdes, sino que Dios se enoja por ello. ¡Toda promesa requiere de fe y decisión! Debían creerle a Dios y actuar en consecuencia. Pero no fue así porque en ellos operó la incredulidad. Dios bendice la fe y condena la incredulidad. No solamente te quedas sin la tierra prometida, sino que Dios te condena con maldición por no haber creído. Dice la Biblia que todo lo que no proviene de fe es pecado.

    Leemos en el Nuevo Testamento: “Y juró Jehová y dijo: No entrarán en mi reposo” y los mandó al desierto. Cuando Moisés les dijo que Dios los mandaba al desierto se arrepintieron y decidieron que iban a obedecerle, e irían a conquistar la tierra que él dijo. Pero Moisés les contesta: “Dice el Señor que ahora ya no está con ustedes, así que no se alisten para la guerra, ni vayan a conquistar la tierra, porque la orden ahora, es ir al desierto”. Deuteronomio 1:34-40 dice: “Y oyó Jehová la voz de vuestras palabras , y se enojó, y juró diciendo: No verá hombre alguno de estos, de esta mala generación, la buena tierra que juré que había de dar a vuestros padres, excepto Caleb (fue quien dijo: vamos a entrar) hijo de Jefone; él la verá, y a él le daré la tierra que pisó, y a sus hijos; porque ha seguido fielmente a Jehová.

    También contra mí se airó Jehová por vosotros, y me dijo: Tampoco tú entrarás allá. Josué hijo de Num, el cual te sirve, él entrará allá; anímale, porque él la hará heredar a Israel. Y vuestros niños, de los cuales dijisteis que servirían de botín, y vuestros hijos que no saben hoy lo bueno ni lo malo, ellos entrarán allá, y a ellos la daré, y ellos la heredarán. Pero vosotros volveos e id al desierto, camino del Mar Rojo. (prédica de Mision vida para las Naciones, continúa)

    No Enlazar

    Citar Citar  

  10. Los siguientes 2 usuarios agradecieron a redencion por este útil mensaje:

    Guerrera de luz (15/06/2009), M@LEN@ (15/06/2009)

  11. #8
    Miembro Activo Array Avatar de redencion
    Fecha de Ingreso
    19 jun, 08
    Edad
    54
    Mensajes
    4,189
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    1,773
    Agradecido 2,438 en 1,308 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: La Verdadera Obediencia a Dios




    LAS PROMESAS SE ALCANZAN POR LA FE

    Hay muchos creyentes que casi van al cielo, hay muchos que casi disfrutan de prosperidad, de salud, de gozo; pero les falta ese “casi”. Quiero llamarles la atención a muchos creyentes, que no alcanzan a arrebatar las promesas de Dios, porque las pierden por incredulidad y rebelión.


    Prefieren decir: “Dios no me contesta, no me ama o no se acuerda de mí”, antes que decir: “Soy un incrédulo y rebelde, no me animo a arrebatar las promesas que Dios tiene para mí”. La Biblia está llena del promesas, desde el Génesis al Apocalipsis; pero hay una generación de creyentes que por el “casi” no alcanzan esas promesas. ¡Les falta fe! ¡Les está faltando arriesgarse y obedecer!

    Quien cree, obedece, de lo contrario, quien no cree, desobedece y se revela. No tienes salida, o crees en Dios y le obedeces o le das la espalda y te revelas. Con Dios no hay medias tintas: Lo abrazas o lo rechazas. Y es imprescindible que el creyente aprenda que el trato que tiene con Dios es a través de sus promesas, que todas las bendiciones de Dios son promesas y se alcanzan por la fe.

    ¡Hay promesas para tu matrimonio, para tus hijos, para tu prosperidad y las alcanzas por la fe! Hay algunos que “casi” son creyentes; ofrendan pero no creen y después dicen: “Yo ofrendé, no se qué le pasa a Dios”. Deuteronomio 28:1 dice: “Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos los mandamientos que yo te prescribo hoy…”

    El mandamiento que Dios le dio al pueblo cuando llegaron a tierra del amorreo era que avancen y tomen la tierra. Y ellos pensaron en mandar doce espías, pero diez de ellos debilitaron el ánimo del pueblo. La iglesia necesita lideres de fe, con visión; gente que le crea a Dios y vaya para adelante.

    Deuteronomio 28.2-14 afirma: “2"Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios." 3"Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo." 4"Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas." 5"Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar." 6"Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir. 7"Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti." 8 "Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da." 9"Te confirmará Jehová por pueblo santo suyo, como te lo ha jurado, cuando guardares los mandamientos de Jehová tu Dios, y anduvieres en sus caminos." 10"Y verán todos los pueblos de la tierra que el nombre de Jehová es invocado sobre ti, y te temerán." 11"Y te hará Jehová sobreabundar en bienes, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, en el país que Jehová juró a tus padres que te había de dar." 12"Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado." 13"Te pondrá Jehová por cabeza, y no por cola; y estarás encima solamente, y no estarás debajo, si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas," 14"y si no te apartares de todas las palabras que yo te mando hoy, ni a diestra ni a siniestra, para ir tras dioses ajenos y servirles”.


    En el Nuevo Testamento, dice la palabra de Dios que tenemos preciosas y grandísimas promesas, por las cuales podemos llegar a ser partícipes de la naturaleza divina. ¡Las bendiciones te rodean! ¡El cielo está lleno de promesas guardadas para los que creen! Por un lado está la promesa de Dios, y por otro lado la fe del creyente. ¡Sin fe es imposible agradar a Dios! La fe hace que camines en dirección de la bendición, y caminar en esa dirección significa que tienes que creer a Dios y obedecerle.

    Hay creyentes que no gozan de la paz de Dios , aún cuando hay promesas que hablan al respecto. Filipenses 4:6 y 7 dice: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús”. Hay creyentes que no conocen las promesas, las ignoran, o no les importa.

    El Señor dice: “Mi pueblo fue cortado porque le faltó conocimiento”. ¡Es un problema serio no conocer las promesas que Dios tiene para todos nosotros!(prédica de "Mision vida para las naciones", continúa)

    Citar Citar  

  12. Los siguientes 2 usuarios agradecieron a redencion por este útil mensaje:

    Guerrera de luz (15/06/2009), M@LEN@ (15/06/2009)

  13. #9
    Miembro Activo Array Avatar de redencion
    Fecha de Ingreso
    19 jun, 08
    Edad
    54
    Mensajes
    4,189
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    1,773
    Agradecido 2,438 en 1,308 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: La Verdadera Obediencia a Dios




    SI NO CREES TE QUEDAS

    Dios tiene promesas para ti; quiere que seas feliz, que tengas bendición, y quiere usarte como canal para bendecir al país entero. Dios le dijo a Abraham: “Te bendeciré y serás bendición”. Él te toma hoy para usarte y bendecir a través tuyo a tu país.

    Si no lo haces, eres incrédulo como aquellos que tuvieron que volver al desierto. ¡Ya no hay oportunidad! Cuando vuelves al desierto, lo único que se espera es que Dios levante otra generación.
    Dios dice: “Ustedes creen que sus niños van a ser botín del enemigo, yo les digo que ustedes van a morir en el desierto y esos niños que no saben discernir entre lo bueno y lo malo volverán dentro de 40 años y yo les daré la tierra que ustedes no quisieron recibir”. Los incrédulos retroceden, se estancan, y los creyentes avanzan.


    ¿Qué tan grandes son las promesas de Dios? ¿Habrá algo que no podamos alcanzar por medio de ellas? “Al que cree, todo le es posible”. (Marcos 9:23) Al que no cree, todo le es difícil y complicado. Conozco mujeres que han orado por la salvación de su esposo, empiezan con convicción, pero pasa el tiempo y viene la duda. Oran meses o años, con toda la fuerza, y un buen día dicen: “Ya estoy cansada, no voy a orar más, lo voy a dejar”. ¿Qué vas a hacer con esos 4 años que estuviste orando?

    Entonces ese esposo, al ver que la esposa lo iba a dejar, se entrega a Cristo. Pero ella ya no quiere saber más nada. ¡Esa mujer casi bendijo su matrimonio! Marcos 11:23 dice: “Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho”. Este versículo ni siquiera habla de orar sino de “decir”. El que cree puede hablarle a una montaña, puede hablarle a un problema, o a un tumor. ¡Qué promesa más grande! Cualquiera que tiene seguridad en su corazón y no duda, lo que dice le será hecho.
    Unos oran: “Padre, te pido en el nombre de Jesús, que me sanes y seques este tumor”. Y una vocecita les dice: “¿Estás seguro que te está escuchando?” Jesús le habló a una tormenta, diciéndole: “Cállate y enmudece” y a una higuera: “Nunca jamás nazca de ti fruto”. Volvieron al otro día y la higuera estaba seca. También le habló a un muerto: “Lázaro, ven fuera”.

    Jesús dijo que quien cree en Él, las obras que Él hace, éste también las hará. Es más, en este versículo que hemos visto dice que “cualquiera” puede decir que se haga tal cosa. Pero viene el diablo y te dice: “A ti Dios no te escucha”. Tu le respondes: “¡Si diablo, yo soy cualquiera!” Pero Mateo 21:22 sigue diciendo: “Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis”. ¡Qué promesa! Mi señora dijo de mí: “Yo con ese negro ruliento no me voy a casar” pero Dios me dio este versículo.

    Ella se había puesto de novio, con uno rubio, yo lloraba y peleaba con Dios. ¡En ese tiempo tuve una lucha grandísima con la fe! Pero ella había terminado con el novio, y decidí hablarle una vez más. Le dije: “Marta esta es la última vez que te pregunto, no te lo voy a preguntar nunca más. ¿Querés casarte conmigo?” ¡Y me contesta que sí!
    Cuando yo te hablo de la fe, no te digo algo que no se. Todo mi ministerio ha surgido por la fe. Y por la fe estamos creyendo y confesando que veremos la gloria de Dios en Uruguay (prédica de Mision vida para las Naciones, continúa)
    .
    No Enlazar

    Citar Citar  

  14. Los siguientes 2 usuarios agradecieron a redencion por este útil mensaje:

    Guerrera de luz (15/06/2009), M@LEN@ (15/06/2009)

  15. #10
    Miembro Activo Array Avatar de redencion
    Fecha de Ingreso
    19 jun, 08
    Edad
    54
    Mensajes
    4,189
    Nacionalidad

    Users Flag!
    Gracias
    1,773
    Agradecido 2,438 en 1,308 Post.
    Poder de Reputación
    0

    Predeterminado Re: La Verdadera Obediencia a Dios




    CONCLUSION

    ¿Quedarás hoy con un vacío en tu corazón o con las promesas de Dios? El no creer en ellas te provoca incertidumbre, temor y angustia. La gente entra en ansiedad y en afán porque le falta fe para creer en las promesas que Dios les da. Él ha dicho: “Pero si yo alimento a los pájaros y ninguno de ellos se cae sin que yo lo sepa, ¿cómo ustedes, hombres de poca fe piensan que yo no les voy a dar de comer?” En los centros comunitarios tenemos 400 personas a las que hay que alimentar y vestir y hemos visto la gloria de Dios porque Él responde, y envía del cielo su bendición.
    Hoy tienes que decidir darle gracias a Dios porque Él tiene preciosas y grandísimas promesas para ti. ¡Dios te habló hoy! ¿Tomas las promesas o vuelves al desierto?


    “Señor, ponemos nuestras enfermedades en tus manos y confiamos en tus promesas. Ponemos nuestra escasez y nuestras familias en tus manos y confiamos en tus promesas. Y aún hoy confesamos que creemos las promesas que tienes para nosotros después de nuestra muerte. Por la fe vemos a nuestra descendencia bendecida aunque nosotros no estemos aquí. Creemos lo que tú has dicho; que bendecirás a miles, que te aman y guardan tus mandamientos. Venga tu gloria, y tu gracia sobre tu pueblo. Creemos y confesamos que somos instrumentos poderosos en tus manos para salvación y bendición de este país y de las naciones. Abrimos el corazón para recibir la fe y para arrebatar las promesas, en el nombre bendito de Jesús, y para tu gloria. Retomamos las promesas que habíamos dejado, en el nombre de Jesús, amén”.


    ¡No pierdas ninguna promesa! No seas incrédulo, no pelees contra Dios. Comienza a anotar las promesas que Dios te da cuando lees la Biblia , y confiesa que son para ti. Yo he creído que soy como Abraham: ¡Soy bendecido para bendecir! Por eso confieso sin orgullo alguno, que soy una bendición. “Por la bendición de los rectos la ciudad será engrandecida” (Proverbios 11:11), es decir, por la bendición que yo tengo, la ciudad será engrandecida.

    Prédica del pastor Jorge Márquez, ministerio Mision vida para las Naciones, Montevideo Uruguay, 6/2009
    No Enlazar

    Citar Citar  

  16. El siguiente usuario agradeció a redencion por este útil mensaje:

    M@LEN@ (15/06/2009)

Información de Tema

Usuarios Viendo este Tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas Similares

  1. Dios Y Tu Obediencia
    Por Maryta en el foro Las Promesas de Dios
    Respuestas: 8
    Último Mensaje: 31/07/2010, 04:45
  2. la verdadera religion
    Por pieda2 en el foro Otros Asuntos Religiosos
    Respuestas: 10
    Último Mensaje: 10/05/2010, 15:15
  3. La verdadera adoración
    Por dagreda en el foro Artículos de Interes
    Respuestas: 2
    Último Mensaje: 17/06/2009, 06:12
  4. Verdadera Grandeza
    Por Octavio en el foro Devocional Diario
    Respuestas: 0
    Último Mensaje: 22/01/2009, 14:46
  5. La oración no es sustituto de la obediencia.
    Por Edu08 en el foro
    Comentarios y Discusiones Generales
    Respuestas: 9
    Último Mensaje: 27/10/2008, 20:02

Marcadores

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •